Buscar

araña roja - resultados de búsqueda

Si no estás satisfecho con los resultados, realiza otra búsqueda

0 1.129 vistas

Una de las peores plagas que pueden entrar en un cultivo interior es la araña roja. Además de ser una de las plagas más agresivas, es una de las más complicadas de eliminar. Muchas vecen somos nosotros mismos los que las introducimos en nuestras ropas cuando volvemos del exterior. O nuestras mascotas. También pueden vivir en muchas plantas ornamentales de interior o terraza, esperando el momento de encontrar un mejor lugar para establecerse. Y como no, en algún esqueje cedido que introduzcamos en nuestro cultivo. Muchas veces no se sabe cómo, pero ahí aparecen un día.

La araña roja en realidad se trata de un ácaro, no una araña. Y en realidad tampoco suele ser roja, sino parda, beige, negra… Tiene un pequeño tamaño de medio milímetro y el cuerpo ovalado en las hembras, y con un abdomen más puntiagudo los machos. Ahora viene lo peor. Una hembra durante toda su vida, puede llegar a poner 20 huevos al día, que con temperaturas cálidas y ambientes secos eclosionan en 3-4 días. En unos 7 días, una nueva araña está lista para reproducirse, lo que nos da una idea de lo rápido que pueden llegar a multiplicarse, ya que una sola hembra en dos semanas puede formar una colonia de varios miles de arañas.

Se alimentan de la savia de las plantas, principalmente de las hojas, causando pérdida de vigor, crecimiento lento y atrofiado. Los primero signos de la presencia de araña roja en los cultivos, son numerosas y pequeñas manchas de color claro en las hojas o punteado. En este momento ya la plaga suele estar firmemente instalada. En floración avanzada, forman telarañas que cubren completamente hojas y cogollos para protegerse en su interior. Si no se detecta y se trata a tiempo, lo más probable es que la cosecha termine en la basura.

Cuando se detectan los primeros signos, no conviene andarse con rodeos. Saca todo tu arsenal. Usa varios insecticidas, pues se adaptan rápidamente y crean tolerancia, llegando casi a inmunizarse antes determinadas sustancias. Cada 7-10 días, aplica un insecticida diferente. Spidermite Control y Plant Vitality Plus por nombrar algunos de máxima efectividad. Como puede ser probable que en esos momentos no dispongas de algún producto específico, puedes usar algo más común como neem o jabón potásico para intentar frenar algo el avance.

Agua pulverizada

También el agua fría pulverizada es algo que realmente funciona bastante bien para ralentizar su avance. Hazlo a primera hora, pulverizando las hojas y especialmente el envés o parte inferior. Ahí es donde donde se encuentran las nuevas generaciones, es decir los huevos, las larvas y arañas más jóvenes. Pero repetimos que sólo conseguirás frenar un poco su avance, la araña siempre saldrá ganando a no ser que uses algún insecticida específico.

Una vez superada la plaga, toma las precauciones necesarias para que no vuelva a suceder. Si introduces un esqueje ajeno en tu cultivo, trátalo primero con insecticida, incluso maceta y sustrato, y déjalo unos días en cuarentena y alejado de tus plantas. Si tienes plantas ornamentales usa también insecticida en ellas para evitar que puedan establecerse. Si tienes un huerto o jardín, también posible que no sólo araña roja, sino otras plagas viajen en tu ropa. Tenlo en cuenta.

La araña roja es un ácaro tetraníquido que afecta prácticamente a todos los cultivos en invernaderos, interior y exterior. Además afecta a un gran número de especies, incluído el cannabis. Es una de las peores plagas a la que un cultivador puede enfrentarse. Se alimentan de la savia de las plantas, es muy voraz, se reproduce con gran rapidez, y es difícil de combatir y eliminar. Es una plaga distribuida por todo el mundo, sobretodo en zonas de climas cálidos y suaves, además de secos.

CARACTERÍSTICAS

Es una especie con un claro dimorfismo sexual, es decir con claras diferencias entre sexos. La hembra adulta tiene una forma ovalada, con un tamaño de 0,5 mm de largo y 0,3 mm de ancho. El macho en cambio tiene un tamaño menor, el cuerpo más estrecho, el abdomen puntiagudo y las patas más largas en proporción a la hembra. Los colores son diversos, aunque su nombre sugiera el rojo. La hembra suele ser de color amarillento, verde o rojo-anaranjado. En el macho la coloración es siempre más pálida.

CICLO BIOLÓGICO

El ciclo biológico de la araña roja es holometábolo, es decir, realiza metamorfasis completa en sus estados. Posee 4 estados de desarrollo: huevo, larva, dos estadios ninfales (protoninfa y deutoninfa) y adulto.

Los huevos son esféricos, de color blanquecino brillante y de un tamaño de 0,1 mm de diámetro. A medida que avanza su desarrollo, se van oscureciento y adquiriento un tono amarillento.

Al eclosionar los huevos, nace una larva de forma esférica y transparente, de unos 0,15 mm de longitud. Ya posee 3 pares de patas y su color puede variar a un verde claro, amarillo-marrón o verde oscuro.

Posee dos estadios ninfales, que son protoninfa y deutoninfa. La diferencia es su tamaño. En este estado se pueden diferenciar según las formas que ninfas que darán origen a hembras y cuáles a machos. Aquí poseen 2 pares de patas.

Finalmente, con una muda evoluciona de ninfa a adulto. El desarrollo de este ciclo completo es de 7 días con temperaturas de 30ºC y un ambiente seco. Con una temperatura en 23ºC, en cambio se alarga el desarrollo hasta los 14 días.

ACTIVIDAD

Normalmente, la araña roja sobrevive al invierno en árboles, malas hierbas, y plantas hortícolas en estado adulto. Cuando llega la primavera, reinicia su ataque. Se sitúan en el envés de las hojas, donde empiezan a aparearse y realizar las primeras puestas de huevos.

Una hembra adulta, puede poner durante su vida unos 100 o 120 huevos, a una media de 3 a 5 por día. Las hembras pueden llegar a vivir entre 20 y 28 días, mientras que los machos no suelen pasar de 14 días. Sólo son necesarias de 8 a 10 hembras para dar lugar a 1000 ejemplares durante toda su vida.

Para sobrevivir en climas muy secos, la araña roja forma colonias. Éstas las cubren con hilos de seda, formando en su interior un microclima que se produce por la retención de humedad producida por la propia transpiración de la planta.

 

Cuando con la llegada del otoño y las temperaturas empiezan a descender, se frena su actividad. Por bejo de los12ºC finaliza su desarrollo y entra en diapausa, un estado fisiológico de inactividad que usa a menudo para sobrevivir a condiciones ambientales desfavorables.

Además, las humedades relativas muy altas o muy bajas, pueden llegar a ocasionar una gran mortalidad de larvas o retrasar su desarrollo. Las lluvias, también pueden afectar al desarrollo de la colonia. Es por ello que en exterior, es prácticamente una plaga exclusiva de la primavera y el verano.

ATAQUE

Los ataques suelen aparecer por focos, frecuentemente en las hojas más cerca del suelo, las primeras que encuentra cuando trepa por el tronco. Poco a poco se irán desplazando hacia las hojas más jóvenes, aunque en caso de ataques severos las encontraremos por toda la planta.

Cuando los nutrientes de una hoja comienzan a agotarse, se dispersan a otras hojas. Y cuando los nutrientes de toda la planta se han agotado, buscará otra planta huésped donde alojarse. También se pueden refugiar en zonas abrigadas donde entrar en diapausa.

DAÑOS

Los daños que ocasiona la araña roja se deben a la alimentación que realizan sobre las hojas de las plantas. Poseen un estiletes con el que reabsorben el contenido celular. Este daño produce una decoloración más o menos intensa de los tejidos de las plantas.

En primeros lugar podemos observar unos punteos o manchas amarillentas en el haz de las hojas. Cuando no se toman medidas, las grandes poblaciones producen la desecación de la hoja e incluso la defoliación de toda la planta.

CONTROL Y TRATAMIENTO

Cuanto antes detectemos los primeros ataques de araña roja, más fácil será de combatir. Es muy buena opción la de realizar aplicaciones regulares con jabón potásico o aceite de neem, ya que en gran medida evitará que entre otras muchas plagas, la araña roja se instale en nuestro cultivo.

Si decidimos usar fitosanitarios, siempre que sean específicos. Y preferiblemente usaremos mínimo dos, intercalando su uso semanalmente para que no adquieran tolerancia al compuesto de un insecticida concreto. El uso de depredadores naturales, es una de las mejores opciones disponibles.

0 2.731 vistas

Las arañas rojas quizás sean los invasores más dañinos que pueden arruinar las plantas de cannabis. Considerados arácnidos en lugar de insectos, estos ácaros araña tienen ocho patas y no tienen antenas. Son extremadamente difíciles de eliminar y de ver a simple vista. Las arañas rojas normalmente hacen sus comunas en las partes escondidas de las hojas y crean y hacen girar una tela sedosa como un medio de protección para su colonia y para los huevos de sus crías.

Si se visualizan unos puntos claros entre las hojas finas es ya muy probable de que estos ácaros ya estén colonizando la planta.

Las arañas rojas tienen pocos “dientes” y es poco probable que perforen una sola célula vegetal y el extracto de clorofila, necesario para la fotosíntesis en toda vida vegetal. Los huevos eclosionan dentro de los tres días y la araña roja se vuelve sexualmente madura en tan sólo cinco días. Esto significa que pueden reproducirse a un ritmo rápido, lo que causa grandes daños a los cultivos.

