Etiquetas Posts etiquetados con "Germinación"

Etiqueta: Germinación

por -
2 10.262 vistas

Hoy os daremos unos pequeños consejos para que no tengáis ninguna duda de cómo germinar semillas de marihuana, algo que parece muy fácil y realmente lo es, pero que puede traer más de un quebradero de cabeza si no se hace correctamente y que puede llevar a perder las semillas, con lo que además del dinero que han costado también se pierde tiempo al tener que realizar otro segundo intento.

Comenzaremos por lo básico. Una semilla es lo que en biología se conoce como una forma de vida latente. Contiene un embrión que cuando se dan las condiciones apropiadas da origen a una nueva planta, pudiendo estar en este estado latente durante años, décadas e incluso siglos y milenios, como pudimos conocer hace unos años con una semilla de palma datilera de Judea datada de hace 2000 años y encontrada junto a otras en una vasija bajo en Palacio de Herodes en Israel y que consiguieron germinar.

En su interior la semilla almacena aceite o almidón y en proteínas que el embrión usará para alimentarse durante la fase de germinación hasta que la radícula encuentre un medio que le permita seguir nutriéndose y sostener la futura estructura de la planta, por lo general un sustrato.

¿Cómo germinar semillas de marihuana correctamente?

marijuana-seed-germinationLo más importante son las condiciones ambientales. Las semillas precisan una humedad muy alta y una temperatura templada, condiciones ideales que se dan en primavera y donde el cannabis que crece en estado salvaje y cuyas semillas permanecen todo el otoño e invierno en estado latente esperan con ansias. Aunque la temperatura para que germinen se puede establecer entre 10º y 30º, si les ofrecemos una temperatura entre 21º y 26º germinarán mucho más rápido. En cuanto a la humedad, ha de ser muy elevada, entre un 85% y un 100%.

Las semillas pueden tardar en germinar 12 horas o varios días, todo dependerá de las condiciones ambientales, la calidad de las semillas y también la genética de las semillas, entre otras cosas. El tamaño de las propias semillas es indiferente, también depende la genética y no es relevante ni en la germinación, ni en la calidad de la planta y ni mucho en la producción.

Conociendo ésto, procederemos a escoger el medio que usaremos para germinar. El mercado hoy en día nos ofrece multitud de opciones, desde tacos de lana de roca a jiffys de turba prensada o pequeñas cajitas de germinado como el germinador Pro que cuenta con un pequeño dispositivo que nos indicará la temperatura. Optar por usar materiales que tenemos en casa, como servilletas de papel o vasitos con sustrato es otra opción.

Las semillas aunque las compremos en un grow o banco de semillas, conviene desinfectarlas. Ésto lo conseguimos muy fácilmente metiéndolas en un vaso con agua y 2 o 3 gotas de agua oxigenada durante unas 12 horas. Pasado éste tiempo, procedemos a introducirlas en el medio elegido, en el caso de que no hayan germinado si son rápidas. Según los medios más usados por los cultivadores, os hablaremos un poco de cada uno de ellos:

Algodón: tiene la ventaja de ser barato, natural y su poder para retener agua y proporcionar a las semillas un lugar cómodo donde germinar. Por contra, la radícula puede enredarse con las fibras del algodón y complicarnos la tarea de pasarla a sustrato cuando llegue el momento.

Jiffys o discos de turba: por lo general vienen deshidratados y tan sólo tendremos que hidratarlos con agua con una ec baja e introducir las semillas en su interior. Buena retención de agua y una cantidad de nutrientes para un perfecto desarrollo inicial.

Tacos de lana de roca: de uso similar a los jiffys es ideal cuando vayamos a usar sistemas hidropónicos. Al tratarse de un medio inerte, sin nutrientes, debemos trasplantar rápido para que las raícen encuentre pronto una fuente de alimento.

paper-towel-germinationSemilleros: germinar directamente en semilleros o vasitos de sustrato es muy buena opción. Debemos usar preferiblemente un sustrato especial para siembra para garantizar tanto la mejor estructura como la mejor concentración de nutrientes para esta fase.

Servilletas de papel: al igual que el algodón, ofrece buena retención de agua. Preferiblemente usaremos este sistema dentro de un tupper o entre dos platos. Puedes poner un plástico film para que las servilletas no se sequen si optas por ponerla sobre una fuente de calor.

Vaso de agua: si las semillas precisan hasta un 100% de humedad para germinar, un vaso con agua y unas gotas de agua oxigenada será suficiente para que las semillas lo hagan en poco tiempo. Personalmente no es mi método preferido, pero los resultados no cabe duda que son muy buenos.

Las semillas, debemos usemos el medio que usemos, necesitan oscuridad aparte de humedad y una temperatura ideal en torno a los 24º. Si usamos tacos de lana de roca, sustrato o jiffys, no tendremos problema y podemos ya introducirlas en el armario, siempre controlando que los medios mantengan la humedad. Si usamos servilletas, algodón o un vaso de agua, esperaremos a que abra la semilla y asome la pequeña raíz. No esperes a que sea muy larga, se multiplicarán las posibilidades de dañarla al pasarla a sustrato.

Las semillas recién germinadas tienden a espigarse, por lo que desde el primer momento ya se las tiene que exponer al sol o bajo luz artificial si vamos a cultivar en interior. Este espigamiento inicial inevitable, lo podremos corregir en los siguientes trasplantes enterrando la plántula hasta los cotiledones. Ésto no podremos hacerlo si ya optamos por trasplantar la plántula a su maceta definitiva, tenlo en cuenta y opta mejor por hacer uno o dos trasplantes anteriores.

marihuana-germinacionConservación de semillas de marihuana:

Es muy común comprar uno o varios paquetes de semillas y no usarlas todas. Aunque a la hora de comprar semillas siempre prevalecerán las semillas envasadas más recientemente, como ya hemos dicho éstas se pueden germinar perfectamente pasados uno, dos o muchos más años. Tan sólo debemos conservarlas en buenas condiciones.

