Buscar

cataluña - resultados de búsqueda

Si no estás satisfecho con los resultados, realiza otra búsqueda

0 522 vistas

Regulación.- En Cataluña el Departament de Salut ejercerá como ‘controlador’ de los clubes de cannabis

La regulación obliga a que los miembros del club no puedan exceder de sesenta gramos al mes

Cataluña.- El BOE (Boletín Oficial del Estado) publicó el pasado mes de Agosto la aceptación de la medida que salió del Parlamento catalán y que regulaba los clubes de cannabis y que por lo tanto, los permite legalmente. Estos clubes podrán distribuir hasta 60 gramos de marihuana mensuales a sus asociados para consumo propio, tanto recreativo como medicinal.

El 28 de Julio el Parlamento catalán aprobó la Ley de Asociaciones de cannabis que buscaba regular una actividad en Cataluña que ya cuenta con más de cuatrocientos clubs inscritos en la región.

La aparición del texto en el BOE reconoce la legalidad del uso de cannabis por parte de los adultos inscritos en estas asociaciones o clubs privados ya sea para consumo médico o lúdico. Su publicación oficial hace un reconociendo el texto “forma parte del ejercicio del derecho fundamental al libre desarrollo de la personalidad, del derecho a la libertad de conciencia y de disposición del propio cuerpo”.

También en el BOE se reconoce que desde 1991, fecha de la creación de la primera asociación de cannabis, se han creado cientos de clubs sociales de cannabis en Cataluña que están operando. El texto concluye que la Ley “se ha construido sobre la base de la capacidad de afrontar retos de la sociedad civil” dentro del marco jurídico con un reconocimiento legal a esta actividad de consumo y reconociendo que la sociedad civil del movimiento cannábico “ha llevado a cabo una labor de autorregulación muy importante y valiosa”.

0 344 vistas

El parlamento de Cataluña aprobará hoy una ley de Asociaciones de cannabis pionera en toda Europa. La Ley estará apoyada por los grupos parlamentarios Catalunya Sí Que Es Pot, PSC, Junts pel Sí y la CUP, teniendo un gran consenso entra las formaciones políticas y creando una mayoría parlamentaria. El Partido Popular se negará en contra de la ley y del Partido de Ciudadanos por ahora no sabíamos de su voto.

La medida buscaría que los cultivos que abastecen a las asociaciones, el transporte a los locales y el consumo de cannabis este regulado, y que establezca unas pautas para que no pueda ser intervenido por la policía.

Esta Ley procedería de una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que ya superó todos sus tramites para llegar al Congreso catalán y poder ser votada.

La nueva Ley busca el establecimiento de unas normas que regulen la actividad de estos clubes o asociaciones de Cataluña, fijando unas directrices generales para su constitución, organización y funcionamiento.

La Ley busca regular el abastecimiento de cannabis por parte de los clubes para evitar que esté llegue por su “puerta de atrás”. También, que el transporte del cannabis en seco y listo para consumir por parte de sus asociados llegue legalmente a los locales cumpliendo con las normas aprobadas y evitando ser confiscado por las autoridades.

Las asociaciones o clubes tampoco podrán producir más de 150 kilos de flores de marihuana en seco al año.
Los asociados deberán estar registrados, tanto los recreativos como los medicinales, e imponiendoles una cantidad máxima de consumo mensual a los usuarios lúdicos.

Otro de los aspectos que busca esta Ley será evitar el turismo cannabico y para ello, los socios deberán acreditarse en las asociaciones quince días antes de estar autorizados y así poder pertenecer al club y consumir.

Esta Ley aún podría ser tumbada por el Tribunal Constitucional en Madrid por poder ser un conflicto de competencias entre al autonomía catalana y el estado español. Aunque, la Ley lo que busca es regular a unas asociaciones que ya funcionan y a sus consumidores, además de controlar y regular una realidad ya existente.

0 339 vistas

En el congreso del Partido Socialista de Cataluña se aprobó una resolución que defendería la legalización de la marihuana diciendo que “es la opción más favorable para el conjunto de la sociedad”.

“Observando que la aparición de las asociaciones [cannábicas] es cada vez más generalizada y el consumo ha aumentado, tenemos que ponernos al lado de la normalidad y hacer un ejercicio de realismo”, advierte la resolución.

