Megacultivos: Cultivos familiares o comunales

Megacultivos: Cultivos familiares o comunales

por -
0 2.670 vistas

tumblr_m7rukb4ehT1qgl52io1_500Por Miguel Gimeno.- Podríamos definir los cultivos familiares o comunales a aquellos cultivos que van destinados para más de dos personas que habitan en la misma casa. Existen casos de parejas con sus hijos que cultivan, ó de hermanos que viven en la misma casa, o incluso de fincas que pertenecen a varios dueños, que aún no siendo de la misma familia gozan del dominio del uso y disfrute de la finca con lo que ello conlleva.

La producción de un cultivo familiar, dependiendo del número de personas que se autoabastecen de él, tiene que ser bastante elevada. Los cannabicultores que cultivan para tener su propio suministro durante todo el año saben que un consumidor crónico de cannabis puede llegar a consumir anualmente entre 1 y 3 kilos, dependiendo del grado de consumo de cada uno. Por lo tanto, los cultivos familiares en los que hay más de un miembro deben producir cantidad suficiente para que todos puedan autoabastecerse para todo el año, con lo que hablamos de cultivos que deben producir más de 5 kilos anuales, con los consiguientes riesgos debido a la elevada producción que deben proporcionar.

Todos sabemos que el cultivo para autoconsumo no es delito en nuestro estado, pero debido al vacío legal y al desamparo de protección jurídica en la que se encuentran los cannabicultores de autoconsumo, ante un cultivo el sistema policial y judicial proceden a la incautación del cultivo y detención del cultivador, al que se le aplica el Artículo 368 del Código Penal, por el cual se le acusa más o menos de “traficante de marihuana”. Una muestra clara de ello son los titulares de muchos periódicos que rezan “Incautado un laboratorio de Marihuana”, cuando en realidad era un cultivo de indoor, que posiblemente fuera para consumo propio. Por todo ello, cultivar tanta gente junta supone un riesgo considerable a correr, ya que, en caso de incautación, hay que demostrar que todos son consumidores y todos cultivan sus plantas, luego sólo falta que el juez considere la condición de cultivadores para autoconsumo y falle a favor, pero eso son temas jurídicos en los que no debemos perdernos ahora.

Como consecuencia del alto riesgo padecido, la discreción de los cultivadores en su entorno vecinal y de los propios cultivos se convierte en una primera barrera a la que debemos prestar suma atención para evitar situaciones desagradables. La discreción debe ser algo fundamental para todo cannabicultor, llevarse bien con el vecindario debe ser una premisa que no siempre ocurre, y cuando tenemos a un vecino en contra podemos sufrir en cualquier momento una denuncia por su parte. En cuanto a los cultivos, hay que tener en cuenta que a plantas más grandes mayor producción, pero también menor discreción ya que son más difíciles de camuflar, en cambio a plantas más pequeñas más discreción pero también menos producción con lo que hay que aumentar el número de plantas y por ende también el de la superficie de cultivo, que puede resultar también más visible por aire.

Muchos cannabicultores familiares o comunales para evitar tener muchas plantas a la vez, o que puedan ser robado o intervenido toda su producción anual planifican el cultivo. El cultivo familiar o comunal precisa de una planificación perfecta, en la que no se pueden cometer errores que luego se paguen con una disminución significativa de la producción anual. Por ello y para evitar un elevado número de plantas planifican varios cultivos a lo largo del año, y algunos cannabicultores incluso combinan el cultivo de interior con el de exterior. Comencemos pues por la regla general que es el cultivo de temporada.

Que un cultivo familiar o comunal se haga en temporada significa que se debe obtener en un solo cultivo toda la producción necesaria para cubrir el consumo anual de sus propietarios. Como se ha de obtener la producción anual en un solo cultivo la voluminosidad total de plantas es muy elevada, con lo que si las plantamos todas juntas la visibilidad de las plantas es mayor, y también son más fáciles de sustraer al estar una junto a otra y no tener que desplazarse los ladrones dentro de la finca. Si disponemos de espacio suficiente y para disminuir su visibilidad y aumentar la dificultad de hurto se pueden disponer las plantas en pequeños grupos de 3 como mucho, de tal forma que queden dispersas por la finca en varias zonas de cultivo separadas entre sí. Esto se traduce en más trabajo y se precisa de una infraestructura más compleja, puesto que a cada zona aislada hay que darle las condiciones adecuadas para un correcto desarrollo de las plantas. Otra opción también es dispersar las plantas de forma individual por la finca.