Al reproducirse rápidamente, estas arañuelas tienen el potencial de causar grandes daños a las plantas de marihuana. Una hembra madura puede producir literalmente millones de crías en el plazo de un mes. Es muy sorprendente que algo tan pequeño pueda ser tan perjudicial y se reproduzca tan masivamente.

Una infestación incontrolada de araña roja puede causar graves daños a los cultivos o hacerlo fracasar. Siguiendo las prácticas de plantación que mencionamos a continuación se podría disuadir la infestación de ácaros.

Cómo matar a los ácaros de araña en sus plantas de marihuana

Medidas preventivas

Añadir abono orgánico y el mantillo a la plantación puede disuadir a estos microscopicos guerreros de la invasión a las plantas de cannabis mediante el fomento de la presencia de ácaros depredadores que se alimenten de estas arañas rojas destructivas. La utilización preventiva del aceite de neen también es una medida que funciona muy bien para este tipo de ácaros.

Las mariquitas también se alimentan de arañas rojas. Se pueden adquirir online, aunque es más que probable que desaparezcan una vez que ya no se tenga una fuente de alimento disponible para ellas. Se pueden ver a veces y de repente, en exterior, aparecer mariquitas si existen arañuelas presentes y ahorrarse el trabajo de comprarlas. La madre naturaleza funciona de esa forma.

Ya existen ácaros en el cultivo

Si, a pesar de tomar medidas preventivas, se sigue mostrando evidencia de la aparición de la araña roja, se pueden pulverizar a presión las plantas de marihuana con agua durante tres o más mañanas seguidas . La presión del agua eliminará gran parte de estas arañas y de sus telas protectoras en las hojas, haciendo que caigan al suelo y debilitando su movimiento. Ellas ya no serán capaces de llegar a las hojas y morirán de hambre. Si quieres probar con un aerosol orgánico, se puede encontrar en comercios especializados.

Otra solución orgánica para combatir estos indeseables ácaros araña en las plantas de marihuana es utilizar una aspiradora de mano y pasarla por las hojas . Esto llevará algún tiempo, pero eliminará una gran cantidad de las plagas dañinas. Cuando hayas terminado, vacía el contenido de la aspiradora en una bolsa de plástico y congelarla. Las arañas rojas prosperan en temperaturas altas, por lo tanto morirán de frío.  Tirar posteriormente la bolsa a la basura.

La araña roja (Tetranychus urticae nombre científico del ácaro al que se le conoce con más de 60 distintos nombres comunes, siendo el más usado de todos el de araña roja ó araña amarilla), forma parte del grupo de los ácaros, que a su vez es una subclase de los arácnidos. Se alimentan de aquellas plantas que se suelen encontrar en ambientes excesivamente secos.

Al igual que los pulgones, se reproducen tanto de forma sexual como por partenogénesis, que puede ser arrenotiquia (se producen machos a partir de huevos no fecundados) o telitoquia (producción de hembras), por lo que también tiene un elevado potencial biótico. Forman grandes colonias, casi siempre en el envés de las hojas de las plantas, en algunos casos tejen complejas telarañas que llegan a cubrir incluso a los cogollos, por ello a menudo se las suele confundir con arañas vulgares. Se pueden ver a simple vista, si observamos las plantas veremos pequeños puntos rojos, cuyo tamaño oscila alrededor de los 0,5 mm. Los ataques más severos suelen producirse en cultivos en invernadero, en cultivos con luz artificial y en aquellos cultivos que se desarrollan en zonas tropicales y subtropicales. Tejen una pequeña telaraña sobre y debajo de las hojas, para realizar sus nidos al tiempo de servirles de protección contra ataque de otros insectos, es un ácaro muy polífago; se puede alimentar de cientos de tipos de plantas, incluyendo la mayoría de las hortalizas y frutales (tomates, limoneros, naranjos, pimientos, alubias, maíz, patatas, fresas, judías) y ornamentales: rosas, etc. Suelen aparecer ante una mala gestión del riego o en épocas secas. En cultivos de interior con luz artificial es bastante dado padecer araña roja en épocas estivales al no poder controlar adecuadamente la temperatura y la humedad, por lo que hay que evitar que el substrato de las macetas se reseque del todo, además de ser recomendable pulverizar la parte aérea de las plantas para mantener equilibrado el nivel hídrico foliar de las plantas, excepto durante la floración ya que una elevada humedad puede producir botrytis en los cogollos. También es bastante frecuente ver araña en cultivos de exterior en macetas y en balcones o terrazas, hay que mantener unos niveles hídricos óptimos en el substrato de la maceta de forma constante, ya que de esta forma evitaremos a las plantas que sufran continuos shocks hojas con el reverso lleno de huevosSe reproduce depositando los huevos sobre las hojas, suponiendo una grave amenaza para los cultivos, al alimentarse de los contenidos celulares de las hojas. Los síntomas manifiestos de su presencia son leves y pálidas manchas sobre las hojas que contrastan con el verde intenso de la epidermis foliar. La multitud de estas manchas es lo que convierte este insecto en dañino, debemos tener en consideración que un solo ejemplar puede ser atacado por cientos e incluso miles de estos ácaros, causando por ende cientos o miles de lesiones, suponiendo por tanto una importante disminución de la capacidad de la planta de realizar la fotosíntesis, reduciéndose así de forma drástica la producción de nutrientes, en ataques muy severos se puede llegar incluso a la muerte de la planta. El carácter vectorial (capacidad de transmitir enfermedades) de la araña roja es menos notable que el realizo por trips o pulgones, por lo que se le resta importancia a este hecho. Podemos combatir y luchar contra este ácaro por agentes mecánicos, de forma biológica o a través de tratamientos ecológicos fitosanitarios. La lluvia es un claro ejemplo de agente mecánico que disminuye la población de este agente patógeno. Entre aquellos enemigos que la naturaleza nos proporciona cabe distinguir cuatro grupos de insectos auxiliares: -Acaros fitoseidos de los géneros Amblyseius y Neoseius. -Antocóridos del genero Orius. -Tisanópteros (Aeolothrips intermedius). -Dípteros cecidómidos y coleópteros estafilínidos (genero Oligota). Entre los agentes que realizan un mayor control con una elevada efectividad sobre las poblaciones de la araña roja cabe destacar al ácaro fitoseido Phytoseiulus persimilis. Lo mismo que el Amblyseius californicus que es otro ácaro depredador de araña roja que es usado asiduamente en control biológico de dicha plaga. En cuanto al tratamiento sea preventivo de la araña roja, hay que destacar que los tratamientos alternos de fitoterapia dan un excelente resultado que evita que se instale y reproduzca esta especie fitófaga. Como remedios combativos podemos utilizar productos fitosanitarios permitidos en Agricultura ecológica como extractos de Criysantemum Piretro (Piretrina natural), aceite de neem, y hay que prestar excesivo cuidado a los tratamientos con rotenona pues pueden aumentar los nivels bióticos de la planta y causar el efecto contrario al buscado.

0 1.759 vistas

La araña roja tiene un enemigo muy eficaz, Flash de Sipcam Jardin, un acaricida especifico que elimina estos pequeños insectos.

Cualquier cultivador que te tenga un poco de experiencia habrá tenido alguna vez que luchar contra esta plaga miserable que es la de la araña roja.

Pequeños ácaros que te colonian una planta muy rapidamente, mermando muchisimo su calidad y cantidad. Flash es un producto que lleva funcionando muchos años luchando contra este tipo de plagas y con muy buenos resultados.

Si quieres acabar con la araña roja, Flash de Sipcam Jardin es tu remedio.

Ficha Técnica

Flash (Acaricida Especifico)

Composición:

Fenpiroximato 5% p/v (50 g/l) Suspensión Concentrada (SC)

Características:

Acaricida específico que actúa por contacto e ingestión sobre larvas, ninfas y adultos de los principales ácaros que atacan a los Cítricos, Frutales de Hueso y Pepita, Hortícolas y Ornamentales. Tiene un fuerte efecto de choque y una excelente persistencia.

Dosis de empleo:

2 ml/l de agua en pulverización normal.

Presentación:

Envase de 30 ml (dosis mochila)

Plagas y Enfermedades que combate Flash:

CANNABIS: Araña Roja

ALBARICOQUERO: Araña roja

BERENJENA: Araña roja

CIRUELO: Araña roja

CÍTRICOS: Araña roja, ácaros tetraníquidos

FRESALES: Araña roja

FRUTALES DE PEPITA: Araña roja

JUDÍAS VERDES: Araña roja

MELOCOTONERO: Araña roja

NECTARINO: Araña roja

ONAMENTALES HERBÁCEAS: Araña roja

ORNAMENTALES LEÑOSAS: Araña roja

PERAL: Erinosis del peral, psila

TOMATE : Araña roja

VID: Araña roja, ácaros tetraníquidos

 

Comprar Flash de Sipcam Jardin

 

4 21.571 vistas

La araña roja es una plaga cosmopolita y muy polífaga que ataca a numerosos cultivos de importancia económica, como los cultivos hortícolas (tomate, pepino, etc.), extensivos (algodón, maíz, etc.), frutales (cítricos, vid, etc.) y ornamentales como el jazmín.

Este  fitófago, conocido vulgarmente como araña roja, es uno de los ácaros más perjudiciales que afectan a los huertos de cítricos en España, principalmente clementinas y limoneros, situados en una gran cantidad de zonas del clima mediterráneo. Esto es debido principalmente a que se desarrolla óptimamente con temperaturas elevadas y condiciones de baja humedad.

Como ya se ha comentado, es un ácaro fitófago con un alto potencial reproductivo, unciclo de vida corto y una capacidad para dispersarse rápidamente.

