¿Podría la marihuana retrasar el proceso de envejecimiento?

¿Podría la marihuana retrasar el proceso de envejecimiento?

por -
0 1.586 vistas

Hay un creciente número de pruebas que sugieren que el sistema endocannabinoide desempeña un papel fundamental en distintos aspectos del proceso de envejecimiento, tanto mental como somático. Por otra parte, el consumo regular de cannabis puede ayudar a ralentizar este proceso, aunque no se ha confirmado el mecanismo de acción exacto.

Envejecimiento cerebral y el sistema endocannabinoide

El envejecimiento del cerebro, y la neurodegeneración que conlleva, hace que aumenten los niveles de debilitamiento y deterioro cognitivo a medida que avanza. Entre las características comunes de la típica neurodegeneración relacionada con la edad se incluyen la pérdida de memoria, dificultad para orientarse y dificultad para prestar atención (aunque la investigación sugiere que la última puede estar mucho más relacionada con el deterioro de la audición y la visión, en vez de que se deba directamente al deterioro cognitivo).

El cannabis puede retrasar o incluso invertir algunos de los signos del envejecimiento (© Tommerton2010)
El cannabis puede retrasar o incluso invertir algunos de los signos del envejecimiento (© Tommerton2010)

El envejecimiento cerebral anormal es también una preocupación importante para las autoridades sanitarias de todo el mundo, cada vez más, a medida que la población mundial envejece y los problemas de salud relacionados con la edad son cada vez más frecuentes. Entre las enfermedades que provocan un envejecimiento del cerebro o producen un deterioro cerebral prematuro, o demasiado rápido, se encuentran la enfermedad de Alzheimer, el Parkinson, la enfermedad de Huntington y la esclerosis lateral amiotrófica (ELA).

Se han realizado varios estudios sobre el potencial del cannabis y las terapias o tratamientos a base de cannabinoides para desacelerar, o incluso invertir, los síntomas de la neurodegeneración en enfermedades como el Alzheimer, además de una importante cantidad de investigaciones sobre la posibilidad de que el envejecimiento normal del cerebro pudiera ralentizarse con el consumo de cannabis.

Investigación sobre el envejecimiento normal del cerebro y el cannabis

El equilibrio entre los procesos biológicos perjudiciales y defensivos, como el estrés oxidativo y la antioxidación, determinan el proceso de envejecimiento. La mayor parte de la investigación sugiere que el sistema endocannabinoide (SEC) está más estrechamente relacionado con la antioxidación que con el estrés oxidativo.

Ageing-2-250x167
La neurodegeneración, como la observada en la enfermedad de Alzheimer, puede ralentizarse o incluso invertirse con el cannabis (© Funky64)

En términos de envejecimiento general no patológico, se ha demostrado que a nivel molecular, los cannabinoides regulan la actividad mitocondrial, actúan como antioxidantes (a través de un mecanismo que parece ser independiente de los principales receptores cannabinoides), y modulan los procesos que eliminan macromoléculas perjudiciales del cerebro y del tejido del SNC.

A nivel celular, el SEC regula la expresión del importante neurotransmisor, el factor neurotrófico derivado del cerebro o FNDC (por ejemplo, la exposición crónica al THC induce el aumento del FNDC en ratas), una proteína importante responsable del desarrollo y mantenimiento de neuronas sanas, que sustenta su capacidad para ayudar en la neurogénesis (crecimiento de nuevas neuronas).

El envejecimiento cerebral patológico y el SEC

En lo que respecta al envejecimiento que es atípico o patológico (es decir, el causado por la enfermedad), el SEC participa de gran manera en la supresión de la neuroinflamación (por ejemplo, los ratones criados para carecer de receptores CB₁ presentan niveles mucho mayores de neuroinflamación), que puede conducir al desarrollo de enfermedades neurodegenerativas y a un deterioro cognitivo de inicio temprano relacionado con la edad.

Por lo tanto, resulta evidente que el SEC (sobre todo en lo que respecta a los receptores CB₁ y sus agonistas) juega un papel esencial en la aparición y progresión del proceso de envejecimiento. Los dos cannabinoides endógenos más conocidos, la anandamida y 2-AG, son ambos agonistas del receptor CB₁. No se sabe con certeza cuál de los dos está más profundamente implicado en el proceso contra el envejecimiento.

Sin embargo, la investigación preliminar indica que los niveles bajos de la amida hidrolasa de ácidos grasos (FAAH, la enzima responsable de la degradación e inactivación de la anandamida) están relacionados con el retraso del inicio del envejecimiento cerebral, lo que sugiere que probablemente los altos niveles de anandamida tengan un efecto beneficioso. Por lo tanto, los inhibidores de la FAAH serían un candidato ideal para realizar una investigación más profunda.

El envejecimiento de la piel y el sistema endocannabinoide

Ageing-3-250x138
A medida que la piel envejece, pierde elasticidad y el grosor de la capa dérmica disminuye (© Neil Moralee)

El otro aspecto importante del envejecimiento aparte del mental es, obviamente, el físico, y este aspecto se caracteriza principalmente por los cambios en la epidermis, la dermis y la hipodermis (la capa de grasa, los fibroblastos y macrófagos que se encuentran justo debajo de la dermis).

La exposición a los rayos UVA y UVB provoca una reducción del espesor de la capa dérmica, lo que significa que a medida que la piel envejece, se vuelve menos elástica y comienza a ceder, haciendo que la epidermis se vuelva floja y se arrugue. La piel también se vuelve propensa a presentar manchas, tales como las manchas del hígado, que se cree que surgen debido a una acumulación de células basales envejecidas que ya no puede eliminarse mediante los mecanismos de limpieza y eliminación de residuos naturales del cuerpo.

