Etiquetas Posts etiquetados con "juicios"

Etiqueta: juicios

por -
1 173 vistas

Mañana lunes 27 comenzará en los Juzgados de lo Penal de Zaragoza, el juicio contra once miembros de la Sociedad de Estudios del Cáñamo en Aragón (SECA), para los que la Fiscalía anti-droga ha solicitado penas de prisión que suman 17 años de cárcel y multas por valor de más de 100.000€. El juicio, que comenzará a las 10:00 y en principio durará dos días, según ha anunciado esta asociación, llega tres años y medio después de que se produjesen las detenciones.

El 21 de diciembre de 2012, efectivos del cuerpo nacional de policía desplegaron un gran dispositivo en el que participaron efectivos de la Judicial y de Blanqueo, así como de Antidisturbios. Durante esta intervención se produjeron, además de las detenciones de los que eran en aquel momento Presidente y Secretario y Vocal (además de posteriores detenciones en febrero de 2013), del resto de cargos y ex cargos de la Junta Directiva de la asociación, acusados de asociación ilícita, blanqueo de capitales y delito por tráfico de drogas.

LOGO-SECALa Fiscalía acusa a la Junta Directiva de la asociación, y antiguos cargos de la asociación, de un “delito contra la salud pública, sustancias que no causan grave daño”. Se pide para sus dos ex-presidentes penas de 2 años y medio de prisión y 13.000€ de multa, y para el resto de acusados penas de año y medio de prisión y 10.000€ de multa.

La SECA se constituyó oficialmente como asociación sin ánimo de lucro en el año 1997 y desde sus orígenes ha organizado todo tipo de actividades reivindicativas y formativas como coloquios, conferencias, manifestaciones y marchas, boletines, entrevistas e incluso asesoría para todas aquellas personas que buscasen actualizarse e integrarse en el tejido asociativo.

En el año 2002, organizaron en Zaragoza, unas jornadas informativas (Legalización 2002) en las que participaron representantes de las fuerzas políticas presentes en las instituciones aragonesas, con la intención de que tanto la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana como el Código Penal contemplase a los usuarios cannábicos, la no criminalización por parte del Estado y la elaboración de espacios de prevención de riesgos.

En 2005 SECA presentó en las Cortes de Aragón a través de CHA una propuesta para el cultivo de cannabis por medio de los organismos correspondientes de la DGA y su distribución a los pacientes necesitados a través del SALUD, como tratamiento terapéutico para dolencias para las que la asociación internacional del cannabis como medicamento (AICM) reconoce la efectividad del cannabis. Dicha propuesta fue rechazada por los demás grupos políticos.

En diciembre de ese mismo año, compareció su presidente ante la Comisión de Peticiones y Derechos Humanos de las Cortes de Aragón, para reclamar avances para las personas consumidoras de cannabis tanto relacionado con la salud como con la libertad de elección.

Provincias-de-Aragn-2En Julio de 2005, SECA estableció su sede social en un pequeño local en la calle López Allúe, con la intención de poder informar a aquellas personas terapéuticas y lúdicas sobre los usos del cannabis, así como crear la primera asociación de usuarios cannábicos que buscan espacios donde poder tratar sus dolencias sin interferir con la legislación. Durante los seis años en los cuales la sede estuvo en este domicilio, se sufrieron dos intervenciones policiales: de la primera, su Presidente salió absuelto, de la segunda sentencia, también fue absuelto por los Juzgados de lo Penal de Zaragoza, pero el Fiscal General antidroga recurrió a la Audiencia Provincial de Zaragoza, que revocó la absolución con el argumento, de que el local era demasiado pequeño para asegurar un consumo inmediato del cánnabis (según lo estipulado en el estudio Soto/Múñoz).

En 2011, se traslada la sede a un local en la calle La Paz, más acondicionado para realizar sus actividades asociativas. Las actividades de la SECA están encaminadas a evitar a sus miembros (mayores de edad, consumidores previos y con el garante de otros dos socios) los riesgos derivados de acudir al mercado negro y prevenir los daños asociados al uso de esta planta.

Actualmente la Sociedad de Estudios del Cáñamo de Aragón (SECA), sigue manteniendo su actividad asociativa en otro local situado en la calle Mariano Supervía. La junta directiva formada por otras personas socias diferentes a los acusados y esta federada en ARAFAC (Federación de Asociaciones Cannábicas de Aragón), sigue manteniendo el diálogo con las Autoridades y vecinos, así como, cumpliendo con las normativas vigentes, la Ley de Asociaciones y la búsqueda de la normalización de los usuarios cannábicos dentro del tejido legislativo y social.

por -
1 221 vistas

La Audiencia Provincial de Málaga revocó una sentencia que había impuesto el Juzgado de lo Penal número 1 de Málaga a un vecino y que lo condenaba a dos años de cárcel por vender marihuana, que había plantado en los balcones de su casa. La Sección Novena lo absuelve porque la sustancia era para consumo propio y además acreditó tener una dolencia en uno ojo y, por tanto, dice la Sala, era natural que la destinase a tratar ese mal.

Según consta en la sentencia de Penal 1, el acusado poseía repartidas en varias macetas nueve plantas de marihuana. Una pareja de la Policía Nacional, tras varias denuncias vecinales, intervino las plantas. Una vez seca, la sustancia arrojó un peso de 598 gramos.

La Audiencia, tras recurrir el sentenciado, concluye que las plantas que cultivaba el acusado «eran para su propio consumo». Un indicio importante para condenar a quien cultiva marihuana es «el fin de traficar», y la jurisprudencia valora diversos argumentos para determinar ese extremo: la forma de posesión, el lugar en el que se encuentra, la existencia de instrumentos para la venta, la capacidad adquisitiva del acusado, cómo reacciona durante la intervención y la detención, si es consumidor o no.

