Etiquetas Posts etiquetados con "Galicia"

Etiqueta: Galicia

por -
2 362 vistas

El cultivo de marihuana en Galicia cuenta cada vez con más seguidores aunque en ocasiones no es nada sencillo cuando se trata de exterior. Te contamos algunos aspectos a tener en cuenta en la comunidad más verde de España.

Galicia es una pequeña gran Comunidad situada en el noroeste peninsular español. Aunque para la inmensa mayoría de los latinoamericanos los españoles somos todos gallegos, lo cierto es que tan sólo los nacidos en la tierra de las meigas y las leyendas son dignos de este gentilicio. Se trata de una de las 19 Comunidades Autonómicas y Ciudades Autonómicas de España que sin duda se caracteriza por su clima con influencia oceánica.

Sin embargo la irregular orografía que existe en un área de poco más de 200 km² hace que existan varios microclimas, desde las Rías Altas donde se registran el mayor índice de precipitaciones de España, la Mariña luguesa con temperaturas bajas todo el año o la Ribeira Sacra en Orense donde se llegan a alcanzar las temperaturas máximas de España, superiores a los 40º, un curioso contraste. Todo este territorio es surcado multitud de ríos, lo que da lugar a densos bosques y extensas praderas, siendo uno de los pulmones de España junto con las demás provincias situadas en el norte peninsular.

En los último años, como en casi toda la mayoría de España, el autocultivo de marihuana se ha disparado en Galicia como así lo demuestra el gran número de grow shops que han abierto en los últimos años para satisfacer la demanda de los cientos y cientos de cultivadores que buscan productos específicos para el cuidado de sus plantas y obtener las mejores cosechas posibles. Más de 40 grows se pueden encontrar los gallegos a lo largo de toda su geografía.

Pero cultivar marihuana en Galicia no es nada fácil. Pese encontrarse en la zona más septentrional de la península y contar con más horas de luz entre la salida del sol y la puesta, casi 30 minutos más que en las Islas Canarias, la influencia del océano atlántico y el mar cantábrico hacen que las lluvias sean habituales y hagan acto de presencia en los meses de cultivo exterior. Los días completamente nublados de la mañana a la noche son muy comunes, al igual que la niebla que también en muchas zonas es frecuente, lo que hace que por un motivo u otro la humedad ambiente sea siempre muy elevada y el riesgo de hongos y ya no sólo en floración, sean un serio peligro.

bosques-y-arboles-en-otoño-autumn-forest-trees-1La densa vegetación hace que sea en ocasiones realmente complicado buscar un lugar donde cultivar en guerrilla, en cambio el abundante agua y la riqueza del suelo hace que si las condiciones climáticas son favorables las plantas crezcan de una manera asombrosa, aunque como ya comentamos, lo habitual es que las condiciones no sean favorables más de dos semanas seguidas, con alguna otra de días nublados o de poco sol y en el peor de los casos, de lluvia.

Salvo en la Ribeira Sacra orensana, donde el clima es más propio del sur de España que del norte, en el resto del territorio gallego limitará bastante el cultivo en exterior. En invierno es inviable plantear un cultivo invernal, por lo que todo se reduce prácticamente a cultivos en los meses de primavera y verano. Tampoco se puede optar por cualquier variedad, la humedad alta es un problema con genéticas como la Critical, de cogollos densos que suelen ser atacados por la botrytis a la mínima. Las sativas de floración larga como Hazes o Thais son casi imposibles ya que los últimos dos meses de floración lo harán bajo la lluvia con lo que las producciones suelen ser muy pobres, si no es que antes no han terminado los hongos con los escasos cogollos.

Algunos consejos para cultivar en Galicia

A la hora de cultivar marihuana en Galicia, uno de los consejos es paciencia. Mientras en otras zonas se puede germinar en marzo o abril porque la primavera ya cuenta con días de buen sol, en toda la zona norte es preferible esperar a mayo o junio a que pasen últimas lluvias primaverales y que se suelen extender en ocasiones hasta empezado el verano.

