LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Tags Posts tagged with "Viajes"

Viajes

0 7.001 vistas

Viajes bhang Inc. , la primera agencia de viajes y eventos del cannabis, presenta el Crucero de Cannabis por primera vez desde Miami a Jamaica los días 21 al 26 de Enero del 2017. El Crucero Cannabico a Jamaica o del Caribe reunirá a los expertos, profesionales de la industria y entusiastas durante cinco días de diversión infundida de cannabis.

El primer día en Miami y a bordo de esta nave tan original y divertida habrá un cóctel de bienvenida privado que recibirá a tan divertidos cruceristas.

En el segundo día y en el mar, se realizarán una gran variedad de mini-talleres a cargo de profesionales de la industria tales como: médicos, enfermeras, trabajadores de la salud, cultivadores, abogados, especialistas en la tecnología, propietarios de dispensarios, de empresas de comestibles infundidos y muchos otros expertos de esta industria que ofrecerán su experiencia a los asistentes.

El tercer día, el crucero desembarcará en Ocho Ríos, Jamaica y se realizará un exclusivo recorrido por una granja jamaicana profesional de cannabis. Se caminará alrededor de las plantas de cannabis en muchas fases de su cultivo y se podrá ver las zonas en la isla donde la ganja se ha cultivado durante cientos de años. También, se visitará el pequeño pueblo pintoresco de Santa Ana, el lugar de nacimiento de Bob Marley y donde los cruceristas serán dirigidos por un guía rastafari que contará historias sobre la vida de Bob Marley, además de visitar la tumba del famoso cantante jamaicano.

El cuarto día se dirigirá a la isla de Gran Cayman.

El día 5 dará comienzo a bordo charlas con los profesionales de la industria del cannabis que responderán a todas las preguntas relacionadas con el uso de cannabis para la salud y el bienestar, y todas las dudas y cosas sobre el cultivo de cannabis. A continuación, ya por la tarde se inaugurará una feria donde los asistentes podrán mezclarse libremente con los ponentes y patrocinadores y ver de primera mano sus productos y servicios, terminando con un cóctel especial y la cena.

El día 6, tiene prevista la vuelta a Miami a las 8 AM.

El espectacular viaje incluye todas las comodidades que normalmente nos encontraríamos a bordo de un barco de cruceros, los asistentes podrán asistir a fiestas privadas, seminarios, talleres, ferias, y hacer una excursión a una granja profesional de cannabis, además del ugar de nacimiento de Bob Marley en Jamaica. Las plazas están limitadas y van desde $ 995 por persona en una habitación doble con vista al mar. El precio incluye tasas e impuestos.

La empresa Bhang Travel Inc. Se está convirtiendo rápidamente en el promotor de eventos y viajes de la industria del cannabis. Bhang Travel esta especializada en la combinación de destinos cannábicos internacionales y para expertos, profesionales y entusiastas en unas aventuras increíbles por tierra y mar. Los eventos organizados también incluyen Alaska Cannabis Cruise, Spannabis, viajes a los eventos y festivales, eventos especiales internacionales y el Anual Crucero Cannabis de Jamaica.

0 3.086 vistas

Hoy en día, los destinos o viajes  turísticos de cannabis están mucho más solicitados. ¿No te gustaría viajar a un lugar en el que puedas expresar tu amor por la planta de cannabis, sin que te molesten las autoridades? Hasta en los lugares donde el cannabis no es completamente legal, existen oportunidades. El turismo cannábico es actualmente una tendencia en el sector del turismo, una tan válida como los deportes acuáticos, los circuitos de aventura o las rutas enológicas.

¿Sigues sin saber a qué destino turístico cannábico ir este verano? ¿O ya has vuelto y estás planeando tu próxima escapada para superar la depresión de volver al trabajo? Sensi Seeds presenta en este artículo los 5 mejores destinos vacacionales para los aficionados al cannabis.

5 – Ámsterdam, Países Bajos

05-Top_5_legal_cannabis_destinations_amsterdam

Por supuesto, el hecho de que Ámsterdam es un destino turístico cannábico no es ninguna sorpresa para el consumidor medio. Incluso después de todos los recientes acontecimientos en materia de legalización del cannabis, ir de vacaciones a Ámsterdam sigue representando una experiencia que no se puede tener en ningún otro sitio. No obstante, aunque casi todo el mundo es consciente de ello, la hermosa ciudad – que resulta ser la sede de Sensi Seeds – ha sido relegada al último lugar de nuestra selección de los 5 mejores.

¿Por qué Ámsterdam?

Técnicamente, el cannabis no es legal en los Países Bajos, pero su política de tolerancia lleva en vigor desde hace décadas. Hay varias ciudades en el país en las que puedes comprar cannabis como turista. En cualquier caso, Ámsterdam siempre se ha considerado “la central de los coffeeshops”. A pesar de que se han cerrado muchos hace poco debido a las nuevas políticas relativas al cannabis, todavía quedan más de 150 coffeeshops en la ciudad, que ofrecen una gran gama de variedades y ambientes.

Resulta muy fácil manejarse por Ámsterdam, incluso para los que consumen por primera vez: los lugareños han perfeccionado el arte de ignorar su evidente estado de iluminación. Siempre encuentras comida para llevar deliciosa y para todos los gustos. Y, por supuesto, esta fantástica ciudad es sencillamente un placer para los sentidos.

Siéntate y pierde la vista cerca de un canal, y saluda a otros turistas que pasan de excursión en barco. Entra en un “bruin café” (café marrón) y prueba alguna cerveza holandesa. Intenta detectar al personal de Sensi Seeds, corriendo de un lado a otro con sus sudaderas de Sensi Seeds. Y, por supuesto, no nos olvidemos de la hermosa arquitectura, la cantidad de museos y numerosos parques disponibles para todos, que se pueden disfrutar mientras estás bajo los efectos de tu planta favorita.

¿Qué puedo hacer en Ámsterdam?

  • Comprar y consumir cannabis si tienes 18 años o más

El cannabis se puede encontrar en los coffeeshops, que son establecimientos en los que se puede comprar cannabis, además de sentarte y consumirlo, junto con un café o un zumo (en los coffeeshops no se vende alcohol). También puedes intentar llevar tu cannabis a un bar que permita su consumo en la terraza, o fumarlo al aire libre mientras te das un paseo.

A pesar de que el consumo público no es técnicamente legal en los Países Bajos, en la práctica, las autoridades hacen la vista gorda. Sin embargo, ten esto en cuenta antes de decidirte a entrar en una discusión con nuestros agentes de policía, siempre amables y serviciales. Puedes llevar encima 5 gramos de cannabis durante tu estancia en Ámsterdam o en los Países Bajos.

  • Informarte sobre la planta y su historia

Pásate por el Cannabis College para hacer un recorrido por los fundamentos de la ciencia cannabinoide, del cultivo y para hacer una visita guiada con uno de sus expertos. Además, el personal estará encantado de darte sus recomendaciones, tanto si buscas un coffeeshop concreto o una variedad de cannabis muy específica que encaje con tu estado de ánimo. También puedes analizar el cannabis, o utilizar sus vaporizadores y pipas de agua. Asimila toda la información, y camina un par de cientos de metros por la misma calle para entrar en el Hash Marihuana & Hemp Museum, seguido de la Hemp Gallery para recibir un curso rápido, y básico, sobre el cáñamo y sus múltiples usos.

4 – Estado de Washington, EE.UU.

04-Top_5_legal_cannabis_destinations_washinton-state

Puedes preguntarte por qué elegir Washington como destino cannábico si puedes ir a Colorado en su lugar. Puedes preguntártelo, pero recuerda que en la variedad está el gusto. Puede que Washington no sea precisamente la más emocionante de las experiencias cannábicas, pero ese es el motivo exacto por el que vas a querer elegirlo.

¿Por qué Washington?

A medida que la legalización del cannabis gana terreno en todo el mundo, tenemos que dejar de pensar en estos paraísos cannábicos recién descubiertos como tales. El estado de Washington tiene gran cantidad de actividades y visitas interesantes que ofrecer, y la escena de dispensarios de cannabis es sólo una de ellas – y no la más importante, con diferencia.

Transpórtate mentalmente a un (esperemos) futuro próximo, cuando tantas ciudades/países habrán legalizado el cannabis, que habremos dejado de contarlas. Hay numerosas ciudades preciosas en el estado de Washington, que son un placer absoluto en términos de entretenimiento, escena gastronómica, ambiente nocturno y actividades deportivas. Y no nos olvidemos de los innumerables parques estatales. ¿Qué te parece simplemente visitar Seattle y experimentarla como la mismísima Seattle de la que has oído hablar, en comparación con Ámsterdam III? Bueno… ¡pues ya puedes!
El estado de Washington es cada vez más conocido por ser mucho menos loco a nivel cannabis que el estado de Colorado, y puede que sea así siempre. ¡Y quizás es exactamente lo que necesita el mundo del cannabis!

¿Qué puedo hacer en Washington?

  • Comprar y consumir cannabis, si tienes 21 años o más

El estado de Washington tiene más de 200 dispensarios de cannabis repartidos por todo el territorio, con una alta concentración en grandes metrópolis como Seattle, Olympia, Bellingham, etc. El consumo público está prohibido, lo que significa que tienes que asegurarte de que tu alojamiento lo permite, o de que conoces a alguien que te abra las puertas de su casa.

  • Conocer la escena cannábica de Washington

Tienes a tu disposición varios circuitos diferentes, sobre todo en la ciudad de Seattle. Puedes visitar unas instalaciones de cultivo, hacer preguntas a los expertos en cultivo, y aprender sobre las diferentes etapas de la planta de cannabis a medida que crece hasta convertirse en el codiciado arbusto cubierto de cogollos que tú sabes oh tan bien.

  • Relajarte y participar

Además de la visita evidente a los mejores dispensarios y productores, hay muchas actividades que se pueden hacer para relajarse con cannabis en Washington. Masajes con infusión de cannabis, acceso a los bonitos y elegantes alojamientos donde se permite el cannabis, salas de fiesta con temática cannábica, etc.

3 – Barcelona, España

03-Top_5_legal_cannabis_destinations_Barcelona

El cannabis es casi legal en España desde hace décadas. Aparentemente, aparte de las raras y visibles Asociaciones Cannábicas o Clubes Sociales de Cannabis que se hacen un hueco entre la panadería del barrio y la tienda de alimentación de la esquina, el cannabis está ausente de los puntos más concurridos de las ciudades. Pero no es así exactamente. En Barcelona en especial, hay muchas maneras en las que puedes experimentar con tu planta favorita.

