Refuerzos preventivos: entutorados, anclajes y vendajes de roturas

Refuerzos preventivos: entutorados, anclajes y vendajes de roturas

por -
0 1.793 vistas

Entablillado-en-talloPor Miguel Gimeno.- Con el final de la primavera y la llegada del pleno verano las plantas de marihuana comienzan a crecer de forma bestial. Llegan los meses de mayor índice de insolación y si a ello le unimos el trato mimado que le hemos dispensado a nuestro vergel en cuanto a necesidades nutritivas e hídricas, nos encontramos con un crecimiento desmesurado, sobre todo en cultivos en suelo directo.

Con el crecimiento en su punto álgido, las plantas ganan en tamaño día a día, y por tanto su estructura (troncos y ramas) deben ir soportando un mayor peso que aumenta día a día. Este aumento de volumen y peso puede suponer un serio problema cuando se presentan días de fuerte viento y de lluvia, y si se juntan los dos el desastre está casi asegurado a menos, claro está, que tomemos a tiempo las medidas oportunas que eviten este desaguisado. En los meses de calor cuando sopla el aire desde el interior y no del mar, este aumenta de forma considerable la sensación térmica, al tiempo de deshidratar a las plantas, dejándolas flácidas y sin consistencia en su estructura, con lo que se debe prestar especial atención a los riegos para evitar que la planta quede a merced del fuerte viento y la pueda tronchar del todo. También hay que tener en cuenta que durante los meses de Agosto, Septiembre y Octubre en algunas zonas del país hay altas probabilidades de Tutor-amarrado-a-4-vientospadecer fenómenos atmosféricos adversos como por ejemplo una gota fría, que también va a compañada de fuertes vientos, con lo que al aumentar el peso por el agua caída las ramas parten con suma facilidad, y máxime si ya han comenzado la fase de floración.

Los diversos tipos de medidas que debemos tomar, evidentemente, van a ir encaminadas en reforzar la estructura de nuestra planta para darle una mayor sujeción y estabilidad, para evitar rotura de ramas y del tronco principal. El entutorado es la primera medida que se debe tomar, hay que colocar una vara, palo, caña, …, que nos haga de tutor del tallo principal al que ataremos para darle estabilidad vertical. El tallo lo debemos amarrar al tutor a diferentes alturas, y a medida que vaya creciendo la planta le iremos aplicando más amarres para que quede todo el tallo bien sujeto. Pero si el peso de la planta es considerable, el mero entutorado puede resultar insuficiente, así que algunos cannabicultores anclan el tutor a cuatro vientos, así sople el viento en la dirección que sople evitamos que la planta se tumbe por su propio peso.

Aún fijando el tutor, el entutorado nos fija el tallo principal pero no las ramas laterales, que en algunos ejemplares de Rotura-a-pesar-de-estar-entmarihuana llegan a ser prácticamente tan voluminosas como el propio tallo. Anclamos el tutor al que amarramos el tallo, y aún así se siguen rompiendo ramas, y ante este problema son muchos los cannabicultores que cometen el error de amarrar las ramas por un solo punto y ya está, en este caso el riesgo de rotura aún es mayor, ya que la rama queda fijada pero si pendula por el viento la cuerda le hará tope, como un efecto de soga, y puede hacer de cortante y segar la rama que se pretende sujetar. Para ello podemos colocar otras cañas en forma de cabaña india con el tutor del tallo al centro, luego simplemente queda que ir rodeando las ramas con una única cuerda que iremos colocando en forma de espiral por toda la estructura de tal forma que contenga las ramas hacia el interior del tallo, como si la plegáramos para adentro. Las ramas nunca estarán a mercede del viento y por tanto no romperán, a menos que sea un tornado F5, claro está.

Si se nos ha roto una rama parcialmente podemos aplicar un vendaje con precinto, que sujete y selle la rotura. Si la rotura es a mitad de rama podemos practicarle un entablillado y precintarlo todo, el inconveniente del entablillado viene cuando la rotura es en el tallo principal, en este caso hay que ir renovando el entablillado por uno más grande a medida que la planta va creciendo.

miguel Las masillas para injertos y podas no es conveniente utilizarla ya que si se queda una película del producto, por muy fina que sea, estancará la herida y la sellará por el punto de rotura y no permitirá el paso de fluidos a través de la rama rota, con lo que acabará necrosándose.

Por Miguel Gimeno

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 6.971 vistas
Mantener el humo del cannabis en los pulmones podría ser un grave error, ya que con el tiempo se desperdiciaría una buena parte del material

0 222 vistas
Un provincia argentina es el primer territorio del país que autoriza el cannabis medicinal para tratamiento de varias enfermedades

0 239 vistas
La variedad más famosa de Kannabia Seeds es la Mataro Blue, una planta de marihuana medicinal con gran predominancia índica, excepcional sabor y potencia elevada.

0 51 vistas
Australia, con Nueva Gales del Sur a la cabeza, está dirigiendo sus políticas hacia la legalización del cannabis medicinal