Por tanto, la Sala analiza, dada la sencillez de su cultivo, los datos que tiene el caso. Y, entre esos argumentos, destaca: «El acusado es consumidor de marihuana y ha mantenido que tiene una dolencia en un ojo, que efectivamente acredita tener, a cuyo fin puede resultar razonable que utilice sucesivamente la sustancia que cultiva».

Otros presupuestos que analice a la Sala son que nadie lo ha visto vender, tampoco tiene antecedentes penales ni policiales, ya que la investigación se inició por los vecinos del barrio, dado que las plantas se veían desde la calle; además, el propio encausado las entregó a los agentes, y tampoco se han ocupado útiles propios de la preparación o distribución de la sustancia estupefaciente.

Asimismo, «no se ha acreditado que el acusado llevase un ritmo de vida incongruente con su posición económica, o que estuviese en posesión de grandes cantidades de dinero u otros bienes reveladores del manejo de un patrimonio elevado, impropio de las actividades a las que se dedica». A ello se une que es consumidor y que tiene una dolencia en un ojo, lo que acreditó.

«Nada confirma que el acusado fuera a destinar la droga ocupada a otra finalidad que no fuera el propio consumo y aunque el peso de la sustancia pudiera exceder de la cantidad por la que se presume el tráfico, no va acompañado de otro elemento corroborador del destino», reseña la Sección Novena, que indica que todo apunta al «propio consumo o abastecimiento».

Así, por tanto, la Audiencia Provincial absuelve al vecino de los Corazones de un delito contra la salud pública por el que fue condenado a dos años de cárcel y a pagar una multa.

por -
0 562 vistas

El fiscal pide que sea condenado a multa y dos años sin carné – El letrado, que vistió toga e interrogó a testigos, defiende su absolución

Un juicio singular. Un abogado se defendió ayer a sí mismo en un juicio en el que también tenía la condición de acusado ya que fue sorprendido bajo los efectos del cannabis tras un accidente en Vigo. La Fiscalía solicita que este letrado, L.J.G.B.P., que ejerce en Madrid, sea condenado al pago de multa de 3.000 euros, así como a dos años sin carné por delito de conducción bajo la influencia de drogas. Mientras, el abogado, en un extenso alegato final, defendió su libre absolución: alegó que el estupefaciente lo había consumido el día anterior al del siniestro, señalando que los síntomas que percibieron los policías locales podrían corresponder al tratamiento médico que tomaba o al “cansancio” ya que aquella tarde había conducido “durante tres horas”.

No es la primera vez que un letrado ejerce su propia defensa en Vigo. Hace años, otro letrado también se vio en esta tesitura en otra vista también por delito contra la seguridad vial. En aquella ocasión, el jurista iba al volante triplicando la tasa de alcohol permitida. El abogado de ayer conducía bajo influencia del cannabis. Y como es habitual en estos casos, el letrado vistió su toga, interrogó a testigos e hizo su alegato final. Con una curiosidad, y es que el jurista siempre se refirió al imputado, a él mismo, en tercera persona, lo que despistó a algunos de los policías que testificaron. “¿Reconoce usted al acusado en la sala?”, preguntó a un agente que, tras mirar al banquillo y no ver a nadie, contestó que “no” -el letrado interrogaba desde el estrado-. A otra policía ya la puso sobre la pista la propia juez. “El acusado es el propio letrado”, le advirtió.

La vista se celebró en el Juzgado de lo Penal número 2 de Vigo. Y los hechos ocurrieron la tarde del 11 de abril de 2012. El acusado iba al volante de un Audi 100 por Vía Norte cuando, en el cruce con la calle Urzáiz, en donde el semáforo estaba en rojo, siguió sin detenerse y sin percatarse de que en el carril central se detenía otro vehículo, dañando con el retrovisor este turismo.

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, cuando llegaron los agentes de la Policía Local, éstos vieron que el abogado presentaba aspecto cansado, pérdida de equilibrio, rostro pálido, habla pastosa y movimientos descoordinados, entre otros síntomas, por lo que le hicieron la prueba de detección de drogas, que resultó positiva a cannabis.

Fuente Faro de Vigo

por -
0 318 vistas

imagesJamaica – La risa estalló en el juzgado del Tribunal de primera instancia después de que arrestasen a un hombre por fumar marihuana. Le dijo a la corte no era culpable de fumar hierba, porque se la había comido.

Sarjie Morgan fue llevado ante un tribunal a raíz de un informe de la policía que decía que había estado fumando marihuana.

Sin embargo, el viernes, cuando el fiscal le preguntó cuál era su versión sobre la acción de fumar marihuana, rápidamente respondió: “Yo soy culpable de comerme la ganja.”

“¿Qué quiere decir con que usted es culpable de comer ganja,” Le hizo mucha gracia al magistrado de la Corte Henry McKenzie quien preguntó entre risas.

Motgan contestó “los vi venir y rápidamente como llegaron me lo comí”, respondió.

El juez le dijo que en base a su respuesta el asunto lo iba a poner a meter juicio, pero entonces, Morgan cambió rápidamente su posición diciéndole al juez que iba a declararse culpable, porque no quería que el caso fuese a juicio y continuase.

Posteriormente, fue condenado a pagar $ 2,000 o cumplir 30 días en la cárcel.

Fuente JamaicaObserver

 

por -
0 401 vistas

El juzgado de lo Penal número 3  de la ciudad manchega de Albacete ha absuelto a un hombre acusado de tráfico de drogas por cultivar 14 plantas de marihuana en su casa y que aseguró que consumía esta sustancia como terapia para calmar el dolor de la enfermedad de Crohn Ileal, dolencia de origen desconocido que padece desde 2009, y que produce inflamación en el intestino.

El fiscal pedía para el acusado, vecino de la localidad albacetense de Jorquera, dos años de cárcel y una multa de 14.000 euros, pero el juez ha absuelto a F.J.M.G., de 37 años. En su domicilio entraron agentes de la Guardia Civil la mañana del 27 de septiembre de 2011 y hallaron «catorce plantas de marihuana» que dieron un peso útil de casi 1.700 gramos, aunque en los hechos probados de la sentencia se indica que «la sustancia se destinaba a su propio consumo».

