Buscar

Uruguay - resultados de búsqueda

Si no estás satisfecho con los resultados, realiza otra búsqueda

0 113 vistas

Una ignota farmacia de un barrio alejado del centro de Montevideo, en Uruguay, amanece con una larga fila de 100 personas. Sólo el cannabis lo hizo posible. Se trata de la farmacia Silleda, la cual vende cannabis legal desde abril de 2018, siempre, con un lleno total cada vez que llegan los paquetes.

A las 9.00 horas estaba marcado el inicio de venta y desde temprano  el periódico El País pudo observar una larga cola sobre la avenida. Pero la fila finalmente no duró tanto debido a que dos horas más tarde el cannabis fue agotado. En la farmacia dijeron que recién se repondrá la próxima semana.

La misma realidad atraviesan las otras 16 farmacias de Uruguay que cuentan con la aprobación del Instituto de Regulación y Control de Cannabis (IRCCA) para vender la marihuana oficial. La falta de stock es preocupante y el Estado tomó cuenta de ello.

La farmacia Silleda, ubicada en Brazo Oriental, es junto a otra ubicada en Maroñas, las que están establecidas al norte de Montevideo. Luego hay tres en Pocitos, una en Ciudad Vieja y una en Cordón. Fuera de Montevideo hay dos en Maldonado, una en Artigas, una en Canelones, una en Flores, una en Lavalleja, una en Payasandú, una en Salto, una en Tacuarembó y una en Treinta y Tres. Demasiado pocos puntos de expendio para un país que no es grande, pero tampoco una isla.

El stock de marihuana oficial se repone todos los miércoles y una vez que sale a la venta los jueves “se agota el mismo día”, según dijeron a El País en las farmacias. “No llega ni a la tarde”, comentó el empleado de una farmacia de Montevideo.

Actualmente el IRCCA tiene registrados 34.199 personas habilitadas para adquirir marihuana en farmacias, 6.854 cultivadores y 116 clubes de membresía. En las farmacias las personas registradas pueden comprar hasta 10 gramos semanales lo que hace 40 gramos al mes o 480 gramos en el año.

A diferencia de Canadá, que legalizó el uso recreativo el pasado 17 de octubre, Uruguay no grava con agresivos impuestos las flores que dispensa en las farmacias habilitadas en todo el país. Sin embargo, el Estado se vio obligado este año a aumentar un 3,3% el costo al público.

El Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA) anunció que el precio del paquete de cinco gramos dejó de valer 213 pesos uruguayos y pasó a costar 220 pesos uruguayos, o lo que es lo mismo decir, 5,91 euros. Este aumento corresponde a los ajustes semestrales que realiza el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca).

Las empresas actuales no dan abasto

El gobierno intenta balancear la demanda y la oferta de la marihuana legal y para eso abrió el 11 de febrero un llamado para nuevas empresas interesadas en producir cannabis. Hasta el momento, sólo dos empresas proveen al Estado y no dan abasto.

El objetivo es aumentar la cantidad disponible de cannabis en los puntos de venta. Desde que comenzó la comercialización en farmacias en julio de 2017, los comercios siguen recibiendo la misma cantidad de marihuana mensual, sin embargo, la cantidad de usuarios sigue creciendo.

Algunos usuarios señalaron la necesidad de incrementar el número de farmacias adheridas y propietarios consultados sostienen que en general lo que sucede es que no todos los registrados están activos entonces son los mismos que se repiten en cada compra, aquellos que cuentan con el tiempo suficiente para realizar colas.

Por Rama

1 194 vistas

El último lustro ha sido marcado por la legalización del cannabis en Uruguay. El pequeño país de Sudamérica fue el pionero en legislar en favor de la planta para su consumo recreativo, sin embargo, la otra faceta, la medicinal, está atrayendo a los grandes capitales de la industria, al punto que muchos ya piensan en la marihuana como un nuevo commoditie para la exportación.

La agencia de noticias estadounidense AP ingresó a uno de los establecimientos que ya están cultivando, propiedad de la firma Fotmer, ubicado en la localidad de Nueva Helvecia, 130 kilómetros al oeste de Montevideo, la capital uruguaya.

Fotmer es una empresa de capitales locales y estadounidenses que ya invirtió siete millones de dólares en laboratorios y cultivos, y emplea a 80 personas. En diciembre, el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, inauguró otro laboratorio para producir medicamentos a partir del cáñamo, con una inversión de 12 millones de dólares. En este caso se trata de la empresa ICCLabs, propiedad de la canadiense Aurora.

“Uruguay tiene hoy un dinamismo en la industria del cannabis que es muy difícil de encontrar en otros sectores”, dijo a AP Diego Olivera, principal responsable de la Secretaría Nacional de Drogas.

Los cultivos de Fotmer abarcan 18 grandes invernáculos, cada uno de 100 metros de largo por 12.5 de ancho. En total son 35.000 plantas, muchas de la cuales ya tienen más de un metro de alto, y crecerán hasta dar sus preciadas flores en marzo. La empresa -cuyos inversores ya tienen cultivos de este tipo en el estado de Colorado- tiene autorizada la producción de diez toneladas anuales de flores secas para empleo en la industria médica.

Pero Fotmer no está solo. Olivera precisó que otra empresa de capitales estadounidenses ya comenzó a instalarse tras obtener una licencia para producir 120 toneladas anuales de flores en un campo no muy lejano del de Fotmer, en una inversión que superará los 40 millones de dólares.

Helena González, bióloga y gerente de calidad, investigación y desarrollo de Fotmer, dice que hay 2.000.000 de personas que consumen productos de cannabis medicinal en Estados Unidos, donde la mayoría de los estados ya legalizó su uso. También hay 800.000 en Alemania y 340.000 en Canadá. Es por ello que la compañía no piensa en el reducido mercado local de un país de apenas 3.3 millones de habitantes.

Mercado latinoamericano crece rápido

“El mercado latinoamericano está mal abastecido y está creciendo rápido. Los colombianos, peruanos, chilenos, todos viajan y ven lo que ocurre en Estados Unidos y Canadá, o leen la noticias. Ven que hay buenas terapias basadas en el cannabis”, dijo a la AP Chuck Smith, principal de la empresa estadounidense Dixie Brands que días atrás anunció una asociación con Khiron Life Sciences, para transformar a esta última en líder de ventas en América Latina de marihuana envasada para uso medicinal y recreativo.

Smith informó que Khiron -la empresa que tiene de asesor al expresidente mexicano Vicente Fox- ya tiene planes de inversión en este campo en Brasil y Uruguay.

Uruguay vive una explosión de negocios e inversiones cannábicas. Más de 20 empresas están desarrollando proyectos a partir de la hierba. Y hasta la Facultad de Veterinaria investiga para desarrollar medicamentos cannábicos para mascotas. El gobierno estimó meses atrás que el país recibiría inversiones por 120 millones de dólares en este campo, pero Martín Rodríguez, director del Instituto de Regulación y Control del Cannabis dijo a la AP que la cifra debería ser corregida al alza.

