Buscar

cannabicromeno - resultados de búsqueda

Si no estás satisfecho con los resultados, realiza otra búsqueda

2 657 vistas

Aunque los nombres THC y CBD son los más conocidos de la planta, se conoce muy poca información sobre otro cannabinoide presente en el cannabis, el cannabicromeno.

Y no es lógico saber tan poco de este producto químico, ya que, en realidad, el cannabicromeno es probablemente el segundo cannabinoide más abundante del cannabis, lo que significa que la marihuana tendría más CBC que CBD aunque este último centre casi toda la atención.

La investigación realizada durante décadas indica una serie de razones por las cuales vale la pena prestar atención a esta relación no psicoactiva. Aquí os dejamos algunas de ellas:

Combate bacterias y hongos

Uno de los primeros estudios con la participación del cannabicromeno  fue  publicado en 1981  por la Universidad de Mississippi.

En el estudio, los investigadores encontraron que el CBC tenía un “fuerte” efecto antibacteriano, que incluye, entre otros, Escherichia coli (E. coli) y estafilococos.

Tiene propiedades antiinflamatorias

Estudios recientes en animales muestran que el cannabocromeno puede reducir el hinchazón y la  enteritis .

Curiosamente, parece que el CBC combate la inflamación sin activar los receptores cannabinoides. Esto podría explicar por qué este cannabinoide causa un efecto antiinflamatorio más potente en combinación con otros cannabinoides como el THC.

 

Alivia el dolor

También se ha encontrado que el cannabicromeno puede reducir el dolor y que su efecto puede ser tan potente como el del THC .

Sin embargo, los  estudios  publicados en 2011 encontraron que el CBC y el CBD también pueden combatir el dolor a través de “interacciones dirigidas a varios objetivos de control del dolor” a nivel de la médula espinal.

El CBC y el CBD, debido a que ambos no son psicoactivos, los científicos esperan que estos compuestos de la marihuana puedan usarse para tratar el dolor, sin los efectos nocivos de su consumo fumado.

Lucha contra la depresión

Los nuevos  estudios  de la Universidad de Mississippi revelan efectos antidepresivos significativos del cannabicromeno en modelos de ratas, e indicando que el CBC y un número de otros cannabinoides pueden ‘contribuir a la mejora del estado de ánimo general por sus propiedades “.

Los científicos todavía están tratando de aprender más acerca de cómo el CBC funciona, porque no parece ir por el mismo camino en el cerebro que el THC .

Estimula el crecimiento del cerebro

Las investigaciones realizadas sobre el CBC resaltan una de sus ventajas más singulares: puede ayudar a que su cerebro crezca. En particular, el CBC parece aumentar la viabilidad del desarrollo de las células cerebrales, un proceso conocido como neurogénesis.

Contrario a la creencia popular , la neurogénesis no se detiene después de alcanzar cierta edad. Sin embargo, ocurre solo en una parte específica del cerebro adulto llamada hipocampo . El hipocampo es el responsable de la memoria y del aprendizaje, y se cree que la falta de crecimiento en esta área contribuye a muchas enfermedades, como la depresión y la enfermedad de Alzheimer.

Si bien la capacidad del cannabicromeno para estimular la neurogénesis se estableció recientemente, la investigación previa sugiere que el  THC  y el  CBD  pueden hacer lo mismo.

El Dr. Xia Jiang de la Universidad de Saskatchewan, fue uno de los primeros científicos que descubrió este increíble efecto de la marihuana, lo explicó en una entrevista con Science Daily:

“La mayoría de los medicamentos suprimen la neurogénesis. Solo la marihuana activa el proceso de neurogénesis. “

Se sabe que los opiáceos, el alcohol, la nicotina y la cocaína inhiben el crecimiento cerebral. Afortunadamente, el CBC y otros químicos en la marihuana parecen tener el efecto opuesto.

0 368 vistas

El cannabicromeno (CBC) es uno de los fitocannabinoides mejor estudiados, pero sus propiedades y características no se conocen mucho, ni siquiera dentro de la industria del cannabis. Sin embargo, a medida que la industria se desarrolla, cada vez resulta más evidente que el cannabicromeno tiene una gran importancia a nivel medicinal.

Además, ahora que muchos dispensarios de Estados Unidos analizan sus variedades para conocer el perfil de cannabinoides, cada vez es más fácil encontrar variedades con un alto contenido en CBC – aunque puede que los miembros del público interesados todavía tengan que llamar a los dispensarios locales de confianza para encontrar la medicina correcta.

El cannabicromeno (CBC) es un fitocannabinoide abundante de origen natural, y se cree que es el segundo cannabinoide más abundante en el cannabis. Se ha demostrado que el CBC produce efectos antinociceptivos (analgésicos) y antiinflamatorios en roedores, aunque es necesario realizar estudios en seres humanos antes de que su verdadero potencial pueda conocerse.

Estructura Química y Propiedades del CBC

Al igual que el tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD), el CBC se produce a través de una conversión enzimática del precursor cannabigerol (CBG). Más concretamente, el ácido cannabigerólico (CBGA, que se descarboxila convirtiéndose en CBG) reacciona con una enzima en los tricomas glandulares de la planta de cannabis para formar ácido cannabicromenico (CBCA), que luego a su vez sufre la descarboxilación para convertirse en CBC.

El CBC comparte la misma fórmula molecular que el THC y el CBD: C21H30O2. Aunque muchos cannabinoides comparten la misma fórmula, los átomos dentro de la molécula están dispuestos en formas ligeramente diferentes. Esto proporciona a las moléculas individuales propiedades químicas muy diferentes, por ejemplo la capacidad famosa (y aparentemente única entre los fitocannabinoides) del THC para unirse al receptor CB1 y producir un fuerte efecto psicoactivo.

La molécula del CBC (© Wiki Commons)
La molécula del CBC (© Wiki Commons)

El CBC no comparte el efecto psicoactivo del THC, y aún no está del todo claro si tiene algún efecto sobre los receptores cannabinoides, ya que se ha demostrado que algunos de sus efectos son independientes. Sin embargo, tiene varios efectos farmacológicos de interés, y se cree que puede modular el efecto del THC y de otros cannabinoides de manera importante.

El CBC en la Planta de Cannabis

En un estudio de 1975, Constituents of cannabis sativa L. XI: Cannabidiol and cannabichromene in samples of known geographical origin (Constituyentes del cannabis sativa L. XI: Cannabidiol y cannabicromeno en muestras de origen geográfico conocido) (Holley et al.), se descubrió que el CBC era, por lo general, el segundo cannabinoide más abundante de las muestras analizadas de cannabis – ¡llegando hasta el 64 por ciento del contenido total de cannabinoides en algunos casos! Sin embargo, este estudio analizó variedades autóctonas olandrace de la década de 1970 – es poco probable que las variedades de interior comerciales de hoy en día, que principalmente se han seleccionado por tener un alto contenido en THC, contengan niveles tan altos de CBC.

En otro estudio publicado en 2002, The Inheritance of Chemical Phenotype in Cannabis sativa L. (La Herencia del Fenotipo Químico del Cannabis sativa L.) (de Meijer et al.), se demostró que el CBC “domina la fracción de cannabinoides de los juveniles y disminuye con la maduración”; en un estudio anterior, (Hashish components. Photochemical production of cannabicyclol from cannabichromene; Crombie et al., 1968) (Componentes del hachís. Producción fotoquímica de cannabiciclol a partir del cannabicromeno) se observó que el CBC se degrada naturalmente a cannabiciclol en presencia de calor y luz, al igual que el THC se degrada naturalmente a cannabinol (CBN).

El CBC reduce el dolor causado por el daño a las células nerviosas (© ZEISS Microscopy)
El CBC reduce el dolor causado por el daño a las células nerviosas (© ZEISS Microscopy)

Curiosamente, el estudio de 2002 también informa de la existencia de “variantes morfológicas que poseen un ‘quimiotipo juvenil prolongado’ (PJC)”, que retienen una proporción sustancial de CBC hasta llegar a la madurez. Estas variedades “PJC” expresan un menor número de brácteas y bractéolas (las pequeñas hojas que crecen al lado de las flores), así como un menor número de tricomas. También se demostró que la reducción de los niveles de luz aumentaba la proporción de CBC en estas plantas PJC, y que, en general, estas variedades fueron capaces de producir “materia prima farmacéutica con una alta pureza del CBC”.

El Potencial Medicinal del CBC

A día de hoy, se cree que el CBC tiene varias aplicaciones médicas posibles, muchas de las cuales están relacionadas con los procesos inmunológicos o homeostáticos. Varios estudios han investigado el CBC por su potencial, y aunque la investigación sobre el CBC está generalmente en una etapa preliminar, los resultados hasta ahora han sido prometedores.

Antidepresivo:

En un estudio realizado en 2010 en ratones, se demostró que el cannabicromeno (CBC) y el cannabidiol (CBD) presentan un “efecto importante” en los indicadores de depresión. El CBC produjo una disminución dependiente de la dosis significativa en la inmovilidad en dosis de 40 y 80mg/kg.

Antiinflamatorio:

En un estudio en animales publicado en 2010, se constató que el edema plantar inducido por lipopolisacáridos (inflamación) se reducía mediante la administración de CBC. También se demostró que este efecto se producía de manera independiente de los receptores CB, ya que los antagonistas bloqueaban los efectos similares causados por el THC, pero no bloqueaban los del CBC. Este estudio también halló que el THC y CBC trabajaron en sinergia para producir un efecto antiinflamatorio más fuerte cuando se administran juntos – ¡un gran ejemplo de las interacciones de los cannabinoides!

Antinociceptivo:

Un estudio de 2011 en ratas reveló que tanto el CBD como el CBC reducen el dolor nociceptivo (dolor causado por el propio daño al nervio) en ratas a través de una compleja serie de interacciones con proteínas conocidas por controlar la respuesta antinociceptiva.

Curiosamente, estos efectos eran bloqueados por la acción de los antagonistas del receptor CB1, lo que indica que el CBC tiene cierta afinidad por las receptores cannabinoides.

Se cree que el CBC aumenta la supervivencia de las células madre adultas (© pennstatenews)
Se cree que el CBC aumenta la supervivencia de las células madre adultas (© pennstatenews)

Movilidad intestinal:

En un estudio de 2012 en ratas, se demostró que el CBC normaliza la hipermotilidad gastrointestinal (diarrea) sin reducir el tiempo de tránsito intestinal. Esto es de interés clínico, porque la mayoría de los medicamentos contra la diarrea están asociados con el estreñimiento debido al tiempo de tránsito enormemente reducido. Por lo tanto, el CBC podría llegar a ser de gran importancia en el desarrollo de tratamientos a base de cannabinoides para los trastornos tales como la enfermedad inflamatoria intestinal.

Neuroprotector:

Un estudio fascinante publicado en 2013 demostró que el CBC aumentaba la viabilidad (la tasa de salud y de supervivencia) de las células madre progenitoras en ratones adultos, posiblemente a través de un mecanismo complejo que implica al trifosfato de adenosina (ATP; la enzima responsable de la transferencia de energía en las células del cuerpo).

Sin embargo, al parecer, el CBC también inhibe la diferenciación de estas células madre en astroglías, que son neuronas importantes muy implicadas en los procesos de reparación y homeostasis. Con suerte, las investigaciones futuras determinarán los efectos de este fenómeno, y evaluarán su potencial en la medicina.

by Seshata

4 2.094 vistas

Cualquier investigación sobre las cualidades medicinales de cannabis conduce rápidamente a una discusión sobre los cannabinoides, las moléculas milagrosas que proporcionan su impresionante valor terapéutico .El  THC y el CBD, los cannabinoides más citados, obtienen la mayor parte de la atención. Pero ¿qué pasa con los cannabinoides más oscuros?

Hay una buena probabilidad de que no se haya oído hablar mucho del de cannabicromeno, que es como a menudo se denomina el CBC. Si bien se sabe relativamente poco acerca de todos los cannabinoides , el CBC muestra varias características que indican un robusto valor medicinal.

Mejora el THC

En primer lugar, el CBC proporciona alivio del dolor que se cree que es el resultado de una interacción con el THC. Existe la teoría de que la capacidad de lucha del CBD se cree que se deriva por las características del aumento del dolor por parte del THC, no por la capacidad del CBC de hacerlo de forma independiente. El CBC también proporciona un efecto sedante (no se sabe si lo hace de forma independiente o en conjunción con otro cannabinoide). También inhibe la inflamación, ayudando a establecerse la homeostasis corporal establecer.

El CBC también se ha demostrado que estimula el crecimiento óseo. Aunque presente en cantidades mucho más pequeñas que los THC y CBD, el CBC se sabe que funciona en conjunción con otros cannabinoides como el THC, lo que ayuda a hacer cosas como a combatir el cáncer. La investigación reciente ha demostrado que este relativamente raro cannabinoide tiene un efecto anti-depresivo que es 10 veces mayor que el de su hermano CBD.