Fuente Abc

por -
0 685 vistas

La juez entiende que la droga podría ser para autoconsumo, y no para terceros.

El juzgado de lo Penal de la provincia española de Zamora ha absuelto a R.A.C. de un delito contra la salud pública al considerar que las plantas de marihuana que cultivaba podrían estar dedicaddas para el autoconsumo, al no hallarse pruebas o indicios de que estuvieran produciéndose para la venta o distribución a terceros. Fue el juzgado de Villalpando el que incoó diligencias previas en base al atestado de la Guardia Civil que halló en una parcela situada en el kilómetro 72,9 de la comarcal CL-612 (Zamora a Palencia por Villalpando), 38 plantas de marihuana que estaban siendo cultivadas por el hermano del propietario de la finca, quien no sabía nada del asunto.

Las plantas arrojaron un peso de 202,44 gramos, equivalentes a 810 dosis, con un valor en el mercado de unos 886 euros. El juez explica que puede considerarse delito el mero cultivo de cannabis, ya que es una planta que se puede consumir directamente una vez seca, como si fuera tabaco. Pero aprecia que debe demostrarse una voluntad o intención de suministrar esta sustancia a terceros, con lo que se podría cometer un delito contra la salud pública. La juez tiene en cuenta que el acusado, para quien el fiscal pedía dos años y medio de cárcel y el pago de 1.600 euros, era consumidor habitual de estupefacientes, y las dosis que podrían salir de las plantas incautadas se pueden considerar perfectamente objeto de autoconsumo, ya que darían para menos de dos meses, entre 45 y 50 días (a razón de unos 15-20 gramos de consumo diario). En el lugar no se halló ninguna báscula o cualquier otro objeto que pudiera hacer pensar que la droga podría ser destinada al consumo de terceros.

Por eso la juez «ante la inexistencia de prueba objetiva alguna que acredite que la sustancia cultivada iba a ser destinada a un fin distinto al autoconsumo, teniendo en cuenta que no procede sin más deducir de este hecho de la cantidad aprehendida, debe aplicarse el principio “in dubio pro reo”».

La OpiniondeZamora

por -
1 266 vistas

juez-absuelveLa magistrada ve acreditado que consumía la sustancia para aliviar su patología – No se hallaron pruebas de que se dedicase al tráfico.

La titular del Juzgado de lo Penal número 2 de Vigo ha absuelto al vecino de Nigrán que alegó que cultivaba marihuana para calmar los dolores que padece debido a una minusvalía. La Guardia Civil le había incautado en una finca anexa a la vivienda donde reside 11 plantas que arrojaron un peso de casi cinco kilos de cannabis, motivo por el cual la Fiscalía pidió para el imputado una pena de dos años de prisión y el pago de 22.530 euros de multa. Pero la juez exculpa a este hombre, Xermán O.R., porque ve acreditado que es consumidor habitual de marihuana para aliviar la patología osteoarticular crónica que sufre: se sustenta en los informes médicos y también en que no se hallaron pruebas de que destinase esa sustancia a la venta.

“Por los fuertes dolores que sufro me llegaron a dar morfina; la marihuana me calma más que los fármacos y también me ayuda a dormir mejor”, afirmaba ayer Xermán, satisfecho y aliviado por la sentencia absolutoria. “Me tenían por traficante y he demostrado que no es así”, añade este hombre, que tiene reconocida una minusvalía del 49% por una patología que le produce limitación funcional en las extremidades, la columna y la mano izquierda.

Insomnio

La magistrada considera que no se ha acreditado que la marihuana que se intervino al hombre en una finca de Chandebrito en septiembre de 2012 estuviese destinada “para distribuirla a otras personas”. Y sí ve probado que que consume habitualmente cannabis “para aliviar” su enfermedad y “mejorar su insomnio”. La Fiscalía imputaba un delito contra la salud pública del artículo 368 del Código Penal. Dos requisitos del tipo se cumplen, entre ellos la existencia de “un acto de cultivo”, pero no el tercero, el del destino al tráfico de la marihuana intervenida.

La juez argumenta que efectivamente los 4,7 kilos de cannabis que se extrajeron de las plantas son una cantidad “muy importante” que podría suponer un “indicio” de finalidad de venta. Pero no ve nada más que corrobore la tesis acusatoria. “La valoración conjunta de las circunstancias que rodeaban la tenencia de estas plantas y las relativas a la salud del acusado nos inducen a considerar factible, aunque no plenamente acreditado, que como alegó éste su destino fuera únicamente el consumo propio para aliviar los dolores que padece, lo cual no constituye infracción penal”, se afirma en el fallo.

absuelto-un-guardia-civil-que-trabajo-borracho-al-ser-calificado-de-enfermoLa resolución judicial recoge entre sus argumentos los expuestos en el juicio por el abogado defensor, Pablo Ulfe. “La juez se apoya en que el consumo de cannabis está acreditado por el informe forense y el de la médico de cabecera de mi cliente, y también en el hecho de que no se halló ningún instrumento de pesaje ni dinero que prueben que se dedicase al tráfico; la sentencia también establece que no se detectó un trasiego anormal de personas a su vivienda”, relata el letrado. Debido a la intervención policial, la marihuana que tenía su cliente en el huerto fue intervenida. “Me quedé sin ella, y ahora solo puedo consumir ocasionalmente porque no tengo dinero para las plantas”, afirma Xermán. La sentencia no es firme y cabe recurso ante la Audiencia Provincial de Pontevedra.

Fuente FarodeVigo

por -
1 477 vistas

marihuana-juecesLa Audiencia Provincial de Castellón ha acordado el sobreseimiento de un procedimiento abierto contra un hombre acusado de un delito contra la salud pública por cultivar marihuana, al considerar que era para uso terapéutico.

