Los jóvenes consumidores de drogas presentan conductas más impulsivas según un estudio...

Los jóvenes consumidores de drogas presentan conductas más impulsivas según un estudio de la UAL

por -
0 2.373 vistas

El Observatorio Andaluz sobre Drogas y Adiciones, en el año 2005, arrojó datos epidemiológicos que revelaban que la tasa se consumo de cannabis en la población joven era del 20,8% y la del alcohol de un 22,3%. Dada la severidad de estos datos, un equipo de investigadores de la Universidad de Almería, liderado por la psicólogas Pilar Flores y Flor Zaldivar, decidieron analizar cómo el consumo de este tipo de sustancias influye en la conducta de los jóvenes universitarios.

Rocío Gómez Rodríguez

El consumo de drogas, y sus consecuencias, constituye un problema social y sanitario que afecta a España y a la comunidad internacional en su conjunto. De acuerdo con los datos epidemiológicos de los estudios realizados por la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional Sobre Drogas (PNSD), en los últimos años los patrones de consumo se han ido transformando, de modo que el consumo de heroína, asociado a la marginalidad y a la delincuencia, ha quedado relegado a un segundo plano.

En la actualidad las drogas más consumidas comprenden otras sustancias, tales como el cannabis, la cocaína o el éxtasis. Su consumo se produce tanto de forma única como combinadas entre sí o mezcladas con alcohol y tabaco. A esta situación hay que sumar dos hechos. Uno, referente a la gran integración de estas sustancias en la sociedad actual y, por otro lado, que son consumidas por poblaciones cada vez más jóvenes.

En este sentido y desde hace unos años, un grupo de investigadores de la Universidad de Almería, liderados por las doctoras Pilar Flores y Flor Zaldivar, están estudiando el consumo de sustancias adictivas en jóvenes universitarios y su relación con las conductas impulsivas, tanto a nivel cognitivo como motor. Este proyecto es impulsado por la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social en materia de Drogodependencias y Adicciones con una financiación total de 30.061 euros.

Consumidores y no consumidores

Su desarrollo es formulado a través de diferentes cuestionarios clínicos y de tareas experimentales. Como muestra poblacional se cuenta con un total de 575 alumnos, de los cuales, el 50,7% son mujeres y el 49,3% son hombres, asignados a tres grupos en función de si consumen habitualmente cannabis, alcohol o, por el contrario, no presentan un consumo habitual de este tipo de sustancias.

De los primeros muestreos realizados sobre el total de la población de estudio se ha observado que el 21,4% se corresponde con la categoría de consumidor habitual de cannabis, el 32,5% con el alcohol y el resto, un 34,6%, pertenece a los no consumidores de este tipo de sustancias. Asimismo, parece ser que el sexo también influye en los hábitos de consumo, ya que un 62,5% de la muestra constituida únicamente por varones es consumidor habitual de alguna de estas sustancias frente al 45,6% que representan las mujeres. Del mismo modo, los hombres llegan a consumir cantidades superiores respecto a ambas sustancias.

Drogas e impulsividad

Otro aspecto contemplado en este proyecto es el análisis de las diferencias observadas entre estos tres grupos poblacionales y su tendencia a la impulsividad. De hecho, estudios previos revelan un incremento de la impulsividad asociada al consumo agudo de alcohol, una mayor dificultad en el control de las conductas motoras en adictos a la cocaína y un incremento de este tipo de impulsividad bajo intoxicación aguda de marihuana.

Con la intención de averiguar si el consumo recreativo de estas sustancias -alcohol y cannabis- afecta a la impulsividad de los jóvenes universitarios, se midió este comportamiento entendiéndolo como un rasgo de su personalidad que comprende tres subescalas: impulsividad motora, cognitiva e impulsividad no planificada. La impulsividad cognitiva se puede definir como la tendencia del sujeto a precipitar sus respuestas, especialmente en tareas que explícita o implícitamente conllevan incertidumbre de respuesta, y a cometer más errores, mientras que, la impulsividad motora, implica actuar sin pensar, dejándose llevar por el ímpetu del momento.

Los resultados obtenidos hasta la fecha demuestran diferencias significativas según el grupo de estudio. Concretamente, Flor Zaldívar, junto con José Manuel García-Montes, han encontrado que los consumidores habituales de cannabis y alcohol presentan mayor impulsividad que los no consumidores. Sin embargo, no se han evidenciado diferencias entre ambos grupos de consumidores, lo que lleva a pensar a estos investigadores que “el consumo de sustancias, independientemente de su naturaleza, está relacionada con la impulsividad en sus tres escalas”, al menos en la muestra de estudiantes universitarios evaluados.

Respecto al análisis de los datos obtenidos a partir de pruebas de laboratorio (que incluyen tareas de ejecución) sobre impulsividad cognitiva diseñadas por Pilar Flores, Mª Ángeles Fernández y Margarita Moreno, los grupos de estudiantes consumidores de sustancias adictivas muestran comportamientos más impulsivos que los no consumidores. Sin embargo, este patrón cambia cuando se tienen en cuenta la ejecución de los estudiantes en las tareas de impulsividad motora. En este caso, también se establece una asociación entre el consumo de sustancias y el comportamiento impulsivo, pero esto sólo es evidente en el caso del consumo de cannabis.

Como conclusión, el equipo investigador de Flor Zaldivar y Pilar Flores expone: “Es una realidad innegable el consumo habitual de sustancias adictivas (cannabis y alcohol) por una parte importante de la población de jóvenes universitarios. Por otro lado, parece claro que existe una relación entre consumo de drogas e impulsividad aunque aún, tenemos que esclarecer si esta actitud es una causa o una consecuencia del consumo de drogas”.

Estas cuestiones serán aclaradas por este grupo de expertos en futuros estudios. En los cuales, pretenden explorar las consecuencias (cognitivas, en el rendimiento escolar, en la inserción laboral, etc.) que a largo plazo puede tener el consumo habitual de drogas como el cannabis o el alcohol.

Fuente Andaluciainvestiga.com

ARTÍCULOS SIMILARES

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 83 vistas
Firmas de esta industria pueden temer la legalización de la marihuana ya que se le considera como una alternativa más segura al alcohol.

0 217 vistas
La acuaponía es una técnica de cultivo basada en la acuicultura, una combinación de la hidroponía y los sistemas acuícolas de recirculación cerrados.

0 123 vistas
Abrirán las puesrtas del primer museo del cannabis en Latino América en la ciudad de Montevideo, la capital uruguaya

0 97 vistas
Donald Trump está considerando la posibilidad de un inversor de Silicon Valley cercano a Peter Thiel para dirigir la Administración de Alimentos y Drogas