Se cree que el propósito principal del CBC es mejorar los efectos del THC. Se ha sugerido que los niveles elevados de CBC harán de una cepa de cannabis alta en THC y aún más potente. En este sentido, hay que pensar en el CBC como un amplificador de THC, o de refuerzo. Al igual que los cannabinoides CBD y CBG , el CBC carece de propiedades psicoactivas – pero ayuda al THC a tener mayor efecto. Se encuentra en concentraciones más altas en las variedades de cannabis nativo de los trópicos.

En lo que se llama el efecto de la comitiva o séquito , los investigadores teorizan en que decenas de cannabinoides y terpenos están involucrados en la eficacia terapéutica global que es la mayor suma de los cannabinoides individuales. Una nueva investigación también apunta al hecho de que estos cannabinoides de origen vegetal no interactúan sólo entre sí, sino también con los cannabinoides producidos internamente por el cuerpo llamados  endocannabinoides

Combatiente del cáncer

Más allá de su papel en la mejora de la eficacia del THC, el CBC puede ser una herramienta en la lucha contra el cáncer basado en la forma en que interactúa con un endocannabinoide llamado anandamida.  Este cannabinoide producido por el cuerpo humano se ha encontrado que reduce el cáncer colorrectal y el cáncer de mama . El CBC permite que la anandamida permanezca más en el sistema de un paciente debido a que inhibe su absorción, lo que significa que básicamente mejora la capacidad del sistema inmune para utilizar sus propios productos químicos saludables, tales como la anandamida, para librarse del cáncer.

arizona-medical-marijuana-testing-cbcMuchos expertos y cuidadores han concluido que la terapia que implica un solo cannabinoide, tales como los aceites de la CBD que se están utilizando para tratar a los niños con epilepsia intratable y que puede ser insuficiente para la mayoría de los pacientes. Muchos son defensores de la terapia del “efecto sequito” de la planta y sus formas sutiles en las que uno de los cannabinoides, como el CBC, puede amortiguar o potenciar el efecto de otro, al igual que el THC (o la anandamida un endocannabinoide).

Con haber sido descubiertos más de 80 cannabinoides, se necesitan investigaciones adicionales para entender la matizada interacción de estos productos químicos especializados que se ajustan perfectamente a los receptores en el cerebro humano y en el sistema nervioso. Se necesita un mayor conocimiento de los cannabinoides y de la eficacia de los perfiles de los cannabinoides antes de que a los pacientes se les puedan administrar soluciones específicas a su sistema endocannabinoide en particular y a la enfermedad o dolencia específica que se está tratando de tratar.

Aunque el CBC es uno de los cannabinoides menos entendidos, su capacidad para estimular el crecimiento óseo, asociarse con el THC para combatir el dolor y aumentar la potencia, reducir la inflamación, y lo más importante, a combatir el cáncer hacen que sea uno de los elementos más valiosos de la planta de cannabis.
Aunque se necesitan más investigaciones para ser completado y aprender acerca de este fascinante cannabinoide, parece que podemos esperar que será más necesario para la medicina del futuro.

Por Gooey Rabiński

arizona-medical-marijuana-testing-cbcMientras que los nombres del THC y CBD nos suenan, muy pocos conocen un compuesto de la marihuana llamado cannabicromeno.

Eso es lamentable, porque cannabicromeno es en realidad la segunda más abundante dentro de los cannabinoides de la marihuana, lo que significa que es probable que haya más de CBC en el cannabis que CBD, a pesar de que el CBD parece tener toda la atención actualmente.

Pero las investigaciones en las últimas décadas destaca una serie de razones por las que usted debe tomar nota de este compuesto no psicoactivo. Aquí hay 5 de ellas:

1. Lucha contra las bacterias y hongos

Uno de los primeros estudios con el cannabicromeno fue publicado en 1981 por la Universidad de Mississippi.

En el estudio, los investigadores encontraron que el CBC exhibió efectos “fuertes” antibacterianos en una variedad de bacterias gram-positivas, gram-negativas y ácido-rápido – incluyendo E. coli y los estafilococos (S. aureus).

El CBC mostró también una “leve a moderada” actividad frente a diferentes tipos de hongos, incluyendo un contaminante alimentario común conocido como el moho negro (Aspergillus niger).

2. Propiedades anti-inflamatorias

Estudios recientes en animales muestran que CBC puede reducir el edema (hinchazón), así como la inflamación del tracto intestinal .

Curiosamente, el CBC aparece para combatir la inflamación y sin activación de los receptores cannabinoides. Esto podría explicar por qué el CBC produce un efecto anti-inflamatorio más fuerte cuando se combina con otros cannabinoides como el THC.

3. Alivia el dolor

El Cannabicromeno También se encontró que para reduce modelos de dolor en animales, aunque su efecto puede no ser tan fuerte como el del THC.

Sin embargo, un estudio publicado en 2011 concluyó que el CBC y CBD podían luchar contra el dolor “interactuando con varios objetivos que intervienen en el control del dolor” a nivel de la columna vertebral.

El CBC y CBD a la vez no son psicoactivos, los científicos tienen la esperanza de que estos compuestos de marihuana puedan ser utilizados para tratar el dolor sin la psicoactividad.

4. Combate la depresión

Un estudio más reciente de la Universidad de Mississippi identificó un efecto antidepresivo significativo del cannabicromeno en modelos de rata, concluyendo que el CBC y un número de otros cannabinoides pueden “contribuir a la elevación del estado de ánimo en general como propiedades del cannabis.”

Los científicos todavía están tratando de averiguar más acerca de cómo el CBC hace esto, ya que no parece activar las mismas vías en el cerebro como el THC.

5. Estimula el crecimiento del cerebro

La última investigación sobre CBC, publicado el mes pasado, destacó una de las ventajas más singulares de este compuesto: De hecho, podría ayudar al crecimiento de su cerebro. Específicamente, el CBC apareció para aumentar la viabilidad de desarrollar las células del cerebro, un proceso conocido como neurogénesis.

Contrariamente a la creencia popular, la neurogénesis no se detiene una vez que llegan a cierta edad. Sin embargo, sólo se produce en una parte específica del cerebro adulto llamada hipocampo. El hipocampo es importante para la memoria y se cree que el aprendizaje y la falta de crecimiento en esta área contribuye a una serie de trastornos, incluyendo la depresión y la enfermedad de Alzheimer.

marijuanabrain300 (1)Mientras que la capacidad de cannabicromeno para promover la neurogénesis es un hallazgo muy reciente, los estudios anteriores sugieren que el THC y el CBD pueden hacer lo mismo.

Como el Dr. Xia Jiang, de la Universidad de Saskatchewan, uno de los primeros científicos en descubrir este extraordinario efecto de la marihuana – explicó en una entrevista con Science Daily:

La mayoría de las “drogas de abuso” suprimen la neurogénesis.  Sólo la marihuana promueve neurogénesis “.

Los opiáceos, el alcohol, la nicotina y la cocaína son conocidos por inhibir el crecimiento del cerebro. Afortunadamente, el CBC y otros productos químicos en la marihuana parece tener el efecto contrario.

Fuente Leafscience

0 378 vistas

“Maria Salvador” es como se llama el cannabis light y legal que el cantante italiano J-Ax lanza al mercado y que busca hacerse su hueco.

El cantante italiano J-Ax va a lanzar al mercado italiano su marca de cannabis legal ‘ Maria Salvador ‘, que estará disponible a partir del 14 de abril. En las redes sociales ha sacado un vídeo explicando los 5 motivos por los que eligió esta variedad ” Te relaja sin efectos secundarios “.

Es una variedad de cáñamo con niveles de THC (el elemento psicoactivo) de menos del 0.6%, el límite permitido por la ley italiana. Entonces en efecto es Maria legal .

Producido en colaboración con la empresa Legal Weed, tendrá un coste de € 34 el paquete de tres gramos, y como dice en la página web oficial ” es una variedad rigurosa y poderosa, presenta una relación equilibrada entre el CBD y otros cannabinoides no psicoactivos tales como CBC (cannabicromeno) y CBG (cannabigerol). A la vista, se puede ver una valiosa patina cristalina fruto del cuidadoso trabajo de cultivo compuesto por terpenos que son moléculas naturales beneficiosas. “

Aquí puedes ver un video del artista donde habla sobre las bondades de su variedad de cannabis light

0 2.901 vistas

Las nuevas investigaciones muestran que el cannabis proporciona protección y aporta algunos beneficios al cerebro humano. Aquí hay cuatro pruebas que muestran que la marihuana tiene un efecto positivo en el cerebro y que ayuda a mantenerlo en mejor forma, previniendo la demencia e incluso la muerte.

1. El cannabis causa el crecimiento de nuevas células en el cerebro

Las campañas gubernamentales contra la marihuana a menudo indican que la marihuana mata las células del cerebro, pero ahora sabemos la verdad. Estos estudios realizados en la década de 1970 ya han sido desacreditados . El estudio consistía en ponerse una máscara de gas mono y bombear humo con el equivalente de varios cientos de porros. Los monos y sus células cerebrales murieron por falta de oxígeno, no por el cannabis.

La investigación contemporánea afirma todo lo contrario: que los ingredientes activos contenidos en el cannabis estimulan el crecimiento de nuevas células cerebrales. La mayoría de los estimulantes “suprimen la neurogénesis”, dijo el Dr. Zhang. “Solo la marihuana promueve la neurogénesis”, lo que significa que ayuda a crear nuevas células en el cerebro .

Investigadores de Brasil profundizaron en la investigación, demostrando que el CBD también causa el crecimiento de nuevas células cerebrales . Investigadores de Italia han descubierto el mismo efecto causado por otro cannabinoide: el CBC .

No hay duda de que los cannabinoides forman nuevas células cerebrales. Esto ayuda a explicar estudios anteriores que han demostrado que los cannabinoides pueden tratar eficazmente los trastornos del estado de ánimo, como la depresión, la ansiedad y el estrés, todos los cuales están asociados con la falta de neurogénesis.

2. La marihuana previene la enfermedad de Alzheimer

 

Se estima que 30 millones de personas en todo el mundo sufren la enfermedad de Alzheimer . La investigación actual muestra que el uso de cannabis puede combatir la enfermedad y la demencia al limpiar las placas beta-amiloides en el cerebro.

“El THC es un potente antioxidante conocido con propiedades neuroprotectoras que afecta directamente la enfermedad de Alzheimer al reducir los niveles de beta amiloide e inhibir su acumulación”.

Esto fue confirmado por estudios previos en 2008 que demostraron que el THC “trata simultáneamente los síntomas de la enfermedad y la progresión de la enfermedad de Alzheimer”.

Este estudio mostró que “en comparación con los medicamentos actualmente aprobados y recetados para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer, el THC es más eficaz”.

3. El cannabis previene el daño cerebral después de una lesión o un derrame cerebral

Varios estudios recientes han demostrado que los cannabinoides protegen el cerebro del daño cerebral permanente después de un accidente o accidente cerebrovascular.

La investigación del 2012 y 2013 mostró que las bajas dosis de THC protegen al cerebro del daño causado por el monóxido de carbono o el trauma mecánico. Los investigadores descubrieron que el THC “protege y retiene las capacidades cognitivas y también puede utilizarse profilácticamente para la protección continua del cerebro”.

Un estudio de 2014 mostró que las personas que tenían lesiones cerebrales que tenían rastros de THC detectados en el cuerpo tenían un 80% menos de probabilidades de morir por un traumatismo craneal grave. Esto significa que en el grupo de fumadores ocasionales y el grupo de abstemios que han sufrido una lesión cerebral, habrá solo 2 muertes en el grupo de fumadores por cada 10 muertes sufridas por los abstemios.

Solo en Estados Unidos, 52,000 personas mueren por lesiones en la cabeza cada año . Este estudio mostró que si cada estadounidense adulto hubiera encendido varios porros a la semana, se podría evitar el 80% de esas muertes, o más de 41.000 vidas.

4. La marihuana en el tratamiento del cáncer cerebral

El uso de cannabinoides para tratar el cáncer es emociante. Los estudios repetidos en animales han demostrado que los cannabinoides matan las células tumorales y reducen los tumores a la vez que proporcionan una protección celular saludable.

Una investigación en el 2012 mostró que el CBD detiene la metástasis de formas agresivas de cáncer, otra investigación en 2013  mostró que una mezcla de seis cannabinoides mataba las células de leucemia, y un estudio del 2014 mostró que el THC y el CBD combinado con la quimioterapia tradicional “drásticamente” reducía el tamaño del tumor en el cerebro . La mayoría de estos estudios, sin embargo, se realizaron en animales, que, sin embargo, como los humanos, tienen un sistema endocannabinoide .

El uso de cannabis en el tratamiento del cáncer de cerebro no es nada nuevo. Ya en 1998 se demostró que el THC “causa la muerte natural de las células de glioblastoma, una forma agresiva de cáncer cerebral”. La investigación de 2009 mostró que el THC “mata las células cancerosas, pero no afecta a las células sanas”, en comparación con la quimioterapia tradicional.

Los beneficios curativos de la marihuana y los cannabinoides son enormes y, finalmente, ha llegado el momento de que cada ciudadano tenga acceso a esta planta extraordinaria.

