¿Quién se beneficia de la prohibición de la marihuana?

¿Quién se beneficia de la prohibición de la marihuana?

por -
0 724 vistas

La prohibición del cannabis tenía que proteger a la sociedad de las grandes amenazas de asesinato, mutilación, adicción y colapso que pregonaban todos, desde políticos a Asociaciones de Padres y Profesores. Casi un siglo después, su ilegalidad ha causado los mismos problemas que pretendía resolver. Entonces ¿quién se beneficia de la prohibición del cannabis?

La gente que se opone al cannabis diría los “camellos” como primera respuesta a esta pregunta. La idea que se han formado de este tipo suele corresponder con una figura que da miedo en una sombría calle iluminada, una silueta con la capucha y gorra de rigor que ofrece la primera dosis de forma gratuita con el fin de atrapar a las víctimas más inocentes en una red de terror. En el caso de la gente que está mejor informada y es menos susceptible a la propaganda, sólo tardan un momento en recordar que “camello” se puede utilizar para referirse al jardinero despreocupado que “las ofrece”, la persona vestida de sirena que da vueltas sin rumbo por los puestos en un festival preguntando en voz baja si alguien, ellos mismos o sus amigos, quiere comprar hachís.

El típico estereotipo de imagen de un camello (foto de shutterstock)
El típico estereotipo de imagen de un camello

Hay muchos ”camellos” que se atienen estrictamente al cannabis (por lo general, por razones de ética, seguridad personal, y porque cultivan sus propias existencias) y operan sobre la base de “Tengo hierba o hachís o nada”. Este grupo no se beneficia de la prohibición del cannabis; por el contrario, que se ven perjudicados por la misma. El otro grupo es un estereotipo que tiene poca base en la realidad si hablamos de gente que comercia sólo con cannabis, y no mucha más si se refiere a aquellos que suministran pequeñas cantidades de otras drogas. Los poli-camellos suministran una gama más amplia de sustancias y si se han quedado sin una, pueden ofrecer otra (una práctica que propaga el mito de que el cannabis es droga de iniciación). Con frecuencia ni siquiera estas personas que son problemáticas, o que están obteniendo el mayor beneficio, se benefician de la prohibición del cannabis. Son simplemente el personal de la tienda de los grupos de delincuencia organizada. Es la industria del suministro a granel, donde las cosas se ponen peligrosas, y cuanto más dinero de por medio, mayor es el riesgo.

Los grupos de delincuencia organizada, sin duda, se benefician de la prohibición del cannabis

El cannabis será de interés para los grupos de delincuencia organizada mientras que siga siendo ilegal. Con una demanda constante, ganancias libres de impuestos y un proceso de producción no regulado y relativamente simple, ¿por qué no iba a serlo? El Informe sobre los Mercados de Drogas de la UE de 2016 afirma que “El valor estimado del mercado minorista del cannabis en la UE es de más de 9,3 mil millones € en 2013, con un rango probable de 8,4 € – € 12,9 billones. Esto representa un poco menos de dos quintas partes del total de los mercados ilegales de drogas”.

Los paralelismos entre la situación actual del cannabis y la del alcohol durante la prohibición en los EE.UU. son ineludibles. La mafia y otros grupos similares ya no comercian con alcohol, porque no se obtienen beneficios al hacerlo. Sus métodos son poco éticos, sin escrúpulos, y despiadadamente eficaces. Atraen a los que valoran mucho más el dinero en efectivo que la calidad del producto, lascondiciones de trabajo seguras y humanas, e incluso que las vidas humanas. Las bandas de delincuentes organizados también están más que dispuestas a conceder crédito para el cannabis a aquellos que no pueden pagarlo, y luego obligarles a cometer actos que de otro modo no habrían cometido con el fin de compensar la deuda. A gran escala, la producción ilegal de cannabis genera un flujo de dinero en efectivo que se reinvierte en el mercado negro, blanqueado (más información al respecto más adelante), o se utiliza para financiar actividades que son mucho peores que el cultivo de plantas.

