Buscar

embarazo - resultados de búsqueda

Si no estás satisfecho con los resultados, realiza otra búsqueda

1 277 vistas

Australia.- Las últimas elecciones en Australia terminaron con la victoria del conservador Partido Liberal.

Con esto, el ex líder de la oposición, Tony Abbot toma el poder con la decepción del Sex Party un partido pequeño creado en el 2009 y que surgió en el país de los canguros para defender la libertad sexual, el matrimonio gay, la legalización de la marihuana, el aborto, la eutanasia y otras directrices también polémicas.

“Somos civiles por las libertades de la leyenda y nuestras políticas van mucho más allá del sexo”, define la presidenta de la sigla, Fiona Patten, quien admite, sin embargo, utilizar el nombre como una manera de destacar en el ámbito político.”Es sin duda una manera de llamar la atención y no estoy avergonzada.

Queremos acabar con el tabú existente en torno al sexo, por lo que la gente pueda entender esta palabra con sentido común y sin miedo “, explica. Según ella, el objetivo principal de la leyenda es poner fin a la influencia de la religión en las decisiones públicas. Para ello, Patten dice que quiere reemplazar la educación religiosa por clases de educación sexual en las escuelas. “Los gobiernos tienen miedo de acercarse a este tema, pero hay que enseñar sexo para reducir el embarazo adolescente, la homofobia y también la violencia doméstica”, dijo.

Fuente BahiaNoticias

1 1.689 vistas

La piel siendo el órgano más grande de tu cuerpo ayuda a moderar la temperatura del cuerpo y nos protege de las infecciones. A veces, la piel está escamosa y a veces sólo pica, no importa cuál sea su condición, las enfermedades de la piel puede afectar negativamente a su apariencia, creando situaciones embarazosas y propiciar baja autoestima. Ahora, gracias a un nuevo estudio publicado recientemente por el British Journal of Pharmacology, los cannabinoides milagro de la marihuana, se ha demostrado que desempeñan un papel beneficioso en el tratamiento de muchas enfermedades de la piel.

“Se ha descrito un papel para la señalización endocannabinoide en el control de la fisiología epidérmica, donde la anandamida es capaz de regular la expresión de genes de diferenciación de la piel a través de la metilación del ADN. Aquí, se investigó el potencial de regulación epigenética de estos genes por fitocannabinoides seleccionados, los cannabinoides de la planta tienen un potencial como agentes terapéuticos para una variedad de enfermedades humanas “.

Para este estudio, el efecto de los cannabinoides de la marihuana, cannabidiol [CDB] cannabigerol [GBC] y cannabidivarin han sido examinados en los queratinocitos humanos (células HaCaT), la búsqueda de la expresión de la diferenciación de los genes de la queratina de piel, y la metilación del ADN del gen de la queratina 10. También , los cambios alentados por los fitocannabinoides en la metilación del ADN a nivel mundial.

La gestión de las células HaCaT infectadas con el cannabinoide CBD [cannabidiol] o CBG [cannabigerol] minimizaron dramáticamente la expresión de todos los genes de la prueba a través de aumento de la metilación del ADN para el gen de la queratina 10.

Concluyendo que; “. Los fitocannabinoides cannabidiol y cannabigerol como represores de la transcripción que pueden controlar la proliferación celular y la diferenciación, lo que sugiere (especialmente para el cannabidiol) una posible explotación como compuestos de plomo para ser utilizados en el desarrollo de nuevas terapias para enfermedades de la piel”

 

Fuente Marijuana

0 561 vistas

j_sierra_weed_500x279México.En un foro anterior, se les dijo que según la Ley General de Salud la ALDF no puede legislar respecto al tema.

Asambleístas comparan este caso con el de la despenalización del aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo, donde la Suprema Corte avaló la decisión de la ALDF.

La Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) sí está facultada para legislar en materia de salud en torno a la legalización de la marihuana, aseguraron diputados federales y locales del PRD que promueven el debate sobre este tema en la Ciudad de México.

Aseguraron en que la discusión sobre la posible despenalización del consumo de cannabis en la capital, sigue la misma ruta de ordenamientos legales que hoy son considerados de avanzada, pero que en su momento enfrentaron una fuerte oposición y críticas.

Excélsior informó que durante otro de los foros organizados por la ALDF sobre este tema, especialistas del Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe), explicaron que los diputados locales no pueden legislar para legalizar el consumo de marihuana debido a que así está establecido en la Ley General de Salud.

Diputados perredistas han manifestados opiniones encontradas sobre este tema, pues mientras uno impulsan la legalización, otros la rechazan.

Los legisladores federales Carlos Augusto Morales y Fernando Belaunzarán, así como los diputados locales Manuel Granados, Esthela Damián, Efraín Morales, Daniel Ordóñez Y Vidal Llerenas, pusieron como ejemplo los casos de la interrupción legal del embarazo y los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Indicaron que dichas reformas fueron señaladas como que violaban la Constitución y que la ALDF no tenía facultades, sin embargo la Corte finalmente avaló la decisión de la Asamblea.

marcha_legalizacion_mariguana-webPor lo anterior, los legisladores perredistas expresaron que no existe ningún temor de que, de ser aprobada la legalización de la marihuana en la Ciudad de México, el caso vuelva a terminar en la Suprema Corte, pues hay confianza de que los ministros nuevamente darán la razón al Legislativo local.

“Principalmente porque uno de los factores a considerar, y la ciencia así lo dice, son la propiedades médicas que tiene la marihuana, las cuales son conocidas en muchos países del mundo”, agregó Vidal Llerenas”.

Publicado en Excelsior

Abrams declaró: “Si el cannabis fuera descubierto en una selva amazónica hoy en día, la gente estaría trepando a hacer tanto como pudiesen para usar todos los beneficios potenciales de la planta. Por desgracia, lleva consigo una larga historia por ser una planta perseguida “.

Dr. William L. Courtney dice: “El cannabis captura estas moléculas que ayudan a nuestro sistema de organismos reguladores a que sean más eficaces. La conclusión es que es un dietético esencial que ayuda a todos los tipos de células con mayor eficacia. Ni siquiera se refieren a ella como una medicina más, estrictamente es un dietético esencial “.

Donald Abrams es el jefe de Hematología Oncología, en el San Francisco General Hospital, y profesor de medicina en la Universidad de California, San Francisco. Él lleva a cabo investigaciones sobre las aplicaciones de la marihuana con fines medicinales, y se ha convertido en un gran defensor como resultado.

Donald Abrams aparece en el cvideo que acompaña a este artículo. El video titulado “Leaf”, proporciona una idea única sobre los beneficios del cannabis medicinal en su forma cruda, e introduce la nueva técnica para ingerir marihuana medicinal, en jugo.Los zumos de vegetales están de moda en los Estados Unidos en estos momentos, por lo que no es sorprendente que alguien finalmente se ocupara también de los beneficios de los jugos cannabis. De hecho, algunas personas incluso han sugerido que el cannabis debería ser considerado y clasificado como un vegetal.

Las verduras son generalmente una planta herbácea dcon producción de una parte comestible, por lo general se consumen como parte de una comida. Esto se refiere típicamente a la hoja, tallo, flor, o la raíz de una planta. En 1967, el significado del término “vegetal”, se especificó que significaba, “planta cultivada para la alimentación, hierba comestible o raíz.” Algunas verduras pueden comerse crudas, y otros deben ser cocinadas para ser comestibles. Cuando ciertas frutas y verduras se calientan, pierden toneladas de enzimas y nutrientes beneficiosos. El cannabis no es diferente.

Los beneficios para la salud del jugo de cannabis

La técnicas de preparación del cannabis se basan en los beneficios que se buscan de la planta. El jugo de la cannabis, recibe la mayor parte de los beneficios médicos de la planta. El cannabis en su forma cruda es todavía psicoactivo, pero no como la sesión de medicación que usted está acostumbrado. De hecho, los efectos psicoactivos del cannabis son meramente el aspecto humano de la planta que todos nacemos con los receptores cannabinoides. “No tiene nada que ver con los 34 millones de años de evolución que la planta tiene”, según el Dr. William L. Courtney.  Courtney es una especialista en dietética de cannabis en bruto, y un firme creyente de los poderes curativos de las plantas.

Mientras Courtney entiende que el cannabis puede de hecho ser usado como una medicina, se cree que en su mejor forma es en crudo por ser un preventivo. Afirma el cannabis es la “hortaliza más importante del planeta”, y puede ayudar a la función de su sistema inmunológico, proporcionando beneficios anti-inflamatorios y mejorando el metabolismo óseo y la función neural. El cannabis es incluso capaz de inhibir el crecimiento de células cancerosas, y la lista podría seguir y seguir.

Según el médico, al cocinar o fumar cannabis en realidad se está alejando de un 99% del cannabis que ofrece beneficios. Sin embargo, en su forma cruda, la planta contiene THCA (ácido Tetrahydrocannabinolic) y CBDA (ácido cannabidiol), que debe ser calentado con el fin de producir THC y CBD.

Sólo cuando se descarboniza el THCA, convirtiéndola en THC, ¿se puede provocar un efecto similar al “subidón” que puede ser utilizado para fumar marihuana. Por lo tanto, no puede sentir el aceite de hachís o cannabis de hojas frescas como estamos acostumbrados, pero sé que hay beneficios de salud extremos por consumir cannabis. Esto permite que el cuerpo tolere mayores dosis de cannabinoides en el cannabis si se consume en forma cruda. La FDA ha aprobado una dosis tolerable CBD de 600 mg / día como fármaco en una nueva investigación. Esto hace que el potencial médico de beber el jugo contenga 600 mg de CBDA, mucho mayor que cuando se calienta el cannabis. Teniendo en cuenta que los porcentajes del CDB están por debajo del 1% en la mayoría de las cepas, por lo tanto sería practicamente imposible fumar suficiente en un día para ingerir una dosis de 600 mg de CBD.

Ethan Russo es un asesor médico de GW Pharmaceuticals, una compañía británica que produce un spray bucal de THC llamado Sativex. A mediados de los años 90, Russo tomó un año sabático en el Perú después de dejar su trabajo de neurología el creía que estaba prescribiendo medicamentos con efectos secundarios tóxicos. A su regreso afirmó que la marihuana tiene el mayor potencial de cualquier planta medicinal.

Una cita de Russo, “el CBD trabaja sobre los receptores y como resultado, tenemos los cannabinoides en nuestros cuerpos, los cannabinoides endógenos, que resultan ser muy eficaces en la regulación de las funciones inmunes, las funciones nerviosas y las funciones de los huesos. El sistema cannabinoide endógeno actúa como un modulador en el perfeccionamiento de muchos de estos sistemas y si algo está trastornado bioquímica en el cuerpo de una persona, es muy posible que el sistema cannabinoide puede traer el equilibrio a las cosas de nuevo. ”

Comunicación bidireccional con las células nerviosas

strawberry green smoothieUn artículo escrito en diciembre de 2004 de la revista Scientific American trataba de una molécula del cannabis que puede comunicarse de dos maneras con las células nerviosas. Explicaron que un solo sentido de tráfico en los nervios es la principal causa de la inflamación en el cuerpo. Las células inmunes están siendo continuamente atacadas y nada se comunica con los nervios para decirles que se calmen. Cuando se agrega cannabinoides la comunicación de dos vías se hace posible y la inflamación se reduce. Los cannabinoides ayudan a prevenir o combatir los síntomas, proporcionando a los nervios comunicación de dos vías.

Ethan Russo sugiere que las personas que no producen naturalmente la cantidad necesaria de los cannabinoides pueden ser más susceptibles a enfermedades como el síndrome de colon irritable, migrañas y glaucoma. La chica del video (más abajo y en inglés), Kristen Peskuski, cuenta una historia verdaderamente increíble de cómo consumiendo jugo de cannabis para tratar lo que ella llama “trastorno endógeno deficiencia cannabinoide”. Ella sufría de una serie de condiciones que incluyen el lupus, la artritis reumatoide, la endometriosis , cistitis intersticial, hipoglucemia, anemia, sinusitis crónica, infecciones bacterianas crónicas y otras enfermedades graves. Ver video

Lo interesante de la historia de Kristen es que fumando marihuana no le hizo casi tanto a ella como el jugo. Antes de que ella comenzara a hacerse jugos, Kristen fumaba un cuarto de onza de cannabis al día junto con comestibles y concentrados. Ahora ella ya no utliza los antibióticos y usa sólo jugo cannabis para ayudar a todos sus males. Su ginecólogo cree que el cannabis puede haber incluso haberle ayudado durante su embarazo, lo que se pensó originalmente que sería imposible debido a su historia con la endometriosis.

Consejos y sugerencias para Jugos de Cannabis

Ahora sabemos que todo esto es muy emocionante, pero no hay que ir lanzado al exprimidor y que se cure todo mágicamente. Aquí tenéis una lista de las recomendaciones del Dr. Courtney para el jugo de cannabis en bruto:

-Cuando se trata de hacer jugo, como con cualquier vegetal, contra más fresco, mejor.

-El cannabis que ha sido secado y preparado para fumar no es adecuado para el prensado.

-El Dr. Courtney recomienda que el jugo de pacientes 15 hojas, y grandes 2 (2 a 4 pulgadas de largo) yemas crudas por día.

-Los cogollos crudos son las flores cosechadas cuando las glándulas de THC son claras en lugar de ámbar.

-Se recomienda que se mezcle en otro jugo vegetal para reducir la amargura de la cannabis en bruto.

-Una opción popular es el jugo de zanahoria y una proporción de 1 parte de jugo de cannabis y 10 piezas de jugo de zanahoria es una buena regla.

Dividir la bebida en 3 partes y beber en cada comida durante un máximo de 3 días en un recipiente herméticamente cerrado en el refrigerador.

Feliz Jugo!

 

 

2 5.664 vistas

conspiraciones-gifPor Franjo Grotenhermen.- El consumo de cannabis puede ser un factor de riesgo para el desarrollo de un tipo de psicosis, la esquizofrenia. En la actualidad se sabe que el cannabis duplica el riesgo (es decir, lo multiplica por 2) si el individuo lo consume a grandes dosis durante la adolescencia. Hay otros factores que también incrementan el riesgo de padecer esquizofrenia, como por ejemplo crecer en una gran ciudad lo aumenta aproximadamente el doble en comparación con hacerlo en el campo. Este pequeño incremento del riesgo significa que entre 1 y 2 de cada 100 consumidores de cannabis y entre 1 y 2 de cada 100 habitantes de la ciudad desarrollarán esquizofrenia a lo largo de sus vidas en comparación con entre 0’5 y 1 de cada 100 habitantes que la desarrollarán sin tener ningún factor de riesgo.

¿Qué es la psicosis?

La psicosis es una enfermedad grave de origen desconocido. Se trata de una situación de anormalidad mental y es un término genérico psiquiátrico para un estado psíquico a menudo descrito como “pérdida de contacto con la realidad”. El término “psicosis” es más utilizado como “término genérico” que como diagnóstico concreto. Las personas que sufren psicosis son denominadas psicótico. La psicosis es una de las formas más graves de trastorno psiquiátrico y puede cursar con alucinaciones y delirios y deterioro de la percepción. La enfermedad no se puede curar aunque hay medicamentos disponibles que pueden mejorar algunos de los síntomas. La esquizofrenia es una forma especial de trastorno psicótico.

¿Qué es la esquizofrenia?

