Buscar

sativex - resultados de búsqueda

Si no estás satisfecho con los resultados, realiza otra búsqueda

2 3.136 vistas

Un equipo formado por científicos de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), la Universidad Complutense y el Centro Nacional de Biotecnología ha constatado, en un artículo publicado recientemente en Molecular Cancer, que los componentes activos de la marihuana y sus derivados ejercen un potente efecto antitumoral en un modelo genético de cáncer de mama reduciendo el número y tamaño de los tumores y las metástasis en pulmón.

Los usos medicinales y recreativos de la planta Cannabis sativa L. (marihuana) se conocen desde épocas muy remotas. Una de las aplicaciones terapéuticas más prometedoras de los cannabinoides es su posible utilización como agentes antitumorales. Así lo comprueban investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), la Universidad Complutense (UCM) y el Centro Nacional de Biotecnología (CNB), quienes han publicado recientemente un artículo en la revista Molecular Cancer en el que establecen que los cannabinoides ejercen un marcado efecto antitumoral en el modelo genético de cáncer de mama MMTVneu, ya que no sólo reducen drásticamente el crecimiento de los tumores y la aparición de metástasis, sino que también son capaces de bloquear la propia generación de nuevos tumores.

Los ratones MMTVneu generan de forma espontánea tumores de mama que posteriormente metastatizan a pulmón, debido a que expresan elevados niveles del oncogén ErbB2. Esta proteína también se encuentra sobre-expresada en un 25-30% de tumores de mama humanos, lo que se correlaciona con un fenotipo más agresivo, un mayor índice de recurrencia o metástasis y, por tanto, con un peor pronóstico. Por estas razones, los ratones empleados en este estudio son un buen modelo para esta clase de tumores de mama, denominados ErbB2 positivos, para los que hacen falta nuevas terapias.

Los autores del trabajo también han demostrado que los derivados del cannabis detienen el crecimiento e inducen la muerte de células en cultivo derivadas de tumores de mama humanos ErbB2 positivos. En ambos casos (en el modelo animal MMTVneu y en las células tumorales humanas) el efecto antitumoral de estos compuestos parece estar mediado por el receptor de cannabinoides CB2. Los efectos psicotrópicos asociados al uso del Cannabis se deben fundamentalmente a la activación del receptor CB1, que es el que se expresa predominantemente en el sistema nervioso. Por tanto, una terapia antitumoral basada en fármacos que activen selectivamente el receptor CB2 no desencadenaría los efectos psicotrópicos asociados normalmente al consumo de la marihuana.

Otro aspecto que añadiría seguridad a esta terapia es que los cannabinoides actúan de forma selectiva sobre las células tumorales de mama sin afectar a las células de epitelio de mama normal (no tumoral), como demostró el mismo grupo de investigación en un artículo anterior publicado en la revista Cancer Research.

En resumen, los datos obtenidos recientemente por los investigadores permiten proponer que los cannabinoides, y especialmente los compuestos que activen selectivamente el receptor CB2, podrían ser empleados, solos o combinados con otros fármacos antitumorales, para el tratamiento de este tipo de tumores de mama para los que hacen falta terapias más efectivas.

Recientemente se ha aprobado en España y en Reino Unido el uso del Sativex® (un medicamento basado en cannabinoides) para el tratamiento de la espasticidad asociada a la esclerosis múltiple. Este hecho ha reabierto el debate social sobre el uso de los cannabinoides en la clínica, por lo que, según el equipo de investigadores, ahora puede ser el momento apropiado para plantearse el uso de estos compuestos en otras enfermedades como el cáncer de mama.

Los cannabinoides disminuyen el crecimiento de tumores en un modelo animal preclínico de cáncer de mama. Semuestran en la imagen las curvas de crecimiento de los tumores tratados con cannabinoides (THC y JWH-133) o el correspondiente vehículo (Veh) e imágenes representativas de los tumores al final del tratamiento (3 meses después de su aparición). THC, Δ9-tetrahidrocannabinol, principal cannabinoide de la marihuana en términos tanto de potencia como de abundancia; JWH-133, cannabinoide sintético que activa selectivamente a los receptores de cannabinoides de tipo CB2, receptores no implicados en la acción psicotrópica de estos compuestos.

María M. Caffarel, Clara Andradas, Emilia Mira, Eduardo Pérez-Gómez, Camilla Cerutti, Gema Moreno-Bueno, Juana M. Flores, Isabel García-Real, José Palacios, Santos Mañes, Manuel Guzmán y Cristina Sánchez, Cannabinoids reduce ErbB2-driven breast cancer progression through Akt inhibition, en: Molecular Cancer 2010, 9:196, doi:10.1186/1476-4598-9-196

 

Fuente UAM

0 1.651 vistas

Los autores concluyen diciendo que el cannabis “añadido a la terapia antiemética estándar fue bien tolerado y proporciona una mejor protección” contra las náuseas y los vómitos tardíos.

Varias instituciones científicas españolas han participado en un pequeño estudio aleatorio, doble ciego, ensayo clínico controlado con placebo con un extracto de cannabis (Sativex) en el tratamiento de las náuseas y los vómitos causados por diferentes formas de quimioterapia. El Sativex contiene parecidas cantidades de THC (dronabinol) y CBD (cannabidiol). Los pacientes con náuseas a pesar de la profilaxis con tratamiento antiemético estándar fueron asignados al azar al grupo cannabis o al placebo durante 5 días posteriores a la quimioterapia, añadido al tratamiento estándar antiemético. El criterio de valoración para el análisis de eficacia preliminar fue la proporción de enfermos que presentaron respuesta completa o parcial.

Siete pacientes fueron asignados al azar al Sativex y nueve al placebo. Un paciente del grupo cannabis fue retirado del estudio debido a los efectos adversos. En el grupo que recibió cannabis una mayor proporción de enfermos experimentaron una respuesta completa durante el período de observación global (71’4 por ciento) en comparación con el grupo placebo (22’2 por ciento). La incidencia de efectos adversos fue mayor en el grupo Sativex (86 por ciento vs 67). No presentaron efectos secundarios graves. La dosis media diaria fue de 4’8 aerosoles en ambos grupos (que corresponde a 12 mg de THC para el grupo de cannabis). Los autores concluyen diciendo que el cannabis “añadido a la terapia antiemética estándar fue bien tolerado y proporciona una mejor protección” contra las náuseas y los vómitos tardíos.

(Fuente: Duran M, Pérez E, Abanades S, Vidal X, Saura C, Majem M, Arriola E, Rabanal M, Pastor A, Farré M, Rams N, Laporte JR, Capellà D. Preliminary efficacy and safety of an oromucosal standardized cannabis extract in chemotherapy-induced nausea and vomiting. Br J Clin Pharmacol 2010;70(5):656-63.)

