Ni tomillo, ni romero, ni albahaca: marihuana

Ni tomillo, ni romero, ni albahaca: marihuana

1 865 vistas

Un pequeño pero muy influyente grupo de chefs reconoce que la afición al fumeteo tiene mucho que ver tanto con sus creaciones como con el ambiente relajado de sus restaurantes

¿Depresión posvacacional? ¿Bajón ante el otoño marrón que se nos avecina? Relájese, porque esta temporada la cocina nos trae más diversión que nunca. No me refiero a los chistes de Arguiñano, sino a evasión de la buena, de la ilegal.

Cocinar con marihuana está de moda. Vaya novedad, dirán algunos:Baudelaire ya se ponía hasta las trancas en el siglo XIX, y los hippiesllevan haciendo pasteles de maría desde los tiempos en los que se decía “carroza” o “guay del Paraguay”. La noticia hoy es que de una gastronomía drogadicta primaria y meramente funcional estamos evolucionando a otra en la que los sabores importan.

En la Costa Oestenorteamericana florecen pequeños restaurantes temáticos alrededor de la marihuana. Los más light ofrecen los clásicos dulces para calmar los munchies, esa hambre desaforada de dulces y comida guarra en general que te entra cuando fumas porros; otros preparan platos con mierda de verdad aprovechando la despenalización del uso médico de la planta.

Al otro lado del país, el New York Times habla de la influencia del cannabis en la nueva cocina estadounidense. Según el diario, un pequeño pero muy influyente grupo de chefs reconoce que la afición al fumeteo tiene mucho que ver tanto con sus platos lujuriosos y ricos en hidratos de carbono como con el ambiente relajado de sus restaurantes. Lo llaman “la alta cocina colocada”.

Si esto les cae muy lejos, vía Internet pueden hacerse con un ejemplar del primer recetario oficial de la mítica revista porrera High Times. Esta magna obra puede considerarse el primer libro de cocina cannábica con aspiraciones culinarias. Gracias a él he aprendido que las diferentes variedades pueden aportar matices alimonados, picantes o mentolados a los platos. Con sensatez, el High Times Cookbook llama a la moderación en las cantidades: disfrutar con la hierba no significa ser un descerebrado.

Habrá quien condene todo este discurso como una mera coartada para ponerse ciego, pero a mí me gusta como tendencia. Un amigo mío que tomó una vez majún, una pasta marroquí hecha con frutos secos, miel y hachís, puede decir que ha comido cosas más agradables, así que toda mejora en este terreno es bienvenida. Ese mismo amigo ha cocinado algunas veces bajo los efectos, y da fe de que nunca se ha sentido tan cerca de Ferran Adrià. Los resultados han sido discutibles –la tortilla de salchichón con mermelada suena a exceso vanguardista–, pero, como dice el maestro, lo importante es la creatividad.

Fuente ElPais

SIMILAR ARTICLES

1 COMMENT

Leave a Reply

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 246 vistas
Una nueva muestra que el THC, el cannabinoide psicoactivo, afecta directamente el uso de oxígeno por el cerebro.

0 73 vistas
La Purple Bud Automatic versión autofloreciente de una de las genéticas más espectaculares que podemos encontrar en el catálogo del banco

0 85 vistas
La investigadora Dra. Natasha Ryz dice que los datos preliminares señalan al cannabis como un poderoso antiinflamatorio

0 65 vistas
En Sudáfrica, como en el resto del mundo, la legalización de la marihuana medicinal es una cuestión de tiempo y cada vez de menos