Etiquetas Posts etiquetados con "Himalaya"

Etiqueta: Himalaya

por -
1 4.815 vistas

Muchos pequeños pueblos dispersos en el lado indio de la cordillera del Himalaya están poblados por agricultores que viven del cannabis y que tienen los cultivos en estas impresionantes montañas. Os dejamos unas espectaculares imágenes tomadas por el equipo de la revista National Geographic Nature:

En el territorio indio del Himalaya, hay pequeños pueblos esparcidos por los muchos picos de baja altura (unos 2.700 metros) de la sierra congelada. Los habitantes de estos pueblos remotos se ganan la vida principalmente en los cultivos y el de cannabis es el más importante de todos, aunque pocos logran sobrevivir por la dureza del clima.

Cannabis_Him4
Plantaciones de cannabis en las montañas del Himalaya | Foto: National Geographic

El equipo de la revista National Geographic Nature, la revista dedicó un número entero al cannabis a final del año pasado, visitó uno de estos pueblos remotos de la región solo accesible por un camino a lo largo de varias horas y encontrando espectaculares paisaje del lugar.

Cannabis_Him6
Himalaya , cultivar cannabis en la cima del mundo | Foto: National Geographic

Las plantas de cannabis son cultivadas a gran altura y se consideran las mejores en el mundo, ya que son muy ricas en cannabinoides . la dureza del clima que reina en estas regiones congeladas hace que las plantas produzcan mayores cantidades de ingredientes activos y hacen de ello una producción única en todo el mundo.

Después de la cosecha, las plantas se ponen en el centro del pueblo y se recogen antes de la venta | Foto: National Geographic
Después de la cosecha, las plantas se ponen en el centro del pueblo y se recogen antes de la venta | Foto: National Geographic

A pesar de la alta calidad que crece en los campos, la mayoría de los productos que se venden en estas regiones, llamado charas un tipo de hachís o polen, están hechos a partir de las mejores flores y preparados en un largo proceso con métodos artesanales conocidos generalmente sólo para los ancianos de la aldea.

jóvenes rurales también participan en las plantas de tratamiento y la cosecha | Foto: National Geographic
Los jóvenes rurales también participan en el tratamiento y cosecha de las plantas | Foto: National Geographic

Como forma de sustento económico, en la practica, todo el pueblo trabaja con el cannabis y como se indica en otros muchos pueblos como este, casi todos los aldeanos menos los discapacitados trabajan de una forma u otra en la cadena, el cultivo, la cosecha, el embalaje o la venta. En las fotos se pueden ver que incluso los jóvenes adolescentes participan en el trabajo, ya veces incluso acompañados por los niños pequeños.

La venta de economía Htz'aras de muchos pueblos, pero la policía la lucha contra el fenómeno | Foto: National Geographic
La venta de hachís es la economía de muchos pueblos, pero la policía la lucha contra el fenómeno | Foto: National Geographic

Poblados enteros dependen del cannabis para mantener su economía, saben que un gramo de calidad de su hachís  para vender en los EE.UU. y Europa se paga a un precio de 90 NIS . En uno de los territorios más pobres del mundo, estas cifras permiten a los aldeanos conseguir todo lo que necesitan para seguir viviendo.

hojas de cannabis se utilizan para los agricultores contra el sol durante las horas de trabajo | Foto: National Geographic
Las hojas de cannabis son transportadas por los aldeanos | Foto: National Geographic

A pesar del hecho de que la vida de cientos de personas que viven en estos pueblos, depende de de su capacidad para cultivar cannabis y para hacer y vender hachís, la policía india no aprueba estos negocios ilegales de los agricultores en el campo y hacen todo lo posible para evitar que continuen.
Varias veces al año sube la policía en la búsqueda de campos de cannabis en los picos más bajos en nombre de la ley, y detienen a los aldeanos responsables de los cultivos. Afortunadamente para los agricultores, la búsqueda de estos cultivos es muy difícil y complicada, buscar estar plantaciones es como buscar “una aguja en un pajar””, ya que la mayoría de ellos están ocultos y operan desde hace muchos años.

s ancianos que están participando en la cosecha, responsables de la elaboración Htz'aras - calidad de polen de hachís | Foto: National Geographic
Los ancianos participan en la economía, son los responsables de la elaboración de la alta calidad del charas- Foto: National Geographic

La mayoría de este hachís o charas cuando llega a los mercados esta adulterada, no es la sustancia pura producida en los pueblos del Himalaya, normalmente son mezcladas con otras sustancias por lo general provenientes de Marruecos, Afganistán u otras regiones de la India.
Este hachís casi puro solo se puede encontrar en ciertos mercados específicos en los EE.UU. y Europa, aquellos de ustedes que están planeando viajar a la India es probable que encuentre algo de este hachís por aquí y allá.

por -
0 705 vistas

Ubicado en las estribaciones del Himalaya, a una altitud de 3000 metros. (10.000 pies), pueblos y comunidades enteras subsisten con la producción de marihuana. Estos pequeños pueblos están muy lejos de las carreteras pavimentadas y son tan remotos que las distancias entre ellos se miden en horas de caminata.

