Un alemán quiere montar el primer coffee shop móvil

Un alemán quiere montar el primer coffee shop móvil

por -
0 957 vistas

En principio, la venta de marihuana está prohibida en Alemania, a excepción del parque Görlitzer de Berlín, que con los años se ha convertido en un oasis para los consumidores de hierba y en un claro ejemplo de la indulgencia de la capital alemana a este respecto. Durante años, los residentes del barrio izquierdista de Kreuzberg han convivido en un ambiente de resignada paz con los camellos y compradores que frecuentan el parque, mientras que la policía —con la salvedad de alguna redada ocasional — hace la vista gorda.

Sin embargo, el aumento del número de traficantes —muchos de los cuales no disponen de permiso de residencia y venden droga como único modo de sustento— ha atraído violencia, hostigamientos y la atención mediática a la zona. El año pasado, la alcaldesa de Kreuzberg, Monika Herrman, propuso la apertura de un coffee shop legal para controlar la situación. La idea fue rechazada por el senado mientras crecen la tensión y la actividad policial en el parque.

EL último episodio de este tira y afloja se produjo a raíz de un vídeo de YouTube que circulaba en las redes sociales alemanas hace unos días. En él aparece un hombre apostado delante de un autobús colorido, en medio del desierto del Sáhara, anunciando  que el día 21 de junio va a abrir un coffee shop en el parque Görlitzer. Da la impresión de que lo ha planeado todo meticulosamente; dispone de un “permiso” de actividad empresarial para comercializar hachís marroquí y un póster en el que muestra todos los tipos de costo que pretende vender. “¡Ven al parque Görlitzer!”, exclama frente a la cámara. “¡Tendré mogollón de costo!”.

El hombre se llama Oliver Becker, aunque él se autodenomina “un auténtico activista de la marihuana”. En una conversación con la Asociación Alemana de la Marihuana, me aseguraron que Becker se toma muy en serio su iniciativa. Me pasaron con el propio Oliver, que se encontraba en Marruecos en aquel momento, para que me contara sus planes él mismo.

VICE: Hola, Oliver. He visto tu vídeo en YouTube. ¿Va en serio?

Oliver Becker:¡Por supuesto que va en serio! No es broma, tío. Hace mucho, mucho tiempo que formo parte del movimiento promarihuana. Creo que el 21 de junio es el momento oportuno —es el día en que Alemania competirá contra Ghana [en el Mundial]— y el parque Görlitzer es el lugar apropiado para empezar. La apertura de un coffee shop por todo lo alto es una buena señal, y yo soy la persona más adecuada para esto. Quiero que todo el mundo se entere de esto: “Holywoodstock” abre en Berlín.

¿Qué planes tienes?

Llevaré mi caravana al parque y pondré un cartel que diga “Coffee shop móvil”. Incluso tengo un sistema de megafonía. Todavía no lo he registrado, pero estoy en ello.

¿No tenías también un permiso de actividad empresarial?

¡Sí, claro! Fui al registro comercial .Sabía que el chico que había era joven, así que me lo camelé. Le dije, ”quiero abrir un negocio de importación y venta de costo de Marruecos”. Él me dijo, “¡pero eso es ilegal!”, y yo le respondí, “no, solo hace falta un permiso”. Y él me lo concedió.

No está mal.

Bueno, al cabo de 45 minutos el chico me llamó y me dijo que había estado leyendo sobre ello y me pidió que, por favor, volviera para revocar mi solicitud. Y eso hice.

¿Volviste?

Sí, no quería que el chico se metiera en problemas. La solicitud me costó 45 euros. Con un permiso así ya tengo margen con las autoridades de aquí, en Marruecos. Tengo algo que demuestra que me dedico a la importación y venta de costo marroquí. Ahora también estoy escribiendo una carta al rey de Marruecos para solicitarle que me reciba en audiencia.

¿No te dan miedo las autoridades marroquíes?

Ni lo más mínimo. No estoy en posesión de un solo gramo. Claro, si me paseara con unos cuantos kilos en la caravana, sería ilegal. Pero yo no llevo nada encima. Incluso he dejado de fumar costo. Aunque me hicieran un análisis de sangre, no encontrarían nada.

Pero has dicho que querías importar costo en Alemania.

Ese es mi plan de negocio, tal como se especifica en el certificado de comercialización. Otra cosa muy distinta es si yo voy a importar la mierda personalmente. Llevo tanto tiempo en el movimiento a favor del costo que tengo contactos en Alemania que manipulan grandes cantidades.

