Etiquetas Posts etiquetados con "uso medicinal"

Etiqueta: uso medicinal

por -
0 3.611 vistas

descarga (29)La marihuana ha sido utilizada por años como tratamiento para una gran variedad de enfermedades, incluyendo los dolores y náuseas resultante de los tratamientos de cáncer y otras enfermedades. De acuerdo a la Asociación del Pulmón de Estados Unidos, el humo de la marihuana contiene una mayor cantidad de cancerígenos en comparación con el tabaco, y con el tiempo puede producir deterioro cognitivo y daños en los órganos. Encontrar alternativas más seguras que la marihuana medicinal es fundamental para tratar síntomas sin dañar el cuerpo.

Medicamentos para el dolor

Uno de los principales usos de la marihuana medicinal es el control del dolor. De cualquier manera, medicamentos de venta libre tales como el acetaminoféno o el ibuprofeno y medicamentos que requieren prescripción tales como la codeína pueden funcionar como alternativas seguras y efectivas a la marihuana medicinal. Un informe publicado en el “British Medical Journal”, que repasaba nueve ensayos que comparaban la marihuana con otros medicamentos para el dolor, descubrió que la marihuana no era más efectiva que la codeína a la hora de controlar los dolores agudos, crónicos o del cáncer. Algunas enfermedades pueden responder de una mejor manera a determinados medicamentos que otras. Los pacientes siempre deben consensuar con sus médicos el uso de medicamentos para el dolor, ya que algunos están contraindicados frente a determinadas condiciones de la salud.

Medicamentos contra la náusea

Los pacientes de cáncer bajo tratamiento de quimioterapia o radiación, y otras personas que sufren de náusea pueden utilizar la marihuana debido a sus propiedades anti-náusea. Hay muchas otras opciones de medicamentos con prescripción para el alivio de la náusea, tales como el Zofrán, que no produce los riesgos dañinos de la marihuana. De cualquier modo, debido a que estos medicamentos pueden causar efectos secundarios como ansiedad, y pueden interactuar con otros medicamentos, su uso debe ser discutido con un médico. También hay disponibilidad de remedios para la náusea que no necesitan prescripción, que generalmente no provocan efecto secundario alguno. Entre los remedios caseros para la náusea se encuentra el gengibre, que se puede comer en rodajas, beberse en forma de te o de ginger ale, y el limón, que puede exprimirse en forma de líquido o simplemente ser olfateado.

Activadores CB1

Los usuarios de marihuana experimentan el efecto de la droga cuando el químico tetrahidrocanabinol, o THC, se ciñe a ciertos sitios del cerebro y del sistema nervioso periférico. Estos sitios se llaman receptores canabinoideos o CB1. Los receptores CB1 activados liberan neurotransmisores que producen los efectos de euforia de la marihuana. De cualquier manera, el THC no es la única sustancia que puede activar los receptores CB1; también son activados por sustancias naturales presentes en nuestros cerebros llamadas endógenos canabinóideos. Los componentes sintéticos pueden también ser capaces de activar estos receptores. Un estudio publicado en el “British Journal of Pharmacology” reveló que muchos componentes sintéticos activaban los receptores CB1 en huevos de rana. Todavía no se sabe con certeza si estos componentes provocarían el mismo efecto en humanos, pero los resultados de estos y otros estudios en animales son alentadores.

2_medical-marijuana-at-cannabis-club-102709-lgAgentes organofosfóricos

Los neurotransmisores generados por la activación de los receptores CB1 se derrumban con el tiempo, perdiendo el efecto “volado” de la droga. Un agente que pueda bloquear la descomposición natural de estos neurotransmisores puede brindar otra alternativa a la marihuana medicinal. Los Agentes organofosfóricos pueden cumplir esta función. Un estudio publicado en el periódico “Nature Chemical Biology” descubrió que los agentes organofosfóricos pueden inhibir la degradación de los neurotransmisores del receptor BC1. Prolongando el efecto de los canabinóideos endógenos en el cerebro, los agentes organofosfóricos pueden llegar a ofrecer los mismos beneficios de la marihuana, sin los efectos negativos. De cualquier modo, los agentes organofosfóricos han sido estudiados hasta el momento únicamente en animales y no se sabe si sería seguro que sean utilizados por humanos.

