Marihuana en Kenia

Marihuana en Kenia

por -
0 992 vistas
Marihuana Kenia

Kenia es un gran país del este de África que limita con Etiopía, Somalia, Sudán del Sur, Uganda y Tanzania. Aunque el país no es conocido por el cannabis, existe un mercado interno floreciente y una larga tradición de cultivo en las zonas rurales. En los últimos años, parece que ha aumentado la importancia de Kenia en las redes de tráfico de la zona.

Derecho y Política Internacional

Kenia es una parte importante de las redes internacionales de tráfico de drogas del Sur y Este de África, así que los funcionarios de varios de los países más implicados en la industria están trabajando en común para evitar que el tráfico se propague. Kenia, Burundi, Ruanda, Tanzania y Uganda forman parte del bloque regional y se han comprometido a abordar conjuntamente la creciente influencia de los cárteles, que hoy en día controlan el comercio de la zona.

Estos cinco países están teniendo problemas sustanciales a la hora de aplicar la ley, en gran parte debido a los altos niveles de corrupción y a la escasez de fondos. A esto se suma la capacidad de adaptación de los traficantes, que constantemente buscan nuevas rutas y técnicas para asegurarse de que la mayor cantidad de la cosecha posible llegue hasta su destino final. Aunque se han realizado esfuerzos para acabar con el tráfico, es imposible mantenerlos constantemente, y además parece que aumenta la sensación de que  actualmente los cárteles tienen la sartén por el mango.

En 2001, se incautaron cantidades sumamente elevadas, estimadas en 383 toneladas métricas (TM), lo que convierte a Kenia en el tercer país a nivel mundial en términos de incautaciones de cannabis después de México y los EE.UU. (1.838 toneladas y 683 toneladas, respectivamente), y en el primer país africano. Sin embargo, en 2005 las incautaciones se redujeron a apenas 10 TM, situando a Kenia en la séptima posición sólo en África. En 2007, las incautaciones aumentaron a 44 TM, y en 2010 volvieron a bajar a 15 TM (UNODC).

Arrestos y Condenas relacionadas con el Cannabis

El cannabis es ilegal en Kenia y los casos de posesión suelen sancionarse in situ con multas que, debido a los altos niveles de corrupción, bien pueden terminar directamente en los bolsillos de los agentes que realizaron el arresto. Si se pagan las multas, es raro que los casos de menor importancia vayan más allá, aunque parece que los casos de posesión terminan cada vez más en arrestos y en comparecencias ante los tribunales.

Hermanastro Obama
George Obama, hermanastro del presidente de EE.UU, fue detenido en Kenia este año por posesión de cannabis

El hermanastro del presidente de EE.UU. Barack Obama, George, fue detenido en enero de este año por posesión de cannabis, aunque los cargos fueron retirados posteriormente. Otro caso que llegó a los titulares internacionales fue el del británico, Alexander Monson, quien murió bajo custodia policial en la ciudad costera de Diani después de haber sido arrestado supuestamente por fumar cannabis.

El Comercio de Cannabis en Kenia

Existe un gran mercado interno de cannabis en Kenia y gran parte del cannabis consumido ha sido previamente importado desde Tanzania y Uganda. Debido a la corrupción y a la infiltración del cártel en la policía y el gobierno, hay poca voluntad política de cambiar el sistema en Kenia; se hacen pocos esfuerzos, más allá de los intentos irregulares de acabar con la industria y los arrestos ocasionales.

El cultivo de cannabis se produce principalmente en las montañas centrales que rodean al Monte Kenia, así como en la cuenca del Lago Victoria y en las regiones costeras. Se dedican al cultivo de cannabis aproximadamente 1.500 hectáreas de tierra y se cree que la producción anual va en aumento – aunque es difícil determinar la cifra real, sobre todo porque las incautaciones fluctúan de manera salvaje de un año para otro dependiendo de la intensidad de las operaciones policiales que se lleven a cabo en el momento.