Por Rama

1 213 vistas

La ley uruguaya cumplió un lustro de avance a todo pulmón. Las acotadas posibilidades de un país de apenas tres millones de habitantes hace que el desarrollo de la que fuera la norma pionera en el mundo sea lento. Sus creadores, y ahora ejecutores, vivieron los últimos cinco años haciendo equilibrio entre el costo político que tienen que pagar de cara a la oposición y la protección del bolsillo (y la salud) de los usuarios.

A diferencia de Canadá, que legalizó el uso recreativo el pasado 17 de octubre, Uruguay no grava con agresivos impuestos las flores que dispensa en las 17 farmacias habilitadas en todo el país. Sin embargo, el Estado ahora se ve obligado a aumentar un 3,3% el costo al público.

El Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA) anunció que el precio del paquete de cinco gramos dejó de valer 213 pesos uruguayos y pasó a costar 220 pesos uruguayos, o lo que es lo mismo decir, 5,91 euros. Este aumento corresponde a los ajustes semestrales que realiza el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca).

Bruno Callero, del Movimiento de Liberación de Cannabis, destacó a Radio Monte Carlo que el aumento sea menor que la inflación, “lo que implicaría un abaratamiento”. Asimismo, Callero señaló que “lo que sigue haciendo falta” es que haya mayor distribución de la marihuana estatal, ya que las empresas que tienen la licencia “no han logrado satisfacer la demanda”.

“Sigue habiendo más demanda que la oferta que se puede lograr colocar en las farmacias, más allá del tema de que son pocas farmacias para que el acceso sea universal. Algunas partes del territorio uruguayo quedan a muchos quilómetros de la farmacia más cercana”, dijo y opinó que es necesario que más empresas obtengan la licencia para producir. A su vez, opinó que si la demanda es mayor que la oferta es porque hay una “adecuada” satisfacción por parte de los consumidores.

“Cuanto más se logre satisfacer a los usuarios de marihuana, más mercado le estamos quitando al narcotráfico”, añadió Callero, quien además dijo que 220 pesos “parece un precio accesible y realmente competitivo con la marihuana del mercado negro”. Un gramo de cannabis por fuera del mecanismo legal oscila entre los 200 y los 350 pesos locales.

El precio del cannabis en Uruguay es económico

El precio coloca a Uruguay entre los países más baratos del mundo para fumar marihuana, entre aquellos que legalizaron. Y por fuera de lo legal, el gramo, a 1,18 euros, es mucho más barato que en otros países de la región como, por ejemplo, Ecuador, donde la marihuana cuesta alrededor de 18,504 euros. No obstante, es más caro que en Colombia, donde el gramo cuesta 0,370 euros.

Según datos del Ircca, son 31.565 las personas inscriptas para comprar marihuana en las farmacias, son 6.980 los autocultivadores y son 110 los clubes (que abarcan a 2.831 personas). En total, son 41.376 personas inscritas en el sistema legal de cannabis. El Ircca estima que el mercado legal de cannabis, desde la instrumentación de la política, superó los 22 millones de dólares en cinco años de legalidad.

Por Rama

0 397 vistas
Macfoto

Hace algunos meses Uruguay estaba en boca de todos, o más precisamente uno de sus equipos de fútbol más emblemáticos, Peñarol. Un empleado del club encontró entre los cimientos mismos del estadio un plantín de marihuana creciendo libre, al sol. Su existencia duró lo mismo que la novedad, y fue arrancado de cuajo. El caso generó conmoción en buena parte de la sociedad y, en otra, recordó a las mejores épocas del cultivo guerrilla en los macetones públicos de Paris. 

Ahora, las raíces de la libertad volvieron a encontrar la luz en el centro de la ciudad de San José de Mayo, capital del departamento de San José, lindero con Montevideo y Colonia. La aparición fue, más precisamente, en los canteros de la plaza principal, llamada “33 Orientales”. 

Inocentes e insolentes plántulas y plantines de cannabis que irrumpieron en el ágora pueblerino y enseguida se hicieron virales gracias a YouTube. La confirmación del hallazgo corrió por cuenta del portal San José Ahora, que registró que en el lugar habían indicios de la existencia de otras plantas de marihuana que fueron arrancadas, y alguna pequeña planta que luego fue extraída más tarde.

Los canteros fueron arreglados por el Garden Club de San José, coordinados por el Gobierno Departamental, meses antes del descubrimiento. pero la integrante del club María Graciela Antognazza , quien estuvo encargada del proyecto, dijo a San José Ahora que no fueron ellos quienes pusieron las plantas cuando hicieron los arreglos. Y por si hacía falta aclarar, enfatizaron que que quien puso las semillas en el cantero no tenía la autorización correspondiente.

Gobierno de Uruguay provoca pérdidas al narcotráfico por legalización

La noticia, por más insólita que parezca, es síntoma de algo que está ocurriendo en términos de normalización de la planta. En ese sentido, el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA) informó que con la implementación de la ley de regulación de la marihuana de 2013, el Gobierno de Uruguay provocó pérdidas al narcotráfico de 22 millones de dólares

“Se estima que el volumen de dinero que ha dejado de ser canalizado a través del mercado ilegal desde la instrumentación de la política pública supera los 22.000.000 de dólares”, indica el IRCCA en el quinto informe sobre el estado de situación del mercado regulado del cannabis al 30 de noviembre de 2018.

La ley de regulación del cannabis, aprobada en 2013 bajo el Gobierno de José Mujica (2010-2015), estableció tres vías legales para que los particulares puedan obtener marihuana recreativa, con fines no médicos: cultivo en casa, clubes de membresía o de membresía y a través de farmacias registradas. Tras la aprobación de la norma, el entonces presidente dijo que se trataba de la “regulación” de algo que ya existía frente a las narices de los ciudadanos, “en una esquina, en las puertas de los liceos (escuelas)”.

La normativa, agregó, fue creada con la intención de “arrebatarle el mercado a la clandestinidad e identificar un mercado a la luz del día”. Y al parecer lo está logrando.

Por Rama

0 212 vistas
Cannabis Uruguay

“Crear dos, tres, 1.000 Vietnam”. Ese fue el llamado hecho por Ernesto Che Guevara a los pueblos oprimidos del mundo, el 16 de abril de 1967, desde La Habana. El objetivo, pelear contra el imperialismo norteamericano. Eso parece haber logrado el gobierno de izquierda de Uruguay, aunque en términos mucho menores: crear dos, tres, 1.000 cultivos domésticos. Y terminar con el mercado negro (aunque todavía falte mucho para ello), un mercado que es robustecido diariamente, también por Estados Unidos, el principal consumidor mundial de muchas sustancias.

Según el último informe del Observatorio Uruguayo de Drogas, realizado con la colaboración del Área de Sistemas de Información y Registros del Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA), da cuenta de que en los últimos cinco años, desde que se gestó la revolucionaria ley, se han registrado unos 6.980 cultivadores y 2.831 clubes de cannabis. El estudio también refiere al mercado (de izquierdas pero tampoco tontos), y calcula que el mercado regulado llega a 22 millones de dólares al año.