La araña roja se reproduce mediante partenogénesis en la que las hembras se desarrollan a partir de huevos fecundados (diploides) y en cambio los machos se desarrollan a partir de huevos no fertilizados (haploides). Cada hembra  adulta puede poner unos 100-120 huevos, con una tasa de puesta entre 3 y 5 huevos por día.

DAÑOS

Generalmente los ataques suelen aparecer cuando la araña roja está en su fase adulta yproviene con frecuencia de focos de malas hierbas. Se sitúa preferentemente en hojas jóvenes causando una decoloración y desecación que se manifiesta con manchas amarillentas y/o abombamientos en el haz.

Este ácaro desarrolla sus colonias en el envés de las hojas donde producen tela en abundancia que les protegen de los depredadores, acaricidas y condiciones climáticas adversas. Además, la tela también se utiliza como mecanismo de dispersión y tienen una alta tendencia agregativa.

Cuando la planta está fuertemente infestada o en condiciones de escasez de alimento, los individuos se acumulan en el extremo de la hoja o del brote y después por gravedad o por corriente de aire son transportados a otra planta. También puede vivir sobre los frutos cuando éstos están presentes.

El número de flores producidas puede verse reducido considerablemente y además puede causar graves defoliaciones. Cuando el ataque se produce sobre los frutos, ocasionanmanchas herrumbrosas y difusas, que se inician principalmente en la zona estilar. Estas manchas causan un daño estético que reduce su valor comercial, produciéndose por consiguiente importantes pérdidas económicas.

MÉTODOS DE CONTROL

La reducción de las poblaciones de araña roja requiere la utilización de diversos métodos o técnicas de control. Entre ellos destacan el control químico, el biológico y el cultural.

En cuanto al control químico, es muy importante la alternancia entre materias activascon distintos modos de acción para evitar el desarrollo de resistencias. Las materias activas permitidas actualmente para el control de Tetranychus urticae (araña roja) son las siguientes:

Modo de acción

Materia activa

Plazo de seguridad(días)

Activador del canal de cloro

Abamectina

10

Inhibidores de crecimiento de los ácaros

Clofentezin
Hexitiazox
Etoxazol

21
14
14

Inhibidores del transporte de electrones punto 1

Piridaben
Tebufenpirad
Fenpiroximato

15
7
14

Inhibidores de la síntesis ATP mitocondrial

Propargita

14

Inhibidores de la síntesis de los lípidos

Spirodiclofen

14

Físico,asfixia

Aceite mineral 79%

7

 

Las aplicaciones químicas deben realizarse a dosis recomendadas y sobre todo las técnicas de aplicación deben permitir alcanzar bien el envés de las hojas, ya que es donde se sitúan, de manera que se asegure una apropiada cobertura vegetal.

La práctica química más difundida a modo de prevención ha consistido en elmantenimiento de suelo desnudo mediante la aplicación de herbicidas.

Como control cultural, unas condiciones de humedad alta en el follaje de la planta, regulando el manejo de riego, previene en gran medida la presencia de esta plaga. También como modo de prevención se utiliza la rotación de cultivos y técnicas de fertilización que no empleen una excesiva carga nitrogenada, puesto que favorece su crecimiento.

Por último se dan principalmente dos estrategias distintas de control biológico.

La primera consiste en control biológico por conservación mediante el manejo de la cubierta vegetal, concretamente con el uso de la gramínea Festuca arundinacea. Ésta actúa como un reservorio manteniendo los enemigos naturales (fitoseidos) durante todo el año.

La segunda es mediante sueltas directamente de enemigos naturales, cuya abundancia en el cultivo y eficacia varía en función de la época del año y el cultivo. Los enemigos naturales actualmente descritos en España son los siguientes:

Orden

Familia

Especie

Mesostigmata

Phytoseiidae

Euseius stipulatus(Athias-Henriot)
Phytoseiulus permisilis(Athias-Henriot)
Neoseiulus californicus(McGregor)
Typhlodromus phialatus(Athias-Henriot)
Coleoptera

Coccinellidae

Stethorus punctillum(Weise)
Scymnus interruptus(Goeze)
Scymnus mediterraneus(Lablokoff’ khnzor)
Neuroptera

Chrysopidae
Coniopterygidae

Chrysoperla carnea(Stephens)
Conwentzia psociformis(Curt)
Thysanoptera

Thripidae

Semidalis aleyrodiformis(Stephens)
Scolothrips longicornis(Priesner)
Scolothrips sexmaculatus(Pergande)
Aelothrips intermedius(Bagnall)
Diptera

Cecidomyiidae

Feltiella acarisuga(Vallot)
Hemiptera

Reduviidae

Empicoris rubromaculatus(Blackburn)

araña-plaga-320x320Puesto que en el primer caso se utiliza un tipo de planta para el reservorio de enemigos naturales y en el segundo una aplicación de éstos, se pueden utilizar de manera combinada para una mayor acción sobre la plaga.

Tanto los tratamientos biológicos, culturales y con un uso sostenible de los plaguicidas, se encuentran dentro de la Gestión Integrada de Plagas (GIP) ya que reducen los riesgos y efectos en la salud humana y en el medio ambiente.

Depende del tipo de materia activa que se presente para el control químico se podrá usar o no en tratamientos ecológicos, pero todos los métodos culturales y biológicos descritos serían aptos para dicho tratamiento.

Las tablas mencionadas en el artículo está recopiladas de una tesis doctoral sobre la Gestión integrada de la araña roja Tetranychus urticae Koch (Acari: Tetranychidae): optimización de su control biológico en clementinos realizado por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV).http://riunet.upv.es/bitstream/handle/10251/17804/tesisUPV3987.pdf?sequence=1

17 90.866 vistas

Es la plaga que más trabajo dan a los cultivadores de cannabis, siendo presentes en muchos cultivos de interior, por no decir todos. Se trata de unos bichitos minúsculos de no más de 1mm de grosor en forma de araña. Se alimentan succionando la savia de las hojas, dejando tras ello manchitas amarillentas en la zona donde atacan. Su detección se realiza a simple vista observando las hojas y comprobando si aparece alguna hoja moteada. Al principio de la infección se aposentan debajo de las hojas. Cuando la infección avanza algunos ácaros se desplazan a la parte superior de las hojas empezando a crear telas de araña sobre la superfície de las hojas que les permiten moverse con más rapidez. En la fase final, las telas de araña son tejidas entre las hojas adyacentes e incluso llegando a envolver la planta entera si las condiciones les son favorables. La vía de infección más común es por el tráfico de esquejes, siendo pues obligatorio pasar a los esquejes entrantes por tratamientos de desinfección.

Los daños que causan no son significativos a corto plazo, por lo que si se combate a tiempo no llegan a afectar a la planta. Los ácaros se desarrollan rápidamente con temperaturas altas y humedad baja. Con temperaturas de 15ºC raramente veremos progresar plaga alguna de ácaros. Con 20ºC las plagas se propagan con cierta facilidad, pero tardan un tiempo en tejer telas de araña (2 semanas). Por encima de los 25ºC hasta los 30ºC los ácaros se propagan a velocidad de vértigo, acelerando su reproducción. Por encima de los 30ºC más vale no cultivar. El rango de humedad favorable para los ácaros es desde el 0% hasta el 70%. La humedad es un enemigo del ácaro, frena su reproducción. Las humedades altas frenan el desarrollo de los ácaros pero favorecen el desarrollo de hongos, bastante más destructores que los ácaros. Hay ácaros macho, ácaras hembra y acaros prematuros (ninfas). Las hembras llegan a poner 100 huevos en su corta vida, que dura 30 días. Desde que nace una larva de ácaro pasan como mucho 11 días hasta que puede reproducirse. Esto quiere decir que al cabo de un mes desde que penetran los primeros ácaros tendremos una buena plaga establecida que se multiplicará exponencialmente.

Exterminar una plaga de ácaros mediante productos que actúan por contacto no es fácil. No sólo se deben destruir los ácaros sinó también los huevos. Existen multitud de acaricidas, pero sólo los más fuertes y tóxicos destruyen también los huevos. Los productos más fuertes son ideales para utilizar en la fase de crecimiento de las plantas, los residuos tóxicos que queden en la planta tendrán todo el periodo de floración para desaparecer. Una vez las plantas han pasado a floración es mejor utilizar productos ecológicos, que suelen ser más suaves. Los productos ecológicos especiales para combatir plagas de ácaros matan a los ácaros pero no los huevos, con lo que al cabo de unos días la plaga vuelve a aparecer. En la fase de crecimiento es fácil pues mantener los ácaros a raya mediante pulverizaciones con productos fuertes.
Para que el insecticida sea eficaz es importante que llegue a todos los rincones de la planta, sobre todo debajo de las hojas. Pulverizar bien una planta es difícil y laborioso. Cuando estas son pequeñas siempre se puede levantar la maceta con una mano ayudando así a rociar más fácilmente el envés de las hojas.

Cuando llega la floración, los ácaros se protegen dentro de los cogollos, siendo complicado hacer que el insecticida llegue a esos puntos. Además las plantas ya son más grandes y suelen tener un tiesto más grande, siendo difícil maniobrar. Las semanas que disponemos para cumplir el periodo de seguridad de los insecticidas son menos, debiendo utilizar productos con baja toxicidad. Todo esto suma a que no todos los ácaros son destruidos y mucho menos los huevos, siendo siempre necesaria una segunda aplicación al cabo de dos o tres días. Después de la segunda aplicación estaremos libres de una plaga seria por lo menos hasta un mes. También se puede hacer una tercera aplicación unos días después de la segunda si se quiere erradicar los ácaros completamente, aunque probablemente tampoco se conseguiría. Para erradicar una plaga de ácaros en floración se deberían realizar como mínimo un total de 5 aplicaciones, en intervalos de 2 a 5 días.