La esquizofrenia es un trastorno mental que se caracteriza por un deterioro de los procesos de pensamiento y una capacidad de respuesta emocional pobres. Con mayor frecuencia se manifiesta con alucinaciones auditivas, creencias paranoides o lenguaje y pensamiento desorganizado. Las alucinaciones son percepciones, en un estado consciente y despierto y en ausencia de estímulos externos, que tienen cualidades de reales sin serlas. Por ejemplo los esquizofrénicos pueden escuchar voces sin que existan. Las creencias, que se llaman delirios, se asocian con una convicción fuerte a pensar en la evidencia de lo contrario. Por ejemplo pueden creer que es un importante personaje histórico como Jesucristo o Napoleón. A menudo los déficit de respuestas emocionales normales están asociados a afectividad y emociones aplanadas o embotadas, pobreza del habla, incapacidad para experimentar placer, y falta de motivación. La esquizofrenia puede clasificarse en subtipos diferentes dependiendo de la sintomatología clínica.

¿Cual es la frecuencia de la esquizofrenia?

Cada año entre 15 y 20 nuevos casos por cada 100.000 habitantes en los países occidentales desarrollan esquizofrenia. El inicio de los síntomas se produce normalmente en la edad adulta joven entre las edades de 18 y 35 años, y alrededor de 0’5 a 1’0 por ciento de todos los ciudadanos de Europa y América del Norte desarrollan esquizofrenia a lo largo de sus vidas. Los delirios, los trastornos del pensamiento (por ejemplo, el pensamiento de radiodifusión), y las alucinaciones acústicas son usados como alertar para el diagnóstico. Estos llamados “síntomas positivos” suelen ser muy dramáticos y peligrosos, aunque normalmente mejoran con los años. Por otro lado los “síntomas negativos” como la depresión, la incapacidad para establecer contactos sociales y el empobrecimiento de los sentimientos a menudo permanecen dando lugar a problemas psicosociales y de desempleo.

¿Cual es la causa de la esquizofrenia?

Tanto los genes como el medio ambiente juegan un papel en el desarrollo de la esquizofrenia. Ciertas variantes genéticas están asociadas con un mayor riesgo de padecer esquizofrenia, lo que puede explicar por qué se observa con mayor frecuencia en algunas familias en comparación con otras. Sin embargo estas variantes genéticas no causan la enfermedad, sino que desempeñan un papel en su predisposición. Alguien que tenga un familiar de primer grado (padres, abuelos, hermanos) con esquizofrenia tiene un riesgo del 6’5 por ciento de desarrollar también la enfermedad a lo largo de su vida. Esto significa que de 100 familiares de primer grado de personas con esquizofrenia, entre 6 y 7 desarrollarán también la enfermedad.

Los factores ambientales de riesgo que se han establecido son las complicaciones del embarazo, incluidos el estrés, las infecciones y la desnutrición de la madre, complicaciones al nacer, crecer en una gran ciudad, tener un coeficiente intelectual normal pero bajo y el consumo de drogas incluyendo el de cannabis. Otros factores que pueden desempeñar un papel importante son el aislamiento social, la disfunción familiar, así como otros factores estresantes. Las personas con esquizofrenia en el hemisferio norte tienen más probabilidades de haber nacido en invierno y primavera que en verano y otoño.

¿Cómo prevenir la esquizofrenia?

Los factores de riesgo no se pueden utilizar para la detección temprana y la prevención de la esquizofrenia ya que se asocian únicamente con un aumento relativamente bajo del riesgo (Klosterkötter 2008). Por otra parte es deseable detectarla en una fase temprana ya que la detección y el tratamiento precoz se asocian con un curso más favorable de la enfermedad y menos depresión y tasa de suicidio. Por lo tanto los esfuerzos y programas de prevención se centran en la detección de síntomas de riesgo durante el estado llamado prodrómico (signos de alerta temprana) y en hacer un diagnóstico correcto después del debut de la enfermedad tan pronto como sea posible.

En aproximadamente tres cuartas partes de todos los casos del debut de la esquizofrenia es precedido por un estado prodrómico de una duración media de cinco años. Durante este período la persona puede tener disturbios del pensamiento, experiencias inusuales de la percepción, ideas paranoides, disminución de la capacidad de discriminación entre ideas y percepción, fantasía y recuerdos verdaderos, y síntomas similares varias veces por semana. Hay un alto riesgo de que las personas que experimentan síntomas prodrómicos desarrollen síntomas y episodios psicóticos que finalmente conduzcan a la esquizofrenia.

¿Cuál es el papel del cannabis en el desarrollo de esquizofrenia?

En una revisión de siete estudios longitudinales sobre la asociación entre el consumo de cannabis y esquizofrenia los autores descubrieron que los individuos que habían consumido alguna vez cannabis tenían un riesgo de padecer síntomas de psicosis o trastornos psicóticos del 41 por ciento más en comparación con los individuos que nunca lo habían consumido. En los estudios longitudinales un gran número de personas son seguidos durante varios años, idealmente desde el nacimiento hasta la edad adulta, para identificar por ejemplo las causas o los factores de protección contra las enfermedades. Los consumidores crónicos de cannabis tenían el doble de riesgo que los no consumidores (odds ratio: 2’09) (Moore et al. 2007). Los autores advierten que la incertidumbre acerca de si el cannabis provoca psicosis es probable que se resuelva mediante otros estudios longitudinales. Lo más probable es que el consumo de cannabis precipite la esquizofrenia en individuos que son vulnerables debido a una historia personal o familiar de esquizofrenia (Degenhardt and Hall 2006).

Es difícil probar que el cannabis es de hecho un factor causal en el desarrollo de esquizofrenia ya que la asociación puede ser no causal, al menos en parte. Por ejemplo algunas personas con esquizofrenia pueden automedicarse con cannabis para tratar algunos de los síntomas, especialmente los negativos. Sin embargo existe una evidencia creciente de estudios epidemiológicos a largo plazo que indican que el cannabis tiene un papel causal.

¿Cuál es el papel de los cannabinoides en el tratamiento de la esquizofrenia?

Hay dos series de casos publicados que demuestran que el cannabis y el THC pueden ser de valor terapéutico en algunos casos de esquizofrenia que no responden a la medicación convencional (Schwarcz et al. 2009, Schwarcz et al. 2010). Los autores de estos informes suponen que, con respecto a la fisiología cerebral, la causa de la esquizofrenia en estos pacientes puede diferir de aquellos que sí responden a la medicación antipsicótica convencional y que pueden sufrir de una baja función endocannabinoide cerebral.

Hay evidencia clínica de que el cannabidiol (CBD), cannabinoide natural de la planta, a dosis diaria de 800 mg puede ser tan eficaz como la medicación convencional en el tratamiento de la esquizofrenia (Leweke et al. 2012). Se sabe que el CDB no-boys-480disminuye o suprime los efectos psicológicos del THC. El tratamiento con CBD se asocia con un aumento en los niveles sanguíneos de anandamida y se cree que dicho aumento es el responsable de la mejora de los síntomas.

Sobre el autor:

El Dr. Franjo Grotenhermen es presidente de la alemana Asociación por el Cannabis como Medicamento (ACM) y director ejecutivo de la Asociación Internacional por los Medicamentos Cannabinoides (IACM). Trabaja para el nova-Institut en Huerth/Rhineland, Alemania.

Fuente AICM

1 960 vistas

Chao et al.

Se les administró pequeñas cantidades de THC radiomarcado a monos lactantes que recibían por vía oral de manera regular 2 mg de THC por kilo de peso entre 2 y 5 veces por semana. Durante el periodo de observación de 24 horas, aproximadamente el 0’2 % del THC radiomarcado aparecía en la leche materna.

Extraído de: Chao FC, Green DE, Forrest IS, Kaplan JN, Winship-Ball A, Braude M. The passage of 14C-delta-9-tetrahydrocannabinol into the milk of lactating squirrel monkeys. Res Commun Chem Pathol Pharmacol (1976 Oct) 15(2):303-317.

Susan Astley y Ruth Little 

El presente estudio investigó la relación entre la exposición infantil a la marihuana a través de la leche materna y el desarrollo motor e intelectual al año de edad. 136 lactantes fueron seleccionados y controlados hasta que tuvieron un año. 68 fueron expuestos a la marihuana presente en la leche materna, y fueron comparados con otros 68 a su vez expuestos al alcohol y al tabaco durante el embarazo. La exposición a marihuana por vía materna durante el primer mes después del nacimiento se asoció con una disminución en el desarrollo motor (de los movimientos) a la edad de un año. No existía asociación entre la exposición en el tercer mes y el desarrollo motor. Tampoco existía relación entre el desarrollo mental infantil y la exposición a la marihuana ni al primer mes ni al tercero.

El resultado debe interpretarse con cautela debido a la naturaleza del estudio. No se puede deducir, a partir de estos resultados, que la exposición a la marihuana durante la lactancia provoca un deterioro en el desarrollo motor a la edad de un año. La exposición a la marihuana en la lactancia parece provocar deterioro en el desarrollo motor, pero esto no significa que exista una relación causa-efecto. La exposición a la marihuana durante el embarazo, la inhalación pasiva de la misma en el aire y las interacciones entre la madre y el niño son tres factores que pueden de entrada actuar como factores de confusión en las asociaciones observadas en este estudio.

Extraído de: Astley SJ, Little RE. Maternal marijuana use during lactation and infant development at one year. Neurotoxicol Teratol 1990;12(2):161-168.

Franjo Grotenhermen 

Pequeñas cantidades de THC pasan a la leche de la madre consumidora de cannabis. En un estudio con monos que recibían de manera regular THC, en la leche materna aparecía un 0’2 % de mismo. Por tanto, el consumo diario de 50 mg de THC (por ejemplo, un gramo de marihuana con un contenido de THC del 5 %) provocaría la aparición de 0’1 mg de THC en la leche materna.

El consumo crónico de THC por parte de la madre conduce a una acumulación del mismo en la leche, pudiendo llegar a concentraciones más altas que en la sangre. En un estudio, la cantidad de THC en la leche era 8’4 veces mayor que en la sangre. Si tenemos en cuenta las cifras de concentraciones más altas, esto es, 10 ng/ml (nanogramos por mililitro) de THC en sangre y 100 ng/ml en la leche, daría como resultado la cantidad de 0’07 mg de THC por cada 700 ml de leche. 700 ml es lo que normalmente ingiere un bebé en cada toma.

Es más, se efectuaron dos estudios para investigar los efectos sobre el desarrollo infantil del consumo de cannabis en madres lactantes. Uno no encontró efectos (Tennes y cols., 1985), el otro ligeras consecuencias en el desarrollo motor si el consumo era superior a 15 veces durante el primer mes a partir del nacimiento (ver más arriba, Astley y Little 1990).

El incremento de THC encontrado en la leche materna de consumidoras de cannabis es bajo a pesar de su acumulación por el uso continuado. Solo consumos muy altos provocarían incrementos que puedan ser relevantes para el lactante. Es probable que el uso ocasional o bajo no tenga repercusiones.

 

Fuente Laconsultadekurilonko

La marihuana o cannabis tiene muchos usos médicos, aquí os dejamos una recopilación de la IACM de los mas estudiados por ahora:

-Nauseas y vómitos   
-Anorexia y caquexia
-Espasticidad
-Síndrome de Tourette y otras enfermedades del movimiento
-Dolor
-Prurito
-Glaucoma
-Epilepsia
-Asma
-Dependencia y síndrome de abstinencia
-Síntomas psiquiátricos
-Hiperactividad/TDAH
-Enfermedad de Alzheimer
-Enfermedades autoinmunes, inflamatorias y alérgicas
-Miscelánea, síndromes mixtos

Hay mucha diferencia sobre el conocimiento del uso médico del cannabis y los cannabinoides en las distintas patologías. Mientras para las nauseas y vómitos asociados a la quimioterapia contra el cáncer, anorexia y caquexia en el VIH/SIDA, crónico, en especial el dolor de origen neurológico, espasticidad en la esclerosis múltiple y lesiones medulares hay gran evidencia de su beneficio como medicamento, para otras muchas indicaciones como la epilepsia, pruritos y depresión hay menos datos disponibles. En cualquier caso, la evidencia científica para una indicación determinada no refleja necesariamente el actual potencial terapéutico para una enfermedad dada.

Sugeridos por el buen resultado obtenido en experiencias anecdóticas en pacientes que utilizaban los productos de la planta de cannabis “en bruto”, se han llevado a cabo estudios clínicos con cannabinoides aislados, con preparados de la misma planta (cannabis fumada, extracto de cannabis). El efecto antiemético, estimulante del apetito, relajante, analgésico, y como tratamiento para el Síndrome de Tourette han sido descubiertos de esta forma.

Observaciones accidentales han mostrado también otros efectos terapéuticos. Esto ocurrió en un estudio con pacientes de Alzheimer en el que el primer objetivo era evaluar el efecto estimulante del apetito del THC, no solo hubo un aumento del mismo y ganancia de peso sino que se observó una mejoría en el comportamiento de los estudiados. El descubrimiento del descenso de la presión intraocular mediante la administración de THC a principios de los 70 fue también accidental. Otras indicaciones de interés que aún no han sido científicamente investigadas, pero frecuentes en la práctica clínica habitual, pudieran tener beneficio con un tratamiento con cannabis o cannabinoides. Por este motivo, se han realizado encuestas preguntando a aquellos que usan cannabis con fines terapéuticos, bien mediante entrevistas orales no protocolizadas en el curso de una investigación por parte de un organismo oficial o por una institución científica (la “House of Lords Select Comitte on Science and Technology” de Gran Bretaña o el “Institute of Medicine” de EE.UU.) sobre el potencial terapéutico del cannabis, o bien usando encuestas protocolizadas anónimas.

Nauseas y vómitos

El tratamiento para los efectos secundarios asociados a la terapia anti neoplásica ha sido una de las indicaciones terapéuticas más documentadas, con alrededor de 40 estudios (con THC, nabilona, otros análogos al THC, cannabis) y la mayoría de los estudios se llevaron a cabo en los 80. El THC administrado de forma aislada necesita dosis relativamente altas, por lo que comparativamente es más frecuente la aparición de efectos secundarios. En un estudio el THC se mostró menos eficaz que altas dosis de metoclopramida. No hay hechas evaluaciones que comparen al THC con los modernos antagonistas serotoninérgicos. Algunas recientes investigaciones han demostrado que a bajas dosis el THC mejora la eficacia de otros fármacos antieméticos cuando se administran juntos. Existen pruebas obtenidas a partir de estudios clínicos de que los cannabinoides también son eficaces en las nauseas y vómitos secundarios a radioterapia y los que se presentan en el postoperatorio. En la medicina tradicional los cannabinoides son muy populares y a menudo se han usado para las nauseas provocadas por otras enfermedades, como el SIDA, la hepatitis y las nauseas del embarazo.

Anorexia y caquexia

Se ha observado una estimulación del apetito como efecto del THC cuando se ha administrado en forma fraccionada una dosis total de 5 mg. al día. Cuando es necesario, la dosis diaria se puede incrementar hasta 20 mg. En un estudio a largo plazo con 94 pacientes de SIDA el efecto estimulante del apetito del THC continuó durante varios meses, confirmándose los beneficios obtenidos en un estudio corto de 6 semanas de duración. El THC aumentó el apetito al doble en una escala analógica visual en comparación con el placebo y los pacientes tendían a mantener el peso corporal a partir de los siete meses. También se han obtenidos datos satisfactorios en cuanto a ganancia de peso en un estudio con 15 pacientes de Alzheimer’s que se habían negado a comer. Además, los derivados del cannabis pueden mejorar el apetito de los enfermos con cáncer y con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Espasticidad

En muchos ensayos clínicos con THC, nabilona y cannabis, se observó un efecto beneficioso en cuanto a la espasticidad causada por esclerosis múltiple o lesiones de médula espinal, así como una mejoría del dolor, la parestesia, los temblores y la ataxia, y en la medicina popular hay referencias de mejoría del control de esfínteres. También hay algunas evidencias anecdóticas de beneficio del cannabis en la espasticidad causada por lesiones cerebrales.