¿Por qué Barcelona?

Aquellos que están acostumbrados a recorrer Europa lo saben, Barcelona es una visita obligada en lo que a destinos cannábicos se refiere. Gracias a su carácter cosmopolita, puede ofrecerte lo mejor en términos de todo, desde entretenimiento a actividades culturales. La cultura cannábica no está omnipresente, pero de ti depende darte cuenta de los pocos indicios que demuestran que, de hecho, lo está. Plantas de cannabis que crecen en balcones, arte urbano que alude al tema, la abundancia de tiendas de cultivo o growshops, por mencionar algunos.

En enero de 2015, la comunidad autónoma de Cataluña cambió su normativa en materia de turismo del cannabis. Si decides apuntarte a una Asociación Cannábica, hay un período de 15 días durante los cuales no se te proporcionará nada de cannabis. Esto significa que tendrás que permanecer en el país durante más de dos semanas, o sacrificar algo. Por ejemplo, durante la primera estancia, puedes presentar tu solicitud en tu asociación preferida, para lo cual tendrás que presentar tu identificación, y llevar contigo a un miembro activo de dicho club o asociación. A partir de ahí, puedes volver y beneficiarte de las ventajas y productos sorprendentes ofrecidas por la asociación que hayas elegido.

¿Te preguntas por qué la Generalitat de Cataluña ha tomado estas decisiones? Pues bien, ve a comprobarlo por ti mismo. Hay un sinnúmero de cosas hermosas en la comunidad, incluido en Barcelona, y aunque el turismo cannábico no es un problema para los locales, quieren que disfrutes de todo lo que hace que no te la puedas perder.

¿Qué puedo hacer en Barcelona?

  • Comprar y consumir de cannabis si tienes 18/21 años de edad o más

Esto requiere un poco de preparación (véase más arriba), pero es posible. El cannabis obtenido a través de una asociación cannábica puede consumirse en cualquier entorno privado. Si quieres beneficiarte de las instalaciones de la asociación, en su mayoría son lugares muy agradables, muy del estilo del bar de tu barrio y de tu salón, informal pero totalmente equipado. Suelen tener vaporizadores y otros accesorios para fumar a disposición de los miembros.

  • Descubrir tus opciones

Las visitas guidas no suelen acercarse a ninguna instalación de cultivo. El primer objetivo de las Asociaciones de Cannabis es mantener su carácter privado, con el fin de proporcionar a sus miembros tranquilidad y privacidad. Sin embargo, los denominados “tours cannábicos” a menudo tienen como objetivo poner en contacto a los visitantes con la asociación que se adapte a sus necesidades y personalidades específicas. Incluye una visita guiada en tu primer viaje ¡para tener una buena visión general de lo que hay disponible!

  • No te pierdas el Hash Marihuana Cáñamo & Hemp Museum

Si has estado en el Hash Marihuana & Hemp Museum de Ámsterdam y quieres más, o si todavía no has tenido la oportunidad de visitarlo, no pongas mala cara, aún hay más. Su museo hermano, que se encuentra en el magnífico Palau Mornau de Barcelona, se merece tu tiempo, e incluye piezas que ni siquiera han visto nuestros visitantes de Ámsterdam. Más información aquí.

2 – Uruguay

02-Top_5_legal_cannabis_destinations_uruguay0.2

Uruguay acaba de empezar a definir las reglas para su nueva industria del cannabis. Por el momento, no existe un plan para permitir a los extranjeros no residentes comprar cannabis durante su visita temporal. El cannabis que se produce y se vende a través de sistema de gobierno del país está destinado a ser suministrado exclusivamente a los residentes y uruguayos. Pero esto no significa que Uruguay no sea un destino cannábico ¡por derecho propio!

¿Por qué Uruguay?

Llegados a este punto de la historia, y durante por lo menos los dos años próximos, Uruguay estará en una posición única de organizar su nuevo sistema de cannabis patrocinado por el Gobierno, mientras el resto del mundo observa. ¿Quién no querría ser testigo de una parte tan importante de la historia del cannabis?

Por descontado, como turista, no podrás consumir nada de cannabis uruguayo, a menos que un local amablemente te ofrezca un porro. Y como está prohibido revender el cannabis adquirido legalmente, podría ser una buena ocasión para hacer amigos de verdad.

¿Qué puedo hacer en Uruguay?

  • Moverte por una ciudad realmente cannábica, Montevideo

Por supuesto, no puedes aprovecharte de toda esta libertad, pero la segunda mejor opción es observarla: Uruguay despenalizó el consumo de cannabis en 1974. El cannabis puede consumirse en público igual que el tabaco. El hito de la legalización oficial puede representar un avance maravilloso, pero los locales, desde hace mucho tiempo, se han entregado a su cannabis de cosecha propia como droga recreativa que no es diferente al alcohol o a los cigarrillos.

  • Aprender más sobre Uruguay y el cannabis

La visitas guiadas te permiten ver la comunidad de cultivadores entre bastidores. Conoce a los cultivadores y pregúntales, comparte comidas con ellos, e intercambia apuntes.

  • Degustar el cannabis local

Como se menciona anteriormente, no se puede comprar cannabis si eres turista, y por vergüenza, depender exclusivamente de la voluntad de los uruguayos para compartir el suyo propio no debería definitivamente formar parte de tus planes. Sin embargo, muchas visitas guiadas disponibles incluyen degustaciones, basadas en ese principio de compartir. Algunas de esas visitas guiadas van hasta más allá, al permitirte dar unas caladas justo en las escaleras de la Asamblea Legislativa, donde se decidió la legalización total del cannabis.

1 –Estado de Colorado, EE.UU.

01-Top_5_legal_cannabis_destinations_colorado

¿Combinar los EE.UU. y su pasión sin fin por el entretenimiento con actividades que incluyen cannabis? ¡Sí por favor!

Colorado fue el primer estado de los EE.UU. en legalizar el cannabis con fines recreativos. Un poco más de dos años después y se confirma: la legalización no sólo ha llegado para quedarse, Colorado está más que listo para destronar a Ámsterdam ¡como el destino cannábico más atractivo del planeta!

¿Por qué Colorado?

Mientras que la mayor parte de la industria del cannabis – por lo menos, la parte dirigida al consumidor – se encuentra en la ciudad de Denver, hay en total más de 900 dispensarios de cannabis disponibles en todo el estado. Más del 70% de las jurisdicciones de Colorado han declinado ser parte de esta nueva aventura empresarial, pero esto todavía deja mucho espacio para que los turistas se diviertan.

En apenas tres años, la industria del cannabis de Colorado ha tenido tiempo para explorar sus nuevas opciones, y lo ha hecho. Un catálogo increíble de productos derivados del cannabis está disponible para los residentes y turistas en todo momento. Entre la variedad impresionante de productos comestibles, el acceso a variedades de cannabis ultra potentes criadas en los Estados Unidos, y la disponibilidad de combos intrigantes (cena + maridaje con cannabis, cannabis y yoga, etc.) … necesitarás más de una estancia para explorarlo todo.

¿Qué puedo hacer en Colorado?

  • Comprar y consumir cannabis, si tienes 21 años o más

No hay coffeeshops en Colorado. Al igual que en Washington, encontrarás dispensarios, en los que se pueden comprar cannabis en diversas formas, pero no se pueden consumir los productos comprados en el lugar. Técnicamente, el consumo público es ilegal. Teniendo en cuenta el carácter reciente de la situación, te recomendamos encontrar un lugar seguro para fumar/vaporizar, como por ejemplo, un tour cannábico o un alojamiento donde se permita consumir.

  • Conocer la industria

Si quieres saber más sobre el cannabis y cómo maneja el estado de Colorado su industria, hay un montón de visitas guiadas de temática cannábica disponibles. Puede visitar instalaciones de cultivo y ponerte al tanto de su funcionamiento, así como ver otras partes de la industria: cómo se fabrican los concentrados y las extracciones, cuál es el ciclo de vida de una planta de cannabis comercial, etc. También se puede echar un vistazo al mundo de las pipas de vidrio.

  • Divertirte con el cannabis

No nos malinterpretes, el cannabis es estimulantemente divertido por sí solo. Pero lo que nos gusta de los profesionales del cannabis de Colorado, es su tendencia a la diversión hasta el extremo absoluto. Además de los evidentes tours cannábicos informativos (véase más arriba), hay muchas otras opciones que tener en cuenta. Podrías tomar clases para aprender a cocinar con cannabis, a pintar bajo su influencia, o a hacer tu propia pipa de cristal, podrías hacer un visita guiada gourmet, o un tour, un poco menos gastronómico, para picar y saciar las ganas de comer que da el cannabis… las posibilidades son infinitas.

  • Sentirte mimado

¿Te gusta el cannabis, pero aún así prefieres pasar unas vacaciones un poco más convencionales? Sin lugar a dudas, Colorado ya tiene todo lo necesario para una estancia agradable, sin importar la estación. En ese caso, querrás considerar la posibilidad de beneficiarte de la comodidad de poder viajar y pasar el día con un poquito de cannabis. Muchos servicios se ofrecen para recogerte a tu llegada al aeropuerto, te dejan en un dispensario para hacer tus compras importantes, y, finalmente, te llevan amablemente hasta tu alojamiento. Se ofrecen servicios similares para llevarte de compras en cualquier momento durante tu estancia, y para hacerlo con estilo, lo que en la escena cannábica de Colorado va desde limusinas privadas a autobuses de fiesta equipados con barras de dabs y, presumiblemente, descuentos increíbles en dispensarios selectos.

¿Te ha gustado esta selección que hemos hecho de destinos turísticos cannábicos?

En Sensi Seeds, creen que cualquier lugar puede ser un destino cannábico. ¡NO lleves tu propio cannabis a un sitio donde sea ilegal! Pero no dejes de hablar con la gente de la zona, donde quiera que estés. Nunca te olvides de detectar plantas en la naturaleza. ¡No dejes de imaginarte cómo sabría un delicioso postre tradicional en forma comestible! Busca siempre el lado cannábico de las cosas.

by Sylent Jay

2 4.908 vistas

Tan pronto en EEUU es un tema algo tabú como que se va a la corriente principal, las empresas encontrarán la forma de atraer el dinero de su “tía millonaria”. Con el impulso de la legalización de la marihuana, el futuro de fumar marihuana va a ser mucho más amable y “chic” de lo que te puedas imaginar. ¿De qué diablos estamos hablando?

