La banda de música Cannabis Corpse y su nuevo disco Beneath...

La banda de música Cannabis Corpse y su nuevo disco Beneath Grow Lights Thou Shalt Rise

Artista: CANNABIS CORPSE
Album: BENEATH GROW LIGHTS THOU SHALT RISE
Estilo: Death Metal
Sello: Tankcrimes
Fecha de lanzamiento: 12 de Julio de 2011
Nota: 8,2/10

Amigo fumador, que tu cogollos estén intentando arrancarte el hígado sólo puede significar dos cosas: que acabas de pillar el ciego de tu vida y la cosa se está poniendo chunga…o queCANNABIS CORPSE acaba de sacar nuevo material a la calle. Si alguien buscaba material fresco, esta es la respuesta a todas sus peticiones. Una frescura que no sólo integra el componente de la novedad, sino que también alude a un cierto giro de tuercas en el sonido…

Sin entrar en estado de pánico, dejémoslo en que los más fieles a la vieja escuela del Death Metal, que clamaron victoria en su día con ese Blunted at Birth, sentirán que algo no está en su sitio. En cuestiones de creatividad el trabajo está rebosante de ideas, siendo como siempre un trance sumamente violento y libre de ataduras. Sin embargo carece de la solidez que su EP de 2009 dejaba entrever. Y se dice rápido…pero ya pasaron dos años desde el lanzamiento de The Weeding. Posiblemente la prolongación tediosa de aquella espera puso las expectativas por las nubes, sobre todo viniendo de Tube of the Resinated, y mostrando posteriormente tal evolución en su sonido.

Sea como fuere cada formación baraja unos tiempos y una evolución concreta…y ya que jugamos con el símil: si CANNABIS CORPSE se mantiene en la cima con un cambio de términos tan visible, qué podemos reprocharle a su hijo bastardo?. En resumen, estamos ante un trabajo que pierde ese residuo de crudeza tan característico en pos de convertirse en un material más accesible, con un acabado mucho más pulido,  en donde se acumulan las influencias, las cuales estallan en una explosión de hierba, sangre, restos de órganos vitales y brutalidad a raudales…

La atmósfera claustrofóbica de Visions From the Dank Side se abre marcada por un monitor cardíaco que poco a poco ilustra  la masacre perpetuada en el recinto…los cogollos que podemos ver en la portada chirrian, avanzan, asesinan,  y despedazan los cuerpos dejando un leve silencio acompasado  por el incómodo sonido de la muerte. En estos términos se abre la brillante Lunatic of Pot’s Creation, la cual ya pudimos degustar en numerosas ocasiones, labrando su paso a base de una distorsión crujiente y un riff sumamente aplastante que nos arrincona con la misma maestría y efectividad con la que lo harían sus mentores de Buffalo. La aceleración que mutila su fase media es una puta locura, llanamente, ofreciendo un tratamiento impecable de punteos acelerados que sin importar lo fumados que estéis os bajarán de un ostión al sofá.

Con la adrenalina al límite y la pipa bien cargada nos adentramos en Blame It On Bud, un laberinto frenético y repleto de formas dispares en donde no os alcanzarán las vértebras para hacer headbanging. Con lesiones visibles, en su segundo minutos las guitarras de Hallhammer y Landphil nos proporcionan un riff soberbio trás un parón marcado, que demuestra la elasticidad de su agrietado sonido. Chapel Of Bowls (como me pude partir el culo con este título, son unos cabrones) presenta una regresión a sus inicios tan venerados por algunos de nosotros, en una estructura caótica alzada a partir de pesados bloques de buen Death Metal: grasiento, jadeante, sin adornos y liderado por el incesante rugido deWeedgrinder.

Con una introducción que saca a relucir la amplia influencia del Thrash traído por Philip Hall de los vertederos de Municipal Waste, Dead By Bong plantea un camino resinoso que roza los tres minutos, marcado por sus constantes cambios y su inquebrantable espíritu caníbal que todo lo riega de sangre. El panorama se vuelve magnífico e imparable con los primeros segundos de Immortal Pipes, rebajándose su intensidad a una fórmula algo más blanda que sin pena ni gloria  marca el ecuador de este tercer trabajo de larga duración.