Fuente CannabisMed

6 2.184 vistas
La aprobación del derivado cannábico Sativex es un paso importante pero absolutamente insuficiente para resolver la cuestión del cannabis medicinal.
El Sativex cuesta entre 12 y 50 veces más caro que la marihuana

La autorización anunciada por parte del Ministerio de Sanidad del fármaco Sativex, producido a partir de un extracto de marihuana, supone un avance importante que permitirá mejorar la calidad de vida de muchas personas que no responden a otras alternativas terapéuticas. Desde la Federación de Asociaciones Can nábicas (FAC) nos congratulamos de este paso, ya que supone un nuevo espaldarazo al uso de cannabis con fines medicinales, uso cuya normalización venimos reclamando desd e hace muchos años.

Sin embargo, la manera en que se ha llevado a cabo la autorización y las limitaciones que se han impuesto al uso del fármaco son una buena muestra de que la verdadera normalización aún queda lejos. En efecto, no se entiende que el Sativex solo se ponga al alcance de los enfermos de esclerosis múltiple, dejando al margen a los pacientes de cáncer en tratamiento con quimioterapia, a quienes sufren síndrome de anorexia-caquexia y a los afectados por dolores de origen neuropático, patologías para las que existen sobradas evidencias científicas de la eficacia del uso de cannabis. De hecho, el cannabis es en estos momentos la mejor alternativa existente para el tratamiento de las naúseas y vómitos, pese a lo cual el Ministerio de Sanidad ha decidido dejar al margen esta indicación, seguramente debido a las presiones de Sanofi, laboratorio que fabrica y distribuye el fármaco metoclopramida (comercializado bajo la marca Primperan), producto que ya ha sido sometido a ensayos comparativos con la marihuana, habiendo demostrado esta última una mayor eficacia y menos efectos secundarios.

Por otra parte, el cannabis se utilizará como última opción, cuando fallen las demás alternativas terapéuticas, lo cual significa que se alargará el sufrimiento de personas que se podrían beneficiar de las propiedades del cannabis desde el comienzo de su tratamiento, pero que deberán esperar, sometidas a tratamientos menos eficaces y perdiendo calidad de vida, a causa de los reparos morales de los responsables sanitarios y de las presiones espurias de la industria farmacéutica, que intenta conseguir un monopolio de facto sobre una planta de fácil cultivo y uso milenario. En efecto, el cannabis es una planta con una toxicidad muy baja, una capacidad adictiva relativamente reducida, y con unos efectos secundarios en general leves. El único problema, y donde reside la clave de todo el problema, es que el cannabis es una planta psicoactiva y se halla perseguida por esa causa, persecución que está sirviendo de muro de contención para impedir el acceso verdaderamente normalizado a una planta medicinal de propiedades sobradamente demostradas.

La falta de psicoactividad: Un argumento falso

Los responsables sanitarios afirman que el Sativex no es psicoactivo, mientras que la marihuana sí lo es. Pues bien, esta afirmación no responde a la realidad. La psicoactividad del cannabis viene dada por la proporción entre los principios activos Tetrahidrocannabinol (THC) y Cannabidiol (CBD). El Sativex tiene una proporción de alrededor de 1:1, lo cual hace que tenga psicoactividad baja, pero hay pacientes que, aún así, notan efectos psicoactivos en el Sativex que, en general, suelen ser percibidos como positivos. Sin embargo, existen variedades de marihuana con proporciones similares de THC y CBD y, por tanto, con propiedades similares a las del Sativex. E incluso hay cannabis natural donde predomina el CBD y son aún menos psicoactivas que el fármaco ahora autorizado.

Por otra parte, el hecho de que el Sativex sea la única alternativa disponible reduce enormemente las posibilidades de encontrar el tratamiento más adecuado para cada paciente. En el cannabis hay 63 principios activos del grupo de los cannabinoides, exclusivos de la planta. La mayoría no han sido aún estudiados y se desconoce su papel a la hora de modular el efecto de la sustancia. Por eso, las diferentes variedades de cannabis tienen efectos muy distintos, que además varían de una persona a otra. Hay variedades más relajantes, más estimulantes, que abren más el apetito o producen más somnolencia. El Sativex como alternativa única significa “café para todos”, a pesar de que no le funciona igual a todo el mundo. Como resultado, en nuestras asociaciones conocemos ya bastantes casos de personas que accedieron al uso de Sativex a través del llamado “uso compasivo” y han tenido que volver a consumir marihuana u otros derivados que consiguen en las asociaciones e incluso en el mercado negro, ya que el uso de Sativex no resolvía sus problemas con la misma eficacia.

El cannabis ya estuvo en las farmacias

No es cierto que, tal y como se recoge en algunos medios, sea la primera vez en la historia en que el cannabis entra en las farmacias españolas. Durante todo el siglo XIX y hasta 1918, el cannabis era un producto de venta libre, siendo suficiente a partir de esa fecha la receta médica. La planta estaba disponible en forma de tres genéricos (pomada de base grasa, tintura hidroalcohólica y sumidades floridas, es decir, cogollos de marihuana) y numerosos específicos, incluyendo tinturas, jarabes y hasta cigarrillos ya liados, o sea, porros para uso médico. Durante todo ese tiempo existe una amplia literatura médica sobre el cannabis, considerada ya entonces como una planta con numerosas aplicaciones y efectos secundarios leves.

El parón que hemos vivido desde aproximadamente el final de la Guerra Civil hasta hoy, tanto en el campo de la investigación como en el uso terapéutico, es el resultado de las políticas de prohibición basadas en criterios morales, que ignoraron las evidencias científicas existentes en la época y han provocado un gran retraso en el conocimiento de la planta y sus propiedades. En realidad, si comparamos la gran variedad de preparados cannábicos disponibles a comienzos del siglo XX, la situación actual es de una pobreza desoladora. De una amplia panoplia de presentaciones y vías de uso hemos pasado a un único tipo de tintura hidroalcohólica con una única formulación. De tres genéricos y unos treinta específicos, destinados a un gran número de enfermedades y síntomas, hemos llegado a tener que alegrarnos de disponer de un único producto para una única enfermedad. Y a esto lo llaman avance científico…

Y con el resto, ¿qué hacemos?