Un juzgado de Castellón acordó incoar el procedimiento para juzgar por ese delito a un hombre al que se le incautó marihuana en su domicilio y abrió el plazo para que las partes se pronunciaran. El hombre interpuso un recurso en el que alegaba que la marihuana encontrada en su domicilio la cultivaba era para uso terapéutico y la Audiencia lo ha resuelto a su favor.

 

Fuente ABC

por -
1 297 vistas

Malasia.- Dos agentes de la Aduana fueron condenados el martes  a muerte por el Tribunal Supremo  por tráfico de 6,7 kg de cannabis en Padang Besar, Perlis, el pasado año.

Mansor Ismail, de 43 años y Seman Naznin, de 48 años, adjuntos ala Kuala Perlis Unidad de Lucha contra el Contrabando, fueron declarados culpables por Zaki  comisionado Mohd Abdul Wahab.

Zaki dictaminó que la fiscalía había demostrado su caso más allá de toda duda razonable y se había presentado pruebas contundentes en contra de los dos funcionarios de aduanas.

“Los acusados alegaron que se enmarcaba en este caso. Sin embargo, el tribunal considera que su defensa fue una ocurrencia tardía y simple”.

Las familias de los acusados fueron vistos llorando después de la dura  sentencia.

Ismail y Naznin fueron acusados conjuntamente por tráfico de drogas en la plaza de los aparcamientos para vehículos pesados en Bukit Keteri, Padang Besar, sobre las 9.30 pm del 27 de abril.

El adjunto el fiscal Azhar Mokhtar procesaba mientras que Ismail y Naznin estuvieron representados por Y. Anbananthan.

 

Fuente News Straits Times

por -
0 609 vistas

Al emitir la sentencia No. T-234/06, el Tribunal de Primera Instancia dela Comunidad Europea afrontó el complejo tema de la validez de una marca comunitaria, particularmente con referencia a su carácter descriptivo.

Este caso levanta múltiples cuestiones jurídicas que testimonian una vez más, cuando resulta necesario, cómo los casos relativos a la violación de los derechos a la propiedad intelectual son caracterizados por lógicas, razonamientos jurídicos y argumentaciones propias y específicas de este sector.

El asunto en cuestión es el siguiente: la resolución de registro de la marca comunitaria “Cannabis”, obtenida por el señor G. Torresan el 16 de abril de 2003, fue impugnada en la vía administrativa por parte de la empresa alemana Klosterbraurerei Weissinhoe GmbH, quien solicitó la nulidad de la marca para los productos de las clases internacionales 32 (cervezas) y 33 (bebidas alcohólicas excepto cervezas, como vinos, licores, aguardientes, espumosos y champán) por el presunto carácter descriptivo de la marca misma.La Divisiónde Anulación yla Comisión Segundade Recursos dela Oficinade Armonización del Mercado Interior (OAMI) -Marcas, Dibujos y Modelos- dela Unión Europea, acogieron la acción promovida por la empresa alemana, declarando nulo dicho registro de marca, los días 9 de marzo de 2005 y 29 de junio de 2006, respectivamente. El señor G. Torresan entabló entonces un recurso contra dichas decisiones ante el Tribunal de Primera Instancia dela Comunidad Europea.

El argumento casi único sobre el cual se fundamentó la decisión de nulidad del registro de la marca Cannabis fue su presunto carácter descriptivo, que recae en la prohibición estipulada por el artículo 7(1)(c) del Reglamento CE No. 40/94. Tal término en efecto describía alguno de los ingredientes de ciertas bebidas, entre las que se encuentra la cerveza.

Antes de profundizar más sobre los aspectos principales de la controversia en cuestión, resulta oportuno analizar el concepto de “carácter descriptivo de la marca”, examinando los casos en los que una marca puede ser definida como “descriptiva” y por tanto ser considerada nula.

La sentencia contiene un claro análisis del concepto de “carácter descriptivo de la marca”; define la noción de tal concepto y da cuenta de su aplicación práctica.

El artículo 7(1)(c) del Reglamento CE No 40/94 prohíbe, en efecto, el registro de marcas que puedan servir en el comercio para “designar la especie, la calidad, la cantidad, el destino, el valor, la procedencia geográfica o bien la época de fabricación del producto o de prestación del servicio u otras características del producto o del servicio”.  Según lo afirmado por una vasta jurisprudencia, una característica peculiar del sector de las marcas está en el hecho de que la valoración del carácter descriptivo, o menos descriptivo, no debe ser hecha desde el punto de vista del órgano de control ni de la autoridad judicial ni de acuerdo con sus conocimientos, sino de acuerdo con el criterio del consumidor medio del sector de referencia. En otras palabras, se debe considerar la presunta percepción y los conocimientos del público interesado con respecto a los productos o servicios para los que la marca es utilizada.

En el caso en cuestión, ante todo, se habría tenido que determinar quién pudiera ser considerado como “consumidor medio” de los productos incluidos en el registro de marca (es decir, de cervezas, vinos, aguardientes, licores, espumosos y champán) y, por lo tanto, averiguar si para dicho consumidor hipotético la marca pudiera ser considerada como una denominación descriptiva, por la presencia de un nexo idóneo suficientemente concreto y directo para hacer percibir tal denominación como una descripción de alguna o varias características del producto de manera inmediata y sin grandes esfuerzos de imaginación ni búsquedas enciclopédicas.

Se cree que, en este caso específico, el Tribunal desafortunadamente sólo se enfocó parcialmente en estos dos niveles de análisis y por ende emitió una decisión controversial. En la sentencia se indica de manera precisa que, contrariamente a lo afirmado por el recurrente, el consumidor medio del producto en cuestión no es quien habitualmente hace uso de drogas y/o estupefacientes (como podría hacer pensar el elemento denominativo de la marca Cannabis), sino más bien una persona que aprecia las cervezas y otras bebidas alcohólicas, o bien quien normalmente hace uso de éstas y por tanto es una persona razonablemente informada. Por otro lado, el juez no efectuó un análisis lo suficientemente minucioso sobre los conocimientos reales de dicho consumidor medio de bebidas alcohólicas.