La propuesta aprobada por los socialistas catalanes despenalizaría el comercio de marihuana “dotando de derecho laboral a los trabajadores de las asociaciones cannábicas, así como establecer protocolos de prevención de riesgos en la tarea que desarrollan y proteger a los titulares de las mismas”.

También deja muy claro que la legalización “no tiene que ser una puerta abierta sin límites en el comercio del cannabis” debe ser una formula para regular el sector del cannabis estableciendo sus limites como ya ocurre con el tabaco y el alcohol

“El establecimiento de reglas siempre es necesario cuando se trata de una realidad normalizada por la sociedad”, dice la propuesta.

0 223 vistas

¿Qué es La Rosa Verda?
Es una iniciativa legislativa popular para regular las asociaciones de personas consumidoras de
cannabis.
Es la primera proposición de ley en Europa que introduce el cultivo, distribución y transporte
de cannabis, así como el control de su calidad.
Dicha propuesta deberá conseguir las 50.000 firmas necesarias antes del 28 de Octubre para
que pueda ser debatida y aprobada por el Parlament de Catalunya.

¿Quién está tras esta iniciativa?
Colaboran más de 100 asociaciones cannábicas, además de varias entidades y empresas tales
como CatFAC, FEDCAC, Energy Control o el Observatorio Civil de Drogas, entre otras.

¿Cómo participar?
Firmando en cualquiera de los puntos repartidos por Cataluña, realizando un donativo para
cubrir los gastos de la campaña, compartiendo esta iniciativa con tus conocidos y haciendo eco
a través de las redes sociales, o bien acudiendo como voluntario a los eventos en los que La
Rosa Verda hace acto de presencia.

Para más información acceder a la página web www.larosaverda.org

1 3.065 vistas
marihuana

El Gobierno catalán ha regulado por primera vez los clubes de cannabis

La Generalitat Catalana reguló ayer los clubes o asociaciones de marihuana en Cataluña, los aproximadamente cuatrocientos clubes no podrán estar abiertos más de ocho horas ni podrán estar cerca de colegios o centros sanitarios, la edad mínima para poder ser socio en los clubes será de 18 años y se necesitarán al menos quince días para poder disponer o consumir cannabis.

Los Clubes de cannabis son asociaciones sin animo de lucro que dispensan entre sus asociados marihuana o extractos de cannabis, desde ayer ya están regulados bajo el paraguas de la Generalitat catalana y por lo menos estarán más protegidos por la ley, siempre y cuando respeten las normas ya reguladas.

En una primera instancia el gobierno autónomo ha dado el primer paso y ya los ha regulado, a partir de ahora serán los ayuntamientos a través de sus ordenanzas municipales los que autoricen y den permiso para su creación o autorización. Para acceder a estos locales de asociaciones o clubes donde se podrá adquirir y consumir marihuana, se tendrá que ser mayor de edad (18 años), estar asociado anteriormente con un mínimo de 15 días y ser avalado por otro socio. En estos locales no se permitirá el consumo de otras sustancias o drogas, ni alcohol, tampoco su venta. Además, el horario de apertura no podrá superar las ocho horas ni estar abierto a partir de las 22 horas, los fines de semana, viernes y sábados, se podrá alargar hasta las 24 horas.

Tampoco se podrá promocionar actividades del consumo de cannabis ni publicidad de los locales en carteles, letreros publicitarios, dípticos o trípticos. La reglamentación será muy exigente con los temas medioambientales y con el trato y satisfacción de la comunidad vecinal.

Actualmente 200 clubes ya están inscritos y otros 200 le seguirán. Es una buena noticia para el sector del cannabis ya que la medida va siguiendo la estela de otras partes del mundo que ya comenzaron. El Gobierno catalán ha querido regular una situación que se da en la sociedad catalana y en toda España. Aplaudimos la medida y esperamos que otras comunidades tomen ejemplo y regulen a estas asociaciones o clubes para que no estén a merced de ninguna irregularidad.

0 263 vistas

Todos los grupos parlamentarios menos el PP acordaron una propuesta de regulación. No podrán cerrar más allá de la medianoche durante los fines de semana. Solamente podrán administrar cannabis a los socios y sólo podrán serlo de una única asociación.