Síndrome de Tourette y otras enfermedades del movimiento

Hay algunos informes anecdóticos acerca del beneficio terapéutico del cannabis en el síndrome de Tourette’s, en la distonía y la disquinesia tardía. El uso en el síndrome de Tourette’s está actualmente empezándose a investigar en estudios clínicos y mientras muchos pacientes sólo muestran una mínima mejoría, algunos consiguen una respuesta considerable o el control total de los síntomas. En algunas pacientes de esclerosis múltiple se ha observado beneficio en la reducción de la ataxia y los temblores tras la administración de THC. A pesar de haber casos anecdóticos publicados de mejoría en el parkinsonismo y en la enfermedad de Huntington, no se han podido objetivizar dichos datos. Sin embargo, los productos derivados del cannabis pueden ser útiles en la disquinesia inducida por el tratamiento con levodopa en la enfermedad de Parkinson sin que se produzca un empeoramiento de los síntomas principales.

Dolor

Estudios clínicos amplios han probado las propiedades analgésicas de los derivados del cannabis. Entre las posibles indicaciones están el dolor neurológico de la esclerosis múltiple, el originado tras causar daño al plexo braquial, en la infección por VIH, la artritis reumatoidea, el cáncer, el dolor de cabeza, la dismenorrea, la inflamación crónica intestinal y las neuralgias.

Prurito

De acuerdo con pequeños estudios clínicos los cannabinoides, tanto por vía general como por vía tópica en pomada, disminuyen el prurito provocado por distintas causas, como por ejemplo el prurito severo que ocurre en las enfermedades hepáticas.

Glaucoma

En 1971, durante una investigación metodológica de los efectos sobre la salud en usuarios de cannabis, se observó que el cannabis reduce la presión incraocular. En los siguientes 12 años se llevaron a cabo un gran número de estudios con cannabis y distintos cannabinoides naturales y sintéticos sobre los efectos en el organismo humano así como en pacientes de glaucoma, observándose que el cannabis desciende la presión intraocular en un rango de 25-30%, llegando ocasionalmente hasta un 50%. Algunos cannabinoides no psicoactivos, y en menor medida, algunos constituyentes no cannabinoides de la planta de cáñamo también decrecen la presión intraocular.

Epilepsia

El uso en la epilepsia es también otras de las indicaciones terapéuticas clásicas del cannabis, los experimentos con animales han evidenciado el efecto antiepiléptico de algunos cannabinoides, y la actividad anticonvulsionante de la fenitoína y del diacepam se ven potenciados con el THC. Según unos pocos casos recogidos a lo largo del siglo 20, mediante el uso del cannabis, algunos epilépticos han sido capaces de controlar totalmente los síntomas. El cannabis puede ocasionalmente precipitar convulsiones.

Asma

Los experimentos sobre los efectos anti-asmáticos del THC o del cannabis datan principalmente de los setenta y son todos estudios rigurosos. Los efectos de un cigarro de cannabis (2% de THC) o de THC oral (15 mg) respectivamente, corresponden aproximadamente con el beneficio que se obtiene con la dosis terapéutica de un broncodilatador habitual (salbutamol, isoprenalina). Dado que la inhalación de los productos del cannabis pueden irritar la superficie de las mucosas, deberían desarrollarse otras alternativas de administración sistémica junto a la vía oral. Algunos pacientes experimentaron broncoconstricción tras la inhalación de THC.

Dependencia y síndrome de abstinencia

Según casos registrados a lo largo de la historia y en documentos recientes, el cannabis es un buen remedio para combatir el síndrome de abstinencia causado por la dependencia a benzodiacepinas, opiáceos y alcohol. Por esta razón, algunos han hecho referencia a ella como la puerta de salida de las drogas. En este sentido y según los beneficios observados, pueden ser útiles tanto en la reducción de los síntomas físicos como del estrés que ocurre tras abandonar la droga de abuso.

Síntomas psiquiátricos

Se ha observado una mejoría en el humor en la depresión reactiva en algunos estudios con THC y hay también recogido además casos de beneficio con cannabinoides en otros síntomas y enfermedades psíquicas, como trastornos del sueño, ansiedad, enfermedad bipolar, psicosis esquizofrénica y distimia. Según algunos casos clínicos el THC es eficaz en los trastornos compulsivos graves refractarios a tratamiento convencional. Los cannabinoides también pueden reducir los síntomas del trastorno de estrés postraumático. Distintos autores han expresado diferentes puntos de vista en cuanto a los síndromes psiquiátricos y el cannabis, mientras unos enfatizan el problema causado por el cannabis otros promueven sus posibilidades terapéuticas. Muy posiblemente los productos del cannabis pueden ser beneficiosos o peligrosos, dependiendo del caso particular.

Hiperactividad/TDAH

El cannabis puede ser beneficioso en enfermos que padezcan TDAH (trastorno por déficit de atención con hiperactividad).

Enfermedad de Alzheimer

Estudios clínicos han demostrado que en los enfermos de Alzheimer el cannabis no solo incrementa el apetito sino que reduce las alteraciones del comportamiento y la agitación.

Enfermedades autoinmunes, inflamatorias y alérgicas

En una serie de síndromes dolorosos secundarios a procesos inflamatorios (por ejemplo la colitis ulcerosa y la artritis), los productos del cannabis pueden actuar no solo como analgésicos sino además con un demostrado efecto anti-inflamatorio. Por ejemplo, algunos pacientes que utilizan cannabis manifiestan necesitar menos esteroides y otros antiinflamatorios no esteroideos. Además hay algunos casos registrados de beneficio en pacientes con diversos trastornos alérgicos que se han automedicado con cannabis. Aún no está claro el mecanismo por el cual los productos del cannabis benefician determinadas enfermedades autoinmunes.

Miscelánea, síndromes mixtos

Hay recogidos una serie de casos de buenos resultados obtenidos en situaciones médicas de difícil clasificación, como el hipo, la hipertensión arterial, el tinnitus, la enfermedad de Huntington, el Parkinson, el síndrome de fatiga crónica, el síndrome de las piernas inquietas, entre otras. Han sido descritas por diferentes autores cientos de posibles indicaciones para el cannabis y el THC. Un ejemplo es el de los satisfactorios resultados en el tratamiento de un caso de hipo crónico secundario a una intervención quirúrgica. Ninguna medicina le era eficaz, pero tras fumar un cigarro de cannabis le desaparecían completamente los síntomas.

Los productos del cannabis muchas veces muestran muy buenos resultados en enfermedades con síntomas múltiples que entran dentro del espectro terapéutico del THC, como por ejemplo, en situaciones dolorosas de origen inflamatorio (como en la artritis), o que acompañan a espasmos musculares (como en los espasmos menstruales o en lesiones de la medula espinal) o en enfermedades en las que coinciden nauseas y anorexia con dolor, ansiedad y depresión (por ejemplo en SIDA, cáncer, hepatitis C).

 

Fuente boletín  IACM

2 1.317 vistas

Por Paolo Novaro.- México, como todos los demás países, tiene una lista negra de sustancias prohibidas para la población general. Sin embargo, hay que mirar más a fondo esta lista y cuestionarnos si verdaderamente vale la pena que continúen siendo ilegales, y cuáles de las permitidas deberían, a su vez, ser eliminadas del comercio. Si bien existen decenas de drogas y cientos de efectos causados por ellas, me limitaré a hablar principalmente sobre el tabaco, el alcohol y la marihuana.

En nuestro país, la cuarta principal causa de muerte es la cirrosis (cifra: MexicoMaxico). Esto significa que más de 25,000 mexicanos mueren anualmente por una enfermedad cuya procedencia primaria es el alcoholismo. Además, el número no incluye aquellas personas que mueren por accidentes automovilísticos provocados por conducir en estado de ebriedad, ni asesinatos, ni accidentes relacionados. De esta forma, asumimos que el número real de incidentes provocados directamente por el alcohol es mucho más alto. Estamos hablando de una sustancia que no sólo deprime al consumidor, sino que lo puede tornar violento, vuelve lentos sus reflejos, desgasta el hígado y hasta deforma al feto durante el embarazo.

Viremos nuestra atención ahora hacia el tabaco. El tabaquismo es responsable de más de 50,000 muertes anuales en México, de las cuales una de cada tres es de fumadores pasivos (cifra: El Universal). Es bien sabido que los cigarros contienen cientos de toxinas dañinas para el organismo, elimina el hambre, causa dependencia al igual que el alcohol y provoca un sinfín de cambios negativos en el cuerpo, desde cánceres hasta enfisema pulmonar.

En cambio, la marihuana no sólo no causa dependencia, ni malformaciones, ni afecta en mayor grado de manera negativa al organismo. Al contrario, estimula el apetito, en vez de privarlo como el tabaco. Calma, en vez de violentar, como el alcohol. Es extremadamente efectivo como anestésico para enfermedades crónicas y fines terapéuticos, y la lista podría seguir y seguir.

Entonces, ¿por qué legalizar drogas tan peligrosas, pero penalizar a otras más benéficas? Todo comenzó con Estados Unidos a principios del siglo pasado. En esa época, se explotaban muchos beneficios del cáñamo: como productor de combustible vegetal, de textiles, de papel y demás. Entonces, las grandes corporaciones de la época, al verse amenazadas por una planta tan versátil, presionaron al gobierno para penalizarla repartiendo mentiras sobre su supuesta peligrosidad como narcótico.

Es impresionante que aún en pleno siglo XXI, cuando sabemos los beneficios reales de esta planta, no sólo como producto de consumo directo sino como posible solución a problemas ambientales (el papel derivado del cáñamo requiere siete veces menos esfuerzo de producción, y se extrae cuatro veces más papel que con un árbol),  todavía no consideremos el despenalizarla en pleno.

Pongámoslo desde otra perspectiva: no sólo se evitarían arrestos innecesarios de consumidores pasivos, sino que además privaríamos al narcotráfico de una de sus principales fuentes de ingresos. Legalizar el cáñamo sería un duro golpe para la gente que quiere evitar el progreso económico y social del país y del mundo anteponiendo intereses personales y corporativos.

No es secreto que durante la historia moderna las grandes compañías han sido los verdaderos mandatarios de diversas naciones. Reparten mentiras y exaltan falacias a conveniencia, e invierten cantidades de dinero absurdas para manipular a los consumidores. Desgraciadamente, la mayoría de éstos consumidores forjan sus convicciones en base a la información repartida por estas corporaciones, y la heredan a sus hijos y a los hijos de sus hijos.

Hay una distinción importante qué hacer después de leer lo anterior: mi posición en el asunto no es de legalizar de un día para otro una planta que marcaría una revolución social en México. Avoco por un cambio paulatino, en el que se regule el consumo y producción de la planta, para que eventualmente se eliminen por completo los estigmas que le han dado a través de los años. Como dato cultural les menciono: la marihuana no ha causado nunca, en la historia de la humanidad, una sola muerte ya sea por sobredosis o cáncer. Cuando tenemos de un lado de la balanza un mínimo de 75,000 muertes anuales, y del otro lado cero, es hora de reflexionar sobre nuestras decisiones.

 

Fuente El Altavoz

1 468 vistas

Chile.- Por  Wenceslao Unanue.- Afortunadamente, hay algunos valientes que se han atrevido a desafiar lo establecido a costa de su propia imagen y de sus futuras carreras públicas. Recientemente el senador Fulvio Rossi ha abierto la discusión, desmitificando, incluso como médico, una serie de temas tabúes que existen respecto al consumo de la marihuana. Y qué bien que alguien se haya puesto los pantalones de la honestidad.

Durante los últimos meses ha habido un gran consenso, tanto en Chile como en el mundo, acerca de la importancia de ubicar a la felicidad en el centro de las políticas públicas. Cabría preguntarse entonces ¿podemos los chilenos ser realmente felices?

Más de 30 años de investigación en la ciencia de la felicidad nos pueden dar una pista.La Teoríadela Autodeterminación, por un lado, ha descubierto que para ser felices, los seres humanos debemos satisfacer tres necesidades psicológicas básicas. Dentro de ellas, la necesidad de “autonomía”, es decir, la necesidad de sentirnos libres para escoger nuestro propio destino, entra a ser una de las más relevantes. Por otro lado, Solomon Schwartz, la persona que más ha investigado en el mundo sobre valores y objetivos de vida, ha descubierto que la honestidad y la transparencia son cruciales a la hora de predecir la felicidad. Obviamente honestidad y la autonomía van de la mano.

Entonces la pregunta ahora es ¿somos autónomos, libres y honestos los chilenos? No.

Y no, simplemente por dos razones. Primero, porque vivimos en un país que nos ha coartado importantes libertades, y segundo, porque nos hemos acostumbrado a un vivir con un doble estándar vergonzoso. Sólo un par de ejemplos…

Mi hermana estuvo a punto de morir unos pocos años atrás. Su tercer embarazo se complicó dramáticamente a los pocos meses de gestación y tenía muy pocas probabilidades de sobrevivir si no se llevaba a cabo un aborto. El diagnóstico médico era claro: había que intervenir a la brevedad.  Sin embargo, nada podíamos hacer. La ley chilena lo prohibía, incluso cuando las vidas de la madre y del niño estaban en riesgo.

¡Absurdo!

Todos sabemos que basta tener algo de dinero y un “buen” dato donde acudir, para encontrar los profesionales, los implementos y el cuidado necesario para abortar un embarazo no deseado. Incluso, estudios afirman que nuestro país tiene una de las tasas de abortos ilegales más altas de Latinoamérica y del mundo.

Pero nuestro país goza de otro pergamino vergonzoso. Sólo hace pocos años (2004) se logró aprobar la ley de divorcio en Chile. Malta es el único país después de Chile que lo ha hecho, y al 2011, sólo en Filipinas y en el Vaticano está prohibido. O sea, fuimos casi los últimos en el mundo en legalizar un derecho universal.

¿Por qué? Porque nuestra legislación, falsa e hipócrita, nos resultaba cómoda. Durante años supimos convivir con una de las más grandes mentiras de todos los tiempos: la “anulación”. Sí, así es. Dado que en esos años el divorcio estaba prohibido, quienes decidían separarse simplemente acudían a los tribunales y buscaban algún método para demostrar que su matrimonio era nulo en el origen. Por ejemplo, se podía argumentar que la dirección de solteros era falsa, que los testigos no conocían a los novios, o que incluso nunca hubo sexo entre la pareja. Nuestra sociedad entera (incluidas autoridades y los tribunales) tenía clara esta realidad, la asumían, la aceptaban y convivían felizmente con ella.

Sólo bastan este par de ejemplos para darnos cuenta de lo poco autónoma, honesta y transparente que es nuestra sociedad. Son estas cosas las que nos están alejando de la felicidad verdadera.

¿Y si hablamos de marihuana? Lamentablemente, la figura no cambia mucho.