El tribunal, después de haber indicado que existen tres posibles significados del término cannabis (el de una planta textil, el de una sustancia estupefaciente prohibida en numerosos países, y el de una sustancia cuyo empleo terapéutico actualmente es objeto de estudios científicos) se detiene sobre el hecho de que la canapa (o específicamente el “cannabis”) es un ingrediente utilizado en numerosas preparaciones comestibles, como la pasta, los productos de panadería y repostería, té, bebidas alcohólicas (incluyendo la cerveza) y no alcohólicas, etc. Con base en tal razonamiento, el tribunal acoge por ende las argumentaciones de la empresa alemana que sustentó la invalidez de la marca Cannabis, en cuanto al carácter descriptivo -en el caso específico- de un ingrediente de los productos vendidos con la misma marca.

En realidad, el tribunal, aun habiendo identificado correctamente al consumidor medio del sector en cuestión, ha omitido formular una pregunta fundamental: ¿El bebedor de cerveza y de otras bebidas alcohólicas, típico del mercado europeo, quien frecuenta fiestas, bares y cervecerías, y tiene una edad media variable entre los 18 y los 70 años, realmente conoce el hecho de que la canapa (o el cannabis) es uno de los ingredientes de la cerveza? Y si además se suma el hecho de que una jurisprudencia constante estipula que este conocimiento debe ser automático e inmediato, es decir sin necesidad de efectuar búsquedas ni investigaciones, la respuesta no puede ser más que negativa.

La consecuencia jurídica es simple: si el consumidor medio del sector no sabe que el término Cannabis describe a uno de los ingredientes de la cerveza, entonces la marca misma no puede ser considerada como descriptiva. El hecho de que esta información esté en posesión de la autoridad judicial, o de los examinadores dela OAMI, o de los expertos nutricionistas mundiales, no afecta la validez de la marca misma, ya que ninguno de estos sujetos representa el punto de referencia sobre el que debe medirse la validez de una marca.

En cambio, el único elemento potencial de carácter descriptivo podría ser el hecho de que un consumidor medio de estos productos pudiera ser atraído por una marca similar, con la esperanza de poder obtener a partir de las bebidas en cuestión las mismas sensaciones alucinógenas que las que conseguiría al utilizar el cannabis. Este argumento, que en la sentencia sólo se menciona de manera breve y superficial, es en realidad mucho más fuerte y plausible respecto del supuesto conocimiento de los ingredientes de las bebidas alcohólicas por parte del consumidor medio. En otras palabras, la marca podría ser juzgada como descriptiva y por tanto declarada nula si se pudiera probar que el consumidor medio compra las bebidas en cuestión esperando obtener un efecto alucinógeno de las mismas. En tal caso, la marca violaría el artículo 7(1)(c) del Reglamento CE No 40/94, que prohíbe el registro de marcas que puedan servir en el comercio para “designar… el destino…” de los productos o de los servicios incluidos por la misma marca.

Sin embargo, aun en este caso el argumento del carácter descriptivo podría también ser fácilmente rechazado demostrando que en realidad la cerveza “Cannabis” no tiene efectos equivalentes a aquellos de una droga o de un estupefaciente y, consecuentemente, la marca homónima podría ser anulada no a causa de su carácter descriptivo, sino por su gran sentido engañoso hacia el público quien, al consumir la cerveza en cuestión con el fin de obtener efectos alucinógenos, se encontraría con gran desilusión… sin haber alucinado.

En tal caso, el registro de la marca podría ser rechazado y cancelado por violación del artículo 7(1)(g) del Reglamento CE No 40/94, que prohíbe precisamente el registro de marcas “que son de características tales que engañan al público, por ejemplo sobre la naturaleza, la calidad o la procedencia geográfica del producto o del servicio”.

Efectivamente, en este caso particular, resulta obvio que la cerveza Cannabis no contiene alguna sustancia ilegal o en cantidades ilegales. A este respecto, sería útil recordar que la normativa comunitaria regula de modo preciso y severo el uso del tetrahidrocannabinol (THC), principio activo del cannabis, imponiendo que éste no exceda el umbral del 0.2%.

La parte recurrente notó que en realidad la marca Cannabis fue utilizada meramente, como en el caso de las célebres marcas Opium y Coca-Cola, como término evocador apto para atraer la atención del consumidor, suscitando una idea de placer y relajamiento. Tal argumento, si se hubiese desarrollado y comprobado de manera adecuada, habría conducido a obtener un resultado del caso muy diferente. Si, en efecto, se hubiera probado que el consumidor medio de cervezas y bebidas alcohólicas no compra la cerveza Cannabis esperando drogarse ni alucinarse, ni conociendo el hecho de que el cannabis es uno de los ingredientes de la cerveza, el juez no habría podido cancelar el registro en cuestión ni por violación del párrafo (c), del artículo 7(1) del Reglamento CE No 40/94 que prohíbe el registro de marcas descriptivas, ni por violación del párrafo (g) del mismo artículo, que prohíbe el registro de marcas engañosas.

Resulta sorprendente que la empresa alemana, interesada en la nulidad de la marca, no haya hecho referencia a ningún otro argumento jurídico previsto por el mismo artículo 7 del Reglamento CE 40/94, como el párrafo (1)(f), que sanciona la violación a la prohibición de marcas que sean contrarias al orden público, a las buenas costumbres o a la moral. Tratándose de una marca comunitaria, habría sido suficiente probar que el término cannabis debería ser considerado contrario al orden público o a la moral, inclusive en uno solo de los 27 países miembros dela Unión Europea, porque la marca misma sería anulada. Un simple razonamiento lógico le habría provisto al juez un argumento muy fuerte, e incluso determinante, para probar la nulidad de la marca  Cannabis, ya que ésta es un sinónimo de droga para el consumidor medio de algunos países dela Unión Europea.Las drogas son ilegales en algunos países de la unión, ya que éstas son adversas al orden público y a la moral. Por ende,  la marca Cannabis es adversa al orden público o a la moral de algunos países dela Unión Europeay por tanto nula, según lo dispuesto en el artículo 7(1)(f) del Reglamento CE 40/94.