Fuente Ehow

por -
1 1.223 vistas

ninos_pupitresFranjo Grotenhermen

Sólo existen dos estudios clínicos con cannabinoides en niños, uno con delta-8-THC y el otro con nabilona, derivado del THC. En ambos se estudió sus efectos beneficios y secundarios en la quimioterapia del cáncer. Debido probablemente a las diferencias en la distribución de los receptores cannabinoides en el cerebro entre los niños y los adultos, los primeros parecen tolerar bien altas dosis sin presentar efectos psíquicos relevantes. Según tengo entendido, el principal uso que se hace del cannabis y el dronabinol (THC) es en trastornos neurológicos como la epilepsia, accidentes por ahogamiento, trastornos de hiperactividad, etc.

Artículo de prensa 

Un jurado americano ha fallado a favor de la madre de un niño hiperactivo, que ahora podrá continuar suministrándole cannabis. El juez rechazó la petición de los servicios sociales para retirarle el niño a su madre, que vive en Rocklin (California). El pequeño de ocho años presentaba un trastorno mental grave. Su madre le daba cannabis porque los tratamientos convencionales no le hacían efecto. Tras la incautación de las plantas, el Servicio de Protección de Menores la acusó de ser una madre incompetente. Ésta optó por el cannabis después de que un pediatra le aconsejara que probara, y afirma que la conducta de su hijo tuvo una importante mejoría, su humor se estabilizó y comenzó a tener amistades con otros niños. Al principio la madre le preparaba la “medicina” en forma de magdalenas, que tomaba con regularidad.

WENN via COMTEX of 6 December 2001

Abrahamov et al. 

Administramos a 8 niños de entre 3 y 13 años de edad, con diversos tipos de cáncer sanguíneo tratados con diferentes tratamientos anticancerosas durante 8 meses, delta-8-tetrahidrocannabinol (delta-8-THC), cannabinoide con menor potencia psicoactiva que el principal constituyente del cannabis, el THC. La dosis fue de 18 mg por vía oral de THC por metro cuadrado de superficie corporal en gotas. (La superficie corporal de un niño de 30 kilos ronda el metro cuadrado, la de un adulto de 75 kilos los 1’8). El número total de dosis de delta-8-THC fue de 480. El THC se administraba 2 horas antes de cada dosis del antitumoral y se continuaba cada 6 horas durante 24. Los vómitos fueron completamente prevenidos y los efectos secundarios fueron despreciables.

Extraído de: Abrahamov A, Abrahamov A, Mechoulam R. An efficient new cannabinoid antiemetic in pediatric oncology. Life Sciences 1995;56(23-24):2097-2102.

Dalzell et al. 

Llevamos a cabo un ensayo comparando el nuevo cannabinoide sintético, la nabilona, con la domperidona oral (fármaco antiemético) en un grupo de niños que recibían idénticas dosis de quimioterapia para varios tipos de cánceres. 260px-NabilonaCompletaron el ensayo 18 de los 23, con edades comprendidas entre los 10 meses y los 17 años. Mientras tomaban la nabilona, presentaron un número significativamente menor de episodios de vómitos y náuseas, y 2 de cada tres prefirieron la nabilona. Los efectos secundarios más comunes del tratamiento con la nabilona fueron somnolencia y mareos, y un paciente que presentó alucinaciones. Estos resultados indican que la nabilona es un antiemético eficaz para los niños que reciben quimioterapia, incluso en los más jóvenes. Parece ser mejor que la domperidona y, aunque presenta efectos secundarios con más frecuencia, es mejor aceptada por los pacientes. Puede ser recomendada como terapia alternativa a los tratamientos antieméticos convencionales durante la infancia.

