LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Tags Posts tagged with "Medicina alternativa"

Medicina alternativa

manuel-guzman-e1353407849147 (1)Por el Dr. Manuel Guzmán

Los cannabinoides, componentes activos del cannabis y sus derivados, ejercen efectos paliativos en pacientes con cáncer mediante la prevención de las náuseas, el vómito y el dolor y la estimulación del apetito. Además, estos compuestos inhiben el crecimiento de células tumorales en animales de laboratorio (ratones y ratas). Sin embargo, por el momento no hay evidencia sólida que demuestre que los cannabinoides, ya sean naturales o sintéticos, puedan de manera eficaz curar el cáncer a los enfermos, aunque en todo el mundo se llevan a cabo investigaciones para intentar probarlo.

Hay una completa sección de FAQ (que incluye referencias científicas) sobre los cannabinoides y el cáncer en la página web del Cancer Reseach UK así como en la web del Natinal Cancer Institute of the US. He aquí un resumen comentado de dicha información.

¿Qué es el cáncer?

El cáncer es un término amplio utilizado para las enfermedades en las que células anormales se multiplican sin control y suelen ser capaces de invadir otros tejidos, causando metástasis y altas tasas de mortalidad y morbilidad. El cáncer no es una sola enfermedad, sino muchas: han sido bien identificados más de 100 tipos diferentes desde un punto de vista histopatológico por la OMS y, muy probablemente, hay cientos, si no miles, de tipos según perfiles moleculares y genéticos.

La mayoría de los cánceres se denominan por el órgano o tipo de célula en la que se inicia. Además, los distintos tipos suelen agruparse en las siguientes categorías generales:

– Carcinoma: cáncer que empieza en la piel o en los tejidos que revisten o cubren los órganos internos.

– Sarcoma: cáncer que comienza en el hueso, el cartílago, la grasa, el músculo, los vasos sanguíneos u otro tejido conjuntivo o de sostén.

– Leucemia: cáncer que se origina en los tejidos que forman la sangre, como la médula ósea, y causan la producción de un gran número de células sanguíneas anormales que se incorporan a la sangre.

– Linfoma y mieloma: cánceres que comienzan en las células del sistema inmune.

– Cánceres del sistema nervioso central: que se originan en los tejidos del cerebro y la médula espinal.

Conclusión: El cáncer es una enfermedad muy grave y heterogénea, por lo que su lucha terapéutica sigue siendo un reto muy difícil. Por tanto, los cannabinoides podrían ejercer efectos beneficiosos en algunos tipos de cáncer, pero no en otros.

¿Los cannabinoides inhiben el crecimiento del cáncer? (Investigación de laboratorio)

Prácticamente todas las investigaciones llevadas a cabo hasta ahora sobre cannabinoides y células cancerosas se han realizado utilizando células de cáncer cultivadas en el laboratorio o en modelos animales. Según muchos estudios científicos, diferentes cannabinoides (naturales y sintéticos) ejercen una amplia gama de efectos inhibidores del crecimiento de las células cancerosas, incluyendo:

– Activación de la muerte celular, a través de un mecanismo llamado apoptosis.

– Supresión de la división celular.

– Inhibición de la formación de nuevos vasos sanguíneos en los tumores, un proceso denominado angiogénesis.

– Reducción de las posibilidades de que las células cancerosas metastaticen al resto del cuerpo, impidiendo que las células migren o invadan los tejidos vecinos.

– Aceleración de la “máquina de eliminación de residuos” interna celular (proceso conocido como autofagia), que puede conducir a la muerte celular.

Conclusión: Los cannabinoides son fármacos eficaces para el tratamiento de, al menos, algunos tipos de cáncer en animales de laboratorio (ratones y ratas).

¿Los cannabinoides inhiben el crecimiento del cáncer? (Evidencia anecdótica en los humanos)

images (89)Como se mencionó anteriormente, básicamente toda la investigación realizada para demostrar si los cannabinoides pueden curar el cáncer se ha hecho en el laboratorio. Por tanto, es importante ser muy cauteloso al extrapolar estos resultados a pacientes reales, los cuales son mucho más complejos que una placa de Petri o un ratón. Los informes anecdóticos sobre el uso del cannabis han sido históricamente útiles al proporcionar pistas sobre los procesos biológicos controlados por el sistema endocannabinoide y sobre los posibles beneficios terapéuticos de los cannabinoides. En el caso preciso del cáncer hay una notable presencia de videos e informes en Internet argumentando que el cannabis puede curar el cáncer. Estas afirmaciones anecdóticas pueden ser completa o parcialmente ciertas en algunos casos, pero en general siguen siendo (al menos hasta la fecha) débiles y oscuras. Por ejemplo:

– No se sabe si el (supuesto) efecto del cannabis se debió a un efecto placebo.