Dado que la temperatura ideal es entre 2 y 5º, puedes guardarlas en los propios blisters donde vienen o cualquier bote por el estilo, dentro de la nevera. La humedad relativa óptima es de un 5%, por lo que puedes introducir junto a las semillas unos granos de arroz. Cuando las necesites germinarán como si fuesen frescas.

por -
2 28.185 vistas

Al acercarse la temporada de cultivo en exterior siempre hay gente que se decide a probar a plantar alguna semilla de marihuana por primera vez. La mayoría de los fallos en cuanto a la germinación de las semillas se deben a un exceso o carencia de humedad durante el proceso y a una mala manipulación del germen durante su trasplante. Hay gran cantidad de métodos para germinar semillas de Cannabis pero este es el que recomendamos nosotros tras más de 13 años vendiendo semillas de marihuana en nuestro grow shop de Coruña (Galicia).

Para este proceso usaremos tiestos pequeños, los de 7x7x8 cm. funcionan muy bien. Se llenan de sustrato sin apretarlo ni apelmazarlo, procurando que quede lo más suelto y aireado posible. Con una regadera añadimos agua hasta que comience a salir por los agujeros de la parte inferior del tiesto. Sobre la tierra húmeda se coloca la semilla, sin enterrar, y se tapa con un poquito de tierra, no para enterrarla sino sólo para protegerla de la luz y evitar que se seque durante el proceso. Con la germinacio-jiffyayuda de un pulverizador y teniendo cuidado para no hacer que la semilla que acabamos de colocar salga volando por la fuerza del chorro, humedecemos la zona donde hemos puesto la semilla pulverizando agua varias veces sobre ella. Puedes introducirlas en un mini invernadero si el clima es muy seco o dejarlas sin más sobre una bandeja, plato, etc. Entre 3 y 10 días después las semillas habrán germinado y la planta comenzará a crecer.

Para las variedades de semillas de marihuana autoflorecientes nuestra recomendación varia un poco ya que como a estas plantas no les vienen bien los trasplantes, es mejor realizar la germinación en discos de turba prensada o jiffys. En este caso es muy importante escurrir muy bien el jiffy para evitar un encharcamiento excesivo que pudra la semilla.

Puedes aumentar la capacidad de germinación de las semillas utilizando productos que la estimulan y generan más vigor en las plantas durante sus primeros momentos de vida, asegurándote un éxito mayor y un gran ahorro.

por -
0 907 vistas

seed_booster_plus_webEs un acelerador de la germinación potente y segura.

Es un acelerador de la germinación potente y segura. Acelera el ciclo de la germinación en un impresionante 40% mediante la aplicación de la tecnología de enzimas innovadoras. Las semillas germinan con rapidez y facilidad. Protege las plantas contra mohos y bacterias dañinas durante el proceso de germinación. Este refuerzo se puede utilizar en todos los sustratos y es adecuado para todo tipo de sistemas de riego.

Uso y dosis:

7 gotas por litro

El uso de Seed Booster Plus por cada riego hasta la formación de la primera hoja

Comprar Seed Booster Plus

 

por -
1 19.545 vistas

Los utensilios necesarios son, básicamente, dos cuencos o platos y algunos pañuelos de papel humedecidos.

  • El primer paso es forrar el fondo de uno de los platos con algunas capas de los pañuelos previamente humedecidos. Debes eliminar el exceso de agua que quede en el plato.
  • A continuación, coloca tus semillas sobre el pañuelo, permitiendo que cada semilla tenga el mayor espacio posible.
  • Luego, coloca algunas capas más de pañuelos húmedos sobre las semillas, prestando especial atención a quitar nuevamente el exceso de agua.
  • Finalmente, cubre todo con el otro plato, puesto del revés, de manera que forme una ‘concha’ . Esto creará el ambiente oscuro y húmedo necesario para la germinación.
  • Es importante que, una vez realizados todos los pasos, coloques los platos en algún lugar cálido (21º C) y alejado de la luz directa.

 Plato y papel humedecido

Tu germinación de semillas de cannabis está ahora en proceso.

  • Vigila tus semillas cada día y asegúrate de que los pañuelos no se hayan secado. Si es necesario, pulverízalos de nuevo con agua.
  • Tras unos días, verás que las semillas se rompen y sale una raíz. Debes tener en cuenta que algunas semillas pueden necesitar 10 días, o incluso 2 semanas, hasta romperse. Es poco común, pero puede ocurrir.
  • Cuando hayan aparecido los primeros milímetros de raíz de una semilla abierta, debes trasplantarlas muy cuidadosamente (preferiblemente con pinzas) a un pequeño tiesto de cultivo (substrato, fibra de coco o lana de roca).
  • Haz un hoyo de  2-3mm (máx. 5mm) de profundidad en el centro, coloca tu semilla en el hoyo (primero la raíz ) y cúbrela.
  • Tu plantón deberá salir en un plazo de 1 a 3 días.


mini-invernaderoFuente: Sensi Seeds

por -
1 832 vistas

Si quieres que tu germinación sea exitosa cien por cien, aquí tienes Easy Star, una forma sencilla que no falla.

No importa si tus dedos no son especialistas en el cultivo verde, conseguirás unos excelentes resultados en la germinación si sigues las instrucciones paso a paso:

Vacía el paquete de Bacto adjunto en la parte posterior de la etiqueta en un litro de agua. Cuando esté completamente disuelto, viértelo en las macetas.
Deja drenar cualquier exceso de solución; a continuación, coloca una semilla en cada uno de los agujeros realizados previamente y apriétala suavemente hacia abajo con un lápiz o algo puntiagudo hasta que la semilla esté entre 5 y 10 mm de profundidad. Podrías rezar una oración en voz baja en este momento, pero no será necesario.
La germinación ocurre generalmente en los 5 días siguientes, después de los cuales, ya podrás plantar los nuevos brotes en el medio de cultivo que elijas.

El mejor inicio con las macetas Easy Start

¿Qué necesitas?