Sobre este punto, resulta oportuno recordar dos factores clave para comprender correctamente la razón jurídica de la adversidad al orden público y a la moral. Ante todo, con tal norma, el legislador debe asegurar que los estándares éticos y morales de cada país del mundo, y, en este caso, de los países miembros de la unión, sean salvaguardados y completamente respetados, sin esfuerzos impuestos por el exterior. Sólo las autoridades de un determinado país pueden determinar cuáles signos pueden ser o no ser utilizados como marcas dentro de sus confines, en razón de su posible contraposición con los cánones morales internos. Asimismo, la norma se refiere única y exclusivamente al registro y al uso de signos distintivos como las marcas y no le compete la comercialización ni la venta de los productos incluidos por dichas marcas.

De ahí se deriva que ningún país podrá utilizar el argumento jurídico de la adversidad al orden público y/o a la moral para impedir o cancelar el registro de marcas. Por ejemplo, Claudio (nombre ficticio) por bombas atómicas o drogas duras, mientras que sí se podrá invocar esta norma para anular marcas tales como Bin Laden, Bazuca, Mariguana para designar artículos de ropa, por ejemplo. En otras palabras, la adversidad al orden público y a la moral no tiene que residir en la ilicitud de los productos vendidos con las marcas en cuestión, sino en las marcas mismas.

 

Por: Giulio Cesare Zanetti

 

Fuente Mi Patente 

por -
0 965 vistas

EEUU.- El bueno de Willie tendrá que pagar la multa si no quiere dar con sus huesos en la cárcel. La estrella de la música country americana, a sus setenta y siete años pagará las costas del juicio que a perdido, animo Willie, a este lado del Atlántico estamos contigo y te queremos

 

Ya os contamos en su momento la “cazada” que le hizo la policía de Texas a nuestro querido Willie, pero parece que no ha salido demasiado mal parado: el juez ha determinado que deberá pagar 787 dólares en concepto de multa y costes de juicio.

 

Noticia en Noviembre 2010

 

“El genial Willie Nelson sigue siendo todo un fumeta a sus 77 años. Según asegura la Rolling Stone yanqui, el paladín del country ha sido detenido en Texas con 170 gramos de marihuana al ser registrado durante un control policial que husmeó en el autobús de su banda, llamado Honeysuckle Rose III, hasta dar con el foco del “olor que desprendía”. El caso es que en ese momento Willie iba sólo en el bus, así que se lo llevaron al calabozo de la policía fronteriza, del que salió horas más tarde tras pagar una multa de 2.500 dólares (1.888 euros). Uno de los músicos que tocan con él desde hace años, Mickey Raphael, declaró a la revista que el cantante le dijo que el suceso había sido desagradable, pero que no se acababa el mundo: “Dice que se encuentra bien. Que ha perdido 170 gramos”. Esta no es la primera vez que Nelson pierde su valiosa mercancía, pues en enero pasado fue citado ante la justicia junto a seis miembros de su banda por poseer marihuana y “moonshine”, una bebida de alta graduación que se destila ilegalmente en EEUU.”

 

Fuente Hereunidoalabanda

 

por -
1 1.234 vistas

Tucumán,  Argentina.- La Cámara Federal estableció que si no hay ostentación ni trascendencia, es una acción privada.

Fumar si hacer ostentación. La justicia falló a favor de personas que consumían marihuana de forma privada.

Un nuevo fallo de la Cámara Federal volvió a despenalizar la tenencia de drogas para consumo personal, aunque se haga en la vía pública, pero sin perjudicar a otra persona, informaron fuentes judiciales.

La Sala I del tribunal de apelaciones ratificó, de esa manera, el sobreseimiento dictado por el juez federal Sergio Torres a dos jóvenes que fueron interceptados el 24 de septiembre último por efectivos de la comisaría 16 en Pedro Echagüe y Pasaje Vieyra, de la Ciudad de Buenos Aires.

En esa ocasión, los policías observaron “a los sujetos mencionados consumiendo material estupefaciente. En virtud de ello se secuestraron dos cigarrillos de marihuana a medio consumir y un envoltorio de papel con la misma sustancia, los cuales en su conjunto pesaron 25,3 gramos”, señala el fallo.

En una resolución los camaristas Eduardo Freiler y Jorge Ballestero recordaron que la penalización “no hace referencia al mero consumo en lugares expuestos al público, sino que exige que tal consumo sea realizado con ostentación y trascendencia, lo que implica introducir en la figura la exigencia de un determinado resultado”.

“Si tenemos presente que en este caso los imputados se encontraban solos en el umbral de un edificio” no estaban haciendo alarde de su comportamiento ni afectando a terceros, motivo por el cual la conducta queda incluida entre aquellas protegidas por el artículo 19 de la Constitución Nacional y su castigo es inconstitucional, según se desprende del fallo.

La norma de la Carta Magna aludida establece que “las acciones privadas de los hombres que de ningún modo ofendan al orden y a la moral pública, ni perjudiquen a un tercero, están sólo reservadas a Dios y exentas de la autoridad de los magistrados” ya que “ningún habitante está obligado a hacer lo que no manda la ley ni privado de lo que ella no prohíbe”.

“La tenencia de sustancias estupefacientes para el propio consumo del tenedor constituía una conducta incapaz, por sí misma, de conectarse con un resultado lesivo para otros, por cuanto no implicaba un daño al orden y la moral pública ni involucraba un perjuicio para terceros, constituyendo en definitiva una acción privada”, señalaron los jueces.

