Guerra civil por la marihuana

Guerra civil por la marihuana

por -
0 443 vistas

EEUU.- El Departamento de Justicia dice que se propone hacer cumplir de forma agresiva las leyes relacionadas a la marihuana en California, aun cuando los electores aprueben una iniciativa en la papeleta del 2 de noviembre para legalizar la droga.

El anuncio hecho por Eric H. Holder Jr., el secretario de Justicia, ha sido el último recordatorio de cuán alineado está el Gobierno contra la iniciativa popular: docenas de juntas editoriales, candidatos al puesto, el gobernador Arnold Schwarzenegger y otros funcionarios públicos.

Sin embargo, a pesar de esta oposición -o quizás, hasta cierto modo, debido a ella- la medida, la Proposición 19, parece tener por lo menos una aceptable oportunidad de ganar, atrayendo hasta ahora un considerable apoyo en las urnas de una coalición de demócratas, independientes, electores más jóvenes y hombres a medida que el Día de las Elecciones se acerca.

De esto ocurrir, podría cimentar un cambio cultural en California, donde la marihuana médica ha sido legal desde 1996 y donde la droga ha sido celebrada en la cultura popular por lo menos desde la década de 1960.

Pero podría también sumir al estado más poblado de la nación en un turbio y desestabilizador conflicto con el gobierno federal, que los opositores a la proposición dijeron que podría hacer a los electores de California recelosos de apoyarla.

Washington, por lo general, ha mirado para otro lado mientras una creciente industria de la marihuana médica ha prosperado aquí y en otros 14 estados y en el Distrito de Columbia.

Pero la posición de Holder -revelada en una carta esta semana a nueve ex jefes de la Administración Antidrogas y que se hizo pública el viernes- dice explícitamente que legalizar la marihuana para uso recreativo provocaría todo un nuevo escrutinio por parte de Washington.

Holder no explicó plenamente las razones de la decisión, pero sí hizo mención de la renuencia del Gobierno Federal a hacer cumplir las leyes antidrogas de manera distinta en diferentes estados.

“Si se aprueba, esta legislación complicará grandemente los esfuerzos federales antidrogas en detrimento de nuestros ciudadanos”, escribió él.

El alguacil Lee Baca, del Condado de Los Angeles, quien ha sido uno de los principales opositores de la medida, se apresuró a adherirse al punto de vista del Departamento de Justicia. Dijo que la iniciativa era inconstitucional y prometió continuar haciendo cumplir las leyes sobre marihuana, independientemente de lo que los electores hagan en noviembre.

Los defensores de la iniciativa han descrito el apoyo a ella como otro ejemplo de un año antigobierno en el que los electores rechazan la autoridad.

“Que traigan la autoridad gubernamental”, dijo Chris Lehane, un alto asesor de la campaña que impulsa la aprobación de la iniciativa. “Esta campaña, y la energía que la impulsa, se basa en la comprensión común de que el enfoque de prohibición gubernamental ha sido un fracaso completo y absoluto, como se ha demostrado por el hecho de que hoy le es más fácil a un niño tener acceso a la marihuana que comprar una cerveza o un cigarrillo”.

Pero Roger Salazar, un asesor político que ha estado dirigiendo el esfuerzo para derrotar la propuesta, dijo que la declaración de Holder debe reforzar las profundas preocupaciones sobre la iniciativa, incluyendo la manera en que ha sido redactada y lo que él llamó reclamaciones infladas por sus defensores de lo que la legalización podría hacer.

La transformación de California en el primer estado en legalizar la marihuana para uso recreativo proveería una prueba en la vida real de teorías que los propulsores de la legalización han estado presionando por mucho tiempo: que esto proporcionaría una nueva corriente de ingresos para el Gobierno, reduciría la violencia relacionada con las drogas y pondría fin a una prohibición contemporánea que convierte efectivamente a muchos ciudadanos en transgresores de la ley.

Y esto es así: independientemente de lo que los electores o Holder hagan, el uso de la marihuana en California en estos días parece, para todos los propósitos prácticos, casi legal.

Schwarzenegger firmó el mes pasado una legislación que convertía en infracción la posesión de una onza de marihuana -había sido previamente un delito menor- castigable con una multa de $100. Los dispensarios de marihuana médica son comunes en muchas partes del estado, y obtener una receta apenas resulta desafiante. Los baby boomers que no habían fumado marihuana desde sus tiempos en la universidad, ahora hablan abiertamente en sus fiestas de su experimentación “médica” con la droga. El olor a marihuana difícilmente resulta inusitado en los conciertos al aire libre en lugares como el Hollywood Bowl.

Una encuesta de Field Poll el mes pasado encontró que el 50% de los que respondieron dijeron que la marihuana debe ser legalizada; esto representa un aumento, en comparación con el 13% cuando la organización hizo esta pregunta por primera vez en 1969. Y el 47% dijo que ellos habían fumado marihuana por lo menos una vez, comparado con el 28% cuando se hizo esta pregunta en 1975.

“Pienso que nosotros consumimos drogas mucho más peligrosas que son legales: fumar cigarrillos, la nicotina y el alcohol”, dijo Joycelyn Elders, la ex cirujana general y una defensora de la medida. “Considero que ellos causan físicamente efectos mucho más devastadores. Necesitamos quitar la prohibición de la marihuana”.

Fuente ElNuevoDia

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 4 vistas
El gobierno de la isla caribeña de Santa Lucía quiere la discusión de la despenalización de la marihuana.
video

0 30 vistas
VICE presenta el reportaje Mariguana Mexicana que explora las posibilidades de la legalización en México para fines medicinales y recreativos.

0 34 vistas
Una ILP a nivel nacional para abrir el debate en la mesa del Congreso sobre la regulación, el autocultivo para autoconsumo de cannabis

0 45 vistas
Camboya podría ser un actor principal del Extremo Oriente en la incipiente industria mundial del cannabis