Venta legal de kifi en el antiguo Protectorado español (Norte de Marruecos)

Venta legal de kifi en el antiguo Protectorado español (Norte de Marruecos)

por -
1 928 vistas

KIF-320x198El kif (también llamado kiffi) es una de las drogas derivadas del cannabis, antiguamente llamado cáñamo, del que se extraen otras sustancias nocivas para la salud como la marihuana, la griffa, el hachís en sus distintas modalidades de resina, aceite, etc. Y así como la marihuana se obtiene de las hojas y cogollo de la planta, el kif es una especie de polvo producto del cepillado de la flor seca del cannabis; por eso se le suele denominar también rapé. Se trata de drogas que, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas están prohibidas debido a los efectos nocivos que producen para la salud. Si bien, dichos efectos dependen mucho de la dosis ingerida, su grado de concentración y también de la práctica y cuidados que se tengan por parte de los consumidores inhalación. Por ejemplo, en el vecino Marruecos es generalmente conocido que la gente lo consume sin demasiado problema, sobre todo, en la zona Norte, en el Rif, donde es casi normal ver a los ancianos sentados en grupos alrededor de una mesa en cafetines u hoteles consumiéndolo normalmente, ya que ellos suelen usarlo casi con la experiencia y la asiduidad que como se hace con el tabaco, y también suelen acompañarlo de un rico té con azúcar y menta. En Ceuta, también se consume por muchos mayores de cultura musulmana, y con frecuencia se pueden ver también en algunos cafetines fumándolo con la llamada “pipa de kif”, que ese es también el nombre de una poesía que nuestro prestigioso literato Ramón Mª del Valle-Inclán escribió en 1920 en su época más esperpéntica; cuyo instrumento para el consumo de kif suele venderse como algo típico en algunos comercios ceutíes.

Tradicionalmente, el kif se ha venido consumiendo en la mayoría de los cinco continentes y en numerosos países desde la más remota antigüedad. Existen noticias que indican que hace unos 10.000 años ya se consumía en Asia con el descubrimiento de la agricultura, incluso atribuyéndole a la droga algunas propiedades curativas. Por ejemplo, Buda vivió a base de una semilla de cáñamo al día. El emperador chino Shen Nung, hace 5000 años, ya recomendaba el uso del cannabis para combatir el paludismo y la enfermedad de la gota. Los asirios citan el uso de dicha droga en el siglo IX antes de Cristo (a.C.). La primera descripción de la planta se obtuvo el año 2337 a.C. Galeno escribía el año 200: “Es común ofrecer marihuana a los invitados para favorecer la hilaridad y el disfrute”. Scheherazada se refería al cannabis en las Mil y una noches hacia el año 800. Entre los árabes, hacia el año 1271, el cáñamo era tan conocido y utilizado, que Marco Polo utilizó la atención de los europeos para recordarles su consumo por una Orden secreta llamada de los “hashishins”; sin embargo, el año 1378 prohibieron terminantemente su producción, imponiendo severos castigos a quienes lo consumieran, para volverla a autorizar hacia el siglo XV. Y Napoleón lo introdujo en Europa tras la campaña de Egipto, de manera que para 1840 las clases intelectuales de Francia e Inglaterra también lo consumían.

En la actualidad, aunque se produce en numerosos países, mayormente de Asia, como Pakistán, Afganistá, Nepal, Tibet, etc, el primer productor de esta droga es el vecino Marruecos, sobre todo, en su parte Norte, en las montañas del Rif, en Ketama, Chauen, etc, en las que se tiene como una cultura ancestral desde hace bastantes siglos; pero los marroquíes, tanto el rape como la marihuana, los consumen a modo similar a como en Europa se hace con el tabaco, de forma generalizada, en moderadas dosis, poniendo los debidos cuidados en su elaboración para que resulte lo menos nocivo posible para la salud y para ponerse contentos y relajados, con independencia de que se trate de una droga nociva. No en vano, Marruecos es el primer productor del mundo de sustancias derivadas del cannabis, con las que luego trafican numerosas redes clandestinas de narcotraficantes que operan entre España y el Norte de Europa reportándoles pingües beneficios, porque el tráfico está fomentado por su explotación industrial y comercial. Y es que, los marroquíes apenas dan importancia a dichas sustancias, que tienen como algo tradicional en su país, sin que vean en ellas el peligro para la salud que en realidad tienen.

Una prueba evidente del grado de tolerancia y connivencia que en el vecino país se ha tenido, y aun sigue teniendo, hacia el consumo de kif, viene a ponerlo claramente de manifiesto una disposición que me ha enviado por Internet un buen de Madrid, publicada el Boletín Oficial de la Zona de influencia de España en Marruecos en el que fue antiguo Protectorado, que creo tiene valor histórico. Se trata de un dahir (decreto) del antiguo Sultán de Marruecos, dado en 1916, que debía luego refrendar para su posterior publicación el Alto Comisario español, y en el que textualmente se lee: Año IV. Madrid, 10 de diciembre de 1916, número 23. Boletín Oficial de la Zona de influencia española en Marruecos. Dahir autorizando a la Compañía del Monopolio de Tabacos de Marruecos la venta de kif cortado en paquetes. “Loor a Dios único. Sólo su reinado es perdurable (lugar y sello). Se hace saber por este escrito que nosotros, por la gracia de Dios, su poder y su fuerza, hemos autorizado a la Compañía de Tabacos de Marruecos para la venta de kif cortado en Morocco-spanish-protectorate-1955-a.svgpaquetes, por el precio de 25 pesetas hassani el kilogramo, dividido en paquete de 10 gramos cada uno, a razón de 25 céntimos hassani. El comprador, sin embargo, podrá adquirir, como hasta ahora, manojos de kif sin picar; igualmente autorizamos al mencionado Monopolio para la introducción de un nuevo tipo de rapé al precio de 30 pesetas hassani el kilogramo, dividido en paquetes de 50 gramos, que se venderán al precio de 1´50 pesetas hassani cada paquete. En su consecuencia, ordenamos a nuestras autoridades y demás encargados de nuestro mando obren a su tenor, sin extralimitación. A 25 de Moharrem de 1335 (25 de noviembre de 1916)”. Acto seguido, el dahir es promulgado por el alto Comisario de España en virtud de otro decreto suyo del siguiente tenor literal: “Visto el dahir expedido en esta fecha por Su alteza Imperial el Príncipe Muley El Mehdi Ben Ismail Ben Mohamed, autorizando a la Compañía del Monopolio de Tabacos en Marruecos la venta de kif Tetuán a 25 de noviembre de 1916, F.G. Jordana”.

Texto completo en ElFaro

1 COMENTARIO

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 30 vistas
Las dos plantas se llaman cannabis sativa, tanto la marihuana como el cáñamo, aunque una de ellas es psicoactiva y la otra no lo es

0 59 vistas
El asambleísta republicano Michael Patrick Carroll, conservador de la cámara baja, introdujo una medida que trataría la marihuana como el tabaco,

0 79 vistas
Unos investigadores utilizaron el cáñamo para representar como podrían haber movido las estatuas de la Isla de Pascua

0 222 vistas
El derecho a la salud, cuando hablamos de drogas, dista mucho de cumplirse en el mundo en el que vivimos, y el ámbito del cannabis no es excepción