Etiquetas Posts etiquetados con "Glaucoma"

Etiqueta: Glaucoma

por -
1 987 vistas

El consumo de marihuana puede ser utilizado para tratar el glaucoma, enfermedad de los ojos que aumenta la presión en el globo ocular, dañando el nervio óptico y causando pérdida de la visión.

La marihuana disminuye la presión dentro del ojo, según el Instituto Nacional del Ojo de EEUU :

                     “Los estudios realizados en la década de 1970 mostraron que la marihuana, cuando se fumaba, bajaba la presión intraocular (PIO) en las personas con presión normal y aquellos con glaucoma”, aunque también dijeron que algunos fármacos fueron más efectivos.

Estos efectos del cannabis pueden retardar la progresión de la enfermedad y previniendo la ceguera.

Reducir la ansiedad

Los usuarios de marihuana medicinal dicen que el cannabis ayuda a aliviar el dolor y reprime las náuseas, dos de las principales razones que a menudo se utiliza para aliviar los efectos secundarios de la quimioterapia.
En el 2010, investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard sugirieron que algunos de los beneficios de la planta medicinal pueden realmente reducir la ansiedad, lo que mejoraría el estado de ánimo del fumador y actuaría como un sedante en dosis bajas.
Sin embargo, si las dosis son muy altas podrían aumentar la ansiedad y hacerte un poco paranoico

por -
0 8.995 vistas

El Dr. Sanjay Gupta pone a la marihuana medicinal bajo el microscopio en “WEED 3: The Marijuana Revolution” en CNN.

La Dra. Sue Sisley notó una tendencia inesperada entre sus pacientes. La psiquiatra trabaja con veteranos de Estados Unidos que lidian con estrés postraumático, también conocido como PTSD por sus siglas en inglés. A muchos no les agrada cómo se sienten con todas las medicinas que toman para manejar su ansiedad, insomnio, depresión y los recuerdos.

“Hay pocas medicinas en el mercado que funcionan, e incluso ellas pueden ser inadecuadas”, dijo Sisley. “Ellos terminan con ocho, 10, 12 medicinas diferentes, y después de tomar tantas, de la nada son como zombies”.

Algunos de estos pacientes estaban empezando a sentirse mejor. Ellos también parecían estar mucho más presentes. Ella quería saber qué estaba haciendo la diferencia. Ellos le dijeron que encontraron una alternativa a todas esas medicinas.

Se estaban automedicando con marihuana.

“Estaba realmente sorprendida y más y más pacientes estaban saliendo a la luz y diciéndome que estaban logrando experiencias útiles con la planta de la marihuana”, dijo Sisley.

Ella apreció el progreso que ellos dijeron que estaban teniendo, pero como cualquier buen científico, no quería depender sólo de evidencia anecdótica sino quería pruebas documentadas, ensayos clínicos de grandes grupos de pacientes valorados bajo el mejor estándar en una revista médica y que diga que la marihuana es la mejor forma de tratar el trastorno de estrés postraumático, o cualquier otro padecimiento.

La gente la usa para tratar una variedad de problemas médicos, tales como: esclerosis múltiple, artritis, epilepsia, glaucoma, VIH, dolor crónico, Alzheimer, cáncer, entre otros.

Con la marihuana medicinal legal en casi la mitad de los Estados Unidos, más doctores se cuestionan sobre el impacto que esta droga tiene en la gente. Ellos preguntan por la información sobre dosis y quieren saber sobre los efectos a largo plazo sobre sus pacientes.

Sisley buscó las respuestas a estas preguntas en la investigación médica, pero no vio mucho. Cuando decidió hacer los estudios por sí misma y aplicó para obtener la aprobación federal, se enfrentó a gran resistencia –como muchos otros investigadores antes que ella.

Eso es porque la marihuana es una de las sustancias más controladas bajo la ley federal. El gobierno de Estados Unidos la considera una droga de Schedule I, lo que significa que la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) considera que no tiene valor medicinal. Está ahí a un lado de la heroína y el LSD. Para investigar la marihuana, los científicos necesitan la aprobación de diferentes departamentos federales, y esa aprobación es rara.