Control y prevención

Para prevenir su presencia, lo mejor es mojar a menudo el follaje de las plantas pulverizando con agua, con manguera, aspersión o en el caso de plantas de interior, con pulverizador de mano o la instalación de humidificadores ultrasónicos, aunque la dispersión de botes con agua por el armario de cultivo también puede dar algun resultado. También hay que tener cuidado con los abonos altos en nitrógeno (N), que favorece esta plaga debido a que que la planta crece mucho y con tejidos muy tiernos, ideal para que sean picadas por este parásito.

Remedios ecológicos:

Existen en el mercado distintos productos que nos pueden ayudar a luchar contra la araña roja, una vez se nos haya propagado la plaga, pero como mejor resultado dan estos productos es con la prevención, que es la única manera de mantener libres de araña roja nuestros cultivos. Por ejemplo:

* Extracto de aceite de neem (Ain thc, azaprot) (ver receta casera)
* Piretrina natural (expelex, pireprot)
* purin de ortigas con jabón potasico (urtifer con bioleat)

A parte de estos productos comerciales también existen sistemas caseros de lucha contra esta plaga, por ejemplo:

* Pieles de cebolla repartidas por el suelo de los cultivos, hace de repelente.
* Infusión de helechos diluidos en agua para aplicar a principios de primavera.
* Infusiones de ajenjo mezclado con silicato de sosa, rociando las especies en primavera y otoño.

Otra forma de control es el control manual. Consiste en limpiar el envés de las hojas con un algodón mojado con alcohol de farmacia diluido con agua al 50%, e ir limpiando asi todas las hojas, si nos decidimos por este sistema, deberemos de repetir la operación todas las semanas hasta el final del cultivo.

 

Depredadores Naturales

Existen en el mercado distintos tipos de insectos depredadores de araña roja:

* Amblyseius californicus: ácaro depredador de araña roja
* Feltiella acarisuga: cecidómido depredador de araña roja
* Macrolophus caliginosus: ninfas del chinche depredador contra araña roja
* Phytoseiulus persimilis: ácaro depredador de araña roja

Control Químico:

Desgraciadamente cuando la plaga se nos ha escapado de las manos y amenaza seriamente el desarrollo de nuestro cultivo, no nos queda más remedio que la lucha química. En este caso deberemos de buscar un acaricida que tenga una peligrosidad baja para la fauna y un plazo de seguridad corto. Funciona muy bien el acaricida Doble acción de Compo.

RECETA ACEITE DE NEEM
En la Argentina se encuentra muy difundido un árbol de la misma familia que el Neem, conocido como “Paraíso”.(Melia azedarach L.).

Estudios preliminares indican que extractos de hojas y semillas de paraíso, provocan disminución en el consumo de alimento, con efecto desuasivo, evitando la acción de los fago estimulante de la dieta, en insectos con aparato bucal masticador.

* No es tóxico para el hombre.
* No perjudica a los animales domésticos.
* No daña a los insectos benéficos.
* Es repelente, inhibe a la alimentación del insecto.
* No daña a las verduras.
* No dá mal gusto a las verduras.

¿COMO PREPARAR EL CALDO DE PARAISO?

1)Cosechar las semillas maduras de paraíso, cuando estén amarillas y arrugadas (abril-mayo).
2)Colocarlas a secar durante un mes al aire, pero no al sol.
3)Molerlas lo más pequeño posible (2mm) en un mortero ó sobre un lienzo con un martillo.
4)Almacenar las semillas molidas en bolsitas de politileno, papel o potes de un kilogramo de capacidad.
Conservar en un lugar seco y fresco, sin luz solar directa.
Su acción insecticida en estas condiciones es de 1 mes.

MOMENTO Y FORMA DE LA APLICACIÓN

Una vez detectada la plaga en el cultivo y de acuerdo a los umbrales de daño considerados, preparar el caldo 24 hs. antes de la pulverización, preferentemente al atardecer.

1- Colocar en un balde 75 gs. de paraíso molido por cada litro de agua.Ejemplo:

10 lts. de agua – 750gs. de paraíso molido

2- Mover la preparación regularmente.

3- Después de 24 hs., revolver, colar y aplicar inmediatamente, con pulverizador manual.

RECOMENDACIONES

-Filtrar la preparación tres veces con un lienzo fino(lavándolo antes de cada colada) sobre un colador común.
-Aplicar a las 24 hs. posteriores a su preparación, al atardecer, no durante el día, pues la luz del sol inactiva la acción del principio activo.

-Realizar, como mínimo tres aplicaciones sobre toda la planta, a intervalos de 7 días.

Taringa

0 673 vistas

Uno de los insecticidas más usados en todo el mundo es el jabón de potasio o jabón de potasa o jabón potásico. Su uso está tan extendido ya que se trata de un producto natural, que no tiene ningún impacto negativo en las plantas, y que además aporta aunque en bajas dosis, cantidades de este nutriente tan esencial. Posiblemente sea el insecticida más empleado en agricultura ecológica, ya que combate eficazmente plantas de trips, araña roja, cochinilla, mosca blanca o pulgón, además de determinados hongos como el oídio, el mildiu o la botrytis.

Funciona por contacto, dañando el exoesqueleto de los insectos, matándolos por asfixia. Generalmente el jabón de potasio comercial y la gran mayoría de recetas que se encuentran, se elaboran con KOH, es decir hidróxido de potasio también conocida como potasa caústica. Pero éste es un compuesto poco ecológico ya que para su producción se usa una gran cantidad de electricidad procedente del petróleo. En este post te damos una solución más ecológica para hacer un jabón de potasio igual de efectivo.

NECESITAREMOS

  • 3-4 kilos de madera
  • 1 litro de aceite de girasol
  • 1 litro de agua
  • 1 patata
  • 1 limón
  • Una olla grande
  • Una olla más pequeña
  • 1 palo
  • 1 mechero
  • 1 cocina
  • Medidor de pH

Como ves, todo ello suma algo cuanto menos curioso. Para hacer jabón potásico, necesitamos lógicamente potasio. En este caso, nuestra fuente será la madera. Haz una pequeña fogata con madera bien seca, sin tratar y en pequeños trozos. Nos interesa una combustión rápida e intensa para conseguir gran cantidad de ceniza blanca, que recogeremos y meteremos en la olla pequeña. A continuación, añadimos 1 litro de agua, removemos bien durante unos minutos, y dejamos reposar durante 2 días.

Pasado este tiempo, introducimos la patata en la olla. Si la patata no flota, se debe repetir el paso anterior, es decir añadir más cenizas, remover y dejar reposar otros dos días. Si la patata flota, la solución de cenias y madera estará lista para el siguiente paso. Este curioso método de la patata, es un sistema muy rudimentarios que estima la concentración de carbonato de potasio debido al cambio de densidad del medio.

El siguiente paso es mezclar nuestras cenizas con agua con aceite. Pásala a la olla grande, puedes colarla o no, a tu elección. De una manera conseguirás un jabón más fino, en el otro más grumoso dependiendo del tamaño de las cenizas. Necesitarás de 0,5 a 1 litro de aceite, así que te recomendamos comenzar añadiendo medio litro para empezar. Añade el aceite en muy pequeñas cantidades a la vez que agitas con el palo. Podrás observar que poco a poco va adquiriendo una textura cremosa.

En este punto, ponemos la olla al fuego para conseguir evaporar parte del agua y que nos quede un jabón de potásico mucho más espeso. Una vez al fuego, tiende a rebosar con facilidad, así que no dejes de remover. La textura más sólida o aceitosa depende de los gustos de cada uno. Apagamos el fuego y dejamos que enfríe un poco.

El próximo paso es ajustar el pH del jabón, ya que tendrá un pH entre 10 y 12. Añadimos pequeños chorros de limón hasta que el jabón alcance un pH de 8-9. Si nos queda más bajo, corremos el riesgo de que se estropee. Y ya tenemos nuestro insecticida casero listo para usar. Las dosis pueden llegar a ser muy variables dependiendo de la concentración del jabón de potasio e incluso del tipo de madera. Comienza con dos cucharadas soperas por litro de agua, aplicando pulverizado sobre las plantas.

1 1.145 vistas

Una de las ventajas del cultivo de cannabis en interior frente a exterior, es la menor cantidad de plagas. Es muy extraño por no decir imposible, que nuestras plantas dentro de casa y con luces artificiales sufran la visita de saltamontes, gusanos, caracoles y babosas, pulgón o minador de la hoja. E imposible que otros peligros como pájaros o animales salvajes amenacen nuestro cultivo, aunque en ocasiones las mascotas hacen alguna travesura.

En interior existen plagas, aunque contadas. Araña roja, trips, mosca blanca, mosca del sustrato y en casos excepcionales pulgón y cochinilla, son las más habituales por no decir las únicas. Pero debido a las condiciones ambientales que gozan bajo luces artificiales, en ausencia de depredadores y con plantas a su total disposición, las plagas en interior son mucho más agresivas y difíciles de controlar. En muy pocos días, se nos puede ir de las manos.

El primer gran error muchas veces, es creer que por no cultivar al aire libre, nuestras plantas estarán a salvo de cualquier tipo de plaga. Éso lleva a una total confianza. No es extraño que algunos cultivadores muestren fotos de sus plantas infestadas de araña roja o trips. Parece inconcebible que alguien sólo se haya dado cuenta de que está sufriendo una plaga cuando la cantidad y daños ya son críticos, en lugar de las primeras marcas que dejan en las hojas.

