Buscar

Frente de Organizaciones Cannábicas Argentinas - resultados de búsqueda

Si no estás satisfecho con los resultados, realiza otra búsqueda

1 171 vistas

Organizado por la ONG Cannabicultores de Necochea, el 26 y 27 de febrero se llevó a cabo en esa ciudad el Cuarto Encuentro Nacional de Agrupaciones Cannábicas, con la participación de 22 organizaciones de diferentes partes de Argentina, la cita más convocante de la historia del movimiento cannábico nacional.

Durante el encuentro, que duró dos días y fue declarado de interés municipal por el Honorable Consejo Deliberante de Necochea, se discutieron diferentes aspectos que hacen a la realidad de las personas que cultivan cannabis en Argentina: las crecientes detenciones a cultivadores, los robos de plantas, la producción solidaria de aceite de cannabis y el tratamiento en el Congreso de una ley de cannabis medicinal, entre otros.

El cierre del evento se llevó a cabo en el Polideportivo Municipal de Necochea, donde se leyó el comunicado firmado por las 22 organizaciones presentes, que bajo el lema “juntos somos más fuertes” invita a todas las agrupaciones del país a sumarse al Frente de Organizaciones Cannábicas de Argentina. Y cierra con un fuerte reclamo: “libertad a todos los presos por plantar a lo largo del país”.

A continuación, el texto completo del comunicado de las 22 organizaciones:

En el marco del 4to Encuentro Nacional de Agrupaciones Cannábias, llevado a cabo en la ciudad de Necochea los días 26 y 27 de Febrero del año 2017, se sentaron los pilares del “Frente de Organizaciones Cannábicas Argentinas“, quienes manifestamos públicamente nuestro compromiso con el autocultivo, como principal objetivo y base fundamental del movimiento, promoviendo la conexión de las personas con la tierra y los ciclos naturales por fuera de una lógica de mercado propiciando la soberanía y autonomía del bienestar y la salud.

Exigimos, frente a la urgencia sanitaria manifiesta por la falta de materia prima para atender la demanda de los miles de usuarios terapéuticos, poner en consideración, al momento de plantear la ley, las distintas maneras de acceso al cannabis a través del cultivo solidario y colectivo.

Ante la prohibición impuesta y las limitaciones en el acceso a la planta, vemos necesario el intercambio y preservación de genéticas por medio de semillas y esquejes, así como también la estandarización de las buenas prácticas de cultivo y producción de derivados.

Ante la problemática de la creciente violencia institucional nos comprometemos a desarrollar estrategias comunes en la búsqueda de la seguridad de los cultivadores y sus cultivos, que hoy en día se ven vulnerados tanto por parte de las fuerzas represivas del estado como también por los hurtos y robos que son favorecidos por las, ya probadas y erradas políticas actuales .

Dejamos de manifiesto que el actual proyecto de ley, próximo a tratarse en el senado de la nación, deja excluidos a los cultivadores que, frente a la ausencia estatal, producen y comparten solidaria y desinteresadamente, el producto de sus cultivos y derivados.

Entendemos que todo uso del cannabis es terapéutico, desde el cultivo hasta su utilización.Recalcamos que somos los cultivadores a lo largo del país, hoy perseguidos y criminalizados, los que estamos dando respuesta a la falta de políticas públicas que favorezcan el acceso seguro y democrático al cannabis.

Exigimos la participación del estado en el campo de la investigación y la profundización del desarrollo del conocimiento en el área del uso terapéutico del cannabis. Convencidos de esto trabajaremos institucionalmente en el desarrollo de protocolos de investigación en el terreno del uso de cannabis terapéutico para su posterior difusión de cara a la sociedad.

Frente a la emergencia declarada por el estado en materia de adicciones y narcotráfico, consideramos la reducción de daños, la mejor alternativa para hacer frente al consumo problemático y sus efectos en la sociedad. Creemos que es fundamental apostar a la unificación del movimiento nacional, convocando a los diferentes colectivos cannábicos del país a sumarse a este frente ya que juntos somos más fuertes.

Sostenemos que es necesario reivindicar la labor del cultivador exigiendo una nueva regulación en torno a la planta que no lo criminalice y contemple su situación. Las asociaciones cannábicas no se financian por medio de la venta de cannabis y sus derivados. Nos manifestamos en contra de la prohibición que favorece la especulación y alienta el mercado ilegal.

Debido a todo esto, invitamos a la comunidad en general a participar activamente de los diversos colectivos cannàbicos sumándose a la Marcha Mundial de la Marihuana el primer Sábado del mes de Mayo en sus ciudades.

Libertad para Adriana Funaro y todos los presos por cultivar a lo largo del país. NO SOMOS NARCOS

49 99.235 vistas
La mujer mayor sigue con la pierna rota aunque “ya no con esos fuertes dolores. Volví a valerme por mí misma”. (Foto: Alfredo Leiva)

La anciana argentina dijo que los medicamentos recetados para la artrosis le afectaron al hígado y estómago. Cuando su médico le comentó el uso de aceite de cannabis, lo probó y “Sentí gran alivio”.