No hay dudas de que el consumo esporádico de marihuana es algo extendido en todos los estratos sociales, y en casi todas las culturas, incluida la nuestra.  ¿Por qué entonces en Chile nos negamos a esta realidad? Porque al parecer, como sociedad, nos es más fácil convivir con un nuevo doble estándar. Parece que nos es más cómodo convivir con una absurda ley que por un lado autoriza su consumo individual, pero por otro prohíbe su venta y producción. ¡Ridículo! Todos sabemos (incluidas nuestras autoridades) que con un poco de dinero, la droga se puede conseguir fácilmente en unos pocos minutos, y a la vuelta de la esquina. Pero parece que nos es más fácil convivir con la mentira que darle solución al problema de fondo. Más aún, lo que nuestra legislación fomenta con este tipo de contradicciones donde el auto-cultivo está prohibido, es incentivar el narcotráfico.

¿Lo seguiremos tolerando? ¡Espero que no!

Afortunadamente, hay algunos valientes que se han atrevido a desafiar lo establecido a costa de su propia imagen y de sus futuras carreras públicas. Recientemente el senador Fulvio Rossi ha abierto la discusión, desmitificando, incluso como médico, una serie de temas tabúes que existen respecto al consumo de la marihuana. Y qué bien que alguien se haya puesto los pantalones de la honestidad. Chile ha cambiado y no quiere más dobles estándares. Chile quiere claridad, legalidad y libertad para decidir. Chile quiere también verdad.

Según Rossi no hay un sólo estudio concluyente que demuestre que el consumo esporádico de marihuana es perjudicial para la salud, y la población necesita tener esta información. Recién después de contar con ella, y con una legislación clara, cada ciudadano podrá decidir si consumir o no.

Pero lo de Rossi es digno de elogios no sólo por abrir este debate en particular. Ha apoyado también la igualdad de derechos para los homosexuales y el matrimonio gay, en una época en que temas como estos eran impensados para nuestra sociedad.

Hoy, gracias a iniciativas como estas, tenemos Ley Antidiscriminación y las minorías sexuales son reconocidas en nuestra sociedad. Fue también pionero en fortalecer el debate sobre el aborto terapéutico y en enfrentarse a una gran masa de parlamentarios y políticos conservadores que, sin mayores argumentos, descalificaban su postura y trataban de imponer posturas morales y religiosas a una sociedad que es cada vez mas laica. Esperemos que esta vez el senador socialista tampoco se deje amedrentar por los “poderosos” de siempre y continúe su lucha por una sociedad más justa, donde no sólo quienes posean dinero y contactos puedan optar por marihuana, divorcios o abortos terapéuticos. Sólo de esa forma los chilenos podremos sentirnos libres, dueños de nuestro propio destino, orgullosos de caminar con la verdad por delante, y en búsqueda de la verdadera felicidad.

Fuente El Mostrador

Aquí tienes una breve información sobre las diferentes enfermedades que el cannabis puede mejorar:

 Nauseas y vómitos  

Anorexia y caquexia

Espasticidad

Síndrome de Tourette y otras enfermedades del movimiento

Dolor

Prurito

Glaucoma

Epilepsia

Asma

Dependencia y síndrome de abstinencia

Síntomas psiquiátricos

Hiperactividad/TDAH

Enfermedad de Alzheimer

Enfermedades autoinmunes, inflamatorias y alérgicas

Miscelánea, síndromes mixtos

Hay mucha diferencia sobre el conocimiento del uso médico del cannabis y los cannabinoides en las distintas patologías. Mientras para las nauseas y vómitos asociados a la quimioterapia contra el cáncer, anorexia y caquexia en el VIH/SIDA, crónico, en especial el dolor de origen neurológico, espasticidad en la esclerosis múltiple y lesiones medulares hay gran evidencia de su beneficio como medicamento, para otras muchas indicaciones como la epilepsia, pruritos y depresión hay menos datos disponibles. En cualquier caso, la evidencia científica para una indicación determinada no refleja necesariamente el actual potencial terapéutico para una enfermedad dada.

Sugeridos por el buen resultado obtenido en experiencias anecdóticas en pacientes que utilizaban los productos de la planta de cannabis “en bruto”, se han llevado a cabo estudios clínicos con cannabinoides aislados, con preparados de la misma planta (cannabis fumada, extracto de cannabis). El efecto antiemético, estimulante del apetito, relajante, analgésico, y como tratamiento para el Síndrome de Tourette han sido descubiertos de esta forma.

Observaciones accidentales han mostrado también otros efectos terapéuticos. Esto ocurrió en un estudio con pacientes de Alzheimer en el que el primer objetivo era evaluar el efecto estimulante del apetito del THC, no solo hubo un aumento del mismo y ganancia de peso sino que se observó una mejoría en el comportamiento de los estudiados. El descubrimiento del descenso de la presión intraocular mediante la administración de THC a principios de los 70 fue también accidental. Otras indicaciones de interés que aún no han sido científicamente investigadas, pero frecuentes en la práctica clínica habitual, pudieran tener beneficio con un tratamiento con cannabis o cannabinoides. Por este motivo, se han realizado encuestas preguntando a aquellos que usan cannabis con fines terapéuticos, bien mediante entrevistas orales no protocolizadas en el curso de una investigación por parte de un organismo oficial o por una institución científica (la “House of Lords Select Comitte on Science and Technology” de Gran Bretaña o el “Institute of Medicine” de EE.UU.) sobre el potencial terapéutico del cannabis, o bien usando encuestas protocolizadas anónimas.

Nauseas y vómitos

El tratamiento para los efectos secundarios asociados a la terapia anti neoplásica ha sido una de las indicaciones terapéuticas más documentadas, con alrededor de 40 estudios (con THC, nabilona, otros análogos al THC, cannabis) y la mayoría de los estudios se llevaron a cabo en los 80. El THC administrado de forma aislada necesita dosis relativamente altas, por lo que comparativamente es más frecuente la aparición de efectos secundarios. En un estudio el THC se mostró menos eficaz que altas dosis de metoclopramida. No hay hechas evaluaciones que comparen al THC con los modernos antagonistas serotoninérgicos. Algunas recientes investigaciones han demostrado que a bajas dosis el THC mejora la eficacia de otros fármacos antieméticos cuando se administran juntos. Existen pruebas obtenidas a partir de estudios clínicos de que los cannabinoides también son eficaces en las nauseas y vómitos secundarios a radioterapia y los que se presentan en el postoperatorio. En la medicina tradicional los cannabinoides son muy populares y a menudo se han usado para las nauseas provocadas por otras enfermedades, como el SIDA, la hepatitis y las nauseas del embarazo.

Anorexia y caquexia

Se ha observado una estimulación del apetito como efecto del THC cuando se ha administrado en forma fraccionada una dosis total de 5 mg. al día. Cuando es necesario, la dosis diaria se puede incrementar hasta 20 mg. En un estudio a largo plazo con 94 pacientes de SIDA el efecto estimulante del apetito del THC continuó durante varios meses, confirmándose los beneficios obtenidos en un estudio corto de 6 semanas de duración. El THC aumentó el apetito al doble en una escala analógica visual en comparación con el placebo y los pacientes tendían a mantener el peso corporal a partir de los siete meses. También se han obtenidos datos satisfactorios en cuanto a ganancia de peso en un estudio con 15 pacientes de Alzheimer’s que se habían negado a comer. Además, los derivados del cannabis pueden mejorar el apetito de los enfermos con cáncer y con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Espasticidad

En muchos ensayos clínicos con THC, nabilona y cannabis, se observó un efecto beneficioso en cuanto a la espasticidad causada por esclerosis múltiple o lesiones de médula espinal, así como una mejoría del dolor, la parestesia, los temblores y la ataxia, y en la medicina popular hay referencias de mejoría del control de esfínteres. También hay algunas evidencias anecdóticas de beneficio del cannabis en la espasticidad causada por lesiones cerebrales.

Síndrome de Tourette y otras enfermedades del movimiento

Hay algunos informes anecdóticos acerca del beneficio terapéutico del cannabis en el síndrome de Tourette’s, en la distonía y la disquinesia tardía. El uso en el síndrome de Tourette’s está actualmente empezándose a investigar en estudios clínicos y mientras muchos pacientes sólo muestran una mínima mejoría, algunos consiguen una respuesta considerable o el control total de los síntomas. En algunas pacientes de esclerosis múltiple se ha observado beneficio en la reducción de la ataxia y los temblores tras la administración de THC. A pesar de haber casos anecdóticos publicados de mejoría en el parkinsonismo y en la enfermedad de Huntington, no se han podido objetivizar dichos datos. Sin embargo, los productos derivados del cannabis pueden ser útiles en la disquinesia inducida por el tratamiento con levodopa en la enfermedad de Parkinson sin que se produzca un empeoramiento de los síntomas principales.

Dolor

Estudios clínicos amplios han probado las propiedades analgésicas de los derivados del cannabis. Entre las posibles indicaciones están el dolor neurológico de la esclerosis múltiple, el originado tras causar daño al plexo braquial, en la infección por VIH, la artritis reumatoidea, el cáncer, el dolor de cabeza, la dismenorrea, la inflamación crónica intestinal y las neuralgias.

Prurito

De acuerdo con pequeños estudios clínicos los cannabinoides, tanto por vía general como por vía tópica en pomada, disminuyen el prurito provocado por distintas causas, como por ejemplo el prurito severo que ocurre en las enfermedades hepáticas.

Glaucoma

En 1971, durante una investigación metodológica de los efectos sobre la salud en usuarios de cannabis, se observó que el cannabis reduce la presión incraocular. En los siguientes 12 años se llevaron a cabo un gran número de estudios con cannabis y distintos cannabinoides naturales y sintéticos sobre los efectos en el organismo humano así como en pacientes de glaucoma, observándose que el cannabis desciende la presión intraocular en un rango de 25-30%, llegando ocasionalmente hasta un 50%. Algunos cannabinoides no psicoactivos, y en menor medida, algunos constituyentes no cannabinoides de la planta de cáñamo también decrecen la presión intraocular.

Epilepsia

El uso en la epilepsia es también otras de las indicaciones terapéuticas clásicas del cannabis, los experimentos con animales han evidenciado el efecto antiepiléptico de algunos cannabinoides, y la actividad anticonvulsionante de la fenitoína y del diacepam se ven potenciados con el THC. Según unos pocos casos recogidos a lo largo del siglo 20, mediante el uso del cannabis, algunos epilépticos han sido capaces de controlar totalmente los síntomas. El cannabis puede ocasionalmente precipitar convulsiones.

Asma

Los experimentos sobre los efectos anti-asmáticos del THC o del cannabis datan principalmente de los setenta y son todos estudios rigurosos. Los efectos de un cigarro de cannabis (2% de THC) o de THC oral (15 mg) respectivamente, corresponden aproximadamente con el beneficio que se obtiene con la dosis terapéutica de un broncodilatador habitual (salbutamol, isoprenalina). Dado que la inhalación de los productos del cannabis pueden irritar la superficie de las mucosas, deberían desarrollarse otras alternativas de administración sistémica junto a la vía oral. Algunos pacientes experimentaron broncoconstricción tras la inhalación de THC.

Dependencia y síndrome de abstinencia

Según casos registrados a lo largo de la historia y en documentos recientes, el cannabis es un buen remedio para combatir el síndrome de abstinencia causado por la dependencia a benzodiacepinas, opiáceos y alcohol. Por esta razón, algunos han hecho referencia a ella como la puerta de salida de las drogas. En este sentido y según los beneficios observados, pueden ser útiles tanto en la reducción de los síntomas físicos como del estrés que ocurre tras abandonar la droga de abuso.

Síntomas psiquiátricos

Se ha observado una mejoría en el humor en la depresión reactiva en algunos estudios con THC y hay también recogido además casos de beneficio con cannabinoides en otros síntomas y enfermedades psíquicas, como trastornos del sueño, ansiedad, enfermedad bipolar, psicosis esquizofrénica y distimia. Según algunos casos clínicos el THC es eficaz en los trastornos compulsivos graves refractarios a tratamiento convencional. Los cannabinoides también pueden reducir los síntomas del trastorno de estrés postraumático. Distintos autores han expresado diferentes puntos de vista en cuanto a los síndromes psiquiátricos y el cannabis, mientras unos enfatizan el problema causado por el cannabis otros promueven sus posibilidades terapéuticas. Muy posiblemente los productos del cannabis pueden ser beneficiosos o peligrosos, dependiendo del caso particular.

Hiperactividad/TDAH

El cannabis puede ser beneficioso en enfermos que padezcan TDAH (trastorno por déficit de atención con hiperactividad).

Enfermedad de Alzheimer

Estudios clínicos han demostrado que en los enfermos de Alzheimer el cannabis no solo incrementa el apetito sino que reduce las alteraciones del comportamiento y la agitación.

Enfermedades autoinmunes, inflamatorias y alérgicas

En una serie de síndromes dolorosos secundarios a procesos inflamatorios (por ejemplo la colitis ulcerosa y la artritis), los productos del cannabis pueden actuar no solo como analgésicos sino además con un demostrado efecto anti-inflamatorio. Por ejemplo, algunos pacientes que utilizan cannabis manifiestan necesitar menos esteroides y otros antiinflamatorios no esteroideos. Además hay algunos casos registrados de beneficio en pacientes con diversos trastornos alérgicos que se han automedicado con cannabis. Aún no está claro el mecanismo por el cual los productos del cannabis benefician determinadas enfermedades autoinmunes.

Miscelánea, síndromes mixtos

Hay recogidos una serie de casos de buenos resultados obtenidos en situaciones médicas de difícil clasificación, como el hipo, la hipertensión arterial, el tinnitus, la enfermedad de Huntington, el Parkinson, el síndrome de fatiga crónica, el síndrome de las piernas inquietas, entre otras. Han sido descritas por diferentes autores cientos de posibles indicaciones para el cannabis y el THC. Un ejemplo es el de los satisfactorios resultados en el tratamiento de un caso de hipo crónico secundario a una intervención quirúrgica. Ninguna medicina le era eficaz, pero tras fumar un cigarro de cannabis le desaparecían completamente los síntomas.

Los productos del cannabis muchas veces muestran muy buenos resultados en enfermedades con síntomas múltiples que entran dentro del espectro terapéutico del THC, como por ejemplo, en situaciones dolorosas de origen inflamatorio (como en la artritis), o que acompañan a espasmos musculares (como en los espasmos menstruales o en lesiones de la medula espinal) o en enfermedades en las que coinciden nauseas y anorexia con dolor, ansiedad y depresión (por ejemplo en SIDA, cáncer, hepatitis C).

Fuente International Association for  Cannabinoid Medicines

1 1.008 vistas

EEUU.- Mientras más y más estados se están planteando legalizar la venta de marihuana medicinal, diversos investigadores continúan estudiando más de cerca el uso del cannabis en el tratamiento de enfermedades crónicas.

En esta entrevista, el Dr. Alvarez, responsable del área de noticias médicas de FoxNews, entrevista al científico Chris Kilham, profesor de etnobotánica en la University of Massachussets.

MA: Actualmente, desde la perspectiva medicinal de la marihuana, ¿qué es lo que la hace tan especial?

CK: Bueno, hay principalmente dos factores. Está el THC, que por un lado está asociado a sus efectos psicoactivos, y que parece reducir la presión ocular en el caso de glaucoma. Para las personas que están sufriendo debido a la quimioterapia y no pueden comer, les ayuda a recobrar su apetito. También sabemos que es un potente analgésico.

Pero hay otro agente en el cannabis que está recibiendo ahora más atención, el CBD. Y del cual te puedes tragar un cubo lleno y no notarás ningún efecto psicoactivo. Sin embargo, parece que tiene una profunda función nervio-protectora y de mejora cerebral en general. Curiosamente también actúa como ansiolítico. Así que parece ser un agente muy importante, que puede colaborar en el tratamiento de enfermedades neuro-degenerativas.