¿Pero cómo es posible que entre una plaga en un interior? Pues muchas veces parece imposible, pero entran. Puede que en casa tengamos alguna planta ornamental, o en la terraza… En algún intercambio de esquejes nos puede llegar alguno con alguna plaga… También puede que nosotros mismos seamos los portadores y los llevemos en la ropa después de un paseo por el parque o de volver de huerto…

Al igual que en exterior, las revisiones periódicas deberían ser obligatorias. Casi todos los problemas en los cultivos se verán en sus hojas, desde plagas, a carencias o deficiencias de nutrientes, exceso de riego… y todas y cada una de ellas tienen signos ligeramente diferentes. No son iguales las marcas que deja una mosca blanca, que una araña roja o que un trip. Reconocer que tipo de plaga ataca nuestras plantas por las marcas que deja, no es muy complicado y ayudará en su tratamiento.

Y usar preventivos como aceite de neem, siempre ayudará a persuadir de muchos de las plagas más comunes. Evitará en muchos casos males mayores. De entre todas destaca la araña roja por su agresividad. Bajo las luces artificiales, encuentra un hábitat perfecta para reproducirse a gran velocidad. Además de voraces, son rápidas y en poco tiempo se propagan por todo el cultivo. Preferiblemente la combatiremos con dos aracnicidas, alternando aplicaciones ya que puede crear tolerancia.

Para mosca blanca, trips y mosca del sustrato, jabón potásico debería ser suficiente. Además, las trampas fotocromáticas son especialmente efectivas en interior, lo que también supone el hecho de conocer qué plaga nos está atacando al ver los insectos pegados en el adhesivo. No es un sistema para eliminar, pero sí para controlar y detectar.

0 1.219 vistas

Estamos ya a finales de agosto y las plantas de cannabis en exterior están en pleno espectáculo floral. Las variedades de floración más rápida, conocidas algunas como fast version, incluso estarán en sus últimos días antes de la cosecha. Lo normal en variedades normales, es que finalicen la floración pasado mediados de septiembre y hasta noviembre-diciembre en el caso de algunas sativas.

Es a partir de ahora donde nos jugamos el todo, cualquier fallo puede llevar al traste meses de intensos cuidados. Y los fallos pueden venir de cualquier lado. Sean hongos o plagas típicas de estas fechas, sean problemas por excesos o carencias de nutrientes, sea por un mal lavado de raíces, sea por cosechar muy tarde o muy temprano… pero analicemos los puntos más importantes para que la cosecha siempre sea la mejor.

MÁXIMA ATENCIÓN A LAS ORUGAS

En estas fechas se debe prestar una máxima atención a las peligrosas orugas. A lo largo de la primavera y el verano, cientos de mariposas diurnas y nocturnas habrán revoloteado entre nuestras plantas. Si no hemos usado preventivos, puede que alguna haya depositado sus huevos en alguna hoja o tallo de la planta. De estos huevos nacen unas larvas que pronto comienzan a alimentarse de las hojas. Y ahora, buscando refugio se introducen en el interior de los cogollos.

Una vez dentro de la flor, seccionan el tallo central por el que van extrayendo la savia de la planta. Sus excrementos, favorecen la aparición del hongo botrytis, que desde el interior del cogollo lo va devorando hacia el exterior. Suele ser habitual encontrarse un cogollo ligeramente afectado por este hongo, y al abrirlo encontrarnos una oruga y el cogollo literalmente podrido e inservible. Y es posible que si se revisan más cogollos vemos que están igual.

Por ello es siempre muy importante comenzar a usar preventivos desde que la planta es joven. Estos productos siempre son más efectivos contra huevos y larvas, que contra gusanos adultos. Tampoco es mala idea al menos una vez a la semana revisar algún cogollos, abriéndolo con los dedos y comprobando que su interior está como tiene que estar.

CUIDADO CON LOS HONGOS Y OTRAS PLAGAS

Además de las orugas y la botrytis que causan en los cogollos, no nos podemos olvidar de otras plagas y hongos. Araña roja, mosca blanca, pulgón, cochinilla… oídio, fusarium, la propia botrytis… son siempre una amenaza, pero a estas alturas más. A ello se une que usar insecticidas o fungicidas con las plantas en floración es siempre un problema. Lo ideal, es usar preventivos durante todo el crecimiento y las primeras fases de floración. Y revisar semanalmente las plantas intentando detectar cualquier pequeño ataque de plagas u hongos.

A partir de ahora las temperaturas nocturnas comienzan a disminuir, mientras que las diurnas apenas sufren variación y son siempre altas. Ésta diferencia, además de una mayor humedad ambiental, son caldo de cultivo de todo tipo de hongo. Cuidado especialmente con el oídio, que reconoceremos fácilmente como un polvillo blanco/grisáceo sobre las hojas, y la botrytis en los cogollos.

UNA BUENA ALIMENTACIÓN

En floración, las plantas de cannabis requieren los mismos nutrientes que en crecimiento, pero en diferentes cantidades. Entre los macroelementos que más consumen, se encuentran el fósforo y el potasio. La gran mayoría de potenciadores de floración no dejan de ser una combinación de estos dos elementos y en grandes porcentajes. Son los típicos PK. Otros aportan otros elementos como proteínas, carbohidratos, vitaminas…

Siempre en su justa medida, nunca está de más recurrir a ellos para aumentar la cosecha. A estas alturas es tan mala una carencia de nutrientes que un exceso. De una manera nuestros cogollos no serán tan grandes y compactos, de la otra puede que nos veamos en la obligación de realizar un lavado de raíces, muy contraproducente a estas alturas del cultivo. Guíate siempre por las recomendaciones del fabricante.

LAVADO DE RAÍCES PRE-COSECHA

Cuando la cosecha se acerque, es decir que falten unos 7-10 días, es el momento de hacer un buen lavado de raíces. Con ellos pretendemos eliminar por el drenaje de la maceta todos los nutrientes del sustrato, dejándolo inerte. Con ello, forzamos a la planta a que continúe alimentándose de las reservas almacenadas en las hojas. Así conseguiremos una hierba más suave y con mejor sabor, ya que la masa vegetal habrá perdido cantidad de nitrógeno y potasio principalmente, los que hacen que la hierba rasque o chisporrotee al fumarla.

Para hacer un buen lavado de raíces, la regla que siempre se ha empleado es la de usar el triple de agua que el volumen de la maceta. Para una maceta de 20 litros, usaremos 60 de agua. Para una maceta de 50 litros, 150 de agua. Comenzamos regando lentamente, dejando que el sustrato se vaya empapando al completo. Y pasado un rato, empezamos a regar abundantemente. Veremos que la primera agua del drenaje tiene un color oscuro. La última será transparente o casi transparente.

El agua es un bien que no debemos desperdiciar. Con esta regla del triple de agua que el volumen de las macetas, el que tenga un gran número de plantas puede llegar a usar miles de litros de agua. Para ello la mejor solución es usar un Flush, muchas marcas de fabricantes lo comercializan. Este aditivo disuelve las sales, por lo que tras un pequeño riego con agua y este producto, un riego abundante eliminará todas las sales de nutrientes con un mínimo gasto de agua.

LLEGÓ EL MOMENTO DE LA COSECHA

Y día a día, vemos como la cosecha está cada vez más cerca, el momento de recoger los frutos de meses de cuidados. Cosechar en el momento justo es la clave para obtener los mejores cogollos. Para ello hay que ser paciente para cosechar en el momento de máxima concentración de THC. Puede llegar a haber mucha diferencia a cosechar antes o después de lo debido. Conocer el momento óptimo no es una tarea fácil, y mucho menos a simple vista. Guiarse por el color de los pistilos o pelitos es algo orientativo, pero nunca determinante.

Debemos fijarnos en el color de los tricomas, esas pequeñas glándulas resinosas que cubren los cogollos. Éstos en un principio son de color blanco, después cambian a un color lechoso, y por último son de color ámbar o miel. El momento justo de cosechar es cuando la mayoría son de color lechoso, unos pocos transparentes, y alguno ámbar. Y ésto sólo lo sabremos usando un microscopio de mínimo 50-60 aumentos. No son muy caros y merece la pena tener siempre uno a mano a la hora de cosechar.

0 1.657 vistas

Los cultivadores de marihuana en exterior pueden ir viendo como poco a poco sus plantas se van llenando de pequeños cogollos. Ésto es siempre motivo de orgullo, ya que vemos como todos nuestros esfuerzos hasta ahora comienzan a dar sus frutos. Pero desgraciadamente, son también las fechas donde las amenazas se acumulan. Desde las plagas y hongos que siempre acechan, hasta los helicópteros de las fuerzas de seguridad y los siempre indeseables roba-plantas. Por éso te damos algunos consejos para que a estas alturas del cultivo y en las semanas que quedan, minimices los riesgos y consigas cosechar tus plantas.

LA PREVENCIÓN SIGUE SIENDO IMPORTANTE

Como hemos dicho, las plagas y los hongos siempre son un peligro. Son amenazas que pueden venir por tierra y aire. Hongos como la botrytis, el oídio, el fusarium pueden hallarse en el sustrato o ser transportados por el aire. O insectos como araña roja, pulgón, trips, gusanos o mosca blanca también pueden invadir una planta llegando caminando o volando.

El uso de preventivos sigue siendo importante. Pero estando en floración, lo que menos nos interesa es usar productos químicos. Éstos tienen un plazo de seguridad más largo que los productos orgánicos. Además pensemos que después pueden terminar en nuestros pulmones. El mercado nos ofrece muchísimas alternativas, como jabón de potasio, aceite de neem, tierra de diatomeas, cola de caballo, purín de ortigas…

CAMUFLA TUS PLANTAS

Los helicópteros de Guardia Civil o Policías Autonómicas en estas fechas suelen sobrevolar el territorio nacional buscando cultivos que intervenir. En muchas ocasiones, sobretodo cuando incautan cultivos dedicados al narcotráfico, son acciones totalmente justificadas. En otras, cuando se trata de autocultivadores que lo único que buscas es autoabastecerse, son acciones totalmente desmedidas.