Actualmente, sabemos que el sistema endocannabinoide participa en el mantenimiento de la salud de la piel de diversas formas, y que la disfunción del SEC podría estar detrás de diversas enfermedades neurodegenerativas. Un estudio de 2012 publicado en la revista Neurobiology of Aging observó que en ratones criados para carecer de receptores CB₁, los animales analizados no sólo presentaban un inicio temprano de la neurodegeneración, también presentaron cambios histológicos en la elasticidad de la piel parecidos a los encontrados en el envejecimiento normal. Sin embargo, los investigadores señalaron que no se observó que ningún otro signo de envejecimiento estuviera relacionado con la supresión de los receptores CB₁.

Además, un estudio de 2010 demostró que la anandamida era parte integral de los procesos de proliferación y muerte celular basal. Las células basales son el componente principal de la epidermis y representan, aproximadamente, el 90% de todas las células presentes, y es bien sabido que el mantenimiento de la piel saludable requiere una proliferación eficaz, un crecimiento y una muerte final.

La senescencia, la muerte celular y el sistema endocannabinoide

El proceso de la muerte celular programada está implicado en el proceso de envejecimiento de diferentes formas fundamentales, y cada vez se dispone de un mayor número de pruebas que sugieren que el SEC juega un papel fundamental.

Aunque no se han realizado estudios que analicen específicamente el papel del SEC en la muerte celular relacionada con el proceso normal de envejecimiento, se dispone de numerosos estudios que documentan la capacidad, tanto del CDB como del THC, para causarla en términos generales.

Por ejemplo, se ha demostrado que la leucemia y las células de glioma (un tumor del tejido glial del cerebro) son sensibles a la apoptosis inducida por el cannabidiol (la apoptosis es una forma primaria de muerte celular programada), pero que los monocitos primarios y células gliales son relativamente insensibles. Se ha demostrado que el THC induce la apoptosis en células de cáncer de próstata humano, aunque se cree que este efecto puede ser mediado por otros medios que a través de los receptores cannabinoides, ya que otros agonistas, tales como WIN55,212-2, no tuvieron ningún efecto.

Un estudio de 2008 también demostró que el ácido canabinoide y precursor del THC, el THCA, es responsable de regular la muerte celular en las hojas de las plantas de cannabis. El estudio reveló que al inyectar THCA en los tejidos foliares, causa disfunción mitocondrial dentro de los tejidos de la hoja, y en última instancia conduce a la necrosis (otro tipo importante de muerte celular).

Otras formas en que el cannabis y el cáñamo pueden ayudar

Además de la anandamida, del THC, y del CDB, hay otros fitocannabinoides y endocannabinoides que pueden desempeñar un papel a la hora de mantener una piel sana. Por ejemplo, se ha demostrado que el receptor CB₂ agonista n-palmitoiletanolaminaendógeno reduce el prurito (picazón de la piel), según informan los pacientes con dermatitis atópica y enfermedades relacionadas. Aunque el prurito puede afectar a personas de cualquier edad, su aparición se vuelve mucho más frecuente con la edad.

Además, la combinación única de ácidos grasos omega-3 y omega-6 que se encuentra en los aceites de semillas de cáñamo también puede tener distintos beneficios en el proceso de envejecimiento de la piel. Un estudio de 2012 sobre ratones concluyó que el grupo de muestra al que se administró aceite de cáñamo presentaba mejoras significativas en el espesor de la dermis, además de una mejoría en la textura de la fibra de colágeno, y un aumento del número de folículos pilosos (la reducción del recuento de folículos de pelo que lleva a la calvicie es otro signo común del envejecimiento).

¿Podría el cannabis acelerar en ocasiones el ritmo de envejecimiento?

Ageing-4-250x178
A pesar de que el consumo de cannabis, en general, retarda el proceso de envejecimiento, fumar cualquier sustancia puede acelerarlo (© VRYSXY69)

Aunque parece que el consumo de cannabis es, generalmente, ventajoso en lo que se refiere a retrasar el proceso de envejecimiento, puede haber ciertas circunstancias en las que puede tener un efecto perjudicial.

Fumar como un método de administración del cannabis puede anular los beneficios potenciales de los cannabinoides como tratamiento contra el envejecimiento, y puede incluso contribuir al envejecimiento acelerado de la piel. Esto se debe al hecho de que el humo del cannabis contiene muchos de los mismos hidrocarburos que contiene el humo del tabaco.

A pesar de las pruebas que sugieren que estos hidrocarburos (aunque se considera que son cancerígenos) no se asocian al cáncer en los fumadores de cannabis, hay pruebas que sugieren que, sin embargo, causan daños a nivel celular, de maneras que pueden depender de la composición genética.

En general, se observa que la probabilidad de que el consumo de cannabis acelere el proceso de envejecimiento es pequeño, y que el consumo regular (aunque preferiblemente a través de un medio que no sea fumar) podría, de hecho, ralentizar o incluso invertir los signos clínicos del envejecimiento observados en el cerebro y en los tejidos de la epidermis y la dermis.

Por Seshata

ARTÍCULOS SIMILARES

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 15 vistas
El estado de Washington en lo que va de año ha recaudado en impuestos para el estado 240 millones de dólares

0 370 vistas
Existen miles de trastornos raros y cmplejos. El cannabis y los compuestos cannabinoides pueden dar soluciones complejas a estas enfermedades

0 30 vistas
El gobierno de la isla caribeña de Santa Lucía quiere la discusión de la despenalización de la marihuana.
video

0 203 vistas
VICE presenta el reportaje Mariguana Mexicana que explora las posibilidades de la legalización en México para fines medicinales y recreativos.