# 4. Habitación y comida… con marihuana

B & B son esos pequeños hoteles adorables donde tus padres se van de vacaciones cuando quieren hacer algo totalmente especial. Un B & B en Denver llama a colocarse Hideaways ahora está cobrando 200 dólares por noche, con la esperanza de atraer a una clientela de gama alta cuya idea de un buen momento es contemplar el infinito, mientras que disfruta durante horas y horas.

26DOWDsub-master675

Los padres también tienen derecho a su espacio “con humo”

El objetivo de este hotel B & B es separar al conocedor de cannabis exigente del “consumidor bajo” con aroma a pachuli que debe esperar en las colas de los dispensarios de la ciudad. Además, Get High Hideaways es un espacio “-sin ropa”-nudista amable, que hace que sea posiblemente el más divertido y / o el lugar en el planeta perfecto para celebrar las bodas de oro de tus abuelos.

# 3. Cenas de diseño… con marihuana

La cocina con marihuana ha recorrido un largo camino desde hace años, desde los infames días cuando la gravedad era demasiada poderosa y se comía un Cheeto envuelto tela de araña que encontró debajo del sofá. El año pasado, un restaurante aclamado por la crítica de Nueva York hizo una cata privada de un menú totalmente infundido con THC,  que básicamente incapacitaba a un crítico. Considerando que algunos amantes de la cocina de Colorado están experimentando con eventos BYOC vaporización con la alta cocina .

 Edible event in January  Refugee stories from Aurora

“Si te comes estos platos no pienses en ir a trabajar después”.

Se están poniendo de moda un restaurante de sushi en Colorado  que comienza alentando a los clientes a coincidir el cannabis que se mezcla con diferentes pescados crudos y un individuo al azar que vende trufas con marihuana en un cubo de cobre en un parque de San Francisco teniendo una puntuación muy alta en paginas web especializadas.

# 2. Marihuana Tours … ON, UH, WEED

Algunos de vosotros podéis haber visitado una cata de vinos en una tarde de ocio, una de las pocas ocasiones en la buena sociedad, donde es socialmente aceptable conseguir estar borracho al mediodía o escupir merlot por todas partes como un vaquero tuberculoide. Bueno, Colorado Washington están dando al Napa Valley un plazo para su dinero en  visitas guiadas de marihuana y que ponen de relieve estos aspectos de la economía local del cannabis como dispensarios de marihuana, artesanos de soplado de vidrio, restaurantes especializados y presumiblemente las gradas de la escuela secundaria más aisladas y “ese estanque donde Ron vio un pato caminar hacia atrás “.

2l9mfi9

“Si pagas por el paquete premium te colocarás hasta en una caminata lunar”.

Pero puedes ir colocado en las giras? En Colorado si, por lo menos, desde $ 100 hasta más de $ 1.000, el operador turístico proporcionará espacios seguros para fumar (recuerda,  no se puede fumar en cualquier lugar en Colorado ) con el servicio de transporte de destino a destino hasta el momento. Y por si fuera poco, estos serán viajes privados para tranquilizar a los fumadores y no tener ningún disgusto policial.

# 1. Bodas … con marihuana 

El alcohol ha sido un elemento básico en las bodas desde que los padres necesitan un par de whiskies para convencerse de que podían bailar. Pero parece que, con la creciente aceptación pública de la marihuana, los discursos de la boda pronto serán más laberínticos, esotéricos, y es probable que cuentan con el mejor hombre de aire guitaring de Alan Parsons Project sin ninguna razón discernible.

ring

“Llegan celebraciones de bodas con un toque especial”

Los planificadores de bodas de Colorado ya están creando nuevas formas creativas para cobrar a sus clientes más de dinero, tales como barras de marihuana y – citamos un planificador:

“… ‘cogollos tonnieres’ donde su flor en el ojal de la chaqueta se hace con un pequeño cogollo de cannabis de la elección personal del miembro de la boda – sativa o indica […] para que después de las formalidades de la ceremonia, puedan eliminar el elemento, lo pongan en el regalo de la fiesta de la boda, que es una pipa y a fumarla “.

Esto suena caro, pero al menos la novia y el novio ahorraran dinero al no contratar una banda y en lugar de entretener a los invitados con un ordenador portátil con languidez rizando el visualizador de iTunes.

Fuente Craked

0 2.627 vistas

Jamaica –”Viaje con nosotros si quiere fumar lo mismo que Bob Marley” podría ser el eslogan de cualquier agencia jamaicana de viajes en un futuro no muy lejano. El turismo especializado en un atractivo que está en auge, muchos empiezan a ver el cannabis como un aliciente para viajeros. En la prensa canadiense leíamos esta semana un articulo que hacía referencia a Jamaica y su potencial en este tipo de viajes.

El valle de Napa y Sonoma tiene sus rutas del vino en Estados Unidos, los viajeros acuden a Escocia para degustar los finos whiskies de malta. Sin embargo, en Jamaica, los agricultores están ofreciendo otro tipo de viaje para un tipo diferente de viajero

Llámalo ganja viaje: ahumado, místico. Técnicamente estos viajes ilegales a algunas de las plantaciones de marihuana ocultos por la isla, donde los turistas pueden degustar buenas cepas como “purple kush” and “pineapple skunk.”

La rutas pasarían por lugares como Nine Mile, la pequeña ciudad natal de la leyenda del reggae, y famoso por su amor a la marihuana, Bob Marley. Aquí, en las montañas verdes del centro de Jamaica, los“dreadlocked” escoltan a los visitantes curiosos a una granja de plantas de marihuana de un color verde oscuro creciendo en exteriores de tierra rojiza. Recorridos similares se ofrecen a las afueras de la localidad occidental de Negril, una zona mística de cannabis donde los viajeros llevan décadas acudiendo a fumar ganja.

“De aquí es la sinsemilla original, favorita de Bob Marley. Y de aquí es es el chocolate zorrillo, Una hierba especial para las mujeres”, le dijo a un reportero mientras le mostraba varias variedades en parcela un agricultor de cannabis apodado “Breezy”

Mientras que en estados de EEUU como Colorado y Washington la han legalizado y el gobierno de de Uruguay se está moviendo para entrar en el negocio del cannabis, la planta sigue siendo ilegal en Jamaica, donde se le conoce popularmente como “ganja”.

A algunos les gustaría ver el cambio, con cada vez mas defensores vocales diciendo que Jamaica podría dar a su debilitada economía un impulso, aprovechando el hecho de que la isla tan famosa por su marihuana, ya que saldrían ganando las playas, el turismo, la música reggae, etc

El ministro de Justicia Marcos Golding dijo a The Associated Press que el gobierno es consciente de los esfuerzos de la legalización en otros lugares, y llamó a la cuestión “dinámica y en rápida evolución.”

“Vamos a revisar el asunto a la luz de los recientes acontecimientos en este hemisferio”, dijo Golding sobre la despenalización en un correo electrónico.

La Coalición de Reforma Legislativa Ganja, un grupo de islas que le pide al gobierno que despenalice y regular la marihuana, se prepara para acoger una conferencia internacional en la capital Kingston a finales de este mes y donde se incluyen las perspectivas de comercialización de cannabis entre los temas

Jamaica’s-Solar-Industry-Need-Not-Wait-for-Approval-Any-LongerA pesar de su imagen internacional y relajada y con reputación de país rasta, Jamaica es un lugar conservador y religioso.

La marihuana esta generalizada, pero prohibida en la isla desde 1913. El cultivo ilícito de marihuana ha disminuido desde la década de 1970 debido a la competencia mundial y la guerra liderada por Estados Unidos contra las drogas. Sin embargo, Jamaica es el principal proveedor de marihuana a los EE.UU. y los turistas del Caribe a menudo no necesita mirar más lejos que el vestíbulo del hotel para la asistencia y compra de cannabis.

“Ya hay un alto grado de turismo de marihuana en Jamaica, que simplemente no se llaman así”, dijo Chris Simunek, editor en jefe de la revista High Times, con sede en Nueva York.

En Nine Mile, Breezy dice que los estadounidenses, alemanes y cada vez más los rusos han viajado a su pequeña granja y ha probar su cosecha. No habido compradores para el viaje de $ 50 esta mañana, pero entraron un par de autobuses llenos de turistas de cruceros que iban a la casa de niño de Bob Marley, y más de una docena se han alineado con entusiasmo para comprar bolsitas de hierba de los amigos de Breezy, que venden a través de un agujero en el pared al lado de la casa museo.

“Puedo conseguir cosas más fuertes, pero hay algo realmente especial acerca de fumar marihuana en Jamaica. Quiero decir, que esta es la marihuana que inspiró a Bob Marley”, dijo un turista de 26 años de edad, de Minnesota, que sólo se identificó como Angie.

Una guía de vacaciones llamado Jamaicamax promete organizar excursiones ganja a la zona de Negril. Pero hay una salvedad: en primer lugar tienes que fumarte un porro de marihuana con el guía, probablemente para demostrar que no eres policía.

“Después de fumarse un porro dan a conocer lo que llevará uno de los mejores tours-ganja en Jamaica y se fumará o comerá tanta ganja que le hablará a sí mismo Bob Marley “, dice el sitio web de viajes.

Más de una década después de que una comisión del gobierno, dijese que la marihuana estaba “culturalmente arraigada” y recomendase la despenalización del uso personal para adultos, los políticos y hombres de negocios influyentes están presionando para que Jamaica deseche los viejos temores de enojar a Washington y afloje las leyes.

Henry Lowe, un prominente científico jamaiquino que ayudó a desarrollar un medicamento derivado del cannabis para el tratamiento de glaucoma en la década de 1980, dijo que la isla podría convertirse rápidamente en un centro de turismo de la marihuana y de la investigación. “La gente podría venir a Jamaica para tratarse y el turismo de salud de la marihuana medicinal porque siempre ha sido nuestra tradición y nuestra cultura.”

Funcionarios contratados de la India se cree que llevaron la planta a Jamaica en el siglo XIX. Su uso como planta medicinal se extendió rápidamente con personas que utilizaban el té ganja para aliviar dolores y otros que la utilizan empapando ron con marihuana ron como remedio para el resfriado. Por la década de 1970, la marihuana se hizo aún más popular debido a estrellas del reggae rastafari como Marley y Peter Tosh.