MA: ¿Están extrayendo este químico en particular de la marihuana?

CK: Bueno hay dos modos de hacerlo… Tienes al grupo farmacéutico GW en el Reino Unido, que está comercializando un spray con todos los componentes del cannabis. También tienes gente aislando solo el CBD en los laboratorios.

No sé cómo acabarán siendo la mayoría de tratamientos… me inclino hacia los extractos que tienen todos los componentes, ya que parece que también tienen efectos anti-cancerígenos, y es algo interesante.

MA: ¿La marihuana es adictiva?

CK: Yo diría que la gente puede llegar a ser totalmente dependiente del cannabis. Pero fisiológicamente no es una substancia adictiva. Y, obviamente, como usted sabe, el cese del consumo no producirá síntomas graves de abstinencia.

Pero claro, la gente puede volverse dependiente de ella, como lo pueden hacer con cualquier otra cosa…

MA: Hábleme de este estudio en el American Journal of Pediatrics que habla de las mujeres jamaicanas embarazadas y el uso de la marihuana.

CK: Melanie Dreher, decana de enfermería en el Rush Medical Center en Chicago, realizó un estudio en Jamaica. En realidad lo realizó en 1994, pero ahora está circulando de nuevo por el renovado interés de las funciones neuro-protectoras del cannabis.

Básicamente, estudió a las mujeres durante todo su embarazo, y luego a los bebés, durante su primer año de vida. Se dedicó a estudiar grupos de mujeres que fumaron cannabis durante su embarazo, y grupos que no lo hicieron. Ella esperaba ver una diferencia significativa en los bebés, en cuanto a su peso, neuro-tests, etc. Pero no encontró ninguna diferencia. Precisamente, las diferencias que observaron los investigadores, inexplicables en aquel momento y en cierto modo curiosas, es que los bebés de las mujeres que habían consumido cannabis durante el embarazo -y estamos hablando de uso diario- socializaban mucho más rápido, efectuaban contacto visual más tempranamente y se comunicaban con más facilidad.

No sabemos porqué esto es así, pero toda la teoría que decía que el consumo de cannabis durante el embarazo provocaba un menor peso en los bebés, no apareció en la práctica por ningún lugar, al menos en el estudio de Jamaica.

En los estudios realizados en EEUU, donde sí se encontraron éstas diferencias, es probable que las madres también abusaran del alcohol y otras drogas.

De todos modos, no me gustaría lanzar desde aquí un mensaje a todas las embarazadas para que fumen toda la marihuana que quieran, ya que aún no se puede asegurar que sea totalmente inocua para el feto.

Se necesita más investigación en este campo y en general para todos los posibles usos terapéuticos del cannabis.

Fuente FoxNews (inglés)

 Fuente Filtracionesdelasalud

2 1.473 vistas

Colombia.- Con esta norma, cuyo texto fue conocido en exclusiva por El Espectador, el gobierno de Juan Manuel Santos busca actualizar su política antidrogas.

Esta nueva versión de la política de drogas aparece justo cuando el gobierno del presidente Juan Manuel Santos lidera en el continente la discusión sobre un cambio de enfoque en la lucha contra el narcotráfico enla VI Cumbrede las Américas, en abril. De cara a ese debate, las propuestas del Gobierno en la legislación nacional podrían dar pie a pensar cómo se enmarcará la discusión en Cartagena. Desde 1994, cuando se “despenalizó” el consumo de sustancias para uso personal por primera vez en el continente, Colombia ha sido pionera en establecer un marco legal alternativo a la prohibición total de las drogas. Sin embargo, más allá de la sentencia dela Corte Constitucional y de sentencias aclaratorias de la Corte Suprema, no es mucho lo que se ha avanzado en cuanto a soluciones alternativas. De hecho, muchos consideran que hubo un retroceso durante la administración del presidente Álvaro Uribe, cuando se “prohibió” el consumo en la Constitución. Elnuevo estatuto es la apuesta de la administración Santos por equilibrar la legislación actual, cuando la búsqueda de alternativas está candente.

Dosis personal

En el documento de 56 páginas, que según fuentes del Ministerio de Justicia estará listo al final de la semana, se revive la polémica figura de la dosis personal, que había sido eliminada porla Leyde Seguridad Ciudadana, aprobada en el primer año de gobierno de Juan Manuel Santos, en un artículo que fue demandado enla Corte Constitucional.

En su nueva versión, la dosis personal aparece con cambios importantes. Se reduce la cantidad permitida de marihuana en un 75%: de20 gramosa5 gramos; se mantiene en un gramo la cantidad de cocaína y de bazuco, y se introducen nuevas sustancias (de tipo anfetamínico y piperazínico), utilizadas en la producción de las drogas de diseño, como el éxtasis, cuyo límite máximo son los200 gramos, o tres pastillas.

Es decir, según la nueva ley, si una persona es sorprendida portando las anteriores cantidades de drogas ilícitas no podrá ser objeto de arresto ni de sanciones penales. Sin embargo, para Julián Quintero, director de Acción Social, una organización que opera un programa con jóvenes consumidores, la reducción en la cantidad de marihuana, la droga más consumida, podría llevar a que “más consumidores, por ejemplo un muchacho de viaje hacia una finca que lleva más de los5 gramos(que son apenas 3 o 4 cigarrillos), sean juzgados como traficantes”.

Además, dice Quintero, la exclusión de sustancias como la heroína, que según su experiencia se ha disparado en lugares como Santander de Quilichao, Pereira y Medellín, mantiene “un manto de ilegalidad sobre personas que necesitan una política de salud”. Si las cantidades de droga superan la dosis personal, las penas contempladas en el artículo 121 del estatuto oscilan entre los cinco y los nueve años de prisión, y entre 15 y 30 si las cantidades exceden límites mayores.

Además, sí son causal de sanción administrativa y penal, según se determine, el consumo de sustancias en lugares abiertos al público, instituciones educativas, en presencia de menores de edad y por madres lactantes o en estado de embarazo.

Además de hacer más claridad sobre el tema de los consumidores, Ricardo Vargas, investigador del Transational Institute, dice que el estatuto le abre la puerta al autocultivo, pues define una “plantación” como cinco o más matas de marihuana.

 

Fuente y articulo completo

0 1.458 vistas

En el presente libro, 50 expertos de prestigio internaciona, no solo partidarios del uso médico del cannabis sino también escépticos ante esta idea, ofrecen una amplia visión de la botánica, la química, la farmacología, las posibilidades terapéuticas (en anorexia, caquexia, náuseas y vómitos, terapia paliativa, migraña, trastornos motores, glaucoma), así como de su toxicología y posibles efectos secundarios.

 

 

TABLA DE CONTENIDOS

 

Sobre los editores

Prólogo

Leslie Iversen

Prefacio y agradecimientos

Definiciones y glosario de términos

PRIMERA PARTE: BOTÁNICA, TAXONOMÍA, QUÍMICA E

HISTORIA

1. Botánica de las medicinas naturales del cannabis

 

Robert C. Clarke, David P. Watson

Intoducción

Ciclo natural de vida

Cultivo natural o de exterior

Cultivo vegetativo o de interior

Desarrollo de las glándulas de resina

Orígenes del cannabis

Taxonomía del cannabis

El presente del cannabis medicinal

El futuro del cannabis medicinal

Conclusión

2. Taxonomía de los cannabinoides

Cannabinoides vegetales

Análogos sontéticos

Afines de la anandamida

Antagonistas de los receptores

3. Componentes químicos del cannabis

 

Mahmoud A. ElSohly

Constituyentes químicos del cannabis

Conclusión

 

4. Historia del cannabis en la medicina occidental

 

Manfred Fankhauser

El cannabis antes de Cristo

El cannabis en la época clásica

El hachís en el mundo árabe

El cáñamo enla Europamedieval

El cannabis en la medicina europea del siglo XVIII

El cannabis en la medicina occidental del siglo XIX

Los hechos, la verdad

1880-1900: el apogeo

El cannabis como medicina en el siglo XX

El final de na era

conclusión

SEGUNDA PARTE: FARMACOLOGÍA Y FARMACOCINÉTICA

5. Efectos del cannabis y de los cannabinoides

 

Franjo Grotenhermen

Efectos sobre la psique y el comportamiento

Sistema nervioso central y neuroquímica

Sistema circulatorio

Otros efectos sobre el organismo

Tolerancia

Interaciones medicamentosas

Interacciones entre los propios cannabinoides

Efectos de otros cannabinoides

6. Farmacocinética

Rudolf Brenneisen

introducción

Absorción y biodisponibilidad

Distribución

Metabolismo

Excrección

Niveles plasmáticos según la vía de administración

7. Lugares y mecanismos de acción

Roger G. Pertwee

El sistema cannabinoide endógeno

Ligandos de los receptores cannabinoides

Palmitiletanolamida

Inhibidores de la recaptación o metabolización tisular de los cannabinoides endógenos

Otros tipos de receptores cannabinoides

Conclusión

8. Mecanismos analgésicos de los cannabinoides

Cris W. Vaughan, McDonald J. Christie

Acciones farmacológicas del Cannabis sativa

¿Poseen los cannabinoides actividad analgésica?

un sistema cannabinoide y las vías analgésicas centrales

Acciones celulares de los cannabinoides en las rutas del dolor

conclusión

9. Los cannabinoides como neuroprotectores contra la isquemia

Aida Hampson

Introducción

Los cannabinoides y la isquemia

Receptores cannabinoides y canales de calcio pre-sinápticos

Receptores cannabinoides y canales de calcio post-sinápticos

El sistema cannabinoide como regulador endógeno del influjo de calcio

Los cannabinoides y el bloqueo de los receptores NMDA

Oxidantes e isquemia

Cannabinoides como antioxidantes neuroprotectores

10. Posibles mecanismos en enfermedades autoinmunes

 

Robert Melamede

 

TERCERA PARTE: INDICACIONES DEL CANNABIS Y DEL THC

11. Revisión de los efectos terapéuticos

Franjo Grotenherm

Jerarquía de efectos terapéuticos

Indicaciones

Encuestas

12. Usos médicos del cannabis: la experiencia de California

 

Dale Gieringer

Efectos dela Proposicion215

Encuestas sobre el consumo

13. Anoréxia y caquexia

 

Martin Schnelle, Florian Strasser

Anorexia y caquexia en pacientes con cáncer

Mecanismos de la caquexia del cáncer

Anorexia y caquexia en enfermos de SIDA el sindrome de desgaste

Cannabis y A9-THC en la caquexia del cáncer y el sindrome de desgaste

por SIDA

Conclusión

 

14. Efectos antieméticos de los cannabinoides

 

Terry Plasse

Antieméticos en la práctica clínica

Fundamentos para el uso de los cannabinoides como antiméticos

Datos clínicos

El papel actual de los cannabinoides como antieméticos

 

15 Terapia del dolor

Anita Holdcroft

Trastornos de dolor y sus tratamientos

Datos teóricos y experimentales

Estudios clínicos y casos anecdóticos

Conclusión

  • 16. jaqueca: indicaciones para el cannabis y el THC

Ethan Russo

la migraña y sus síntomas

Tratamiento convencional de la migraña

Historia clínica del cannabis en el tratamiento de la migraña

Datos teóricos y experimentales sobre el THC en relación con la migraña

Valor y lugar del cannabis en el tratamiento de lamigraña

17. Marihuana y cannabinoides en trastornos espásticos: una

revisión de la investigación experimental y clínica

 

Richard E. Musty, Paul Consroe

Introducción

Espasticidad y enfermedades espásticas

La marihuana y los cannabinoides en las enfermedades espásticas A6-THC y nabilona

Efectos preclínicos de los cannabinoides

18. Trastornos neurológicos del movimiento

Kirsten R. Müller-Vahl, Hans Kolbe

Udo Schneider, Hinderk M. Emrich

Síndrome de Gilles de Tourette

La enfermedad de Huntigton y otros trastornos de tipo coreico

Distónia

Enfermedad de Parkinson y síndromes parkinsonianos

Temblor

Conclusión

19. Glaucoma y cannabinoides

 

David W. Pate

Los cannabinoides como hipotensores oculares

Mecanismo de acción

20. Dependencia y cannabis

Tod H. Mikuriya

Antes de la prohibición

El cannabis y los trastornos del estado de ánimo

El cannabis en sustitución de drogas más peligrosas

Trastornos de estrés postraumático: un tipo característico de dependencia

Política sobre drogas, dependencias y cannabis

 

CUARTA PARTE: RIESGOS Y EFECTOS SECUNDARIOS

21. Revisión de los estudios acerca de los efectos no deseados

del cannabis y del THC

Franjo Grotenhermen

Toxicidad general

Efectos agudos

Efectos crónicos

Consecuencias de la situación legal

Extrapolación a humanos de los datos obtenidos con animales

Comparación entre cannabis

 

22. Efectos agudos del acnnabis y de los cannabinoides

 

F. Markus Leweke

Efectos agudos sobre el sistema nervioso central

Efectos de los cannabinoides sobre los sistemas periféricos

 

23. Cannabis y dependencia

 

Wendy Swift, Wayne Hall

Tolerancia y síndrome de abstinencia

Adicción al cannabis

Tolerancia, dependencia y uso terapéutico de los cannabinoides

24. Embarazo

 

Peter A. Fried

Efectos sobre el curso del embarazo

Efetos sobre el crecimiento y comportamiento en la fase neonatal e infantil

Impacto más allá de la infancia

Efecto sobre la función ejecutiva

Conclusión

 

25. Sistema inmune

Guy A. Cabral

El sistema inmunológico y los receptores cannabinoides

Estudios con animales

Estudios in vitro

Datos obtenidos con humanos sobre el THC y el cannabis

Implicaciones prácticas: situaciones terapéuticas y dosis

26. Sistema hormonal y reproducción

 

Laura L. Murphy

Sistema endocrino reproductor

Eje hormonal adrenal

Otras hormonas

27. Efectos psiquicos y cognitivos a largo plazo

Nadia Solowij, Bris FS Grenyer

Efectos sobre el sistema nervioso central

Evidencia correspondiente a la investigación con animales

Evidencia correspondiente a la investigación con personas

Relevancia par ale uso terapéutico del cannabis

28. Cannabis y alcohol en accidentes de tráfico

Gregory B. Chesher, Marie Longo

¿Por qué presenta más problemas la farmacocinética del cannabis?

Resultados de los estudios de culpabilidad

Conclusión

29. Riesgos respiratorios de fumar marihuana

Donald P. Tashkin

Introducción

Bronquitis crónica y enfisema

Cáncer de vías respiratorias

Infección de trato respiratorio

Otras posibles complicaciones respiratorias de fumar marihuana

Control de las complicaciones infecciosas y respiratorias de la marihuana medicinal

30. Contaminantes y adulterantes del cannabis natural

John M. McPartland

Introducción

Contaminantes naturales

Adulterantes

31. Consejos prácticos

Franjo Grotenhermen

Dosis

Restricciones de uso y consejos útiles

Tratamiento en caso de sobredosis aguda

Interacciones

Cannabis o THC

¿Fumar o comer?