Extraído de: Dalzell AM, Bartlett H, Lilleyman JS. Nabilone: an alternative antiemetic for cancer chemotherapy. Archives of Disease in Childhood 1986;61(5):502-505.

 Fuente La Consulta de Kurilonko

por -
14 6.636 vistas
Contra el cáncer todo el esfuerzo

Eslovaquia.- De hecho, los cannabinoides (sustancias químicas del cannabis)  luchan contra las células cancerosas.

En los últimos nueve años, se ha llevado a cabo más de 20 grandes estudios que han encontrado que estos cannabinoides frenan la proliferación de muchos tipos de cánceres, incluyendo los tumores cerebrales, melanomas y cáncer de mama. Existe la evidencia de que los cannabinoides atacan directamente la actividad antitumoral.

Los efectos adversos del cannabis en comparación con los de otros fármacos  utilizados actualmente están clasificados como de “bajo riesgo”.

¿Qué puede hacer el gobierno cuando sus ciudadanos se ven afectados por enfermedades como el cáncer o la enfermedad de Crohn ? La despenalización de la marihuana es un gran comienzo!

Uno podría pensar que si los 800 científicos respetados que  están de acuerdo con el hecho de que el cannabis tiene un valor medicinal, sin embargo, por lo que nuestro gobierno federal debería  apoyar su uso en la medicina y promover nuevas investigaciones, pero por desgracia no lo hace. El mayor riesgo asociado con la marihuana medicinal es su ilegalidad.

¿Sabía usted que los investigadores saben que los cannabinoides pueden atajar el desarrollo de cáncer? Estos efectos antitumorales  de los cannabinoides  inhiben el crecimiento tumoral. Se ha demostrado que el THC destruye los tumores cerebrales malignos y alarga la vida. Sin embargo, la DEA todavía clasifica el cannabis, como si no tuviese  ningún uso terapéutico.

El cannabis medicinal ha sido utilizado durante siglos como un tratamiento natural para muchas enfermedades, si bien lo fue prohibido en 1937. Ahora, se está avanzando en las leyes sobre la marihuana medicinal y su uso en  nuevos tratamientos que se han redescubierto. Ahora, los agricultores cultivan cepas específicas para las cuales se diseñó la relación de cambio de THC / CBD y para tratar enfermedades específicas.

Los cannabinoides tienen un historial de seguridad real, sobre todo en comparación con otros ingredientes activos de otros medicamentos.

Se puede y se debe ganar al cáncer

En contraste con las creencias conservadoras de consumo de marihuana, independientemente de la cantidad utilizada no puede causar sobredosis mortal!

De acuerdo con la evaluación en 1995 elaborada porla Organización Mundialdela Salud, “hay informes de muertes por sobredosis de cannabis y la dosis estimada letal para los seres humanos extrapolados de estudios con animales es tan alto que no puede ser alcanzado por el usuario.” La mayoría de los fumadores de marihuana y los usuarios de cannabis esto lo sabían desde hace mucho tiempo y todavía no se sabe por qué el gobierno no?

 

Fuente Podstatné (eslovaco)

por -
1 1.577 vistas

Cuando se habla de la planta de la marihuana se tiende a pensar en su uso recreacional. Desde hace años, y gracias al auge de la investigación sobre cannabinoides, se conoce el potencial terapéutico de muchos los componentes de la marihuana y sus posibles aplicaciones terapéuticas. Así, es bien conocido el efecto paliativo que los cannabinoides (componentes activos de la planta Cannabis Sativa, comúnmente conocida como marihuana) ejercen en pacientes con cáncer, como por ejemplo, la atenuación de las náuseas y los vómitos provocados por la quimioterapia, la estimulación del apetito o la disminución del dolor de los pacientes.