A través de miles de hectáreas de tierras públicas y privadas, los pobladores cultivan cannabis que luego convertirán en resina de alta calidad conocida como charas. “En el mercado mundial, el charas se vende como un hachís de alta calidad”, dice el fotógrafo italiano Andrea de Franciscis, que ha estado documentando estas comunidades durante los últimos tres años. “Los agricultores que producen la costosa resina obtienen muy poco a cambio y luchan por sobrevivir contra una legislación más dura que nunca.”

De Franciscis ha elegido un ángulo antropológico para fotografiar estos aldeanos, con el objetivo de producir una historia completa que también se centra en la cultura y la tradición. “La vida es un reto en la montaña”, dijo al TIME. “Las mujeres trabajan tanto como los hombres, y la sensación es que es más bien una sociedad matriarcal.”

El cannabis tiene profundas raíces en la sociedad india remontándose al 2000 aC según las escrituras hindúes. Sin embargo, puesto que la marihuana fue prohibida en la India en 1985, ha habido una presión a escala nacional y mundial para frenar la producción de cannabis en el valle del Himalaya. Pero, dice de Franciscis, esto sólo ha “llevado a un aumento del precio [de charas] en el mercado mundial, y de hecho ha empeorado la situación de los habitantes del pueblo los cuales no tienen alternativa real para su sustento”.

por -
3 3.749 vistas

Dicen las leyendas indias que el charas es tan bueno que hasta el mismísimo dios Shiva lo fumaba cuando se retiraba a meditar a las montañas. El charas – que significa hachís extraído a mano– es uno de los mayores tesoros de los Himalayas. Se elabora a partir de las descomunales sativas que crecen en los montes y montañas de esta cordillera a su paso por la península del Indostán.  

Este costo no se elabora como la mayoría de chocolates tradicionales – como el que procede de Marruecos y que se extrae percutiendo la marihuana contra un tamiz – sino que es resina pura y pegajosa, extraída de la planta mientras todavía está viva y en pie, para después ser compactada y moldeada en coquetas posturas negras y gomosas. Casi no tiene impurezas, pero elaborarlo no es fácil.

Para ello, los recolectores se enfundan trajes de cuero y se adentran en las extensas plantaciones regadas por los ríos que bajan de los glaciares, mientras se frotan incansablemente contra las plantas y presionan los cogollos con maña milenaria para extraer su esencia.

Su consigna es “¡Que la resina no se mezcle con nada!” – y son muy escrupulosos: nada de materia vegetal – para conseguir una melaza ambarina y parduzca perfecta que una vez amasada se convertirá en uno de los mejores chocolates del mundo. Cuando cae el sol, se quitan la resina del cuerpo y el cuero para formar pequeñas bolas o barritas de solo 10 gramos, o menos – las llamadas “tolas”–.

charas3_blog_cdn

La pureza del charas junto a su naturaleza sativa, le convierten en una auténtica “delicatessen psicoactiva” que produce efectos trascendentales y ligeramente eufóricos, y si es de la mejor clase, un efecto de ampliación de los sentidos y comunión con el entorno. No es de extrañar que muchos yoguis o ascetas hindúes lleven casi como único equipaje un par de tolas de charas y la pipa de cerámica que se utiliza tradicionalmente para fumarlo, el chillum, con la esperanza de que les introduzca en otros planos de consciencia o les ayude a mejorar su concentración durante sus severas sesiones de meditación.

Aunque no todo son buenas noticias: es bastante difícil encontrar charas en las calles de las ciudades occidentales. Si te lanzas y quieres elaborar el tuyo propio – y aspiras que se parezca al de verdad – tendrás que ingeniártelas para crear un entorno parecido al de los Himalayas. Será difícil, pero si lo consigues, fumarás uno de los mejores hachíses del mundo. Por no decir el mejor.

charas5_blog_cdn

charas7_blog_cdn

Fuente LaMota