La regulación de los clubes de cannabis de Cataluña que ultiman el Govern y todos los partidos menos el PP prohibirá a los centros abrir más de ocho horas al día, así como que cierren las puertas como muy tarde a las 22 horas los días laborables y a medianoche los fines de semana.

Lo ha revelado a la Comissió de Salut del Parlament el secretario de Salut Pública, Antoni Mateu, en el marco de la presentación de una propuesta de resolución para la regulación de los clubes cannábicos acordada por todos los partidos parlamentarios menos el PP.

Un tema de salud pública

Mateu, acompañado del subdirector general de Drogodependències, Joan Colom, ha concretado que la regulación se centrará en los aspectos de salud pública y prohibirá que en los centros se venda tabaco y bebidas alcohólicas, teniendo en cuenta que con la posibilidad de obtener diversas substancias se incita a más consumo y se incrementa el riesgo para la salud de los usuarios.

Además, solamente podrán administrar marihuana a los usuarios que sean socios, tendrán que hacerlo con un periodo de carencia de 15 días -una iniciativa que lucha contra el turismo cannábico, actualmente en proliferación en Cataluña-, y tendrán que obtener una licencia municipal para abrir las puertas.

También recoge que los usuarios solo podrán ser socios de una única asociación y que los centros tendrán que ofrecer información y asesoramiento “sobre los riesgos que supone para la salud el consumo de cánnabis”, mientras que también tendrán que formar a sus trabajadores con nociones básicas de salud pública.

Mateu ha insistido en que “fumar no es bueno y mucho menos lo es el cannabis”, aunque ha admitido que ante la proliferación de los clubes cannábicos en Cataluña hay que regularlo y no prohibirlo.

Aprobación en la próxima Comissió de Salut

La propuesta de regulación se aprobará definitivamente en la próxima Comissió de Salut a la espera de que los grupos puedan presentar enmiendas, un trámite que se avanza a la publicación de la nueva norma en el Dari Oficial de la Generalitat (Dogc).

La iniciativa tiene un historial de tres años de negociaciones entre el Govern, los partidos y las entidades del sector, que han estado presentes en la Comissió de este jueves a través de sus portavoces. Fuente

 

1 454 vistas

El secretario de Salut Publica, el doctor Antoni Mateu, y el subdirector de Drogodependencias de la Agencia de Salut Pública de Cataluña, el doctor Joan Colom, han presentado una propuesta de resolución a la Comisión de Salut del Parlamento de Cataluña para determinar los criterios de salud pública para orientar a las asociaciones y l,os clubes sociales de cannabis y las condiciones para el ejercicio de su actividad

Esta propuesta se enmarca en el lan Interdepartamental de Salut Pública (PINSAP) y pretende proteger, promover y mejorar la salud pública de la población mediante una politica orientada a minimizar los daños del consumo de cannabis, como también a impulsar la debida información, educación y prevención sobre las consecuencias y efectos perjudiciales vinculados al consumo de esta sustancia.

La propuesta de resolución establece unos criterios relevantes de Salut Pública en relación con el consumo asociativo de cannabis, así como orientar a la autorización de la actividad de las asociaciones cannabicas por los ayuntamientos de Cataluña. Estos criterios se unen a los ayuntamientos para que los incorporen, en las ordenanzas municipales que dicten para la regulación de estas actividades de ámbito municipal.

La resolución presentada, es fruto del consenso entre la mayoría de grupos parlamentarios y las Federaciones y Asociaciones representativas de los Clubes Cannabicos y las entidades municipalistas debidamente informadas.

El objetivo de la propuesta pretende incidir en los factores determinados que pueden influenciar en una disminución del impacto en la salud de la población general y especialmente de las más vulnerable.

CRITERIOS DE SALUT PUBLICA

·Limitación de acceso
-Edad mínima para acceder mayor de 18 años
-Ser consumidor/a habitual de cannabis
-No ser socio o asociado de ningún otro Club de cannabis
-Acceso exclusivo alas instalaciones del local para socios y socias
-Medidas de control de acceso al club

·Oferta de servicios de información, asesoramiento profesionalizado en reducción de riesgos y daños para los socios y socias (entidades especializadas) así como de detección precoz, seguimiento y derivación de los consumos problemáticos del cannabis.