La segunda mitad se abre mediante sombrío espacio creado al inicio con la grandísima Where the Kind Lives que actúa como un homenaje en toda regla a CANNIBAL CORPSE. Aprovechándose de las claves de su inconfundible sonido, estos fans narcotizados realizan una perfecta combinación que nos deja como resultado un tema aplastante y corrosivo. Sin disminuir en calidad e intensidad, Sworn to the Bag se presenta como otra excelente opción dentro de este Beneath Grow Lights Thou Shalt Rise, con un inicio más clásico que progresivamente va nutriéndose del Brutal Death en un espacio de arreglos chirriantes en donde no faltarán los toques melódicos y los harmónicos. Posiblemente el tema más accesible para todos, con una composición redonda en todos los sentidos.

Otra cosa es Blaze of Torment, que se abre de manera atropellada y lentamente nos parte los huesos…hasta dejarnos en el suelo con el aspecto de una masa amorfa de carne y dientes incrustados. Sin lugar a duda una de las composiciones más plausibles del álbum, en donde cabe destacar el desefrenado trabajo físico de Hallhammer a la batería: el ataque de los pedales va a levantar cada azulejo de la pared…os lo aseguro. Sin disminuir en calidad e intensidad, Gateways to Inhalation se presenta como otra excelente opción dentro de este Beneath Grow Lights Thou Shalt Rise. Aceleramientos magníficos, punteos desgarradores y ataques impasibles que traen consigo un infierno de mil millones de leguas; marcando así la segunda mitad de este trabajo como una verdadera joya.

En un espectro de acción más amplio nos encontramos ante Slave to the Chron, cuyo cometido es destripar cada segundo con arreglos devastadores que ponen sobre la mesa algunos de los más actuales registros de Brutal Death, e incluso algunos vestigios de Technical. Un tema sumamente completo, que respira cierto aire de renovación, la cuál siendo un tanto benévolos: no es para nada negativa. La homónimaBeneath Grow Lights Thou Shalt Rise nos trae el final de este trabajo, recuperando un desquiciado conjunto de punteos encarnizados y arreglos frenéticos, entre los cuales hace maravillas el bajo deLandphil. Sus últimos alientos se ven marcados por un ritmo más contundente, que sin compasión desata una estampida de cogollos asesinos en busca de algo para quitarse el hambre…

Posiblemente no estemos hablando de una superación por parte de CANNABIS CORPSE, ya que no se posicionará como su álbum más valorado. Sin embargo, atendiendo a la integración de elementos tomados de géneros afines, nos sintamos ante un trabajo de horizontes más amplios, con un sonido renovado y un resultado más íntegro que a muchos les resultará más digerible que sus anteriores entregas. La evolución marca la pauta, y lejos de cualquier valoración personal: estos hijos de puta están más ciegos que nunca.

Componentes:

Philip “Landphil” Hall – Guitarra, Bajo
Nick ”Nikropolis” Poulos – Guitarra
Andy ”Weedgrinder” Horn – Voces
Josh ”HallHammer” Hall – Batería

Tracklist:

01. Visions From the Dank Side
02. Lunatic of Pot’s Creation
03. Blame It On Bud
04. Chapel of Bowls
05. Dead By Bong
06. Immortal Pipes
07. Where the Kind Lives
08. Sworn to the Bag
09. Blaze of Torment
10. Gateways to Inhalation
11. Slave to the Chron
12. Beneath Grow Lights Thou Shalt Rise

Autor: Lee – The Breathless Sleep

 

Fuente TruenoMetalico 

 

 

 

 

 

 

1 COMENTARIO

  1. hola a todo alguien q pase primaveera q la prove por primera ves y ya quiero provar otra clese de primavera

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 30 vistas
Las dos plantas se llaman cannabis sativa, tanto la marihuana como el cáñamo, aunque una de ellas es psicoactiva y la otra no lo es

0 59 vistas
El asambleísta republicano Michael Patrick Carroll, conservador de la cámara baja, introdujo una medida que trataría la marihuana como el tabaco,

0 79 vistas
Unos investigadores utilizaron el cáñamo para representar como podrían haber movido las estatuas de la Isla de Pascua

0 222 vistas
El derecho a la salud, cuando hablamos de drogas, dista mucho de cumplirse en el mundo en el que vivimos, y el ámbito del cannabis no es excepción