Por ahora, las bandas criminales dominan el comercio de marihuana de la isla, y las guerras en parte por son por las ganancias de su venta que han azotado Jamaica. Sin embargo, los defensores dicen que la despenalización o legalización cambiarían los beneficios de manos alejandolos de las pandillas y ahorrando dinero que va para arrestar y encarcelar a usuarios de marihuana.

rasta_sexy_girl_by_darkjavier23Para Breezy y sus amigos, las reformas no llegaron a tiempo.

“El gobierno debe liberar la marihuana pronto, el hombre, porque es una cosa natural, una cosa espiritual”, dijo Ventoso antes de meter las narices en un macizo de plantas de marihuana y tomar una agradecida aspiración. “Y a los turistas les encanta.”

Fuente Ctvnews

1 169 vistas

En Denver, donde está legalizada esa droga con fines medicinales, una empresa estadounidense prepara un paquete turístico que incluye estadía en un hotel “amigable”, talleres prácticos en los cuales te enseñan a cocinar el cannabis así como diferentes formas de cultivo.

La empresa de Colorado My 42 Tours preparan el lanzamiento de un tour dirigido conocer todo acerca del cultivo y cocina de hachís. “Por supuesto, Denver será el primer lugar de Estados Unidos en ofrecer turismo de cannabis”, afirmó James Walker, director ejecutivo de My 42 Tours.

El paseo, según informa el portal 24horas.cl, incluye talleres prácticos de cannabis, así también cocina creativa con marihuana con chefs famosos. Habrá demostraciones y dispensarios de cultivo de hachís, y se ofrecerán entradas a eventos temáticos y conciertos sobre el cannabis. Además, los precios varían desde niveles VIP a económicos y habrá disponibilidad de hoteles amigables con la marihuana “Pot-friendly”.

La iniciativa surge luego de que recientemente el Estado de Colorado legalizó el consumo de marihuana con fines recreativos, por lo que diferentes negocios han iniciado su venta y ahora también su promoción.

1168El tour invita a mayores de 21 años que deseen experimentar unas vacaciones con consumo de marihuana legal sin salir de los Estados Unidos. El recorrido también pasará por instalaciones comerciales de marihuana medicinal, además de varios lugares de cultivo.

El paquete se ofrece en el marco de la “Primera Semana Anual del Cannabis del Mundo”, que se celebrará del 17 al 21 de abril de 2013. Por lo que se espera que el primer tour se desarrolle el 20 de abril.

Fuente Uniradio

1 1.061 vistas

IMG_1033En España hay un puente muy bondados a principios de diciembre. El 6, 7 y 8 de diciembre no hay clases en ninguna universidad de Madrid y España entera, así que decidí hacer un viaje con unos amigos venezolanos a la tierra de los tulipanes y la marihuana (legalizada).

Tuvimos la oportunidad de conocer Amsterdam, Delft, Rotterdam y Den Haag (La Haya). Lo primero que se nos hizo difícil de ignorar es la cantidad de nieve que había y el frío que hacía. Había nevado un montón esos días, y comparado con Madrid, el frío era insoportable. A pesar de ello, pudimos disfrutar bastante del viaje y hasta tuvimos la oportunidad de drogarnos de manera legal y alguno que otro estuvo a punto de follar legalmente con la prostituta más atractiva y bella que hemos visto en nuestras vidas.

En comparación con España, Holanda no es el país idóneo para ir de copas todos los días y tapear algo para variar. Es muy caro, en comparación, repito. Sin embargo, nunca está de más escapar del frío de la calle y entrar en un cálido bar del centro de Amsterdam para tomar una cerveza negra que reconforte y repotencie para continuar con la caminata de reconocimiento por la ciudad.

Debido a que fuimos a conocer nuevos sitios y culturas, mantuvimos la mente abierta a la hora de entrar en un “coffee e0c7f4c7c7db1ae4a24f26d3169e99b4_XLshop”, los típicos sitios donde se puede conseguir marihuana y brownies graciosos. Eso hicimos y compranos nuestra respectiva ración de porros y brownies. Lo único que puedo decir al respecto es que los porros caen bien al principio, pero si no se está acostumbrado a ellos, las náuseas que puede dar son terribles. Los brownies son otro asunto. Me gustaron tanto que me compré uno por cada día que estuve en Holanda. La sensación no es tan intensa, pero suficiente como para poder reirte del chiste más estúpido que pueda decir uno de tus amigos. Un efecto colateral de los brownies es el hambre atroz que te da cuando acaba el efecto. Recuerdo haber asaltado la nevera de un amigo para robarle una pasta fría y sin salsa alguna y comérmela con las manos, acompañándolo con un delicioso queso holandés (el cual me comí a mordiscos directos). No recuerdo haber disfrutado tanto una comida este año.

También llegamos a ver los maravillosos hongos alucinógenos tan famosos, pero ninguno de nosotros tuvo los cojones para comprar alguno de esos. Hemos visto suficientes vídeos de sus efectos por Youtube que nos han permitido tener un oportuno nivel de respeto hacia ellos.

images (77)Otro lugar digno de mención en Holanda (en Amsterdam, para ser más precisos) es el Red Light District. Puedo decir con propiedad que en mi vida es visto putas tan hermosas. Parecían ángeles. Me dañaron la cabeza, se insertaron en mi mente como un troyano informático, que se sigue ejecutando en un ciclo infinito, sin poder finalizar el proceso forzosamente. Debo destacar a una chica, a quien bautizamos Kari, que no pudimos evitar mirar en su vitrina por unos preciosos 3 o 4 minutos. La chica nos hacía señas con su índice para que fuéramos a ella y pasáramos un buen rato. Al ver que no éramos de los fáciles, empezó a esmerarse un poco más, y a hacer movimientos de penetración que nos dejaron estupefactos (ahí se empezó a instalar el troyano). No conforme con ello, agarró una escoba que tenía cerca y empezó a hacer gestos de sexo oral con el palo de la misma. ¡Eso es amor al trabajo, mierda! Por ello la bautizamos Kari, porque no hemos visto persona con más ánimo y carisma en horario laboral. La ‘k’ en lugar de la ‘c’ es porque estábamos en Holanda, y allí no se suele utilizar la ‘c’ con sonidos de ‘k’. Ninguno de nosotros hizo nada, pero no porque no tuvieramos ganas o nos diera asco, sino porque todos somos caballeros… y los caballeros no tenemos memoria.

 

Fuente Un latino por Europa. Un venezolano que se busca la vida en Europa…

 

0 880 vistas
Suelen llamar la atención las ofertas que KLM acostumbra a anunciar a destinos de todo el mundo y, sin embargo, puede pasar desapercibida la que ofrece a su ciudad sede, Amsterdam. Lo cual es una lástima porque tiene tarifas tan económicas que parten de 99 euros.
Así, reservando billete desde Madrid para las 20:20 del viernes 18 de noviembre y regresando desde el aeropuerto de Schiphol a las 7:05 de una semana después, el viernes 25 del mismo mes, el precio total del viaje sumaría 98,28 euros con tasas, recargos y gastos de gestión incluidos. Las únicas condiciones son que no se admiten cambios ni cancelaciones.
Claro que la capital holandesa está muy bien enlazada desde España desde la implantación de las compañías low cost, por lo que es posible encontrar muchas alternativas en precios, horarios, aerolíneas y ciudades de salida recurriendo a nuestro buscador para consultar otros vuelos baratos a Amsterdam. Es fácil y rápido.
La ciudad de los canales no sólo es famosa por esas lenguas de agua que la recorren dándole el sobrenombre de Venecia del norte. También tiene importantes atractivos culturales, como una amplísima red de museos (Rejkmuseum, Museo Van Gogh, la casa de Anna Frank…), iglesias transformadas en centros, puentes, viejos torreones y dos elementos que atraen a miles de turistas cada año: el Barrio Rojo y los coffee shops.
Estos últimos son los exponentes de la curiosa tradición y tolerancia en el país por la marihuana y el cannabis, que también tienen su museo y un evento que se celebra durante las fechas del ejemplo anterior: la Cannabis Cup, entre el 20 y el 24 de noviembre. Patrocinado por la revista High Times, muestra todas las variedades de la droga blanda, su cultivo, forma de preparación, ritual de consumo y utilización como complemento en gastronomía, cosmética, joyería, etc.

0 1.717 vistas

Diferentes regiones y países del mundo tienen diferentes culturas, gastronomías y tradiciones. Esto es evidente, bien conocido y se refleja a menudo en las opciones de compra que la gente hace, la gente compra cualquier cosa, desde acero, café hasta la electrónica de diferentes lugares debido a la calidad, el precio y la necesidad. Pero cuando se trata de marihuana y semillas de cannabis, la gente suele olvidar que el país de origen marca la diferencia. Echemos un vistazo a algunas de las zonas más famosas del mundo por consumo de cannabis y su producción.

  Acapulco

La mayoría de las personas en el mundo ha oído hablar de Acapulco Gold, aunque algunos no saben exactamente lo que es o piensa que es un metal precioso. Acapulco Gold es en realidad una variedad de cannabis conocido por su potencia, en comparación con otras variedades. Originalmente sólo desde el área alrededor de Acapulco, esta cepa de  marihuana comenzó a ser llamada “Oro” por el color amarillo / dorado de sus hojas. Sin embargo, la naturaleza y la calidad premium de la marihuana que produce conduce a un alto precio y la apodada “Oro”  llegó a representar el carácter de la clase alta en lugar de su color. El nivel de THC (la principal sustancia psicoactiva del cannabis)  es muy alto en las Acapulco Gold y ha hecho de esta cepa de marihuana  una mercancía muy buscada.

California

Usted no pensaría que Estados Unidos con su extraña clasificación de la marihuana y de opiniones de droga dura que sería un buen lugar para el cannabis, pero podría estar equivocado. Una parte de California, en particular, es famosa por ser la capital del cannabis en los EE.UU.. Una zona conocida como el Triángulo de la Esmeralda en el norte de California es la mayor superficie del país en producción de cannabis. Comenzó como una industria artesanal, donde cualquier persona con una pocas semillas de marihuana y un jardín tenía una cantidad para ellos y tal vez un poco de dinero. Hoy la industria se ha vuelto mucho más comercial (aunque ilegal) y se ha extendido a través de estas zonas de California. El Triángulo de Esmeralda es perfecto para el cultivo de cannabis por  su clima templado y grandes extensiones de paisaje para el cultivo, aislado de las miradas indiscretas.