La inminente autorización del Sativex había creado expectativas en diversos grupos de pacientes, expectativas que han quedado frustradas. Por ejemplo, las mujeres afectadas de cáncer de mama, las primeras que lucharon como colectivo para conseguir el acceso a la planta y así dejar de sufrir náuseas y vómitos por la escasa eficacia de los antieméticos disponibles, han quedado fuera de los planes del ministerio y tendrán que seguir recurriendo a la compleja y burocratizada vía del llamado “uso compasivo”, igual que otros muchos pacientes que podrían haber mejorado su situación.

¿Qué pasará ahora con estos grupos de pacientes –sobre todo oncológicos- a los que se ha comprobado que les beneficia el uso de cannabis pero a los que la administración se empeña en privarles del mismo? ¿Y con los pacientes de enfermedades menos investigadas como la fibromialgia, que en muchos casos responden positivamente al tratamiento con cannabis, y cuyo acceso a derivados legales del cannabis puede retrasarse años? ¿Y con los miles de personas que, sin tener una patología concreta, usan cannabis para ayudarles a dormir, reducir el stress o abrir el apetito? ¿Hasta cuándo se les obligará a la clandestinidad, cerrando los ojos a una evidencia cada vez más percibida por la sociedad?

Un negocio más que redondo

La clave para entender los retrasos y limitaciones a la autorización de derivados de cannabis, impidiendo el acceso a la propia planta, no son las razones de tipo médico, sino las puramente económicas. Prohibir el cultivo y el uso de la planta evita que se pueda recurrir a ella directamente y obliga a los pacientes a utilizar un fármaco mucho más caro.

En Canadá, donde el Sativex está autorizado desde junio de 2005, un frasco del producto para 48 pulverizaciones cuesta unos 125 dólares canadienses, unos 93 € al cambio. Aquí se pretende comercializar a 124 € el frasco. Como el producto dispensa 2,7 mg de THC por aplicación, eso supone un total de unos 130 mg de THC por frasco, es decir, el miligramo de THC sale a 0,95 €. Un paciente que utilice marihuana proveniente de un Club Social de Cannabis paga por ella entre 3 y 4 €/gr. Dado que la marihuana que se cultiva actualmente suele contener entre 5% y 15% de THC, eso significa que el paciente asociado a un Club paga entre 0,08 y 0,02 €/mg. En otras palabras, el miligramo de THC obtenido a través del Sativex es, aproximadamente, entre 12 y 50 veces más caro que el que venimos produciendo en las asociaciones. No es de extrañar que las acciones de las compañías que producen y distribuyen el Sativex hayan subido como la espuma. Y tampoco es difícil llegar a la conclusión de que eliminar el monopolio otorgado al Sativex no solo mejoraría la eficacia terapéutica al ofrecer una mayor variedad de productos, sino que supondría un enorme ahorro para las arcas públicas.

Hacia un modelo mixto de dispensación

Desde la Federación de Asociaciones Cannábicas (FAC), venimos reclamando que se levante la prohibición que pesa sobre la planta de cannabis para que las personas adultas que desean utilizarla con cualquier fin, especialmente el terapéutico, puedan acceder a ella legalmente y con garantías de calidad. Actualmente, cientos de pacientes de diversas enfermedades recurren a nuestras asociaciones, cuyas actividades son completamente legales, para conseguir el cannabis que les niega el sistema sanitario. Desde nuestros grupos se intenta ofrecer preparados y vías de uso de la mayor calidad y diversidad, incluyendo vaporizadores para evitar tener que fumar, tinturas y cremas. En este sentido, nuestra oferta se adapta mucho mejor a las necesidades de los/as pacientes y resulta mucho más económica. Por otro lado, la mayoría de Clubes Sociales de Cannabis que tratan a pacientes cuentan con personal médico voluntario para hacerles un seguimiento y supervisar el tratamiento, algo que aún rechazan hacer muchos médicos, negándose a aceptar la realidad que sus pacientes les ponen ante los ojos: Que el cannabis funciona en un amplio abanico de trastornos y dolencias, aportando calidad de vida con un bajo riesgo.

Ante esta realidad, y visto que desde distintos centros sanitarios públicos y privados se nos derivan pacientes extraoficialmente, hace tiempo que venimos reclamando una regulación legal que ofrezca las debidas garantías. En este sentido, consideramos modélico el ejemplo de Canadá, el país donde se creó el Sativex y donde primero empezó a usarse, además de otros derivados cannábicos sintéticos y semi-sintéticos y que, sin embargo, permite también a varios miles de pacientes el cultivo y posesión de marihuana para su propio uso, a fin de cubrir aquellos pasos en los que los productos de la industria farmacéutica, a falta de investigaciones más profundas, no pueden llegar.

Federacion de Asociaciones CannabicasTambién nos parece muy interesante el modelo californiano, donde el paciente para el que se considera indicado el uso de cannabis recibe un volante médico que le permite acudir a un club cannábico debidamente autorizado. Aquí ya tenemos los clubes y el marco legal, solo falta la audacia política para coger el toro por los cuernos y regularlo claramente para evitar la actual situación de inseguridad jurídica, con incautaciones, detenciones y multas contra personas y colectivos que están trabajando por el derecho a la salud y por mejorar la calidad de vida de las personas. El paso dado en España es importante por ser el primero, pero es un paso muy corto y en una única dirección. Responder al reto que plantea el uso medicinal de cannabis exige mucho más que eso.

Federación de Asociaciones Cannábicas
Comunicado de la FAC
24 de agosto de 2010

1 16.416 vistas

135 enfermos de esclerosis múltiple y vejiga hiperactiva de hospitales del Reino Unido y Bélgica fueron incluidos en un estudio doble ciego controlado con placebo y grupos paralelos para estudiar el efecto del extracto de cannabis Sativex. Durante ocho semanas recibieron el extracto o un placebo.

Sólo hubo una pequeña diferencia entre el extracto de cannabis y el placebo en la variable principal, la reducción de la cantidad diaria de episodios de incontinencia urinaria al final del tratamiento. Cuatro de los siete criterios de valoración secundarios fueron significativamente a favor del Sativex: el número de episodios de micciones (vaciados) durante la noche, el estado general de la vejiga, el número de micciones al día y la impresión global de cambio del paciente. Los autores concluyen: “Aunque el objetivo primario no alcanzó significación estadística, llegamos a la conclusión de que el Sativex tuvo algún impacto en los síntomas de la vejiga hiperactiva en los pacientes con EM, proporcionando evidencia de una mejoría en los síntomas asociados con la disfunción de la vejiga en estos casos.”

Fuente CannabisMed

2 3.319 vistas

Hoy fumar cannabis es un auto-tratamiento que requiere verificar las condiciones médicas en 14 estados de EE.UU., Canadá, Holanda e Israel, entre otros lugares. Por lo general, requiere una recomendación del médico y el papeleo.