Datos hasta el 30 de Noviembre

El informe, que tiene datos al 30 de noviembre pasado, también refiere que hay 31.565 adquirentes de cannabis registrados para acudir a las 17 farmacias dispuestas en todo el país, aunque con predominancia en Montevideo, la capital del pequeño país que apenas tiene unos 3 millones de habitantes.

Sin embargo, el departamento de Maldonado (donde está el exclusivo balneario Punta del Este) es el que cuenta, en términos relativos, con la mayor cantidad de personas registradas en el mercado regulado, entre las tres vías de acceso se cuentan 4.509 personas. Esto se traduce en que cada 1.000 habitantes mayores a 18 años hay 38 que están en el mercado regulado.

En segundo lugar se ubica el departamento de Flores (centro del país, a dos horas de Montevideo), que sin tener clubes registrados, mantiene dentro del mercado regulado a casi 22 personas por cada 1.000 habitantes mayores a 18 años. 

Los departamentos con menor peso en términos relativos son Rivera y Cerro Largo (ambos fronterizos con Brasil) donde sólo 4 y 5 de cada 1.000 habitantes mayores de 18 años están registrados para acceder a marihuana por alguna de las tres vías previstas.

El estudio cuenta que durante el período que fue del 19 de julio de 2017 al 30 de noviembre de 2018 se realizaron 383.280 transacciones de paquetes de cannabis de cinco gramos en las farmacias, que totalizaron 1.916 kilos. De éstos, el 61,5% se vendieron en las farmacias radicadas en Montevideo y el restante 38,5% en las distribuidas en los departamentos del interior del país.

Gran aumento a través de las farmacias

El mayor aumento en el registro se observa en el mecanismo de acceso a través de farmacias, a través del cual el crecimiento en los últimos dos meses es de 12 puntos porcentuales (lo que se traduce en 3.384 nuevos adquirentes). “Se destaca en este nuevo reporte la consolidación de la tendencia a una mayor estabilidad en la distribución de venta en farmacias aunque la misma todavía no logra cubrir la demanda existente”, agrega el análisis.

El promedio de venta diaria en el conjunto de las farmacias se ubica en el último bimestre en 5.961 gramos, lo que consolida el aumento que viene presentándose en los últimos bimestres.

“La oferta del cannabis en las farmacias aún no cubre la demanda. Esto es así especialmente en algunas zonas del país de mayor concentración de población registrada como adquirente en las que todo el producto que se distribuye se vende”, indica la evaluación oficial

Por Rama

0 285 vistas

El verano uruguayo tiene nombre propio: Punta del Este. Tal vez uno de los lugares más exclusivos del cono Sur de América, que durante enero y febrero ve pasar a las estrellas más renombradas no solo de Uruguay, sino también de Argentina, Brasil y hasta Estados Unidos. Tal es así que el propio Donald Trump tiene una de sus torres en esa ciudad de la costa esteña del pequeño país sudamericano.

En La Barra, uno de los barrios más concurridos de Punta del Este, existe desde hace un año un Museo de la Marihuana, creado por Martín Milat, propietario de otro mítico establecimiento de la ciudad: la tienda de artesanías y recuerdos Canoa Quebrada. “Mujica es la estrella de este lugar”, reconoce en una entrevista con el periódico local El País. La referencia al expresidente uruguayo, pionero en el mundo en legalizar todos los usos de la marihuana, no es el único símbolo del Uruguay presente en el lugar: grinders, hojillas y toda la parafernalia cannábica cuenta con una bandera de Uruguay, un mate o hasta el rostro de Luis Suárez.

En el museo también hay seis plantas habilitadas por el Instituto de Regulación y Control de Cannabis (IRCCA). Ellos no van detrás de una cosecha como legítimos autocultivadores, sino que  están ahí para ser exhibidas, y saciar la intriga de los turistas que se acercan ávidos por recibir más información.

“Hay mucha gente que muestra curiosidad porque nunca vio una planta en su vida. La hoja llama la atención, tiene su belleza”, dice Martín, quien se apura en aclarar que allí no se venden flores, como si hiciera falta reforzar el sentido de los carteles que abundan en el lugar. El más importante de ellos está colocado debajo de la vitrina donde se expone una colección de pipas. “No hacemos apología del consumo”, exclama.

Brindar información sobre la ley

El objetivo del lugar, según su dueño, es brindar información sobre la ley, dar a conocer los riesgos del consumo y ofrecer un “pantallazo objetivo de esta pobre plantita que nace en cualquier lado, es polémica, ha sido tan estigmatizada, y ahora abre una puerta que en mi juventud era insoñable: la marihuana medicinal”. Cabe destacar que el paseo es gratuito.

La idea de abrir un museo surgió al lado, en el Canoa Quebrada. Muchos de los productos allí exhibidos tienen la imagen de Bob Marley y toda la temática del Uruguay verde hacía que las charlas con los clientes extranjeros siempre derivaran en preguntas sobre la “novedosa legalización de la marihuana” ocurrida en 2013. Los visitantes querían saber en qué consistía la reglamentación, si funcionaba bien, y sobre todo dónde acceder a la sustancia.

Para evacuar todas esas dudas, Martín decidió juntar recortes de diarios vinculados a esta temática, cantidad de pipas, un alegato de García Márquez sobre la despenalización del cannabis, infinidad de libros dedicados a la marihuana, otros tantos sobre Mujica, y así construyó el museo.

La demonización del cannabis se aleja

Martín tiene 51 años y dice haber sido testigo de “una época muy diferente” respecto a la marihuana. “Gozo mucho de esta libertad, y de ver que la policía no persigue a los consumidores. La demonización de la planta se está alejando y lo celebro”. Sin embargo, y como muchos uruguayos, encuentra errores en la implementación de la ley. 

“Llegamos a la final del mundo y salimos a jugar con los suplentes”, resume Martín. El hombre considera que hay oportunidades increíbles a nivel de turismo cannábico y no están siendo aprovechadas porque la reglamentación no lo contempla. 

Dice haber conocido a los jóvenes diputados y senadores que hicieron la ley en un taller con operadores turísticos y “con la mayor humildad nos dijeron, discúlpenos, llegamos hasta dónde pudimos. Los casinos en Brasil son ilegales y vienen a jugar acá, lo mismo sucedería con el cannabis si pudieran comprar. Nuestra ley es única y maravillosa para los uruguayos, pero no para los extranjeros. Tristemente siguen alimentando el mercado negro porque todos los que llegan quieren comprar. Ese es otro motivo de la creación del museo”.

Por Rama

1 80 vistas

La potencialidad que tiene Uruguay como país productor, promotor y consumidor del cannabis en todas sus facetas no está en discusión. Incluso muchos creen que la marihuana puede entrar en el póquer de comodities del pequeño país sudamericano, junto con la carne, la madera y el papel. Sin embargo, existen trabas burocráticas que estancan ese crecimiento, en parte incentivado durante 2018 por la legalización en Canadá, el primer país del G7 que legisla en favor.