De algunos de los mejores cultivos de cáñamo en territorio español, situados en el Delta del Ebro, nace el Extracto de Cannabis Sativa de Naturlove. Se trata de un aceite elaborado a partir de una extracción completa de cannabinoides con un contenido de THC insignificante. Por el contrario tiene un gran contenido en CBD o cannabidiol,  CBG o cannabigerol, CBN o cannabinol, y CBC o cannabicromeno, entre otros. En total contiene unos 400 compuestos naturales.

Este aceite CBD cuenta cuenta con los estándares y normativas Europeas, además de estar sometido a estrictos controles por parte del Consejo Catalán para la producción Agraria Ecológica. Este organismo certifica que los cultivos están libres de pesticidas, metales pesados y cualquier otro producto químico perjudicial para la salud.

En este ambiente privilegiado próximo a la costa mediterránea, con un clima cálido, largas horas de sol durante las temporadas de cultivo y con gran cantidad de agua, se cultivan las variedades Carmagnola y Bialobrzquie. Gracias a que se ha podido conseguir el permiso de reproductor de semillas, han podido trabajar y crear estas variedades de cáñamo nacional con un contenido en cannabinoides único y gran adaptabilidad a este clima.

El CBD o cannabibiol, compuesto más importante de este aceite, es el principal compuesto del cáñamo y el segundo de la marihuana psicoactiva por detrás del THC. Se trata de un cannabinoide sin psicoactividad que actúa como modulador del THC. Según miles de estudios, tiene un alcance más amplio en el tratamiento de muchas enfermedades que el THC y que ningún otro cannabinoide.

Se ha podido demostrar su eficacia en el tratamiento de la epilepsia​ y otras encefalopatías epilépticas como el síndrome de West, la esclerosis múltiple, los desórdenes de ansiedad y la esquizofrenia. También reduce las náuseas y en la mayoría de los casos tiene un efecto ligeramente sedante e inhibe la transmisión de señales nerviosas asociadas al dolor.

Uno de los grandes descubrimientos es que se ha podido comprobar que el cannabidiol es capaz de reducir el crecimiento de células de cáncer de mama in vitro y su invasividad. No en vano el CBD es el primer agente exógeno y no-tóxico que conlleva a una inhibición de la agresividad tumoral, algo extraordinario y por lo que podría ser en corto plazo la medicina del futuro.

El Extracto de Cannabis Sativa 2,5% CBD de Naturlove está elaborado con una base de aceite de oliva virgen también producido en España. Es indicado en el tratamiento de numerosas enfermedades como ya hemos mencionado. También es un excelente preventivo y un complemento perfecto para cualquier dieta. Puesto que no es psicoactivo se puede emplear en personas de cualquier edad. El modo de empleo es sublingual, administrando las gotas bajo la lengua y esperando aproximadamente 1 minuto antes de tragarlas. Su sabor y aroma es sensacional, una mezcla de aceite de frutos secos como nueces, almendras o avellanas.

COMPOSICIÓN DE NATURLOVE EXTRACTO DE CANNABIS SATIVA 2,5% CBD
  • Olea Europaea (aceite de oliva) 97,5%
  • Extracto de Cannabis Sativa 2,5%
VALOR NUTRICIONAL
  • Energía 900,00 de Kcal
  • Proteínas 0,00 gramos
  • Hidratos de Carbono 0,00 gramos
  • Fibra 0,00 gramos
  • Grasas 97,5 gramos
  • AGS 17,00 gramos
  • AGM 69,00 gramos
  • AGP 11,50 gramos
  • Colesterol 0,00 gramos
MODO DE EMPLEO
  • Administrar de 10 a 30 gotas al día, repartidas en 2-3 tomas
  • Aplicar bajo la lengua y esperar 1 minuto antes de tragarlo

3 1.456 vistas

La lista de enfermedades para las que los fitocannabinoides contenidos en la planta Cannabis Sativa L. poseen propiedades y beneficios medicinales no deja de crecer. Ahora, un estudio internacional demuestra que el Ácido Tetrahidrocannabinólico o THCA, que se encuentra en el cannabis crudo, presenta importantes efectos neuroprotectores. Sigue leyendo.

Los fitocannabinoides, los principios activos contenidos en la planta Cannabis SativaL., determinan el alcance de sus propiedades y beneficios terapéuticos para nuestra salud. La lista de enfermedades y trastornos para los que estos cannabinoides demuestran ser beneficiosos aumenta día a día, a medida que la investigación avanza. Y ahora le ha llegado el turno al Ácido Tetrahidrocannabinólico o THCAun fitocannabinoide en forma ácida que se encuentra en el cannabis crudo. Un equipo internacional de investigadores ha publicado un estudio que demuestra que el THCA presenta importantes efectos neuroprotectores, lo que lo convierte en un tratamiento potencial y prometedor de enfermedades metabólicas, neurodegenerativas y neuroinflamatorias.

Con el fin de comprender mejor el alcance del estudio que nos ocupa, me gustaría hacer una pequeña introducción a algunos conceptos básicos relativos a la ciencia de los cannabinoides, con los que algunos pueden estar más familiarizados, y otros no tanto.

¿Qué son los fitocannabinoides?

Por lo general, se suele emplear la palabra “cannabinoide” para referirse a todas las sustancias químicas que, independientemente de su origen y estructura, se enlazan con nuestro propio sistema endocannabinoide, en concreto con los receptores cannabinoides que se encuentran localizados en nuestro cuerpo y en nuestro cerebro.

Todas esas sustancias químicas forman un grupo, amplio y variado, que se puede dividir en tres subgrupos:

  • los cannabinoides herbarios o fitocannabinoides, que la planta de cannabis sintetiza de forma natural;
  • los cannabinoides endógenos o endocannabinoides, producidos por los organismos animales y por el propio cuerpo humano, como la anandamina o 2-AG;
  • y los cannabinoides sintéticos, elaborados sintéticamente en un laboratorio, como su propio nombre indica.

Los endocannabinoides forman parte de un sistema de modulación de nuestro organismo que comprende las dianas sobre las que actúan los cannabinoides vegetales o fitocannabinoides. Cuando fumamos, ingerimos o vaporizamos cannabis, dichos fitocannabinoides interactúan con las células de nuestro cuerpo para producir beneficios medicinales.

Primer plano de la punta de una planta en crecimiento que tiene un cogollo de cannabis madurando, y la representación gráfica de la estructura molecular del cannabinoide CBG (cannabigerol) superpuesta sobre él
El CBG tiene potencial terapéutico para enfermedades cutáneas y efectos antitumorales leves en las células del cáncer de próstata (CC. MarihuanayMedicina)

A día de hoy, ya se han identificado más de 100 fitocannabinoides, en los que se engloban sus formas ácidas y neutras, los análogos y otros productos de transformación. Entre los cannabinoides más conocidos y estudiados, presentes en la marihuana, el hachís u otras preparaciones a base de, o derivadas de, la planta Cannabis Sativa L., se encuentran el tetrahidrocannabinol (THC), el cannabidiol (CBD), y el cannabinol (CBN). Algunos de los menos conocidos son el cannabicromeno (CBC), el cannabigerol (CBG), el cannabiciclol (CBL), la cannabidivarina (CBDV), y un largo etc.

El auge de la investigación sobre los cannabinoides deriva de las expectativas creadas por las potenciales aplicaciones terapéuticas en la medicina de estas sustancias, que sin duda son un tema de interés a nivel mundial, que va más allá de lo estrictamente científico o clínico.

THCA, un ácido cannabinoide sin efectos psicoactivos

El Ácido Tetrahidrocannabinólico o THCA es un compuesto o ácido cannabinoide que se encuentra en el cannabis crudo antes de que se produzca una conocida reacción química llamada “descarboxilación“. Esta reacción se produce al aplicar calor o cuando se seca el cannabis, y debido a ella, los ácidos transmutan en sus formas neutras y psicoactivas. Es decir, este proceso químico es el que genera la psicoactividad del cannabis, por eso, los ácidos cannabinoides carecen de efectos psicoactivos, un importante aspecto en el que también reside su interés para la ciencia.

En concreto, el THCA se convierte en Δ9-THC – el famoso y principal compuesto psicoactivo de la planta – mediante la combustión, vaporización y calentamiento a una temperatura adecuada. Así pues, no es posible fumar ni inhalar ácidos cannabinoides, sólo se pueden ingerir o aplicar tópicamente.

Foto de una mesa que tiene encima un vaso de plástico transparente con zumo de cannabis verde y brillante, y un porro de cannabis en un pequeño cenicero, y al fondo, un grupo de personas que comparten zumo de cannabis.
El zumo de cannabis, hecho de hojas y cogollos frescos y crudos, contiene ácidos cannabinoides (CC. Rusty Blazenhoff)

Propiedades neuroprotectoras de los cannabinoides

Volvemos a centrarnos en el estudio que nos ocupa hoy, y que prueba una vez más el interés de la investigación científica por el cannabis medicinal y por las propiedades terapéuticas de estos compuestos – especialmente de los no psicoactivos, como ocurre con el CBD.

La investigación médica la ha llevado a cabo el Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba, España, en colaboración con tres de las principales empresas que trabajan en el campo de la investigación del cannabis medicinal – Phytoplant Research SL, VivaCell Biotechnology Spain SL, y Emerald Health Pharmaceuticals – y el estudio resultante se ha publicado en el British Journal of Pharmacology.

Los investigadores han constatado que el Ácido Tetrahidrocannabinólico o THCA presenta un gran potencial neuroprotector y, por lo tanto, puede ser un tratamiento prometedor para enfermedades neuroinflamatorias, enfermedades degenerativas – como la enfermedad de Huntington (HD), además de para enfermedades neurodegenerativas debilitantes – como la esclerosis múltiple (EM), el Alzheimer y el Parkinson, entre otras.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año mueren alrededor de 6,8 millones debido a dichas enfermedades neurodegenerativas, de las que la mayoría afectan al funcionamiento cognitivo y a otras funciones del organismo, como el equilibrio, el movimiento, el habla, o incluso la respiración y el movimiento del corazón.

El estudio ha demostrado que el THCA, el fitocannabinoide no psicoactivo biosintetizado por la planta Cannabis sativa L. en mayor abundancia, ejerce dicho efecto en su forma cruda mediante la activación de los receptores PPARγ – en vez de actuar sobre el sistema endocannabinoide – eliminando los efectos psicotrópicos o a nivel cerebral no deseados de la ecuación medicinal.

Como ha afirmado el Dr. Xavier Nadal, director del Departamento de Extracción de I+D de la empresa Phytoplant Research SL., “este hallazgo abrirá una nueva gama de aplicaciones neuroprotectoras de los cannabinoides, evitando los efectos secundarios psicoactivos”. 

Resultados del estudio in vivo                                                                                                

El estudio se ha realizado en animales de experimentación como modelos, en concreto, en roedores, con el objetivo de estudiar la bioactividad del THCA – que de momento ha sido poco estudiado por la ciencia, mientras que ya se incluye en diferentes preparados a base de cannabis – además de determinar si Δ9- THCA modula la vía PPARγ y comprobar su actividad neuroprotectora in vivo.

Foto de una porción de una parte del cerebro conservada en una sustancia transparente, etiquetada como 'Despigmentación de la sustancia negra en la enfermedad de Parkinson postencefalítica 68/1960'.
Despigmentación de la sustancia negra en la enfermedad de Parkinson postencefalítica (CC. Digital Collections, UIC Library)

Los resultados obtenidos demostraron que los ácidos cannabinoides se unen y activan PPARγ con mayor potencia que sus productos descarboxilados. PPARγ es el receptor nuclear de algunos cannabinoides y la señalización vía PPARγ desempeña un papel en la neuroinflamación y en la epilepsia. Como Δ9- THCA es un potente agonista de PPARγ, manifestó actividad neuroprotectora y neuroinflamatoria en un modelo animal afectado por la enfermedad de Huntington. A los roedores a los que se había inoculado la toxina mitocondrial ácido 3-nitropropiónico, el THCA les ayudo a mejorar el déficit motor y a prevenir la degeneración estriatal a través de una vía de PPARγ-dependiente.

Por otro lado, el ácido tetrahidrocannabinólico hizo que aumentará la masa mitocondrial en las células N2a de neuroblastoma, y evitó la citotoxicidad inducida por la privación de suero en las células STHdhQ111/Q111. También, demostró que atenuaba la microgliosis y la astrogliosis, además de reducir la expresión de mediadores proinflamatorios y marcadores habitualmente asociados con la HD.

Conclusión                                                                                                                                    

Como el equipo de investigadores concluye en su estudio, Δ9- THCA presenta una potente actividad neuroprotectora que merece la pena ser tenida en cuenta a la hora de aplicar tratamientos en el caso de la enfermedad de Huntington, y posiblemente en el de otras enfermedades neuroinflamatorias y neurodegenerativas. Asimismo, concluyeron que los preparados botánicos de cannabis medicinal sin descarboxilar pueden contener altos niveles de otros ácidos cannabinoides no psicoactivos, como Ácido Cannabidiólico o CBDA y Ácido Cannabigerólico o CBGA, que también actúan sobre PPARγ.