La gente fuma la droga para aliviar el dolor, el sueño más fácil y tratar las náuseas, falta de apetito y trastornos del ánimo como la ansiedad, el estrés y la depresión. Los pacientes que no quieren fumar cannabis pueden buscar recetas para cápsulas aprobado por la FDA que contienen compuestos de cannabis para el tratamiento de algunos de estos mismos problemas.

La investigación ahora sugiere que la esclerosis múltiple podría unirse a la creciente lista de enfermedades tratadas con cannabis. Más de una docena de ensayos médicos en la última década han demostrado que los tratamientos que contienen THC (y algunas que combinan THC con otro derivado llamado cannabidiol, o CDB), no sólo aliviar el dolor en pacientes con EM, sino también alivia los problemas asociados con la enfermedad. MS resulta del daño a la capa de grasa que aísla los nervios en el cerebro y la médula espinal.

“Los pacientes con EM tienen dolor de ardor en las piernas y la rigidez muscular y espasmos que los mantienen despiertos durante la noche”, dice John ZAJÍ?EK, un neurólogo de la Universidad Península de Medicina y Odontología en Plymouth, Inglaterra. Los pacientes pueden tomar esteroides potentes y otros medicamentos anti-inflamatorios, pero los efectos de estos medicamentos pueden ser incompatibles.

Pertwee ha analizado 17 ensayos en los que los pacientes con EM han recibido algún tipo de cannabis o sus derivados. Los informes de los propios pacientes, que no sabían si estaban recibiendo los cannabinoides reales o un placebo en la mayoría de los ensayos, muestran mejoras en la espasticidad muscular, la calidad del sueño, temblores, sensación de bienestar y movilidad. Pertwee, quien también es consultor de GW Pharmaceuticals – que hace una droga cannabinoides que se administra en forma de spray, llamado Sativex – analiza las conclusiones de Neurobiología Molecular en 2007.

Sativex fue aprobado en Canadá para el MS en 2005 después de los estudios (algunos incluidos en el análisis de Pertwee) mostró su éxito en el alivio de los síntomas de la enfermedad.

GW Pharmaceuticals espera autorización para el tratamiento de la EM en el Reino Unido y España este año. Más tarde, la compañía planea buscar la aprobación en EE.UU. de Sativex en el dolor oncológico.

El equipo de ZAJÍ?EK también ha comparado los pacientes con EM que recibieron un placebo con pacientes que recibieron una cápsula que contiene el THC o uno con THC y CBD. los medicamentos a base de cannabis superaron un placebo, y los investigadores ahora están trabajando en un proceso de varios años de MS.

Calmar los síntomas como la espasticidad muscular y el dolor es útil, ZAJÍ?EK dice, pero el verdadero valor de los cannabinoides puede superar eso. “Para mí, lo realmente interesante es si estos medicamentos tienen un papel mucho más fundamental para cambiar el curso de la EM a largo plazo”, dice. “No tenemos nada que realmente disminuya la progresión de la enfermedad”.

Fuente Universitam

0 656 vistas

Se llama Sativex, es para pacientes con esclerosis múltiple y costará cerca de 15 Euros en Gran Bretaña.

Fuera de Gran Bretaña, el medicamento podría ser aprobado pronto en España y luego en otros países europeos.

El Sativex, un medicamento derivado de la Cannabis sativa (marihuana), acaba de salir a la venta en Gran Bretaña y costará aproximadamente 16,3 dólares el frasco para los pacientes con esclerosis múltiple y con una duración media de 11 días por recipiente

“Es el primer tratamiento para la espasticidad causada por la esclerosis múltiple en más de dos décadas y es un producto que sabemos que los pacientes estaban esperando”, dijo el director de GW Pharmaceuticals Plc, Justin Gover.

Sativex, que se aplica debajo de la lengua y tiene una presentación de 10 mililitros para suministrarse en 11 días, será presentado en Gran Bretaña por Bayer AG, el titular de la patente, tras su aprobación la semana pasada.

El próximo obstáculo para GW y Bayer será convencer al Instituto Nacional de Salud y Excelencia Clínica de Gran Bretaña de que Sativex es un tratamiento rentable para el Servicio Nacional de Salud. Los analistas consideraron que hasta que eso ocurra, sus ventas pueden ser bajas.

El fármaco también podría ser usado a largo plazo para tratar el dolor provocado por el cáncer, lo que abriría un mercado con un valor potencial de más 500 millones de dólares, según expertos.

Fuente Peru21

0 4.905 vistas

Alemania – En su reunión del 3 de mayo el comité alemán de expertos en drogas recomendó al gobierno la reclasificación del “Cannabis (marihuana, la planta perteneciente a la especie cannabis y sus distintas partes)” del anexo I al II de la ley de estupefacientes si “está destinada a la elaboración de preparados con fines terapéuticos”. Además, el comité recomendó añadir en el anexo III de la ley de estupefacientes la siguiente opción: “Extracto de cannabis (extracto obtenido de la planta perteneciente a la especie de cannabis y de sus distintas partes)” y sólo “en forma de preparado autorizado como medicamento.”

El anexo I de la ley de narcóticos alemán contiene sustancias que no se pueden prescribir y no están comercializadas, como la heroína, la cocaína, el LSD y el cannabis. La nueva clasificación del cannabis en el anexo II lo capacita para la fabricación de preparados con fines terapéuticos, lo que hace que pueda ser comercializado y que las farmacias puedan manejarlo sin tener que contar con un permiso especial. Hasta ahora las que querían vender cannabis para uso terapéutico, importado de los Países Bajos, tenían que solicitar permiso para poder hacerlo. La inclusión del extracto de cannabis en el anexo III de la ley de narcóticos se establece ante la prevista aprobación del Sativex, extracto de cannabis de la compañía británica GW Pharmaceuticals. En general el gobierno federal sigue las recomendaciones de este comité de expertos.