De nada de esto parece haberse enterado la firma uruguaya Medicplast, que comenzó a vender cannabis medicinal legal en Uruguay el 19 de diciembre de 2017 a partir de su producto Epifractán, el primer fármaco que se elabora en Uruguay con cannabidiol (CBD), autorizado por el Ministerio de Salud Pública (MSP), en el marco de la ley de 2013 de regulación de esta droga.

“Excelente”, afirmó el director de la compañía Armando Blankleider ante la pregunta de Sputnik acerca de cómo evaluaba el primer año de su medicamento en el mercado. El empresario, no obstante, agregó que también fue “un arduo trabajo de información y formación tanto de médicos como de pacientes en general, porque lo que más abunda es el mercado negro, ilegal, incontrolado”. Un marcado error de la aplicación de la ley en el país de Forlán, Suárez y Abreu.

Por fuera del circuito de farmacias, en el que se realiza la comercialización legal de productos terapéuticos con marihuana, hay quienes ofrecen aceites o cremas con cannabis en conocidos sitios de ventas de productos por internet sin habilitación del MSP y sin receta como lo requiere la ley.

Una fuente del MSP indicó a Sputnik que “ninguno de los que vende (cannabis medicinal) por internet está habilitado, es un tema que tendría que controlar la policía”. “El MSP no tiene la potestad de tocarle el timbre a la persona, debería hacerse una denuncia y ahí interviene la policía”, añadió. La fuente gubernamental agregó que hasta el momento “no se ha hecho ante el Ministerio ninguna denuncia”.

No es ese un enemigo menor para la empresa que importa la materia prima de Suiza y la procesa y envasa en Uruguay. No obstante, saben como vencerle: “El medicamento con 2% de cannabidiol en frascos de 10 mililitros, que es similar al de 10 mililitros que venden los de la feria, en el mercado negro, que son un peligro, lo vendemos más barato que ellos, alrededor de 25, 30 dólares”, indicó Blankleider. Al de 5% de cannabidiol en frascos de 30 mililitros, Medicplast lo vende a alrededor de 120 dólares, que “es más barato que el precio objetivo del MSP”, afirmó. Nota de este servidor: el clandestino ronda los 150 dólares, pero se pueden conseguir más económicos, dependiendo del riesgo que cada uno quiera asumir.

Si bien el precio no es del todo rentable para la empresa, Blankleider dice que se trata de una “visión a futuro, de imponer un producto y dar un servicio a la población”.

El empresario agregó que las ventas de los dos medicamentos que la firma tiene en el mercado, Epifractán y Cannabipiel, han ido en aumento desde que comenzaron a comercializarse el 19 de diciembre de 2017. Cannabipiel se vende a 900 pesos (27 dólares) y se utiliza para soriasis, rosácea y quemaduras. El director de Medicplast afirmó que la empresa está registrando otros productos.

Además de Medicplast, existe otra empresa que venderá cannabis medicinal legal en Uruguay.

Primer laboratorio para elaborar productos de cannabis en Uruguay

En noviembre pasado, la empresa ICC Labs inauguró en Uruguay el primer laboratorio para producir cannabis medicinal en el país en el departamento de Canelones (sur), con una inversión de 8,5 millones de dólares.

Además, la marihuana que usará también es producida por ellos en territorio uruguayo.

La empresa informó que en tres meses lanzará al mercado su primer producto medicinal con cannabis que se llamará CBD y costará menos de 30 dólares, según publicó el diario local El Observador el 28 de noviembre.

Más allá del mercado interno, el director de ICC Labs, Alejando Antalich, dijo en su discurso el día de la inauguración que la empresa tiene como uno de sus “objetivos más claros poder exportar desde Uruguay a Canadá”.

Por Rama

0 187 vistas
Cultivo de cannabis

Cinco años se han cumplido de la ley que convirtió a Uruguay en el primer país del mundo que discriminaliza el cannabis en todas sus facetas. Un lustro en el que también se han evidenciado las fallas de un programa que, a mayor cantidad de beneficiarios tiene menor capacidad de respuesta en sus stock de flores.

En ese contexto, la Presidencia uruguaya explicó que el 11 de febrero se abre el llamado a licitación que convoca hasta cinco nuevas empresas, las cuales tendrán que producir 2000 kg de marihuana por año en terrenos de tres hectáreas facilitadas por el Estado,  y que contarán con seguridad perimetral.

Juan Andrés Roballo, jefe de gabinete de la Presidencia uruguaya, declaró en rueda de prensa que las convocadas se añadirán  a las dos empresas que ya producen en la actualidad.

En 2013, en este mismo país, se aprobó una ley que permite el cultivo doméstico, accediendo hasta seis plantas por hogar, la adquisición de cannabis elaborado por privados bajo control estatal por medio de farmacias uruguayas, en donde cada consumidor se debió registrar en el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA), para poder así acceder a 40  gramos por mes y permitió que los clubs pueden sembrar hasta 99 plantas mediante el cultivo cooperativo.

El cannabis se dispensa en farmacias

La venta en farmacias se habilitó recién a partir de julio del 2017. Desde ese momento, más de 31.000 personas se registraron para comprar. Asimismo hay 110 clubes de membresía  y más de 7.000 cultivadores, según las últimas cifras oficiales disponibles.

El jefe de gabinete afirmó que la legalización del mercado le quitó al narcotráfico, en solo un año y medio, por lo menos 10 millones de dólares, siendo esta una manera alternativa de combatir el tráfico de droga.

Roballo explicó que de esta manera se impide que el dinero del mercado regulado llegue al narcotráfico, y consecuentemente fomente actividades delictivas. El Estado, además, permitió la producción de cáñamo para uso industrial, en 1.000 hectáreas a cielo abierto y 15.000 metros cuadrados de invernaderos.

Las reglamentaciones de logísticas, venta y cadena de pagos para las nuevas empresas serán las mismas de las empresas productoras, anuncio Martín Rodríguez, director del IRCCA. “Dos toneladas por año de producción y distribución por cada empresa, el 100 % corresponderá a flores secas y empacadas con las condiciones establecidas” en packs herméticos.

“Estábamos muy topeados, con un cuello de botella dado por capacidad de producción” en función del número de empresas previstas en el reglamento de aplicación de la ley, sostuvo el sociólogo Sebastián Aguiar, del grupo de estudio Monitor Cannabis. Las dos toneladas anuales producidas por estas empresas no cubren una demanda potencial creciente.

Cannabis medicinal a otra velocidad

Contrariamente, el avance del cannabis medicinal es mucho más lento. Únicamente se reconocen dos licencias para la industrialización de cremas, yerba mate, y aceites, otras dos para uso medicinal psicoactivo y seis para proyectos de investigación científica.

Roballo, finalizó explicando que el gobierno se encuentra orgulloso con los progresos en la ejecución de la ley de regulación del cannabis.

