La Situación de la Marihuana Medicinal en Europa

La Situación de la Marihuana Medicinal en Europa

por -
0 465 vistas

Aunque hay mucha información actualizada y precisa online sobre el cannabis medicinal en Europa, encontrar una fuente fiable que te cuente todo lo que necesitas saber puede ser una misión prácticamente imposible. Así que hemos recopilado cientos de fuentes online – noticias de prensa, análisis de los gobiernos y de las ONG, y puntos de vista de los pacientes – con el fin de elaborar un resumen completo de la situación del cannabis medicinal en Europa.

Nos hemos esforzado por motivos de claridad y precisión en todos los aspectos, pero reconocemos el hecho de que, a veces, las aguas legislativas pueden ser turbias y se pueden cometer errores de interpretación. Sumado a esto, las legislaciones cambian rápidamente, por lo que iremos añadiendo actualizaciones cada tres meses, o más, si es necesario. Por lo tanto, agradecemos cualquier comentario, observación, o corrección – y tu contribución nos ayudará a que esta fuente sea realmente interactiva y a que siga siendo relevante ¡durante muchos años!

Legalidad y Disponibilidad del Cannabis Medicinal en Europa

La Situación del Cannabis Medicinal en Europa – Un Resumen Completo

Este mapa muestra el estado general de la legalidad y disponibilidad del cannabis medicinal en Europa. Todos los países que han aprobado leyes relativas al cannabis medicinal, que han aprobado toda la planta de cannabis o medicamentos derivados del cannabis, o que tienen disponibles medicamentos a base de cannabis/derivados del cannabis en alguna forma están marcados en verde.

A primera vista, la situación parece relativamente buena en la mayoría de las naciones europeas. Sin embargo, hay que analizarla un poco más detenidamente para tener una idea clara de verdad, porque las leyes y la praxis del cannabis medicinal varían mucho de unos países a otros.

Algunos países que han aprobado leyes que, supuestamente, permiten el suministro de cannabis medicinal, en realidad, no permiten que nadie pueda usarlo. Otros países recetan determinados derivados del cannabis o cannabinoides sintéticos, pero no permiten el uso de toda la planta de cannabis, mientras que otros tienen leyes relativamente relajadas que permiten el cultivo medicinal personal, las asociaciones cannábicas que suministran a los consumidores medicinales, y una gama de diferentes medicamentos de venta con receta.

Algunos de los países marcados en verde, en realidad, no tienen ninguna ley relativa al cannabis medicinal, y no han aprobado ninguno de los medicamentos derivados del cannabis existentes, pero aún así tienen disponible cannabis medicinal o medicamentos derivados del cannabis para ciertos pacientes bajo normas especiales de acceso. En estos países, las autoridades sanitarias nacionales generalmente importan los fármacos sobre una base estrictamente limitada, basada en cada caso individual. Es obvio que no son sistemas ideales, pero si se han aprobado leyes o si hay pacientes que reciben medicamentos a base de cannabis o derivados en esos países, aparecen incluidos en la sección verde del mapa.

Si quieres saber más sobre los medicamentos derivados del cannabis que se encuentran disponibles actualmente en Europa, por favor, echa un vistazo a nuestro artículo Cannabinoides en la medicina – un resumen para médicos y especialistas, publicado en marzo de 2016.

Disponibilidad de Sativex en Europa

La Situación del Cannabis Medicinal en Europa – Un Resumen Completo

En primer lugar, vamos a echar un vistazo a la disponibilidad de Sativex. A pesar de ser polémico, Sativex ha tenido un éxito considerable al conseguir la aprobación en gran parte de Europa y en muchos otros países de todo el mundo. Las razones de la polémica en torno a Sativex son múltiples.

Muchos activistas y pacientes creen que autorizar y regular Sativex, mientras que el cannabis sigue siendo ilegal (como ocurre ahora en la mayor parte de Europa) es injusto y discriminatorio, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de una extracción de la planta entera y, por lo tanto, es esencialmente cannabis (a diferencia de los medicamentos de síntesis de una única molécula, como nabilona y dronabinol, que veremos más adelante).