Almacenamiento

Cultivo

QUINTA PARTE: OTROS CANNABINOIDES

32. Visión global de los cannabinoides actualmente en estudio

Franjo Grotenhermen

 

33. Cannabidiol: posibles aplicaciones terapéuticas

Antonio W. Zuardi, Francisco S. Guimaraes

Propiedades ansiolíticas del CBD

Efecto antipsicótico del CBD

Introducción de la expresión inmunorreactiva fos-like del CBD

Conclusiones

34. Anandamidas: ¿medicamento potencial para el glaucoma?

 

David W. Pate

Estructura y función de la ciclodextrina

Barreras oculares para la penetración del medicamento

Estudios sobre la presión intraocular

Mecanismos de acción

 35. potencial terapéuico del ácido ajulémico

(CT3)

Summer H. Burstein

Antecedentes

Estereoespecificidad

Los ácidos cannabinoides no se acoplan ni a los CB1 ni a los CB2

Efectos analgésicos del ácido ajulémico

Efectos antiinflamatorios del áido ajulémico

Prespectiva de futuro

36. El HU-211, un cannabinoide neuroprotector

Raphael Mechoulam, Esther ShohamiIntroducción

Efectos in vitro del HU-211

Efectos in vitro del HU-211

Desarrollo del fármaco

Conclusión

SEXTA PARTE: OTROS COMPONENTES DEL CANNABIS

37. Componentes no cannabinoides del cannabis

John M. McPartland, Vito Mediavilla

Introducción

Terpenoides

Flavonoides

Conclusión

38. Semilla y aceite de cáñamo

Gero Leson, Petra Pless

Introducción

Composición del aceite de cáñamo

Beneficios nutritivod y terapéuticos del aceite de cáñamo

Cosmética

La cuestión del THC

Cañamones

 Fuente y Adquirir 

 


Wiz Khalifa no abandonará el consumo de marihuana tras el nacimiento de su hijo, fruto de su relación con su novia y prometida Amber Rose.

Así lo aseguró el popular rapero estadounidense, quien explicó que “pienso que todo gira en torno a cómo se plantea esta asunto, ya que antes existía una relación mucho más negativa con respecto al consumo de marihuana, lo que podía hacerse con ella y sus posteriores efectos.”

Sin embargo, aseguró que “continuaré fumando marihuana, aunque bien lejos de él porque estoy consciente de que el humo en general no es bueno para ningún niño, pero definitivamente él sabrá de qué se trata y conocerá la diferencia entre ser un niño y no ser capaz de usar la marihuana, y ser un adulto y saber cómo usarla.”

Amber Rose se encuentra en su tercer trimestre de embarazo del que será el primer hijo para la pareja. Su anterior embarazo terminó en un aborto espontáneo.

Fuente Upiespañol

0 1.063 vistas

País Vasco, España.- Mantuvo un microbús parado una hora en la avenida de la Libertad. Un invidente no podía salir del autobús porque su guía no se movía: el animal estaba grogui tras haber ingerido plantas de marihuana

Es un informe de una incidencia que ocurrió en un microbús donostiarra a finales de abril, escrito con ese tono administrativo, plano, de un suceso como tantos que ocurren en el día a día de una compañía de transporte de viajeros. Pero el caso tiene su chispa.

Es sábado, 30 de abril, y son las 13.46 horas. El microbús de la línea 36 que realiza el trayecto San Roque (Amara Viejo)-Aldakonea (Egia) se detiene en la parada de la avenida dela Libertad19. Un invidente se dispone a bajar, pero su perro lazarillo se queda tumbado en el autobús. El animal no quería, ni podía moverse.

Ante la extraña situación, el chófer llamó a la centralita de Donostibus que, a su vez, contactó conla Guardia Municipal.Al parecer, el agente que cogió la llamada respondió que ellos no estaban para mover a perros lazarillo y recomendó a Dbus que actuasen los inspectores de la compañía del tranvía.

No había inspectores en ese momento trabajando en la calle. El ambiente se empezaba a calentar dentro del microbús, con varios pasajeros expresando su indignación ante la negativa dela Guardia Municipala intervenir. Algún testigo de lo que sucedía llamó al teléfono 112 y el centro de coordinación de emergencias contestó que enviarían al lugar ala Ertzaintza.

Una pasajera, familiarizada con mascotas, llamó también a un servicio veterinario. El conductor se ofreció a bajar al perro del autobús, ya que una pasajera estaba dispuesta a quedarse con el invidente a la espera de que llegase el veterinario. Pero el resto de viajeros se negaban a que se moviera el autobús hasta que llegara a la zona algún tipo de ayuda que pusiera fin a la embarazosa situación.

Media hora después

A las 14.15 horas, 30 minutos después de que el autobús parase en la marquesina, llegó un inspector de la compañía que se ofreció a llevar al invidente a cualquier punto de la ciudad. Ahora el que se negó fue el propietario del lazarillo, que señaló que se quedaría con el perro hasta que llegase el veterinario.

Algunos viajeros cogieron el siguiente microbús para no demorar más su viaje, pero siete pasajeros se quedaron… para comprobar el desenlace de la historia. El final de la película no les defraudó. El veterinario llegó, por fin, a las 14.45 h. Tras examinar al perro, su diagnóstico fue que el animal estaba bajo los efectos de plantas alucinógenas. Al parecer, había comido plantas de marihuana. Cinco minutos después trasladó al perro y al invidente en su propio coche.

El informe de Donostibus no dice nada de si con ese ‘chute’ el lazarillo había guiado bien a su dueño y se habían introducido en el autobús correcto. Tampoco se especifica con qué cara se quedaron los pasajeros que se permanecieron en el interior del autobús hasta ver cómo concluía la historia. Comola Ertzaintza aún no había llegado cuando se resolvió el enigma -el conductor llamó de nuevo al 112 para que los agentes no acudieran a la llamada-, tampoco se sabe si el caso habría provocado la apertura de algún tipo de investigación.

 

Fuente DiarioVasco

0 536 vistas

Argentina.- Por Fernando Nano Wilhelm

Despenalizar el cannabis y llevar tranquilidad a las familias, el imperativo de la hora en una   Argentina democrática y respetuosa de los derechos humanos

La criminalización de la cannabis avasalló hasta ahora los derechos humanos de unos 300.000 argentinos y argentinas, sufriendo la judicialización y hasta la cárcel, donde van a parar miles por autocultivar, tener, consumir o vender al menudeo marihuana y otras sustancias.  Mientras tanto, el ex presidente Carlos Menem es absuelto por traficar armas a Ecuador y Croacia.

Las políticas prohibicionistas alentadas por la actual Ley 23.737 fueron desastrosas, sólo llevaron dolor y encierro a miles de personas y ninguna solución, la actual ley favorece el narcotráfico y los negociados de la policía, que medra con la clandestinidad.

Por eso pedimos y reclamamos una ley de drogas humana y contemplativa de la diversidad. La cannabis es una farmacia a cielo abierto. No todos queremos comprar pastillas químicas en las farmacias, muchos preferimos usar María, que la cultivamos en nuestro patio sin molestar a nadie y sin pagarle a las multinacionales como Merck y otras. ¡Pero el Estado democrático se empecina en vulnerar nuestros derechos humanos y mandarnos a Tribunales y la cárcel, como en la época dela Inquisición Católica, donde se quemó en la hoguera a 500.000 disidentes!.

LA PROHIBICIÓN FRACASÓ

La prohibición es un completo fracaso, a 9 años de gobierno kirchnerista, las cárceles argentinas siguen repletas de mujeres y jóvenes, en su mayoría pobres, por tener, transportar o transar sustancias, esto lo demuestran las estadísticas oficiales y de las otras. El 70% de las mujeres y el 40% de los hombres en cárceles federales están presos por tener o transportar sustancias, los narcos de veras, bien gracias, ninguno preso hasta ahora.

Cultivar y usar cannabis es un derecho, no una obligación. No podemos ser considerados cuasi delincuentes por tener una planta en el jardín de nuestra casa, eso es un delirio que así lo reconocióla Corte Supremade Justicia y diversos tribunales y jueces en sus fallos. Pero la nefasta ley 23.737 sigue en pie. Y da pie para abusos judiciales y policiales, que han causado muertos tras las rejas, crímenes de los que son responsables el Estado Argentino, el gobierno nacional, jueces venales y trogloditas, los servicios penitenciarios, las policías y los diputados que demoran el tratamiento de una nueva ley que ponga las cosas en su lugar.

La cannabis es una planta milenaria, que ofrece vestido y papel con sus fibras, alimento con sus semillas y medicina y alivio con sus frutos. Si prohíben la marihuana porque es “una droga”, ¿por qué no prohiben las uvas?, si con las uvas se hace vino y hay gente que se alcoholiza?. ¿Por qué no prohíben la venta de armas?, porque con una bala se puede matar una persona. ¿Por qué no prohíben los autos y las motos y las naftas?, porque en Azul en lo que va del año hubo 7 personas muertas en accidentes de tránsito en las calles. Y ninguno por consumir cannabis, nadie se murió por consumir esas ricas flores en Azul. En realidad, no hay ningún muerto por usar cannabis de 5.000 años a esta parte y sí muchos que se ven beneficiados en su salud con su consumo.

PROHIBICION ESTUPIDA Y CRIMINAL

La prohibición de sustancias es extremadamente estúpida y criminal, una berreteada del capitalismo muy bien acompañada por la corporación judicial, política, económica, clerical, de los medios de comunicación hegemónicos y policial, para meter presos a inocentes y alimentar la maquinaria judicial, que gasta miles de pesos en atender causas por consumo y tenencia que atestan juzgados y terminan en sobreseimientos, porque no hay delito alguno.

El artículo 19 dela Constitución Nacionales bien clarito, dice que las acciones privadas de los hombres que no jodan a nadie, quedan exentos de los magistrados, o sea, consumir cualquier cosa o cultivar lo que sea, no es delito, pero una cosa es la ley y otra lo que pasa en la realidad cotidiana, donde la policía detiene a pibes con porro y se lo hacen comer y los gastan y humillan, de paso. Unos “animales con pelos” que el Estado viste de uniforme, les paga sueldo y les da una pistola9 mmcon balas de plomo, cuando ni siquieran saben hacerla Ocon el culo.

Queremos que se despenalice la cannabis, su cultivo y su uso, que dejemos de ser tratados como “drogadictos” o “criminales”, que nos dejen vivir, que no tengamos que vivir aterrados si tenemos una planta pensando que a la madrugada -como en las épocas del Terrorismo de Estado- nos pueden tirar la puerta a patadas en un allanamiento policial autorizado por un estúpido que nombró de fiscal o juez el poder político de turno, en general, peronistas y radicales, que son los que vienen cortando el queso desde 1984.

NO AL NARCOTRÁFICO  SI AL AUTOCULTIVO

Queremos vivir en una auténtica democracia y no esta farsa de hoy, con 5.000 luchadores populares y obreros procesados por luchar, con media docena de presos políticos y donde las penitenciarías de todo el país están repletas de presos sociales, producto de la lucha de clases soterrada, incluídos los presos por cannabis o sustancias.

Esta democracia se tiene que poner los pantalones largos y respetar de veras los derechos humanos. Desde el 10 de diciembre, el kirchnerismo y sus aliados tendrán mayoría en ambas cámaras del Congreso. No habrá más excusas: es hora de debatir una ley que despenalice la cannabis y autorice su uso y cultivo medicinal, industrial y porque no recreativo y obligue al Estado a atender en el sistema de salud a aquellos que tengan problemas con sustancias, cualquiera sea y que no se los castigue con el encierro cruel y sinsentido.

El viernes 18 de noviembre a las 19 hs, en el recinto del Concejo Deliberante de Azul, los cannabicultores tomarán la palabra para explicar de qué se trata esta planta y los motivos del reclamo por su despenalización YA!, tal como se plantea en proyectos de ley como el de Victoria Donda, que esperan ser debatidos en el Congreso dela Nación.

Los autocultivadores de cannabis y las familias argentinas esperan que se despenalice la marihuana y su cultivo, así podemos vivir y dormir en paz. La paritaria social debe incluir a la cannabis, sino, no habrá paz ni justicia social, ni derechos humanos. Donde hay una necesidad hay un derecho, decía Evita Perón, por eso, hay que despenalizar y amnistiar a los presos por drogas, por llevar, traer o tener, como hizo Rafael Correa en Ecuador.

 POR UNA NAVIDAD 2011 SIN PRESOS POLITICOS

.Hay que abrir las cárceles como hizo el Tío Cámpora en 1973. Por una Navidad 2011 sin presos políticos del campo popular. Eso sí sería profundizar el modelo, y no cobrarles impuestos a las ganancias a los laburantes o ordenar abortar un debate de la ley sobre el aborto legal, seguro y gratuito, porque se siguen muriendo mujeres de la clase trabajadora por complicaciones de abortos clandestinos mal realizados y sin seguridad, que sí tienen las mujeres de clase media y alta que cuentan con 5.000 pesos para una interrupción del embarazo en una clínica privada.

Gilda Colman, psicóloga social y activista en vih/sida ofrecerá junto con otros experimentados cannabicultores la conferencia “Cannabis y Derechos Humanos, un debate necesario” en el recinto del Concejo Deliberante del Partido de Azul. La charla será transmitida en directo por FM Ekko 92.5 y online para todo el mundo por www.radioekko.com.ar.

Organiza la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de Azul -APDH-Azul-, auspicia el Honorable Concejo Deliberante e invitan El Ojo Cannábico, Agrupación del Sur, Cannabicultores deLa Plata, diario digital laventanaradio.com.ar entre otros.

Fuente LaVentanaRadio

2 2.820 vistas

Por Gloria Gallardo.

Dejando de lado el consumo de la marihuana por motivos lúdicos, esta planta tiene usos terapéuticos que deben ser considerados de forma objetiva.

En los últimos tiempos ha cobrado nuevamente fuerza el debate sobre la conveniencia de legalizar el consumo de determinadas drogas.

La pujanza de los cárteles mexicanos de la droga, en un verdadero pulso al estado, ha levantado voces en ambas orillas del Rio Bravo, en un difícil debate entre detractores y partidarios de la legalización de determinadas drogas blandas.

Si hablamos del cannabis o marihuana, esta es una sustancia que hace casi 3.000 años  viene utilizándose en la medicina tradicional china, y que tras pasar a Europa 500 años antes de Cristo, acabó en el Nuevo Mundo de la mano de los europeos.

En Estados Unidos se cultivó desde el año 1.600, llegando a ser el principal cultivo de Washington a finales del siglo dieciocho. Era habitual su consumo hasta quela Ley Federalde 1937 prohibió su cultivo y consumo.

Sin embargo, además del consumo lúdico como droga, la marihuana tiene un amplio abanico de utilidades terapéuticas que normalmente se desconocen.

¿Qué sabemos de esta planta?

La planta de la marihuana contiene 66 cannabinoides (o principios activos), de los cuales el principal es el THC. La investigación sobre el THC (1,2) ha permitido el descubrimiento de receptores cannabinoides endógenos. Se han descrito por ahora dos receptores cannabinoides: el CB1 (presente en el SNC y algunos órganos periféricos) y el CB2 (presente solamente en células del sistema inmune de la periferia).

Efectos.

Su valor analgésico y su utilidad como antiinflamatorio, también debido al CBN que tiene un efecto broncodilatador.

Modos de consumo.

Vía pulmonar: fumado o mediante vaporizadores.

Vía oral: infusiones, aceites y tinturas.

Aplicaciones concretas por dolencias.

 Anorexia: el cannabis estimula el apetito.

Artritis: Es la inflamación gradual y degeneración del cartílago y los huesos de las articulaciones. El cannabis ayuda a disminuir o eliminar el dolor y ganar movilidad.