La variedad a escoger es otro de los aspectos a tener en cuenta. Las variedades suelen se las de floración más rápida, aunque en ocasiones por sus cogollos densos son las más propensas al ataque de hongos. En cambio algunas sativas como la Bangi Haze de ACE Seeds es extremadamente resistente al frío y la humedad. Las semillas autoflorecientes son una muy buena opción, germinándolas a primeros de junio, se cosecharán a finales de agosto antes de que las temperaturas comiencen a descender y las primeras lluvias de otoño que se suelen adelantar a finales de verano se presenten.

tg_carrusel_cabecera_grandePor último, el uso de preventivos para los hongos como Botrybel, Cola de Caballo o Caldo Bordolés es muy buena idea para prevenir posibles disgustos. También se debe prevenir el ataque de los temidos caracoles y babosas, que aparecen en cuanto caen unas gotas o tras noches de rocío o nieblas y que pueden hacer grandes destrozos en pocas horas, sobretodo en plantas de pequeño tamaño. Sobre el resto de plagas se debe actuar igual, aunque las temperaturas suaves y repentinas lluvias hace que no sean tan agresivas como en otras zonas.

Os hemos querido comentar sólo el cultivo en las peores condiciones que se pueden dar en Galicia. Afortunadamente también pueden gozar de años con primaveras y veranos de ensueño donde todo lo dicho anteriormente no se cumple y se pueden disfrutar de la mayor concentración de playas o arenales con Bandera Azul de España, un sistema de certificación de la calidad ambiental, como suelen decir los propios gallegos “el tiempo está loco”.

por -
2 731 vistas

Cada año, por estas fechas, comienza la temporada de detenciones de cultivadores de marihuana.

Coincide, claro, con la época de cosecha, y las fuerzas del orden aprovechan para sembrar los e-mails de los medios de comunicación con vistosas fotos de «plantaciones» y «laboratorios» desmantelados. Y cada año se abona el debate sobre el peculiar y confuso ordenamiento legal español al respecto, que se evidencia en la enorme diferencia entre la frenética actividad policial y las leves condenas judiciales con que suelen terminar estos asuntos.

El ejemplo perfecto es un caso tan fresco como la cosecha de marihuana. La semana pasada , este diario (El Progreso), reflejando la información facilitada por la Guardia Civil, daba cuenta de que se había «precintado un invernadero y un laboratorio» en Láncara. Informaba la fuente de que se incautaron unas 20 plantas, si bien destacaban seis o siete de ellas alcanzaban los dos metros de altura, plantadas en una finca. Además, R.A.C. fue detenido en el momento en que quemaba varias de ellas, no sin antes haberles arrancado los cogollos, que es lo que tiene valor en el mercado.

R.A.C. es Raúl Arnoso Carregado. Aún está alucinando, y no precisamente por los efectos de la marihuana: «Había cuatro plantas», versionea, «una de dos metros que no tenía cogollos porque es de un tipo que florece más tarde, dos como metro y poco y una del tamaño de un bonsai que estaba en un tiestito».

Es el propietario de la tienda Ketama Grow Shop, en Montero Ríos, un establecimiento perfectamente legal en el que comercializa semillas, lámparas, abonos, sistemas de riego y cualquier otro producto necesario para el cultivo de marihuana. «Me va tan bien que ahora voy a abrir una web para comercializar los productos directamente desde casa. Por eso tenía el sistema de cultivo aeropónico, que estaba sin estrenar pero montado porque cuando vendo sistemas tan caros los monto antes para que todo vaya bien».

Este joven empresario, de 28 años quedó en libertad con cargos por cultivo, no por tráfico. «Es la primera vez en mi vida que me pasa algo así, no he hecho nada malo ni soy un narcotraficante, como han querido hacer ver en los medios, sólo me gusta fumar, es mi hobby y mi negocio». De hecho, detalla que este año era la primera vez que plantaba «en exterior», para lo que incluso se cambió de casa a la de Láncara en la que fue detenido.

Cinco gramos diarios

Arnoso no parece preocupado; sí sorprendido: «Ya sé que esto no va a terminar en nada, en una multa y nada más. Yo fumo unos cinco gramos al día y tengo cómo demostrarlo, lo que tenía plantado era poco y para mí, sin ánimo de lucro. Tengo una tienda que me da buenos ingresos, no me voy a complicar la vida a estas alturas».