Semillas de cannabis
Agua i vaso medidor
Un poco de perlita
Un propagador
Un destornillador o algo para perforar
Fijador, cinta adhesiva o cinta aislante

Método:

En primer lugar, prepara un litro de agua tibia (unos 25 grados) y disuelve en contenido del paquete de Bacto (activador de bacterias) que se incluye con el kit Easy Start. Espolvorea una capa de perlita en el propagador y coloca las macetas. Humedece – no empapes – el perlita y las macetas con la mezcla de Bacto que acabas de preparar. El Bacto activa la vida microbiana de la maceta, importantísima para la germinación.

Asegúrate de que la capa de perlita sólo conserva una pequeña reserva de agua por debajo de la superficie de perlita. Si mantenemos el nivel de humedad correcto, las macetas también estarán húmedas al absorber agua del perlita. Un exceso de agua podría encharcar las macetas y ser perjudicial para los brotes. La humedad del propagador también se mantendrá elevada, aspecto importante a tener en cuenta. Durante el proceso de germinación, comprueba las macetas como mínimo una vez al día para asegurarte de que el nivel de humedad en el perlita es correcto, ni demasiado seco ni demasiado húmedo.

Cada maceta ya viene con un agujero que debe engrandarse entre 5 y 10 mm de profundidad. Esto puede realizarse fácilmente marcando esta distancia en un destornillador con un trozo de cinta adhesiva o cinta aislante. A continuación, simplemente mete el destornillador en la maceta hasta que la marca esté a nivel de la superficie de la maceta. ¡Listo! Ahora cada agujero tiene la profundidad correcta.

Para el último paso, coloca una semilla de cannabis en el agujero de cada maceta y, si es necesario, empújala suavemente con el destornillador hasta que esté en la profundidad correcta. No importa el extremo de la semilla de cánnabis que esté mirando hacia arriba; el brote se dirigirá de forma natural hacia la superficie de la maceta mientras que las raíces crecerán en dirección opuesta.

El proceso real de germinación es bastante enigmático pero la mayoría de semillas de cánnabis tardarán entre 1 y 6 días. Es muy importante tener paciencia en este periodo y evitar la tentación de abrir la maceta para comprobar el interior.

Pero al cabo de unos días o de una semana, las raíces se alargarán y, entonces, el brote emergerá del compuesto, a menudo con la vaina como si fuera el sombrero sobre las dos pequeñas hojas de la semilla. No la retires; caerá por sí sola. Si intentas despegarla, corres el riesgo de dañar las frágiles hojas del brote, vitales para iniciar el suministro de alimentos a la joven planta.

Una vez los brotes hayan conseguido una altura de 2-3 cm, retira la bandeja de las macetas del propagador y sepáralas individualmente con unas tijeras. Estos brotes individuales ahora ya se pueden trasplantar en los recipientes en los que quieres que crezcan tus plantas. No tienes que eliminar las pequeñas macetas Easy Start; de hecho, es mejor que no lo hagas ya que podrías dañar las delicadas raíces. Simplemente coloca todo el conjunto en el medio de cultivo que utilices: tierra, hidro o bolas de arcilla.

¡Ahora ya sólo te queda sentarte y disfrutar del milagro natural de la vida! Eso, y el cuidado de la alimentación, el riego, etc., pero esto ya es otra historia.

Mas información y comprar Easy Star

GERMINACIÓN

Para que el proceso de germinación, es decir, la recuperación de la actividad biológica por parte de la semilla, tenga lugar, es necesario que se den una serie de condiciones ambientales favorables como son: un sustrato húmedo, suficiente disponibilidad de oxígeno que permita la respiración aerobia y, una temperatura adecuada para los distintos procesos metabólicos y para el desarrollo de la plántula.

La absorción de agua por la semilla desencadena una secuencia de cambios metabólicos, que incluyen la respiración, la síntesis proteica y la movilización de reservas. A su vez la división y el alargamiento celular en el embrión provocan la rotura de las cubiertas seminales, que generalmente se produce por la emergencia de la radícula.

En el proceso de germinación podemos distinguir tres fases:

Fase de hidratación: La absorción de agua es el primer paso de la germinación, sin el cual el proceso no puede darse. Durante esta fase se produce una intensa absorción de agua por parte de los distintos tejidos que forman la semilla. Dicho crecimiento va acompañado de un aumento proporcional en la actividad respiratoria.

Fase de germinación: Representa el verdadero proceso de la germinación. En ella se producen las transformaciones metabólicas, necesarias para el correcto desarrollo de la plántula. En esta fase de absorción de agua se reduce considerablemente, llegando incluso a detenerse.

Fase de crecimiento: Es la última fase de la germinación y se asocia con la emergencia de la radícula (cambio morfológico visible). Esta fase se caracteriza porque la absorción de agua vuelve a aumentar, así como la actividad respiratoria.

GERMINACIÓN DE LAS SEMILLAS DE MARIHUANA

Para germinar una semilla de marihuana, hay que tener en cuenta el calor y la humedad.

La temperatura ideal para la germinación oscila entre 12º C y 45º C, considerándose una temperatura ideal 25º C. La humedad oscila entre el 70% y el 100% de humedad relativa.

También de manera secundaria se tiene en cuenta la fase lunar. Se considera el mejor momento para germinar desde la luna nueva hasta el inicio del cuarto creciente; así para la luna llena ya tendremos la semilla germinada y con un par de hojas o más. Después de la luna llena, se acelera el crecimiento de las raíces preparando a la planta para pegar un nuevo estirón vegetativo.

PASO A PASO:

1.- Humedecer las semillas en un vaso de agua durante toda la noche. Es recomendable no alargar el tiempo que están en agua más de 48 horas pues podrían pudrirse.

2.- Una vez humedecidas, ponerlas entre servilletas de papel empapadas de agua. Se debe mantener un ambiente cálido (21-32ºC) y oscuro. Se deben humedecer las servilletas diariamente y mantenerlas húmedas pero sin exceso de agua. Una vez que es visible el brote blanco (raíz) de las semillas, es el momento de plantarlas, con mucho cuidado de no dañarlas.