Estos problemas se ven agravados por el hecho de que Sativex es prohibitivamente caro y se encuentra disponible de forma irregular en muchos países. En el Reino Unido, Sativex sólo está disponible en la Seguridad Social (NHS) de Gales. En agosto de 2014, el grupo All Wales Medicines Strategy Group (AWMSG) recomendaba que Sativex pudiera prescribirse en el NHS (lo que significa que los costes serían asumidos por las autoridades sanitarias con sólo una pequeña carga nominal para el paciente) en Gales para el tratamiento de la espasticidad relacionada con la EM.

Sin embargo, el National Institute for Health and Care Excellence (Instituto Nacional para la Salud y Cuidado de la Excelencia), o NICE, no recomendaba la prescripción de Sativex en Inglaterra en su Guía Clínica de la EM de 2014 “porque no es un tratamiento rentable”.

En abril de 2011, el Scottish Medicines Consortium (SMC – el escocés equivalente a NICE) también anunció que no podía recomendar Sativex, ya que no había recibido ninguna solicitud de autorización de comercialización por parte de GW Pharmaceuticals. Por lo tanto, los pacientes de Inglaterra y Escocia que quieren conseguir Sativex deben “hacerlo de forma privada” y cubrir todos los costes ellos mismos.

Un tema de precios similar existe en Francia, donde las autoridades aprobaron Sativex en 2013, pero todavía tienen que ponerse de acuerdo con un precio de venta con el distribuidor europeo GW Pharmaceuticals, Almirall. Sensi Seeds informaba en diciembre del año 2015 que Sativex todavía no estaba disponible en Francia, y que había pocas probabilidades de que lo estuviera en un futuro próximo.

En Finlandia, Dinamarca y Noruega, Sativex está disponible de forma estrictamente limitada en base a cada caso individual, y tiene un precio prohibitivo en comparación con otras formas de cannabis medicinal. Sin embargo, la situación en Finlandia ha mejorado de forma considerable en los últimos años (desde que se aprobaron las leyes del cannabis medicinal en 2008); el número de pacientes que reciben cannabis medicinal en forma de Sativex o productos Bedrocan aumentó de tan sólo 12 en 2010 a unos 200 en 2014.

En Irlanda y Malta, técnicamente, Sativex ha sido aprobado pero nunca se ha recetado – en Irlanda, los problemas con el precio han retrasado el lanzamiento de Sativex, mientras que en Malta, la única solicitud recibida hasta el momento ha sido rechazada recientemente por las autoridades sanitarias.

El cuasi monopolio de GW Pharmaceuticals del cannabis medicinal legal le permite beneficiarse considerablemente, mientras que los individuos que cultivan cantidades personales de cannabis siguen siendo criminalizados en gran parte de Europa. Muchas de las personas que cultivan pequeñas cantidades de cannabis destinadas al uso medicinal y personal lo hacen porque supone la única opción verdaderamente asequible. Que estos individuos sigan siendo perseguidos por razones que parecen ser exclusivamente económicas es un estrepitoso fracaso por parte de las autoridades nacionales y supranacionales de Europa.

Disponibilidad de Marinol/Cesamet en Europa

La Situación del Cannabis Medicinal en Europa – Un Resumen Completo

Nabilona y dronabinol, comercializados como Marinol y Cesamet (o Canemes en algunos países), son dos análogos sintéticos de una única molécula de THC, que también han conseguido la aprobación en muchos países europeos. En general, se han aprobado para las náuseas, vómitos y pérdida de peso relacionadas con el cáncer y el VIH.

Como medicamentos de síntesis de una única molécula, nabilona y dronabinol tienen una eficacia limitada, y además se asocian con más efectos secundarios graves que el propio cannabis. Varios países han permitido el uso de nabilona y dronabinol mientras siguen prohibiendo el uso del propio cannabis medicinal, como Dinamarca, que ha aprobado miles de solicitudes de Marinol durante la última década, pero ninguna de Bedrocan.