·Formación en reducción de riesgos y daños asociados a consumo de cannabis a los responsables de la dispensación de la asociación (garantizando una formación mínima anual)

·Prohibición del consumo de otras drogas o bebidas alcohólicas dentro del club

·Prohibición de venta o comercialización de cualquiera bien o producto consumibles

·Condiciones de salubridad de los locales según lo establecido en la normativa vigente, así como de las zonas de consumo.

·Periodo de carencia de 15 días desde la adscripción a la asociación

·Estar avalado por otro miembro de la asociación

·Limitación horaria (no se podrá abrir más de 8 horas diarias, estableciendo como hora limite de cerrar las 22 horas y los viernes y sábados a las 24 horas.

·Limitación de su ubicación definida por la distancia mínima entre los diferentes clubs y entre ellos y los centros educativos y servicios sanitarios.

·Limitación de todo tipo de publicidad de la asociación i de sus establecimientos, locales o clubes, y actividades de promoción de consumo de cannabis por parte de los miembros de la misma, ni a través de carteles, rótulos publicitarios o cualquier otro medio, en papel o electrónico.

·Respeto a la normativa medioambiental y , particularmente, el descanso de los vecinos.

·Inscripción en el registro Municipal de Asociaciones de personas consumidoras de cannabis y en la sección registral correspondiente de Registro de Asociaciones CATFAC

0 811 vistas

Dado que todas las ciudades de España tiene algunas diferencias en términos de ley y reglamentos , es interesante saber qué sucede en todas las comunidades autónomas españolas. Cataluña y Barcelona quizás pueden mostrar algunos de los puntos más interesantes de vista en cuanto a la regulación del cannabis.

Barcelona es la única ciudad de España que cuenta con cientos de clubes sociales cannábicos donde poder consumir marihuana y Cataluña es la primera comunidad (además del País Vasco) en tomar algunas medidas para legalizar, oficialmente, el cannabis medicinal.

En Cataluña, el órgano principal y responsable de las competencias en materia de salud es el Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya. Dicho Departament se encarga de todos los asuntos de salud pública y, actualmente, su “Conseller”, es decir la persona al frente actualmente es Boi Ruiz García. Él ostenta el cargo de “Conseller de Salut” (el ministro de Salud catalán).

Boi-Ruiz-250x181
Boi Ruíz, Conseller de Salut

Por otro lado, es importante saber que un organismo llamado ” CatSalut ” también forma parte del Departamento de Salud y se encarga de garantizar la asistencia sanitaria universal en Cataluña (En España la sanidad es pública y, a priori, universal por lo que la atención recibida la financian los ciudadanos con el pago de sus impuestos. Este sistema permite que el seguro de salud privado sea innecesario. Es decir, uno puede contratarlo pero no es una obligación hacerlo, tal y como en otros países de Europa. Sin embargo, ni el sistema público de salud ni ningún seguro de salud privado ofrecen una alternativa real para que los pacientes necesitados puedan obtener cannabis medicinal.

¿Cómo obtienen los pacientes el cannabis medicinal?

Parece que el Ministerio de Salud de Cataluña ha dado pasos hacia adelante para regular el uso del cannabis con fines medicinales y así ayudar a los pacientes con enfermadades que causan dolor, tales como el cáncer y el SIDA, a recibir la sustancia y paliar sus dolencias. Actualmente, las personas con enfermedades tienen que ir a los clubes de cannabis para obtener y utilizar la marihuana. Hay que destacar que los consumidores terapéuticos no disfrutan de ventajas especiales, ya que ni en Cataluña ni en España, existe distinción alguna entre el uso recreativo y el medicinal.

Por esta razón, para un gran sector, es muy importante comenzar a regular lo antes posible la cuestión ya que si la legislación vigente ni siquiera distingue entre si la sustancia se dedica a aliviar el dolor de ciertos pacientes, o si se usa para uso recreativo, el tema será doblemente complicado. No hay que olvidar que en algunos Estados de EEUU, se han legalizado ambos usos. No obstante, está siendo discutido con la comunidad médica.