 Jamaica

Jamaica tiene una larga historia con la marihuana con más de 150 años. La isla está a menudo asociada a la marihuana (cannabis), gracias a las conexiones con el rastafarianismo y los autores famosos de consumo de marihuana como Bob Marley y los Wailers. Mientras que el consumo de cannabis no es tan endémico como la cultura popular nos hace creer (que es técnicamente ilegal en el país), es una parte definida de la cultura del país, y con frecuencia un componente en los rituales y prácticas religiosas de los rastafaris. Aquellos que siguen la religión de ver la marihuana como una sustancia poderosa que abre las mentes de las personas y ayuda a la meditación , los  Rastafari son campeones priorizando la ganja sobre el uso sobre del alcohol o de otras drogas.

Estas son sólo tres las áreas del mundo que tienen unos fuertes vínculos con la marihuana y con la plantación de semillas de marihuana como alternativa a la siembra de otros cultivos por dinero en efectivo o para uso personal. Sin embargo, hay muchas más, con otros tipos de variables y que se potencia y se va desarrollando cada año.

 Traducción La Marihuana

Fuente NewSau

 

0 3.694 vistas

Por Gorgeus.

Hoy quiero hablar un poquito de Jamaica, un lugar que siempre me ha llamado mucho la atención.

 

¿Qué tendrá ese país, el 166 en cuanto a tamaño y el 131 en cuanto a población, para ser tan célebre en el resto de la Tierra? No es sólo la yerba, que también, sin varios detalles que hacen de esta isla de Las Antillas un lugar especial.

¿Sabíais que Cristobal Colón fundó en la isla hoy conocida como Jamaica una ciudad llamada Nueva Sevilla?

 

Al final se arrepintieron y la trasladaron junto a Castilleja de la Cuesta (chiste local).

 

Supongo que el motivo, invasiones inglesas aparte, de que no perdurase esta denominación fue lo poco recomendable que resultaría la existencia de una Sevilla allá donde la Marihuana crece de manera natural, como si fuesen Jaramagos. Madre mía, lo más cercano a la bíblica Babilonia.

 

Por suerte, unos simpáticos británicos invadieron el lugar y lo llenaron de esclavos africanos que, mucho tiempo después, son el habitante típico de Jamaica, ya que el 76% de los jamaicanos son de color. Negro, casi siempre. El idioma oficial es el inglés, by the way.

 

Hay que evitar el tópico de que estos señores son personas que van todo el día fumadas, con rastas kilométricas, diciendo “yeeeah meen” todo el rato y que son más flojos que un muelle guita.

 

Au contraire, esta nación ocupa un lugar destacado en el Olimpo de los deportes. Además, en las modalidades que más impresionan, que más dejan en evidencia el poderío físico de un ser humano. Las distancias cortas y explosivas son terreno jamaicano, como se encargan de demostrar en la actualidad los dos grandes velocistas Asafa Powell y Usain Bolt.

Es una pena que sean tan malos jugando al fútbol, porque se agradecería mucho ver a algunos de estos portentos subiendo y bajando bandas a la velocidad del rayo. Sólo han estado en un Mundial, el de Francia, pero no pasaron del grupo de clasificación.

 

Sin embargo, eso no quiere decir que no haya afición al deporte rey. De hecho, el mayor ídolo musical y cultural del país era un gran aficionado al balompié.

En efectivo, al bueno de Bob le gustaba, de vez en cuando y entre canuto y canuto, echar una pachanguita (pagaría por saber traducir “pachanguita” al inglés) con los colegas rastafukis.

 

¿Qué decir de Bob Marley? Un símbolo ya no sólo de su nación o del Reagge, sino que también del ‘buen rollito’ a nivel global, y de la gente a la que le gusta mucho el fumercio, pues también.

 

Y es que Jamaica es un lugar muy musical. El reagge o el ska, géneros autóctonos, tienen seguidores en cualquier lugar del mundo.

 

Por eso de que son un referente a la hora de mover el esqueleto, me alarma más el tipo de baile que practican en sus expediciones nocturnas los jóvenes jamaiquinos.

 

Esta modalidad de ‘baile’ se denomina Daggering, es una versión extrema y perversa del perreo reguetonero y ha provocado lesiones de gravedad a sus intrépidos practicantes en las partes en las que os podéis imaginar tras verlos danzar.

 

El Daggering hace que esa frase popular que asegura que bailar es “la frustración vertical de un deseo horizontal” quede obsoleto. Estos muchachos no se cortan a la hora de darse puntazos salvajes on the dance floor.

Por último, hay que recordar que en las entrañas de este paradisiaco lugar nació una religión, tan atípica dentro de lo que son las religiones, como lo es el Daggering dentro del baile: Los Rastafaris.

 

El nombre viene de ‘Ras’ que significa Príncipe, y ‘Tafari’, el nombre de Tafari Makonnen (es su alias, en realidad se llamaba Haile Selassie), último emperador de Etiopía y representante de Dios (Jah) en la Tierra. El Cristo rastafari, pa entendernos.

 

Lo que nos interesa de estos señores es que a la marihuana la llaman Ganjah (Hierba sagrada), y creen que fumarla es una ayuda para la meditación profunda que te acerca a Jah.

Tiene sus raíces en el cristianismo, no te creas, e incluso aluden a ciertas citas de la Biblia en las que ellos interpretan que les invitan a fumar cada planta de este planeta. Es lo que tiene la Biblia, que unos creen que les manda fumar porros y otros creen que les exige denigrar a los homosexuales, por ejemplo.

 

En fin, queridos niños, que parece ser que Jamaica es un lugar distinto, por muchas cositas, asi que habrá que ir a visitarlo y, por supuesto, “Donde fueres, haz lo que vieres”  😉

 

Fuente ElreductoPitillero

4 20.272 vistas

El rentable narcotráfico entre Marruecos y Europa no beneficia a los miles de campesinos que producen la droga en el Rif, una región olvidada donde el cannabis sigue sin tener alternativas reales

Una potente industria local. Miles de plantas de cannabis son recogidas en verano y se secan graneros de Ketama (Marruecos) para elaborar hachís. Una vez secas, las plantas se pelan  para ser apaleadas sobre un bastidor y así lograr que el polen se filtre a una palangana. Son necesarios unos cien kilos de plantas de cannabis para obtener un kilo de este polen

 

Los policías marroquíes destinados a custodiar el exterior de una embajada europea en Rabat cultivaban una afición secreta. Hasta el día que los pillaron. No eran tomateras sino cannabis las matas verdes que crecían en los macetones de hormigón colocados sobre el asfalto para impedir atentados terroristas con coche bomba. Llamaron la atención de uno de los agentes que prestaba servicio en la legación diplomática y desde arriba ordenaron su eliminación inmediata.

Este suceso reciente, inimaginable en otros países pero que no causó altercado diplomático alguno, explica la relación especial que, desde hace cientos de años, mantienen los marroquíes con la planta de la que se extrae el kif y el hachís. El cultivo es ilegal pero tolerado por las autoridades especialmente en las denominadas zonas históricas como Ketama, en la cordillera del Rif, donde los principales ingresos de la población provienen del cannabis, estrella del campo desde el siglo XV.

Ni siquiera las autoridades españolas se preocuparon de prohibir este cultivo durante el protectorado y Mohamed V, el sultán que se convirtió en primer Rey tras la independencia del país en 1956, emitió un «dahir» (decreto) favorable para algunos pueblos al que se siguen aferrando los campesinos de Ketama, pues aseguran que ni Hasán II ni Mohamed VI lo han revocado.

Pero independientemente de las triquiñuelas legales e históricas que algunos quieran aprovechar, Marruecos no sería hoy en día el primer productor y exportador mundial de hachís —la resina que se obtiene del cannabis— sin la demanda del mercado europeo, que ha aupado a la vecina España como primer país del planeta en incautaciones con un total del 45 por ciento, según los últimos datos de la ONU.

Hace casi un lustro que Mohamed VI puso en marcha un plan para eliminar las plantaciones. Las 134.000 hectáreas censadas por la Organización de Naciones Unidas para las Drogas y el Crimen (ONUDC) en 2003 se han ido reduciendo hasta las 60.000 de 2008, según datos del Ministerio del Interior. La destrucción se ha centrado casi en exclusiva en provincias que, como Larache o Taunate, acogieron el cannabis a partir de los años setenta y ochenta al olor de las crecientes exportaciones de hachís a Europa.

Pero mientras unos destruyen, otros se suben al carro del negocio. De los cien detenidos en la operación contra el tráfico internacional desplegada en las últimas semanas, setenta son agentes de la Gendarmería, la Marina y las Fuerzas Auxiliares. El Gobierno trata de ganar credibilidad informando de la mayor redada de este tipo llevada jamás a cabo.

Mientras tanto, la columna vertebral del Rif sigue siendo territorio vedado para ese plan de eliminación. Las autoridades reconocen, sin querer ser citadas directamente, que sin alternativa real sería temerario poner fin a este cultivo ancestral en una tierra de bereberes tradicionalmente arisca con el poder central árabe. Así es como lo ilegal se vuelve apto a ojos de todos por motivos económicos, sociales, culturales e históricos.

Sorprende sin embargo que la millonaria onda expansiva del hachís no salpique el norte de Marruecos de riqueza y progreso. Muy al contrario, la pobreza, el subdesarrollo y la falta de infraestructuras campan a sus anchas en una región cuyo epicentro es Ketama. Basta comprobarlo recorriendo la columna vertebral rifeña por la carretera que lleva de Chauen hacia Alhucemas.

En el café Laanasser un joven detecta de inmediato al guiri que firma este reportaje y acude a ofrecerle mercancía. Dicen que el dueño del establecimiento purga cárcel por trafico de hachís, pero recomiendan no preguntar por ello y seguir la ruta.

Casas y casuchas

Unas pocas casas llaman la atención desde las laderas por nuevas, grandes, recargadas y aparentemente bien construidas. «Puedes imaginarte de quién son», explica L, un vecino de Chauen que acompaña al reportero como intérprete. Destacan en medio de «duares» (aldeas) con casuchas de tejado de hojalata ondulada. Incluso en poblaciones importantes como Bab Berret el asfalto desaparece convirtiendo la travesía en un auténtico fangal que camufla de manera peligrosa los socavones.