3.- Lo más cómodo y seguro es sembrarlas en cubos de enraizamiento (jiffy: pastilla de turba prensada para siembra)  o una mezcla de sustrato inerte fino y ligero. Cubrir las semillas germinadas con unos dos centímetros de enraizamiento con el brote blanco, la raíz, hacia abajo. Al poco tiempo saldrá el tallo principal, con el par de hojas redondas.

Si plantamos en sustrato, es aconsejable regar con pulverizador ya que con esto conseguiremos no afectar el estado en que  hemos colocado las semillas ni su profundidad ya que si regamos a chorro o sin mucho cuidado golpearemos con demasiada fuerza el sustrato con el agua y desenterrara las semillas o las hundirá demasiado pudiendo hacer esto que se dañen y no terminen de nacer.

ESQUEJAR O DONAR PASO A PASO

Elige una planta madre que tenga al menos dos meses de edad y 60 centímetros de altura. Cada mañana, desde una semana antes de cortar los esquejes, lava la tierra con al menos un litro de agua por cada dos de tierra (asegúrate de que la maceta drena bien) o lava las hojas pulverizándolas abundantemente con agua limpia. Esto arrastrará el nitrógeno.

Elige como esquejes las puntas de las ramas bajas de más edad. Busca una rama firme y sana de 3 a 6 milímetros de diámetro y de 5 a 20 centímetros de larga. Con una cuchilla afilada córtala en una diagonal de unos 45º. No aplastes el tallo cuando hagas el corte. Poda dos o tres pares de hojas. Debe haber al menos dos pares de hojas en la superficie y uno o dos nudos, a los que les has podado las hojas, bajo tierra. Haz el corte entre dos nudos y sumerge inmediatamente el esqueje en agua limpia y tibia.

Para que el mantenimiento y el trasplante sean más cómodos utiliza macetas de turba o (jiffy)  cubos de enraizamiento. Llena pequeños contenedores o bandejas para plantones con arena gruesa lavada, vermiculita, mezcla sin tierra o, si no hay otra cosa, tierra para macetas. Riégalos con abundante agua templada. Con un lápiz o un palito haz un agujero, un poco más grande que el tallo del esqueje, en el substrato. El fondo del agujero debería quedar, como poco, a un centímetro del fondo de la maceta.

Sumerge el tallo de cada esqueje entre 10 y 20 segundos en la hormona de crecimiento. Coloca los esquejes en los agujeros de las macetas. Compacta el sustrato suavemente alrededor del tallo.

  1. Riega con agua hasta que la superficie esté uniformemente húmeda. Riega cuando sea necesario.
  2. Los esquejes enraízan bien con un fotoperiodo de 18 a 24 horas de luz de fluorescentes. Pon un fotoperiodo de 12 horas si estás clonando para determinar el sexo.
  3. Coloca una cubierta (plástico o cristal) sobre los esquejes para mantener la humedad cerca del 80%. No olvides dejar un respiradero para que los esquejes tengan aire fresco. Otra opción consiste en pulverizar los clones con agua tibia varias veces al día. Ambos métodos ayudan a mantener la humedad, algo muy importante, ya que no hay raíces que absorban agua para la planta.
  4. La cubierta, ya sea de plástico o cristal, debe mantener la temperatura entre 21 y 26º C.
  5. Algunos esquejes se ven marchitos durante unos pocos días y las hojas se pueden pudrir si tocan la tierra húmeda. Quita las hojas podridas. Los clones deberían tener buen aspecto al final de la semana.
  6. Los esquejes tardan en enraizar de una a cuatro semanas. Las puntas de las hojas se ponen amarillas y aparecen raíces por el fondo de los cubos de enraizamiento. Los esquejes comienzan a crecer verticalmente. Para saber si han enraizado los esquejes que están en bandejas, saca uno con cuidado y compruébalo.

PREPARAR EL SUSTRATO

Aproximadamente 2 semanas después de la germinación, la planta  ya tiene de 5 a 6 pares de hojas y empieza a crecer rápidamente, a esta etapa la llamamos crecimiento vegetativo.

Una vez que la planta (plántula) ha duplicado la altura de la maceta contenedora es hora de preparar la tierra para pasarla a un espacio más grande.

La idea es hacer uno la propia mezcla de tierra, para lo cual definiremos tres características básicas de los materiales a utilizar en la esta mezcla:

Nutriente, que aporte los elementos que la planta necesita para su desarrollo.

Retenedor de agua, que permita que el agua sea absorbida o se adhiera a su superficie.

Aireador-Drenador, que permita que el agua drene con facilidad y evite que la mezcla sea muy compacta.

Muchos y variados son los elementos acondicionadores que mejoran la textura de la tierra. Estos son algunos con sus características más sobresalientes:

Arena: Mejora el drenaje de la tierra y la aireación de las raíces. No es conveniente usarla como único acondicionador para una tierra arcillosa pesada, no sería suficiente.

Grava: Mejora el drenaje. Pesa bastante. Es muy adecuada como capa de drenaje al fondo de la maceta.

Arlita: son bolitas de arcilla expandidas con calor. Pesan poco, mejoran el drenaje y oxigenan las raíces. Es un acondicionador excelente, aunque resulta algo caro.

Perlita: almacena aire y nutrientes en sus múltiples orificios. Airea muy bien la mezcla y drena con rapidez. Es un material  muy ligero que se puede transportar fácilmente, por lo que es ideal para el cultivo de guerrilla. No es nada sano respirar el polvo seco de la perlita, hay que mojarla antes de manipularla o usar una mascarilla.

Vermiculita: es mica expandida con calor. Se utiliza para dar textura a las tierras que drenan demasiado porque absorbe gran cantidad de agua y nutrientes.

Rocas volcánicas: Se utilizan para dar mejor drenaje a la mezcla, también airean las raíces. Su superficie rugosa, llena de huecos y agujeros, almacena agua, aire y nutrientes para las raíces.

Compost: es materia orgánica en descomposición. Para fabricar compost se amontona la materia orgánica (hojas y plantas muertas, estiércol, restos de comida….), se humedece y se le añade algún elemento alto en nitrógeno (guano, orina, estiércol de pollo…) antes de dejarlo descomponer durante un año. El compost contiene en ocasiones muchas semillas de malas hierbas o huevos de insectos.