Dronabinol y nabilona se desarrollaron hace más de 30 años, y nunca han sido especialmente populares entre los pacientes o profesionales de la salud. A pesar de que se han prescrito a muchos más pacientes que Sativex a estas alturas, hay signos claros de que Sativex está tomando el relevo en términos de disponibilidad, aceptabilidad y popularidad. Sin duda, representa un paso en la dirección correcta, hacia el reconocimiento del valor medicinal superior de toda la planta de cannabis sobre los tratamientos sintéticos a base de moléculas individuales.

En Alemania, parece que tanto nabilona como dronabinol siguen estando disponibles con receta médica, pero desde 1991, no lo han estado en el mercado abierto como medicamentos terminados (es decir, que no están ni pre envasados ni disponibles para su compra en farmacias).

Curiosamente, dronabinol está reconocido en el derecho internacional, ya que es un estereoisómero del THC, mientras que la nabilona no lo está porque su estructura molecular difiere de los cannabinoides verdaderos sustancialmente. En Islandia, por ejemplo, dronabinol está técnicamente prohibido, pero la Agencia de Medicamentos del país ha autorizado su uso, de forma excepcional, en casos especiales. Nabilona no está sujeta a ninguna prohibición – pero ambos medicamentos se han recetado sólo en un pequeño número de casos, en virtud de las normas de acceso especiales.

Disponibilidad de Bedrocan en Europa

La Situación del Cannabis Medicinal en Europa – Un Resumen Completo

El número de países que permiten el uso de Bedrocan (u otros productos del mismo fabricante, es decir Bediol, Bedrobinol etc.) es mucho más reducido, y en la mayoría de los casos, la medicina sólo la pueden importar las autoridades sanitarias nacional del país en cuestión, y en base a cada caso individual.

Dado que los productos de Bedrocan son flores de toda la planta de cannabis, los países que permiten su uso parece ser los países europeos más progresistas en lo que se refiere a consumo de cannabis. En realidad, la situación es un poco más complicada.

Los productos de Bedrocan se consideran preferibles a Sativex, por diversas razones, pero sigue habiendo insatisfacción entre los pacientes. En Noruega y Finlandia, por ejemplo, los productos Bedrocan sólo pueden importarse en una estricta base de caso por caso, con la aprobación de las autoridades sanitarias nacionales. Representan una opción económica en comparación – en Finlandia, según los informes, Sativex cuesta € 650 por tres botellas de spray que contienen 810mg de THC y 750 mg de CDB en total; los cannabinoides totales equivalentes se pueden obtener a partir de productos Bedrocan que cuestan € 200 o menos.

Sin embargo, muy pocas personas tienen acceso a Bedrocan en realidad (en Finlandia: 123 en 2012, aunque es probable que los números hayan aumentado desde entonces), y el número de enfermedades para las que se puede prescribir es muy limitado.

Bedrocan en los Países Bajos

En los Países Bajos, Bedrocan se convirtió en el único productor de cannabis medicinal autorizado en 2003, al aplicar la ley de 2001 que, supuestamente, legalizaba el cannabis con fines medicinales – que también vio la creación de laDutch Office of Medicinal Cannabis (OMC).

Pero antes de esto, por lo menos, otro proveedor (Maripharm BV, una empresa que ahora se limita a hacer productos sólo de CDB) tenía disponible cannabis medicinal (según se informa más barato y más eficaz), y lo utilizaban muchos miles de pacientes, a los que sus médicos recetaban cannabis y que conseguían su medicina directamente de más de 1.000 farmacias diferentes. Esta situación no era legal, pero se toleraba, y parece haber sido mucho más preferible para los pacientes.

En 2001, se creó la OMC (según las normas del Tratado de la ONU, un país debe establecer una oficina para supervisar el cannabis medicinal si quiere que esté disponible), y en 2003, se puso en marcha la nueva política medicinal. Pero puede haber tenido el efecto de hacer que el cannabis medicinal estuviera menos disponible para los pacientes holandeses – según la BSEMC (the Public Interest Foundation for Effective Medical Cannabis), de 10.000 a 15.000 pacientes consumieron cannabis medicinal cada año bajo el viejo sistema en comparación con sólo 140 cada año entre 2003 y 2013.

