Reglas para el Mercado de marihuana, publicado en El New York Times

Reglas para el Mercado de marihuana, publicado en El New York Times

por -
0 4.084 vistas

Nos ha parecido muy interesante el articulo escrito por Vikas Bajaj para El New York Times y  que habla de como deberían ser las leyes para un mercado de marihuana legal, os lo hemos traducido, aquí puedes leer articulo original.

Como los votantes y legisladores en varios estados decidan legalizar la marihuana, los responsables políticos tendrán que responder a una pregunta nueva y difícil: ¿Cómo deberían los gobiernos regular la producción y venta de cannabis?

Más allá de mantener la marihuana fuera del alcance de los menores de edad, un buen sistema de regulación tiene que limitar el aumento del uso indebido de drogas que puedan acompañar a los precios más bajos y existir una mayor disponibilidad después de la legalización. Se debe proteger a los consumidores de los productos, tanto peligrosos como falsificados, lo que reduciría el riesgo físico de una sustancia psicoactiva. Y un sistema bien regulado debe socavar y eliminar el mercado negro de la marihuana, que ha hecho un gran daño a la sociedad.

Las experiencias de Colorado Washington , donde las ventas de marihuana recreativa comenzaron este año, resultarán instructivas. Si bien existen importantes diferencias en sus enfoques, ambos estados han autorizado a las empresas a cultivar, procesar y vender marihuana al tiempo que imponen reglas estrictas y elevados impuestos sobre ella. Otros estados que legalizaran probablemente adoptaran un modelo similar, porque se asemeja a la forma en que los gobiernos federales y estatales regulan el tabaco y el alcohol.

 

Una mejor manera de poner Impuestos

Los responsables políticos que tratan de regular la marihuana se enfrentan a retos similares a lo que los legisladores estadounidenses se enfrentaron en el final de la prohibición en 1933 . Como el alcohol durante la Ley Seca, la marihuana está ampliamente disponible en los Estados Unidos hoy en día. Pero será mucho más accesible después de la legalización, cuando las empresas dedicadas a la producción y venta ya no operen en el mercado negro ni se involucren en la violencia. El precio antes de impuestos del cannabis podría caer un 90 por ciento después de la legalización, de acuerdo con Robert MacCoun, profesor de derecho en Stanford y sus colegas investigadores. Por otra parte, las empresas de marihuana tendrán un incentivo financiero por obtener una amplia población por usarla regularmente. Un reciente informe elaborado por el Departamento de Ingresos de Colorado llegó a la conclusión de que casi el 90 por ciento de la demanda de la marihuana en el estado este año provendría de sólo el 30 por ciento de los usuarios, los que usan la droga de 21 a 31 días al mes.

Los reguladores tendrán que diseñar políticas que permitan a las empresas con licencia socavar el mercado ilegal, pero manteniendo los precios lo suficientemente altos para que la dependencia de la droga no aumente mucho. Una forma importante de reducir el uso es gravar la marihuana en gran medida, después de la prohibición habrá que sustituir la criminalización por la regulación y los impuestos. Colorado y Washington han gravado con altos impuestos que se basan en los precios, al igual que los impuestos de ventas existentes. Pero Mark Kleiman, profesor de política pública en la Universidad de California, Los Ángeles, advierte con razón de que tales impuestos perderán su mordedura cuando los precios inevitablemente disminuyan a medida que las empresas de marihuana se vuelvan más eficientes en la producción. Un mejor enfoque sería gravar la marihuana basandose en su potencia – que puede medirse de varias maneras, incluyendo la cantidad del componente THC – y aumentar la tasa en el tiempo para seguir el ritmo de la inflación.

Los legisladores no deben repetir los errores que se cometieron en el alcohol en los últimos años, los impuestos a la ligera y permitir que la industria esté altamente concentrada. (Sólo dos empresas controlan cerca del 75 por ciento del mercado cervecero estadounidense de hoy.) los impuestos especiales federales sobre el alcohol se aplican a tasas fijas en volumen; existen diferentes tarifas para licores, vinos y cervezas. Por ejemplo, el impuesto en un barril de cerveza es de $ 18, o 5 centavos por lata. Pero esas tasas de impuestos se incrementaron en el pasado año 1991 , a pesar de que el Índice de Precios al Consumidor ha aumentado un 75 por ciento desde entonces. La mayoría de los estados también han mantenido sus impuestos al constante consumo en los últimos años, en parte debido a la fuerte presión y a las grandes cantidades de dinero de la industria de bebidas. El impuesto estatal al consumo medio de cerveza es de 20 centavos por galón, o alrededor de 2 centavos por lata.

Los estados con mercado de la marihuana medicinal también tendrán que asegurarse de que los usuarios no están abusando de ella para evadir impuestos. En Colorado, por ejemplo, hay más de 111.000 personas con tarjetas de marihuana medicinal. Aquellos usuarios pueden comprar el medicamento con tasas de impuestos mucho más bajas que las personas que compran marihuana recreativa; en Denver, los habientes con tarjeta medica pagan impuestos municipales y estatales combinados de 7,62 por ciento, en comparación con el 21,12 por ciento de los impuestos que pagan los usuarios recreativos.