Estiércol: Hay muchos tipos de estiércol, dependiendo del animal que los produce: vaca, caballo, oveja, cerdo, pollo, paloma. Aunque su contenido en nutrientes varía, tienen buenas cualidades como acondicionadores del terreno. En general, es mejor usar estiércol bien descompuesto.

Humus de gusanos: Son cagarrutas de lombrices. Constituyen un excelente abono para el cannabis a la vez que aporta textura a la tierra. Es muy difícil pasarse porque no quema las raíces pero no conviene poner más de un 30% de la mezcla.

Turba: La turba es materia orgánica parcialmente descompuesta. Viene de zonas donde el frío y la humedad han logrado que la descomposición se produzca muy lentamente. Absorbe mucha agua y da textura a la tierra aunque si se seca completamente resulta difícil volverla a humedecer. En ese caso funciona muy bien añadir dos o tres gotas de jabón líquido concentrado por cada cinco litros de agua de riego. El jabón contiene unos compuestos humectantes que facilitan que el agua moje la tierra homogéneamente.

TRASPLANTE

El trasplante es una operación traumática para la planta. Los minúsculos pelos de las raíces son muy delicados a la luz, el aire o la manipulación los dañan con facilidad. Las raíces crecen en la oscuridad, en un ambiente fijo y seguro, pero cuando no están en contacto con la tierra se secan y mueren deprisa. Cuando trasplantes procura tocar las raíces lo menos posible. Las plantas necesitan tiempo para asentarse y restablecer el flujo de líquidos desde las raíces hacia toda la planta. Necesitan poco nitrógeno y potasio y grandes cantidades de fósforo. Se recomienda trasplantar por la tarde para que las plantas tengan toda la noche para recuperarse.

Después de trasplantar, regar con mucha agua para que la tierra se asiente alrededor de las raíces y las mantenga húmedas. Durante un par de días los clones reciben luz menos intensa, lo que facilita la recuperación. Las plantas sanas sufren menos con el trasplante.

 PASO A PASO:

Fortalece y aclimata las plantas dejándolas en el exterior durante unas horas cada día. Durante la noche, las dejaremos dentro de casa. Cada día pasan más horas fuera. En una semana estarán aclimatadas.

Riega las plantas uno o dos días antes de trasplantarlas.

Prepara el agujero de plantación o la maceta.

Riega la tierra hasta que esté saturada.

Con cuidado, coge la planta junto con el cubo de enraizamiento. Si está en tierra, procura que las raíces se mantengan en un bloque.

Planta el cubo de enraizamiento en el agujero de plantación. Asegúrate de que todas las raíces estén creciendo hacia abajo.

Rellena el agujero alrededor de las raíces. Con delicadeza, afirma la tierra en contacto con las raíces.

Riega hasta que la tierra esté completamente saturada, pero no encharcada.

Durante un par de días, para disminuir la cantidad de luz que reciben, sitúa las plantas bajo una pantalla o en la sombra. Pasados tres o cuatro días sácalas al sol poco a poco.

La tierra orgánica fértil aportará los nutrientes necesarios para un mes o más de crecimiento antes de que sea necesario fertilizar.

Una vez que se ha creado un sistema de raíces fuerte, el crecimiento del follaje aumenta con rapidez, las plántulas entran en el estado de crecimiento vegetativo. Cuando la producción de clorofila va a toda velocidad, una planta producirá tanto follaje verde como permitan la luz, el C02, los nutrientes y el agua. Con cuidados adecuados, la marihuana puede crecer entre 3 y 6 centímetros al día.

Para que la planta crezca bien todos los elementos deben guardar un cierto equilibrio ya que tanto la falta como el exceso entorpecerían su desarrollo. Es más fácil corregir una carencia que un exceso.

LUZ

Las plantas de marihuana requieren determinadas horas de luz, y cuando cultivamos en el exterior hay que tenerlo en cuenta. La marihuana requiere un mínimo de ocho horas de luz al día y lo recomendable es plantar a finales de abril/principios de mayo. Si el cultivo es en interior el crecimiento vegetativo se mantiene con 16-18 horas de luz o más.

Cuando hay carencia de luz, las plantas crecen espigadas, estirándose en dirección a la luz. Se hacen larguiruchas, poco frondosas, con cogollos pequeños. El remedio sería mover las plantas a un lugar con más horas de sol o, si cultivamos en interior, instalaremos más luces o más potentes.

AGUA

Los síntomas del exceso de riego son evidentes cuando: la tierra está siempre mojada. Sale moho en la tierra o el tallo de la planta comienza a ponerse blando al nivel del suelo. El crecimiento se atrofia y las raíces crecen mal porque no tienen suficiente oxígeno. Para solucionar esto, podemos recurrir a: esperar hasta que la superficie de la tierra se haya secado antes de volver a regar. Si la mezcla de tierra que utilizamos se mantiene húmeda demasiado tiempo, prepara una nueva mezcla con más perlita, vermiculita, arlita o arena que drene mejor y se seque antes. Remueve la tierra y mantenla más seca y aireada. Deja un periodo seco entre dos riegos.

Por otro lado, la falta de riego se verá cuando la planta deja caer las hojas y se vuelve flácida. Se soluciona en el momento que la volvamos a regar.

La mejor forma de regar para que la turba de la tierra y substratos empapen mejor y el agua se reparta bien por toda la tierra, es un riego lento, empezaremos a regar por los bordes de la maceta y luego el centro y todo lo demás.

Para evitar cambios bruscos de temperatura a las raíces con el riego, el momento ideal es siempre al atardecer antes de ponerse el sol.

Hay que tener en cuenta el pH del agua que debe ser neutro (ligeramente ácido). Es muy importante la medición periódica del pH del agua y del medio ya que puede alterar el buen desarrollo de las plantas.

