Huyendo de la policía se tira al rió para sumergir y esconder...

Huyendo de la policía se tira al rió para sumergir y esconder la marihuana pero ésta salió a flote

por -
0 471 vistas

Según la información trasladada por el portavoz de la Policía Local, Manuel Omil, los hechos tuvieron lugar el pasado miércoles 5 de junio, sobre las 20:15 horas, cuando una patrulla realizaba labores de vigilancia por la calle Rafael Areses observa como a la altura de las escaleras metálicas ubicadas en el Pazo da Cultura se encontraba un vehículo estacionado y junto al mismo un grupo de jóvenes consumiendo bebidas alcohólicas.

Por tal motivo, al tratarse de un lugar frecuentado por diversas personas para el consumo de sustancias estupefacientes, así como la proximidad de varios centros escolares, los agentes se dirigen hasta el mencionado grupo de jóvenes.

El responsable del vehículo, un Fiat Punto, era un chico de 21 años que explicó a los municipales que el coche era de su madre. Al abrir el turismo para recoger la documentación los policías observan como en el interior del mismo había restos procedentes del consumo de sustancias estupefacientes “además se desprende un fuerte olor a marihuana”.

En un rápido registro los agentes encuentran restos de filtros por el suelo, así como una gran cantidad de “colillas de porros” depositadas en el interior de un vaso de plástico utilizado como cenicero.

Hasta aquí la intervención policial se desarrollaba con normalidad, pero fue en el momento en el que los agentes se disponían a comprobar los efectos que llevaba en el maletero del coche el joven empuja a uno de los agentes, arrancándole de la mano una bolsa de plástico con un bote de cristal bastante grande en el interior y empieza a correr.

En su huida el chaval empuja al otro policía del que consigue zafarse tras golpearle en un brazo. Se inicia entonces una persecución a pie por la calle Rafael Areses. Al llegar a la barandilla que separa el río Lérez la salta a la carrera golpeándose la cabeza contra las piedras que hacen de escollera.

A “trompicones” el joven se dirige hacia el agua con la bolsa de plástico y el bote, sumergiéndose en el agua y buceando para enterrar el bote con la bolsa en el lodo del fondo del río. Su propósito era destruir las posibles pruebas incriminatorias. En el momento de los hechos el río se encontraba con la marea baja.

Los agentes desde la orilla le piden a gritos que salga del agua para evitar un mal mayor. Pero cuando creyó rematada su maniobra y el joven se acercaba hacia ellos empezaron a salir a flote a su alrededor “pequeños paquetes envueltos en papel de periódico en cuyo interior se pudo comprobar que había cogollos de marihuana”. Los policías pudieron recuperar ocho envoltorios con dicha droga.

Al ser trasladado a Comisaría se le comunicó que está imputado por dos delitos, uno por tráfico de drogas y otro de resistencia y desobediencia a un agente de la autoridad.

Fuente PontevedraViva

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

1 211 vistas
Una planta macho en medio de un cultivo puede fecundar con el polen de sus flores los cogollos y empezar a formar cientos o miles de semillas

0 40 vistas
La ciudad de Hollywood ya negocia con productores y distribuidores con licencia para su mercado local de marihuana recreativa.

0 40 vistas
El músico peruano dio una entrevista en la que explicaba el por qué de su llamamiento a la legalización del aceite de cannabis

0 34 vistas
Derick Mosoana propone una solución muy 'verde' a los problemas de NHI, Segura Nacional de Salud de Sudáfrica