El interés y relevancia de este tipo de estudios radica en que nos proporcionan evidencias de que estos compuestos cannabinoides contenidos en la planta Cannabis Sativa L. tienen un potencial muy importante a nivel farmacológico. Aunque de momento, gran parte de estos estudios sólo son preclínicos, es decir, no se han realizado en humanos, no hay duda de que los resultados demuestran el potencial del cannabis medicinal como tratamiento alternativo y/o complementario que podría ayudar a muchos pacientes que sufren diferentes dolencias y trastornos en todo el mundo.

Foto de un jardín al aire libre con dos grandes plantas de cannabis en primer plano y árboles frutales en segundo plano
Los ácidos cannabinoides no psicoactivos contenidos en la planta Cannabis Sativa L. cruda tienen efectos neuroprotectores (CC. David Mosas)

No obstante, no podemos olvidarnos de que, a diferencia del CBD que se obtiene del cáñamo, el THCA procede de su planta hermana que, por desgracia, sigue siendo ilegal en gran parte del mundo. Por eso, muchos de los estudios y trabajos de investigación sobre cannabinoides todavía no se han podido realizar en pacientes humanos, debido a las actuales legislaciones que la prohíben y la siguen clasificando como una planta sin valor medicinal. Mientras las leyes no cambien y avancen, la ciencia se seguirá dando con un muro.

by Miranda

1 5.420 vistas

La sinusitis es una inflamación de la mucosa de los senos paranasales, la mayoría a menudo se desarrolla inmediatamente después de la inflamación de la mucosa de la propia cavidad nasal (rinitis). La sinusitis de los senos maxilares puede originarse a partir de la infección en la cavidad oral, en la extracción traumática del diente donde llegó a los quistes de los maxilares y los dientes, los senos supramaxillares, periodontitis de los dientes superiores, etc.

Existen sinusitis agudas y crónicas, y de acuerdo con la naturaleza del proceso inflamatorio pueden llegar a ser purulentas. La sinusitis crónica requiere mayor atención, ya que puede ocasionar complicaciones graves de meningitis, osteomielitis, meningoencefalitis, abscesos cerebrales y otros.

Signos y síntomas




Hay cuatro pares de senos paranasales, y los síntomas de la sinusitis pueden depender de cuál de estos senos se ve afectado. Una guía rápida de la ubicación de estos senos paranasales es la siguiente:

• los senos frontales se encuentran en la frente arriba de los ojos;
• Los senos paranasales se encuentran a ambos lados de la nariz hasta el ángulo interno del ojo;
• los senos en forma de cuña se ocultan detrás de la nariz y los ojos;
• los senos maxilares se encuentran en la mejilla debajo de los ojos;

Las características clínicas de la sinusitis incluyen: 

• Nerviosismo, a menudo con pus;
• Nariz tapada;
• olor alterado;
• Dolor en la cara;

A veces puede haber tos y mal aliento.  Los síntomas más específicos dependiendo de los senos paranasales afectados son los siguientes: 

• Dolor de muelas y dolor de cabeza frontal (sinusitis maxilar);

• Dolor en los ojos y dolor de cabeza (sinusitis frontal);
• Dolor en los ojos, hinchazón alrededor de los ojos y lagrimeo excesivo (sinusitis del huevo);
• Dolores de cabeza (frente, cabeza o parte posterior de la cabeza), a veces congestión nasal o bloqueo nasal (sinusitis esfenoidal).

Tratamiento de la sinusitis crónica

El propósito del tratamiento de la sinusitis crónica es curar la infección y aliviar los síntomas. Muchos médicos aún recetan aerosoles antibióticos orales para tratar una infección bacteriana causada por la inflamación. Los aerosoles a menudo se recomiendan para el tratamiento de la sinusitis crónica asociada con la alergia. En algunos casos, es posible que se requiera una operación quirúrgica de limpieza y drenar los senos paranasales. Estos son parte de los tratamientos existentes.

Cómo ayudan los cannabinoides con el tratamiento de la sinusitis

¿Sufres de ataques crónicos de sinusitis? La marihuana medicinal ha demostrado ser útil y tener efectos beneficiosos en muchas enfermedades. Hoy en día, los estudios también demuestran que los cannabinoides son antibióticos potentes y altamente efectivos que pueden ser claves para detener las bacterias resistentes como las que se encuentran en la sinusitis crónica. El cannabis puede ayudar a quienes sufren de sinusitis a combatir las infecciones que no responden a los antibióticos.

Los investigadores y fabricantes de medicamentos están en proceso de desarrollar y probar antibióticos elaborados a partir de cannabinoides para tratar infecciones. Han sido probados sin compuestos psicoactivos como el cannabicromeno, el cannabigerol y el cannabidiol, así como el tetrahidrocannabinol (THC) psicotrópico por sus propiedades antibacterianas.

El sistema endocannabinoide llamado con nombre de la planta que condujo a su descubrimiento es quizás el sistema fisiológico más importante involucrado en la creación y el mantenimiento de la salud humana. Los endocannabinoides y sus receptores se encuentran en el cuerpo: el cerebro, los órganos, tejido conectivo, las glándulas y las células inmunes. En cada tejido, el sistema cannabinoide realiza diferentes tareas, pero el objetivo es siempre el mismo: la homeostasis, manteniendo un entorno interno estable a pesar de las fluctuaciones en el entorno externo.

4 537 vistas

El CBD significa “cannabidiol” y es furor en la industria del cannabis. Se cree ampliamente que juega un papel clave en las propiedades curativas de la planta. A pesar de su estado legal confuso, el CBD está actualmente disponible en dispensarios y tiendas de uso recreativo en EEUU y en muchos países del mundo. Pero, ¿funciona el CBD? y ¿cómo puede beneficiar a los pacientes y a los usuarios en general?

A. ¿QUÉ ES CBD?

El cannabidiol es el segundo fitocannabinoide más abundante que se encuentra en el cannabis, después del tetrahidrocannabinol (THC). Representa hasta el 40% del extracto de la planta. El CBD es insoluble en agua, pero soluble en solventes orgánicos. El precursor del CBD es el ácido cannabidiólico (CBDA), que se encuentra en las glándulas de resina de las plantas de cannabis en bruto. Por el envejecimiento y la descarboxilación (eliminación de iones carboxilo, COOH, por calentamiento) el CBDA se convierte en CBD .

El CBDA también tiene un precursor, el ácido cannabigerólico (CBGA). Es un precursor del ácido tetrahidrocannabinólico (THCA) y del ácido cannabicromeno (CBCA). El CBGA se convierte en CBDA con la ayuda de la enzima CBDA sintasa de la planta de cannabis. La catálisis del CBGA a CBDA ocurre a través de la misma vía metabólica que el THCA, con la única diferencia de que hay otra enzima, el THCA sintasa, que actúa como catalizador.

B. ¿CÓMO FUNCIONA EL CBD?

Los estudios han demostrado que el CBD tiene una baja afinidad por los receptores CB1 y CB2 del cuerpo. De hecho, el CBD parece funcionar como un agonista del receptor, lo que significa que bloquea o amortigua una respuesta biológica uniéndose a un receptor, en lugar de provocar una respuesta como un agonista, que es lo que hace el THC. Esto explica por qué el CBD puede ayudar a “suavizar” los efectos del THC, así como a prolongar la duración de los efectos del THC al aumentar la densidad del receptor CB1.

También hay un gen en el cuerpo humano que produce una proteína conocida como “GPR55” o “receptor acoplado a proteína G 55”, el GPR55 es activada tanto por THC como por el CBD, así como por los propios endocannabinoides del cuerpo, la anandamida (que el THC imita) , el 2-arachidonoylglycerol (2-AG, encontrado en la leche materna) y el noladin ether. El GPR55 se encuentra principalmente en el núcleo caudado y el putamen del cerebro.

Cuando se consume CBD , se activa el 2-AG, lo que ralentiza el deterioro de la anandamida. El CBD también inhibe la amida hidrolasa de ácidos grasos (FAAH), que aumenta los niveles de endocannabinoides en el cuerpo y del THC natural del cuerpo. El CBD también actúa como un agonista parcial del receptor 5-HT1A, un subtipo del receptor 5-HT que se une al neurotransmisor serotonina. Esto ayuda a explicar por qué el CBD funciona como un antidepresivo, ansiolítico (ansiedad decreciente) y neuroprotector. Los receptores 5-HT1A se encuentran principalmente en el cerebro. Curiosamente, el CBD influye indirectamente en los receptores μ-opioide y δ-opioide, lo que puede ayudar a explicar por qué el cannabis puede ayudar a reemplazar los analgésicos basados ​​en opioides.

C. ¿QUÉ EFECTO TIENE CONSUMIR EL CBD?

El CBD no es psicoactivo (para la mayoría de las personas) ni es tóxico. Aunque no tiene efectos eufóricos como el THC, definitivamente puede ayudar a inducir la relajación y reducir el estrés. Algunos sienten una ligera sacudida de energía; el cerebro no se nubla, y las personas tienden a sentirse “lúcidas” cuando usan CBD. Aunque definitivamente hay algunos efectos fisiológicos, una especie de respuesta “apedreado sin estar apedreado”.

D. ¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS MÉDICOS DEL CBD?

Hay diferentes cantidades de evidencias con respecto a una serie de condiciones por las que el CBD puede ayudar:

• Actúa como un anticonvulsivo. GW Pharmaceuticals está buscando la aprobación de la FDA norteamericana para comercializar su Epidiolex con alto contenido de CBD como un medicamento para la epilepsia, el síndrome de Dravet y las convulsiones en general.

• Actúa como un antipsicótico . El CBD se puede utilizar en lugar de los antipsicóticos recetados para el trastorno de estrés postraumático (TEPT), el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), el trastorno obsesivo compulsivo (TOC), la depresión grave, los trastornos alimentarios y la esquizofrenia.

• Es neuroprotector. El CBD protege las células cerebrales de la toxicidad del glutamato, que se acumula cuando el oxígeno no llega al cerebro. Esto significa que el CBD puede ser útil para la enfermedad de Parkinson, los accidentes cerebrovasculares, las lesiones cerebrales traumáticas y una variedad de trastornos y problemas neurológicos. El CBD también induce el crecimiento de nuevas células cerebrales (neurogénesis).

• Es antiinflamatorio. Varios estudios han demostrado que los cannabinoides reducen la inflamación regulando negativamente la producción de citoquinas y quimioquinas, y regulando positivamente las células reguladoras de T.

• Actúa como un antidepresivo. El CBD funciona en el receptor de serotonina 5-HT1A. El tratamiento antidepresivo crónico también modifica y causa cambios en el sistema endocannabinoide. El principal beneficio del CBD es que puede funcionar para una multitud de condiciones. También es de acción más rápida que muchos antidepresivos, lo que puede llevar meses para funcionar de manera efectiva.

 

E. ¿CUÁL ES EL MEJOR MÉTODO DE ENTREGA PARA EL CBD?

¿Porros tinturas, aceites, vaporizadores, productos de actualidad o comestibles? Simplemente, pruébelos y elija el que mejor funcione para usted. Con fumar y vapear, el CBD ingresa directamente al torrente sanguíneo. Los edibles se metabolizan más lentamente, por el hígado. La gente a menudo descubre que varía su método de ingestión. Por qué es esto, nadie lo sabe exactamente, la respuesta simple es que “todos son diferentes”.

Aunque el CBD generalmente es seguro, puede interactuar con otras drogas, ya que inhibe la actividad de la enzima hepática citocromo P450, que contribuye al metabolismo de las drogas al oxidarlas. Si bien no se conocen muchas interacciones negativas entre medicamentos, el hecho de que el cannabis funcione con el citocromo P450 sugiere que puede tener un efecto sobre la absorción de benzodiazepinas y barbitúricos. De hecho, el CBD se puede utilizar para reducir a las personas de benzos y barbs, pero también puede tener efectos negativos si ambos se usan en grandes cantidades.

Para determinar el mejor método de entrega, solicite sus opiniones a sus colegas locales y a otros pacientes que lo utilicen. Haga una investigación de prueba y error y decida cuáles funcionan para usted. Los médicos no pueden recomendar un producto específico, pero sugiero que se utilicen los que se prueban en el laboratorio.

F. ¿El CBD SOLO O COMBINADO CON THC?

La frase “una cucharada de azúcar ayuda a que la medicina baje” también se puede aplicar al cannabis. Un poco de THC ayuda al CBD a hacer mejor su trabajo. Muchas personas prefieren una proporción 1: 1 de THC y CBD. Un estudio de 2016 de pacientes con esclerosis múltiple (EM) mostró una respuesta generalmente positiva a los efectos terapéuticos de un aerosol oromucosal con THC 1: 1: CBD.

Sin embargo, la proporción ideal de THC: CBD es en gran medida un asunto personal, y también depende de la condición que uno padece. Muchas personas probablemente necesitarán diferentes proporciones de cannabinoides para diferentes momentos del día y para diferentes condiciones. Por ejemplo, una tintura cargada de THC probablemente sería una mala elección para un esquizofrénico (que probablemente debería apegarse solo al CBD), pero es excelente para un paciente de esclerosis múltiple.