Puede llegar a ser complicado camuflar un gran cultivo, pero no imposible. Usa mallas de ocultación, flores artificiales que puedes comprar en cualquier bazar y ponerlas en varias zonas de la planta para hacerla pasar por otra variedad… La mejor opción es siempre optar por cultivar en un invernadero, aunque no siempre es posible.

POR LA BOCA MUERE EL PEZ

Los ladrones de plantas son la peor de las plagas. Cada vez son más pacientes y suelen esperar para cosechar tus plantas unos días antes de que lo hagas tú. Pero éso no significa que no sepan ya dónde se localizan los cultivos que quieren atacar. Y no les importa mucho si se trata de cultivos en guerrilla, terrazas, jardines o balcones. Si tienes que trepar, lo harán. Y si tienen que saltar un muro, lo harán.

Curiosamente, los ladrones de plantas en la mayoría de casos no son desconocidos ni encuentran los cultivos de casualidad. Somos muchas veces nosotros mismos los que presumimos de nuestros cultivos delante de amigos o conocidos. Y éstos a su vez lo cuentan a otros amigos y conocidos. Lo mejor es siempre no contarle nada a nadie y mantener un total secretismo. Presume cuando hayas cosechado de tus cogollos y no antes.

0 530 vistas

Los hongos son siempre un peligro para cualquier cultivador de cannabis. Y si en crecimiento son peligrosos, en floración lo son mucho más. Pensemos que en la fase de crecimiento podemos tratar a una planta con cualquier tipo de fungicida. Y en el peor de los casos, si se tratase de un hongo letal como el fusarium y nos mate la planta, siempre estaremos a tiempo de comenzar un nuevo cultivo. Lógicamente conseguiremos plantas de menor tamaño, pero al menos tendremos una cosecha decente.

En cambio cuando los hongos atacan en floración, ya se deben evitar usar productos químicos, pensemos que después pueden terminar en nuestros pulmones. Y si el ataque es severo, puede hacernos incluso tirar la cosecha. Y ya será tarde para volver a intentar germinar alguna semilla o plantar un esqueje, el otoño cada vez está más cerca y las condiciones idóneas para el cultivo de cannabis disminuyen. Pero también existe la posibilidad de recurrir a remedios caseros, naturales y a su vez muy efectivos.

Caldo Bordelés

Es uno de los remedios más antiguos, inventado por los agricultores de la región de Burdeos, Francia, de ahí su nombre. Se trata de una mezcla de sulfato de cobre, hidróxido de calcio y agua. Los ingredientes no son sencillos de conseguir como los siguientes remedios, pero es un fungicida muy potente. Para su preparación, mezcla 10 gramos de sulfato de cobre y 20 gramos de hidróxido de calcio por cada litro de agua. Pulveriza ligeramente las hojas de las plantas para prevenir y combatir principalmente el mildiu y la botrytis.

Purín de ortigas

Además de ser un excelente abono con alto contenido en nitrógeno, hierro, calcio, fósforo y silicio entre otros, el purín de ortigas es también un buen fungicida. A su eficacia contra determinados hongos, se une la protección que ejerce contra mosca blanca, pulgón o araña roja. Para su preparación es necesario recolectar la ortiga antes de la floración. En 10 litros de agua macera 1 kilo de ortigas frescas durante unos 10 días, removiendo cada 2 días el macerado. Una vez filtrado, diluye de medio a un litro de este purín en 10 litros de agua y úsalo pulverizado sobre las hojas .

Cola de caballo

La cola de caballo es una plantas muy común y una gran aliada, ya que ayuda a prevenir el ataque de hongos como el mildiu, la botrytis o el oídio. Además fortalece el sistema celular de las plantas y tiene un gran contenido en nutrientes. Usa la misma elaboración que para elaborar el purín de ortiga y la misma dosis, siempre pulverizado sobre la planta y evitando hacerlo en las horas de máximo sol y altas temperaturas.

Ajo

El ajo puede tiene propiedades fungicidas, insecticidas, nematicidas y antibióticas. Es eficaz para el tratamiento y la prevención de ataques de hongos como la botrytis, el pytium o el damping off (podredumbre en semilleros). Además ahuyenta algunas plagas. Para elaborar una maceración de ajo, machaca 100 gramos de ajo y mézclalo con 10 litros de agua. El inconveniente es que a las dos semanas de haberlo preparado, ya no lo podremos usar. Siempre es preferible prepararlo en el momento en que se vaya a usar.

Ácido láctico

Como sabemos, la leche tiene un gran contenido en ácido láctico, además de aminoácidos y sales ricas en nutrientes. Para preparar éste fungicida casero, mezcla 0,8 litros de agua con 0,2 litros de leche desnatada. Añade para terminar 20 gramos de bicarbonato sódico, que además tiene un gran poder desinfectante y cicatrizante. Aplícalo directamente sobre las hojas de la planta en dosis moderadas ya que es muy fuerte. Usalo dos días seguidos, siempre evitando las horas de calor. Después úsalo cada 15 días a modo de preventivo, y cada semana en caso de ataques.

1 1.112 vistas
exterior cannabis

Este mes de junio es uno de los meses más importantes para el cultivo de cannabis en exterior. Por un lado, es la fecha límite para germinar semillas fotodependientes y en muchas zonas climáticas incluso autoflorecientes. Y por otro lado, pasado mediados de este mes se produce el solsticio de verano. Este día, el 21 de junio, es el día más largo de todo el año.

A partir de ahí, los días comenzarán a ser cada día un poco más cortos. Esta reducción de horas de luz, indica a las plantas de cannabis que el otoño se va acercando y deben florecer y madurar antes de la llegada del mal tiempo. Este cambio horario las plantas lo detectan lentamente. Se inicia así una fase de prefloración hasta que comienza la floración pasado mediado de julio generalmente.

También como hemos dicho, se termina casi la fase de siembra en exterior. Todavía queda más de un mes para que plantas germinadas a estas alturas del año, alcancen un tamaño decente antes de empezar a florecer. Si esperamos mucho más, las plantas crecerán hasta que el fotoperíodo natural las fuerce a florecer, pasadas unas 4-5 semanas, cuando las plantas alcanzan su madurez sexual. Tendrían por lo tanto un comportamiento similar al de una autofloreciente.

Si por ejemplo germinamos a principios de julio, hasta principios-mediados de agosto la planta no comenzará a florecer. Y lógicamente el final de floración se retrasará y no contará con las mismas horas de sol que en los meses de julio. Ésto afecta que directamente afectará a la cosecha. Tanto rendimiento, como la posibilidad de ataques de hongos típicos del otoño con humedades altas.

Así que por lo tanto, aún estás a tiempo de conseguir al menos unas plantas de tamaño pequeño-mediano que te proporcionarán buenas cosechas. Si partes de esquejes, igualmente también entramos en la fecha límite. Éstos alcanzarán mayor tamaño que las semillas, ya que cuentan con un cierto desarrollo. En cambio un esqueje a estas alturas florecerá antes, al contar con la misma edad sexual que su madre.

Durante este mes, también debemos garantizar a la planta los suficientes nutrientes para conseguir los ejemplares más sanos y mejor preparadas para la fase de floración. Son fechas para realizar un último trasplante, proporcionando un buen espacio para el desarrollo de las raíces para el último empujón. Ni que decir tiene que usar un sustrato muy enriquecido puede ser suficiente para garantizar alimento de primera calidad antes del comienzo de la nueva etapa de flora.

Sino, debemos usar un abono de crecimiento rico en nitrógeno, el nutriente más demandado por las plantas para su desarrollo. Y tampoco debemos descuidar las raíces. Unas raíces sanas son sinónimo de una planta sana. El uso de enzimas, estimuladores, bacterias y hongos beneficiosos contribuirán a un mayor desarrollo radicular y a mejorar la salud. Lo notaremos en una plantas que tendrán mayor capacidad de asimilar nutrientes, soportar condiciones adversas y como es lógico, se reflejará en una mayor producción.

Tampoco debemos olvidar la prevención de plagas y hongos. Si durante el crecimiento son un peligro, en floración lo son más. Los insectos comienzan su período de máxima actividad. Trips, mosca blanca, araña roja, gusanos, minadores… podemos mantenerlo a raya usando regularmente aceite de neem o jabón potásico. Contra los hongos, algún fungicida preventivo es la mejor opción. Siempre vale más prevenir que curar.

0 459 vistas

El principio de la temporada de cultivo en exterior, también coincida con la actividad de las plagas. Son muchos los insectos que encuentran en el cannabis no sólo refugio, sino un manjar. Las principales plagas que nos podemos encontrar son las siguientes:

ARAÑA ROJA

Posiblemente sea la peor de las plagas a las que enfrentarse.  Aunque lleva el nombre de “araña”, en realidad se trata de un ácaro. Y también aunque lleva el nombre de “roja”, podemos encontrarlas de otros colores, desde el verde al anaranjado o marrón, dependiendo de la época del año o la especie de la que se alimente. Tiene un pequeño tamaño, aproximadamente de medio milímetro, lo que hace que sea en ocasiones complicada su detección. Es común observar antes el daño en la planta que la propia araña. En condiciones favorables pueden arrasar cultivos en pocos días.