Fuente Cannabinoid-medicines

0 198 vistas

sativexUn medicamento pionero contra la esclerosis múltiple fabricado con cannabis y cuya admisión se ha ido retrasando durante mucho tiempo podría ser aprobado en España y Reino Unido en el segundo trimestre de 2010, dijo el jueves su fabricante.
GW Pharmaceuticals dijo que los reguladores de ambos países habían llegado a la conclusión de que no había ningún problema de calidad, seguridad o eficacia por resolver. Las negociaciones están ahora centradas en aclarar algunos puntos relacionados con el folleto de información para el paciente.
La aprobación del fármaco Sativex en España y Reino Unido será un importante acontecimiento para el laboratorio británico.
El medicamento, que se administra mediante la extensión de un spray por debajo de la lengua, será comercializado en Reino Unido por la compañía alemana Bayer y en el resto de Europa por la española Almirall.
Los ensayos clínicos demostraron que Sativex reduce las convulsiones en los pacientes con esclerosis múltiple que no responden adecuadamente a las terapias existentes.
En 2005, el fármaco se convirtió en el primero del mundo con cannabis como base principal en obtener la aprobación de los reguladores en Canadá.
GW esperaba que fuera aprobado en 2003, pero el lanzamiento del medicamento, que se extrae de plantas de marihuana plantadas en lugares secretos en el campo inglés, se vio retrasado por los reguladores europeos.sativex1
Samir Devani, analista de Nomura Code, dijo que el anuncio del jueves fue un “hecho muy positivo” para GW, aunque sigue habiendo dudas sobre el potencial comercial de Sativex.
En particular, la tasa de consumo en Reino Unidos estará limitada hasta que el Instituto Nacional para la Salud y Excelencia Clínica (NICE, por su sigla en inglés) decida si debe ser reembolsado al Servicio Nacional de Salud (NHS, por su sigla en inglés), lo cual, según Devani, será un desafío.
Aún deben realizarse nuevas pruebas clínicas antes de que la medicina esté preparada para ser presentada en Estados Unidos, donde el socio de GW es la japonesa Otsuka.

Fuente Swissinfo

4 1.305 vistas

El uso de la planta Cannabis Sativa se remonta a miles de años de antigüedad y hoy día su potencial terapéutico es indudable. Contiene mas de 60 principios activos no psicotrópicos, cuya actividad biológica está demostrada para alguno de ellos. Éste es el caso de la línea de investigación del grupo de Eduardo Muñoz, basada en los efectos del cannabis no psicoactivo sobre la inflamación y carcinogénesis intestinal. Estos cultivares son mas parecidos al cáñamo que a la marihuana.
Muchas de las actividades terapéuticas del cannabis están asociadas al mismo principio activo que induce los efectos psicotrópicos de esta planta, el 9?-tetrahidrocannabinol (9?-THC), sustancia química que afecta al sistema nervioso central, generando cambios de comportamiento, ánimo o percepeción, por lo que su aplicación médica es muy limitada. El cannabis psicoactivo (modifica el estado anímico, inhibe el dolor y/o altera la percepción, pudiendo generar dependencia) se está utilizando para paliar los síntomas asociados a quimioterapia (antiemético), para mejorar el apetito en enfermos de SIDA, en algunos tipos de neuropatías y en la esclerosis múltiple. Para esta última enfermedad, la empresa GW Pharmaceuticals (Reino Unido) ha desarrollado el medicamento Sativex, ya autorizado en Canadá como medicamento de uso compasivo.
El grupo de la Universidad de Córdoba que dirige Eduardo Muñoz está colaborando con la empresa Vivacell Biotechnology España en el desarrollo de una variedad de Cannabis Sativa libre de 9?-THC (variedad CARMA), que contiene otros cannabinoides no psicotrópicos bioactivos. “En la mayoría de los casos, cuando se nos pregunta por nuestra investigación se insiste en los efectos psicotrópicos del cannabis y nuestra investigación no tiene nada que ver con estos efectos”, recalca el Muñoz. De esta planta se ha producido un extracto bien estandarizado fitoquímicamente –de efectos positivos para la salud-, que ya ha sido patentado en Europa.
Los científicos cordobeses iniciaron el trabajo en el VI Programa Marco, con un proyecto europeo denominado CANNABIS -entre 2005 y 2007-, donde colaboraron varios centros púbicos (universidades de Córdoba, Novara y Giessen), y empresas europeas (Vivacell Biotechnology GmbH, Cerebricon Ltd y William Ransom & Son plc), coordinados por el profesor Michael Heinrich (School of Pharmacy, University of London). El objetivo del mismo era identificar diferentes cultivos de Cannabis sativa para desarrollar fitofármacos contra enfermedades como la migraña y la artritis reumatoide. La estrategia era desarrollar cultivos de plantas con 9?-THC (psicoactivas) para la migraña, y de plantas sin 9?-THC (no psicoactivas) para la artritis.
Como continuación del proyecto, el grupo de la UCO ha demostrado que de ciertos cultivos de Cannabis sativa genéticamente seleccionados por Vivacell se puede desarrollar un fitofármaco con actividad antiinflamatoria que previene la aparición de tumores de colón asociados a inflamación en animales. Estos resultados fueron presentados en la 8ª Reunión Anual de la Sociedad Española de Investigación sobre Cannabinoides, investigación que fue premiada.