El “efecto séquito” sugiere que el CBD funciona mejor cuando se combina con el THC. Sin embargo, estos no son los únicos cannabinoides. Hay más de 100 que también tienen beneficios para la salud y que pueden relajar el cuerpo e inducir el sueño, combatir el dolor y funcionar como un estimulante del apetito, como el cannabigerol (CBG), que es un agente neuroprotector, antiinflamatorio y antibacteriano, además del cannabinol (CBN).

Los extractos de plantas enteras y las flores de cannabis pueden ser el mejor camino a seguir cuando se trata de obtener todo el espectro de beneficios para la salud del cannabis. Al separar el THC y el CBD , recibes la mitad del beneficio que podrías obtener. Eliminar los otros cannabinoides y terpenos también hace que la planta sea menos efectiva como medicamento. Lamentablemente, esas sustancias faltan en muchos productos de “solo CBD”, haciéndolos menos efectivos o incluso ineficaces.

G. ¿QUÉ SUCEDE CON LOS PRODUCTOS DE CBD PRODUCIDOS A PARTIR DE CÁÑAMO Y PROCEDENTES DE EUROPA Y OTROS PAÍSES?

Las plantas de cáñamo y marihuana son las mismas especies, Cannabis sativa, pero tienen distintas composiciones fitoquímicas. El cáñamo es bajo en THC y alto en CBD; la marihuana es generalmente alta en THC y baja en CBD. El cáñamo crece alto, rápido y con mucho tallo; la marihuana ha sido modificada para ser más un arbusto que produce cogollos.

Sin embargo, bien puede haber una diferencia en la calidad de los extractos. Esto tiene más que ver con las condiciones de crecimiento de la planta que la propia planta. El cáñamo industrial a menudo se cultiva en países donde las normas de seguridad no se cumplen estrictamente, como Rumanía y China. Si el cultivo y la extracción no se realizan de manera segura, metales pesados, contaminantes e incluso bacterias y hongos patógenos pueden llegar a los productos de CBD derivados del cáñamo. Por ahora, probablemente sea mejor buscar productos hechos de cáñamo cultivado orgánicamente de América del Norte (EE. UU., Canadá) o la Unión Europea (Países Bajos, España), o de países que regulan y prueban sus productos de CBD .

El CBD derivado de tallos y semillas puede no ser tan eficaz como el CBD derivado de las flores de cannabis. La marihuana medicinal, cultivada en condiciones controladas donde se usan menos productos químicos y pesticidas industriales, es claramente más segura que su contraparte de cáñamo. Si usted es un paciente y vive en un estado o pais que es legal la marihuana medicinal, obtenga una tarjeta y busque los aceites CBD derivados de la marihuana, comestibles, productos tópicos y tinturas.

H. ¿ES EL CBD LEGAL EN EEUU?

Tanto el CBD como el cáñamo son ilegales según la ley federal en los Estados Unidos. Sin embargo, esta prohibición tiene aperturas dependiendo de dónde provenga el CBD. El CBD derivado de las flores de marihuana es ilegal, mientras que el CBD derivado de los tallos maduros de las plantas de cáñamo es legal, y una ley federal del 2014 permite a los estados crear sus propios programas piloto para el cultivo del cáñamo. Por lo tanto, es posible obtener productos de CBD hechos en uno de los 33 estados estadounidenses que permiten el cultivo de cáñamo de alguna forma. En general, sin embargo, esta situación legal ha tenido el efecto de inundar el mercado estadounidense con aceite de cáñamo barato de países donde los estándares de seguridad son laxos.

En diciembre pasado, la DEA norteamericana creó un nuevo código para los “extractos de marihuana”, que se definen en la Ley de Sustancias Controladas como “que contienen uno o más cannabinoides que se han derivado de cualquier planta del género Cannabis, que no sea la resina separada”. Ese fallo, hace al CBD permanecer en un área gris compleja de la ley, una que continúa afectando fuertemente a las industrias del cáñamo y la marihuana, el cannabis sativa.

 

Por Dr. Frank D’Ambrosio

0 437 vistas

El cannabis se utilizó en todo el mundo como una materia prima importantísima siglos atrás. En la actualidad la planta del cannabis tiene muchos usos en varios campos. El cannabis se utiliza como materia prima para uso industrial, también se utiliza en la alimentación gracias a su gran aporte saludable, su uso por factores médicos o terapéuticos es otro de sus grandes beneficios y, por supuesto, su consumo lúdico también esta muy extendido en las sociedad actual.

El uso lúdico del cannabis siempre acompañó a la planta

A estas alturas todos sabemos que el cannabis sativa es una planta que produce una sustancia psicoactiva que durante miles de años las personas se han beneficiado de ella para su consumo lúdico. De hecho, una de las tribus guerreras más antiguas que se conocen, como eran los escitas, ya la utilizaban en sus ceremonias posteriormente a sus victorias guerreras. Éstos antiguos guerreros, para celebrar sus victorias llenaban sus tiendas con estas hierbas y les prendían fuego. Posteriormente, se metían dentro de sus grandes tiendas y bailaban alrededor del fuego respirando el humo producido por su combustión.

También, no es desconocido su uso como pago por los servicios prestados por otro grupo antiguo como eran los “Ḥashshāshīn” , éstos eran una especie de secta de mercenarios de la antigüedad que a cambio de eliminar a personas, o enemigos de los todopoderosos de la época, recibían una recompensa de una especie de hachís muy cotizado para ellos y que utilizaban por su agrado a su efecto placentero psicoactivo. Como curiosidad, el nombre “Asesino” viene de la palabra árabe Hashishin o “consumidores de hachís”.

También, se sabe que en la antigua Roma existían locales en los que los ciudadanos romanos acudían a consumir cannabis, posiblemente los primeros cofeeshops conocidos, y al igual, que los locales existentes donde se consumían vinos, cervezas o licores de ese tiempo y se discutía sobre los asuntos cotidianos del imperio.

El club francés de los hachichins en el siglo XIX y en el cual, intelectuales y escritores acudían para consumir cannabis e intercambiar opiniones y “filosofear” sobre cuestiones de la época, también fue muy conocido gracias a sus conocidas personalidades que lo frecuentaban. Los  Victor Hugo , Alejandro Dumas , Charles Baudelaire , Gérard de Nerval o Honoré de Balzac eran entre otros, unos fijos y asiduos a estos encuentros.

El consumo recreativo del cannabis siempre acompaño a las distintas civilizaciones y no es una planta que va a desaparecer por esta utilización. Es más, en la actualidad sigue siendo una sustancia de culto para muchas personas. Para otras, es una sustancia consumible para ocasiones de celebración y para alegrar momentos entre amigos. Otros sencillamente, la utilizan por que alegan un bienestar producido bajo sus efectos además de ayudarles a lidiar con las sensaciones producidas por los problemas diarios.

Si entendemos que ese consumo recreativo va a seguir con nosotros y, que ninguna guerra contra ello ha sido capaz de eliminarlo desde hace más de 4.000 años, entonces, ¿Por qué en la actualidad no regularlo? así podríamos prevenir claramente sobre su consumo y alejar a los más jóvenes de su uso prematuro. Además, su gran consumo produce y maneja mucho dinero negro que no repercute otra vez en la sociedad, sino que se dirije al narcotráfico con todo lo que significa eso.

Si el consumo recreativo no va a desaparecer al igual que el del alcohol o el tabaco, entonces, utilicemos el mismo método que ya utilizamos con esas sustancias ludicas y regulemos su mercado. Una buena regulación solo podrá llevar más control por parte de la sociedad, y con todo lo que eso supone.

El uso “industrial” del cannabis sativa siempre existió

El uso de la planta del cannabis por parte del ser humano para la extracción de fibras siempre existió a lo largo de la historia. Hace unos años, se descubrió en el norte de la China, una tumba de 2.700 años de antigüedad y que guardaba una momia con varias sorpresas, una de ellas era la bolsita de cannabis que le fue encontrada y que se cree que utilizaba con fines adivinatorios por su consumo. Aunque en este caso, la momia también vestía con prendas para la que se habían utilizado el cannabis en su manufactura.

La planta del cannabis su utilizó durante miles de años en la creación de fibras resistentes que se usaron en la confección de todo tipo de telas para ropa u otros menesteres. También, fueron muy conocidas estas telas para la creación de velas de los antiguos barcos. Los navegantes, exploradores o descubridores europeos de la época, tenían la obligación de portar semillas de cannabis, no como un aporte alimenticio, sino porque los viajes de estos intrépidos duraban muchos años y; el cultivo de estas semillas y sus posteriores plantas, les aportaban los materiales de repuesto en forma de fibras, materiales, como cuerdas o telas que podrían necesitar para continuar con su aventura exploradora.

También es muy conocida la resistencia de estas telas proporcionadas o extraídas del cannabis en los carruajes que atravesaban en la conquista de las grandes llanuras norteamericanas. Los europeos utilizaron estas telas para el techo de los carros de transporte que cruzaban el oeste americano y para la creación de sus vestimentas, entre ellos los famosos “pantalones vaqueros”. Levi Strauss fabricó sus primeros pantalones en 1850 con cannabis sativa, también llamada cáñamo o hemp,

Para la confección de la primera bandera de los Estados Unidos también se utilizó tela producida por fibras del cannabis. También para su Declaración de Independencia se utilizó el papel de cannabis. Y como dato para la historia, también debemos saber que el papel de cáñamo fue el primero que se utilizó como papel higiénico para nuestros traseros. Fue el estadounidense, Joseph C. Gayetty, quien utilizó un papel de cáñamo de Manila para la creación de tan ilustre producto y que en un principio solo era para los más acomodados de la ciudad.

En la actualidad , y a pesar de compartir el nombre con la marihuana que le ha proporcionado “restricción” en su uso, el cultivo de cáñamo está otra vez en auge en medio mundo. Del cannabis se puede crear un material plástico biodegradable y muy resistente que los fabricantes de automóviles de la actualidad están demandando ampliamente. Ya Henry Ford nos mostró a principios del siglo pasado un vehículo totalmente fabricado con cáñamo y que utilizaba un combustible también producido por la planta.

No solo su producción es solicitada para la creación de productos resistentes y de calidad, el cáñamo para alimentación también ha resultado ser un magnifico producto para la salud de nuestro organismo. La demanda de su simientes como alimento, o para la creación de harinas saludables o consumo de proteínas vegetales es otro de los aspectos de su enorme repunte de este cultivo.

A todo esto, debemos añadir que su cultivo y gracias a su entramado de raíces, es muy beneficioso para el saneamiento de las tierras y hábitats gracias a su enorme contribución a la limpieza de los metales pesados allí depositados. Chernobyl y Fukushima , dos zonas que sufrieron el impacto negativo de un accidente nuclear, el cultivo de cannabis y girasoles se esta utilizando para la limpieza de la contaminación de sus terrenos.

Y también, el cannabis como uso para el beneficio de nuestra salud

Si algo esta haciendo que el cannabis todavía sea mas universal, eso sin duda es su utilización para el beneficio de nuestra salud. Ya el emperador chino Shen Nung, 2.700 años antes Cristo, nombraba al cáñamo en su vademécum de la medicina como una de las plantas imprescindibles para la sanación.Pero tampoco hace falta fijarnos en algo tan antiguo, la ciencia actual ya se ha encargado de descubrirnos los beneficios médicos que tiene el cannabis para nuestro organismo. Ya solo el consumo de sus semillas o el aceite producido por la presión en frío de éstas, es uno de los pocos productos de la naturaleza que te proporciona los beneficios ácidos grasos omega 3 y 6 en su proporción perfecta. Los fitocannabinoides que tiene esta planta y que encajan perfectamente en los receptores de nuestro sistema endocannabinoide, son esenciales para el perfecto funcionamiento de este sistema de nuestro cuerpo que rige el perfecto estado de nuestro organismo tanto en defensas como en su propio funcionar.

La ciencia en forma de investigaciones también se esta encargando de demostrar las bondades médicas de la planta. Casi todos los países están tratando de actualizarse en esta cuestión devolviendo su estatus legal a su uso medicinal.

No solo un componente de la planta como el cannabidiol CBD es el artífice de este cambio de mirada por parte de las autoridades sanitarias. El tetrahidrocannabinol THC también parece ser un posible asesino de células cancerígenas y muchas personas están reportando sus beneficios contra esta enfermedad. Otros cannabinoides como el cannabigerol o el cannabicromeno también están llamando a la puerta de las investigaciones gracias a sus más que posibles beneficios para la salud. Terpenos y más moléculas del cannabis, están siendo estudiadas y sus posibles bondades para nuestro organismo están sorprendiéndonos gratamente en casi todas sus investigaciones.

Podríamos estar hablando durante mucho tiempo de los beneficios de esta planta para la salud, en cuestiones lúdicas, de salud, industriales, ecológicas, médicas, alimentación y más. Pero, también existe otra cuestión muy importante para la sociedad actual y que debe tomarse muy en cuenta, y es sin duda su aporte económico.