 

Fuente ElDiario24

 

por -
1 806 vistas

El inicio del juicio promovido por el gigante cafetero Cafés de Colombia contra el Grow Shop de Barcelona La Huerta de Juan Valdés  marcado por la incomparecencia de los representantes de la Federación de Cafeteros de Colombia.

Alicante, 21 de febrero de 2011 -Se ha celebrado la vista oral ante el Juzgado de Marca Comunitaria sito en Alicante por la demanda que el pasado 2009 interpuso la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia  contra una pequeña tienda de l’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) especializada en la venta de artículos para el cultivo de Cannabis. La demanda coincide con la apertura de las franquicias de tiendas de café Café Juan Valdez en 2006 en Madrid, como parte de su expansion por Europa.

La Federación consideró en su momento que la marca La Huerta de Juan Valdés menoscaba y atenta contra “la imagen positiva de la marca Café de Colombia”  ya que el nombre y la actividad del Grow Shop hace daño a su imagen al relacionarse café y cannabis. El Letrado de la parte demandante, el Sr. Fernández-Lasquetti, afirmó durante la vista que “la huerta de Juan Valdés” también genera confusión en el mercado. Para la defensa, sin embargo, el riesgo de confusión es inexistente al ser productos y sectores diferentes, y que la única asociación se encuentra al teclear en Google las palabras “Juan” y “Valdez” cuando ambas aparecen en la misma página de resultados. Ello, según su propietario, se debe al buen posicionamiento de la página web y no a una confusión entre productos y empresas.

En el juicio se ha negado la existencia de confusión de productos y servicios así como la validez de las marcas Juan Valdez y Café de Colombia como marcas individuales  en toda la Unión Europea por falta de uso  y por inducir a la confusión. Además, y en relación a la afirmación de la  Federación de que las actividades de La Huerta de Juan Valdés relacionan a Café de Colombia con “una droga”, la defensa ha replicado que el Café contiene cafeína, una droga que según según el INT resulta mucho más adictiva que el Cannabis, que además es una substancia que tiene reconocidas propiedades medicinales. Ha reiterado, además, que las actividades llevadas a cabo por los Grow Shops son perfectamente legales en España, aportando un informe del Fiscal del Tribunal Supremo, el Sr. Sequeros y Sazatornil.

Al respecto, la representación de la Federación de Cafeteros ha solicitado disculpas al Sr. Romero y rectificado la afirmación contenida en la demanda de que La Huerta de Juan Valdés realiza apología del consumo de cannabis.

En el juicio han declarado Antonio Romero –propietario de la tienda –, y el técnico informático responsable de la web. La gran ausencia ha sido la de los representantes legales de Café de Colombia, a pesar de estar citados a declarar. Pese a las solicitudes de suspensión de los letrados Oriol Casals y Martí Cànaves (DMT Advocats) el Juez ha decidido celebrar la vista, lo que ha sido enérgicamente protestado e impugnado por ambos abogados por no respetarse el principio de igualdad entre las partes y generar indefensión.

Ahora está en manos del magistrado Rafael Fuentes de Besa decidir si Antonio Romero puede seguir haciendo uso de su marca registrada,  si las dos  pueden coexistir sin colisiones, si considera necesario tal y como exigen los representantes de La Huerta de Juan Valdez citar a los representantes de la Federación. Antonio Romero  ha manifestado su confianza en  la Justicia Española y espera poder seguir usando una marca a la que ha dedicado “años de esfuerzo y que ambas marcas puedan seguir coexistiendo pacíficamente como hasta ahora”.

Nota de prensa remitida por Orsonistic Communications

por -
0 358 vistas

La Rioja, España.- El Juzgado de lo Penal número 2 de Logroño ha absuelto a un individuo de un delito contra la salud pública.

La magistrada argumenta que la marihuana que cultivaba en su domicilio tenía fines terapéuticos, es decir, estaba destinada a su propio consumo para paliar los dolores que le producía la enfermedad que padecía.

El acusado disponía de un sembrado de 50 plantas de cannabis sativa en su domicilio de Arnedillo y contaba, además, con aparatos para su cultivo. En el registro realizado el 7 de marzo del 2008 se aprehendieron medio centenar de plantas, varias bolsitas con marihuana y multitud de aparatos (lámparas, difusores de alta potencia, ventiladores, reguladores de temperatura…) relacionados con el tratamiento y cultivo de la marihuana. El valor de todo lo incautado se estima en 3.000 euros.

En el juicio, el acusado sostuvo que la droga era para consumo propio y que se destinaba a paliar el dolor que le producía la enfermedad que padecía (espondilitis anquilopoyética o anquilosante).

La médico forense afirmó que aunque no estaba claramente diagnosticada la enfermedad a la vista de los informes presentados, sí estimaba acreditada la existencia de una alteración en la columna y reconocía el uso de la marihuana para tratar el dolor crónico -aunque no está protocolizado- en determinados casos. Al mismo tiempo añadía que son conocidos estudios y experimentos respecto a los efectos terapéuticos del cannabis.

Fuente LaRioja

por -
0 1.987 vistas


Tarragona, España.- Un conductor que toma drogas no siempre es un peligro en la carretera. La cantidad y el tipo de sustancia que ingiere han de tenerse en cuenta para decidir si eso influye en su conducción y, por tanto, debe ser sancionado. Así lo interpreta, al menos, una sentencia dictada por un juzgado de Tarragona que obliga al Servicio Catalán de Tráfico a devolver a un joven los 600 euros y los seis puntos del permiso de conducir con los que le sancionó por circular, supuestamente, “bajo los efectos” del cannabis.

El joven fue sometido a un control en 2008, cuatro horas después de haber compartido un porro con unos amigos. Su abogado, Carles Herrera, argumenta que, a diferencia de las pruebas de alcoholemia, las de droga no discriminan cantidades: solo indican si el test es positivo o negativo. No es lo mismo circular con 0,20 miligramos por litro de aire aspirado, que hacerlo con 0,70. Las consecuencias son distintas. En el caso de las drogas, no hay diferencia entre fumar un porro o tomar dosis elevadas de cocaína.