Por Rama

0 116 vistas

La agenda de eventos cannábicos en Sudamérica sigue a todo ritmo, en coincidencia con el comienzo del verano, la estación que mejor le cae a la planta. Pasada la Expo Weed de Chile, el evento más grande del continente, ahora es el turno de la Expo Cannabis en Uruguay, un evento que nació a la sombra de la revolucionaria legalización de 2013 y que año tras año crece y da forma a la discusión en torno a la planta en el pequeño país del Cono Sur.

La feria, que este año será en un enorme complejo a 40 minutos del centro de Montevideo y contará con una weed night  en el coqueto Palacio Sudamérica, comienza este viernes 7 y se extiende hasta el domingo 9. Este año la exposición festeja los 5 años de regulación del mercado del cannabis en Uruguay y participarán de las conferencias expertos de distintos países como Canadá, Bélgica, Holanda, Suiza y Brasil además de los nacionales, quienes abarcarán todas las áreas que involucran el tema desde los distintos puntos: medicinal, empresarial, comercial, científico, recreativo.

El evento es organizado por Uruguay Siembra, quienes también hacen la Guia Cannabis, la Cannabis Conference y forman parte de la Cámara de Empresas de Cannabis Medicinal (CECAM),  una cámara empresarial que nuclea a 14 compañías del rubro. Ellos estiman que solo la industria del cannabis medicinal tiene capacidad para generar más de 3.000 puestos de trabajo en los próximos dos años, en la suma de los empleos permanentes y zafrales.

Entre los conferencistas invitados estarán el politólogo y sociólogo alemán Burkhard Blienert, quien hasta 2017 fue vocero para políticas de drogas de la bancada del SPD en el Parlamento Federal de Alemania. Además, es coordinador del Grupo de Trabajo para políticas de drogas de iniciativa de FES y, como diputado, ha estado involucrado en los cambios del marco regulatorio en relación al cannabis medicinal ocurridas entre 2013 y 2017.

Otro es el holandés Martin Jelsma, director fundador del programa Drogas y Democracia en el Transnational Institute (TNI), de Amsterdam. Martin ha sido asesor de la Comisión Global sobre Políticas de Drogas. Fue miembro del equipo de escenarios de la Organización de Estados Americanos, colabora en la Alianza Global de GIZ sobre Políticas de Drogas y Desarrollo y es miembro del equipo de PNUD/ICHRDP para desarrollar pautas internacionales de derechos humanos para el control de drogas.

La canadiense Stephanie Lake, otra de las invitadas, es doctorada en la Facultad de Población y Salud Pública de la Universidad de British Columbia (UBC). También es asistente de investigación en el Centro de Abuso de Sustancias de la Universidad de British Columbia. Su investigación se centra en temáticas relacionadas con la legalización del cannabis en Canadá y las implicancias sanitarias de la legalización, incluido el uso de opioides y los daños relacionados.

La lista la completan el doctor en farmacología brasileño Francisco Guimarães; el antropólogo belga especializado en criminología Tom Decorte; la doctora uruguaya Raquel Peyrabue; el presidente del IRCCA, Diego Olivera; y el exsecretario de la Junta Nacional de Drogas y uno de los redactores de la ley, el licenciado Julio Calzada, entre otros.

Por Rama

0 75 vistas

Contra todos los pronósticos políticos, la ley de cannabis en Uruguay sigue dando pasos firmes (aunque lentos). Días atrás, la firma ICC LABS inauguró el primer laboratorio de América Latina de elaboración de productos farmacéuticos derivados del cannabis en el Parque de las Ciencias de Zona Franca. En el acto estuvo el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez.

El hecho de contar con un laboratorio de este tipo completa la integración vertical de toda la matriz productiva del cannabis en tierras uruguayas, y con desarrollo nacional. ICC LABS es una compañía que produce y distribuye productos con licencia de extractos de cannabinoides medicinales y recreativos. También con productos de cáñamo industrial.

El año pasado completó la primera cosecha de cannabis medicinal que fue cultivado en interiores e íntegramente orgánico, en un invernadero de 2.000 metros cuadrados ubicado en Canelones, el departamento que limita con el de Montevideo, a poco más de media hora del centro de la ciudad.

A comienzos de octubre pasado el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA) y el instituto Uruguay XXI firmaron un acuerdo para “brindar asesoramiento a las empresas interesadas en invertir en proyectos relacionados con la investigación, el cultivo o la industrialización del cannabis psicoactivo con fines medicinales”. La iniciativa de ICC LABS es una de ellas.

Hace un año comenzó la venta del primer medicamento de cannabis

El 19 de diciembre pasado la empresa Medicplast comenzó la venta del primer medicamento legal con cannabis del país, que se denomina Epifractán y tiene 2% de cannabidiol.

Medicplast importa la materia prima de Suiza y la procesa y envasa en Uruguay, “bajo la supervisión del Ministerio de Salud y con control de laboratorios externos, porque esto tiene que tener estabilidad y concentración garantizadas”, dijo a Sputnik el director de la compañía, Armando Blankleider, en diciembre del año pasado.

El Poder Ejecutivo aprobó el 16 de octubre de 2017 por decreto la “venta bajo receta profesional para las especialidades farmacéuticas con cannabidiol como principio activo, elaboradas a partir de extractos de cannabis de variedades no psicoactivas (cáñamo), con un contenido menor al uno por ciento de THC”.

Aumento de personas habilitadas para cannabis medicinal

Por otro lado, según datos del IRCCA, al 30 de septiembre de 2018 hay 37.669 personas que están habilitadas para acceder a marihuana de forma regulada. Lo que muestra un aumento de siete puntos porcentuales respecto al último informe de agosto pasado. En el período 19 de julio de 2017 al 30 de agosto 2018 se realizaron “248.945 transacciones de paquetes de cannabis de 5 gramos, totalizando 1.244.725 gramos vendidos”. De éstos, el 58,7% se vendieron en las farmacias radicadas en Montevideo y el restante 41,3% en las distribuidas en los departamentos del interior del país, según datos del IRCCA.

Con respecto a los autocultivadores, desde el inicio de la inscripción para autocultivo (27 de agosto de 2014) hasta el 30 de setiembre 2018 han realizado el trámite 9.995 personas, encontrándose vigentes la mayoría (67,9%) de las solicitudes. Desde el 30 de octubre del año 2014, fecha que comenzó la inscripción para el registro de clubes cannábicos, se contabilizan 107 clubes que funcionan en el marco de la regulación del mercado de cannabis.

Por Rama

0 285 vistas

Lo sabemos, el cannabis va a terminar salvando a Uruguay. La innovadora ley aprobada en 2013, la primera en el mundo que regula íntegramente a la marihuana, comienza a beneficiar a mucha más gente de la esperada. Así lo registró el Instituto de Regulación y Control de Cannabis (IRCCA), o por lo menos su director ejecutivo, el licenciado Martín Rodríguez, quien aseguró que la industria del cannabis podría generar empleo para 2.500 personas en los próximos cuatro años.