Los terroristas se benefician de la prohibición del cannabis

La delincuencia organizada no el único grupo que se beneficia de la situación ilegal del cannabis. La policía italiana dispone de nuevas pruebas que sugieren que ISIS y la Mafia italiana trabajan juntos para transportar cannabis desde el norte de África hasta Europa. En abril de este año, Franco Roberti, director nacional de la lucha contra la mafia y el terrorismo en Italia, manifestaba que ISIS controla sectores importantes de la ruta de contrabando de hachís europea en Libia y en el Mediterráneo. Al parecer, la organización terrorista obtiene alrededor del 7% de sus fondos del tráfico de drogas, a pesar de que el cannabis (y otras sustancia tóxicas) están estrictamente prohibidos en virtud de la ley islámica. Según el Corán 5:90, “El vino…  no son más que una abominación obra de Satanás; apartaos [de todo ello] y podréis tener éxito”. Según Sayyid Ali Jamenei, una autoridad religiosa y el actual jefe de la República Islámica de Irán, en su libro Leyes Prácticas del Islam: Está prohibido por la religión [haram] utilizar narcóticos de cualquier manera … Por la misma razón, está prohibido traficar con estupefacientes de cualquier manera, es decir, llevar, transportar, almacenar, vender, comprar, etc.”. (En ISIS, obviamente, se les da fatal ser musulmanes). De acuerdo con el Sr. Roberti en su libro The Opposite of Fear, en lugar de tratar de reforzar la prohibición, la mejor táctica sería eliminarla: “La despenalización, o incluso la legalización, sería sin duda un arma contra los traficantes, entre los cuales puede haber terroristas que hacen dinero con el tráfico ilegal”.

Este fenómeno no es nuevo, y algunas veces se elimina el dinero de la ecuación: en 2002, las autoridades estadounidenses frustraron un presunto intento de un ciudadano de Estados Unidos y dos paquistaníes de intercambiar toneladas de hachís y heroína por misiles Stinger que planeaban vender a al Qaeda.

El comercio de armas se beneficia de la prohibición del cannabis

Las organizaciones terroristas quieren estar armadas hasta los dientes. Evidentemente, una gran proporción de sus ganancias obtenidas con el tráfico de drogas control se gastan en la compra de armas. Esto también se aplica a los cárteles, como los que luchan en la guerra sangrienta y extensa en México, especialmente en la frontera con los EE.UU., donde el tráfico ilegal de drogas ha costado cientos de miles de vidas. Es difícil determinar exactamente qué parte de los beneficios de los cárteles proviene del cannabis solo. Las estimaciones oscilan entre el 15% y el 60%, pero se basan únicamente en el cannabis transportado desde México a los EE.UU., y dejan fuera el cannabis cultivado por los cárteles en suelo estadounidense.

Los cárteles se abastecen de una combinación de armas ‘desviadas’ de los militares de Estados Unidos y la policía mexicana, y de las armas de nivel militar que se encuentran legalmente disponibles en los EE.UU. Esto incluye armas totalmente automáticas fabricadas antes de 1986 y – en 43 estados – “armas de asalto”, vagamente definidas como armas de fuego semiautomáticas con cargadores de alta capacidad. El mercado negro de estas últimas resulta aún más fácil por el hecho de que la mayoría de los estados no requieren que se informe de las armas de fuego extraviadas o robadas. Luego, las armas se introducen de contrabando en México, se pagan con la venta de drogas y algunas veces simplemente se intercambian por cannabis. Un informe reciente de la división del crimen organizado del Ministerio Fiscal General de la República de México sobre las armas incautadas a los cárteles afirma que “… tres de cada cuatro eran armas largas, y la mayor parte eran rifles de alta potencia permitidos legalmente sólo para el uso de las fuerzas armadas. Más del 70% procedían de los Estados Unidos. Entre las armas incautadas (sic) también había granadas de fragmentación, cohetes y minas antipersonas”.