_45557758_cannabis_466También se puede optar entre un número determinado de ejemplares de plantas voluminosos y altos, o de un número mayor si se trata de ejemplares pequeños. Las plantas grandes son mucho más difíciles de trabajar y precisan de mayor cuidado que las que son más pequeñas. Las plantas gigantes de más de 3 metros suponen todo un “handicap” para los cannabicultores, puesto que hay que ir entutorandolas a medida que van creciendo y cuando llega la floración las pesadas ramas pueden quebrarse si no está la planta debidamente fija y sujeta. Otro aspecto negativo de las plantas grandes es su tremenda visibilidad dado el gran porte que pueden llegar a alcanzar algunos ejemplares muy sativos. Para ello se pueden instalar mallas de ocultación o similares en vallas y divisorias que impidan que vecinos y fisgones lleguen a divisar las plantas. Si en el jardín existen ejemplares arbóreos se pueden poner las plantas de marihuana entre los mismos para que quede camuflada, eso sí, antes deberemos hacer una poda conveniente al árbol anfitrión para procurar a las plantas de cannabis la luminosidad suficiente que nos garantice un desarrollo óptimo en todas las fases del cultivo. Por el contario las plantas pequeñas son mucho más fáciles de cultivar y requieren menos cuidados en cuanto a fijación y entutorado se refiere. Asimismo la ocultación y disimulo de ejemplares pequeños es mucho más sencilla y no requiere de tanta complicación como en el caso de plantas gigantes. Con unos pequeños arbustos y mallas de ocultación es más que suficiente. En cuanto a la visibilidad aérea se puede reducir si ponemos mallas de sombreo.

En lugar de hacer un solo cultivo de temporada con el consecuente riesgo de perderlo todo por robo, incautación, plaga ó desastre natural, se plantea como alternativa el hacer varios cultivos escalonados a lo largo del año, repartiendo el número de plantas y la producción, y por consiguiente reduciendo los riesgos lo máximo posible. Los cultivos escalonados pueden combinar diversas modalidades de cultivo, nos permiten combinar cultivos de invierno en aquellas regiones templadas o zonas con microclimas especiales, con cultivos de autoflorecientes (automáticas) cuando llegue la primavera o forzando a florecer plantas normales por medio de cultivos forzados, y en última instancia realizar el cultivo de temporada. La combinación de cultivos espaciados durante el año nos permite realizar recolectas escalonadas, reduciendo así el volumen de plantas secando a la vez y facilitando las labores de manicurado y almacenado, puesto que el volumen de la producción es menor.

Combinar cultivos de interior con el exterior también es una buena técnica para escalonar las cosechas y que no sean todas a la vez. Aquellos que disponen de cultivos de interior pueden acelerar los crecimientos durante la primavera y sembrar plantas automáticas en el interior y cuando comiencen a florecer se sacan al exterior a que desarrollen la floración fuera, mientras que en el interior ya hemos sembrado otra remesa de automáticas para tenerlas listas cuando cosechemos las primeras. También se pueden mantener en crecimiento las plantas que deseemos plantar en el cultivo de temporada, así irán creciendo y cuando hayamos terminado con el ciclo de cultivos de automáticas, tendrán un desarrollo más avanzado cuando haya que trasplantarlas.

Otro aspecto a camuflar y que no basta con ocultar el cultivo es el olor de las plantas, sobre todo cuando están en floración. Los cultivos familiares o comunales son cultivos grandes que desprenden mucho olor, olor que puede llegar bastantes calles abajo. Muchos ladrones de plantas se valen de este método para localizar cultivos a los que asaltar, lo mismo que si es la autoridad quién delata el aroma cannábico, es de vital importancia disimular en la medida que se pueda el olor de las plantas. En cultivos de indoor el olor se reduce con los filtros de carbono pero el cultivos de exterior este hecho no se pueda dar a menos que cultivemos en invernadero que esté dotado con este sistema antiolor. Esparcir animales muertos por el entorno de las plantas es una práctica muy común, el olor a muerto se apodera del olor pero resulta desagradable para los que lo respiran, por lo que se convierte en una práctica poco recomendable si tenemos la casa cerca de la zona de cultivo. El cultivo de múltiples y diversas plantas aromáticas también puede ser una buena miguelvacuna contra el olor, podemos cultivar Hierbabuena, Menta, Poleo-Menta, Hierbaluisa, Melisa, Jazmín, Galán de Noche,…, cuanto más empalagoso sea su olor más camuflará el de las marías.

La combinación de cultivos en casa con cultivos furtivos se presenta como una alternativa para aquellos que no disponen de superficie suficiente para poder obtener la producción anual necesaria. Los inconvenientes de los cultivos furtivos son varios y considerables. En primer lugar el realizar cultivos en una tierra que no te pertenece ya es un delito por que el desarrollo del cultivo no se desarrolla dentro de nuestro ámbito privado, además cuando se cosechan las plantas el transporte hasta la zona de secado es todo un riesgo puesto que circulamos por la vía pública con plantas de marihuana. Otros riesgos de cultivos furtivos son mayor probabilidad de sufrir robos que si se hace en casa, y también el riesgo de padecer inundaciones si se cultivan en barrancos o cañadas.

 Por Miguel Gimeno

ARTÍCULOS SIMILARES

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 14 vistas
El estado de Washington en lo que va de año ha recaudado en impuestos para el estado 240 millones de dólares

0 331 vistas
Existen miles de trastornos raros y cmplejos. El cannabis y los compuestos cannabinoides pueden dar soluciones complejas a estas enfermedades

0 29 vistas
El gobierno de la isla caribeña de Santa Lucía quiere la discusión de la despenalización de la marihuana.
video

0 194 vistas
VICE presenta el reportaje Mariguana Mexicana que explora las posibilidades de la legalización en México para fines medicinales y recreativos.