Un estudio de la Universidad de Utrecht publicado en 2013 sitúa la cifra mucho más arriba, aproximadamente en 1.000 al año. Actualmente, estamos a la espera de las cifras de la propia OMC, y os pondremos al día tan pronto como dispongamos de la información.

Sin embargo, las preocupaciones de los pacientes con respecto a los productos Bedrocan no se limitan a la disponibilidad o al coste – todos los productos Bedrocan se tratan con radiación gamma para garantizar que se eliminan los pesticidas, metales pesados y microorganismos. Este es un requisito de la OMC, pero ha causado preocupación por su efectividad y seguridad en algunos pacientes, y ha llevado a muchos a comprar cannabis en los coffeeshops antes que los productos de farmacia. Este reportaje de vídeo de Cannabis News Network entra en detalles sobre el tema de Bedrocan y la legislación del cannabis medicinal en los Países Bajos.

Además, como Sensi Seeds informaba a principios de este año, Bedrocan tiene dificultades para proporcionar suficiente producto a otros países europeos. Como el único proveedor de cannabis medicinal en Europa, la demanda de sus servicios aumenta con rapidez, hasta el punto en que ha abierto una nueva planta de producción en 2015 – pero sigue habiendo problemas de abastecimiento.

Programas Nacionales Europeos de Cultivo de Cannabis Medicinal

En un pequeño número de países europeos, el gobierno nacional ha tomado la postura de que el control del Estado y la regulación del mercado de cannabis medicinal es la vía razonable. De manera clara, estos programas estatales tienen la ventaja de ofrecer cannabis a los pacientes registrados a un precio más bajo que el de las formas disponibles hoy en día.

En la actualidad, los únicos países europeos que han puesto en marcha la producción de cannabis medicinal controlada por el Estado son Italia, los Países Bajos y la República Checa. Como ya se hemos comentado, Holanda ha concedido la licencia exclusiva para producir cannabis medicinal a Bedrocan BV. Alemania yadebate los planes para aplicar un programa similar, pero no se cree que entre en vigor, por lo menos, hasta 2017.

No vamos a clasificar el Reino Unido entre los países productores de cannabis medicinal, a pesar de la licencia de GW Pharmaceuticals para cultivar cannabis y producir Sativex, ya que Sativex no se distribuye como flores de cannabis de la planta entera (y no está ampliamente disponible en el Reino Unido).

En la República Checa, la empresa de logística Elkoplast tiene licencia para producir cannabis medicinal utilizando las variedades y la experiencia de Bedrocan. Según los informes, Elkoplast ha distribuido su primera cosecha de 11kg en febrero de 2016; el coste del cannabis de Elkoplast es, al parecer, de unas 100 Coronas (€ 3,70) el gramo (en comparación con unas 300 Coronas/€ 11 del Bedrocan importado). Elkoplast tiene la intención de producir 40kg este año.

El año pasado, los médicos registrados para prescribir cannabis medicinal en la República Checa (que actualmente son cerca de 20) suministraron cannabis a sólo 30 pacientes. Se cree que la cifra de pacientes aumentará significativamente con la aplicación del nuevo sistema. El cannabis medicinal se legalizó en la República Checa en 2013, por lo que el progreso ha sido relativamente rápido hasta la fecha.

En Italia, el ejército ha completado recientemente su primera cosecha de cannabis destinada a la distribución a pacientes con receta médica para cannabis medicinal. El ejército tiene previsto cultivar este año 100kg – lo que parecer ser aproximadamente el doble de la cantidad que actualmente se importa de los Países Bajos, y las autoridades sanitarias regionales tienen como objetivo distribuirlo por € 5/€ 15 el gramo, en comparación con los aproximadamente 40 € por gramo de Bedrocan.

Curiosamente, cualquier médico italiano puede prescribir cannabis medicinal a un paciente – esta situación difiere radicalmente de muchos otros países europeos, donde el cannabis sólo puede ser recetado por especialistas como neurólogos y oncólogos. Además, el número de médicos dispuestos a recetar cannabis parece ser relativamente alto, y el interés de los pacientes crece rápidamente.