Mas informacion en Andalucia Investiga

2 266 vistas

sativex.jpgAunque de momento sólo sea a través de una prescripción de uso compasivo, el cannabis ha abierto la puerta y dado el primer paso entre los medicamentos oficiales. Tras un intenso programa piloto realizado en Cataluña, este producto se administrará en forma pulverizada, bajo el nombre comercial de Sativex, un fármaco que tendrá los dos componentes de la planta.
Pero su uso no será libre en absoluto, estará dirigido exclusivamente a enfermos crónicos y graves que no responden a ningún tratamiento habitual. En concreto una de las primeras aplicaciones será la de aliviar sustancialmente los efectos secundarios que producen las terapias oncogénicas.
El medicamento basado en un extracto del cannabis se utilizará en Cataluña con respaldo científico para paliar los efectos de la esclerosis múltiple y del tratamiento del cáncer en pacientes que no responden a otras opciones terapéuticas.
El primer estudio sobre Sativex promovido desde la administración pública en el Estado ha demostrado la eficacia en pacientes de esta alternativa.
El trabajo, que se acaba de presentar, se realizó entre enero de 2006 y diciembre de 2007, con 207 pacientes en los hospitales públicos de Barcelona que sufrían dolor neuropático (por distintas causas) o náuseas y vómitos secundarios a la quimioterapia para el cáncer.
Un tercio de las 33 mujeres en tratamiento de quimioterapia que probaron el producto no sufrió náuseas en los ciclos sucesivos de tratamiento, mientras que en el 67% restante disminuyó la duración y la intensidad del efecto adverso. En el caso de los vómitos, el 21,7% de ellas no volvió a tenerlos y el 73,9% vio reducida su intensidad y duración.
El fármaco, un pulverizador oral, sólo está autorizado en Canadá (contra el dolor neuropático en enfermos de esclerosis múltiple), por lo que su prescripción sólo es posible por la vía del uso compasivo. Aún no está aprobado en el Estado, ni por la Agencia Europea del Medicamento. El permiso para la comercialización en la Unión Europea “se obtendrá en breve”, según los especialistas, ya que tres países han solicitado su aprobación: el Estado español, Reino Unido y Dinamarca.
El medicamento derivado el cannabis con componentes no psicoactivos se distribuye en envases para 50 pulverizaciones y se calcula que la dosis necesaria para un ciclo de quimioterapia podría costar 35 euros. En patologías crónicas, serían 300 euros anuales. En el Estado lo comercializará Almirall.
“La ventaja de disponer el cannabis como un producto farmacéutico es evidente. Los pacientes que necesiten tomarlo podrán inhalarlo y su eficacia será mucho mayor, ya que tomarlo en forma de calado es poco recomendable ya que sus efectos suelen ser muy variables. Con esta terapia los pacientes sabrán que una pulverización equivale a una calada y siguiendo las pautas de los especialistas podrá dosificarse bien”, explica Josep Piera, jefe de Servicio de Oncología del hospital Donostia, quien reconoce la oportunidad de que la Administración pública haya respondido a la demanda social a favor del uso terapéutico del cannabis.
En el caso de enfermos con anorexia-caquexia asociada a sida o a cáncer, se ha visto que el 53% de los tratados pasaron de no tener hambre a tener muchísimo apetito, y en enfermos con esclerosis múltiple la percepción de dolor muy intenso o intolerable pasó con este tratamiento del 66% al 35%, y se incrementó del 11,40% al 27,70% el número de pacientes que no referían dolor o sólo ligero. Piera asegura que cualquier oncólogo de Euskadi o de cualquier otro lugar del Estado podrá pedir el uso compasivo de este medicamento, al igual que se hace con otros que no están comercializados en el Estado. “Este tratamiento podrá ser también utilizado para otros cánceres, además del de mama. Espero que su uso no sea restrictivo, no tendría lógica. Con toda seguridad esta terapia tendrá muchos otros candidatos”.
Para miembros de las beligerantes asociaciones favorables al uso del cannabis en la medicina oficial, la posibilidad de utilizar el Sativex como uso compasivo, además de un momento de satisfacción supone un punto de inflexión de no retorno en la introducción de este medicamento a todos los niveles de tratamiento.

Fuente Deia.com

7 1.126 vistas

medicamen.jpgEl laboratorio Echo Pharmaceuticals espera poder vender la primera píldora de marihuana en el mundo dentro de cinco años, lo que implica apuntar a un mercado global de 4.000 millones de euros (5.850 millones de dólares), según manifestó su presidente ejecutivo.
La compañía privada holandesa enfrenta la competencia de la canadiense Cannasat, que también está desarrollando ese tipo de comprimidos.
En el 2005, Canadá se convirtió en el primer país en el mundo en aprobar un aerosol en base a cannabis, fabricado por la británica GW Pharmaceuticals Plc, como tratamiento para los pacientes con esclerosis múltiple.
Los reguladores sanitarios de Estados Unidos aprobaron un ensayo clínico del spray sublingual de GW, llamado Sativex, pero la empresa indicó en julio que Europa le solicitó la realización de otro ensayo clínico antes de autorizar el fármaco.
Echo señaló que comenzará los estudios clínicos y los ensayos de esta píldora, que se comercializará como Namisol, en la primera mitad del 2008.
“El mercado global de medicamentos en base a marihuana podría rondar los 4.000 millones de euros,” dijo a Reuters el presidente ejecutivo de Echo Pharmaceuticals, Geert Woerlee, durante una entrevista telefónica.
“Como ingresantes tempranos, podríamos obtener una participación del 20 o 30 por ciento del mercado,” agregó.
El funcionario señaló que los estudios muestran que los fármacos en base a cannabis serían efectivos para tratar enfermedades como el Parkinson, la esclerosis múltiple y la migraña y que podrían ayudar además a pacientes con Alzheimer.
Holanda permite la venta de marihuana en las cafeterías desde hace décadas y en el 2003 se convirtió en el primer país del mundo en comercializarla como medicamento de venta bajo receta en las farmacias, para el tratamiento del dolor crónico, las náuseas y la pérdida de apetito en los pacientes con cáncer, VIH y esclerosis múltiple.
La marihuana tiene una larga historia de utilización médica. Se empleaba como remedio chino en base a hierbas hace unos 5.000 años y se cree que la reina Victoria de Inglaterra solía tomar cannabis para calmar los dolores menstruales.
“La gran ventaja de administrar la marihuana a través de una píldora es que el medicamento es incorporado más fácilmente por el organismo, comparado con otras alternativas,” dijo Woerlee.
La marihuana que contendrá cada comprimido fabricado por Echo provendrá de un agricultor holandés que cuenta con permiso del Gobierno.
Las autoridades de Holanda indicaron en noviembre que quieren promover el desarrollo de medicinas en base a cannabis y que extenderían su disponibilidad en farmacias por cinco años para permitir más investigaciones científicas.
Woerlee dijo que generalmente lleva cinco años colocar un medicamento en el mercado, aunque añadió que espera que en este caso los tiempos se acorten, mientras la compañía busca socios para el desarrollo de la píldora.
“En verdad, tenemos un caso fácil, dado que los efectos del fármaco se conocen desde hace miles de años,” concluyó el experto

Fuente Reuters América latina

5 135 vistas

«La gente debe saber que no es la marihuana lo que me va a matar, lo hará el cáncer». Así hablaba, con su pañuelo en la cabeza, Maite Zarandona, abanderada de la defensa de la legalización del cannabis para uso terapéutico. Sus «cigarritos de la risa». Dos años después de irse, los enfermos que podrían beneficiarse de unos efectos científicamente probados siguen esperando. Y eso que hay expertos que llevan luchando toda su vida, casi medio siglo, para conocer a fondo sus múltiples usos en medicina. Es el caso de Raphael Mechoulam. En 1964 encontró el principal componente activo del cannabis, el THC, y hoy es la máxima autoridad mundial en la materia, el padre de todos los estudiosos que siguen su labor.
-Dedicó su conferencia a la parte no psicoactiva de la planta, precisamente aquélla que no provoca los efectos que la gente valora en el consumo lúdico. ¿Es ése el futuro de las investigaciones?
-Muchos de los compuestos no psicoactivos del cannabis tienen claros usos medicinales. Y en nuestro organismo hay sustancias con efectos muy parecidos. Conocemos desde hace muchos años que el THC produce un efecto denominado high, esa sensación de euforia que buscan las personas que lo usan de forma recreativa, pero ésta es sólo una pequeña parte de los efectos importantes del cannabis. Uno de los mayores logros de los últimos años ha sido y es conocer que tenemos en nuestro cuerpo esos compuestos endocannabinoides y cómo actúan con un fin protector.
-¿Por ejemplo?
-Algunos disminuyen la actividad inflamatoria. En el caso de la diabetes tipo 1 actúan como protector. Podemos hablar también de la artritis reumatoide
-Luego la investigación se dirige a entender cómo funcionan los cannabinoides que tenemos en nuestro cuerpo para ver si se pueden administrar desde fuera para curar.
-Es aquí donde la investigación puede tener su mayor papel.