Los primeros síntomas se aprecian en las hojas, donde se pueden observar pequeños puntos blancos. Se debe a donde clavan su pico succionador para extraer la savia de las plantas. Cuando ésto ocurre, debemos hacer una revisión de toda la planta, buscando principalmente en el envés de las hojas, donde se sienten protegidas. También forman pequeñas colonias de individuos. Cuando la plaga se extiende, gereralmente en la fase de floración, hacen telarañas por toda la planta, llegando a cubrirla por completo. Para tratar la araña roja, se debe usar un acaricida o insecticida específico.

MOSCA BLANCA

Es una de las plagas más comunes en invernaderos y en general cualquier tipo de exterior. Sus alas les permiten desplazarse y buscar cualquier planta. Es un diminuto insecto volador de color blanco y de un tamaño de 1 a 3 milímetros, muy difícil de detectar en un primer momento. Se alimentan de la savia de las plantas que extraen con su pico succionador, dejando una pinchas blancas similares a las que deja la araña roja, pero más circulares y con un pico más oscuro en el centro. Se reproducen con gran facilidad y rapidez, pasando de pocos individuos a una verdadera plaga en pocos días.

Cuando movemos la planta, podemos ver como se echan a volar. Hay que fijarse muy bien para verlas, ya que a simple vista pudieran parecen motas de polvo. Pueden llegar a ser un grave problema para la salud de la planta, puesto que son portadoras de virus y bacterias. Los excrementos de la mosca blanca en las hojas favorecen la aparición de la negrilla. Éste es un tipo de hongo negruzco que ensucia y afea las hojas, impidiendo una correcta fotosístesis. Para tratar esta plaga podemos optar por un insecticida como el extracto de neem o jabón potásico.

TRIPS

Es otra de las plagas más comunes en exterior, aunque no es la peor.  Se trata de unos insectos diminutos de color que varía entre el marrón claro, verde o amarillento. Son alargados, con alas plegables los adultos y de un tamaño sobre 1 y 1,5 milímetros. Son también muy rápidos, por lo que también son muy difíciles de identificar a primera vista. Se suelen ver en el haz de las hojas, escondiéndose en los nervios de las mismas cuando notas un mínimo movimiento en la planta.

Se alimentan clavando su pico succionador, absorviendo la savia de las hojas. Dejan unas marcas similares a la araña roja y mosca blanca, pero más característica, ya que las picadas se producen muy juntas formando caminitos de unos pocos milímetros. Los trips también son portadores de virus y enfermedades. Sus excrementos favorecen la aparición de negrilla. Para tratar esta plaga podremos usar un insecticida como neem o jabón potásico.

PULGÓN

El pulgón es un insecto de un tamaño de 2 a 3 milímetros y abdomen redondo. Existen de una gran variedad de colores, desde el verde al negro o amarillento. Se alimenta de la savia de las plantas que extrae mediante un pico succionador de hojas y tallos tiernos. Una de sus características, es que se reproducen tanto por huevos como de manera asexual. Una hembra puede parir ejemplares adultos de más pequeño tamaño pero que enseguida comenzarán a reproducirse por huevos o del mismo modo.

Uno de los síntomas de que nuestra planta tiene asentada una plaga de pulgón, es la presencia de hormigas. Ambos forman una perfecta simbiosis. Las hormigas transportan a los pulgones a plantas sanas y las defienden de otros pequeños depredadores, y a cambio reciben la melaza que segregan.  Se identifican a simple vista realizando revisiones sobretodo en las puntas de crecimiento y hojas más jóvenes. Tienen gran facilidad para transmitir virus y enfermedades, así como favorecer la aparición de la negrilla. Para tratar plagas de pulgón se puede usar jabón potásico o aceite de neem.

COCHINILLA

Las cochinillas comprenden varios tipos. Las dos más comunes que afectan a cultivos de marihuana son la cochinilla parda y la cochinilla algodonosa. La parda tiene una coraza protectora de un material similar a la cera, que las protege de otros depredadores e incluso de algunos insecticidas. La algodonosa como dice el nombre, tienen el cuerpo cubierto de una especie de capa de algodón blanco.  Al igual que el pulgón, forman una simbiosis con las hormigas, por lo que la presencia de éstas puede ser un síntoma de que nuestra planta está siendo atacada por cochinilla.

Se alimentan de la savia de las plantas, clavando su pico principalmente en el tallo de las plantas. Se las puede ver pegadas al tronco como lapas. Debilita y trasmite enfermedades y virus a las plantas. También en ocasiones se pueden ver en el envés de las hojas cuando la plaga está muy extendida. Además sus secreciones favorecen la aparición de negrilla. Cuando se detecta a tiempo, es una plaga muy fácil de eliminar, simplemente mojando su coraza con un bastoncillo de algodón empapado en alcohol.

MOSCA DE LA HUMEDAD

También llamada mosca negra o mosca del sustrato, es una pequeña mosquita de color negro que habita en sustratos sometidos a humedad constante y excesiva, donde se reproducen con gran rapidez. Son de un tamaño de 3 o 4 milímetros, con largas patas. La mosca en sí no es el gran peligro para las plantas, sino sus larvas que se alimentan de las pequeñas raíces y dejando graves daños en la masa radicular. La planta queda débil y pierde capacidad de nutrición.

Es una de las plagas mas difíciles de erradicar, no tanto la mosca como sus larvas asentadas en el sustrato. Cualquier insecticida que usemos, debe ser en riego. También se puede usar una gruesa capa de vermiculita sobre el sustrato.

GUSANOS Y ORUGAS

Se trata de las larvas de insectos lepidópteros, generalmente mariposas y polillas. Las hay de muchos tamaños y colores, todas ellas muy voraces y destructivas. En pocas horas se pueden comer hojas enteras, además de tallos blandos. Su máxima actividad se produce en verano, una vez eclosionan los huevos que mariposas y polillas depositan en las hojas de las plantas. Y el mayor peligro es cuando las plantas están en floración. Una planta puede salir adelante si se comen una hoja, pero la cosecha se verá afectada cuando lo que devoran es un cogollo.

Cuando las plantas están en floración, hacen un agujero en el cogollo y se introducen en él, donde se resguardan de depredadores. Seccionan el tallo del interior del cogollo y se alimentan principalmente de la savia. Sus excrementos causan la aparición de la botrytis o moho gris, dejando los cogollos inservibles y para tirar a la basura. Tratar plagas de gusanos y orugas puede llegar a ser complicado en esta fase. Lo mejor es usar preventivos a lo largo de toda la primavera y verano como el Bacillus Thirigiensis, además de realizar revisiones buscando sus huevos.

MINADOR DE LA HOJA

El minador de la hoja se trata de una pequeña larva que nace y crece en el interior de las hojas, formando minas muy características y de ahí su nombre. Es a lo largo de la primavera y el verano, cuando varias especies de mosca depositan sus huevos en el interior de las hojas. Cuando éstos eclosionan comienzan su actividad.

De todas las plagas que pueden afectar a cultivos de marihuana no es la más perjudicial, ya que es un daño temporal que aunque impide a las hojas realizar sus funciones al 100%, no las inutiliza. Para eliminarlas, podemos localizarlas al final del surco y aplastarla con los dedos. De todos modos, a los pocos días se marcharán de la planta.

BABOSAS Y CARACOLES

En condiciones de humedad y lluvias ocasionales, babosas y caracoles tienen su máxima actividad. Tienen un apetito voraz y no dudarán en comerse tanto hojas como pequeñas plántulas enteras. Para combatirlas se puede usar algún insecticida anti-malacos o tierra de diatomeas, además de mantener una buena limpieza en las zonas cercanas a las plantas y eliminar posibles refugios que puedan usar.

0 515 vistas

ACE Seeds es uno de los bancos de semillas de España más prestigiosos. Expertos en la conservación genéticas, son mundialmente conocidos por sus excepcionales variedades sativas, fruto un gran trabajo de crianza y selección. Algunas de ellas proceden de los países más exóticos del planeta como Jamaica, Panamá, Tailandia, Malawi, Nepal, Etiopía o el Congo.

Este año 2018 arranca con algunas importantes novedades y en ediciones limitadas, por lo que la oportunidad de conseguir alguna de estas geniales variedades se reduce. También se incluyen nuevas versiones feminizadas y regulares de algunas de las plantas más emblemáticas de este banco. Algunas de estas interesantes novedades son las siguientes:

Líbano: es una sativa pura trabajada durante 10 años. Es una planta de hachís tradicional, famosa por producir el legendario hachís rubio y rojo libanés. Es una planta que se adapta muy bien a climas cálidos y secos. Destaca la gran concentración de CBD, entre 6 y 16%, mientras que de THC en algunos casos no llega a superar el 1%.

El período de floración es muy corto para ser una sativa, se cosecha entre finales de septiembre y primeros de octubre. En interior son necesarias de 9 a 11 semanas de floración. Tiene un aroma muy dulce y floral en floración, aunque durante el curado adquiere tonos a mango realmente espectaculares y a hachís marroquí. Su sabor es amaderado y agridulce. Debido a su gran concentración de CBD tiene una propiedades medicinales muy interesantes.

Bubba Kush x Kali China: se trata de un híbrido F1 con gran dominancia índica. Es una planta única en extracciones de resina. Además cuenta con una gran resistencia a hongos como botrytis y oidio, además de plagas como mosca blanca y araña roja. También soporta muy bien tanto temperaturas frías como altas. Principalmente se pueden encontrar 2 fenotipos diferenciados. Uno de ellos es morado, claramente influenciado por Kali China, y produce plantas estilizadas con altísimas producción de resinas. El otro feno es verde, más productivo y vigoroso, con períodos de floración más largos.