Por otra parte, este último dato se conoce parcialmente a través de la gran cantidad de solicitudes notificada para importar productos Bedrocan, presentadas por pacientes italianos ante la oficina holandesa OMC. La cosecha del ejército aún no se ha distribuido, y el proceso ha sufrido varios retrasos hasta el momento. Sin embargo, Italia está demostrando una actitud muy progresista a pesar de seguir atascado con las dificultades logísticas, y el nivel de los avances resulta muy alentador.

Que el Estado Controle el Cannabis Puede No Ser lo Ideal

Por lo general, el elemento de control del estado implicado en este tipo de programas consiste, sencillamente, en conceder licencias sobre el derecho a cultivar cannabis medicinal a un solo productor. Esto está lejos de ser lo ideal, por varias razones: problemas de suministro, tales como los experimentados por Bedrocan y una falta de competitividad en los precios, calidad y variedad, suelen mencionarse como problemas posibles.

En Italia, el control estatal de la producción de cannabis no existe junto con el derecho a cultivar cantidades personal de cannabis, como es el caso en los Países Bajos y la República Checa. Se informó ampliamente En enero de 2016, la noticia de que el cultivo del cannabis medicinal había sido despenalizado en Italia tuvo una gran repercusión informativa, pero no parece que esto sea del todo exacto.

El primer ministro italiano Matteo Renzi anunció en enero una larga lista de reformas de menor importancia, incluido el levantamiento de las sanciones penales por violaciones de las normas de cultivo de cannabis medicinal. Sin embargo, parece que esto sólo se aplica a los investigadores o personas “que trabajan en el campo del cannabis medicinal”, y no a la población general.

Por lo tanto, el sistema italiano ha recibido criticas por ser otra medida a medias, que monopoliza los beneficios posibles y priva a los pacientes de la elección y el anonimato. También existen dudas sobre si la cantidad de cannabis producido por el ejército será suficiente para satisfacer las necesidades de los pacientes, y como Italia funciona con un sistema sanitario regional, a algunos les preocupa que el coste del cannabis producido por el estado varíe ampliamente entre localidades. Según se informa, la cosecha también se irradiará con rayos gamma, lo que puede plantear problemas similares a los de los Países Bajos.

Sin embargo, los próximos años van a ser testigos del cambio decisivo en Italia. Actualmente, el Parlamento italiano mantiene conversaciones sobre la posibilidad de dar nuevos pasos hacia la legalización, tanto medicinal como recreativa del cannabis. Las conversaciones siguen en curso, y actualizaremos este apartado cuando los resultados de las deliberaciones queden claros.

La Situación del Cannabis Medicinal en Europa – Un Resumen Completo

Legislación del Cultivo Personal en Europa

La despenalización del cultivo personal es un indicador muy útil para establecer el nivel de tolerancia que un país tiene hacia el concepto del cannabis medicinal.

El cultivo de cannabis por parte de la población general es ilegal en todos los países europeos. Sin embargo, hay un grupo de países que ha descriminalizado, o despenalizado, el cultivo personal o el cultivo personal para fines medicinales. Otros países han dado pasos hacia la despenalización o están en el proceso de poner en marcha leyes aprobadas recientemente, y se han establecido varios precedentes más gracias a los que los cultivadores medicinales han evitado cargos criminales a pesar de las leyes nacionales.

Otro aspecto a tener en cuenta es el hecho de que muchos países europeos presentan una desconexión entre la legislación y la práctica en lo que respecta a la posesión personal y al cultivo. Muchos países funcionan bajo políticas de tolerancia no oficiales que son contrarias a la legislación vigente; resulta muy difícil evaluarlo, ya que estas políticas no son oficiales, lo que significa que puede que no se lleven registros, y también que las políticas pueden cambiar en cualquier momento sin tener que ser respaldadas por la legislación.

Por lo tanto, es muy difícil ser 100% exacto con respecto a los lugares donde puedes salirte con la tuya fácilmente y cultivar unas pocas plantas, y hemos hecho todo lo posible para aclarar el panorama con la información de la que disponemos.