El firme mejora más adelante pero la nieve se multiplica según se asciende hacia Issaguen, donde el peso de los copos acumulados ha convertido la estructura de la gasolinera en un amasijo de hierros sobre los surtidores. La transición a la vecina Ketama no tiene precio. El caos de las bocinas de taxis, camiones y autobuses compite con los vendedores del zoco, cuyos tenderetes se asientan sobre nieve que alguna vez debió de ser blanca. La cobertura del teléfono móvil se esfuma.

«Los proyectos del Estado nos tienen olvidados», se queja Redouane El Azzouzi, un joven de 31 años que ocupa la vicepresidencia municipal. «Todo es por el hachís. Se creen que somos ricos, pero esto no es vivir en el siglo XXI. Ni carreteras, ni agua potable, hay cortes constantes de luz…». La retahíla sigue sin que el reportero tenga que preguntar. «Y además otro problema: los gendarmes y los responsables de Aguas y Bosques. Van contra los cultivadores. Les piden dinero y si no obtienen nada los envían a la cárcel. Ketama es una gran prisión».

En el café donde una familia local da cita al periodista los viejos fuman kif en pipa y los jóvenes lían generosos canutos que embriagan el ambiente. Aterriza media docena de extranjeros con mochilas, sacos de dormir y una enorme sonrisa colectiva. Son los únicos turistas. No se ven mujeres por las calles. Ni agentes de uniforme, a diferencia de otras poblaciones. Impera el modelo de hombre ocioso «prisa mata», salvo los que suben y bajan de los vehículos que atraviesan la carretera principal.

El viejo Mercedes en el que nos trasladan asciende por una pista de barro sin apenas echar de menos la tracción 4×4. Hay más de medio metro de nieve que va dando forma de puzzle blanco a las parcelas que, hasta avanzado el verano, acogieron las plantas de cannabis y que ahora se secan en dos graneros que nuestros anfitriones muestran abriéndose camino con palas. Son tres familias cuya subsistencia depende de los aproximadamente diez kilos de hachís que producen al año. Para cada kilo hacen falta cien kilos de plantas.

Ariculo completo ABC

4 7.221 vistas

Hemos encontrado esta información en la web de AMEC y nos ha parecido interesante reproducirla, espero que a vosotros también os parezca interesante.

Un mundo cannábico

El propósito del siguiente texto es informar a los consumidores sobre el tipo de legislación que existe en otros países. No se pretende animar a nadie a que vulnere las leyes del estado que visita, sino informar sobre las consecuencias que puede tener fumarse un canuto y que cada cual obre según crea más conveniente. Por supuesto, en el caso aquellos países con legislaciones duras, recomendamos a quien lea este texto que extreme las medidas de prudencia. Como norma general, vale el dicho castellano de “donde fueres haz lo que vieres”.

Es decir, antes de liarte un peta mira a ver lo que hacen los que están alrededor, y fíjate si hay más gente que fume. Ante la duda, es mejor quedarse sin fumarse un porro que tener un serio problema legal que dé con nuestros huesos en una celda. En la legislación, no nos hemos fijado en las penas por tráfico, sino que se examinan las leyes para los supuestos de posesión (entendida como tenencia para uso personal) y consumo.

Alemania

A falta de una legislación más permisiva, la costumbre de detener a los consumidores está en desuso entre policías y jueces. En algunas ciudades (Colonia, Hamburgo, Berlín…) hay barrios o centros ocupas en los que el hachís se vende descaradamente, al igual que sucede en el famoso barrio de Cristiania, en Copenhague (Dinamarca).

Argentina

No sólo está prohibidísimo fumar, sino que tampoco se puede hablar del cannabis de modo imparcial, porque podemos tener problemas. El consumo y las posesión, siguiendo el modelo estadounidense, llevan penas de arresto.

Bélgica

El Reino de Bélgica despenalizó el consumo y la posesión de pequeñas cantidades de cannabis en el año 2001. Tampoco existen sanciones administrativas, como en España. El consumo en la calle y espacios públicos sí que está multado.

Brasil

Al igual que en todo el Cono Sur, la ley sanciona con penas de arresto la posesión de pequeñas cantidades, así como el consumo en lugares públicos. Como ocurre en Argentina, su policía es corrupta (la coca mueve millones en esos países), tiende a emplearse con violencia y tiene muy mala leche con los mariguanos (fumetas en brasileño).

Chile

Cárcel por consumo y posesión. Dentro de las legislaciones restrictivas del Cono Sur, Chile se lleva la palma, algo que tampoco extraña, dado que es el país más religioso y tradicionalista de toda esa región (para que os hagáis una idea, el divorcio no está contemplado por las leyes).

China

Al igual que en todo el Extremo Oriente, en China los castigos por tenencia de drogas para uso personal son durísimos. Según un reciente informe, el 90% de las condenas se dan por cantidades no superiores a los 10 gramos de la sustancia prohibida. La posesión de más de 50 gramos puede llevar a la condena a muerte en un país que ejecuta a más de 3000 presos al año.

Estados Unidos

El país occidental más duro con los fumetas el también el país con mayor número de consumidores y el primer productor mundial de marihuana para abastecer su gigantesca demanda interna. Como te pillen con un miserable porro te vas a la cárcel unos días.

Si te cogen con más, mucho cuidado. Las penas por tener cantidades más o menos importantes (50-100 gramos) pueden subir a algunos años de cárcel sin posibilidad de reducción de condena. Esta feroz política contra los consumidores de cannabis, además de desproporcionada no cuenta con ninguna oposición en la sociedad (salvo de las asociaciones de consumidores, claro).

Las drogas son un tema tabú si no se va a hablar para condenar su uso y demonizar a los consumidores. Los principales medios de comunicación respaldan sin críticas estas políticas y el debate brilla por su ausencia (por ejemplo, las cadenas de televisión insertan tramas antidroga en las series en virtud de acuerdos firmados con el gobierno).

Egipto

En el Valle del Nilo el cannabis está socialmente aceptado desde hace milenios. Es relativamente fácil de encontrar en los cafés de las grandes ciudades (especialmente en El Cairo y Alejandría) y en zonas rurales, principalmente del Delta del Nilo. Es un hachís distinto al marroquí, para fumar en cachimba mezclado con tabaco, pero que también tiene su gracia. Si la policía te coge con algo y no es una cantidad muy cantosa, la cosa se arreglará con una propina (o siendo turista, igual ni eso). Eso sí, como te pillen con una buena cantidad encima, conocerás las cárceles egipcias. De todas formas, como en la mayoría de países en vías de desarrollo (Turquía, Marruecos, México…) es muy difícil que la policía registre así como así las maletas de turistas occidentales (al menos en las zonas más turísticas).

Francia

Teóricamente la posesión de pequeñas cantidades y el consumo se pena con meses de prisión y se producen unos 800 arrestos de consumidores al año. Sin embargo, cada vez más frecuentemente, los jueces y los fiscales se niegan a seguir adelante con procesos abiertos en consumidores. Cuidado porque, en virtud de la Ley 630, que prohibe la apología de las drogas (además de difundir información), llevar una simple camiseta con una hoja de marihuana puede suponernos algún que otro contratiempo con la justicia.

Según testimonios recientes, la actitud de la policía ha cambiado y los propios agentes hacen la vista gorda ante la posesión de cantidades pequeñas, haciendo más seguros los viajes de los fumetas. Pero ojo, esto no se aplica en los trenes que vienen de Ámsterdam ni en las autopistas que conectan Francia con Bélgica y los Países Bajos, rutas en las que habrá que tener especial precaución.

Finlandia

La posesión y el consumo se condenan penalmente, aunque se puede evitar ir a la cárcel acudiendo a terapia de desintoxicación.

Gran Bretaña

En julio de 2002 se ha aprobado la descatalogación del cannabis como droga tipo B a tipo C (más inofensiva). A partir de mediados de 2003 no se penalizará a los consumidores, ni administrativa ni penalmente (hasta ahora eran detenidos y enjuiciados). En el caso de que se esté consumiendo en algún lugar “sensible” (cerca de colegios, etc.), la policía podría confiscar la china sin mayores consecuencias. Aunque los políticos tienen un año para preparar la ley, de momento no se plantean permitir cofee-shops, aunque los grupos por-legalización presionan por ese lado. Como curiosidad, añadir que por 15 euros, no conseguirás comprar más de un par de gramos, cosas de los países ricos.

Grecia

La situación no está clara y la represión de las autoridades contra los consumidores ha sido muy dura en el pasado. Ahora mismo, con la ley en la mano, te podrían llevar ante el juez por un porro o llevar una piedra encima. Sin embargo, esto no es, ni mucho menos, la práctica habitual. Salvo que sean cantidades escandalosas, la policía tiende a ser comprensiva, aunque la precaución nunca está de más.

Holanda

Desde hace 25 años en los Países Bajos se permite el consumo y la compra de pequeñas cantidades en los famosos coffee-shops. Gracias al sistema de coffee-shops, las autoridades holandesas han logrado separar totalmente los mercados de las drogas duras y las blandas. Las cifras hablan por sí mismas: en el país de los tulipanes hay un tercio menos de heroinómanos que en España y la mitad de consumidores de cannabis (en ratio por 1.000 habitantes).

También es el país europeo con menor tasa de contagio de VIH y otras enfermedades venéreas entre heroinómanos. Sin embargo la legislación holandesa tiene aún un par de puntos negros, uno es que el cultivo no está legalizado y el otro son las fuertes multas que se pueden imponer a quien consuma cannabis en la vía pública. Otro efecto positivo de la legislación holandesa son los millones de turistas que se acercan a conocer los coffee-shops cada año.

India

En las regiones en las que el cannabis (en el norte del país, hacia el Himalaya) está socialmente normalizado, ningún problema. Si te pilla un madero en estas zonas, la cosa se arregla con una propina en dólares. Sin embargo, allí donde el cannabis no está aceptado, te pueden enmarronar, y la pena por fumarte un simple porro o llevar una china puede costar de 5 a 10 años de cárcel.

Italia

Tras décadas de dura represión el consumo, así como la tenencia de pequeñas cantidades, se sancionan administrativamente, según un modelo bastante reciente que se ha inspirado en el español.