“No queda acreditado”, arguye la sentencia, “que la mera presencia de sustancia influyera en la conducción”. Demodo que “no está probado” lo que indicaba la sanción: que el joven se encontraba “en un estado físico y mental inapropiado para circular sin peligro”.

El juez afea la actuación de los Mossos d’Esquadra por no “completar la información” del test especificando la cantidad de droga, su uso y principio activo. Y sobre todo, recrimina a los policías que no informasen de posibles signos externos que un conductor incapacitado para ponerse al volante presenta; por ejemplo, síntomas de fatiga o andar deambulante.

Fuente ElPais

por -
0 657 vistas

Montana, EEUU.- Los estadounidenses están cada vez más en contra de las políticas e injusticias de  la “guerra contra las drogas”, parece inevitable que se va allegar a un punto en el cual la sociedad no aceptará los vergonzosos excesos de la prohibición. De hecho, es lo que acaba de suceder en el estado de Montana y que pone en jaque la actual política de guerra contra las drogas.

La semana pasada  de camino a un juicio en el Tribunal de Distrito del Condado de Missoula sucedió un hecho extraño. Los miembros del jurado protagonizaron una pequeña revuelta.

Éstos dejaron muy claro que no estaban dispuestos a condenar a nadie por tener un par de cogollos de marihuana, no importaba que el acusado en cuestión también se enfrentara a otro delito grave e distribución de drogas peligrosas. Uno a uno, dijeron no, todos los jurados populares, de ninguna manera querían condenarlo por tener un puñado de marihuana.

Un miembro de dicho jurado llegó a preguntar porqué el condado perdía tiempo y dinero en este tipo de casos, comentó un desconcertado Paul Andrew Adjunto del procurador del Condado de Missouula,

“Nos guste o no la guerra contra las drogas es de todos, pagamos con nuestros impuestos y muchos de nosotros contribuimos con parte de nuestro sueldo en “el enemigo”. Vivimos las consecuencias cuando estalla la violencia por el tráfico de drogas en nuestras comunidades, nuestros amigos, vecinos y familiares son encarcelados, se violan nuestros derechos, nuestras instituciones están podridas y la verdad es que somos rehenes de los sacrificios que tenemos que sufrir con esta guerra inútil día tras día. Es palpable que estamos obligados ha ser jurados y juzgar a nuestros colegas con unas leyes que muchos de nosotros consideramos reprobables.”

Lo que ha ocurrido en Montana es muy importante y no solo por la grata sorpresa que se llevó el acusado y su familia, sino también porque es una muestra que la conciencia de la comunidad puede, literalmente, detener en seco la apisonadora de “la guerra contra las drogas”

Esta locura de guerra no puede funcionar sin la cooperación del pueblo estadounidense, y ése apoyo está desapareciendo ante nuestros ojos.

Fuente traducción de Stopthedrugwar

por -
0 774 vistas

Jaén, España. Un informe forense aportado al procedimiento por los acusados determinó que el uso de cannabis puede beneficiar al paciente para paliar dolores musculares, nauseas y otros

Un matrimonio de Villargordo ha sido absuelto de un delito contra la salud pública por el que el Fiscal les pedía penas de prisión al admitir el tribunal que la plantación de marihuana que tenían en casa tenía como destino hacer infusiones para la mujer, que padecía un tumor cerebral.

El domicilio de la pareja fue registrado por la Guardia Civil el 2 de septiembre de 2008. Encontraron diez plantas y hierba en bolsitas. Pero no ha quedado acreditado que quisieran la maría para venderla o para regalarla a sus amigos. Era autoconsumo con fines terapéuticos.

Él reconoció que consume habitualmente. Y a ella “por indicaciones médicas le habían manifestado qUE la toma de infusión de marihuana era una terapia pra paliar los dolores, por lo que decidieron su plantación”.

Un informe forense aportado al procedimiento por los acusados determinó que el uso de cannabis puede beneficiar al paciente para paliar dolores musculares, nauseas y otros. Aunque ningún médico le prescribió formalmente el tratamiento, sí le fue recomendado. Así que se absuelve a los acusados con todos los pronunciamientos favorables.

Fuente Ideal

por -
0 2.867 vistas

El testimonio de un amigo, que con todo detalle relató cómo ambos aumentaron su consumo de marihuana mientras cumplían con el ya extinto Servicio Militar Obligatorio en la legión ha sido crucial para que el Juzgado de lo Penal número 1 de Plasencia exculpe al vecino de Jarandilla que responde a las iniciales J.V.J.C., para quien el fiscal pedía dos años de prisión.

Los hechos se remontan a septiembre de 2008, cuando la Guardia Civil requisó 36 plantas de cannabis sativa propiedad del acusado. Juan Ángel Cerro, abogado defensor, explica que desde el principio del proceso se pidió la libre absolución, pues se trataba de una pequeña plantación dedicada a consumo propio y no para su venta, como según señala prueba la inexistencia en el lugar de ningún útil para su pesaje ni embolsado.

El juez destaca que el acusado nunca negó la propiedad de las plantas y que en todo momento se mostró colaborador con los agentes de la Guardia Civil, tanto antes como durante la incautación de las plantas. Además de los análisis de orina, cuyos resultados confirmaron que era consumidor habitual, la defensa aportó el testimonio de dos compañeros del acusado.

Uno de ellos, con iniciales G.C. y vecino de Losar, reconoció que ambos incrementaron su consumo desde el año 1988, durante la ‘mili’, y que desde entonces la han fumado de forma diaria. Finalmente insisten en que el objetivo de cultivarla es «no entrar en el mercado ilícito como comprador», sino abastecerse de su propia cosecha de esta sustancia.

Fuente Hoy