NUTRIENTES

Las plantas para su crecimiento necesitan el aporte de una larga lista de elementos químicos para su desarrollo. Estos se dividen en tres grupos, los elementos primarios, los secundarios y los oligoelementos o microelementos.

Los elementos primarios son el Nitrógeno (N), el Fósforo (P) y el Potasio (K). Son los que más consume la planta.

Los secundarios son el Magnesio (Mg) y el Calcio (Ca).

Los microelementos son consumidos en cantidades muy pequeñas y son: Hierro (Fe), Azufre (S), Manganeso (MN), Boro (B), Molibdeno (Mb), Zinc (Zn) y Cobre (Cu).

El Nitrógeno es el más importante, habilita a la planta a crear las proteínas esenciales para crear nuevo tejido e interviene en la producción de clorofila. Está directamente relacionado con la altura, vigor y crecimiento en general. Es vital sobre todo durante la fase de crecimiento vegetativo y en menor cantidad durante el principio de la floración.

El Fósforo es vital para la fotosíntesis. Se le relaciona con la producción de flores, resina y semillas. La planta de marihuana necesita un gran aporte de Fósforo durante las fases de germinación, clonación y sobre todo en la fase de floración.

El Potasio está asociado a la creación y transporte de azúcar y almidón, así como al aumento de clorofila en las hojas dando más verdor. El Potasio también es necesario para el buen desarrollo de las raíces y resistencia de la planta contra enfermedades y ataques de plagas. Es un elemento usado durante todo el ciclo de crecimiento.

El Magnesio y el Calcio, previenen la clorosis (enfermedad de las plantas).

De los micronutrientes el más importante es el hierro, la falta de este es el causante de la clorosis férrica, las hojas superiores y los brotes jóvenes amarillean siendo visibles los capilares de las hojas que permanecen verdes.

Un pequeño exceso de abono provoca que se quemen las puntas de las hojas, adquiriendo estas primero un verde muy intenso, para luego ir desmejorando y prácticamente quemándose algunas de ellas parcial o totalmente. Si la sobre fertilización es severa, la planta entera se quemará, curvándose las hojas hacia adentro. Una sobre fertilización ligera puede remediarse en parte haciendo un lavado de raíces.

 PLAGAS

Otro factor a tener en cuenta son las plagas, sobre todo en cultivos de exterior.

La mejor forma de prevenirlas es:

– Evitar los excesos de calor y sequedad  (+de 32ºC y – de 40% de humedad)

– Se deben examinar periódicamente las plantas para detectar la presencia de plagas o enfermedades.

– Si las plantas son de interior  no sacarlas al exterior, si no es para hacerlo de forma definitiva, así como evitar el contacto con otras plantas que puedan traer plagas del exterior.

Las primeras plagas son: la araña roja y la mosca blanca. También hay babosas, orugas y pulgones, aunque no son comunes en interior.

La araña roja, es un ácaro del tamaño de un punto. Son de color rojo, marrón o negro según la variedad. Viven en el envés de las hojas llegando a formar colonias muy numerosas. Succionan el jugo de la hoja dejando una marca a modo de punto amarillo.

La mosca blanca actúa de forma parecida a la araña roja y las marcas que deja son similares. Estas vuelan formando una nube cuando se agita la planta. Es más difícil de erradicar y más fácil de extenderse.

Se debe tener cuidado con las hormigas, pues son las portadoras de pulgones y otras plagas.

Las orugas se comen los brotes y los cogollos. Son más fáciles de ver, ya sea por su tamaño o por la forma que tienen de comerse las hojas.

Los hongos pueden ser la consecuencia de un exceso de humedad en el ambiente, esto se puede remediar controlando la humedad y utilizando un fungicida que acabe con ellos.

En el momento en que las plantas empiezan a definir su sexo nos indican que han alcanzado su madurez sexual y por lo tanto están lista para empezar a florecen en cuanto dispongan del horario de luz correspondiente al periodo de floración, es decir, 12 horas de luz y 12 horas de oscuridad. Aquí termina la fase de crecimiento vegetativo.

 Fuente Agrobeta

El periodo en el que una semilla de cannabis, en condiciones de alta humedad relativa y presencia de oxigeno, tarda en eclosionar se denomina “germinación”. Para germinar, la semilla sólo necesita agua, calor y aire. Éstas brotan sin luz y la temperatura ideal es de 25º grados.

Hay que señalar que las semillas como mejor germinan es en las condiciones originales del lugar donde fueron creadas. Pero aplicando unos parámetros lógicos, se consiguen muy buenos resultados. Veamos:

Hay 3 factores determinantes que influyen en el proceso:

 

1. CONDICIONES AMBIENTALES

En la naturaleza las semillas germinan bajo tierra y, como es lógico, no precisan luz, por eso la germinación se hará a oscuras. Los parámetros óptimos serán:

-Temperatura: 24º-26º.

-Humedad relativa: 85-100%.

-Aire: Hay que evitar medios de cultivo apelmazados y empapados ya que cortarán el suministro de oxigeno y la semilla se ahogaría.

Es muy importante en esta fase no encharcar el recipiente donde estén las semillas. La humedad será alta, pero sin encharcamientos.

2. APLICACIÓN DE ACELERADORES O ACTIVADORES

Unos los emplean y otros no. Yo, personalmente, aplico dos gotas de agua oxigenada a cada semilla ya que las esteriliza y disminuye el riesgo de ataques patógenos. Además, también es un magnífico activador de la germinación.

3. LA CALIDAD DE LA SEMILLA

Evidentemente, tenemos que partir de semillas de calidad. Una práctica aconsejable es comprobar dicha calidad. Para ello, nos fijaremos en dos factores:

– El color de la semilla nos dirá si está preparada para ser germinada. Las semillas oscuras o pardas, por regla general, son buenas. Descartaremos las semillas blancas o verdes.

– Según su dureza. Basta con coger una semilla y apretarla suavemente entre los dedos, si parte fácilmente, hay que descartarlas.

Si tenemos que guardar semillas, siempre las pondremos a oscuras en un lugar fresco y seco.