España, los Países Bajos, la República Checa y Bélgica son, sin duda, los más tolerantes con el cultivo de cannabis por parte de la población y, por lo general, disponen de una legislación vigente que confirma o protege el derecho del individuo a cultivar un cierto número de plantas (en los Países Bajos y el República Checa, hasta 5 plantas, y en Bélgica sólo una planta).

En España, no existe ninguna legislación que especifique que se permite el cultivo de cannabis, sino que hay leyes que avalan el derecho a poseer y consumir cualquier droga en privado, y un conjunto sustancial de precedentes legales que se han acumulado a lo largo de los últimos 20 años más o menos. En 1993, nació el precursor de lo que se convertiría en las asociaciones o clubes sociales de cannabis, utilizando las leyes existentes sobre la posesión de drogas para argumentar que las asociaciones, colectivas y privadas, de cultivo de cannabis deberían también, por lo tanto, ser legales. Después de muchos años de poner en duda, e interrumpir, el proyecto, las autoridades finalmente dejaron su persecución y autorizaron que el proyecto siguiera sin obstáculos, abriendo la puerta a cientos de otros clubes.

El Reino Unido es también un caso interesante. El cultivo casero de cannabis está muy extendido en el Reino Unido, y miles de personas cultivan con fines medicinales. Ha habido varios casos de personas con las que se ha sido condescendientes, o que incluso han escapado de los cargos de cultivo por completo, después de demostrar la necesidad médica, mientras que muchos otros siguen siendo criminalizados en todo el país.

Esta discrepancia existe en parte debido a que los diferentes cuerpos de policía regionales no tienen el mismo nivel de prioridad con respecto al cannabis – de hecho, varias fuerzas policiales del Reino Unido, según los informes, han practicado políticas de tolerancia no oficiales con cultivadores de cannabis debido a la indudable necesidad de liberar recursos para hacer frente a delitos más graves.

Suiza ha tenido un historial un tanto irregular en lo que se refiere al derecho a cultivar – debido a un vacío legal, desde 1995 hasta 1999, a los ciudadanos suizos se les permitía cultivar “cáñamo” sin límite máximo especificado de THC, e incluso después de que se modificase la ley, las tiendas siguieron vendiendo cannabis, por lo menos, hasta 2005. Actualmente, la ley no contempla el cultivo personal, pero es muy raro que haya noticias sobre cultivadores personales que sean procesados.

Otros países han dado algunos pasos hacia la despenalización, como por ejemplo, al eliminar las sentencias de prisión y la imposición de multas o cargos administrativos – como la isla de Malta, que hace poco ha aprobado leyes que despenalizan el cultivo de cantidades personales de cannabis. Sin embargo, no está claro cómo se aplicarán estas nuevas leyes en la práctica real.

Por último, Suecia, Alemania y Bulgaria han establecido precedentes gracias a los que cultivadores medicinales han conseguido zafarse de ser procesados.

Clubes Sociales de Cannabis en Europa

El pequeño número de estados europeos que han despenalizado el cultivo personal y también permiten los clubes sociales de cannabis son, sin duda, los más tolerantes de todos, aunque ningún país está exento de problemas. En su mayor parte, los clubes sociales han surgido en los países que ya tenían una fuerte subcultura de consumo de cannabis, y sirven como un medio para asegurar la calidad, seguridad y consistencia con respecto al mercado negro.

Es importante tener en cuenta que los clubes sociales de cannabis o asociaciones cannábicas no son un concepto arbitrario de ninguna manera. Con el fin de ser reconocidos por ENCOD (the European Coalition for Just and Effective Drug Policies, que ha desempeñado un papel fundamental en la creación de clubes sociales en toda Europa), los aspirantes a formar un CSC deben cumplir varios requisitos.