La mayoría de los estudios sobre marihuana se enfocan en los daños que causa la planta. Los estudios sobre sus cualidades medicinales son pocos, a lo mucho en etapas tempranas de observación. “Los médicos convencionales no se le acercan, incluso si escuchan que funciona, porque sin la investigación, sin estar aprobada por guías de práctica legítimas, ellos se preocupan por su licencia y su profesionalismo”, dijo Sisley. “Por eso es clave tener ensayos de control aleatorios para que esto funcione”.

Un proyecto de ley bipartidista –de Rand Paul de Kentucky, Cory Booker de Nueva Jersey y Kirsten Gillibrand de Nueva York– llamadoCompassionate Access, Research Expansion and Respect States Act (Acta estatal de Acceso Compasivo, Expansión de la investigación y respeto) del 2015 fue introducida en el senado en marzo, y podría aligerar algunas restricciones y hacer más sencillo estudiar la droga. Pero la legislación está en comisiones por el momento. Si llegara a pasar, y los científicos pueden empezar a estudiar la droga en serio, hay varias áreas que podrían atacar además del trastorno de estrés postraumático.

Aquí hay 10 de ellas, basados en las dolencias por las que la gente usa comúnmente la marihuana medicinal. Una vez más, debido a que existe poco sobre este tema, estas áreas se eligieron con base en resultados que CNN no publicaría normalmente porque el trabajo está en etapas demasiado tempranas para comprobar que en verdad funciona. Pero ese es el punto que varios doctores e investigadores quieren dar a entender.

VIH/sida

En un estudio humano de 10 fumadores de marihuana positivos por VIH, los científicos encontraron que las personas que la consumen comen y duermen mejor , además de que experimentan un mejor humor. Otro estudio pequeño de 50 personas encontró que experimentan menos dolor neuropático.

Alzhéimer

La marihuana medicinal y algunos químicos de la planta han sido usados para ayudar a estos pacientes a ganar peso y la investigación encontró que aminora algunos de los comportamientos agitados que pueden exhibir. En un estudio celular, los investigadores encontraron que ralentiza el progreso del depósito de proteína en el cerebro. Los científicos consideran que estas proteínas pueden ser parte de lo que causa el alzhéimer, si bien nadie sabe qué causa la enfermedad.

Artritis

Un estudio de 58 pacientes que usaban derivados de marihuana encontró que tenían menos dolor de artritis y dormían mejor. Otra revisión de estudios concluyó que la marihuana puede ayudar a combatir la inflamación.

Asma

Los estudios son contradictorios, pero algunos trabajos previos sugieren que reduce el asma inducida por ejercicio. Otros estudios celulares mostraron que fumar marihuana podría dilatar las vías aéreas, pero algunos pacientes experimentaron una sensación de tensión en la garganta y pecho. Un estudio con roedores encontró resultados similares

Cáncer

Estudios en animales han mostrado que algunos extractos de marihuana podrían matar algunas células cancerígenas. Otros estudios celulares muestran que puede detener el crecimiento del cáncer y, en estudios con roedores, el THC, el ingrediente psicoactivo de la marihuana, mejoró el impacto de la radiación en las células cancerígenas. La marihuana también puede prevenir las náuseas que acompañan frecuentemente al tratamiento de quimioterapia usado para combatir el cáncer.

Dolor crónico

Algunos estudios animales y pequeños estudios humanos muestran que los canabinoides pueden tener un “efecto analgésico sustancial”. Eran ampliamente usados por la gente en 1800 como medio para aliviar el dolor. Algunas medicinas basadas en cannabis como Sativex están siendo probadas en pacientes con esclerosis múltiple y son usadas para tratar el dolor causado por el cáncer. La droga ha sido aprobada en Canadá y en algunas naciones europeas. En otro estudio con 56 pacientes humanos, los científicos notaron una reducción del dolor en un 30% en aquellos que fumaban marihuana.

Enfermedad de Crohn

En un pequeño estudio piloto de 13 pacientes seguidos por tres meses, los investigadores encontraron que el inhalar cannabis mejoró la calidad de vida de los pacientes con colitis ulcerativa y la enfermedad de Chron. Ayuda a aliviar el dolor de las personas, limita la frecuencia de diarrea y ayuda a la ganancia de peso.

Epilepsia

El extracto de marihuana medicinal en los estudios iniciales del NYU Langone Medical Center mostró una reducción del 50% en la frecuencia de algunas convulsiones en niños y adultos, en un estudio reciente de 213 pacientes.

