Nueva España, la puerta de entrada del cannabis a América

Nueva España, la puerta de entrada del cannabis a América

por -
1 8.240 vistas

Parece una hipótesis muy probable que el cáñamo haya llegado al continente americano por primera vez vía México o mejor dicho, vía la Nueva España, según los datos disponibles, pocos años después de la conquista, traída por los españoles.

Aunque no hay muchos estudios históricos sobre una planta condenada e ilegal, algunas fuentes de entusiastas de la marihuana, que no parecen estar muy erradas, relatan que la cannabis llegó a Nueva España para ser aprovechada por sus varias cualidades, que ya mencionamos: proveedora de fibra textil y medicina, sin dejar de lado su propiedad como “esparcimiento”.

El clima cálido del país favoreció la cría del cáñamo y su uso de difundió sin mayor problema y con relativa discreción.

Es en México donde se originó la palabra marihuana, que es la forma en que se conoce a la droga en todo el continente americano y en muchos países de Europa. La palabra se ha colado en los diccionarios de todos los idiomas occidentales, donde se señala que tiene su origen en el español de México, sin embargo, el origen exacto del término realmente no está claro. Tanto en páginas de internet como en comunicación de boca en boca circulan versiones pintorescas, sobre el origen de la palabra marihuana, tales como que la palabra es de origen náhuatl, o historias coloridas en las que intervienen prostitutas llamadas “María” y “Juana”, sin embargo ninguna de estas explicaciones ha podido comprobarse.

El caso es que se trata de una palabra de sonido divertido, indudablemente de origen del español de México y que al cambio del siglo XX se utilizaba originalmente para designar al tabaco de baja calidad.

Durante y después de la Revolución Mexicana (1910-1917) Los migrantes mexicanos que entraban a Estados Unidos introdujeron la hierba en las ciudades del norte, usando el famoso nombre, en un tiempo en que su uso, siembra y traslado no estaban prohibidos.

Sectores de la población estadounidense reaccionaron con rechazo hacia los migrantes mexicanos (como siempre), y activistas conservadores señalaban además el hecho de que los mexicanos fumaban la marihuana (que también los estadounidenses fueran aficionados a la yerba no era resaltado en la propaganda), y aprovecharon para lanzar una campaña contra la “amenaza de la marihuana”. Medios de comunicación y organizaciones conservadoras difundían historias de los terribles crímenes que eran cometidos por enloquecidos mexicanos,

bajo los influjos de la yerba.

El hecho de que la droga fuera llamada marihuana contribuyó a una confusión que sería cómica sino existieran asuntos muy serios implicados en el problema de las drogas. Los activistas que alertaban sobre el terror de la marihuana olvidaban explicar que esa planta fumada era exactamente la misma de la que se hacía el medicamento que muchas persona conocían como Cannabis indica, y que ya mencionamos al inicio del artículo.

Así, la droga comenzó a construirse una fama de ser perniciosa para la salud y la estabilidad emocional de las personas.

En este punto de nuestra historia entra en escena el magnate estadounidense, William Randolph Hearst (1863–1951), dueño de cadenas de periódicos, radio y varias industrias, además del creador del “periodismo sensacionalista”. Políticamente conservadores, los periódicos de Hearst fueron clave en la fijación de la palabra “marihuana” asociada a la Cannabis.

Por cierto, William Randolph Hearst es la personalidad que inspiró la famosa película de Orson Wells “El Ciudadano Kane” (1941).

Hearst vendía miles de periódicos contando historias de hombres “de color” (latinos y negros) que usaban drogas para corromper a las mujeres blancas. Según esos estereotipos, mexicanos y negros, bajo la influencia de la droga, llevaban consigo machetes y corrían como salvajes ante cualquier provocación.

Además de razones relacionadas con su ideología política y por su claro racismo, Hearst tenía una motivación quizá aún más importante para él, de naturaleza económica: a principios de siglo se desarrolló una técnica para procesar el cáñamo indio y obtener papel de su fibra. Según esta versión, esto representaba una amenaza a los aserraderos que Hearst poseía para proveer papel para sus periódicos, a partir de la madera.

Con el tiempo, Los diferentes estados de Estados Unidos y el gobierno de Washington emitieron una serie de leyes que llevaron a declarar ilegal el uso, siempre y comercio de la planta. Lo mismo sucedió con el gobierno de México.

Para los años 40, la droga estaba ilegalizada en prácticamente todo el mundo

Fuente TabascoHoy

1 COMENTARIO

  1. Por dios…..como pudieron prohibir algo tan bello y vivo….en vez de prohibir los verdaders asesinos como el tabaco y el alcohol, es por esto que la gente nunca va a entrara en razon en cuanto a una planta que es menos perjudicial y adictiva que el cafe…obviamente si se la usa con moderacion y con responsabilidad cuando uno ya es mayor y puede tomar sus propias desiciones, y lo mas real de todo es que LA PROHIBICION NO FUNCIONA!!!!!!!!!!, como dice en el final de THE UNION..¿"hasta cuando se puede mantener en pie una mentira de este tamaño….."? aguante el cannabis!!!es la cura del mundo!

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 15 vistas
El estado de Washington en lo que va de año ha recaudado en impuestos para el estado 240 millones de dólares

0 370 vistas
Existen miles de trastornos raros y cmplejos. El cannabis y los compuestos cannabinoides pueden dar soluciones complejas a estas enfermedades

0 30 vistas
El gobierno de la isla caribeña de Santa Lucía quiere la discusión de la despenalización de la marihuana.
video

0 203 vistas
VICE presenta el reportaje Mariguana Mexicana que explora las posibilidades de la legalización en México para fines medicinales y recreativos.