Además de estos efectos, un estudio realizado en 2009 por investigadores de la Universidad Complutensede Madrid (UCM) junto con investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red sobre Enfermedades Neurodegenerativas (CIBERNED) dirigido por los investigadores Guillermo Velasco y Manuel Guzmán, demostró el poder anticancerígeno que presentan algunos de los componentes principales de la planta de la marihuana.

Más concretamente, este estudio, publicado en la revista Journal of Clinical Investigation, puso de manifiesto que el principal componente activo de la marihuana, el Delta-9-Tetrhidrocannabinol (THC), presenta efectos anticancerígenos sobre células tumorales de cáncer cerebral humano. Los investigadores dirigidos por Velasco y Guzmán demostraron en células de gliomas humanos en cultivo y también en modelos animales de laboratorio con tumores humanos, que el THC era capaz de inhibir o bloquear el crecimiento de los tumores cerebrales, mediante la inducción de la muerte celular (proceso conocido como apoptosis) y también mediante la inhibición de la vascularización de los tumores (proceso conocido como ansiogénesis). Además de todo ello, los investigadores también desentrañaron los mecanismos moleculares que intervienen en esta acción antitumoral del THC.

Concretamente, Velasco y su equipo observaron, tanto en células tumorales en cultivo como en ratones con tumores cerebrales, que la administración de THC producía la activación en cadena de una serie de proteínas (llamadas p8, Akt, mTORc) claves en el control de la supervivencia de la célula tumoral. Más específicamente, la activación de esta vía de señalización desencadenaría en un proceso llamadoautofagia, en el que la célula digiere algunos de sus propios componentes calves para la supervivencia celular, como por ejemplo las mitocondrias. Este estado de autofagia llevaría a la célula tumoral a la muerte, por un proceso programado llamado apoptosis.

En el presente estudio, los investigadores trataron los ratones con THC administrándolo tanto por vía intracraneal (directamente en la zona del tumor) como por vía intraperitoneal (mediante una inyección directa en el abdomen). Las dosis que usaron en ambos métodos de administración fueron las mismas. En los dos casos se observó una reducción considerable del tumor, de manera que se demostró que el THC se puede administrar tanto de manera local, como sistémica con igual efectividad.

Resultados esperanzadores también en humanos

Para confirmar que este efecto antitumoral del THC observado en ratones era igualmente efectivo en humanos, el equipo de Guillermo Velasco tuvo acceso a muestras de pacientes con glioblastoma multiforme recurrente que habían sido tratados con THC dentro de un estudio clínico piloto iniciado en 2006 en Canarias. Con este estudio los investigadores confirmaron que también en células tumorales de humanos el THC era efectivo, activaba las mismas vías de señalización intracelulares que en ratones produciendo también autofagia en las células tumorales.

Delante de estos resultados Velasco afirmó que aunque estos resultados eran positivos y esperanzadores “nadie debía pensar que el cannabis por sí solo iba a combatir el cáncer cerebral”. En esta línea, Velasco afirmó que “sería necesario utilizarlo y probarlo con otros compuestos, y que el futuro del cáncer pasará por terapias combinadas e individualizadas; no por una monoterapia”.

La administración combinada del principio activo de la marihuana y el fármaco antitumoral temozolomida podría ser eficaz en el tratamiento de los tumores cerebrales.

El siguiente punto de estudio de este grupo fue tratar de llevar todas sus conclusiones a un nuevo ensayo clínico con pacientes con cáncer para aplicarles una terapia combinada de cannabinoides con otros fármacos antitumorales. La investigación realizada en la Facultad de Biología de la Universidad Complutense de Madrid en colaboración con el Hospital Clínico San Carlos encontró que la combinación del THC con el fármaco temozolomida reducía fuertemente el crecimiento de tumores cerebrales en ratones.