Jamaica

En la isla de Bob Marley el cannabis está socialmente aceptado desde hace siglos, lo que equivale a una legalización de facto (aunque las autoridades del país tienen que hacer la parodia de que luchan contra los cultivos para que el emperador de Washington no les ponga en la lista negra de los que no colaboran). Lo más difícil es que, siendo un turista europeo, se pueda conseguir a precios competitivos maría de primera calidad. Los isleños se reservan lo mejor de la cosecha para sus propios pulmones.

Kenia

Aparte de sus famosos safaris y parques naturales, el aeropuerto de su capital, Nairobi, es una escala frecuente en los vuelos que unen Europa con la India y el sudeste asiático. Fumarse un porrito en la parada para hacer más llevadera la espera es muy mala idea. Penas de 10 años de cárcel por consumo y tenencia.

Luxemburgo

Al igual que Bélgica, esta pequeña nación ha despenalizado el consumo y la posesión de pequeñas cantidades para uso personal. Hasta donde sabemos, no se ponen multas, si bien es mucho mejor no fumar en la calle.

Mali

Hace milenios que la yerba es conocida y querida por los habitantes de este país. En general las autoridades hacen la vista gorda y si hay algún problema se puede resolver mediante un soborno.

Marruecos

Técnicamente la posesión de pequeñas cantidades no está castigada. Sin embargo, si un policía te encuentra algo, es más que probable que tengas que soltarle una buena propina. Tranquilo, es la norma del país. Si te cogen con cantidades importantes cuidado. El tráfico a pequeña escala se castiga con penas de entre dos y diez años de cárcel. A gran escala, de 10 a 20 años. Como curiosidad, añadiremos que el hachís es tan abundante en el Rif como escaso y valorado en el sur del país. De todos modos, cuidado cuando os mováis en coche.

México

Una bolsita de marihuana de unos 5 gramos puede valer alrededor de 2,50€. Técnicamente, la ley no pena a quien se le coja con alguna droga ilegal para uso propio, siempre y cuando sea la primera vez. Pero si te coge la policía el tema se solucionará con la habitual mordida (como llaman los mexicanos al soborno o propina), en cualquier caso es mejor que enfangarse en un kafkiano proceso donde todos van a querer sacarte algo (es exactamente el mismo caso que el de Marruecos).

Noruega

Como el resto de los países nórdicos, Noruega no es especialmente tolerante con los consumidores de cannabis. Penas de arresto que se pueden evitar acudiendo a un centro de desintoxicación.

Pakistán

A pesar de que esté prohibido, la tenencia de pequeñas cantidades no acarrea mayores problemas (si no se va por ahí fumando en cualquier sitio). Al igual que en la vecina India, en las regiones en las que se cultiva el cannabis no hay mayor problemas para el visitante que el de elegir el material de mejor calidad y regatear con el vendedor. La heroína causa estragos en algunas partes del país, como es el caso de su principal puerto, Karachi, por lo que las autoridades tienen que preocuparse de problemas más importantes que el del cannabis.

Portugal

Nuestro vecino inició una reforma de sus leyes sobre el cannabis basada en el modelo español que ha despenalizado, además del cannabis, la posesión de pequeñas cantidades de sustancias como el éxtasis o la cocaína. En el caso concreto de los canutos, la piedra que se permite llevar encima debe ser de 10 gramos como máximo, aunque la gardinha (equivalente luso de nuestra pintoresca Guardia Civil) tampoco se mosqueará mucho si hay algo más (ellos son los primeros que dan por hecho que lo de los 10 gramos no se cumple al pie de la letra).

Sed cuidadosos a la hora de fumar en espacios públicos en pueblos de las zonas del interior, donde no son tan permisivos como en zonas de costa como el Algarbe, o en ciudades como Oporto o Lisboa, donde no es raro ver a alguien fumando. Los inmigrantes procedentes de África (angoleños y mozambiqueños, principalmente) manejan buen hachís a precios competitivos en algunas zonas de las grandes ciudades como en el Bairro Alto lisboeta.

Rusia (y repúblicas ex soviéticas)

En ciudades como Moscú o San Petersburgo no es difícil encontrar cannabis (una de las palabras que usan los rusos para nombrarlo se pronuncia plan). Al país llega hachís de Afganistán y sobre todo, marihuana autóctona, que crece silvestre en muchas regiones de las estepas deshabitadas de Siberia y que se cultiva en la Rusia europea desde el Neolítico. Eso sí, mejor que no te pille la policía: además de ir a una celda, corres el riesgo de sufrir los malos tratos que han hecho tristemente célebres a las fuerzas de seguridad rusas. A pesar de todo, esta planta no es una de las prioridades de los responsables de la lucha antidroga, dado que el éxtasis y las drogas de síntesis arrasan entre los jóvenes y que la heroína ha alcanzado a mucha gente en las antiguas ciudades industriales soviéticas, con el consiguiente problema de la extensión del VIH.

El tema de las drogas es casi tabú en la sociedad rusa y en sus medios de comunicación. En el Asia Central (Tadjikistán, Uzbekistán, Kazajstán, etc.) y en países como Ucrania o Georgia la situación es parecida, aunque el paquete que te puede caer es mayor. También las policías de estos países son fácilmente corrompibles si hay algún problema (no como la policía rusa, que es de lo poco que siguió funcionando bien tras el fin de la URSS en 1991).

Senegal

En Senegal hay también marihuana (igual que en casi todos países del África Subsahariana). Su consumo está socialmente aceptado y relativamente tolerado por las autoridades. Para cualquier problema, las propinas a la policía ayudan como en otros muchos países.

Suecia

Tiene el dudoso honor de ser el país de la UE con la legislación más dura en materia de drogas. Allí se puede dar la situación de que la policía obligue a un ciudadano a que se haga un análisis de sangre en una comisaría para comprobar si ha consumido o no cannabis. Para que os hagáis una idea, ni siquiera el alcohol es bien tolerado: incluso los borrachos son detenidos en las calles por la policía y obligados a pasar la borrachera en comisaría.

Suiza

Mientras en el Parlamento se debate una ley federal que autorice la posesión de pequeñas cantidades de cannabis para su consumo, en unos estados de manera oficial, y en el resto de hecho, unos 200 locales dispensan marihuana, técnicamente sólo a ciudadanos suizos, aunque no son muy exigentes con la documentación (basta un abono de tren para que certifiquen que eres residente).

Allí, el cultivo y consumo de cannabis está normalizado socialmente desde hace siglos, pero ahora se salvaguardarán por escrito los derechos de los cultivadores. Legalizar la tenencia es un primer paso, tal y como ha reconocido el gobierno suizo, y posteriormente la legislación se completará con normas relativas al consumo y a la compra-venta de cannabis.

Desde que se ha promovido la normalización, el turismo a aumentado en los verdes valles suizos y en las estaciones de esquí, antes reservadas a las élites europeas, en las que cada vez se dejan ver más aficionados al snowboard procedentes de todas las partes del mundo.

Turquía

Es relativamente fácil encontrar cannabis en los cafés de las grandes ciudades (Estambul, Ankara) y en ciudades costeras como Izmir o Antalya (que son centros vacacionales para los propios turcos). Más que producción nacional, es hachís procedente de Líbano o Afganistán. Si te coge la policía, ya sabes, soborno al canto (y mejor que no te cojan con una cantidad importante). Se suele fumar en pipas de agua con buen tabaco turco.

Fuente Amec

0 2.238 vistas

delicias holandesas

Gente que pasea en bicicleta, casas del siglo XVI, extensos canales e infinitos puentes, museos variados, desde el dedicado a los tatuajes hasta los que atesoran obras de Rembrandt, Van Gogh o el arte de vanguardia.
Zona Roja, donde desde los ventanas se ofrecen las prostitutas, y los coffee shops, donde se puede tomar un café o consumir marihuana, entre otras «drogas blandas» que aparecen en el menú, y en medio de una decoración que puede recrear los tiempos de la psicodelia o presentar una severidad monacal.
Amsterdam, culta, liberal, polifacética, es ante todo una de las ciudades más bellas y románticas de Europa. Proponemos una decena de lugares que merecen visitarse en la capital de Nederland, ese país donde la argentina Máxima Zorreguieta es la princesa Máxima de los Países Bajos.

1 Al llegar, al salir, al pasear, usted tendrá que, inevitablemente, pasar por la imponente Estación Central (Stationsplein), donde confluyen trenes provenientes de toda Europa. Lo sorprenderá saber que está construida sobre una isla artificial, junto al centro histórico. Desde allí parte la mayoría de los tours.
2 Cuando los alemanes ocuparon la ciudad en 1940, Otto Frank mudó su negocio de especias a Prinsengracht 263 y convirtió «la casa de atrás», las dependencias de servicio, en un refugio donde ocultarse con su familia y ocultar a la de un amigo de las persecución a los judíos. Desde que comenzó ese encierro, una de sus hijas llevó el que hoy es el famosísimo «Diario de Ana Frank», del cual ha habido incontables ediciones, versiones teatrales y cinematográficas. En ese lugar, en la actualidad, está el Museo Casa de Ana Frank, al que llega en peregrinaje anualmente alrededor de un millón de visitantes para ver las fotos y los afiches que Ana pegaba en las paredes, entre otros testimonios conmovedores.   fans holandesas
3 Frente a la plaza Dam, la más importante de la ciudad, está el Palacio Real, que fue la sede del reinado de Luis Bonaparte, el hermano de Napoleón, y de Guillermo I de Orange. Hoy, cuando no es utilizado en ciertas ocasiones para ceremonias y recepción de figuras mundiales por la familia real, está abierto al público y en verano se realizan exposiciones históricas y artísticas.
4 La Warmoestraat es la calle más visitada en la parte vieja de la ciudad porque allí se inicia esa Zona Roja mundialmente famosa por la prostitución instalada allí desde la Edad Media, con sus ventanas bañadas con luces rojas de neón donde las «trabajadoras sexuales» se exhiben tratando de atraer clientes, donde se suceden los sex shops, shows eróticos y pornográficos en teatros, y clubes nocturnos; y los coffee shops, bares que ofrecen «drogas blandas», que, si bien en los últimos tiempos, se ha intentado reducirlos, es una de las grandes atracciones turísticas.
5 El caudaloso río Amstel está atravesado por los puentes más bellos de la ciudad. Allí está la llamativa Stopera, sede del municipio de Amsterdam y de su teatro de ópera más importante, el Muziektheater, y no demasiado lejos, el Teatro Real Carré.
6 El Museo Rembrandt está en Jodenbeestraat 4, en la casa en que el pintor vivió. Hay aguafuertes de paisajes, retratos y autorretratos, escenas cotidianas y desnudos, las habitaciones en donde pintaba o daba clases.