Contra el cáncer

-Un equipo de la Complutense descubrió hace poco que el cannabis es capaz de destruir células tumorales. ¿Puede ser la gran esperanza en la lucha contra el cáncer?
-Definitivamente sí. Un ejemplo del uso de los cannabinoides sería en el tumor de mama. Es muy prevalente en mujeres y no supone un problema importante si está localizado. El problema reside en la metástasis. Sabemos que hay una proteína que se produce en el cuerpo durante este proceso que favorece la expansión del cáncer. Y, por otro lado, conocemos el cannabidiol, un componente de la planta capaz de inhibir o incluso suprimir la actividad de esta proteína. Así que podríamos usar fármacos para eliminar la metástasis.
-Se realizan sobre todo experimentos en animales por la ilegalidad del producto, pero si estamos hablando de una droga blanda consumida de forma lúdica por millones de personas, ¿no deberíamos darnos más prisa en fomentar estos ensayos con humanos?
-Trabajar en humanos es el objetivo final de la investigación, pero no es sencillo porque requiere pasar una serie de filtros y de comités éticos y científicos que deben aprobar estos procesos. Y eso resulta difícil y caro. Pero es muy fructífero y hay que hacerlo. Ahora mismo se está administrando cannabidiol a pacientes esquizofrénicos y a personas con diabetes tipo 1. También se usa el THC para enfermedades de tipo postraumático, situaciones que tienen que ver con sucesos trágicos que pasan en la vida de una persona y que ésta es incapaz de olvidar. El cannabis puede también ayudar a quitar el dolor. Por ejemplo, el de la fibromialgia, donde cualquier tipo de estímulo no doloroso se convierte en algo insoportable. Una chica de 25 años llevaba mucho tiempo sin salir de casa por este motivo. Después de varios meses mezclando el THC puro en aceite y colocándoselo debajo de la lengua pudo ponerse los zapatos.
-Si tan científicamente demostrados están estos efectos, ¿por qué hay mujeres mayores que aún deben salir a la calle a buscarse la ‘maría’ para su quimioterapia? ¿Sería necesaria una especie de rebelión de los médicos para saltarse la prohibición y forzar la legalización terapéutica?
-Los médicos pueden prescribir fármacos siempre que conozcan las dosis. Pero cuando las plantas vienen de fuera no sabemos cuál es la concentración de sus componentes. La diferencia entre una que viene de Marruecos y otra de India puede ir de un 2% a un 20%.
-¿Y entonces?
-Se están haciendo cultivos de plantas con concentraciones estandarizadas. Esto nos llevará a poder cumplir la premisa para que su uso se regularice. Existe una compañía inglesa que comercializa una mezcla de THC con cannabidiol, el ‘Sativex’, que se utiliza en la esclerosis múltiple en Canadá. Pero, en algunas personas, el THC extraído no funciona tan bien como la misma planta. Una chica de 18 años con la enfermedad de Tourette (movimientos involuntarios, muy incapacitante) empezó tomando THC puro y logró efectos, pero pasaron pronto. Sin embargo, cuando empezó a fumar ‘maría’ su situación mejoró de forma prolongada.
-¿Ha tenido en su familia algún enfermo al que trató con cannabis?
-Mi laboratorio proporciona THC al hospital con el que trabajo y lo administra de forma legal a 40 pacientes, en su mayoría con cáncer, que tienen una calidad de vida muy reducida; no comen porque no tienen hambre y vomitan, y andan con un estado de humor deplorable. Con el cannabis, mis pacientes vuelven a sonreír después de mucho tiempo, empiezan a comer, mejora su estado de salud.
-En España, la mayoría de médicos no mencionan esta opción, y si lo hacen, hay que apañárselas.
-Aquí existe el uso compasivo de fármacos que aún no están indicados para una enfermedad precisa, aunque se necesita permiso.

Fuente Laverdad.es

0 1.000 vistas

En Cataluña se probará con un fármaco con extracto de marihuana y que ya se está comercializando en Canadá, el nombre de este nuevo medicamento es el de Sativex. El Departamento de Salud de la Generalitat de Calalunya, para este plan piloto de tratamiento con cannabis ha optado por este nuevo medicamento en spray en vez de la planta desecada que es el modelo que se utiliza en Holanda. Este spray contiene extractos y elementos de la planta, lo fabrica GW. Pharmaceuticals y lo distribuirá la farmacéutica Bayer, se dispensará en farmacias ya elegidas y en varios hospitales de la Comunidad Autónoma. Este plan piloto de ?tratamiento con el cannabis? esta pactado con el Ministerio de Sanidad y está a falta solo de una resolución. Si todo es conforme, este nuevo tratamiento podrá estar preparado para principios de Otoño y dar un nuevo aire y esperanzas a miles de personas que padecen ciertas enfermedades.

Más información en La Vanguardia.

La compañía británica GW Pharmaceuticals dio a conocer el pasado día 19 los favorables resultados del ensayo clínico con su Sativex, medicamento a base de cannabis, y afirma que en los próximos seis meses será sometida a estudio su solicitud de comercialización en el R.U. Así mismo anunció que se plantean la posibilidad de pedir dicha solicitud también en Estados Unidos.El ensayo era de tipo multicéntrico, comparado con grupo paralelo con placebo, e incluyó a 177 pacientes. Los participantes padecían cáncer en estadio avanzado y experimentaban dolor que no respondía a tratamientos habituales. Además del medicamento estudiado, todos los pacientes continuaron con su terapia analgésica durante el ensayo. El estudio incluyó a análisis dos medicinas diferentes: el Sativex (extracto de cannabis que contiene THC y CBD) y un extracto rico en THC.

El Sativex logró una mejoría estadísticamente significativa para el dolor con respecto al placebo. Aproximadamente el 40 por ciento de los pacientes del grupo tratado con Sativex mostró una mejora del dolor de más del 30 por ciento. El otro principio estudiado, el extracto de THC de GW, no mostró efecto significativo en el dolor. Este ensayo sugiere, por lo tanto, que de los productos analizados el Sativex es el más eficaz para disminuir el dolor del cáncer.