Entonces, ¿no es que vayas a ir en un avión con varios kilos de costo en la maleta?

Por supuesto que no. Incluso el hecho de que vaya al parque con la caravana no significa que vaya a llevar nada encima ni en el vehículo. Quizá podría ser alguien de entre la gente el que me pasara el material. Hay muchas opciones.

bus

¿Qué pasaría si la policía viniera y te arrestara en el parque? Te has esmerado en promocionar mucho tus planes.

En ese caso me pondré en huelga de hambre. Exigiré que todo se desarrolle sin violencia, sin radicales tirando piedras. No ofreceré resistencia. Espero poder reunir suficiente apoyo para llegar hasta el 50º día [de la huelga de hambre], que sería el día 9 de agosto, el día del Desfile de la marihuana de Berlín.

¿Quieres pasarte 50 días en huelga de hambre?

Sí. Voy a conseguirlo, incluso siendo diabético insulinodependiente.

En todo caso, esperemos que no haya que llegar a ese extremo, ¿verdad?

¡Claro! De hecho, no creo que pase eso. Informaré a la policía de todo. He escrito a la alcaldesa de Kreuzberg y a Christina Ströbele, parlamentario de Kreuzberg, pidiéndoles que hagan llegar mis datos de contacto al jefe de policía. Resistiré y apelaré a la Constitución.

Entonces, ¿es un acto de resistencia?

Totalmente. Resistencia según el Artículo 20, Sección 3 de la Constitución alemana: “Todo ciudadano alemán tiene derecho a resistencia cuando no disponga de otros medios”. [Nota del editor: realmente se trata de la Sección 4]. Una persona que esté encerrada por traficar costo es un prisionero político por lo que a mí respecta. Ten en cuenta que nuestra comisaria sobre drogas, Marlene Mörtele, hace propaganda de alcohol. Para mí, eso es inaceptable. Me resisto a eso.

Cuando se reúnen 120 expertos legales para elaborar un escrito en el que se defienda la legalización de la marihuana y presentarlo al parlamento y no sale absolutamente nada en claro de ahí, creo que entonces es hora de que la ciudadanía dé un paso adelante y diga lo que piensa. Y eso es lo que estoy haciendo. Soy un revolucionario —o evolucionario— profesional. Quiero que las cosas cambien.

También quieres dar a conocer la publicación de tu libro, ¿no?

Sí, se titula The Legaliser Autobiography. Participo en el movimiento a favor de la marihuana desde principios de los 90. Fui el primero en Alemania en vender semillas al por mayor. Desgraciadamente, también soy responsable en parte del reciente aumento de la venta de luz artificial, lo cual no es un desarrollo positivo, para mí. Me gustaría fomentar una vuelta a formas de iluminación más naturales.

¿A qué te refieres?

Para producir THC en condiciones naturales se necesita una colina. Todas las zonas de producción de cannabis del mundo se encuentran en la montaña; las montañas del Rif en Marruecos, el Himalaya en Afganistán o el Nepal, las Montañas Azules en Jamaica, etc. Es posible simular eso con luz artificial. Hemos logrado obtener niveles de THC que normalmente solo podrían conseguirse en montañas de cuatro o cinco mil metros de altura. En condiciones normales, no se puede cultivar ningún otro tipo de plantas a esa altura.

Todas las semillas que se venden en el mercado hoy en día se han producido con luz artificial. No estoy de acuerdo con eso. Ya no fumo maría porque te deja en un estado más letárgico. Obviamente, la razón principal es la de incitar al debate sobre las drogas.

Parece un libro interesante.

Tengo muchas historias que contar. Hago unas cuantas revelaciones que no van a gustar mucho a la gente, pero sostengo todo lo que digo en el libro: no soy un delincuente, aunque a veces haya pasado material por la frontera o haya vendido aquí y allá. Creo que una cajera de supermercado que venda una botella de whisky a un chico de 18 años es tan mala como un traficante.

Fuente VICE

Vídeo Oliver Becker

 

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 49 vistas
La acuaponía es una técnica de cultivo basada en la acuicultura, una combinación de la hidroponía y los sistemas acuícolas de recirculación cerrados.

0 89 vistas
Abrirán las puesrtas del primer museo del cannabis en Latino América en la ciudad de Montevideo, la capital uruguaya

0 77 vistas
Donald Trump está considerando la posibilidad de un inversor de Silicon Valley cercano a Peter Thiel para dirigir la Administración de Alimentos y Drogas

0 67 vistas
La ciudad alemana quiere legalizar la marihuana en vista del fracaso de su prohibición y tratamiento