Los investigadores llevaron a cabo este experimento en modelos animales con glioblastoma multiforme, un tipo de cáncer muy frecuente y agresivo debido a la alta resistencia que presenta a las terapias antitumorales. En este experimento demostraron que la administración de THC en combinación con el fármaco temozolomida estimulaba fuertemente procesos de autofagia en las células tumorales, conduciéndolas a la muerte de las mismas por un proceso de muerte programada denominado apoptosis yreduciendo así el crecimiento de las masas tumorales cerebrales en los ratones con glioblastoma.

En pacientes con glioblastoma multiforme existe un alto porcentaje de tumores que desarrollan resistencia a la temozolomida, que es el fármaco que se usa de manera habitual en el tratamiento de este tipo de cánceres. En este estudio, el equipo de Velasco ha demostrado que la administración conjunta de THC y temozolomida era mucho más eficaz en la erradicación de aquellas masas tumorales que son resistentes al tratamiento o solo con THC o solo con temozolomida. Así, este resultado sugiere que el uso de THC con temozolomida podría ser una buena opción de tratamiento para aquellos pacientes que desarrollan resistencia a la temozolomida.

Además de estos resultados, en este estudio los investigadores también demostraron como la combinación de THC con otro cannabinoide llamado Cannabidiol (CBD) (el segundo componente más abundante de la planta Cannabis Sativa, que no tiene efectos psicoativos) permitiría reducir las dosis de THC necesarias para que este ejerza su acción antitumoral. Según este estudio la combinación de THC y CBD a dosis bajas junto con la temozolomida resulta ser igual de eficaz en la erradicación del crecimiento de la masa tumoral. Resultados parecidos se obtuvieron al tratar a los ratones con temozolomida y el fármaco Sativex. Este fármaco contiene THC y CBD igual cantidad o dosis (ratio 1:1) y ya ha sido autorizado en España para el tratamiento de la esclerosis múltiple.

Todos estos resultados parecen ser esperanzadores y abren las puertas a la combinación de compuestos derivados de la marihuana junto con otros agentes antitumorales en el tratamiento de los tumores cerebrales. En este momento los investigadores manejan la posibilidad de impulsar un estudio clínico piloto con pacientes con glioblastoma multiforme recurrente con el objetivo de comprobar la eficacia real en humanos de este tratamiento.

Laura Cutando

Fuente E-ciencia

por -
0 1.067 vistas

El Gobierno de Israel aprobó hoy la normativa que regulará la importación y cultivo local de marihuana para usos médicos, que consumen miles de personas en el país.

“El Gabinete aprobó hoy las instrucciones y supervisión necesarias para el suministro de cannabis para usos médicos y de investigación, en reconocimiento de que el uso médico del cannabis es necesario en algunos casos”, informó la Oficina del Primer Ministro, Benjamin Netanyahu, en un comunicado.

“El Ministerio de Sanidad, en coordinación con la Policía israelí y la Autoridad Anti Drogas supervisarán dichas instrucciones y también serán responsables de la importación y el cultivo local (de cannabis)”, añade la nota.

Unas 6.000 personas consumen marihuana con fines medicinales en Israel, según indica el diario local “Haaretz”, la mayoría de los cuales sufre de dolores crónicos y enfermedades terminales.

La normativa aprobada trata de lograr que dichos pacientes tengan acceso a la droga, prohibida en el país, sin tener que acudir al mercado negro ni enfrentarse a problemas burocráticos. Sanidad considera imperativo regular la distribución de marihuana a los pacientes y establecer normas para controlar su uso médico.

El Ministerio planea importar los brotes de la hierba, que contienen la sustancia activa conocida como THC (Tetra Hidro Cannabinol), de países como Canadá y Holanda, “que han demostrado gran experiencia en el cultivo, control de calidad y supervisión de los ingredientes activos”, explicó el director general Boaz Lev.

Vía Ámbito.com