Variedades Autóctonas de Cannabis en Kenia

Las variedades locales de cannabis encontradas en Kenia son sativas puras, conocidas por su efecto rápido y casi psicodélico. Estas variedades autóctonas no son muy conocidas fuera de Kenia, ya que el país no produce cannabis para la exportación. Sin embargo, los entusiastas del cannabis han llevado semillas kenianas a los Países Bajos y EE.UU, donde se ha desarrollado unas cuantas variedades comerciales. Kilimanjaro es una de esas variedades, procedente de la ladera oriental del Kilimanjaro, que está a su vez cerca de la frontera entre Kenia y Tanzania.

El Uso Tradicional del Cannabis en Kenia

Kenia tiene una larga tradición de consumo de cannabis, tanto con fines recreativos como medicinales. El pueblo Luo del oeste de Kenia (de los cuales forma parte la familia Obama)tradicionalmente fumaba cannabis en calabazas huecas y lo consideraban una herramienta valiosa para ponerse en contacto con sus antepasados. Creían que los espíritus de sus antepasados vigilaban los jardines de cannabis, y acostumbraban a guardar una pequeña cantidad en casa para su uso en rituales y como medicina.

En Kenia, el cannabis normalmente se conoce como bangi, gode, njaga o juala. Comprar es barato  -alrededor de 400 chelines kenianos (3,11 €) por una libra, o 10 chelines por un porro – y su consumo sigue estando muy extendido y en general aceptado socialmente. El consumo de cannabis es significativamente mayor en los hombres que en las mujeres. Un estudio de 1999 estimó que entre los estudiantes universitarios, la tasa de prevalencia del consumo de cannabis en algún momento de la vida fue de 19,7%, muy por encima de otras drogas ilegales.

Actitudes Modernas hacia el Cannabis

Kilimanjaro marihuana
El Monte Kilimanjaro da nombre a una variedad autóctona de Kenia que procede de la ladera oriental de la montaña

Aunque el consumo de cannabis se ha generalizado y está relativamente aceptado a nivel social, las autoridades de Kenia y los medios de comunicación han impulsado repetidamente el mensaje de que el cannabis es una peligrosa “droga de iniciación o de entrada”, que pone en peligro la salud y que debería estar restringida. El consumo va en aumento, especialmente en las zonas urbanas, pero apenas hay indicios concretos de que exista una epidemia incontrolada de abuso de cannabis.

En 2009, un estudio de la UNODC señaló que la tasa de prevalencia del consumo de cannabis a lo largo de la vida en Kenia fue del 10,6% en todas las edades, con tasas de consumo más altas en las zonas urbanas (11%) que en las rurales (4%); la prevalencia actual se estimó en 5.3% en todas las edades. La tasa global de prevalencia anual del consumo de cannabis se estima entre el 2,6% y el 5%, lo que indica que mientras que Kenia se encuentra cerca de los primeros puestos de la media a nivel mundial, la idea de que un grave problema de drogas está destruyendo a la juventud de Kenia es errónea y no ayuda.

Es importante que se documente tanto la historia como los acontecimientos recientes en todos los países en los que se está produciendo la guerra contra las drogas – por esta razón, son fundamentales las organizaciones como Hash Marihuana & Hemp Museum en Ámsterdam, ya que intentan reunir todos los datos posibles a través de distintas fuentes fidedignas con el fin de proporcionar la información más precisa, actualizada y objetiva sobre la situación actual a nivel mundial.

Por Seshata

Fuente Sensi Seeds

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

1 70 vistas
Para ayudarte a sacar el máximo provecho de tus "judías mágicas", aquí tienes algunos consejos prácticos sobre qué hacer y qué no hacer para conservar correctamente las semillas de cannabis.

0 28 vistas
El hijo de Willie Nelson, Micah Nelson, es un firme defensor de la legalización del cáñamo industrial en los Estados Unidos
video

0 101 vistas
Germaica Iberia presenta el nuevo videoclip de Little Pepe: “La cosa esta mala”, el tercer videoclip del EP “La Fábrica de Lirica” (Germaica Iberia 2016).

0 168 vistas
Cerveza La popularidad de la cerveza de cáñamo no deja de crecer en Europa. Cada vez más supermercados y vinotecas en Alemania y República Checa, en concreto, venden dicha cerveza