La M134 Minigun General Electric, que dispara hasta 166 veces por segundo, puede ser adquirida legalmente por los civiles estadounidenses. Foto: Pedro A. Rodríguez
La M134 Minigun General Electric, que dispara hasta 166 veces por segundo, puede ser adquirida legalmente por los civiles estadounidenses. Foto: Pedro A. Rodríguez

Las fuerzas del orden se abastecen a través de los gobiernos de México y Estados Unidos. Entre 2009 y 2015, México recibió más de $ 1,2 mil millones de dólares en armas, entrenamiento y ayuda de los EE.UU. en virtud de la Iniciativa Mérida, y se esperaba recibir un total de $ 2,3 mil millones. La suma incluye helicópteros Black Hawk fabricados por Sikorsky Aircraft, una filial de la fabricante de armas más grande del mundo Lockheed Martin. Las dos armas largas que utilizan con más frecuencia los cárteles son la AK-47 y los modelos de calibre .223, incluidos los rifles AR-15. Ambos tipos se fabrican en los EE.UU.

Lo que está absolutamente claro al considerar solamente este campo de batalla es que los vencedores reales son los que están fabricando y vendiendo las armas utilizadas por ambas partes. Tanto si el dinero proviene de los gobiernos o de los cárteles, una cantidad importante de dicho dinero lo genera la prohibición del cannabis y desemboca en empresas que producen en serie instrumentos de muerte. Esto se aplica a todos los países que se ven afectados por la Guerra contra las Drogas (ciertas drogas).

Los bancos se benefician de la prohibición del cannabis

Entonces, ¿cómo se mueven estas grandes sumas de dinero? Obviamente la parte legal del comercio de armas puede utilizar el sistema bancario con impunidad, pero ¿qué pasa con la parte ilegal? Además, hay una enorme cantidad de dinero ganado con las drogas ilegales, incluido el cannabis, que no se gasta en armamento. El dispositivo cinemático que representan las maletas llenas de dinero en efectivo también puede pasar de mano en mano sudorosa en caso de tratos más pequeños, pero cuando las sumas se cuentan por cientos de miles, simplemente no es suficiente.

Una breve historia del blanqueo de dinero del narcotráfico

Ya en la década de 1980, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) de París advirtió por primera vez que importantes sumas de dinero de la mafia italiana se movían a través del sistema bancario internacional, blanqueando el dinero. Se creó el Grupo de Acción Financiera contra el Blanqueo de Capitales (GAFI) para acabar con esto, y poco a poco lo consiguió. A medida que las instituciones bancarias se hicieron más grandes y más globales, al dinero ilegal le resultaba más difícil entrar en sus sistemas.

Esto cambió en la década de 2000. La primera crisis financiera golpea, y el control del GAFI se debilita, especialmente con respecto a las jurisdicciones offshore. Los beneficios derivados de la delincuencia relacionada con las drogas, una vez más, consiguieron entrar en el sistema bancario. En México, las casas de cambio de divisas que se ocupan de las transferencias de dinero internacionales y de los cheques de viaje hacían muchos negocios con el banco estadounidense Wachovia. Ahora propiedad de Wells Fargo, en 2004, fue uno de los bancos más grandes de los EE.UU. y ya hacía la vista gorda ante las enormes transacciones que se efectuaban en forma de depósitos en efectivo, cheques de viaje numerados secuencialmente, y la compras de (entre otras cosas) aviones que estaban facilitando sus casas de cambio.

