LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
4 evidencias cientificas de efecto positivo del cannabis en cerebro

4 evidencias cientificas de efecto positivo del cannabis en cerebro

0 2.823 vistas

Las nuevas investigaciones muestran que el cannabis proporciona protección y aporta algunos beneficios al cerebro humano. Aquí hay cuatro pruebas que muestran que la marihuana tiene un efecto positivo en el cerebro y que ayuda a mantenerlo en mejor forma, previniendo la demencia e incluso la muerte.

1. El cannabis causa el crecimiento de nuevas células en el cerebro

Las campañas gubernamentales contra la marihuana a menudo indican que la marihuana mata las células del cerebro, pero ahora sabemos la verdad. Estos estudios realizados en la década de 1970 ya han sido desacreditados . El estudio consistía en ponerse una máscara de gas mono y bombear humo con el equivalente de varios cientos de porros. Los monos y sus células cerebrales murieron por falta de oxígeno, no por el cannabis.

La investigación contemporánea afirma todo lo contrario: que los ingredientes activos contenidos en el cannabis estimulan el crecimiento de nuevas células cerebrales. La mayoría de los estimulantes “suprimen la neurogénesis”, dijo el Dr. Zhang. “Solo la marihuana promueve la neurogénesis”, lo que significa que ayuda a crear nuevas células en el cerebro .

Investigadores de Brasil profundizaron en la investigación, demostrando que el CBD también causa el crecimiento de nuevas células cerebrales . Investigadores de Italia han descubierto el mismo efecto causado por otro cannabinoide: el CBC .

No hay duda de que los cannabinoides forman nuevas células cerebrales. Esto ayuda a explicar estudios anteriores que han demostrado que los cannabinoides pueden tratar eficazmente los trastornos del estado de ánimo, como la depresión, la ansiedad y el estrés, todos los cuales están asociados con la falta de neurogénesis.

2. La marihuana previene la enfermedad de Alzheimer

 

Se estima que 30 millones de personas en todo el mundo sufren la enfermedad de Alzheimer . La investigación actual muestra que el uso de cannabis puede combatir la enfermedad y la demencia al limpiar las placas beta-amiloides en el cerebro.

“El THC es un potente antioxidante conocido con propiedades neuroprotectoras que afecta directamente la enfermedad de Alzheimer al reducir los niveles de beta amiloide e inhibir su acumulación”.

Esto fue confirmado por estudios previos en 2008 que demostraron que el THC “trata simultáneamente los síntomas de la enfermedad y la progresión de la enfermedad de Alzheimer”.

Este estudio mostró que “en comparación con los medicamentos actualmente aprobados y recetados para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer, el THC es más eficaz”.

3. El cannabis previene el daño cerebral después de una lesión o un derrame cerebral

Varios estudios recientes han demostrado que los cannabinoides protegen el cerebro del daño cerebral permanente después de un accidente o accidente cerebrovascular.

La investigación del 2012 y 2013 mostró que las bajas dosis de THC protegen al cerebro del daño causado por el monóxido de carbono o el trauma mecánico. Los investigadores descubrieron que el THC “protege y retiene las capacidades cognitivas y también puede utilizarse profilácticamente para la protección continua del cerebro”.

Un estudio de 2014 mostró que las personas que tenían lesiones cerebrales que tenían rastros de THC detectados en el cuerpo tenían un 80% menos de probabilidades de morir por un traumatismo craneal grave. Esto significa que en el grupo de fumadores ocasionales y el grupo de abstemios que han sufrido una lesión cerebral, habrá solo 2 muertes en el grupo de fumadores por cada 10 muertes sufridas por los abstemios.

Solo en Estados Unidos, 52,000 personas mueren por lesiones en la cabeza cada año . Este estudio mostró que si cada estadounidense adulto hubiera encendido varios porros a la semana, se podría evitar el 80% de esas muertes, o más de 41.000 vidas.

4. La marihuana en el tratamiento del cáncer cerebral

El uso de cannabinoides para tratar el cáncer es emociante. Los estudios repetidos en animales han demostrado que los cannabinoides matan las células tumorales y reducen los tumores a la vez que proporcionan una protección celular saludable.

Una investigación en el 2012 mostró que el CBD detiene la metástasis de formas agresivas de cáncer, otra investigación en 2013  mostró que una mezcla de seis cannabinoides mataba las células de leucemia, y un estudio del 2014 mostró que el THC y el CBD combinado con la quimioterapia tradicional “drásticamente” reducía el tamaño del tumor en el cerebro . La mayoría de estos estudios, sin embargo, se realizaron en animales, que, sin embargo, como los humanos, tienen un sistema endocannabinoide .

El uso de cannabis en el tratamiento del cáncer de cerebro no es nada nuevo. Ya en 1998 se demostró que el THC “causa la muerte natural de las células de glioblastoma, una forma agresiva de cáncer cerebral”. La investigación de 2009 mostró que el THC “mata las células cancerosas, pero no afecta a las células sanas”, en comparación con la quimioterapia tradicional.

Los beneficios curativos de la marihuana y los cannabinoides son enormes y, finalmente, ha llegado el momento de que cada ciudadano tenga acceso a esta planta extraordinaria.

NO COMMENTS

Leave a Reply

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 19 vistas
El senador de Nevada, Richard "Tick" Segerblom, desciende de una larga lista de legisladores y jugó un papel decisivo para legalizar el cannabis en el Estado

0 37 vistas
Willie Nelson se presentará en el mitin de Austin para su compañero Representante de Texas Beto O'Rourke el 29 de septiembre

0 104 vistas
A la industria de la marihuana no le gusta la palabra stoner, lo que en español traduciríamos como “fumeta” o “fumao” y no es de extrañar

0 39 vistas
Anteriormente las proyecciones del mercado del cannabis solo consideraban las contribuciones de las industrias médicas y recreativas, sin distinción.