El período de floración en interior es de unas 7-9 semanas dependiendo del fenotipo. En exterior se cosecha a lo largo de la primera quincena de octubre. El sabor y aroma, dependiendo del fenotipo, pueden ir desde los cafeteros, a tierra húmeda y hachís de la Bubba Kush, a toques florales a rosas, frutales e incensados de la Kali China. Los efectos son psicoactivos y relajantes, alegres y positivos.

Bubba Kush x PCK: se trata de una variedad 100% índica, un perfecto cruce Afghani/Pakistan de la mejor calidad. Es una planta típica productora de hachís, con cogollos impregnados en una gruesa capa de resina. Es elegante, posee unas enormes hojas de anchos peciolos, tallos gruesos y porte rechoncho de típica afgana. Tiene un período de floración rápido y se cosecha a finales del mes de septiembre, unas 7-8 semanas en interior.

El sabor y aroma es delicioso. Dominan sobretodo los sabores cafeteros, a tierra húmeda y hachíseros de su madre Bubba Kush, con algunos toques más frutales en los fenotipos pakistanís. Los efectos son de índica lúcida, placentera, positiva y relajante. Además posee interesantes usos medicinales por sus grandes propiedades ansiolíticas.

Bangi Haze x Etiope: Bangi Haze es una de las variedades más resistentes en climas fríos y lluviosos. Etiope es una clásica sativa africana con gran resistencia a la humedad, hongos, viento y al sobretodo al calor. La combinación de ambas es un híbrido sativa de líneas del Congo y Etiopía, más productivo que Etiope, con una floración más rápida y mayor producción de resina, conservando la misma resistencia en climas fríos y húmedos.

El aroma es dulce, con toques a zanahorias frescas, florales y pinceladas que recuerdan al laurel y al eucalipto, ligeramente alimonada con un fondo picante/terroso. El sabor es muy complejo, a miel y zanahoria dulce, con notas de pimienta negra, y un retrogusto duradero a café. Los efectos son de sativa potente, muy eléctrico y energético, creativo y positivo. Se cosecha a finales de octubre, unas 11-12 semanas desde el cambio de fotoperíodo en interior.

Zamaldelica x Kali China: es uno de los híbridos más espectaculares de los últimos años que ha desarrollado ACE Seeds. Se combina la mejor de las madres Zamaldelica, una sativa considerada por muchos cultivadores como una de las mejores sativas puras del mundo, y una Kali China élite de 4ª generación, un híbrido indica estabilizado de impoenentes efectos, aromas y sabores.

Tiene un período de floración es de unas 8-10 semanas en interior. En exterior se cosecha a principios de octubre. Su aroma y sabor es delicioso, complejo y refinado. Se intuyen toques a frutas tropicales como mango, y a frutas del bosque como fresa y mora, con pinceladas dulces de zanahoria y golosina, además de florales e incensados. El efecto es potente, eufórico y con una psicoactividad alta y de larga duración.

Orient Express x Nepal Jam: en este híbrido índica/sativa se unen dos de las genéticas más legendarias de este banco de semillas. Es una planta de elegante y adaptada a cualquier clima. Se pueden encontrar principalmente dos fenotipos, uno principal sativa/indica con cogollos de tamaño exagerado y más resinosos. El otro feno más inusual es más sativo y menos productivo, que muestra una herencia Vietnam Black y sativa jamaicana, que adquiere intensos colores morados y azulados al final de la floración.

El periodo de floración es bastante corto y se cosecha a mediados de octubre. En interior, unas 8-10 semanas desde el cambio de fotoperíodo, dependiendo del fenotipo.  El aroma combina toques a hachís y a bosque húmedo de la Orient Express, con pinceladas melosas y acaramelados de la Nepal Jam. El efecto es equilibrado de potencia media/alta, alegre y positivo con un final relajante y placentero.

1 1.601 vistas

Una de las grandes preguntas que se hacen los cultivadores a la hora de comenzar un cultivo, es si partir de semillas o esquejes. En este post intentaremos resolver estas dudas.

Empezamos hablando de las semillas. Por un lado son mucho más fáciles de conseguir. En la actualidad existen cientos de bancos de semillas y cientos de grows donde se pueden encontrar semillas para todos los gustos. Índicas, sativas, híbridos, autoflorecientes, fotodependientes… Cualquier capricho que tengamos, lo podemos adquirir fácilmente.

Comparados con los esquejes, las semillas normalmente tienen mucho más vigor. Una semilla produce una raíz primaria que tiene un gran poder de penetración en el sustrato. La misma variedad, una semilla y otra esqueje, generalmente siempre crecerá mucho más la semilla.

Los esquejes por otro lado son en ocasiones complicados de conseguir, además que la variedad suele ser muy limitada cuando se consiguen. O conocemos a un cultivador que nos ceda esquejes, o hacemos una selección propia, o toca recurrir a un mercado que siempre puede dar gato por liebre.

Un esqueje es una copia idéntica de su madre. Con todas sus virtudes y defectos. De entrada, podremos conocer su comportamiento, cómo crece, cuánto dura exactamente la floración… su sabor, sus efectos… Normalmente cuando alguien cuenta con una planta madre, es porque esa planta es una muy buena genética. No tendría sentido conservar una madre poco productiva, de sabor ramplón y efectos mediocres.

Las semillas en cambio ofrecen unos cultivos más variados. En un paquete de semillas es muy complicado que todas las plantas sean idénticas. Ésto puede ser un punto a favor, el de disponer de una cosecha con ligeras variaciones en sabores y efectos.

Otro punto a favor de los esquejes, es que no precisan ningún tiempo para florecer. Al contar con la misma edad que la madre, florecen inmediatamente una vez se reduce el fotoperíodo. Las semillas en cambio necesitan alcanzar la edad adulta antes de que comiencen a florecer. Ésto no sucede hasta pasadas 4-5 semanas, lo que en interior y en espacios limitados puede ser una desventaja.

Los esquejes en contra tienen que pueden llegar a ser un foco de infección. ¿A quién no le ha pasado que compartiendo esquejes le ha llegado alguno con alguna plaga u hongo? Araña roja, trips, pulgón, oídio, fusarium… Siempre que recibamos un esqueje conviene hacerles un buen tratamiento con algún insecticida y fungicida de amplio espectro, como aceite de neem, jabón potásico, azufre…

Y terminamos con un aspecto también muy importante que es el bolsillo. Una madre nos garantizará un número ilimitado de esquejes. Sale muy económico hacer un cultivo en interior o exterior con un gran número de esquejes gastando únicamente un poco de enraizante y unos pocos jiffys. Las semillas, más caras o más baratas, suponen siempre una mayor inversión.

Semillas o esquejes, esquejes o semillas, al final será elección de cada cultivador y no hay nada escrito. El resultado siempre será una gran cosecha ya que la mano del cultivador es decisiva partiendo de unos u otras.

0 992 vistas

Los ácaros posiblemente sean los peores invasores que pueden atacar las plantas de cannabis, y por eso es muy importante saber como eliminar estos arácnidos de las plantas.

Considerados arácnidos en lugar de insectos, estas arañas tienen ocho patas y no tienen antenas. Es muy complicado verlos a primera vista por su tamaño. Estos ácaros construyen sus hogares debajo de las hojas y ponen sus huevo protegidos con telarañas que tejen alrededor de sus colonias. Una forma de localizarlos o de saber que se han implantado en tus plantas, es observar unos puntos blancos en las hojas, si lo ves puedes estar seguro que la araña roja ya esta presente.

Estos pequeños diablillos en forma de ácaros tienen unos pequeños colmillos que perforan las hojas para sacarle la clorofila que es necesaria para la fotosíntesis de la planta. Al cabo de unos tres días los huevos eclosionan y la colonia comienza a ser una grave amenaza. Estos pequeños arácnidos solo necesitan tres días para convertirse en adultos buscando más hojas y partes de la planta para instalar sus nuevas colonias y ampliar la invasión. Las hembras de estas arañas son capaces de producir varios millones de descendientes en tan solo un mes, por lo que nos encontramos con una de las peores plagas que pueden asolar las plantas de cannabis.

Cómo atacar o eliminar estos arácnidos o araña roja antes de la infestación

Mariquita

Como medidas preventivas podemos podemos utilizar un compost orgánico además de añadir un mantillo o mulch que proteja nuestro suelo y que a la vez, disuadan a estos pequeños guerreros de asaltar nuestras plantas. También estas acciones fomentan la presencia de arácnidos depredadores de estos ácaros. Las mariquitas, por ejemplo, son unos poderosos aliados que son fáciles de conseguir o adquirir, aunque cuando acaban con las colonias, su comida, tienden a desaparecer en busca de alimento.

¿Ya están infestadas tus plantas de cannabis de araña roja?

Colonia de araña roja

Si, después de tomar medidas preventivas, aún existen indicios de estos ácaros, entonces una buena medida es rociar tus plantas con agua durante varios días seguidos, cuatro o cinco. Esta acción de agua a presión hará que se eliminen parte de estos arácnidos y de sus telarañas, cayendo al suelo y atacando su movimiento. Esta simple y sencilla acción ayudará a que la araña caiga de las hojas y les sea complicado volver a su pequeño hábitat, cortandoles el alimento y propiciando que mueran de inanición.

Un poco más fuerte, pero bastante efectivo es pasarles la aspiradora succionando a estos pequeños “bichitos”. Se tarda un breve espacio de tiempo, pero se eliminan plagas con la aspiradora, funciona. Evidentemente, la bolsa con los infestos hay que hacerla desaparecer lo mas lejos posible de las plantas. Otro dato que debemos saber es que estos arácnidos se propagan con el calor o buen clima, por lo tanto, el aire fresco y frío también es una buena arma para combatir y eliminar estas plagas de araña roja o de su primos.