Existen diferentes métodos para realizar la germinación. Aunque yo siempre utilizo el mismo, dándome siempre muy buenos resultados. Consiste en una hidratación previa de las semillas. Las colocaremos en papel de cocina. Este será introducido en un recipiente de plástico cerrado, creando así condiciones de humedad relativa muy alta. Por último, lo pondremos a una temperatura de 25º grados entre uno y ocho días, que es cuando suelen germinar. Para su germinado, es ideal que estén en una completa oscuridad. Para ver estos pasos gráficamente os remito a un articulo anterior en el que explico con fotografías este proceso. Germinación paso a paso.

 

Toni13  Doctorcannabico.com

Por Doctor Kalamu.

Hola de nuevo, queria escribiros este articulo un poco motivado por personas que me han pedido consejos sencillos  para germinar y obtener plantones vigorosos.

Paso a describiros mi criterio.

Debemos tener en cuenta en primer lugar el calor y la humedad.

En segundo lugar, aunque sea mas secundario en mi opinión, sobretodo en interior; seria la fase de la luna.

Este ultimo concepto lo tienen en cuenta los cannabicultores o agricultores en general mas experimentados.

Los cañamones pueden germinar en un ambiente de humedad que oscila desde el 70% al 100% de humedad relativa, y dentro de un margen de temperaturas que podrian oscilar desde 12 grados centigrados hasta  45 grados centigrados.

Certificado por nuestras experiencias propias tanto en exterior como en interior.

Los manuales aconsejan hacerlo a 25 grados, como temperatura ideal.

Con respecto a la luna, en cualquier momento de la fase lunar podremos germinar , pero nuestras experiencias nos indican que el mejor momento para germinar nuestras semillas se situaria desde la luna nueva hasta el inicio del cuarto creciente; asi para la luna llena ya tendremos la semilla germinada y con un par de hojas o mas apuntando hacia la luz. Luego después de la luna llena, se acelera el crecimiento de las raices preparando a la planta para pegar un nuevo estiron vegetativo con la savia que asciende hacia las hojas en la fase creciente.

La razon es que todas las plantas y arboles tienen un flujo de savia ascendente hacia la copa y otro flujo descendente de savia hacia las raices.

Las fases crecientes facilitan el flujo ascendente y las fases meguantes facilitan el flujo descendiente.

Bajo estos principios generales paso a describiros un metodo muy usual:

Normalmente es mejor germinar en interior o en invernadero, donde podemos controlar mas todos los factores. Podemos hacerlo en casa tambien.. Podria servir tambien un semillero en exterior si el tiempo acompaña.

Pasos:

1.-SELECCIÓN :Se seleccionan las semillas por su aspecto y su consistencia o densidad, en muchas de ellas se pueden distinguir con lupa la  forma interior de los 2 cotiledones y en un lateral la forma del germen que formara el primer pívot de raiz.

Es bueno presionar las semillas con los dedos, para comprobar que estan llenas y que no se trata de semillas huecas que no han llegado a madurar.

En las semillas frescas y de calidad, nada  mas recolectarlas, se patinan un poco entre los dedos ya que disponen de un aceite esencial que protege a la semilla de los ataques de hongos.

2.-GERMINACION: Segundo paso de selección de nuestras semillas mas vigorosas:

En una cajita , plato o vaso de plastico se echan unos milímetros de agua para que no falte humedad. Seguidamente se introducen las semillas en una servilleta de papel humeda y doblada.

Y se coloca de tal forma que un extremo de la servilleta esta dentro del agua y el otro extremo donde se encuentran las semillas,  fuera.

Asi conseguimos que las semillas tengan humedad y oxigeno , ya que el agua les llega por capilaridad y no las inunda.

Esto lo debemos hacer a 25 grados normalmente, pero no es descabellado llegar a mas temperaturas si son semillas de cascara muy dura.

De hecho en exterior, en primavera, pegando el sol y en un dia sin aire, la tierra se pone a muchos mas grados que la atmosfera y sin embargo el nivel de germinacion aumenta .

Asi que si copiamos a la naturaleza, a los mediodias  podemos subir la temperatura.

Las semillas germinaran en 24 a 72 horas de plazo, que a veces se puede alargar hasta 1 semana .

Desecharemos las semillas germinadas con defectos o con falta de  Vigor.

3.-SIEMBRA Las semillas seleccionadas se introducen cuidadosamente en un vaso de turba lleno de substrato de cultivo con el rabito para abajo.

Recomiendo estos vasos de turba, ya que nos evitaran un futuro transplante, ya que las plantaremos directamente.

Estos vasos de turba, los fabrican con turba y materia vegetal y tambien en agricultura a veces se utilizan vasitos de turba que principalmente se fabrican con estiércol prensado.

4.-PLANTONES: Selección de plantones, si somos muy exigentes con el tipo de planton que vamos a obtener yqueremos hacer una selección imitando a como sucede en plena naturaleza, les dejamos crecer durante el tiempo suficiente hasta ver las raices sobresalir por las paredes porosas del vaso.En este periodo de cultivo debemos disponer de un ambiente con 18 horas de luz, 25 grados centigrados y una humedad relativa que puede oscilar desde el 50% al 70%

En este momento seleccionarmos los mas fuertes para plantarlos en su ubicación definitiva.

CONSEJOS:

-Evitar la inundación total y prolongada de nuestras semillas, podrian ahogar y pudrir las semillas

-Evitar las temperaturas extremas tanto maximas como minimas durante periodos prolongados, podrian mermar o incluso inutilizar para siempre las semillas.

Las causas mas comunes de fracaso en la germinacion se producen por valores extremos y prolongados de temperatura y humedad, en sus valores maximos o minimos.

Incluso germinando bien, si el medio de cultivo esta frio y encharcado, la semilla se debilitara y morira a manos de los hongos o bichitos glotones, que siempre acaban por aparecer en condiciones adversas.

Un trucos de hortelano: En exterior se emplea estiércol de caballo para la germinacion, ya que dispone de micorrizas que potencia las raices, es un estiércol muy suave y ademas da calor a las semillas por su propia transformación organica.