– No se sabe si el tumor (supuestamente) dejó de crecer por motivos naturales/endógenos (algunas regresiones espontáneas son debidas a las defensas antitumorales del organismo).

– No se sabe cuántos pacientes han tomado cannabis y no han obtenido ningún beneficio terapéutico, es decir, cuál es la (supuesta) eficacia de la terapia a base de cannabis.

– Como la mayoría de los pacientes probablemente han pasado por la terapia estándar antes o simultáneamente al consumo de cannabis, no sabemos si el (supuesto) efecto del cannabis se debió (al menos en parte) a la terapia estándar, quizá reforzada por cannabis, aunque no tenemos ninguna prueba.

– No sabemos cuáles son los parámetros de progresión tumoral que han sido monitorizados y durante cuánto tiempo el enfermo ha sido objeto de seguimiento. Muchos efectos potencialmente beneficiosos de los fármacos antineoplásicos (o del cannabis en este caso) son acciones a corto plazo, pero ¿qué ocurre con la supervivencia libre de progresión a largo plazo y con la supervivencia global?

– El cáncer es una enfermedad muy heterogénea, y hasta ahora ningún científico ha reunido un número suficiente de pacientes para estudiar un determinado tipo de cáncer y poder apoyar la idea de que los cannabinoides sean fármacos eficaces para dicho tipo de cáncer.

Conclusión: Aunque es posible (y deseable, por supuesto) que preparados de cannabis hayan ejercido alguna actividad antineoplásica en algunos enfermos concretos con cáncer, la evidencia anecdótica actual sobre este tema es bastante pobre y, por desgracia, sigue lejos de apoyar que los cannabinoides sean medicamentos eficaces contra el cáncer para grandes poblaciones de pacientes.

¿Los cannabinoides inhiben el crecimiento del cáncer? (Investigación clínica)

Los resultados publicados hasta ahora son sólo la Fase I de un ensayo clínico para probar si los cannabinoides son seguros y pueden atenuar el cáncer en los enfermos. Nueve personas con glioblastoma multiforme recurrente, el tumor cerebral más agresivo, en estado avanzado y a quienes les había fallado previamente la terapia estándar recibieron THC altamente purificado a través de un catéter directamente en su cerebro. En estas condiciones la administración del cannabinoide fue segura y podría lograrse sin efectos no deseados. Además, aunque no se pueden extraer conclusiones estadísticamente significativas de un pequeño grupo de pacientes y sin un grupo de control, los resultados obtenidos sugieren que algunos respondieron, al menos en parte, al tratamiento con THC en términos de disminución de la tasa de crecimiento del tumor, como se pudo confirmar por análisis de imagen y biomarcadores. Estos resultados son alentadores y sustancialmente refuerzan el interés en el potencial uso de los cannabinoides en el tratamiento del cáncer. Sin embargo, hay que destacar también la necesidad de seguir investigando para optimizar el uso de los cannabinoides en términos de selección de los pacientes, combinación con otros agentes antitumorales y uso de otras vías de administración.

Conclusión: Hay todavía muchas preguntas sin respuesta sobre el uso potencial de los cannabinoides como experto_cannabis_españa@20121119215837medicamentos contra el cáncer, y es necesario y deseable que se lleven a cabo estudios clínicos exhaustivos para determinar cómo se pueden utilizar los cannabinoides, aparte de por sus efectos paliativos, para el tratamiento de pacientes con cáncer.

Sobre el autor

El Dr. Manuel Guzmán es profesor del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad Complutense de Madrid, España. Coordina el Grupo de Señalización por Cannabinoides de dicha universidad.

 Fuente IACM

Israel.- Investigación.

Según investigadores de la Universidad de Tel Aviv un tratamiento con cannabis puede, entre otras cosas, mejorar el apetito y aliviar el dolor crónico. “Aunque con controversia, el cannabis medicinal ha ido ganando terreno como tratamiento válido, ofreciendo alivio a los que sufren enfermedades como cáncer, trastorno de estrés postraumático o ELA”, dice un informe de la Universidad American Friends de Tel Aviv reimpreso en Science Daily.