El cannabis como una gran aporte económico para nuestra sociedad

El cannabis es utilizado por millones de personas por sus diferentes usos, una regulación y un tratamiento fiscal como una sustancia de consumo, encauzaría millones de euros de dinero negro al erario publico. Al guiar este cambio de dirección del dinero, éste se restaría de las arcas del narcotrafico debilitando sus economías y a su vez fortaleciendo la del estado.

Otro enorme aporte que pueda hacer la regulación de esta planta a toda la sociedad, sin duda son los miles de puestos de trabajo que se pueden crear. Hace unas semanas nos llegaban datos de puestos de empleos de una sociedad occidental muy similar a la europea, la estadounidense.

Allí la prensa hablaba de 123.000 puestos de trabajo ya creados a la sombra de esta industria regulada de la marihuana. 300.000 empleos, dicen las empresas especializadas en estos datos, que se habrán creado en el 2020.

No se contaban ni se sumaban lo que la industria del cáñamo o hemp también puede crear y sobre todo en el mundo rural, debemos saber que en EEUU, pese a ser el mayor consumidor mundial de hemp, en la mayoría de sus estados sigue siendo ilegal su cultivo por compartir el nombre Cannabis Sativa.

Hagamos un símil de EEUU con Europa y veamos lo que puede beneficiar una regulación responsable para los ciudadanos europeos.

Regulación del cannabis si, y cuanto antes mejor. Mac

 

1 463 vistas

El cannabiciclol (CBL) es un fitocannabinoide poco estudiado y producido de forma natural en el cannabis. Se sabe poco de su potencial medicinal. Gran parte de la investigación se ha centrado en la estructura y biosíntesis de la molécula, y los resultados de los pocos estudios que han analizado su uso en aplicaciones médicas específicas no son prometedores.

El cannabiciclol (CBL) es un fitocannabinoide poco estudiado que se produce de forma natural en la planta de cannabis. El CBL también se conoce como cannabipinol (CBP) en algunas fuentes, pero para simplificar nos vamos a referir a él como CBL en este artículo.

Se sabe muy poco sobre el CBL o su potencial en la medicina. La mayoría de las investigaciones existentes sobre el CBL se han centrado en la estructura y la biosíntesis de la propia molécula, y los pocos estudios que han analizado su uso en aplicaciones médicas específicas no han arrojado resultados prometedores.

Estructura Química y Propiedades del CBL

El CBL tiene la fórmula molecular C??H??O?, idéntica a la de muchos otros cannabinoides, incluidos el THC, CBD, CBC y CBG. Sin embargo, todas estas moléculas difieren ligeramente en la disposición de sus átomos, lo que hace que cada uno tenga efectos significativamente diferentes.

 

La molécula del CBL (© Wiki Commons)
La molécula del CBL (© Wiki Commons)

El propio CBL se diferencia del THC en que no contiene ningún doble enlace dentro de su molécula. La posición del doble enlace en los diversos isómeros del THC determina lo psicoactivo que es el isómero (Δ?-THC es el más psicoactivo). Al carecer de un doble enlace por completo, no se considera que el CBL tenga potencial psicoactivo, y no se sabe si tiene afinidad con los receptores cannabinoides.

El CBL en la Planta de Cannabis

Se sabe que el CBL se produce como producto de degradación del cannabicromeno (CBC). Se ha encontrado CBL en muestras de hachís paquistaní almacenado durante seis meses y hasta cuatro años; todas las muestras que contenían CBL también contenían CBC en concentraciones más altas. Sin embargo, los niveles de CBC y CBL fueron muy bajos en comparación con los principales constituyentes, el THC, CBD y CBN.

También se ha hallado CBL en una muestra antigua de cannabis descubierta en una tumba china y que data de aproximadamente el año 2700 AEC. En esta muestra, el CBN y el CBL fueron, respectivamente, las dos fracciones mayores; los niveles de CBD eran mucho más bajos y el THC no era detectable (aunque la presencia de CBN y otros metabolitos indica que una vez tuvo un alto contenido en THC).

El Potencial Medicinal del CBL

Muy poco se sabe sobre el potencial medicinal del CBL. Se ha investigado junto con varios otras cannabinoides por su potencial para inhibir la producción de prostaglandinas (hormonas que controlan las contracciones del músculo liso), pero se descubrió que presentaba la actividad biológica más baja de todos los compuestos analizados.

En un estudio en conejos publicado en 1976, se constató que la administración de CBL no causaba ningún efecto a 1mg/kg, pero producía convulsiones y la muerte cuando se administraba a 8mg/kg. Sin embargo, el CBL solamente se administró a dos conejos, y este efecto se observó ¡sólo en uno! Por lo tanto, está claro que es necesario investigar mucho más el CBL.

by Seshata

0 1.010 vistas

Mientras que muchos fuman cannabis, ya sea de forma recreativa o con fines medicinales, dicen que el método tradicional de fumar es el mejor, otros creen que vaporizar el cannabis es la mejor forma de entrega. Eso según los usuarios, pero ¿Qué dice la ciencia?

Cuando se trata de buscar el consumo de los distintos cannabinoides, la ciencia si puede ayudar.

¿Qué hay en el cannabis de todos modos y cuáles son los efectos sobre los seres humanos?

Hay cientos de ingredientes activos en cannabis . Sin embargo, hay algunos que tienen un efecto decisivo en los seres humanos.

El THC o delta (9) tetrahidrocannabinol– es el principal ingrediente psicoactivo de la marihuana. Este es el hace sentir el “subidón” “alta” o “colocon” a la mayoría de la gente cuando se consume.

El CBD o cannabidiol – el segundo compuesto más conocido que se encuentra en el cannabis. El CBD no tiene el carácter psicoactivo del THC, pero  proporciona un alivio del dolor , la ansiedad y los ataques de epilepsia.
El CBC o cannabicromeno – el tercero más común de los cannabinoides en la marihuana en general. Algunas cepas pueden tener más de CBC que CBD. Al igual que el CBD, el CBC no psicoactivo. Es un anti-inflamatorio y anti-depresivo.
El CBN o cannabinol – En realidad, esto no surge hasta que el secado de la flor ha degradado un poco o esta rancio. Esto ocurre cuando el THC se descompone en el tiempo. El CBN puede estimular el apetito, es un antibiótico natural y un anti-asmático.
El THCV o tetrahidrocannabivarina – este compuesto trabaja en conjunto con el THC. Algunos estudios indican que THCV tiene alrededor de 20% de la capacidad psicoactiva del THC. Además, recientes investigaciones parecen indicar que THCV puede mitigar algunos de los impactos negativos psicoactivos del THC.

Por lo tanto ¿cual es el método que da más cannabinoides?

A pesar de todos los diferentes tipos de cannabinoides, los fumadores recreativos están en su mayoría interesados en el THC. Un estudio reciente llevado a cabo por los laboratorios Chemic en Canton, Massachusetts puso a prueba el vaporizador Volcano y los comparó con el humo creado por marihuana en combustión. La respuesta fue abrumadora: el vapor producido a través del Volcán consistió en 95% de THC y una pequeña cantidad de CBN (cannabinol). Comparando con el humo de la combustión resultó que el 88% de ese humo al combustionar no consistía en cannabinoides.

Eso es una diferencia significativa.

Pero ¿es la sensación de alto o subidón diferente? Si y no.

La alta real es algo similar para ambos métodos. La sensación de “alta” está presente tanto en la vaporización como en el fumar marihuana. Sin embargo, fumar también viene con la sensación de el cuerpo “colocado”, ese sentimiento de pereza que algunos pueden obtener después de fumar. Esa sensación no esta tan presente en el consumo de marihuana cuando se vaporiza.

Sin embargo, el colocón por fumar marihuana dura un poco más en comparación con lla vaporización de marihuana. Los grandes fumadores indican que se siente mas rápidamente sobrio después del “vaping” de marihuana en comparación con fumarla.

¿Qué pasa con el tiempo? En comparación ¿se tarda más tiempo con “vaping” que fumando marihuana?

Bueno, eso depende. La mayoría de los vaporizadores de hoy pueden estar listos en unos pocos segundos a sólo un par de minutos. Cargar un vaporizador se tarda aproximadamente la misma cantidad de tiempo que lcargar una pipa o rellenar un bong. Un porro o joint para fumar puede tomar un poco de más tiempo que rellenar vaporizador personal (vaporizador-pluma). Sin embargo, la desventaja es que sigue ardiendo, incluso cuando no se está inhalando. Esto se traduce en una pérdida de marihuana.

Así que, ahí lo tienen.

Cuando se llega a esto, el “vaping” de marihuana puede ser más saludable y contienen menos sustancias cancerígenas, pero todo se reduce a cómo se sienta. Una “alta” puede durar más tiempo, pero el otro puede proporcionar más de los beneficios para la salud de los compuestos que se encuentran en el cannabis.

En resumen, probar ambos y ver cuál prefiere uno.

4 388 vistas

Los cannabinoides pueden ser una opción para el tratamiento de la inflamación crónica, según un nuevo estudio publicado en la revista FASEB Journal , y publicado online por el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos .

“Los cannabinoides actúan aparentemente en la inflamación a través de mecanismos diferentes de las de los agentes tales como los fármacos anti-inflamatorios no esteroideos (AINE)”, afirma el abstracto del estudio. “Como clase, los cannabinoides están generalmente libres de los efectos adversos asociados a los AINE. De este modo, su desarrollo clínico proporciona un nuevo enfoque para el tratamiento de enfermedades agudas caracterizadas por la inflamación crónica y la fibrosis “.

Para el estudio, se presenta un “panorama conciso de las acciones anti-inflamatorias de las fitocannabinoides delta 9 -tetrahidrocannabinol (THC), cannabidiol, cannabicromeno, y cannabinol”.

Según los investigadores; “La revisión concluye con la presentación de un posible mecanismo para las acciones anti-inflamatorias y antifibróticas de estas sustancias. Por lo tanto, varios cannabinoides pueden considerarse candidatos para el desarrollo como agentes anti-inflamatorios y antifibróticos “.

De especial interés, según el estudio, “es su posible uso para el tratamiento de la inflamación crónica, una importante necesidad médica no satisfecha.”
El estudio completo, realizado por investigadores de la Universidad de Massachusetts Medical School , se puede encontrar haciendo clic aquí .

1 4.107 vistas

Que el cannabis tiene amplios beneficios médicos está a estas alturas lejos de toda duda. Sea fumada, vaporizada, en tinturas, aceites o ingerida, el que busca una medicina natural tiene diferentes opciones, ya que por ejemplo a un fumador no le hará ninguna gracia fumar cannabis y meterse humo en los pulmones por muy saludable que sea, así que una muy buena opción sea desde una tintura que podremos tomar como gotas sublinguales, unas galletas echas con mantequilla de marihuana o una aceite de masaje para tratar dolores articulares o musculares. En este post os hablaremos del zumo o jugo de cannabis, otra de las alternativas que desde que se empezó a hablar de él, ha despertado la curiosidad de muchos consumidores de marihuana medicinal.

Podremos comenzar hablando del doctor William Courtney un médico Doctorado en Medicina en la Universidad del Estado de Wayne, licenciado en Microbiología por la Universidad de Michigan, y que después de realizar su tesis en el Centro Médico de Psiquiatría de California obtuvo el post-doctorado en Medicina Legal. Propietario de la web CannabisInternational.org, página de referencia en cuanto a cannabis medicinal y noticias del sector.  El Dr.Courtney es también miembro de la Academia Americana de Medicina Cannabinoide, de la Sociedad Internacional de Investigación sobre Cannabinoides y de la Sociedad del Cannabis Clínico.

La historia del Dr.William Courtney es la historia de su esposa Kristen Peskuski, diagnosticada con un Lupus Eritematoso Sistémico, una enfermedad rara y autoinmune que va dañando los tejidos conjuntivos de diversos órganos. Tras tomar más de 40 medicamentos al día y son apenas resultados, decide probar el cannabis tras leer varios testimonios. Aunque en un principio su médico era reticente ante la idea de que Kristen tomase marihuana, finalmente contactó con el Dr.William Courtney que le prescribió cápsulas de marihuana seca y más tarde jugo de cannabis fresco. Tras unas semana consumiendo diariamente jugo de cannabis fresco, su estado de salud mejoró totalmente.

El Dr. William Courtney
El Dr. William Courtney

Los médicos también le habían dicho que no podría tener hijos, en cambio tuvo una preciosa hija con su ya doctor preferido, el Dr. Cortney, siendo consciente de que salvó su vida y se la cambió para siempre fue el jugo de marihuana y su marido. Kristen cuenta que cuando toma zumo, se siento más atenta y despierta, con total ausencia de la acidez y molestias gástricas que sufría anteriormente, además de ausencias de dolores. Desde hace unos años, tanto el Dr. Courtney como Kristen se marcaron el objetivo de ayudar a los pacientes que lo deseen y orientarles hacia el uso del jugo de cannabis y sus beneficios. La mayoría de pacientes regresan con las buenas noticias de que han abandonado todos los medicamentos que estaban usando y que su salud es mucho mejor.