El nebulizador sublingual de cannabis de GW ha conseguido la aprobación en Canadá para el tratamiento de la neuralgia de la esclerosis múltiple, pero aún espera luz verde en Gran Bretaña. Su aprobación en el R.U. es crucial, pues abriría la puerta al resto del amplio mercado europeo. El registro del medicamento está resultando más complicado y largo de lo esperado. La aprobación de su comercialización en el R.U. se creía, en principio, para finales de 2003.

(Fuentes: Reuters del 19 de enero de 2005, comunicado de prensa de GW Pharmaceuticals del 19 de enero de 2005)

Cortesía de IACM
Asociación Internacional por el Cannabis como Medicamento

0 11 vistas

El laboratorio GW Pharmaceuticals ha advertido que los aspectos normativos demorarán, por segunda vez, el lanzamiento de su extracto medicinal de cannabis. Las autoridades han exigido más información sobre cómo está formulado el medicamento, así como sobre su seguridad y eficacia en la esclerosis múltiples y el dolor por daño neurológico.La Medicines and Healthcare Products Regulatory Authority (organismo regulador de productos médicos y sanitarios) hace ya un año que obtuvo un dossier con información científica del extracto de cannabis, denominado Sativex, que incluye varios ensayos con humanos, pero han expresado repetidas veces no estar de acuerdo con los resultados. (Fuente: Independent del 1 de mayo de 2004)

Cortesía de IACM
Asociación Internacional por el Cannabis como Medicamento.
http://www.cannabis-med.org/

0 25 vistas

Se espera sea aprobado para su venta en Gran Bretaña esta primavera el medicamento basado en el cannabis y desarrollado por GW Pharmaceuticals. Alan Macfarlane, inspector jefe del Ministerio de Interior, dijo que los resultados de los ensayos clínicos con el Sativex parecen prometedores. “Espero que se apruebe dentro de dos o tres meses, me sorprendería si no ocurriese así,” dijo Macfarlane. GW Pharmaceuticals confía tener disponible el medicamento en el mercado el verano que viene. (Fuente: New York Times del 27 de enero de 2004)

Cortesía de IACM
Asociación Internacional por el Cannabis como Medicamento. http://www.cannabis-med.org/

0 35 vistas
Esclerosis multiple

GW Pharmaceuticals y Bayer HealthCare de Canada han
anunciado un acuerdo comercial para distribuir en el mercado
canadiense el Sativex, extracto de cannabis de GW. (Fuente: Canadá NewsWire del 6 de noviembre de 2003)

Cortesía de IACM
Asociación Internacional por el Cannabis como Medicamento. http://www.cannabis-med.org/

0 34 vistas

Canadá: Sin base legal la acusación de posesión de cannabis.

Ciencia: El cannabis permite reducir la dosis de opiáceos.

R.U.: El Sativex listo para su distribución a finales de año.

Economía: Dexanabinol

Ciencia: Sistema inmunitario

Ciencia: Vómitos
Canadá: Sin base legal la acusación de posesión de cannabis.El Juez de la Corte Suprema de Justicia Steven Rogin apoya la decisión de un tribunal inferior que no encuentra ninguna base legal para prohibir la posesión de cannabis desde julio de 2000, cuando el gobierno federal ordenó crear una nueva ley sobre marihuana. En enero, un tribunal inferior absolvió a un adolescente acusado de posesión de cannabis, sentencia que fue apelada y posteriormente confirmada por el juez Rogin. Los jefes de policía de Ontario han dicho que no realizarán detención alguna cuando la cantidad sea inferior a 30 gramos hasta que la situación legal se clarifique.
(Fuente: Canadian Press del 10 de junio de 2003)

Ciencia: El cannabis permite reducir la dosis de opiáceos han sido presentados tres casos en el Journal of Pain and Symptom Management de pacientes canadienses con dolor crónico (esclerosis múltiples, neuropatía por VIH, dolor de espalda y pierna post-traumático) que pudieron reducir considerablemente la dosis de opiáceos utilizando cannabis. El paciente con neuropatía por VIH pudo reducir la morfina de acción larga de 360 mg al día a 180 mg a los cuatro meses, e incluso suspenderla a los nueve.
(Fuente: Lynch ME, and Clark AJ. J Pain Symptom Manage. 2003 Jun;25(6):496-8)

R.U.: El Sativex listo para su distribución a finales de añoGW Pharmaceuticals dijo el 19 de junio que el Sativex, a base de extractos de la propia planta de cannabis, estará listo para ser comercializadodespués de recibir la aprobación de la Agencia Reguladora de Medicamentos, y disponible bajo prescripción facultativa para finales de año.
(Fuente: Time Online del 19 de junio de 2003)

Economía: Dexanabinol la compañía Pharmos Corporation, con base en Israel, anunció el 10 de junio que había recibido la concesión de la Agencia Norteamericana de Patentes y Registros del registro del cannabinoide sintético y no psicoactivo dexanabinol. La patente incluye los nuevos derivados dextrocannabinoides desarrollados por dicha compañía, entre ellos varios derivados del dexanabinol y su uso en el tratamiento de trastornos inflamatorios, neuro-degenerativos, en la isquemia cerebral, enfermedades autoimmunes y para el dolor. El dexanabinol se prueba clínicamente en la actualidad como tratamiento en el traumatismo cerebral y como agente preventivo de deterioro cognitivo tras cirugía cardiaca.
(Fuente: Comunicado de prensa de Pharmos del 10 de junio de 2003)

Ciencia: Sistema inmunitario una nueva investigación demuestra más evidencias acerca de que en la modulación inmunológica producida por los cannabinoides están implicados múltiples mecanismos, y que parecen estar mediados tanto por los receptores cannabinoides como por fenómenos no dependientes de dichos receptores.
(Fuente: Faubert Kaplan BL, et al. J Pharmacol Exp Ther. 2003
Jun 12 [ya está disponible en versión electrónica])

Ciencia: VómitosLos efectos anti-eméticos del THC en los vómitos inducidos por el cisplatino en hurones son consecuencia de la activación de los receptores CB1 neuronales del llamado complejo dorsal vagal. El cisplatino es una sustancia utilizada en la quimioterapia anti neoplásica y a menudo provoca intensas náuseas y vómitos.
(Fuente: Van Sickle MD, et al. Am J Physiol Gastrointest Liver Physiol. 2003 Jun 4 [ya está disponible en versión electrónica])

Cortesía de IACM
Asociación Internacional por el Cannabis como Medicamento
http://www.cannabis-med.org/