7 La zona de la Plaza Leidse es muy concurrida por la variada oferta teatral, musical, el casino, los numerosos bares, pubs y clubes nocturnos. Hay artistas callejeros de todo género, y se pasean turistas de todo el mundo. La plaza se puebla de malabaristas, tragafuegos, mimos, para diversión de los turistas visitantes.
vater8 En Paulus Potterstraat 7, en la Museumplein, la zona de los museos, está el internacionalmente famoso Museo Van Gogh, de sorprendente diseño, que guarda la colección más importante del mundo de obras de Vincent Van Gogh, con cerca de unas 700 pinturas y dibujos, y cuadros de sus amigos: Gaugin, Manet, Monet y Toulouse-Lautrec. A unos pocos pasos, en Stadhouderskade 42, con obras de Rembrandt y Vermeer, entre otros, Rijksmuseum, Museo Nacional de Arte e Historia de los Países Bajos, es uno de los más importantes del mundo, sus colecciones abarcan del siglo XV al XX, destacándose la pintura holandesa del XVII, el «Siglo de Oro» holandés.
9 Por su parte, en Paulus Potterstraat 13, el Museo Stedelijk ofrece una extraordinaria colección de pintura expresionista, pop art y arte abstracto, así como fotografía, video, escultura y arte industrial, junto a una gran colección muy heterogénea de monedas, joyas, relojes antiguos, platería, que fueron punto de partida del museo en 1895.
10 Yendo a la zona de Plantage está el Artis Zoo, cuyo lema Natura Artis Magistra significa la naturaleza es maestra de las artes. Resultan imperdibles el Acuario, el Museo Geológico, el Planetario, el Invernadero de Plantas Tropicales, la Granja de los Niños y la Sabana Africana. Hay 700 especies de aves, mamíferos, reptiles, insectos y peces de todo el mundo.

Fuente Ambito

0 1.036 vistas

Fiesta pakistaní en Lahore, marihuana y tambores para la celebración

Lahore, Pakistán.

Para aquellos que piensan que Pakistán está integrado sólo por la línea dura, todo el tiempo, quizá tres actividades en un festival anual de esta localidad pudieran llegar como toda una sorpresa.

Miles de fieles musulmanes rindieron tributo al santo patrono de esta ciudad oriental de Pakistán bailando, tocando tambores y fumando marihuana.

No es una imagen normalmente asociada con Pakistán, país cuya atormentada región fronteriza del oeste acapara las noticias. Sin embargo, es una parte importante de cómo se practica el islam aquí, tradición que se remonta mil años hasta las raíces del islam en el sur de Asia.

Es el sufismo, forma mística del islam traída al sur de Asia por pensadores errantes que difundieron la religión al oriente desde la península Arábiga. Llevaron un mensaje de igualdad que fue profundamente atractivo para sociedades indígenas desgarradas por la casta y la pobreza. Hasta hoy, santuarios sufís sobresalen en el islam porque permiten el libre acceso a las mujeres.

PAKISTAN LAHORE FESTPero si los bailes, giros, cantos, tamborazos y el caleidoscopio de la muchedumbre constituyen alguna indicación, el sufismo sigue teniendo un poderoso atractivo.

“Hay explosiones de bombas por doquier, pero la gente no se aleja”, notó un cajero bancario de 36 años, de nombre Nayibulá. “Cuando llega la celebración, la gente tiene que bailar”.

Los fieles habían venido de todos los rincones de Pakistán para conmemorar la muerte del santo, Ali bin Usman al-Hajveri, místico del siglo XI. Conocido aquí como Data Ganj Baksh actualmente, o Dador de Tesoros, el místico de habla persa viajó a Lahore con invasores del centro de Asia, con base en datos de Raza Ahmed Rumi, escritor paquistaní y experto en sufismo. Se estableció en las afueras de la ciudad, una parada en la ruta comercial hacia Delhi, fundó un centro de meditación y escribió un manual sobre prácticas sufís, dijo Rumi.

Muy poca gente aquí conocía muchos de los hechos la semana pasada, pero, al parecer, eso no tuvo importancia. Los bailes y tambores fueron parte de un ritmo natural de la vida que, después de casi 10 siglos, era tanto sobre la cultura como lo era sobre la fe.

“¡Es un festival de felicidad!”, gritó un cocinero, Muhamed Nadim, sobre el clamor, cuando le preguntaron qué se estaba celebrando. “Aquí la gente se siente reconfortada”.

“Los sufís no han difundido el terrorismo”, notó Naeem Ashraf Rizvi, con su hijita sobre su regazo. “Nosotros somos sus víctimas”.

La violencia, dijo, ha dañado no solamente a Pakistán, sino también la reputación de los musulmanes, de quienes dijo que “son vistos con ojos recelosos por todas partes del mundo”.

Después, agregó: “Nosotros estamos condenando la violencia, pero nadie nos está escuchando”.

Peor que la violencia, notó Rizvi, era la debilidad del gobierno, que parecía incapaz de lograr mucho de cualquier cosa. Una ocupación militar tampoco era la respuesta. La única solución, dijo, era una revolución del pueblo, como la de Irán en 1979.

No obstante lo anterior, en Pakistán, donde el analfabetismo es rampante y los dirigentes están más ocupados luchando por el poder que volviendo realidad una visión política, ese es un deseo lejano.

“Todos están callados”, dijo. “Ellos aún no están escuchando. Están dormidos”.

Fuente Siglo21

2 1.412 vistas

holiTambién beben ‘bhang’, un brebaje hecho a base de hojas de marihuana

La llegada de la primavera se festeja pintando a los demás de colores

Es la fiesta más pagana del calendario indio, el día en que todo vale y el país entero juga a pintarse de colores. En Holi se celebra la llegada de la primavera y se ingiere ‘bhang’, una bebida hecha a base de hojas de marihuana que según la tradición es un regalo del mismísimo dios Shiva.

Los niños persiguen a los mayores con pistolas de agua coloreada, las calles se llenan de fiestas espontáneas en las que todo el mundo está invitado a un trago de ‘bhang’, y es imposible huir de la celebración más colorida del año.

BhangEntre tanto alborozo, algunos aprovechan el descontrol reinante para permitirse hacer lo que el resto del año está prohibido. Al grito de “No te enfades, es Holi”, muchos jóvenes se convierten en vándalos y atacan a las chicas o simplemente se dejan llevar por el ‘bhang’. No es de extrañar, pues, que en algunas zonas de las ciudades el Holi se haya convertido en una fiesta casi exclusivamente para ellos.

“Para mí, Holi es el peor día del año. Me lo paso encerrada en casa y lo único que hago es ver la televisión y esperar a que termine esta locura colectiva”, asegura Swati, una estudiante de Delhi. Sin embargo, para sus compañeros de campus la situación no es para tanto y supone una ocasión perfecta para dar rienda suelta a su alegría: “Vengo de un pueblo donde siempre hay sequía, y jugar a Holi significa estar manchado durante días y días, porque para hacer desaparecer los colorantes se necesita mucho agua. En Delhi es mejor, y además hay más libertad”, sonríe Vinod.

Seguir leyendo Elmundo

0 333 vistas

La capital del cannabis en Canadá

A Vancouver a veces también se la llama “Van Amsterdam”, una referencia al papel que la marihuana ilegal tiene en la comunidad. El partido pro-legalización B.C. Marijuana tiene una tienda en el centro, y un estudio de 2006 colocó el valor anual del cultivo de marihuana en la Columbia Británica en 7.000 millones de dólares canadienses. Gran parte de la potente “BC Bud” es exportada a Estados Unidos.

Los partidarios de los Juegos dicen que la cita será buena para los habitantes de Vancouver y que la ciudad podrá ser disfrutada tanto por los visitantes como por los millones de personas que verán el evento por televisión.

“Pienso que la gente apreciará lo que nuestra ciudad mostrará, pero la calidez de la gente perdurará como un gran recuerdo si nunca antes han estado aquí”, dijo Griffiths.

Griffiths señaló que la opinión de los canadienses sobre los Juegos podría depender de algo que está más allá del control de los organizadores: si el equipo masculino de hockey gana la medalla dorada el último día de competencia.

vanhockeyEl hockey tiene un estatus casi religioso en Canadá, que no ganó medallas de oro en ningún deporte en las dos citas que organizó previamente, los Olímpicos de 1976 en Montreal y los Juegos de Invierno de 1988 en Calgary.

Fuente Elmundo

0 353 vistas

cofeeshopVisitar Holanda es, por ejemplo, conocer Ámsterdam y sus increíbles edificios arquitectónicos, pero es también conocer cómo es la vida nocturna y los rincones más extraños de una ciudad apasionante.

Uno de los sitios que más curiosos atrae es la Zona Roja o Red Light District, lugar donde podremos ver a gran cantidad personas fumando marihuana libremente. Aquí, la ley establece que no hay penalidad para el consumo de marihuana, como así también para la prostitución, lo cual convierte a la Zona Roja en un sitio que por las noches recibe miles de jóvenes.

ansterdamPor ejemplo, la legalidad del consumo de marihuana permite que entremos a un bar y en la carta figuren algunos productos en base a la marihuana con sus respectivos precios. La noche en Amsterdam es verdaderamente increíble, pues su libertad permite divertirse sin impedimentos pero con un cierto control. Por ejemplo, uno de los sitios más visitados es Mazzo, un bar donde podremos bailar y escuchar lo último de la música electrónica.

En Abraxas –catalogado como coffee shops- podremos también disfrutar de la música y solicitar a los camareros marihuana o algún producto en base a la droga. Aquí son muy conocidas las cervezas aunque más conocida aún es la noche y el baile a cargo de los más destacados DJ’s. En la Zona Roja se encuentra el bar Winston, uno de los pocos bares donde no se escucha música electrónica pero sí se podrá oír el mejor blues y rock en un ambiente más tranquilo.
La noches es tan impactante y tan larga que los sitios nocturnos son muchos, como por ejemplo Bimbhuis (jazz), IT (house), Club Arena (música de las décadas del 60, 70 y 80) y muchos más.

Fuente Turisbot