También el doctor Donald I. Abrams, profesor de medicina clínica en la Universidad de California en San Francisco y jefe de la División de Hematología y Oncología del Hospital General de San Francisco avala el uso de marihuana cruda tras años de investigaciones sobre las diferentes aplicaciones del cannabis con fines médicos. En estos años que los zumos de vegetales están de moda en todo el mundo, algunas personas incluso han sugerido que el cannabis debería ser considerado y clasificado como un vegetal por los beneficios que aporta. En YouTube puedes encontrar numerosos vídeos donde nos cuenta desde la mejor manera de preparar jugo de cannabis, como todos los beneficios y que os resumiremos.

Pero comencemos por hablar de la composición del cannabis y sus ácidos cannabinoides. En el cannabis verde, hasta el 90% de THC está realmente presente en la forma THCA, un ácido carboxílico. El CBD está presente en la forma de CBDA, el cannabigerol CBG como CBGA, el cannabicromeno CBC como CBCA, y así con todos los ácidos.  Cuando el cannabis se seca o se somete a calor, se produce la reacción conocida como descarboxilación y que es transformación de la ácidos en sus formas neutras y psicoactivas. Básicamente quiere decir que el cannabis ingerido en fresco, apenas tiene efectos psicoactivos, pero sigue teniendo unas propiedades que ejercen un efecto neuroprotector que puede ayudar a prevenir la degeneración de la dopaminérgica en neuronas con parkinsonismo.

El cannabis crudo también contiene terpenoides, flavonoides y alcaloides que se pierden durante la descarboxilación y que hay estudios que afirman que pueden aumentar el flujo sanguíneo cerebral y mejorar la actividad cortical, así como destruir patógenos respiratorios y ejercer un efecto antiinflamatorio en general. No sólo es la mejor manera de consumir marihuana sin los efectos psicoactivos a los que son reacios muchas personas, sino que es prácticamente de ingerir THCA, ya que una vez que se calienta pasa a ser THC, con muchos beneficios pero no los mismos.

Cómo hacer jugo de cannabis?

Debemos tener en cuenta durante todo el proceso para hacer nuestro zumo o jugo de cannabis, la temperatura es importantísima. Ya hablamos de la descarboxilación y no nos interesa en este caso el THC. El solo hecho de un sobrecalentamiento de la licuadora puede hacer que nuestro zumo sea psicoactivo. Mientras que de THCA se puede consumir de 500 a 600 mg, de THC 10 mg ingeridos pueden causar unos efectos que no se pretende. Y una vez el jugo preparado, tampoco debemos calentarlo por el mismo motivo.

También se debe poner especial atención a las plantas que vayamos a usar, deben ser plantas de cannabis cultivadas en orgánico, preferiblemente con métodos veganos. Ni que decir tiene que el uso de fitosanitarios o abonos foliares hacen que la hierba ya no sea válida. Importante que los cogollos no pasen durante su floración demasiada calor, por el motivo antes explicado de la descarboxilación. El simple hecho de que las flores estén demasiado cerca de una lámpara en cultivos de interior es suficiente para que contenga unos niveles de THC que no convienen.

El Dr. Courtney recomienda comenzar con 1-3 gramos de cogollos frescos y con los tricomas trasparentes o lechosos evitando si están ámbar, asegurándose que no hay ningún tipo de reacción alérgica ni psicoactividad, aumentando las dosis hasta los 10-15 gramos de cogollos por día. Recomienda además complementarlo con 15 hojas grandes 2 yemas crudas por día gramos de hojas. En total, dividiremos en 3 tomas al día.

rosa cogollo
Jugo de cannabis y sano como una rosa

El sabor del jugo de marihuana es amargo, a hierba. Aparte de que facilitará la tarea, puedes usar cualquier fruta o verdura para darle mejor gusto. Zanahoria, manzana, pera, piña, brócoli… tu imaginación o paladar te ayudarán a escoger el acompañamiento. Una proporción de 1 parte de hojas por 10 de fruta y/o verdura es una proporción ideal. Las hojas de cannabis, previamente las lavaremos bien y para extraerles el jugo podremos usar una licuadora, metiéndolas entre la fruta o verdura que elijas para facilitar la tarea. Los cogollos es mejor triturarlos con una batidora junto con las frutas y/o verduras, pues el filtro de la licuadora hará que la resina se quede pegada y no los aprovechemos al máximo.

Si haces mucha cantidad, puedes congelarlo tranquilamente en cubiteras de hielo, bolsas, tuppers… si ya divides las dosis diarias, te ayudará a usarlo cuando lo necesites, aunque en la nevera fresquito y en un bote hermético te puede durar un par de días o tres fácilmente. 

Para hacer jugo de cannabis te hace falta mucha cantidad de cannabis, tanto de cogollos como de hojas, no es algo que se puedan permitir ni muchas personas ni muchos cultivadores, pero como ya vemos los beneficios están más que probados. 

8 1.446 vistas

El tetrahidrocannabinol (THC) es el más famoso de todos los cannabinoides con diferencia, y es el principal compuesto psicoactivo que se produce de forma natural en la planta de cannabis. Pero ¿qué es exactamente, cuál es su propósito en la naturaleza, y cómo actúa en el cuerpo humano?

Científicos de todo el mundo estudian estas cuestiones importantes en profundidad, y los resultados obtenidos en los cincuenta años que han pasado desde que la molécula se descubrió por primera vez han brindado beneficios incalculables a la ciencia médica – beneficios que sencillamente siguen aumentando, a medida que la investigación no deja de intensificarse y las barreras globales a la investigación siguen derribándose.

Estructura Química y Propiedades del THC

El THC es una molécula con la fórmula química C??H??O?, que contiene veintiún átomos de carbono, treinta de hidrógeno y dos de oxígeno. Como ocurre con todos los demás fitocannabinoides conocidos, el THC es un compuesto oleoso que es indisoluble en agua pero muy soluble en disolventes a base de lípidos.

Los fitocannabinoides, incluido el THC, se clasifican como compuestos terpenofenólicos. Los terpenofenoles son moléculas orgánicas complejas que comprenden elementos tanto de los terpenoides como de los fenoles (dos clases principales de compuestos químicos de origen natural).

Se produce una compleja reacción en cadena en las hojas y en las glándulas de resina de la planta de cannabis que lleva a la producción de THC. En las hojas jóvenes, un fenol conocido como ácido olivetólico reacciona con un compuesto conocido como pirofosfato de geranilo para formar ácido cannabigerólico.

La fórmula de la molécula del THC es C??H??O? (© Tankbiuk)
La fórmula de la molécula del THC es C??H??O? (© Tankbiuk)
¿Cómo Produce THC la Planta de Cannabis?

El ácido cannabigerólico (CBG) es el precursor de muchos cannabinoides importantes, incluidos el THC, el CBD, el CBC, y el propio CBG. Para producir THC, el CBGA debe sufrir primero una reacción para formar el precursor inmediato, conocido como ácido tetrahidrocannabinílico (THCA). Esta reacción la facilita una enzima conocida como THC sintasa.

La reacción se lleva a cabo en las glándulas de resina, lo que garantiza que estén repletas de THCA, que luego se convierte en THC con el tiempo o en respuesta a temperaturas cálidas. Este proceso, mediante el cual el THCA se convierte en THC, se conoce como descarboxilación.

En pocas palabras, la molécula del THCA es idéntica a la molécula del THC con la incorporación de un “grupo carboxilo” – compuesto sencillamente por un átomo de carbono, un átomo de hidrógeno y dos átomos de oxígeno. Cuando se produce la descarboxilación, el grupo carboxilo se pierde – este proceso se produce también con el resto de ácidos cannabinoides (como con el CBCA y el CBDA) para formar los propios cannabinoides.

Los Isómeros del THC

Aunque popularmente se conoce simplemente como THC, la molécula en cuestión es más conocida como delta-9-tetrahidrocannabinol, o Δ?-THC. De hecho, hay otras formas de THC, de las que la más conocida es Δ?-THC.

THC-2-1-1024x1024
El THC se une a los receptores CB? en el cerebro para causar el efecto psicoactivo (© Birth Into Being)

Estas otras formas (conocidas como “isómeros cis-trans o de doble enlace”) son básicamente la misma molécula, pero difieren en un pequeñísimo aspecto. La molécula del THC contiene un anillo de ciclohexano – seis átomos de carbono dispuestos en un anillo, cada uno unido a dos átomos de hidrógeno. Estos átomos de carbono están unidos por enlaces covalentes sencillos, a excepción de un par que está unido por un doble enlace. La posición de este doble enlace determina cuál de los isómeros de doble enlace es la molécula, así como la extensión de su efecto psicoactivo.

La mayoría de estos isómeros se estudian considerablemente poco, pero la escasa investigación realizada ha demostrado que sólo Δ?-THC y Δ?-THC actúan sobre el receptor CB?. La activación del receptor CB? es una rara habilidad, y es la principal causa de la psicoactividad asociada al cannabis.

Curiosamente, se ha demostrado que Δ?-THC presenta potencialmente una mayor capacidad para estimular el apetito que su famoso homólogo, en un estudio de 2004 en ratones. Sin embargo, en general, parece que su capacidad para estimular el receptor CB? es menor que la de Δ?-THC, y por esta razón, ya no despierta el mismo interés.

Además de estos isómeros de doble enlace, el THC también tiene varios isómeros estructurales. La diferencia aquí radica en que los isómeros de doble enlace contienen átomos ordenados de manera idéntica pero unidos entre sí con diferentes enlaces, mientras que los isómeros estructurales contienen los mismos átomos pero están dispuestos de manera diferente para proporcionar una estructura 3D (a veces radicalmente diferente). Algunos de estos isómeros estructurales son muy conocidos por los interesados en el cannabis – por ejemplo, el cannabidiol (CBD) y ¡el cannabicromeno (CBC)!

La Importancia del THC en la Medicina

El THC, junto con varios cannabinoides más, se une a los “receptores” en sitios especiales del cuerpo que se encuentran en el cerebro, dentro de los órganos principales, y en todas las células del sistema inmune. Estos “receptores” son proteínas especializadas que se encuentran en las uniones entre las neuronas presinápticas (células nerviosas), y hasta el momento, se han identificado dos receptores principales relacionados con los cannabinoides – los receptores cannabinoides tipo I y II, o CB? y CB?.

Los receptores cannabinoides pueden considerarse las “cerraduras”, mientras que los cannabinoides son las “llaves” que las pueden abrir. Otro término para las llaves que encajan en las cerraduras de estas proteínas especializadas es “ligandos”. Cuando un ligando se encuentra con un receptor, se puede “unir” al receptor para crear una molécula modificada conocida como el complejo receptor-ligando, que tiene diferentes propiedades bioquímicas. La molécula modificada puede entonces cumplir con una serie de funciones biológicas diferentes.

El THC puede unirse tanto a los receptores CB? como CB?. Dentro de los receptores CB?,  la actividad de unión del THC se ha relacionado con procesos reguladores fundamentales, tales como la muerte celular programada y la génesis de células nuevas.

Los ligandos encajan en sus receptores como las llaves en las cerraduras (© National Institutes of Health (NIH))
Los ligandos encajan en sus receptores como las llaves en las cerraduras (© National Institutes of Health (NIH))

Cuando se une a los receptores CB?, que se encuentran principalmente en el cerebro y en el sistema nervioso central (CNS), la actividad biológica resultante también se produce en el cerebro y en el sistema nervioso central. Esta actividad en el cerebro puede alterar la experiencia subjetiva de la realidad, lo que lleva a la famosa “subida” relacionada con el consumo de cannabis.

Además de causar el efecto psicoactivo, la actividad del THC en el cerebro se ha asociado con procesos relacionados con el aprendizaje, la memoria, el impulso, la regulación emocional, el sueño y el apetito. El estudio de la actividad farmacológica de esta molécula ha demostrado ser fundamental para comprender estos procesos tan importantes, así como para profundizar en la comprensión de las enfermedades y trastornos mentales que pueden resultar cuando dichos procesos no se producen con normalidad.

Por Seshata

5 983 vistas

Como es sabido, existen muchas pruebas con éxito sobre la curación de muchas enfermedades con el uso de extractos de cannabis (Aceite RSO ), así como los cogollos o flores de cannabis, lo que ha llevado a un mayor interés en los usos médicos de la marihuana. Estudios recientes financiados en parte por GW Pharmaceuticals sugiere que los extractos de cannabis rico en cannabidiol ( CDB ) puede ser un tratamiento eficaz para el cáncer colorrectal.

A partir de recientes estudios se sugiere que la marihuana podría ser beneficiosa para pacientes con cáncer. A menudo se utiliza para contrarrestar los efectos negativos de la quimioterapia, pero también son conocidos los muchos ejemplos en los que los pacientes que recibieron extractos tales como el Aceite RSO se deshicieron completamente de sus células cancerosas.

Un equipo de investigadores del Reino Unido e Italia, publicó un informe en el que se demostraba que los extractos ricos en cannabidiol (CBD) pueden ayudar a prevenir la propagación del cáncer de colon. El estudio fue publicado en fitomedicina .