En eso se equivoca, ya se la ha complicado. Conoce la ley y sabe que el tratamiento judicial que reciben estos asuntos no es tan puntilloso como el de las fuerzas del orden, obligadas a perseguir un delito que en muchas ocasiones acaba en una simple multa, y no demasiado alta. Pero para eso tendrá que demostrar que el cultivo era para consumo propio y no para lucrarse. Si es cierto lo que asegura sobre las plantas decomisadas, no tendrá mayor problema. Pese a que muchas vecesla Policíase centre en la altura o el peso de las plantas, las condenas se tienen que basar en la cantidad de sustancia activa.

Sin embargo, el problema no parece residir ni en quien persigue las plantaciones, como es su obligación, ni en quien dicta sentencias leves aplicando la ley, sino en la aparente contradicción que encierra esa misma ley. El propietario de la tienda Ketama y ahora supuesto delincuente lo expresa de este modo: «Es legal vender semillas, algunas muy caras, lámparas, abonos, equipos para el cultivo que valen hasta 2.000 euros, pero sin embargo pueden detenerte por cultivar unas plantas en tu casa. Está claro que con el tiempo se irá a un cambio de la legislación que permitirá el consumo, pero mientras tanto…».

 

Seguir leyendo El Progreso

por -
2 2.813 vistas

Lugo, Galicia.- Lo mejor de la marihuana, a partir de 7 euros en Lugo

Una tienda especializada en agricultura biológica vende semillas de esta planta

Una apasionada de la tierra y los cultivos recibe a quien se acerque a Natural Shop, una tienda especializada en agricultura biológica situada en la calle Perpetuo Socorro. Raquel Cabezas llegó hace unos meses a Lugo desde Tarragona, su ciudad natal, y aquí en Galicia inició una nueva etapa con este proyecto. Su establecimiento no solo es especial por apostar por el campo y las huertas, sino porque en él también vende semillas de marihuana, un negocio poco explotado en Galicia, según explica.

Rompiendo con los tópicos, la mayoría de la clientela que compra estas semillas no son jóvenes para divertirse -de hecho, la entrada está prohibida a menores que no vayan acompañados de un mayor-, sino adultos que la consumen por ocio o con fines terapéuticos. En esta tienda, a partir de 7 euros se pueden obtener los granos con los que sacar partido al lado más beneficioso de esta especie.

Cabezas explica la importancia de normalizar el consumo de marihuana. Para ello, el principal paso es conocer la planta y romper con ciertos mitos: «El THC es lo que provoca los estados de euforia, y eso solo está en los cogollos y, en menor cantidad, en los palos. Las hojas no tienen. Pero hay razas de marihuana que tienen muy poca concentración de THC, y esas son las que se usan para fines medicinales, porque producen estados de calma», explica.

Propiedades nutritivas

Esta joven de 29 años cuenta que las propias semillas se pueden comer directamente «porque son muy nutritivas y tienen una gran concentración de aceites similares a los omega 3». En cuanto a los palos, se pueden utilizar en infusiones, «muy efectivas para dolores y problemas de sueño». Las hojas también se usan para hacer ungüentos, beneficiosos para problemas de artritis y reuma. Y, por supuesto, también hay quien la fuma: «No se debe mezclar con tabaco porque la marihuana abre los bronquios», explica.

En este punto llega la cuestión de la legalidad, una frontera con límites no muy claros. «Varía en función de la comunidad autónoma. Aquí en Galicia, por ejemplo, solo se pueden tener dos plantas en casa, con fines ornamentales, aunque si se tienen para consumo propio nadie debería poner problemas. Las semillas se pueden vender, pero no las plantas», apunta. Ella es una defensora del autocultivo: «No es una cuestión de vicio, sino de beneficio. Yo misma soy consumidora medicinal, y fumo dos porros antes de irme a dormir por recomendación de mi psicólogo, y así evitotomar pastillas. Pero es algo que me ayuda, no algo que necesite, y eso conviene tenerlo presente siempre», comenta.

Esto es lo que hace a su tienda diferente, aunque ella insiste en que no debería ser así: «Esto se está normalizando más. Hay gente mayor que me pregunta para hacer recetas, o cómo cuidarlas para que sobrevivan porque les gustan estéticamente. Incluso hay coleccionistas de bonsáis que hacen plantas de marihuana en miniatura».