Obtener Cannabis Medicinal en Cataluña

Cataluña comenzó su camino hacia la regulación del cannabis para uso terapéutico hace casi diez años, en 2005, cuando el Gobierno financió un estudio pionero con 207 pacientes para evaluar la eficacia de un medicamento derivado del cannabis para tratar el dolor causado por la quimioterapia: ‘ Sativex ‘.

Los datos recopilados durante tres años mostraron que la sustancia no solo fue capaz de disminuir los síntomas, sino que también podía reducir el dolor neuropático y la espasticidad en pacientes con esclerosis múltiple, al tiempo que aumentaba el apetito en pacientes con SIDA y en las personas con cáncer terminal.

La Consejera de Salud en ese momento, Marina Geli, dijo que los resultados del estudio eran “una puerta a la esperanza” para los pacientes que no respondían al tratamiento convencional pero desde entonces, y con el nuevo ministro de Salud, no ha habido avances al respecto en este tema .

Uso Compasivo

En Cataluña, y también en España, existe un principio llamado Uso Compasivo. Gracias a esto, es posible utilizar ‘Sativex’ cuando se administra compasivamente. Esto implica pedir al Ministerio responsibla la administración de un medicamento incluso si todavía, dicho medicamento, no está aprobado oficialmente en el país. El Departamento de Salud intenta cumplir algunas veces y por ello, en contadas ocasiones puede permitir el envío del medicamento a algunos pacientes.
De esta manera, el cannabis en estos casos ha de ser prescrito por un médico, indicando el cannabinoide adecuado para cada paciente.

¿Dónde pueden comprar marihuana los pacientes actualmente?

Los políticos saben que el lugar ídoneo para comprar cannabis sería la farmacia, pero aún se desconoce dónde y cómo se venderá, una vez la regulación vea la luz. Boi Ruíz dice que él quiere regular únicamente la cuestión para evitar que la gente vaya a los clubes y compre su cannabis allí.
Las Asociaciones se han sentido ofendidas tras sus declaraciones, ya que en la actualidad todos los usuarios medicinales van a los clubes para poder conseguir cannabis para sus respectivas doloncias, dado que no hay otra forma (oficial) de hacerlo. De otro modo, tendrían que acudir al mercado negro.

sativex-250x166
Boi Ruíz, Conseller de Salut

De hecho, gracias a esas asociaciones, las personas con necesidades terapéuticas pueden obtener cannabis. Los Clubs, con ello, están ayudando enormemente a estos pacientes y al mismo tiempo, están supliendo ese vacío legal.

Los clubes de cannabis en Barcelona tienen incluso médicos voluntarios. Algunas asociaciones (las que están federadas) distinguen entre los miembros recreativos y los terapéuticos y muchos clubes tienen un servicio específico para los pacientes.

Así pues, los médicos voluntarios estudian cada caso y evaluan lo que los usuarios medicinales necesitan y en qué dosis, y así sucesivamente. Cabe destacar que existe un protocolo a seguir antes de aceptar a una persona como un usuario terapéutico.No puede hacerlo cualquiera, sino que debe de acreditar su dolencia con informes medicos, etc.

La conclusión es que, aunque en Cataluña se permite el uso personal pero no cultivar cannabis para fines comerciales, no hay medicamentos oficiales y adecuados que contengan cannabis. Por ello, activistas, asociaciones y algunos políticos todavía están trabajando, y seguiran haciéndolo, para lograr una regulación justa con el fin de que, algún día, los pacientes puedan comprar marihuana medicinal en farmacias solo con una receta del medico en la mano. Por Diana

Fuente Sensi Seeds

0 683 vistas

La Consejería de Salud de la Generalitat ha iniciado los trámites para regular el uso del cannabis con fines terapéuticos para evitar que los pacientes con patologías que producen dolor y falta de apetito, como el cáncer y el sida, se vean obligados a acudir a un club cannábico para obtener y consumir la sustancia.

Lo ha revelado en una entrevista a Europa Press el consejero, Boi Ruiz, que ha subrayado la necesidad de diferenciar la regulación del cannabis terapéutico de la ordenación de las asociaciones de autoconsumo, la proliferación que se ha disparado en Cataluña en los últimos años: “Son dos cosas diferentes y no quiero que se mezclen”.