Si todo ha ido como es de esperar , y las semillas son viables y de calidad,dispondremos de una remesa de plantones de alta calidad, para nuestros usos ludicos, ornamentales o incluso medicinales o cientificos.

El plazo de consecución de estos plantones puede oscilar de 15 a 25 dias, según variedades.

Dr. Kalamu

Se ha hablado mucho sobre la germinación de semillas en general, relacionando este hecho con las fases lunares. Hay quién dice que es mejor plantar en luna nueva y otros dicen que es mejor hacerlo cuando está llena.

No está demostrada la influencia de la luna al germinar una semilla en el interior. Lo que si se sabe es que las semillas son delicadas y les puede afectar tanto la  excesiva humedad, como la falta de agua. El hecho de que el medio esté tibio  ayudará a la germinación. Venden mallas eléctricas construidas para tal fin, también  se utilizan yogurteras eléctricas con muy buenos resultados. Si se utilizan  fluorescentes se pueden instalar los cebadores en la parte inferior de la cubeta para  que proporcionen el calor justo. Se debe insistir en el hecho de que las semillas         deben ser de calidad garantizada y adaptadas a interiores, pues el trabajo que se  mplea y el dinero invertido es el mismo para una semilla mala que para una de  buena, mientras que los resultados son bien distintos.

Las semillas buenas son de colores diversos según el origen de la planta, pero suelen ser atigradas y no forzosamente de gran tamaño. Las semillas de cáñamo o   cañamones, de los que se dan a los pájaros son más grandes que las de marihuana  aunque de igual forma. Las semillas que no han madurado bien tienen un tono verdoso y suelen romperse con una ligera presión de los dedos, no se puede  asegurar que el código genético quede intacto si la semilla no ha madurado lo               suficiente en la planta, cuando eso sucede, la semilla si resiste una ligera presión y  adquiere un tono tostado. Las semillas de compra no tienen una garantía absoluta,   pues se trata de material vivo, , pero si que están bien maduradas y tienen denominación de origen. Absolutamente recomendadas. En Amsterdam se pueden encontrar en muchos sitios, el más legal aunque probablemente el de mayor precio, aunque también el de mayor garantía es el anteriormente mencionado, sino también   se puede contactar con un tal Wernard, de Positronics, es plantador, vende  material, semillas y es un gran entendido en el tema.

Se pueden enterrar las semillas directamente en la tierra,  regar a continuación y esperar que salgan. Este sistema dependerá demasiado de la suerte. Se  recomienda poner las semillas en un vaso de agua tibia (añadir unas gotas de lejía -cloro-  para evitar que se pudra el agua). Al cabo de un día las semillas se hundirán, las  que no lo hagan seguramente no germinarán. Al cabo de unos días las semillas sanas se abrirán y dejarán asomar una punta blanca, la raíz. No conviene dejar     asomar mucho la raíz. En ese momento conviene enterrarlas a 1-1’5 cm. de  profundidad y cubrirlas suavemente con un poco de tierra, regar a continuación  pero nunca demasiado. El punto exacto de agua sería mantener el medio húmedo  pero no mojado, quizás un sistema de goteo podría ser un buen sistema si se le pilla bien el punto. Otra forma de provocar que se abran y asome la raíz sería   poner las semillas sobre una servilleta de papel en un plato, colocar otra servilleta   encima y regar suavemente por encima, mantener húmedo. No será necesario que  tengan luz hasta que no broten. En ese momento, será indispensable.

Nunca se debe dejar encharcar el medio, se pudrirían, al igual que no es conveniente que el medio sea demasiado poroso ni demasiado abonado. Un buen  medio sería substrato mezclado con lava o perlita. Se puede germinar en la maceta definitiva si se desea,  ahorra trabajo, pero quizás se necesite excedente de  semillas, pues sería conveniente poner más de una por tiesto para asegurar el éxito y luego dejar la que sale con más vigor, con lo que probablemente tendríamos que  sacrificar alguna por falta de espacio. Lo más adecuado son los potes de turba  degradables(Jiffy pots), se colocan directamente en el recipiente definitivo en  cuanto las raíces asoman por sus paredes. Son muy prácticos, pero también se   pueden utilizar pequeños tiestos de plásticos provistos de agujeros de drenaje. Si se hacen germinar todas en un tiesto se pueden transplantar con una cuchara  sopera procurando llevarse el mayor volumen de medio posible sin que afecte a la  recién brotada semilla, aunque es fácil romper alguna raíz y no se puede asegurar el  éxito del transplante por más cuidado conque sea hecho

No se puede saber el sexo de una planta hasta que no aparecen flores, cosa que ocurre cuando el proceso ya está avanzado. La revista HIGH TIMES, especializada en el tema, aparte de ser una publicación interesantísima, anuncia  unos Kits para sexar las plantas de bien jóvenes con una muestra de tejido. Aseguran un resultado fidedigno, aunque el precio es algo elevado. Si no se dispone de dicha tecnología de última aparición y dado que no podemos sexar lassemillas ni los brotes a simple vista, es conveniente plantar más plantas de las previstas para obtener el número de hembras que se desea cultivar. La  proporción de machos y hembras es de 1: 1, las buenas condiciones pueden favorecer la germinación de un mayor número de hembras y si las condiciones son malas tendremos más machos. El sexo ya viene determinado en el código genético de la semilla, pero los factores que permiten su germinación son a veces un misterio, parece que una semilla sepa si tiene otra plantada al lado.

Las semillas pueden ser plantadas nada más ser recogidas. También se pueden  conservar durante mucho tiempo, incluso años, pero deben envasarse bien secas y  a salvo de la luz o de fuentes de calor, si es posible al vacío. La edad afectará a la  germinación, haciéndolo menor número de ellas, así como pueden experimentar  una pérdida de vigor y probablemente también de potencia si son muy viejas o no han sido bien conservadas.

La hierba que se vende en los cofee-shops holandeses, contiene alguna semilla, pero parecen estar esterilizadas, dado que no suelen germinar o nacen bordes, no seria ilógico si pensamos que las comercializan aparte.