Glaucoma

El glaucoma es una de las causas principales de ceguera. Los científicos han estudiado el impacto del THC en esta enfermedad sobre el nervio óptico y encontraron que puede disminuir la presión intraocular, pero también puede bajar la presión arterial, lo cual podría dañar el nervio óptico debido a la disminución en el flujo sanguíneo. THC también puede ayudar a preservar los nervios, de acuerdo con un pequeño estudio.

Esclerosis múltiple

Usar marihuana o algunos de los químicos en la planta puede ayudar a prevenir los espasmos musculares, tremores y rigidez, de acuerdo con estudios en sus primeras etapas, principalmente de observación en animales, exámenes de laboratorio y un pequeño número de pacientes humanos. La desventaja: podría afectar la memoria, de acuerdo con un pequeño estudio de 20 pacientes.

por -
1 870 vistas

Según el asesor principal sobre droga del gobierno federal, el Consejo Nacional de Drogas, el cannabis farmacéutico es eficaz para el tratamiento de algunas formas de dolor, la reducción de la espasticidad en la esclerosis múltiple, la reducción de las náuseas y para ayudar a las personas a aumentar de peso, pero hay barreras para su uso en Australia. Mientras que los cannabinoides pueden ser capaces de tratar epilepsia, glaucoma, trastorno obsesivo-compulsivo, esquizofrenia, síndrome de Down, lesiones de la médula espinal y Tourette, el informe dice que la evidencia para su uso en estas enfermedades está poco establecida.

Cortesía de IACM

Asociación Internacional por el Cannabis como Medicamento

por -
1 1.226 vistas
cannabis

Los nuevos hallazgos sugieren que un producto químico de la marihuana puede prevenir a algunas personas de la ceguera.

La retinitis pigmentosa es una enfermedad ocular genética que conduce a la pérdida severa de la visión y ceguera. La enfermedad afecta a 1 de cada 4.000 personas y empeora a medida que las células de la retina, llamada fotorreceptores, mueren.

Pero un estudio publicado este mes en Experimental Eye Research muestra que los productos químicos de la marihuana, conocidos como cannabinoides, pueden ser capaces de frenar la enfermedad.

Usando una forma sintética del THC, el compuesto responsable de “colocar” del cannabis, investigadores de la Universidad de Alicante en España fueron capaces de prevenir la pérdida de visión en ratas con el trastorno.

“Estos datos sugieren que los cannabinoides son potencialmente útiles para retrasar la degeneración de la retina en pacientes con retinitis pigmentosa”, escribió el Dr. Nicolás Cuenca, autor principal del estudio.

Después de 90 días, las ratas que recibieron el tratamiento obtuvieron mejores resultados en los exámenes para la vista y tuvieron un 40% más de fotorreceptores que las ratas que no se trataron. El THC también parece que protege a otras estructuras del ojo, incluyendo capas interiores de la retina.

Aunque alentadoras, los resultados no fueron una gran sorpresa. Como señala el equipo, los cannabinoides han demostrado ser prometedores en los tratamientos de una variedad de trastornos degenerativos, que van desde el Parkinson y el Alzheimer hasta la diabetes y derrame cerebral .

La marihuana también también puede ayudar en otras enfermedades oculares como el glaucoma.

De hecho, los estudios muestran que la marihuana puede ayudar a varias partes del ojo. Ya en los años 70, los científicos observaron una serie de interesantes efectos de la marihuana en la visión.

Por ejemplo, un estudio publicado en 1978 encontró que la marihuana provocaba un retraso en el ajuste de la pupila, concluyendo que “parece probable que la marihuana o un producto metabólico de la marihuana actúe directamente sobre la retina y produzca el retraso en la recuperación de los reflejos.”

Mientras que este último estudio no examinó los mecanismos que subyacen a los beneficios de los cannabinoides en la retinitis pigmentosa, los autores concluyen que la investigación adicional se debe realizar.

Fuente Leaf Sciencie traducido por La Marihuana

por -
0 1.197 vistas

Según estudios realizados enla Universidadde Mississippi, EE.UU., el transporte de THC a través de la córnea se mejora mediante el uso de una pro-droga (THC-hemiglutarato) en un complejo de pares de iones con L-arginina o trometamina. Los investigadores dicen que “el uso de un complejo de pares de iones de THC-HG podría ser una estrategia eficaz para la administración tópica de THC”. (Fuente: Hingorani T, et al. J Pharm Sci. 2011 Oct 11.