Ansiedad y trastornos del sueño: el cannabis ayuda a reducir la tensión en los estados de ansiedad y favorece la relajación de todo el organismo.

Asma: el cannabis es un broncodilatador natural que ayuda a que los pulmones respiren.

Alzheimer: está en estudio el papel del cannabis como neurogenerador. Uno de sus componentes podría tener la posibilidad de regenerar neuronas.

Cáncer: el cannabis actúa sobre parte de los efectos secundarios que sufren los pacientes que están en tratamiento con quimioterapia: náuseas, vómitos o disminución del apetito.

Depresión: el cannabis  calma la ansiedad y ayuda a que los enfermos piensen con claridad, se concentren y disfruten de la vida.

Dermatitis atópica: el cannabis disminuye la picazón y el dolor. Su uso continuado ayuda a regenerar  y a proteger la piel.

Dolor crónico: el THC calma el dolor. También actúa en dolores sufridos  a causa de traumatismos, intervenciones quirúrgicas, etc. Indicado también para la fibromialgia.

Dolores de espalda: su consumo o las friegas con alcohol de cáñamo alivia eficazmente los dolores, ya sean agudos o crónicos.

Esclerosis múltiple: el cannabis ayuda a controlar los espasmos y los temblores musculares, así como la coordinación.

Epilepsia: con la ayuda del cannabis el enfermo puede controlar y evitar sus ataques.

Glaucoma ocular: el cannabis constriñe los nervios para que el ojo segregue menos líquido y el líquido acumulado se redistribuye y absorbe. Además, dilata las mucosas que permiten el drenaje natural del ojo, favoreciendo así la circulación del humor acuoso.

Infecciones de la piel y quemaduras: se ha demostrado que la aplicación por vía tópica, mediante pomadas y lociones ha eliminado las infecciones de la piel y alivia el dolor de las quemaduras de segundo grado impidiendo las infecciones.

Insomnio: el canabidiol es un inductor del sueño.

Menstruación y dolores del parto: ayuda durante las náuseas que se producen durante el embarazo. Para los dolores tanto de la menstruación como los del parto posee un alto carácter analgésico y relajante.

Migraña: produce serotonina que detiene el proceso nervioso que desencadena la migraña.

Paraplejia y tetraplejia: el cannabis desentumece los músculos y alivia el dolor de los espasmos.

Síndrome de abstinencia: se ha demostrado su utilidad para aliviar los síntomas del síndrome de abstinencia a los adictos a drogas como alcohol, opiáceos o benzodiacepinas.

Síndromes varios: SFC, Síndrome del miembro fantasma, etc. pueden verse aliviados por los efectos del THC.

Reumatismo: los enfermos ganan en movilidad y disminuyen o eliminan el dolor.

Sida: el cannabis ayuda a sobrellevar la terapia, estimulando el apetito, reduciendo los vómitos y aliviando los espasmos musculares, el dolor o la fatiga crónicos.

Si el cannabis es tan beneficioso para la salud, se estima que en España hay más de 2,5 millones de consumidores habituales más 1,5 ocasionales, lo consume todo tipo de personas, está científicamente comprobado que no se puede morir a causa de su consumo, no lleva a drogas duras, no genera violencia alguna…. ¿Por qué los consumidores no lúdicos, sino los enfermos, tienen que infringir las leyes e ir a comprarla al mercado negro, a precio de oro y de una pésima calidad? Los que tienen posibilidad se ven obligados al auto cultivo, con los riesgos que ello conlleva.

¿Por qué no hacer ya una Ley relativa a la legalización del consumo del cannabis para fines

 Fuente OtroMundoesPosible

1 5.388 vistas

Marihuana: Los Hechos
Adaptado de: http://www.drugpolicy.org/marijuana/factsmyths/
Por: Lula de CostaRicaLegaliza

Esta colección de mitos y hechos está basada en el libro Mitos de la Marihuana, Hechos de la Marihuana: Una Revisión de la Evidencia Científica. Luego de una década de la publicación del libro, los avances científicos más recientes aún corroboran los encuentros iniciales.

 

  1. La marihuana puede causar enfermedades mentales permanentes.
  2. La marihuana es altamente adictiva.
  3. Hoy día la marihuana es más potente que en el pasado.
  4. Los delitos referentes a la marihuana no son castigados con severidad.
  5. La marihuana es más dañina para los pulmones que el tabaco.
  6. La marihuana no posee valor medicinal.
  7. La marihuana es una droga de entrada.
  8. Los daños de la marihuana se han comprobado científicamente.
  9. La marihuana causa el Síndrome Amotivacional.
  10. La política de la marihuana en Holanda es un fracaso.
  11. La marihuana mata células cerebrales.
  12. La marihuana afecta la memoria y la cognición.
  13. La marihuana induce al crimen.
  14. La marihuana interfiere con las hormonas sexuales masculinas y femeninas.
  15. El consumo de marihuana durante el embarazo daña al feto.
  16. El uso de la marihuana menoscaba el sistema inmunológico.

 

1er Mito: La marihuana puede causar enfermedades mentales permanentes. En adolescentes hasta el uso ocasional de marihuana puede causar un daño psicológico. Durante la intoxicación los consumidores se comportan de manera irracional y errática.
Hecho: No existe ningún tipo de evidencia científica convincente que pruebe que la marihuana cause daños psicológicos o enfermedades mentales en adolescentes ni en adultos. Algunos consumidores de marihuana experimentan angustia psicológica después de ingerir marihuana, esto puede incluir sentimientos de pánico, ansiedad y paranoia. Estas experiencias pueden resultar espantosas, pero los efectos son temporales. Con una dosis muy elevada, la marihuana puede causar psicosis tóxica temporal. Esto rara vez ocurre y casi siempre cuando la marihuana es ingerida oralmente en lugar de ser fumada. La marihuana no causa cambios significativos en el comportamiento de las personas.

• Iverson, Leslie. “Long-term effects of exposure to cannabis.” Current Opinion in Pharmacology 5(2005): 69-72.
• Weiser and Noy. “Interpreting the association between cannabis use and increased risk of schizophrenia.” Dialogues in Clincal Neuroscience 1(2005): 81-85.
• “Cannabis use will impair but not damage mental health.” London Telegraph. 23 January 2006.
• Andreasson, S. et al. “Cannabis and Schizophrenia: A Longitudinal study of Swedish Conscripts,” The Lancet  2 (1987): 1483-86.
• Degenhardt, Louisa, Wayne Hall and Michael Lynskey.  “Testing hypotheses about the relationship between cannabis use and psychosis,” Drug and Alcohol Dependence 71 (2003): 42-4.
• Weil, A. “Adverse Reactions to Marijuana: Classification and Suggested Treatment.” New England Journal of Medicine 282 (1970): 997-1000.


2do Mito: La marihuana es altamente adictiva. Los consumidores de marihuana experimentan, a largo plazo, dependencia y síntomas de abstinencia y frecuentemente requieren de ayuda profesional para dejar la marihuana.
Hecho: La mayoría de las personas que consumen marihuana lo hacen de forma ocasional. Una pequeña minoría de estadounidenses –menos del 1 por ciento- fuman marihuana diariamente, e inclusive una menor cantidad desarrolla dependencia a la marihuana. Algunas personas que fuman marihuana con gran frecuencia lo dejan sin dificultad alguna. Otros buscan ayuda de profesionales, si se experimentase algún síntoma de abstinencia del todo, sería excepcionalmente leve.

• United States. Dept. of Health and Human Services. DASIS Report Series, Differences in Marijuana Admissions Based on Source of Referral. 2002. June 24 2005.
• Johnson, L.D., et al. “National Survey Results on Drug Use from the Monitoring the Future Study, 1975-1994, Volume II: College Students and Young Adults.” Rockville, MD: U.S. Department of Health and Human Services, 1996.
• Kandel, D.B., et al. “Prevalence and demographic correlates of symptoms of dependence on cigarettes, alcohol, marijuana and cocaine in the U.S. population.” Drug and Alcohol Dependence 44 (1997):11-29.
• Stephens, R.S., et al. “Adult marijuana users seeking treatment.” Journal of Consulting and Clinical Psychology 61 (1993): 1100-1104.


 3er Mito: Hoy día la marihuana es más potente que en el pasado. Personas adultas que utilizaron marihuana en los años sesentas y setentas no caen en cuenta de que la juventud de hoy, al utilizar marihuana, están consumiendo una droga mucho más peligrosa.
Hecho: Al utilizar marihuana la juventud de hoy consume la misma marihuana que consumían los adolescentes en los sesentas y setentas. Un pequeño número de muestras con bajo contenido de THC, tomadas por la Administración de Drogas y Narcóticos (DEA) son utilizadas para calcular un aumento dramático en la potencia. Sin embargo estas no eran muestras representativas de la marihuana que generalmente estaba disponible a usuarios en dichas épocas. Datos sobre la potencia a inicios de los ochentas a la fecha resultan más confiables y no demuestran un aumento en los contenidos promedio de THC de la marihuana. Aún si la potencia fuera a aumentar, esta no necesariamente haría de la marihuana  una droga más peligrosa. La marihuana que varía substancialmente en potencia, produce efectos psicoactivos similares.

• King LA, Carpentier C, Griffiths P. “Cannabis potency in Europe.” Addiction. 2005 Jul; 100(7):884-6
• Henneberger, Melinda. “Pot Surges Back, But It’s, Like, a Whole New World.” New York Times 6 February 1994: E18.
• Brown, Lee. “Interview with Lee Brown,” Dallas Morning News 21 May 1995.
• Drug Enforcement Administration. U.S. Drug Threat Assessment, 1993. Washington, DC: U.S. Department of Justice, 1993.
• Kleiman, Mark A.R. Marijuana: Costs of Abuse, Costs of Control. Westport: Greenwood Press, 1989. 29.
• Bennett, William. Director of National Drug Control Policy, remarks at Conference of Mayors. 23 April 1990.


4to Mito: Los delitos referentes a la marihuana no son castigados con severidad. Son pocas las personas que se arrestan por delitos con marihuana y casi nadie va a prisión. Este trato clemente es el responsable de que la marihuana siga disponible y en uso.
 

Hecho: Entre 1991 y 1995 la cantidad de arrestos por marihuana en los Estados Unidos se duplicó. En 1995 más de medio millón de personas fueron arrestadas por dicha causa. 86% de éstas fueron arrestadas por posesión y miles de personas se encuentran ahora en prisión por delitos relacionados con la marihuana. Un mayor número de personas han sido castigadas con libertad condicional, multas y sanciones civiles, incluyendo  propiedades confiscadas, licencias de conducir revocadas y la pérdida de sus empleos. A pesar de estas sanciones civiles y criminales la marihuana continúa estando disponible y sigue siendo ampliamente consumida.

• United States. Federal Bureau of Investigation. Uniform Crime Reports for the United States. 1996. Washington: U. S. Dept. of Justice, 1997.
• Gettman, Jon B. National Organization for the Reform of Marijuana Laws. Crimes of Indescretion: Marijuana arrests in the United States. Washington: NORML, 2005.
• Marijuana Policy Project. Smoke a Joint, Lose Your License. July 1995 Status Report. Washington: MPP, 1995.
• Treaster, J. “Miami Beach’s New Drug Weapon Will Fire Off Letters to the Employer” New York Times 23 February 1991: A9.
• Reed, T.G. “American Forfeiture Law: Property Owners Meet the Prosecutor.” Policy Analysis 179 (1992): 1-32.


5to Mito: La marihuana es más dañina para los pulmones que el tabaco. Los fumadores de marihuana están en alto riesgo de desarrollar cáncer en los pulmones, bronquitis y enfisema pulmonar.
Hecho: El fumar marihuana de forma moderada pareciera representar un mínimo peligro para los pulmones. Al igual que el humo del tabaco, el humo de la marihuana contiene sustancias irritantes y cancerígenas. Sin embargo los fumadores de marihuana por lo general fuman con muchísima menos frecuencia que los fumadores de tabaco, y a través del tiempo, inhalan mucho menos humo. Como resultado, el riesgo de daños serios en los pulmones debería ser menor en los fumadores de marihuana. No se han reportado casos de cáncer pulmonar relacionados únicamente a la marihuana, y en un largo estudio presentado a la Sociedad Torácica Americana (ATS por sus siglas en inglés) en el año 2006, se encontró que fumar marihuana no aumenta el riesgo de sufrir cáncer pulmonar, incluso en fumadores frecuentes de marihuana. A diferencia de los fumadores frecuentes de tabaco, los fumadores frecuentes de marihuana no presentan obstrucciones en las vías aéreas más pequeñas de los pulmones. Esto nos indica que las personas no desarrollan enfisema pulmonar por fumar marihuana.

• Center on Addiction and Substance Abuse. “Legalization: Panacea or Pandora’s Box.” New York. (1995): 36.
• Turner, Carlton E. The Marijuana Controversy. Rockville: American Council for Drug Education, 1981.
• Nahas, Gabriel G. and Nicholas A. Pace. Letter. “Marijuana as Chemotherapy Aid Poses Hazards.” New York Times 4 December 1993: A20.
• Inaba, Darryl S. and William E. Cohen. Uppers, Downers, All-Arounders: Physical and Mental Effects of Psychoactive Drugs. 2nd ed. Ashland: CNS Productions, 1995. 174.


6to Mito: La marihuana no posee valor medicinal. En el mercado se encuentran drogas más seguras y efectivas. Estas incluyen una versión sintética del THC, el principal ingrediente activo de la marihuana, el cual se mercadea en los Estados Unidos bajo el nombre Marinol.
Hecho: Se ha demostrado la efectividad de la marihuana para reducir las nauseas causadas por la quimioterapia a la hora de tratar el cáncer, la estimulación del apetito en pacientes con SIDA y en la reducción de la presión intraocular en personas con glaucoma. También existe evidencia que demuestra que la marihuana reduce los espasmos musculares en pacientes con desórdenes neurológicos. Una cápsula sintética esta disponible bajo prescripción médica, sin embargo para muchos pacientes esta no resulta tan eficiente como la marihuana fumada. El THC puro puede producir más efectos psicoactivos desagradables que la marihuana fumada. Hoy día muchas personas utilizan la marihuana como medicina, a pesar de ser ilegal. Al hacerlo se arriesgan a ser arrestados y encarcelados.

• Vinciguerra, Vincent; Moore, Terry and Eileen Brennan. “Inhalation marijuana as an antiemetic for cancer chemotherapy.” New York State Journal of Medicine 85 (1988): 525-27.
• McCabe M,  Smith FP,  Macdonald JS. “Efficacy of tetrahydrocannabinol in patients refractory to standard antiemetic therapy.” Investigational New Drugs 6.3 (1988): 243-46.
• Gorter, R., et al. “Dronabionol effects on weight in patients with HIV infection.” 1992. AIDS 6 (1992):127-38.
• Foltin, R.W., et al. “Behavioral analysis of marijuana effects on food intake in humans.” Pharmacology Biochemistry and Behavior 25 (1986): 577-82.
• Crawford, W.J. and Merritt, J.C. “Effect of tetrahydrocannabinol on Arterial and Intraocular Hypertension.” International Journal of Clinical of Pharmacology and Biopharmaceuticals 17 (1979):191-96.
• Merritt, J.C., et al. “Effects of marijuana on intraocular and blood pressure on glaucoma.” Ophthamology 87 (1980):222-28.
• Baker, D., Gareth Pryce and J. Ludovic Croxford. “Cannabinoids control spasticity and tremor in a multiple sclerosis model.” Nature  404.6773 (2000): 84-7.
• Hanigan, W.C., et al. “The Effect of Delta-9-THC on Human Spasticity.” Clinical Pharmacology and Therapeutics 39 (1986):198.