Wachovia no estaba solo. HSBC se ocupó de $ 376 mil millones (alrededor de 335,8 millones de €) por Wachovia, y cuando Wachovia fue investigado en 2009 y sus actividades se detuvieron, HSBC siguió aceptando y procesando, alegremente, grandes sumas de dinero procedentes de los cárteles. Mediante el uso de las casas de cambio, de bancos en México y California que habían comprado, y de sus propias sucursales, HSBC facilitó el lavado de dinero procedente del narcotráfico e incluso prestó servicios bancarios a organizaciones terroristas.

Mapa que muestra los países del mundo en los que HSBC opera actualmente
Mapa que muestra los países del mundo en los que HSBC opera actualmente

Por supuesto, este dinero benefició a los bancos. Entre 2008 y 2011, paralizados por la crisis financiera global, los bancos estaban desesperados por conseguir activos líquidos, que se habían agotado procedentes de fuentes legítimas y préstamos interbancarios. En parte gracias a la eficacia del GAFI en años anteriores, y en parte debido a la escalada de la Guerra contra las Drogas que hizo que todos los grupos del crimen organizado, más rentables, tuvieran el dinero en efectivo que los bancos tanto necesitaban.

Esto no es una conjetura. En 2009 y 2012, Antonio María Costa, Director Ejecutivo de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) concedió entrevistas en las que declaró expresamente que el dinero ganado con el tráfico internacional de drogas se había utilizado para rescatar a los bancos durante la crisis financiera. De la entrevista de 2012 con Executive Intelligence Review:

“EIR: ¿La crisis financiera presentó una oportunidad para que las asociaciones criminales introdujesen su dinero, o fue la crisis financiera una oportunidad para que los bancos ingresasen más dinero? ¿Cuál de los dos es su origen?

Costa: La introducción del dinero procedente de la delincuencia en el sector financiero ha estado tan extendida que probablemente sería más correcto decir que no era la mafia la que intentaba introducirse en el sistema bancario, sino que era el sector bancario el que buscaba activamente capital—incluido el dinero de procedencia delictiva—no sólo en forma de depósitos, sino también mediante la compra de acciones y, en algunos casos, a través de estar presentes en los Consejos de Administración.”

En 2009, afirmó que este dinero negro era “el único capital de inversión líquido” disponible para algunos bancos que estaban al borde del colapso en 2008, y que la mayoría de los 352 mil millones $ (314 mil millones €) de ganancias de la drogas fueron absorbidos por el sistema económico como resultado. Ya sea involuntariamente o no, todo el sistema bancario mundial, desde los directores ejecutivos a los cajeros, se beneficiaron de la prohibición del cannabis.

¿Quién se beneficiaría si el cannabis fuera legal?

 Este artículo, aunque sea extenso y serio, nos lleva a varias preguntas fantasiosas. ¿En qué estado habría estado la economía, y en cuál estaría ahora, si el comercio de cannabis fuese legal? ¿Y si los depósitos gigantescos de dinero en efectivo fuesen legales, y por lo tanto sujetos a impuestos? ¿La cantidad de dinero que actualmente se dedica a armar a las fuerzas gubernamentales que emprenden la guerra contra las drogas podría utilizarse para colegios, asistencia sanitaria, centros comunitarios? ¿A quién preferiríamos ver aprovechándose de los beneficios, a las cooperativas agrícolas éticas o a los fabricantes de armas? Y, después de leer esto, ¿de verdad crees que la primera línea de “los camellos” es la que se beneficia de la prohibición del cannabis? Cuéntanoslo en los comentarios.

by Scarlet Palmer

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 2 vistas
En el estado australiano de Nueva Gales del Sur se va hacer una investigación oficial sobre el cannabis y los efectos de la quimioterapia

0 70 vistas
Bill Murray fue detenido en el aeropuerto de Chicago con marihuana cuando tenía veinte años
video

0 69 vistas
En este nuevo programa veremos Infomaria, la constitución de un club 2, sabremos de Expomedeweed y un poco más sobre cultivo

0 1.206 vistas
Ranking mundial de los países donde sus ciudadanos consumen más cannabis en tanto por cien según la población