Fuente LaVozdeGalicia

por -
0 558 vistas

Vigo, España.- La Asociación Viguesa de Estudios de la Marihuana, ‘A.V.E. María’ ha convocado una concentración para este miércoles a las 19.00 horas en la Praza da Constitución de Vigo

La Asociación Viguesa de Estudios de la Marihuana, ‘A.V.E. María’ ha convocado una concentración para este miércoles a las 19.00 horas en la Praza da Constitución, con motivo de la celebración del día de ‘San Canuto’, para reivindicar el uso terapéutico y lúdico de la marihuana.

La celebración de este día se lleva a cabo en varias ciudades de España y tiene como finalidad pedir la “normalización del cannabis” para estos usos en concreto, y denunciar la prohibición que hay sobre su consumo y cultivo. A ese respecto, esta asociación recuerda que “están demostrados científicamente sus beneficios como medicamento o para uso placentero”.

Este colectivo ha critico los “cacheos arbitrarios” en la calle, las multas por consumo y la “represión” contra las plantaciones de marihuana para consumo propio. A ese respecto, ha recordado que el pasado verano esta asociación sufrió la incautación de dos de sus plantaciones colectivas y que, en ambos casos, la denuncia de la Guardia Civil fue sobreseída por la Justicia.

‘A.V.E. María’ ha hecho un llamamiento a las personas “usuarias de marihuana y amantes de la libertad” para que acudan a la concentración de este miércoles y participen de los actos festivos, actuaciones musicales en directo y otras actividades.

Fuente Xornal

por -
1 972 vistas

Los cuerpos de seguridad «vigilan» una decena de asociaciones en Galicia y recuerdan que el cultivo de estupefacientes está castigado por el Código Penal

Reconocen que se mueven en los límites de la legalidad. Aproximadamente, una decena de colectivos en Galicia, siguiendo el ejemplo de otras asociaciones surgidas a finales de los años noventa en el País Vasco y Cataluña, están fomentando el consumo de cannabis en clubes privados escudándose, por un lado, en las lagunas legales que permiten el consumo en entornos privados y, por otro, en que la ley de asociacionismo establece que los colectivos «deben reunirse por motivos privados».

En breve, está previsto que abra sus puertas un local de estas características en pleno corazón del casco histórico de Pontevedra. El impulsor de la Asociación Pontevedresa de Estudios del Kannabis (APEK) -denominación, por cierto, muy semejante a la de APEC o Asociación Provincial de Empresarios de la Construcción-, José Francisco Paz Fontenla, aseguró ayer que la agrupación como tal ya está constituida desde hace más de un año. Añadió que solo están pendientes de acondicionar un local social en la calle San Nicolás. «Estamos registrados en el Ayuntamiento como asociación, en la Xunta, en el Ministerio del Interior… A nivel legal, estamos perfectamente».

Eso sí, admite: «Nos encontramos en el límite de la legalidad, en un margen legal, pero alegal no es». Paz Fontenla asume que existen una serie de resquicios que posibilitan que determinados colectivos, como APEK en Pontevedra o MarinGuana en Marín, puedan existir y reivindicar «unos derechos», al tiempo que sostiene que hay una jurisprudencia que los avala.

Las distintas fuentes consultadas afirman que cuatro son los pilares sobre los que se fundamentan estos clubes privados. Las dos principales premisas serían las de ser un local de acceso restringido -se evitaría, de este modo, encuadrarse en lo que es el consumo público- y que no se obtenga un beneficio económico, de tal modo que se descartaría que se pudiese hablar de tráfico de drogas. Los socios del club -en el caso de APEK se habla de una cifra que podría rondar el centenar de personas- deben ser mayores de edad, mientras que las cantidades de cannabis que lleven encima no pueden rebasar lo que se considera autoconsumo.

Más discutido es el tema de los llamados cultivos sociales. A este respecto, dejó claro que se trata de plantaciones en el exterior, para lo que se contrataría a un jardinero para cultivar la marihuana que luego se consumiría en el club.

Sin embargo, las fuentes consultadas tanto de la Policía Nacional como de la Guardia Civil incidieron en que, hoy por hoy, el cultivo de cannabis esta penado en el Código Penal, por lo que es perseguible policialmente. Asimismo, explicaron que se está muy encima de este tipo de asociaciones por si, llegado el momento, cometiesen algún tipo de ilícito penal. Si bien, reconocieron que son conscientes de que, en otras comunidades, existen desde hace años estas asociaciones privadas.

Fuente LaVozdeGalicia