En la residencia de ancianos de Hadarim 19 pacientes de entre 69 y 101 años fueron tratados con cannabis terapéutico durante un año para síntomas tales como dolor, falta de apetito, y espasmos musculares y temblores. Durante el estudio 17 enfermos alcanzaron un peso saludable. Se redujeron significativamente los espasmos musculares, la rigidez, los temblores y el dolor. Casi todos los pacientes dijeron experimentar un aumento de las horas de sueño y una disminución de las pesadillas. Los autores del estudio observaron una disminución notable de la cantidad de medicamentos que tomaban los enfermos como antipsicóticos, tratamiento para el Parkinson, estabilizadores del estado de ánimo y analgésicos, haciendo constar que son fármacos con efectos secundarios graves. Al final del estudio el 72% de los participantes fueron capaces de reducir su consumo en una media de 1’7 medicamentos al día.

Fuente IACM

2 1.431 vistas

La cada vez más popular enfermedad que afecta a los tejidos y a los músculos tendría su antídoto en el cannabis. Los que no encuentran solución en los remedios tradicionales acuden a estas drogas para atenuar las molestias físicas.

El doctor Igor Grant, director del Centro para la Investigacióndel Uso Medicinal del Cannabis, de la Universityof California en Estados Unidos sostuvo que usar esta droga en pacientes con patologías crónicas es más frecuente de lo que se piensa.

“La gente empieza a buscar otros remedios porque necesita ayuda”, agregó. La marihuana demostró que alivia ciertos tipos de dolor en pacientes con VIH y algunas enfermedades. Pero Grant desconoce si la droga puede aliviar el dolor de la fibromialgia y ayudar a los pacientes a recuperar la capacidad de realizar algunas actividades cotidianas, como trabajar o limpiar la casa.

“No queremos ver que sólo alivia el dolor, sino que mejora la funcionalidad”, dijo Peter Ste-Marie, de la Universidad McGill, en Montreal, y coautor del estudio. “Si no ayuda a los pacientes a recuperar el patrón de actividad diaria habitual, ¿los ayuda realmente?”, cuestionó. Las personas con fibromialgia suelen tener dolor en las articulaciones y los músculos; además, sufrirían cefaleas frecuentes y fatiga.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por su sigla en inglés) estiman que el 2% de los adultos padece fibromialgia, un trastorno que sigue siendo un misterio para los científicos. Si bien se puede tratar con fisioterapia, antidepresivos, analgésicos y otros enfoques, ninguno la cura.

El equipo de Ste-Marie reunió información de las historias clínicas de 457 pacientes que habían consultado en la Unidad del Dolor del Centro Médico de la Universidad McGill. Los resultados aparecen publicados en la revista Arthritis Care & Research.

Todos los pacientes habían sido derivados por síntomas de fibromialgia, aunque se confirmó que sólo 302 tenían fibromialgia como diagnóstico primario. Un 10% dijo que fumaba marihuana por motivos médicos y a otro 3% se le había recetado una forma sintética de la sustancia química activa de la planta de cannabis.

“La idea generalizada de la disponibilidad de la marihuana para aliviar el dolor tendería a demostrar por qué la probaría el 10 por ciento de los pacientes. No es un producto milagroso para la fibromialgia. Comprendemos que los pacientes busquen algo más”, dijo Ste-Marie.

El equipo no pudo determinar qué pacientes habían comenzado a fumar marihuana antes de desarrollar fibromialgia. Los CDC estiman que el 40 por ciento de los adultos de los Estados Unidos fumó marihuana en algún momento.

El estudio demostró que los que fumaban marihuana y los que no tenían el mismo nivel de discapacidad y desempleo. De todos  modos, los participantes con enfermedad mental inestable o que habían tomado algún opioide de manera excesiva eran los grupos que más cannabis consumían, un resultado que preocupó a los investigadores.

Fuente Mdzol

Javier Fernándes Ruiz lidera el equipo de investigadores de la Universidad Complutense de Madrid que lograron frenar la esclerosis en ratones gracias a la molécula WIN55,512-2.

Muchos de los pacientes enfermos de esclerosis múltiple (EM) han optado por consumir Cannabis sativa para frenar las contracción muscular permanente, los espasmos, el fuerte dolor y la dificultad para conciliar el sueño.