El problema es que casi cualquier persona puede obtener una tarjeta médica por recomendación de un médico. Los reguladores tienen que apretar el acceso a estos permisos o tarjetas y penalizar a los médicos que dan recomendaciones a centenares. De lo contrario, las tasas de impuestos sobre la marihuana recreativa serán fácilmente subvertidas.

1910-boys-smoking

No al Mercado para Menores

Una de las lecciones más importantes de la larga batalla del país contra la industria del tabaco es que está haciendo una enorme publicidad de papel mantenimiento la adicción a la nicotina, particularmente entre los adolescentes y adultos jóvenes. Aunque la marihuana es mucho menos adictiva que el tabaco, los estados que optan por legalizar debe imponer límites a las actividades de promoción de negocios de marihuana. Los controles deberían emular las restricciones dirigidas a los jóvenes, que prohíbe la publicidad de productos y el consumo al aire libre que la industria del tabaco aceptó como parte de su liquidación con los abogados generales estatales en 1998.

Los Estados deben exigir un enasado y  un etiquetado correcto de los productos que contengan sustancias que alteran la mente. Beau Kilmer, un experto en política de drogas de la RAND Corporation, dijo que los reguladores pueden restringir la venta de alimentos como dulces, bebidas y galletas hechas con marihuana o limitar la cantidad de ingredientes activos de la droga que se encuentran en cada porción. Los ingredientes también deben ser distribuidos de manera uniforme en todo el producto, y los reguladores deben probar las muestras para que los niveles dañinos de los pesticidas, moho y otras impurezas que a menudo se encuentran en el cannabis ilícito.
Para desalentar el uso de la marihuana con el alcohol, los estados pueden requerir que se vendan en diferentes lugares y prohibir el uso de cannabis en los bares y restaurantes. Los expertos dicen que el uso de la marihuana y el alcohol juntos es mucho más peligroso que el uso de ellas por separado. Un estudio sobre los efectos del consumo de marihuana en la conducción, publicado en el Diario Americano de Adicciones en el 2009 encontró en combinación de las dos sustancias “resultados de deterioro incluso en dosis que sería insignificantes de cualquiera de los fármacos por si solos. ”

 

Los productores no deben ser vendedores 

Los Estados deben mantener la producción y las ventas minoristas de marihuana por separado para asegurar que la industria no evoluciona en un grupo de política y financiero creando poderosas empresas integradas verticalmente. Después de la prohibición, los legisladores estadounidenses aprobaron un sistema de tres niveles en la industria del alcohol para asegurarse de que el país no veía el regreso de los ” establecimientos ligados “, o bares que fueran de propiedad o con deudas a los fabricantes de cerveza a través de préstamos y otros arreglos financieros. Casas atadas habían alentado del consumo excesivo por parte de sus clientes, lo que ayudó a impulsar el movimiento de la templanza. Colorado requiere inicialmente que los productores sean también los minoristas con el interés de obtener el mercado legal rápidamente, permitiendo que ellos se especialicen.

Con el tiempo, el Estado debería considerar la división de producción y ventas, Washington lo  ha hecho . Pero los estados tampoco deben copiar y pegar ciegamente las normativas del alcohol a la marihuana. Las reglas de distribución de cerveza del Estado, por ejemplo, injustamente han impedido a cerveceros artesanales la venta de sus productos en muchos lugares, una situación que no debe ser replicado en el negocio de la marihuana.

Para cada nivel de la industria, los sistemas de licencias deberían desalentar la concentración de poder en el mercado en manos de unas pocas empresas. Es importante que los reguladores recuerden la experiencia de Estados Unidos con la industria tabacalera, que está dominada por un puñado de grandes corporaciones. Durante décadas, los grandes fabricantes de cigarrillos socavaron la investigación científica sobre el daño que sus productos estaban causando y crear equipos para regulaciones sensatas. Si los estados permiten a las empresas de marihuana que se sientan demasiado grandes, podrían enfrentarse a monstruos corporativos que puedan ser difíciles de regular.

Los Estados también deben vigilar cada nivel de la industria, incluyendo el seguimiento de cómo las drogas se mueven a través del sistema. Esto debería ayudar a mantener a la marihuana legal en la no desviación hacia otros estados o países que no hayan legalizado el cannabis.
Lo que los Estados decidan hacer, es importante que estén dispuestos para modificar las políticas ya que los mercados de marihuana legal evolucionan. Los responsables políticos tienen poca experiencia en la regulación de un mercado totalmente comercial con la marihuana. Tiene sentido que los Estados procedan con cautela y se reserven el derecho a cambiar de rumbo a medida que aprenden más cobre el tema.  Por Vikas Bajaj   Fuente New York Times

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 49 vistas
Abrirán las puesrtas del primer museo del cannabis en Latino América en la ciudad de Montevideo, la capital uruguaya

0 54 vistas
Donald Trump está considerando la posibilidad de un inversor de Silicon Valley cercano a Peter Thiel para dirigir la Administración de Alimentos y Drogas

0 52 vistas
La ciudad alemana quiere legalizar la marihuana en vista del fracaso de su prohibición y tratamiento

0 64 vistas
Las probabilidades de mortalidad hospitalaria se redujo significativamente entre los usuarios de marihuana en comparación con los no usuarios en hospitalizados