 

Fuente IACM

por -
1 5.440 vistas

A principios de los 70, el Dr. Robert Hepler, junto a un equipo de investigadores dela Universidadde Los Ángeles y a instancias dela Policíade dicha ciudad, realizó un estudio a fin de poder demostrar la dilatación de pupilas que producía fumar marihuana como prueba jurídica. Habían observado un “brillo característico” que se producía en los ojos de aquellos que se encontraban bajo los efectos del cannabis. Tras analizar todos los parámetros ópticos, incluidos capacidad visual y reflejos oculares y tras compararlos con un grupo testigo, comprobaron que producía una caída de la presión ocular de entre el 20 y el 40 % (mayor mientras más alta sea la presión inicial) y que se mantenía hasta 4 horas después de la administración de la droga. Junto a la característica vasodilatación conjuntival (que era realmente el motivo del “brillo” observado, ya que realmente el cannabis no es midriático) y de una disminución de la producción de lágrimas (que ya se ha apuntado como posible uso terapéutico en determinadas enfermedades, aunque lo hace no recomendable en otros casos, como por ejemplo el uso concomitante de cannabis y lentes de contacto) es la única afección a destacar sobre el ojo y el sentido de la visión.

En España, durante el año 1971 tuvo lugar una investigación sobre los efectos que produce el consumo de cannabis sobre la salud de sus usuarios y se observó que reducía la presión intraocular. Tras este descubrimiento, se llevaron a cabo muchos estudios sobre el cannabis y su efecto en el organismo humano, así como con pacientes con glaucoma. Se observó que el cannabis desciende la presión intraocular en un rango de 25-30%, llegando ocasionalmente hasta un 50%. Algunos cannabinoides no psicoactivos, y en menor medida, algunos constituyentes no cannabinoides de la planta de cáñamo también decrecen la presión intraocular.

Según estudios e investigaciones de Ricardo Navarrete Varo conjuntamente conla Sociedad Andaluzade Medicina Familiar y Comunitaria yla Asociación RamónSantos de Estudios del Cannabis de Andalucía, “la acción terapéutica del cannabis sativa es llevada a cabo por los cannabinoides. Reciben este nombre porque son compuestos que sólo se encuentran en esta planta. Tienen 21 átomos de carbono, son aceites (por lo tanto liposolubles) y fueron aislados por primera vez en laboratorio en 1970. Su concentración en la planta es distinta según la variedad botánica (sativa, indica o ruderalis), el sexo (macho o hembra), el tipo de cosecha (interior o exterior) o la parte de la misma (hojas, flores o tallo). Existen más de 60 variedades distintas de cannabinoides, destacando por su cantidad relativa y efectos (tanto terapéuticos como psicoactivos) el delta-9-tetrahidrocannabinol (THC), el cannabidiol (su precursor) y el cannabinol (producto de su metabolización). Solo el THC sintético (denominado dronabinol, nabilona o cannador según el laboratorio que lo comercializa) tiene autorizada su distribución, permaneciendo ilegal la llamada “planta en bruto” o planta en su totalidad. Gracias a la acción de un reducido número de receptores cannabinoides en el globo ocular, el cannabis reduce de forma significativa la presión en su interior. Es cierto que no está autorizada la utilización de la marihuana o su equivalente sintético para bajar la presión intraocular de un paciente que padece de glaucoma, pero no porque no existan evidencias de ello.”

 

Fuente Advancedtherapeuticsolutions

 

 

por -
2 2.332 vistas

En 1971, durante una investigación metodológica de los efectos sobre la salud en usuarios de marihuana, se observó que el cannabis reduce la presión incraocular. En los siguientes 12 años se llevaron a cabo un gran número de estudios con marihuana y distintos cannabinoides naturales y sintéticos sobre los efectos en el organismo humano así como en pacientes de glaucoma, observándose que la marihuana desciende la presión intraocular en un rango de 25-30%, llegando ocasionalmente hasta un 50%. Algunos cannabinoides no psicoactivos, y en menor medida, algunos constituyentes no cannabinoides de la planta de cáñamo también decrecen la presión intraocular.

Fuente UsosmédicosdelcannabisydelTHC