Encarnación de 97 años y muy sonriente, habló con Rio Negro sobre su cansancio de consumo de las medicinas recetadas para su enfermedad, y de como el aceite de cannabis cambió su pésimo estado con dolencias de pesadilla a su estado optimo actual.

La anciana sufre de artrosis hace ya unos años y hace un par de años, se cayó rompiéndose el fémur sufriendo unos dolores inaguantables.

“La medicación que me recetó el médico me sentó muy mal. Me dolía todo –y no es para menos: no es fácil vivir con los huesos rotos–, me dormía, siempre vomitando. Los fármacos me hicieron muy mal al hígado y al estómago. Mis hijos pensaron que moría”, contó la mujer.

Entonces su médico le sugirió el extracto de cáñamo (aceite CBD) y Encarnación lo adquirió en Buenos Aires ingiriendo dos gotas diarias por la mañana, otra al mediodía y tres por la noche. Mejoró inmediatamente.

“Con todo lo que sufría, me largué a tomar el aceite y sentí un gran alivio. Sigo con la pierna rota pero ya no con esos dolores tan tremendos. Vivía caída. Esto me volvió la vida al cuerpo, volví a valerme por mi misma, a recibir visitas, a tejer y estoy de buen humor. De vez en cuando hasta me tomo algún vinito o un guindado”, cuenta la anciana

Su mejoría fue abismal, aunque este caso no esta tipificado en la ley argentina para el uso de cannabis medicinal. “La ley no especifica una determinada patología y esta abierta, aunque en la reglamentación, se restringió el programa a la epilepsia refractaria. Por lo tanto, las personas mayores como Encarnación, con artrosis, dolor crónico, Parkinson o Alzhéimer quedarían fuera”, aseguró Gabriela Calzolari, una bióloga del Frente de Organizaciones Cannábicas Argentinas (Foca).

“La Academia Nacional de Ciencias y Medicina Argentina dijo que para el dolor, la espasticidad muscular y los vómitos, ya no se investigaba más ya que hay evidencia contundente en relación a los beneficios del cannabis”, dijo.

Gabriela Calzolari también dijo que “un artículo se que quedó sin reglamentar –no esta vigente–: justamente el que evitaría el castigo por el auto cultivo medicinal”. “La ley tiene un gran problema para acceder al cannabis y muchos usuarios tienen que ir al mercado negro. El cultivo personal es la base y no todos podrían hacerlo, por eso, es de vital importancia que exista una producción nacional”.

La solicitud para poder acceder al cannabis medicinal no es sencilla

Gabriela Calzolari, comenta que el año pasado se publicó un estudio preclínico donde a ratones viejos con deterioro cognitivo “se les administró THC, en bajas dosis y mejoraron mucho. Mucha gente está fuera de esta ley y debe recurrir al mercado negro”.

“Uno de los requisitos es no haber consumido cannabis en un mes. Hay mucha gente que ya lo está usando”, también recalco. Además, la solicitud es compleja porque un médico debe solicitar la aprobación a la Anmat según la patología que presente el paciente. “Se debe justificar por qué se solicita, rellenar una plantilla, presentar su curriculum y contar con recetas exclusivas de los estupefacientes”, expresó.

0 123 vistas

Comenzó la apertura del Primer Congreso Argentino de Cannabis y Salud que  visibilizará las propiedades benéficas del cannabis.

En el edificio cercano a la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires dio comienzo el Primer Congreso Argentino de Cannabis y Salud que quiere dar a conocer las múltiples propiedades y aplicaciones del cannabis que son beneficiosas para nuestra salud y en el marco de la ley argentina que autoriza su uso terapéutico.

El congreso ha sido organizado por la UNLP, la Honorable Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires, el diputado provincial Marcelo Torres, las organizaciones civiles Mamá Cultiva, Cannabis Medicinal Argentina, Frente de Organizaciones Cannábicas Argentinas, Centro de Estudio de la Cultura Cannábica, y Revista THC y durará hasta el próximo viernes, con actividades en las distintas facultades de la UNLP.

En la apertura del congreso, Raúl Perdomo, el presidente de la Universidad, llamó a los asistentes a “trabajar para que la reglamentación de la ley recientemente aprobada que permite el uso medicinal del cannabis incluya a las universidades nacionales, ya que hasta ahora sólo habilita para el cultivo y la investigación al Conicet y al INTA”.

También, el diputado Torres, que fue uno de los impulsores de la adhesión provincial a la Ley Nacional 27.350 que acuerda el uso médico del cannabis, subrayó que “el mayor orgullo es poder legislar para atenuar el dolor y aportar para mejorar la calidad de vida de las personas que sufren. El trabajo de los legisladores tiene que estar volcado a solucionar los problemas de la gente y este es un claro ejemplo de eso”.

El Congreso contó con la presencia del defensor del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires, Guido Lorenzino, la decana de la Facultad de Trabajo Social, Alejandra Wagner, la decana de la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales, Sandra Sharry, el vicedecano de la Facultad de Ciencias Médicas, Eduardo Escudero y el vicedecano de la Facultad de Ciencias Exactas, Patricio de Urraza, el doctor Marcelo Morante y la presidenta de la Fundación DAYA Chile, Ana María Gazmuri.