Una mirada al CBD (cannabidiol)

Una mirada al CBD (cannabidiol)

por -
0 548 vistas

Con la legalización de la marihuana en muchos estados norteamericanos y en paises del mundo, estamos escuchando mucho acerca de los beneficios del uso recreativo, medicinal y comercial de la planta del Cannabis.

Originalmente clasificada por el padre de la taxonomía biológica Carl Linnaeus, que es recordado con la “L”, la Cannabis sativa L. se divide en dos subespecies:

-Cannabis sativa L. ssp. índica (Lam.) E.
-Cannabis sativa L. ssp. sativa

A pesar de que el cannabis se cultiva desde hace miles de años, sus formas como el cáñamo, marihuana y hachís han creado mucha confusión. En el centro de su intervención reguladora, por supuesto, esta uno de los cientos de los compuestos que se encuentran en el cannabis, el delta-9-tetrahidrocannabinol (THC), el agente psicoactivo de la marihuana y el hachís.

Por lo general, la marihuana se prepara a partir de las flores (cogollos) y las hojas de la planta seca y triturada, aunque la mayor concentración de THC se encuentra en las sumidades floridas de la hembra como una resina. El hachís se produce mediante la recopilación única de la resina y secándola, produciendo así una sustancia cerca de ocho veces más fuerte que un porro solo de marihuana.

Las condiciones ambientales y la cría selectiva establecieron las dos subespecies, de tal manera que la índica es más adecuada para el cultivo de marihuana y la sativa para la producción del cáñamo industrial. El cáñamo es cultivado por su fibra y semillas, que contienen alrededor de un 30 por ciento de aceite y se pueden comer. Antes de la Ley de Sustancias Controladas (1970), el cáñamo fue un importante cultivo comercial en los EE.UU. y totalmente legal.

Mientras el THC está presente en todas las plantas de cannabis, las plantas de cáñamo contienen una cantidad muy pequeña. De hecho, se podría decir que tratar de conseguir un colocón con el cáñamo es como querer colocarse con una cerveza sin alcohol. Aún así, el cáñamo no se puede cultivar legalmente en la mayor parte de los EE.UU. y en ciertos países. Uno pensaría que la FDA estadounidense tendría otras cosas mejores que hacer. Sin embargo, los reguladores deben regular, sin duda, a instancias de los fabricantes que competían con los productos de cáñamo como los hilos, cuerdas, y el saqueo de arpillera.

El aceite de cáñamo se utiliza en pinturas, barnices, jabones, cosméticos y alimentación humana y de animales.

En cuanto a la marihuana medicinal, pasamos ahora al CBD uno de los más de 80 productos químicos cannabinoides activos en la planta de la marihuana y también en el cañamo. A diferencia de THC, que no tiene efectos psicotrópicos, las continuas investigaciones han sugerido que una gran mayoría de propiedades médicas del  cannabis  ‘derivan del CBD. La investigación preclínica ha mostrado que es anticonvulsivo, antioxidante, neuroprotector, anti-inflamatorio, analgésico, anti-tumoral, anti-psicótico, y tiene propiedades anti-ansiedad.

Tal vez el tratamiento más alentador que se ha hecho pública del CBD se refiere a su eficacia para los casos graves de epilepsia infantil y resistente a los fármacos convencionales. Una cepa particular de cannabis se desarrolló específicamente por su alto contenido en CBD llamada “Charlotte’s web (La telaraña de Charlotte)”.

Después de cinco años, Charlotte Figi, cuya epilepsia era intratable mostró una notable mejoría al ser tratada con CBD. Notablemente, los productos con CBD deben tener un contenido menor de 0,3% de THC.

Lamentablemente, gran parte de la medicina organizada, al tiempo que reconoce los resultados milagrosos del CBD sobre estos niños, lo tacha como “anecdóticos”. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que tales críticas no sólo son por auto-servicio, pero se convierten en una profecía auto-cumplida. Los ensayos clínicos de pleno derecho son caros, y sólo se beneficiarían al proveedor del medicamento patentado. El CBD no tiene propietario, e irónicamente se ha sabido que exhibe propiedades anticonvulsivas (en roedores) desde al menos 1977 y es una lástima que prácticamente todos los padres que descubrieron el beneficio del CBD para sus hijos enfermos lo hicieran fuera de los canales convencionales de la medicina.

El uso de CBD en modelos de animales han demostrado que inhibe la progresión de muchos tipos de cáncer, incluyendo el glioblastoma (tumor agresivo en el cerebro y en la columna vertebral), de mama, de pulmón, de próstata, y el cáncer de colon. Los mecanismos que comprenden la reducción de la viabilidad celular, el aumento de la muerte celular del cáncer, la disminución del crecimiento tumoral, y la inhibición de metástasis, se han identificado.

Algunos pequeños estudios en humanos y animales han indicado que el CBD es eficaz para reducir la ansiedad y el estrés, posiblemente por las alteraciones en la señalización del receptor de serotonina. El CBD puede incluso ser eficaz contra la obesidad, se ha demostrado en estudios que disminuye el apetito en animales.

Si estos beneficios terapéuticos se validan aún más en sujetos humanos, una nueva era en la curación natural está sobre nosotros … y no en un momento demasiado pronto.

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 37 vistas
La legalización de la marihuana ha sido la única clara ganadora en las elecciones de 2016. Es hora de la vigilancia y del valor no de la paranoia y el derrotismo

0 66 vistas
Un nuevo producto que utiliza la nanotecnología como forma de entrega para el CBD está preparado para salir al mercado

0 107 vistas
Las disfunciones sexuales del sexo masculino y femenino podría tener el mismo tratamiento

0 80 vistas
El retrato completo del profesor Raphael Mechoulam realizado con una mezcla especial de hierbas mezcladas para fumar con cannabis