La razón: los medicamentos que tradicionalmente se han usado para tratar estos síntomas, producto de la destrucción de la vaina de mielina, no son eficaces en algunas personas.

La base biológica para este efecto positivo del cannabis fue descubierta por el Grupo de Investigación en Cannabinoides de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, dirigido por Javier Fernández Ruiz.

El equipo estudió la interacción de algunos compuestos que produce la planta, denominados cannabinoides, con proteínas localizadas en la membrana de células del tejido neural llamadas receptor cannabinoide tipo 1 o CB1.

Ambos tipos de receptores forman parte de un sistema de comunicación celular especialmente activo en el cerebro, denominado sistema endocannabinoide.

Fruto del estudio del potencial de los cannabinoides como terapia para la esclerosis múltiple la compañía farmacéutica británica GW Pharma ha desarrollado un medicamento útil para la reducción de síntomas como la espasticidad y el dolor denominado Sativex®, que ya ha sido aprobado su uso en varios países como España.

Sin embargo, los cannabinoides también podrían ser efectivos para frenar la progresión de esta enfermedad y eso es objeto de investigación actualmente.

“Limpieza” de células

Con la idea de frenar la progresión de la enfermedad, Fernández lleva años investigando sobre la posible utilidad terapéutica y neuroprotectora de los cannabinoides para tratar los síntomas y frenar el desarrollo de la EM.
En un estudio publicado recientemente en la revista Neuropharmacology, el grupo de investigación profundiza en el estudio de los efectos positivos de una molécula sintética denominada WIN55,512-2 (WIN) -que imita la acción del cannabis sobre los receptores cannabinoides- en un modelo de esclerosis múltiple en ratones.

Los resultados del estudio mostraron que el WIN actuaría a través de diversos frentes. Por un lado, se observó que incrementó la expresión de genes encargados de “limpiar” el glutamato, cuyo exceso daña a las neuronas. Por otra parte, WIN disminuyó la expresión de genes asociados a una respuesta inflamatoria dañina para las células del entorno neuronal, tal y como se vio en médulas de ratones tratados con dicho fármaco.

Todas estas reacciones sumadas daban como resultado una disminución de la progresión de la enfermedad en los ratones tratados con WIN comparados con los ratones tratados con una sustancia inocua o placebo.

Además, gracias al uso de moléculas que bloquean selectivamente a CB1 o a CB2, los autores vieron que estos efectos del WIN en una fase temprana de la enfermedad se debían efectivamente a su interacción con el receptor CB1.

Fuente Emol

2 569 vistas

El cannabis es una planta con demostrables propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, los aspectos que apuntan a su potencial para ser utilizado como un medicamento contra el cáncer.

Los Cannabinoides han sido utilizados en estudios preliminares, lo que demuestra su capacidad para reducir considerablemente los tumores, y curar el cáncer en ratones.

Una sustancia controlada

El establecimiento médico sigue reinventando su justificación para la demonización de la marihuana mientras cada vez más reclamaciones contra el cannabis son formuladas y descartadas.

La justificación que ocupa actualmente la mayor parte del suelo es que el cannabis es una planta, y no puede ser cuidadosamente regulada debido a la gran variabilidad química que es encontrada entre las plantas individuales.

Por supuesto, los medicamentos tienen que ser monitoreados cuidadosamente cuando la sustancia siendo utiliza es también un veneno a una dosis ligeramente superior, como lo son la inmensa mayoría de los productos farmacéuticos.

Y si bien uno puede entender el deseo de mantener los estándares de una estricta reglamentación, lo cierto es que los intentos de fijar el problema de pureza han reducido drásticamente su potencia médica, y el proceso no tiene ningún beneficio real. El control no hace que la sustancia sea más segura, porque no es peligrosa, en primer lugar. Su toxicidad es comparable al agua.

Sí, una persona podría sentirse muy mal si supera los límites físicos de su estómago con cualquier sustancia.

Una medicina para salvarnos de medicamentos

Los individuos que han utilizado con éxito el cannabis como parte de la terapia del cáncer están de acuerdo en que es necesario que haya más investigación y más discusión acerca de la ciencia real detrás de la química de la planta – no sólo evidencia anecdótica de usuarios individuales.

Por desgracia, la mayor parte de la investigación de las aplicaciones médicas del cannabis se están haciendo ilegalmente y en secreto.