El club debe ser una asociación registrada legalmente y, por lo tanto, responsable ante las autoridades locales y nacionales. Por otra parte, el código de conducta de ENCOD para los CSC establece cinco principios básicos:

  1. El club sólo produce cannabis para el consumo personal de sus miembros.
  2. El club está orientado a la salud: en la producción y elaboración se cumplen las normas de la agricultura orgánica también.
  3. El propósito del club no es obtener beneficios, sino apoyar el activismo que intenta poner fin a la prohibición del cannabis
  4. El club es transparente para sus miembros y está abierto al diálogo con las autoridades.
  5. Asimismo, el club ha acordado aceptar la mediación de Encod en caso de que surga un conflicto con uno de sus miembros o con otro CSC.

Si un CSC no cumple con estos requisitos, ENCOD no reconocerá el club como una entidad legal y oficial. A pesar de esto, hay muchos CSC que operan actualmente (especialmente en España) sin el reconocimiento oficial de ENCOD.

En España, el lugar original de nacimiento de los clubes sociales de cannabis, la situación es compleja. El sistema funciona bien en general, y el cannabis está ampliamente disponible y a buen precio, pero el país no está exento de problemas.

A pesar de que se supone los clubes funcionan sin fines de lucro, el potencial de hacer grandes cantidades de dinero ha atraído a muchos aspirantes a empresarios que no priorizan, necesariamente, el bienestar del paciente. Asimismo, el incumplimiento de las normativas de sanidad y seguridad, y las pequeñas infracciones similares han presentado a las autoridades, en Barcelona y en otras partes, la oportunidad de cerrar cientos de establecimientos.

ENCOD actualmente reconoce CSC en sólo cuatro países: dos en Bélgica, siete en España, uno en los Países Bajos, y uno en Eslovenia. El Club Social de Cannabis de Eslovenia ha sido registrado oficialmente por las autoridades locales, y las entrevistas sugieren que pueden estar suministrando cannabis a sus pacientes médicos – pero la legislación eslovena aún no admite el cultivo de cannabis medicinal por parte de la población, a pesar de una ley de 2014 que permite el suministro de cannabinoides medicinales.

Otros países trabajan con entusiasmo para sentar las bases de los que se convertirán en CSC oficiales tan pronto como la legislación lo permita. Entre estos países se incluyen el Reino Unido, Austria, Francia y Alemania.

UKCSC.co.uk proporciona una larga lista de clubes sociales de cannabis “oficiales” del Reino Unido, algunos de los cuales aparentemente no suministran cannabis a sus miembros – pero es importante tener en cuenta que, como las leyes del Reino Unido aún no permiten el cultivo personal, estos clubes no están reconocidos oficialmente por ENCOD. Sin embargo, es una red importante que crece rápido, que proporciona un apoyo muy necesario e información a sus miembros, así como a los medios de comunicación, al gobierno y el público interesado.

Entonces ¿Qué Países Son los Más, y los Menos, Tolerantes?

La Situación del Cannabis Medicinal en Europa – Un Resumen Completo

Como hemos visto, cuando contabilizamos todas las diferentes variables, muchos de los países que, supuestamente, disponen de cannabis medicinal, de hecho, no lo tienen, y en realidad no están más avanzados en la práctica que los países que se han negado hasta ahora a considerar la idea.

Así que hemos clasificado todos los países de Europa en una escala de más a menos tolerantes, calificando con un 0 para el menos tolerante y con 24 como máximo.

Como era de esperar, los países que son claramente los más favorables al cannabis medicinal en Europa son los Países Bajos, España y la República Checa. La República Checa quizás sea la más llamativa en la rapidez con la que se ha apartado de su legado soviético y abrazado las políticas de drogas modernas y progresistas, que lo sitúan a la vanguardia de Europa.

Estas tres potencias van seguidas de cerca por Alemania e Italia, que avanzan con rapidez, y Bélgica, que tiene una postura incoherente hacia el cannabis, pero donde muchos pacientes están actualmente en condiciones de acceder o cultivar su propia medicina.

¿Qué Países Son los Más Contrarios al Cannabis Medicinal?

A continuación, tenemos países que hacen algunos progresos, pero que aún no proporcionan cannabis medicinal más allá de un pequeño número de casos limitados, o que siguen siendo en general contrarios a los cambios legislativos necesarios. Estos países son Francia, Irlanda, Islandia, Portugal, los estados del Báltico, y todos la países escandinavos.