El IRCCA es quien tomó el toro por las astas con la legalización de la planta. Su importancia como órgano ejecutor fue bien visto por aquellos que buscan la despenalización en México. De hecho, el proyecto de ley presentado por el partido político de López Obrador, Morena, hace casi dos semanas incluye la creación de un ente similar al uruguayo. Allí es quien lleva adelante servicios de tratamiento y asesoramiento para usuarios, ejerce el control y sanción para quienes violen la normativa vigente y se encarga de otorgar las licencias a farmacias que lo soliciten, registros, acuerdos de trabajo, entre otros.

De todo ese trabajo además se desprende otro muy importante: el de generar estadísticas.

Así es como Rodríguez (y ahora nosotros) sabe (sabemos) que actualmente hay 400 personas trabajando directamente en la industria del cannabis, sin mencionar actividades conexas como growshops, productos relacionados con la planta que están siendo comercializados, etc. Desde el IRCCA estiman que en cuatro años esta cifra alcance las 2.500 personas. Se ha creado además un manual para que usuarios no sean discriminados por etnia, raza, género o edad en el acceso a esos potenciales trabajos.

Con respecto a la distribución de marihuana, Rodríguez señaló que se está estabilizando la situación, referente a los puntos de venta y el volumen de la oferta que viene creciendo, así como también la demanda. Un usuario registrado puede adquirir legalmente 40 gramos mensuales, pero desde el IRCCA aseguran que hay que aumentar el abastecimiento a los puntos de venta, tanto como la Ley disponga que cada consumidor pueda adquirir. De esta forma se evita que las farmacias se queden sin stock.

El abastecimiento a través de las farmacias

Las farmacias se vieron seriamente amenazas en agosto del año pasado, cuando los bancos internacionales dijeron que no iban a realizar operaciones con dinero que provenga del cannabis, por temor a quedar envueltos en redes de mercado negro y saltar sin saber normas internacionales. Es por ello que existen sólo 17 los puntos de venta en todo el país (siete en Montevideo y diez en el interior). El director ejecutivo indicó que las personas registradas, al menos una vez realizaron la compra de marihuana. Agregó también que “todo el producto que se distribuye se vende”.

En Uruguay hay 30.000 usuarios registrados legalmente hasta el momento y el IRCCA asegura que hoy en día la cobertura es insuficiente porque hay pocas farmacias en relación a las personas que adquieren el producto. En varios casos, los clientes deben hacer varios kilómetros para obtener el cannabis. Rodríguez planteó que hay aspectos a mejorar en la existente Ley, cuyo objetivo principal es “combatir y limitar el narcotráfico”.

Por Rama

0 62 vistas

El ex director de la Junta de Drogas de Uruguay, Milton Romani, aseguró en una entrevista con el periódico El Observador de ese país que el presidente “Tabaré asumió el tema de la marihuana legal sin amor”. El especialista puntualizó en la falta de avance en el mercado de los distintos tipos de cannabis.

Romani es docente de psicopatología en la Facultad de Psicología y docente del programa APEX de psicología comunitaria, además, es el delegado de Uruguay ante la OEA en la materia. Antes, fue secretario general de la Junta de Drogas, embajador itinerante para el tema de drogas y derechos humanos, y comunicador ante la OEA. Dice que si el mercado legal de la marihuana tanto para consumo, medicinal como industrial no avanzó más, fue porque el presidente Tabaré Vázquez asumió el proyecto sin entusiasmo y sus allegados fueron más realistas que el rey.

“Esto lo voy a llevar adelante pero no hagan olas”, le dijo el entonces presidente Pepe Mujica a Romani cuando comunicó a sus funcionarios de confianza que legalizaría el cannabis. La iniciativa del ex tupamaro formó parte de la “estrategia de convivencia” con la que el gobierno uruguayo dio respuesta al asesinato de un empleado de la cadena de restaurantes La Pasiva. Sin embargo, cinco años después, pasiva es la actitud del Ejecutivo uruguayo ante el desarrollo de la revolucionaria ley.

Hace algunos días, Romani dijo de Tabaré que “el rey está desnudo”, en relación con la gran demanda de medidas por parte de la sociedad cannábica uruguaya. “Tabaré lo asumió sin amor, es verdad. Sin grandes pasiones”, reconoce Romani en la entrevista, aunque luego se retracta del polémico comentario: “Creo que tuve un acto fallido ahí con la imagen del rey pero hay muchos mandos medios que están convencidos de que a Tabaré no le interesa y le hacen los mandados en contra. Ponen más palos en la rueda de los que realmente puso Tabaré. Porque él dijo ‘voy a cumplir con la ley’ y la ley la cumplió. Ojo, también tengo que decir que Pepe, que fue el impulsor de la ley, habla poco del tema”.

Falta de promoción institucional del cannabis medicinal

“El problema que tenemos acá es que tenemos a mis compañeros y a mi presidente que no están convencidos de las virtudes de la marihuana en ningún plano. Tabaré Vázquez, mi compañero y mi presidente no está convencido”, planteó.

Consultado sobre las falencias actuales del programa uruguayo, el ex funcionario explicó que “lo que funciona mal en general es la falta de promoción del cannabis medicinal. Yo hablé del tema; es más, pensábamos que siendo Tabaré un médico iba a largar primero eso, pero es lo que te digo, hay un imperio de mentes rígidas. El mundo está demostrando que se puede avanzar a pesar de las convenciones prohibicionistas. Entonces es un problema de voluntad, de coraje”.

Gran producción de aceite de cannabis

Uno de los grandes obstáculos es el ministerio de Salud Pública (MSP) y Romani lo sabe: “Lo insólito es que estamos repletos de aceite. Tenemos una producción de aceite brutal, porque el MSP no se propone regular esos aceites que circulan. Y vamos a comprar a Suiza. Porque no nos damos cuenta de que es un negocio y que estamos perdiendo la oportunidad de ser libres. Un país chiquito que no es potencia económica tiene esto”.

Por Rama

0 109 vistas

El Observatorio Nacional de Drogas de Uruguay todos los años realiza su encuesta nacional sobre consumos de sustancias, una estadística que ha cobrado importancia desde que el país reguló producción, provisión y consumo de cannabis en 2013. “El 70% de los usuarios de cannabis se sienten más libres de asumir que consumen”, indicó El director de la Secretaría Nacional de Drogas, Diego Olivera.

Esa es sólo una de las conclusiones a las que arribó el estudio que constó de dos encuestas, una destinada a la población general, que abarcó a personas entre los 15 y 65 años, y otra específica con estudiantes de enseñanza media, que analizó las formas de consumo y las percepciones de los adolescentes entre 13 y 17 años.

Como muchos creían, la legalidad no ha convertido a la marihuana en una moda entre los adolescentes. Muy por el contrario, la mayoría de los jóvenes uruguayos piensan que un consumo muy frecuente de cannabis puede ocasionar daños “muy riesgosos”.

No obstante Olivera advirtió que “el descenso de percepción de riesgo por parte de los jóvenes al consumo esporádico de marihuana nos ha llevado a profundizar los mensajes relacionados con el uso de cannabis como lo hicimos a través de la campaña en medios masivos de comunicación”, agregó.