La controversia, incluso de acuerdo a los propios investigadores, es el principal obstáculo para la realización de estudios científicos sobre las propiedades de la planta. Al estar una sustancia clasificada como una droga de Clase I, incluso la investigación sobre el cannabis es una actividad ilegal.

Muchas personas enfermas, simplemente no pueden esperar a que los gobiernos superen sus obsesiones, ni tampoco tienen la expectativa de que las mismas deberían ser justificadas.

Actualmente, los pacientes están obligados a agotar el potencial de otros medicamentos contra las náuseas, muchos de las cuales son menos seguros, para entonces prescribir marihuana medicinal.

Inauguración de Inicios de una Ciencia Verdadera
El gobierno ha autorizado a algunos fabricantes a producir extractos de ácido THC de la planta de cannabis, así como sintetizar artificialmente la sustancia química.

El problema es que la separación tentativa sólo se ha traducido en un THC que tiene una eficacia profundamente disminuida, y que deja atrás a los otros 88 cannabinoides curativos.

En un contexto médico, el cannabis se utiliza casi exclusivamente como un tratamiento para los síntomas de la quimioterapia –el nombre de cortesía de enfermedad por radiación. Hay que recordar que el THC es rara vez utilizado para tratar el cáncer en sí, y que los pacientes no están realmente sacando partido de sus propiedades curativas.

La gran mayoría de los pacientes están utilizando las propiedades psicoactivas de la planta para mediar los efectos nocivos de la radiación. El efecto directo del THC en las dolencias propias es un campo en gran parte inexplorado.

Al ir avanzando la investigación, los cannabinoides producidos artificialmente inevitablemente aumentarán en calidad, eliminando los problemas de pureza, y allanarán el camino para el tipo de control preciso que hará más cómodas las reguladores de distribución del producto.

Fuentes

por Raw Michelle
del Sitio Web NaturalNews

traducción de Adela Kaufmann
Versión original

 

Fuente Biblioteca Pleyades

3 1.041 vistas

Este profesional ofrece hoy una charla para «desmontar mitos» sobre el cannabis y defender su uso terapéutico

«La mejor manera de consumirla son las infusiones, cápsulas… Inhalar el humo es malo para los pulmones»

El psicólogo y terapeuta Fernando Aguilera promueve el uso del cannabis con fines terapéuticos, «porque no es lo mismo consumirlo para ayudar a un enfermo» que «con un objetivo lúdico o recreativo». Hoy, a las 19.00 horas, invitado porla Asociación Alavesade Mujeres con Cáncer de Mama, ofrecerá una charla en la sala dela Federación VicenteAbreu, situada en la misma calle. En ella, repasará cómo se utiliza esta sustancia a nivel médico e intentará «derribar mitos» sobre la marihuana, la droga ilegal más extendida.

– ¿Por qué habría que convertir el cannabis en un medicamento más?

– Porque esto implicaría que la sustancia es pura, que no es algo que te venden en la esquina. Con lo que existiría mayor control. Y por supuesto, porque puede servir perfectamente como una herramienta más para ayudar al enfermo.

– ¿Entonces, el enfermo tendría que fumar ‘porros’?

– No, no. Existen infusiones, cápsulas, medicamentos… Tenemos la imagen del cigarro, pero es un mito. Inhalar el humo es malo para los pulmones. Y la dosis tiene que ser pequeña.

– ¿Qué ventajas ofrece?

– Aumenta el apetito, mejora los dolores crónicos, ayuda con el insomnio porque es relajante… Es menos adictivo que otras sustancias…

– ¿Cómo la morfina?

– Por ejemplo. La marihuana no genera tanta dependencia.

– Pero también tiene efectos nocivos demostrados…

– Efectivamente. Tal y como comentaba antes, si la inhalamos es malo para los pulmones. Además, afecta al cerebro, y sobre todo en gente joven, su uso puede provocar daños irreparables. Como toda planta de este tipo, tiene usos y peligros que la gente debe conocer.

– ¿Y puede compensar lo malo?

– En algunos casos sí. Por eso se utiliza.

– ¿Habría que legalizarla?

– Ojo. No es adecuado que todo el mundo tenga acceso a ella, es una sustancia psicotrópica y tiene efectos secundarios muy malos también. Creo que lo ideal sería que las farmacias pudieran vender marihuana con prescripción médica.

