Nederland, la capital del cannabis en EE.UU.

Nederland, la capital del cannabis en EE.UU.

por -
0 810 vistas

EEUU.- Hay una verdadera explosión de las ventas de la marihuana en el último año en Colorado y Columbia.

Millones de estadounidenses expresaron su opinión sobre la marihuana en las recientes elecciones intermedias de Estados Unidos.

En Colorado, 24 comunidades votaron por prohibir o restringir las tiendas que expenden marihuana para usos terapéuticos. En California, los votantes lucharon con la cuestión de la legalización del uso recreativo -donde entraron en juego problemas de salud, delitos e impuestos- y luego se votó por el no.

Sin embargo, aquí, en Nederland, solo fue otro día hermoso en las alturas de las montañas. La marihuana ha estado en la corriente institucional en este puesto de avanzada de la contracultura, a 2.438 metros sobre el nivel del mar, en las Rocallosas, y a una hora al noroeste de Denver, desde los días del ‘porro’ del tamaño de un puro de Bob Marley.

Y, a juzgar por las cantidades, las cosas no han cambiado tanto. La explosión de las ventas de la marihuana terapéutica en el último año en Colorado, así como en el Distrito de Columbia y otros 13 estados, donde se permite el uso terapéutico, seguro que ha agregado un elemento nuevo a la mezcla. Dispensarios como Grateful Meds, uno de los siete proveedores de marihuana terapéutica en Nederland, con una población de 1.400 habitantes, ahora cuentan con abogados para el cumplimiento de la ley en los recibos de impuestos por anticipos y ventas en el cajón del dinero.

Sin embargo, la marihuana sigue siendo la marihuana, y

Nederland, un enclave en lo que John Denver inmortalizó como “las alturas de las montañas Rocallosas de Colorado”, no cambió de opinión.

Registros estatales muestran que, por alguna coincidencia, la concentración de pacientes que usan marihuana terapéutica y dispensarios que la venden es más alta aquí, en el viejo centro hippie de Colorado, que en ningún otro rincón del estado.

Por ejemplo, en el condado de Gilpin, que comienza en el umbral de Nederland, casi uno de cada 20 habitantes califica para el tratamiento con cannabis -el nivel más alto en Colorado y más de tres veces el promedio estatal-.

La ley estatal, aprobada por referendo en el 2000, permite el tratamiento a base de marihuana para una lista de padecimientos, desde cáncer hasta dolor crónico, si un médico verifica la necesidad.

Y los doctores han hecho el favor. El patrón de declararse ‘suficientemente enfermo’ para requerir marihuana se extiende en una franja amplia, desde el oeste de Nederland hasta un archipiélago de comunidades, impregnado de batiks hace una generación y que hoy es piedra angular del sector turismo y de centros vacacionales.

Los condados de Summit y Pitkin, que albergan a ciudades de esquiadores, como Breckenridge, Keystone y Aspen, se enorgullecen de una cultura juvenil al aire libre y sana, pero también tienen una cantidad desproporcionada de dolores debilitantes, diagnosticados en varones de veintitantos años, según muestran los registros estatales.

“¿Quién pensaría que habría semejante dolor severo entre los jóvenes de Colorado?”, preguntó, con ironía, Ron Hyman, encargado de llevar las estadísticas demográficas y director del programa de marihuana terapéutica del Departamento de Salud Pública y Ambiente de Colorado.

Los habitantes de Nederland, como Hal Mobley, de 56 años, quien se dirigía a que le cortaran el cabello una mañana reciente, preguntan algo muy parecido. La marihuana es parte de la vida aquí, piensa, ni más ni menos accesible, y para nada diferente en su uso de lo que ha sido por décadas. “¿Es para el dolor?”, preguntó, entrecerrando los ojos por el sol brillante.

También es una buena medicina para el presupuesto municipal de Nederland. Los ingresos fiscales son muy elevados, en una forma que envidiarían muchos tesoreros municipales más conservadores, en parte por el mayor gasto de los turistas en restaurantes y tiendas, pero aún más por la venta de marihuana.

Tan solo en junio, mientras muchas comunidades de todo Estados Unidos aún batallan con el abatimiento económico, los impuestos por ventas recaudados en Nederland fueron de un sólido 54 por ciento más que los de junio del 2009. Sin lo obtenido por la marihuana, el incremento habría sido de 22 por ciento.

“Ha estado aquí, probablemente en forma ilegal, por mucho tiempo, pero ahora hay una oportunidad para la industria -dice Sumaya Abu Haidar, alcaldesa de Nederland-. Existe la oportunidad de la libre empresa, una oportunidad para que las personas se ganen la vida en una forma no disponible antes”.

Philip Dyer, de 45 años, músico local, lo expresó de otra forma. El Gobierno, dijo, “finalmente se espabiló lo suficiente para regularla y tener su tajada”.

Los partidarios de la marihuana terapéutica dicen que el patrón -el uso médico más predominante en lugares con un alto uso recreativo históricamente- es solo un reflejo de mayor conocimiento sobre la droga y sus propiedades. La gente de las comunidades donde se ha aceptado la marihuana, dicen, saben más sobre sus beneficios medicinales que los de otras partes del estado, donde pocos pacientes la usan.

Las cosas están cambiando

No obstante, los habitantes aquí dicen que a pesar de la especie de ‘statu quo’ de la marihuana en el papel, están cambiando las cosas.

Un cambio demográfico en años recientes, porque se mudan más familias, profesionales, empleados técnicos y que trabajan en su casa, ha generado tensiones, dicen funcionarios municipales, por cuestiones de crecimiento, desarrollo, turismo, y marihuana, ya que muchos de los recién llegados son menos entusiastas que la vieja guardia respecto de la reputación matizada por la ‘mota’ de Nederland.

A principios de este año, Nederland se convirtió en la tercera comunidad en Colorado en despenalizar el uso recreativo de la marihuana. Sin embargo, el voto, en su mayoría simbólico porque sigue siendo ilegal bajo las leyes estatal y federal, dividió profundamente a la comunidad. Se aprobó la legalización, pero solo con una diferencia de 41 votos entre 477 emitidos. Una propuesta para celebrar un festival de cannabis en el pueblo se topó con un muro mayor de oposición y se votó en contra.

“Cuando la gente piensa en Nederland como el pueblo marihuanero, no es algo preciso”, señala Abu Haidar.

Sin embargo, el pueblo aún tiene la reputación de tener buena marihuana, un motivo de orgullo sobre el cual la abogada de cumplimiento legal de Grateful Meds, Susan Eisman, estuvo encantada de hablar durante un recorrido por la tienda.

Mientras que muchos dispensarios tienen quizá cinco variedades de marihuana de donde escoger, ellos tienen 30, y atienden a 300 pacientes. “Tenemos pacientes que llegan de todo Colorado”, dijo Eisman. “Mucho se debe a la calidad y cantidad, y a la selección y la fama. El otro día, un paciente vino desde Longmont, a una hora de distancia, porque le gustó una variedad en particular y no la obtiene en ninguna otra parte”.

Fuente  ElTiempo

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 47 vistas
Jamaica se encamina y se centra en la construcción de una industria medicinal basada en la investigación con cannabis y en la producción de fármacos

0 52 vistas
Sudáfrica en un país donde existe una cultura de consumo de dagga además de tener un buen excepcional clima para su cultivo

0 1.764 vistas
Las personas que consumen alcohol a la vez que fuman marihuana, tiene mayores niveles de THC en la sangre

0 85 vistas
Los estados norteamericanos que tienen legalizado el cannabis medicinal tienen un menor ausentismo en los puestos de trabajo por baja médica