La consultora Factum divulgó en septiembre una encuesta en la que el 15,4% de los entrevistados dijeron haber consumido cannabis en los 12 meses previos, cuando la proporción en el mismo sondeo de 2014 era de 9,3%. Es por ello que entre septiembre y octubre estuvo en marcha en Uruguay una nueva campaña de radio y televisión implementada por el Gobierno para concientizar sobre los potenciales riesgos del consumo frecuente de cannabis.

En otro sentido de la palabra riesgo, sorprende el dato de que la mitad de los usuarios de cannabis siguen comprando en el mercado negro, de acuerdo a un testimonio del propio Olivera a los medios locales en abril. El funcionario indicó que para aumentar la participación del mercado legal es necesario que la venta en farmacias crezca “en cantidad, porque hay zonas del país donde no hay” farmacias registradas para dispensar cannabis. Son sólo 12, la gran mayoría en Montevideo, las que hoy están habilitadas para distribuir cannabis. Había algunas más, pero se retiraron por las restricciones que les impusieron los bancos, obligados por regulaciones internacionales que prohíben a las instituciones financieras manejar activos procedentes de la venta de drogas.

“Los datos de las encuestas que hemos realizado demuestran que los adolescentes siguen creyendo que el uso frecuente de cannabis es muy riesgoso; sin embargo, hemos visto que hay un descenso en la percepción de riesgo fundamentalmente asociada al uso esporádico”, explicó en esta ocasión a la agencia Sputnik.

Otro dato saliente, y que concuerda con la tendencia vigente en todos los países del mundo libre, indica que la legalización no conlleva una explosión del consumo. El funcionario dijo que a partir de la liberación no se ha registrado un “aumento desproporcionado” del uso de la planta y que “en gran medida (el consumo) está influenciado por el hecho de que se está ante un clima cultural distinto” desde la regulación de la ley de 2013.

Actualmente existen en Uruguay más de 100 clubes de cannabis, más de 28.000 personas habilitadas para la compra legal (que se realiza a través de farmacias) y alrededor de 7.000 cultivadores para autoconsumo, según datos oficiales.

Por Rama

0 116 vistas

La legalización del cannabis en Uruguay lleva ya cinco años, sin embargo, el negocio no termina de cuadrar. A la pesada carga cultural que debe soportar la planta, se agrega la burocracia, un mal que no es endémico de Sudamérica, pero que se desarrolla como pocos lados en esta parte del mundo.

A eso hay que sumar un tercer problema. Las 16 empresas extranjeras instaladas en Uruguay llevan varios meses penando por tener muchas de sus cuentas bancarias cerradas, en un claro boicot de los bancos al negocio de la maría. Con la liberación en el país del norte, las firmas esperan poder comenzar a utilizar sus propias cuentas bancarias para poder operar como cualquier otro emprendimiento en el país, o sea, pagar salarios y comprar equipamientos con total libertad.

Todo comenzó en agosto del año pasado, cuando los bancos privados cerraron las cuentas de las empresas productoras de cannabis, los clubes cannábicos y las farmacias autorizadas para vender marihuana porque consideraban que el dinero que utilizan proviene de una actividad que es restringida e ilegal en la mayoría de los países. Así, las empresas se vieron obligadas a utilizar cuentas de personas que trabajan en la propia compañía y operar a través de pequeñas transferencias, para no ser detectados.

“Hay bancos canadienses en plaza, es tratar de ir por ahí”, apuntó Marco Algorta, flamante presidente de la flamante Cámara de Empresas de Cannabis, al diario local El País.

Por Rama

0 144 vistas
Macfoto

Un laboratorio de extracción y 10 invernaderos. Ese es el objetivo más próximo de la firma uruguaya Cannapur, quien apuesta a convertirse en la primera compañía de Latinoamérica en elaborar extracto de CBD de cáñamo con fines terapéuticos, certificado y registrado en Uruguay, con el fin de acceder a los mercados internacionales bajo una marca de referencia en calidad y excelencia.

Sin embargo, a Cannapur le falta pasta. Es por ello que durante el primer semestre de 2019 saldrá a la búsqueda de financiamiento para conseguir al menos una parte de los 53 millones de dólares para llegar a la meta.

Al parecer, la firma recibirá una pequeña ayuda de sus amigos, ya que un inversor de Canadá aportará 25 millones de dólares. Para obtener los 28 millones restantes, la empresa considera vender acciones, incorporar fondos privados o asociarse con otro productor de cannabis

“La segunda fase ya está muy avanzada, en especial la parte de financiamiento”, dijo Marco Algorta, integrante de la junta directiva,  en una entrevista. “Hay muchas grandes empresas interesadas en el proyecto de Cannapur”, añadió.  Cannapur pretende exportar hasta 50 millones de dólares en flores secas a Canadá y extractos de cannabinoides de valor similar a Brasil de aquí a julio de 2020, detalló Algorta.

El nuevo laboratorio y los 10 invernaderos ya tienen un lugar asignado: la ciudad de Juan Lacaze, distante a 147 kilómetros de Montevideo, un terruño con un pasado pujante y un presente de penuria tras el cierre de la papelera Fanapel, que terminó con 300 empleos.

Cannapur podría dar trabajo a casi 800 personas una vez que el laboratorio de extracción a escala comercial y los invernaderos estén listos a fines de 2023, explicó Algorta, quien también es vocero del recién fundado grupo comercial de cannabis medicinal Cecam. Al parecer, no sólo Cannapur y Algorta están a la expectativa de que el trabajo revegete en Juan Lacaze.

Por Rama

0 649 vistas

Un seguidor del equipo de fútbol uruguayo del Atlético Peñarol enseña uno de los secretos mejor guardados del Estadio Campeón del Siglo. Una planta de cannabis que crece en sus gradas.

El cannabis, además de ser legal en Uruguay, es muy común entre sus ciudadanos, desde julio de 2017 se puede adquirir y consumir en el país latinoamericano, aunque solo se encuentra en sus farmacias y clubes de cannabis, aunque …ahora también se puede ver ¡en el estadio del Peñarol!

El llamado Estadio Campeón del Siglo, casa del laureado equipo de fútbol y que se encuentra en el barrio del mismo nombre de la capital uruguaya, guarda un secreto que fue revelado  por un seguidor de este equipo del equipo uruguayo. El aficionado grabó y enseñó la plantita de marihuana que crece entre las gradas del estadio.

Por ahora, se desconoce la historia real por la cual esta planta ha visto la luz. Se entienden dos teorías que podrían ser las acertadas, una sería que algún aficionado creyese que su situación estratégica en la grada sería propicia para resguardar una planta de cannabis. La otra, y posiblemente la más real, sería la de un aficionado que encontraría una simiente entre sus flores a la hora de ponerse a la faena, al retirarla y tirarla al suelo, ésta caería en un hueco interior entre las gradas y las lluvias, la humedad y posteriormente la búsqueda de la luz, harían el resto.

 

0 312 vistas

Diego Olivera, Junta Nacional de Drogas de Uruguay, mantiene que la conversación y el “involucramiento positivo” de los progenitores e instituciones es una “buena manera de prevenir”.