– Pero de momento no es posible.

– La gente se aferra a lo que puede. La comercialización está penada y en el consumo hay un vacío legal. Se permite tener una pequeña cantidad para uso propio, pero no puedes cultivar 10 plantas. Desgraciadamente, la gente se busca la vida con conocidos, internet… Y otro tipo de mercados no demasiado fiables. Si alguien quiere marihuana, la consigue.

– Entonces, el enfermo se tiene que buscar un ‘camello’.

– Yo recomiendo que compren a alguien de confianza o que la cultiven ellos mismos… Porque no te puedes fiar de lo que te dan por ahí.

– ¿Y el hachís?

– El hachís es más nocivo. Es la resina de la planta y no es recomendable para la gente enferma. Está más asociado al uso recreativo. No todo es lo mismo.

– Existen medicamentos con THC. ¿Son fiables el Marinol o el Savimax?

– Llevan pocos años, entonces están en fase de prueba. Se pueden conseguir en las farmacias, vaya. Tienen derivados del THC y ayudan. En algunos lugares se vende, en otros no y se utilizan en casos de cáncer, Alzhéimer, asma… Pero los consumidores aseguran que los efectos de la planta son mejores.

El psicólogo Fernando Aguilera

– Por falta de información. Y porque cuando una droga pasa a tener un fin lúdico pierde su significado. Porque en origen, la marihuana, al igual que la morfina y la heroína, es una sustancia muy válida para ayudar a paliar el dolor. El problema reside cuando a nivel social su uso lúdico monopoliza todo.

– Y en el caso de las afectadas por cáncer de mama como a las que hoy hablará, ¿en qué ayuda?

– Mejora el malestar y las náuseas que se producen después de la quimioterapia. También fomenta el apetito y reduce el dolor. Tiene muchas ventajas, también para ellas.

 

Fuente ElCorreo

229 84.744 vistas

Si usted está buscando un medicamento seguro, no busque más allá de lo que el aceite de cáñamo puede proporcionarle.

El cáñamo es medicina para las masas y nadie tiene el derecho a controlar su uso. Todos somos diferentes y todos tenemos diferentes tolerancias para prácticamente todo. Por lo que corresponde a cada uno de nosotros determinar  nosotros mismos la cantidad de aceite que necesitamos para mantener una buena salud.

Otro aspecto de la utilización del cáñamo como medicina son sus propiedades anti-envejecimiento. A medida que envejecemos, nuestros órganos vitales se deterioran y, por supuesto, esto afecta la función de estos órganos.

El aceite de cáñamo rejuvenece los órganos vitales, incluso en pequeñas dosis.

Aceite de cáñamo es un medicamento seguro e inofensivo que todos los grupos de edad pueden beneficiarse del uso o por la ingestión por vía tópica. Así que si el sistema quiere la medicina preventiva, aquí está! Ahora, ¿por qué lo niega??

¿Qué otro medicamento hay que funciona con casi todo y en muchos casos  puede hasta curar  enfermedades incurables? ¿Qué más  puede curar las úlceras diabéticas, el cáncer de piel o curar quemaduras de tercer grado en muy poco tiempo sin dejar cicatrices?

La glándula pineal produce melatonina, parece que la glándula pineal es la que se se encuentra en el asiento del conductor cuando se trata de la curación de nuestros cuerpos.

La melatonina es una parte esencial de la curación y también es el antioxidante más poderoso conocido por el hombre. Cuando la función de la glándula pineal se altera o no funciona bien, producimos mucha menos  melatonina  y por lo tanto, nos encontramos enfermos y enfermas.

Los estudios han sido puestos en observación que las personas que sufren de cáncer tienen bajos niveles de melatonina. Los estudios también han demostrado que sólo el cannabis puede elevar los niveles de melatonina en el cuerpo. Por lo tanto  se puede imaginar, que el aceite que está en un estado de concentración puede hacer  aumentar los niveles de melatonina.

El aceite de cáñamo promueve la curación de todo el cuerpo y aumenta los niveles de melatonina miles de veces superior a la normal. Cuando la glándula pineal produce grandes cantidades de no causa ningún daño al cuerpo, pero es muy perjudicial para la enfermedad o afección que se padece si no se produce normalmente

 

Fuente Irelandcannabisinformation

Comprar Aceite de cañamo

Traducción Lamarihuana