De acuerdo con los resultados de las pruebas, el extracto de cannabis alto en cannabidiol (CBD) inhibe el crecimiento de las células cancerosas sin inhibir el crecimiento de células sanas. Los investigadores encontraron que este efecto era debido a la activación de los receptores CB1 y CB2.
Se examinó el efecto del extracto puro cannabidiol (CBD) sobre el cáncer de colon. De acuerdo con los datos recogidos el puro CBD también inhibió el crecimiento del tumor. Curiosamente, sólo se activa el receptor CB1.

Los investigadores sugirieron que el uso de cannabidiol (CDB) de cannabis puede ser una opción terapéutica eficaz para aquellos que no quieren utilizar extractos con contenido de tetrahidrocannabinol psicoactivo (THC). Como es sabido, todo el grupo de los cannabinoides de cannabis funciona mejor que el cannabinoide aislado, debido al efecto de sinergia llamado séquito, comitiva o entourage.

medical illustration of the effects of colon cancer

El cannabidiol (CBD) tiene muchas ventajas, pero no solo se limitan a este cannabinoide. El Tetrahidrocannabinol (THC), el cannabicromeno (CBC) o el tetrahidrocannabivarina (THCV) se conectan entre ellos trayendo más opciones terapéuticas. Los terpenos que se encuentran en el cannabis también mejoran su eficacia.

El extracto de cannabis o cáñamo con todos sus componentes es la forma más eficaz de tratamiento. Cabe señalar que los cannabinoides actúan de manera diferente en cada persona, por lo que cada relación de los cannabinoides debe ser diferente.

La investigación sugiere, sin embargo, que el extracto con alto contenido en CBD inhibe el crecimiento de cáncer de colon y evita que se propague a través de la activación de los receptores CB1 y CB2. Ciertamente, debe llevarse a cabo más estudios sobre este tema, pero los resultados de estos estudios son prometedores. Esperamos que en el futuro los medicamentos basados en el cannabis se utilicen comúnmente para tratar el cáncer.

1 5.077 vistas

Durante años, se ha creído que el cannabis era la única planta capaz de producir cannabinoides. Sin embargo, durante los últimos años se han publicado trabajos de investigación que demuestran que el cannabis no es la única planta que produce estos compuestos, y que ¡son en realidad bastante comunes!

¿Qué es exactamente un cannabinoide?
Los cannabinoides son moléculas que se sintetizan a partir de lípidos, y todos actúan en cierto grado sobre los receptores cannabinoides, que son un componente principal del sistema endocannabinoide. Los cannabinoides son producidos por las plantas (la más famosa, la planta de cannabis), pero también los produce el cuerpo humano y el de la mayoría de especies animales, y además pueden sintetizarse en el laboratorio.

Los cannabinoides producidos por las plantas se conocen como fitocannabinoides, los producidos por el cuerpo se conocen como endocannabinoides, y los compuestos sintetizados en laboratorio se conocen sencillamente como cannabinoides sintéticos.

Las antiguas plantas hepaticofitas de Nueva Zelanda como esta pueden contener sustancias afines al THC (© Mr & Mrs Apteryx australis)
Las antiguas plantas hepaticofitas de Nueva Zelanda como esta pueden contener sustancias afines al THC (© Mr & Mrs Apteryx australis)

La mayoría de los aficionados al cannabis han oído hablar de los cannabinoides clásicos como el THC, CBD, THCV y CBC, que durante muchos años se consideraban los únicos compuestos que actuaban sobre los receptores cannabinoides. Todos los cannabinoides clásicos comparten la misma fórmula química, C21H30O2.

Sin embargo, a medida que nuestra comprensión del sistema endocannabinoide ha aumentado, hemos descubierto que el número y tipo de diferentes compuestos que actúan sobre los receptores es mucho mayor.

Por lo tanto, tenemos que ampliar las reglas del juego, de algún modo, en lo que respecta a lo que constituye un cannabinoide, más allá de los más o menos 120 cannabinoides clásicos, además hay un número de compuestos relacionados que aún no se ha determinado, y que también actúan sobre los receptores, pero no comparten la estructura clásica.

¿Y qué son los cannabimiméticos?

Además de los cannabinoides, también tenemos una clase

Esta flor de papel o helicriso contiene CBG o compuestos relacionados (© plantzafrica.com)
Esta flor de papel o helicriso contiene CBG o compuestos relacionados (© plantzafrica.com)

importante de cannabinoides no clásicos conocidos como cannabimiméticos. Se llaman cannabimiméticos ya que, literalmente, imitan la actividad biológica de los cannabinoides clásicos, a pesar de no compartir su estructura.

Los cannabinoides son cada vez más importantes en el mundo de la investigación cannabinoide medicinal. En la tradición clásica, el sistema endocannabinoide (EC) se ha visto como un simple conjunto de dos receptores y dos ligandos (un ligando es el término para un compuesto que se une a un receptor).

Sin embargo, en la actualidad cada vez queda más probado que el sistema EC es mucho más complejo que esto. A día de hoy, se conocen decenas de diferentes compuestos que actúan, directa o indirectamente, sobre el sistema EC, y muchos de estos compuestos también funcionan en otros sistemas de mensajería biológicos importantes, tales como los sistemas de señalización opioide, serotoninérgico y dopaminérgico.

Algunos ejemplos de cannabimiméticos conocidos:

N-aciletanolaminas (NAEs) y N-alquilamidas
Las N-aciletanolaminas son una clase de compuestos de ácidos grasos de los que se sabe que participan en la señalización biológica. Entre algunos ejemplos de NAEs se incluyen la N-araquidonoiletanolamida (más conocida como anandamida), N-palmitoiletanolamida (PEA), N-linoleoiletanolamida (LEA), y N-oleiletanolamina (OEA).

Se ha descubierto que la equinácea contiene cannabimiméticos N-alquilamidas (© Christopher Craig)
Se ha descubierto que la equinácea contiene cannabimiméticos N-alquilamidas (© Christopher Craig)

La anandamida es muy conocida por ser el compuesto biológico cuya actividad se parece más a la del THC, ya que agoniza directamente los principales receptores cannabinoides. Asimismo hoy se tiene constancia de que la anandamida también agoniza directamente a un tercer receptor cannabinoide conocido como GPR119, que también se ve afectado por N-oleiletanolamina.

Además de actuar directamente sobre los receptores cannabinoides principales y menores, también se tiene constancia de que las NAEs ejercen una serie de efectos indirectos. Por ejemplo, LEA, PEA y OEA inhiben los niveles de la enzima FAAH, responsable de la degradación de la anandamida, y por lo tanto puede aumentar, de forma eficaz, los niveles de anandamida en los tejidos con el tiempo.

Las N-alquilamidas son una clase similar de compuestos cannabimiméticos, pero investigados con menos profundidad, que se ha demostrado que ejercen efectos selectivos sobre los receptores CB₂, y se ha probado que actúan produciendo efectos antiinflamatorios similares a la anandamida.

Beta-cariofileno
Este importante terpeno se encuentra en cannabis, y su óxido (que se forma en contacto con el aire) es el compuesto detectado ¡por los perros detectores de drogas! Se ha demostrado que el B-cariofileno actúa como un agonista completo del receptor de CB₂, aunque no actúa sobre el receptor CB₁.

También se ha demostrado que ejerce efectos antiinflamatorios y analgésicos en ratones, pero no en ratones criados para carecer de receptores CB₂, lo que demuestra que esta actividad biológica se ejerce a través de los propios receptores.

Salvinorina A
La salvinorina A es el principal compuesto psicotrópico que se encuentra en la especie de plantas Salvia divinorum. Aunque resulta atípico en un compuesto de esta planta alucinógena, la salvinorina A es un terpenoide, no un alcaloide como la mescalina, la psilocibina y la DMT. Además, es un alucinógeno disociativo, en lugar de un alucinógeno clásico.

Curiosamente, parece que la salvinorina A no interactúa con los receptores cannabinoides clásicos, sino que en realidad interactúa con un tercer receptor cannabinoide putativo que al parecer se forma sólo en condiciones inflamatorias, y que también actúa como un receptor opioide kappa. Los receptores opioides kappa son fundamentales para la regulación del dolor, y también son ¡el objetivo principal de la mayoría de los compuestos alucinógenos!

Mirceno

Se ha demostrado que el rododendro chino contiene CBC o compuestos relacionados (© wplynn)
Se ha demostrado que el rododendro chino contiene CBC o compuestos relacionados (© wplynn)

Otro terpeno muy importante que se encuentra en el cannabis, y uno que es también un importante constituyente del aceite esencial de lúpulo. Aunque no se cree que el mirceno actúe directamente sobre los receptores cannabinoides, a día de hoy se sabe que su actividad biológica altera el efecto psicoactivo del THC.

Se tiene constancia de la presencia de mirceno en altos niveles en las variedades que ejercen un efecto de “colocón corporal” o de “quedarse pegado al sofá” en el consumidor. El efecto sedante de las plantas que contienen mirceno, como por ejemplo el lúpulo y la verbena, se conocen desde hace miles de años, y ahora se cree que el efecto sedante se debe a la capacidad del mirceno de agonizar (activar) los receptores opioides (los estudios han demostrado que el antagonista opioide naxalona bloquea los efectos del mirceno, lo que sugiere que el mirceno es un agonista).

Así pues, aunque el mirceno normalmente no se clasifica como un cannabinoide en las publicaciones científicas existentes en la actualidad, no hay duda de que afecta a la experiencia subjetiva del cannabis, la “subida” o efecto psicoactivo. Seguir investigando con más profundidad determinará la naturaleza exacta de la relación. Actualmente, aunque algunos laboratorios de pruebas, como Steep Hill Halent en California, han estado recopilando datos sobre dicha relación durante años, hasta ahora no se han realizado estudios formales.

Plantas que producen compuestos “cannabimiméticos”
En primer lugar, hay muchas fuentes vegetales de terpenos, tales como el β-cariofileno y el mirceno, aunque por supuesto, algunas fuentes son mejores que otras. El mirceno se encuentra en concentraciones muy altas en el aceite de lúpulo, lo que representa casi el 80% del volumen extraído en algunas variedades, y también se encuentra en niveles altos en los mangos, citronela, tomillo, y verbena.

El B-cariofileno se encuentra en la pimienta negro, el clavo, romero, lúpulo, comino, orégano, albahaca, lavanda, canela, y muchas más especies de plantas. En la mayoría de estas especies, el β-cariofileno es un constituyente principal del aceite esencial (que comprende el 20% en algunas especies de lúpulo).

Recientemente, se descubrieron compuestos parecidos al CBD en las semillas de lino (© xia.aike)
Recientemente, se descubrieron compuestos parecidos al CBD en las semillas de lino (© xia.aike)

La salvinorina A es mucho menos frecuente, y parece que sólo se encuentra en altas cantidades en la propia S. divinorum. Sin embargo, hay indicios de que otras especies de salvia también pueden contener trazas del compuesto en sí, o moléculas estrechamente relacionadas.

Se ha descubierto que las NAEs, incluyendo OAE, PEA y LEA, ocurren en muchas especies de plantas. Cabe destacar que se han encontrado OAE y LEA en la planta de cacao, e incluso se ha informado de trufas negras que contienen ¡anandamida! Por último, los compuestos conocidos como N-alquilamidas se han encontrado en varias especies de equinácea, y se cree que la importancia de la equinácea en la medicina natural puede derivar de este hecho.

Con el paso del tiempo, la lista de plantas de las que se puede decir con seguridad que contienen compuestos cannabimiméticos, sin duda, se ampliará de forma espectacular a medida que sigamos encontrando compuestos capaces de actuar sobre el sistema EC.

Pero, ¿aparte del cannabis, alguna otra planta produce los cannabinoides clásicos?
La verdad es que hasta hace muy poco parecía que la planta de cannabis era la única en producir los verdaderos cannabinoides clásicos. Sin embargo, esta sabiduría tradicional parece haberse dado la vuelta desde que, en 2012, se descubrió que ¡las semillas de lino (lino) producen cannabidiol (CBD)! O, por lo menos, que producen compuestos como los cannabinoides muy parecidos al CBD, que parecen tener efectos antiinflamatorios similares.

Sin embargo, en realidad hay un estudio muy anterior que sugiere que el compuesto cannabigerol (CBG) y su ácido cannabigerólico precursor (CBGA) están presentes en una hierba de Sudáfrica, y un estudio más reciente (2011) sugiere que el cannabicromeno (CBC) y algunos compuestos relacionados están presentes en el rododendro de China.

Por último, hay incluso una planta conocida como la planta hepaticofita de Nueva Zelanda (New Zealand liverwort), que produce un tipo inusual de cannabinoides (llamado ácido perrottetineno) que parece estar muy estrechamente relacionado con el THC, tanto es así que de hecho ¡puede actuar sobre el receptor CB₁! Si este es el caso, será el único otro compuesto conocido de una planta que se encuentra en la naturaleza que es capaz de hacerlo. Sin embargo, todavía no se sabe si este compuesto realmente actúa sobre el receptor CB₁.

Pero parece que si hay algo que sabemos a ciencia cierta: ninguna otra planta, aparte del cannabis, produce THC.

Por Seshata