Este lunes se puso en marcha en Uruguay una campaña de prevención del consumo problemático de cannabis con cuatro sports publicitarios. La Junta Nacional de Drogas, el Instituto de Regulación y Control del Cannabis y el Ministerio de Salud Pública toman la iniciativa para que la población joven y sus familias e instituciones educativas traten este tema en sus conversaciones como una forma de prevención. “Son una buena manera de prevenir el consumo problemático, a través del conocimiento oportuno de la información sobre los riesgos”, dijo en la presentación de la campaña a los medios el director de la JND, Diego Olivera.

“Está constatado en las investigaciones realizadas a nivel nacional e internacional que ese diálogo o involucramiento positivo genera un factor de protección en referencia al consumo problemático de esta sustancia”, recalcó.

La campaña publicitaria en forma de spots publicitarios, empezó ayer lunes y se verá durante los próximos 20 días. Uruguay fue el primer país del mundo en legalizar e y regular el cannabis recreativo para adultos.

Desde aquí se pueden ver los cuatro sports.

0 178 vistas

Después de 5 años desde la aprobación de la ley sobre la regulación del consumo de cannabis en Uruguay, muchas de las respuestas sobre las consecuencias de su aplicación están a la vista. Para evaluarlas, hablar del futuro y celebrar sus 6 años de existencia, Expocananbis Uruguay reunirá lo mejor de todos estos años acompañando la ley.

Uruguay festeja su quinto aniversario y renueva su imagen en conmemoración. Este año la temática se titulará “Uruguay: semilla del gran cambio mundial” y apuntará a la evaluación de los cinco años de regulación del cannabis en el país y el rol que tiene Uruguay hoy en el mapeo mundial cannábico como pionero absoluto de la materia.

La cita está planteada para el 7, 8 y 9 de diciembre en el LATU de 13:00 a 21:00 hs. En esta 5ta edición, Expocannabis Uruguay propone un evento que reúne las muestras y temáticas de sus ediciones anteriores. La incorporación del Museo Cannabis Montevideo representará el tópico del primer año “¿qué es el cannabis?” y “cannabis industrial”. La segunda edición enfocada al cannabis medicinal continuará con el Consultorio Medicinal y la 4ta edición “Todo sobre el cultivo” dará continuidad a los talleres de cultivo.

En el Consultorio de Orientación en Cannabis Medicinal los interesados podrán obtener una consulta particular o grupal con un médico profesional especializado en cannabis. En la edición del 2017, los médicos recibieron cerca de 150 consultas durante los tres días del evento, de las cuales el 50% eran de uruguayos y el otro 50% de extranjeros. Las más recurrentes fueron asociadas al dolor, a enfermedades neurológicas como Alzheimer, Parkinson y pacientes oncológicos.

Expocannabis Uruguay también contará con sus clásicos. Al igual que en años anteriores, el evento ofrece diversas conferencias de científicos y referentes del tema nacionales e internacionales, shows en vivo, sector gastronómico y la zona de stands y compras que cuenta con una amplia gama de productos.

Este año además se realizará una fiesta privada para celebrar los cinco años de Expocannabis Uruguay en el Palacio Sudamérica el sábado 8 de diciembre a las 22:30 hs.

Crecimiento en número de visitantes y marcas extranjeras

Uruguay no sólo se convierte en un ejemplo para otros países en cuanto a la Regulación de cannabis, sino también es la sede para visitantes sudamericanos interesados en la cultura cannábica.

En 2017, Expocannabis Uruguay recibió a 12.000 personas, unos 2.000 visitantes más en relación a la edición del 2016. Esto se debió al incremento del 20% de visitantes brasileños y del 10% de argentinos.

A su vez, hay un aumento del 20% en el número de marcas que nos acompañaron en 2017, en especial de empresas extranjeras que apuestan por adentrarse y expandirse en el mercado uruguayo.

Expocannabis Uruguay lanza Bus Tour

A raíz del crecimiento que tuvo la repercusión sobre la Regulación del cannabis en el país, Expocannabis Uruguay lanzará a partir de setiembre un Bus Tour para turistas interesados en informarse sobre el cannabis en Uruguay. El Bus Tour consta de una excursión por lugares históricos de Montevideo que tienen algún tipo de enlace con la cultura cannábica, como por ejemplo el Palacio Legislativo, una farmacia habilitada para la venta de cannabis, el Museo del Cannabis de Montevideo y un grow shop, entre otros. Este tour también estará disponible durante la quinta edición de Expocannabis Uruguay

Sobre Expocannabis Uruguay:

Expocannabis Uruguay es la plataforma de información sobre cannabis más importante de la región. El evento se plantea como herramienta de articulación de todos los actores de la industria, con presencia de las autoridades estatales, de las empresas nacionales y extranjeras, la academia, la comunidad médica, organizaciones sociales, los cultivadores y clubes registrados, entre otros. Tiene como objetivo la desmitificación del cannabis y la desestigmatización de sus usuarios. Cada año, pone su foco en distintos aspectos de la planta para ampliar el espectro de sus usos y mostrar sus potencialidades medicinales e industriales.

Para estar muy bien informado

Vocera de la Organización Uruguay Siembra – Organizadores de EXPOCANNABIS URUGUAY

Mercedes Ponce de León, quien lleva más de 10 años trabajando en el desarrollo de la industria del cannabis en Uruguay. Podrá responder sobre cualquier consulta si se encuentran interesados en más información.

Su relación con el cannabis comenzó en su adolescencia, luego tuvo un rol activo militando
en la Juventud de la Vertiente Artiguista a favor de la legalización en Uruguay.

Estuvo varios años viajando por el mundo descubriendo las realidades el cannabis en
países como Marruecos, Holanda, España, Gambia, Senegal, Colombia y Estados Unidos.

En el 2008 comenzó a trabajar en la industria del cannabis en California y desde ahí nunca
paró. Siempre buscando la manera de acercar al Uruguay los conocimientos y las experiencias
encontradas afuera es que en el 2013, mientras se discutía la ley 19.172 en el
Parlamento Uruguayo, resolvió generar una plataforma que brinde información de
calidad a la gente y ayude a desestigmatizar a la planta.

Así fue que comenzó a gestarse EXPOCANNABIS URUGUAY de la mano del colectivo Uruguay
Siembra con quienes además ha lanzado el evento Cannabis Conference y la Guía
Cannabis, la primera publicación gráfica y gratuita sobre cannabis del Uruguay que ha
alcanzado su edición #8.

Mercedes es una referente local en el tema y ha participado de varias actividades. La más
reciente fue el foro “Emprendedores en la industria del cannabis medicinal en Uruguay”,
organizado por el Centro de Innovación y Emprendimientos (CIE) de la Universidad ORT
Uruguay.

Mercedes cree firmemente que el cannabis y su industria van a seguir creciendo exponencialmente
y van a aportar mucha innovación y cambios sustanciales en diversos ámbitos
que hoy ni se imaginan.

Expocannabis Uruguay se realizará el 7,8 y 9 de diciembre de este año en Montevideo