Rusia persiste en sus políticas draconianas, a pesar de algunas informaciones recientes erróneas en sentido contrario. Medicalmarijuana.eu y MERCY afirman que Rusia ha descriminalizado el cultivo de hasta 20 plantas para uso personal, pero después una investigación más profunda parece que no es así: cualquier cantidad de cultivo puede dar lugar a cargos criminales, pero 20 plantas o más se considera una “cantidad grande”.

No hay duda de que Grecia es uno de los países más contrarios en la Europa de hoy, ya que penaliza de manera agresiva a los cultivadores de todo tipo, y no reconoce el concepto de cannabis medicinal en absoluto. De hecho, salvo unas pocas excepciones, la región de los Balcanes permanece bloqueada por sus políticas de drogas, profundamente regresivas.

Portugal sigue siendo sorprendentemente contraria al cannabis medicinal, a pesar de su famosa decisión, tomada en 2001, de despenalizar las cantidades personales de todas las drogas. Francia también ha persistido en las actitudes contrarias y regresivas con respecto al cannabis durante años, y resulta muy difícil acceder al cannabis medicinal.

Los micro estados San Marino, Mónaco, Andorra, Luxemburgo y Liechtenstein han avanzado muy poco hacia la legalización del cannabis medicinal. Los residentes de Andorra, por lo menos, puede acceder fácilmente al cannabis medicinal a una corta distancia, en Cataluña.

¿Y Qué Países Son una Buena Apuesta de Futuro?

Entre los países que han hecho progresos considerables, pero a los que todavía queda mucho trabajo por hacer antes de que el cannabis medicinal esté ampliamente disponible, se incluyen Suiza, Austria y Eslovenia. Otro país más es Polonia, pero las informaciones más recientes sugieren que la situación va a mejorar considerablemente en un futuro próximo.

Malta, que acaba de legalizar el cannabis medicinal en cualquier forma, es un candidato sorprendente. La pequeña isla tiene una subcultura floreciente de consumo de cannabis; el cultivo personal acaba de ser descriminalizado, y varias formas de cannabis medicinal se encuentran nominalmente disponibles (aunque informaciones recientes nos dicen que se ha rechazado su única solicitud (para Sativex) hasta ahora ya que no fue recetada por un “especialista”).

También cabe destacar varios países de Europa del Este que acaban de empezar a apartarse de la actitud soviética de línea dura hacia las drogas que aún persiste en toda la zona. Varios de estos países – como Eslovenia, Macedonia, Croacia y Serbia –presentan una actitud cada vez más tolerante hacia el cannabis, y como tal, puede que veamos un progreso considerable en este ámbito en un futuro próximo. Tanto Croacia como Macedonia han acaparado los titulares de las noticias este año por la aplicación de las leyes de cannabis medicinal. Serbia y Eslovenia también han legalizado hace poco los derivados a base de cannabis, aunque los activistas lo han criticado por ser una medida conciliadora a medias.

Por último, el Reino Unido tiene una fuerte base de activistas y cultivadores, pero ha sufrido una serie de gobiernos que se siguen siendo, sorprendentemente, contrarios al cannabis. Sin embargo, la fuerte base de cultivadores/activistas, junto con la amplia red de clubes sociales de cannabis regionales que están tomando forma indican que el cambio es inminente. Por otra parte, debido a la incertidumbre que rodea a la votación del Brexit, la cuestión de la legalización del cannabis puede verse relegada al final de la cola, como lo ha ocurrido tantas veces en el pasado.

by Seshata

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 9 vistas
El gobierno de la isla caribeña de Santa Lucía quiere la discusión de la despenalización de la marihuana.
video

0 68 vistas
VICE presenta el reportaje Mariguana Mexicana que explora las posibilidades de la legalización en México para fines medicinales y recreativos.

0 53 vistas
Una ILP a nivel nacional para abrir el debate en la mesa del Congreso sobre la regulación, el autocultivo para autoconsumo de cannabis

0 48 vistas
Camboya podría ser un actor principal del Extremo Oriente en la incipiente industria mundial del cannabis