Marihuana en casa para combatir el narcotráfico

Marihuana en casa para combatir el narcotráfico

por -
1 1.027 vistas

Argentina.- Los cultivadores sostienen que detrás de su práctica hay una filosofía de vida.

Juan vive con sus padres y fuma marihuana. Para que no descubrieran que tenía plantas en su casa, se le ocurrió esconderlas en el techo. Pero el engaño duró poco. Su padre tuvo que subir a arreglar el cable de la televisión y se encontró con la plantita. Después de unos días, le pidió a Juan que lo acompañara a arreglar una teja. “Los ojos se me salieron de la cara, y me prohibió tener plantas en casa”, cuenta él.

María es profesora de dibujo, vive sola y en el patio interno de su departamento tiene cinco macetas en las que viven “sus nenas”. A principios de este año se convirtió en “autocultivadora”. También las esconde cuando “alguien que no es de confianza” va a su casa: “Las meto en la bañadera o en el placard, total son automáticas, crecen hasta60 cm, y el olor no es tan fuerte”, explica la novata.

Tanto Juan como María se aseguran de mantener su práctica en secreto. Es que a pesar de la apertura mediática del tema, el riesgo de plantar marihuana en casas particulares continúa siendo alto porque la tenencia está penada por la ley.

Sólo entre 2009 y 2010 se decomisaron 1.592 plantas, según la Policía bonaerense, pertenecientes en su mayoría a consumidores.

 

Fuente Perfil

1 COMENTARIO

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 35 vistas
Bill Murray fue detenido en el aeropuerto de Chicago con marihuana cuando tenía veinte años
video

0 40 vistas
En este nuevo programa veremos Infomaria, la constitución de un club 2, sabremos de Expomedeweed y un poco más sobre cultivo

0 791 vistas
Ranking mundial de los países donde sus ciudadanos consumen más cannabis en tanto por cien según la población

0 53 vistas
La legalización de la marihuana ha sido la única clara ganadora en las elecciones de 2016. Es hora de la vigilancia y del valor no de la paranoia y el derrotismo