 


7mo Mito: La marihuana es una droga de entrada. Aún si la marihuana “per se” causa un daño mínimo, es una sustancia peligrosa porque conlleva al uso de drogas más peligrosas como la heroína, LSD y la cocaína.
Hecho: La marihuana no hace que las personas consuman drogas más peligrosas. Lo que la teoría de entrada presenta como una explicación causal es la asociación estadística entre drogas comunes y las poco comunes, asociación que varía a través del tiempo conforme la prevalencia de las distintas drogas aumenta o disminuye. Hoy día la marihuana es la droga ilegal más popular en los Estados Unidos. Por ende las personas que han utilizado drogas menos populares tales como la heroína, el LSD y la cocaína, muy probablemente también utilizaron marihuana. La mayor parte de los consumidores de marihuana nunca utilizan otro tipo de droga ilegal. De hecho, para la mayoría de las personas, la marihuana es un término en lugar de una droga de entrada.

• Morral, Andrew R.; McCaffrey, Daniel F. and Susan M. Paddock. “Reassessing the marijuana gateway effect.” Addiction  97.12 (2002): 1493-504.
• United States. National Household Survey on Drug Abuse: Population Estimates 1994. Rockville, MD: U.S. Department of Health and Human Services, 1995.
• —. National Household Survey on Drug Abuse: Main Findings 1994. Rockville, MD: U.S. Department of Health and Human Services, 1996.
• D.B. Kandel and M. Davies, “Progression to Regular Marijuana Involvement: Phenomenology and Risk Factors for Near-Daily Use,” Vulnerability to Drug Abuse, Eds. M. Glantz and R. Pickens. Washington, D.C.: American Psychological Association, 1992: 211-253.


8vo Mito: Los daños de la marihuana se han comprobado científicamente. En los años sesentas y setentas muchas personas creían que la marihuana era inofensiva. Hoy día sabemos que la marihuana es mucho más peligrosa de lo que se creía antes.
Hecho: En 1972, después de revisar la evidencia científica, la Comisión Nacional sobre Marihuana y el Abuso de Drogas concluyó que mientras la marihuana no era totalmente segura, sus peligros habían sido ampliamente exagerados. A partir de ese momento, los investigadores han llevado a cabo miles de estudios de humanos, animales y cultivos celulares. Ninguno de estos estudios revela encuentros dramáticamente diferentes a aquellos descritos por la Comisión Nacional en 1972. En 1995, basados en 30 años de investigación científica, editores de la revista médica Lancelot concluyeron que “el fumar cannabis, aún a largo plazo, no resulta perjudicial para la salud”.

• United States. National Commission on Marihuana and Drug Abuse. Marihuana: A signal of misunderstanding. Shafer Commission Report. Washington, D.C.: U.S. Government Printing Office, 1972.
• “Deglamorising Cannabis.” Editorial. The Lancet 356:11(1995): 1241.


9no Mito: La marihuana causa el Síndrome Amotivacional. La marihuana hace de sus consumidores personas pasivas, apáticas y desinteresadas en el futuro. Estudiantes que utilizan marihuana se vuelven rezagados y trabajadores que usan marihuana resultan poco productivos.
Hecho: Durante 25 años investigadores han buscado el Síndrome Amotivacional inducido por la marihuana y han fracasado en encontrarlo. Para las personas que se intoxican con frecuencia, sin importar el tipo de droga, resulta poco probable convertirse en miembros productivos dentro de la sociedad. No hay nada específico en la marihuana que cause la perdida de motivación o ambición en las personas. En estudios de laboratorio, sujetos a los que se les provee altas dosis de marihuana durante varios días e inclusive varias semanas no muestran perdida de motivación en el trabajo ni de productividad. Entre adultos trabajadores, los consumidores de marihuana tienden a poseer mejores salarios que los no consumidores. Estudiantes universitarios que consumen marihuana obtienen las mismas calificaciones que los que no la consumen. Entre estudiantes de colegio, el uso frecuente se asocia con la deserción, sin embargo la deserción tiende a presentarse primero.
• Himmelstein, J.L. The Strange Career of Marihuana: Politics and Ideology of Drug Control in America. Westport, CT: Greenwood Press, 1983.
• Mellinger, G.D. et al. “Drug Use, Academic Performance, and Career Indecision:  Longitudinal Data in Search of a Model.” Longitudinal Research on Drug Use:  Empirical Findings and Methodological Issues. Ed. D.B. Kandel. Washington, DC: American Psychological Association, 1978. 157-177.
• Pope, H.G. et al., “Drug Use and Life Style Among College Undergraduates in 1989:  A Comparison With 1969 and 1978,” American Journal of Psychiatry 147 (1990): 998-1001.


10mo Mito: La política de la marihuana en Holanda es un fracaso. La ley holandesa, que permite que la marihuana se compre, venda y sea consumida abiertamente, ha resultado en un incremento en el uso de la marihuana, particularmente en jóvenes.
Hecho: La política sobre drogas en Holanda es la menos punitiva en toda Europa. Desde hace más de 20 años a los ciudadanos holandeses mayores de 18 años se les ha permitido la compra y el uso de cannabis (marihuana y hachís) en cafeterías reguladas por el gobierno. Esta política no ha producido un incremento dramático en el uso de cannabis. Para la mayor parte de los grupos clasificados por edades, las cantidades de marihuana utilizada son menores en Holanda que en los Estados Unidos. Los holandeses aprueban abrumadoramente la política actual sobre el uso de cannabis, la cual procura normalizar el uso de la marihuana en lugar de dramatizarlo. Ocasionalmente el Gobierno holandés revisa la política vigente, pero permanece comprometido con la despenalización.

• Fromberg, E. “The Case of the Netherlands: Contradictions and Values in Questioning Prohibition.” 1994 International Report on Drugs, Brussels: International Antiprohibitionist League, 1994. 113-124.
• Sandwijk, J.P., et al. Licit and Illicit Drug Use in Amsterdam II. Amsterdam: University of Amsterdam, 1995.
• Gunning, K.F. Crime Rate and Drug Use in Holland. Rotterdam: Dutch National Committee on Drug Prevention. 1993.


11vo Mito: La marihuana mata células cerebrales. A través del tiempo el uso de la marihuana altera permanentemente la estructura cerebral y su función, causando pérdida de memoria, deterioro cognitivo, deterioro de personalidad y la disminución de la productividad.
Hecho: Ninguno de los exámenes médicos utilizados para detectar daño cerebral en humanos ha encontrado daños producidos por la marihuana aún por el uso de dosis altas a largo plazo. Un estudio reciente reportó que en monos Rhesus se presentó daño cerebral luego de ser expuestos a altas concentraciones del humo de la marihuana por un periodo de tiempo de 6 meses. En un estudio reciente, llevado a cabo más cuidadosamente, los investigadores no encontraron evidencia de anormalidades cerebrales en monos que fueron forzados a inhalar el equivalente a cuatro o cinco cigarrillos de marihuana a al día durante un año. El reclamo de que la marihuana mata las células del cerebro está basado en un informe especulativo de hace más de un cuarto de siglo, el cual nunca ha sido apoyado por estudios científicos.

•  Heath, R.G., et al. “Cannabis Sativa: Effects on Brain Function and Ultrastructure in Rhesus Monkeys.” Biological Psychiatry 15 (1980): 657-690.
• Ali, S.F., et al. “Chronic Marijuana Smoke Exposure in the Rhesus Monkey IV: Neurochemical Effects and Comparison to Acute and Chronic Exposure to Delta-9-Tetrahydrocannabinol (THC) in Rats.” Pharmacology Biochemistry and Behavior 40 (1991): 677-82.


12vo Mito: La marihuana afecta la memoria y la cognición. Bajo la influencia de la marihuana las personas son incapaces de pensar racionalmente y con inteligencia. El uso crónico de cannabis causa deterioro mental permanente.
Hecho: La marihuana produce de manera inmediata cambios temporales en pensamientos, percepciones y el procesamiento de la información. El proceso cognitivo que se afecta de manera más notoria es la memoria a corto plazo. En estudios de laboratorio, sujetos bajo la influencia de la marihuana no tienen problema alguno recordando cosas aprendidas en el pasado. Sin embargo muestran una disminución en la capacidad de aprender y recordar información nueva. Esta disminución se presenta únicamente durante el periodo de intoxicación. No hay evidencia convincente de que el uso pesado de marihuana afecta la memoria u otras funciones cognitivas de manera permanente.

• Wetzel, C.D. et al., “Remote Memory During Marijuana Intoxication,” Psychopharmacology 76 (1982): 278-81.
• Deadwyler, S.A. et al., “The Effects of Delta-9-THC on Mechanisms of Learning and Memory.” Neurobiology of Drug Abuse:  Learning and Memory. Ed. L. Erinoff. Rockville, MD: National Institute on Drug Abuse 1990. 79-83.
• Block, R.I. et al., “Acute Effects of Marijuana on Cognition: Relationships to Chronic Effects and Smoking Techniques.” Pharmacology Biochemistry and Behavior 43 (1992): 907-917.


13vo Mito: La marihuana induce al crimen. Los consumidores de la marihuana cometen más delitos contra la propiedad que los que no la utilizan. Bajo la influencia de la marihuana las personas se comportan de  manera irracional, agresiva y violenta.
Hecho: Cada comisión seria,  escolar y del gobierno, que examina la relación entre el uso de la marihuana y los actos criminales ha llegado a la misma conclusión: la marihuana no provoca el crimen. La gran mayoría de los consumidores de marihuana no cometen crímenes distintos a el de poseer marihuana. Entre los consumidores de marihuana que sí cometen crímenes, ésta no juega un rol causal. Casi todos los estudios en seres humanos y animales demuestran que la marihuana, en lugar de incrementes la agresión, la disminuye.

• Fagan, J., et al. “Delinquency and Substance Use Among Inner-City Students.” Journal of Drug Issues 20 (1990): 351-402.
• Johnson, L.D., et al. “Drugs and Delinquency: A Search for Causal Connections.”  Ed. D.B. Kandel. Longitudinal Research on Drug Use: Empirical Findings and Methodological Issues. New York: John Wiley & Sons, 1978. 137-156.
• Goode, E. “Marijuana and Crime.” Marihuana: A Signal of Misunderstanding, Appendix I. National Commission on Marihuana and Drug Abuse Washington, DC: U.S. Government Printing Office, 1972. 447-453.
• Abram, K.M. and L.A. Teplin. “Drug Disorder, Mental Illness, and Violence.” Drugs and Violence: Causes, Correlates, and Consequences. Rockville: National Institute on Drug Abuse, 1990. 222-238.
• Cherek, D.R., et al. “Acute Effects of Marijuana Smoking on Aggressive, Escape and Point-Maintained Responding of Male Drug Users.” Psychopharmacology 111 (1993): 163-168.
• Tinklenberg, J.R., et al. “Drugs and criminal assaults by adolescents: A Replication Study.” Journal of Psychoactive Drugs 13 (1981): 277-287.


14vo Mito: La marihuana interfiere con las hormonas sexuales masculinas y femeninas. En ambos, mujeres y hombres, la marihuana puede causar infertilidad. La marihuana retarda el desarrollo sexual en adolescentes, además produce características femeninas en los varones y masculinas en las mujeres.
Hecho: No existe evidencia de que la marihuana causa infertilidad en hombres o mujeres. En estudios con animales, las dosis altas de THC disminuyen la producción de algunas hormonas sexuales y pueden afectar su reproducción. Sin embargo la mayor parte de los estudios con seres humanos revelan que la marihuana no tiene impacto alguno en hormonas sexuales. En los estudios que se muestra un impacto, éste es moderado, temporal y sin consecuencias aparentes para la reproducción. No hay evidencia científica de que la marihuana produzca un retraso en el desarrollo sexual en adolescentes, un efecto de feminización en hombres o de masculinización en mujeres.

•  Parents Resource Institute for Drug Education. Marijuana and Cocaine. Atlanta, GA: PRIDE, 1990.
• Center for Substance Abuse Prevention. Female Adolescents and Marijuana Use; Fact Sheet for Adults. Rockville: U.S. Department of Health and Human Services, 1995.
• Center for Substance Abuse Prevention. Marijuana: Tips for Teens. Rockville: U.S. Department of Health and Human Services, 1995.
• Swan, Neil. “A Look at Marijuana’s Harmful Effects.” NIDA Notes. 9:2 (1994): 16.
• Clinton, President Bill. Speech at Framingham High School. Framingham, Massachusetts. 20 Oct. 1994.


15vo Mito: El consumo de marihuana durante el embarazo daña al feto. El consumo prenatal de marihuana causa en los bebes defectos al nacer, y conforme crecen, problemas en su desarrollo. La salud y el bienestar de las próximas generaciones está amenazada por las mujeres embarazadas que consumen marihuana.
Hecho: Estudios realizados en recién nacidos, infantes y niños no muestran ninguna evidencia consistente; física, de desarrollo, o defectos cognitivos relacionados con la exposición prenatal a la marihuana. La marihuana no tuvo un impacto confiable en el tamaño al nacer, la duración del periodo de gestación, el desarrollo neurológico o la aparición de anormalidades físicas.  La administración de cientos de pruebas  a niños mayores han revelado únicamente diferencias menores entre los niños de personas que consumen marihuana y de aquellas que no la consumen, e inclusive algunas de ellas son positivas en lugar de ser negativas. Dos estudios de caso/control identificaron a la exposición prenatal a la marihuana como uno de los tantos factores que estadísticamente se asocian con cáncer infantil. Dada otra evidencia disponible es muy poco probable que la marihuana se causante del cáncer infantil.

• Mann, Peggy. The Sad Story of Mary Wanna. NY: Woodmere Press, 1988. 30.
• Fried, Peter. Quoted in “Marijuana: Its Use and Effects.” Prevention Pipeline. 8:5 (1995): 4.
• American Council for Drug Education. Drugs and Pregnancy. Rockville: Phoenix House, 1994.
• Swan, Neil. “A Look at Marijuana’s Harmful Effects.” NIDA Notes. 9. 2 (1994): 16.
• Parents Resource Institute for Drug Education. Marijuana – Effects on the Female. Atlanta, GA: PRIDE, 1996.


16vo Mito: El uso de la marihuana menoscaba el sistema inmunológico. Los consumidores de marihuana son más susceptibles a infecciones, incluso con el virus del VIH. Los pacientes de SIDA son particularmente vulnerables a los efectos inmuno patológicos de la marihuana dado que sus sistemas inmunológicos ya se encuentran suprimidos.
Hecho: No existe evidencia que compruebe que los consumidores de marihuana sean más susceptibles a infecciones que aquellas personas que no la utilizan. Tampoco hay evidencia de que la marihuana disminuya la resistencia de las personas  a las enfermedades de transmisión sexual.

  • Parents Resource Institute for Drug Education. Marijuana and Cocaine. Atlanta: PRIDE, 1990.
  • Preate, Ernest D. Blowing Away the Marijuana Smokescreen. Scranton: Pennsylvania Office of Attorney General, [no date]: 2.
  • Spence, W.R. Marijuana: Its Effects and Hazards. Waco: Health Edco, [no date].
  • Voth, Eric A. The International Drug Strategy Institute Position Paper on the Medical Applications of Marijuana. Omaha: Drug Watch International, [no date].
  • Drug Watch International. By Any Modern Medical Standard, Marijuana is No Medicine. Omaha: Drug Watch International, [no date].