“No puede ser que un paciente tenga que ir a un Club de cannabis porque yo no he sido capaz de regular este asunto “, ha sentenciado el consejero, que ha censurado que la falta de regulación terapéutica pueda servir a los clubes de pretexto para que se legitimen.

La tenencia de cannabis está prohibida en España y la legislación actual no diferencia si la sustancia va dedicada a paliar los dolores de determinados enfermos o al consumo lúdico: “Es un asunto muy importante que se está abordando con la comunidad médica”.

Cataluña inició los primeros pasos para regular el cannabis de uso terapéutico en el 2005, cuando la Generalitat financió un estudio pionero con 207 pacientes para evaluar la eficacia de un medicamento derivado del cannabis contra las náuseas y vómitos provocados por la quimioterapia, bautizado como 1 Sativex.

Los datos recopilados durante tres años demostraron que la sustancia no sólo disminuía significativamente estos síntomas, sino que también reducía el dolor neuropático y los espasmos en pacientes con esclerosis múltiple, mientras que también aumentaba el hambre en pacientes con sida y cáncer terminal.

La entonces consejera de Salud, Marina Geli, aseguró que con los resultados del estudio abrían “una puerta a la esperanza” para pacientes que no respondían al tratamiento convencional, aunque desde entonces han habido pocos avances en esta dirección.

Uso compasivo

El consejero ha recordado que, como cuando se estudió el uso de Sativex, el cannabis se administra actualmente de manera compasiva solicitando a la administración un medicamento que aún no ha sido aprobado oficialmente-: “Tenemos que hacerlo bien y regular para que sea prescrito por un médico y con el cannabinoide oportuno para cada paciente “.

Ruiz también ha destacado que aún no se sabe el lugar en el que podrá dispensarse el cannabis, aunque se ha mostrado partidario de que los pacientes puedan acudir a una farmacia para adquirir la sustancia que mejor sirva para su patología.

En este sentido, ha advertido de que no existen fármacos adecuados en esta línea: “Estaría bien que las farmacéuticas pudieran llegar a un producto que se pueda obtener con una receta especial”.

“Del mismo modo que las compañías han ido trabajando para conseguir derivados farmacológicos del opio, deberíamos conseguir derivados del cannabis”, ha defendido Ruiz. Fuente

 Hace unas semanas se anunciaba la regulación de las asociaciones cannábicas en Cataluña. Por fin, después de décadas de lucha, las políticas sobre cannabis parecían admitir algunos de sus errores del pasado y encaminarse hacia una ley más cercana a la realidad.

En Cannabis Magazine celebrábamos por todo lo alto la simple “presunción de existencia” y dedicábamos unas alentadoras líneas a este hecho.

Sin embargo, las detenciones, las incautaciones y las órdenes de clausura se acumulan en las comisarías de Barcelona y, cada día, nos levantamos con una mala nueva.

El arresto de los máximos representantes de la FEDCAC (federació d’associacions cannàbiques autoregulades de Catalunya) y la clausura de emblemáticas asociaciones barcelonesas solo ha sido el preludio de una situación, cuanto menos, contradictoria.

Citando las palabras de Albert Tió, portavoz de la FEDCAC, “Mientras Salud está por la labor, Interior ha dejado de estarlo y ha emprendido una persecución jurídica y policial”. Luego entonces, perdonen que me pierda, ¿por qué este acoso en los albores de la regulación?

La realidad es que la desatención de las asociaciones cannábicas por parte de la administración se ha convertido en caldo de cultivo para malas praxis y promotores asociativos que desconocen, por completo, los fines de cualquier tipo de asociación. Ahora, que ya se ha causado el daño, ¿no sería mejor esperar a que se produzca la regulación para controlar exhaustivamente a las asociaciones existentes?

Por si fuera poco, las amigables visitas de la Guardia Urbana a diferentes clubes (no es irónico, os sorprenderíais con la cercanía de algunos agentes) se han convertido en cartas de cese de actividad y clausura debido al incumplimiento de ciertas… ¿premisas?

Las demandas de las federaciones cannábicas, que llevan años tras la búsqueda de un diálogo con la administración, siempre se han fundamentado en conseguir seguridad jurídica para los clubes que cumplen sus estatutos y llevan a cabo una autoregulación caracterizada por la transparencia y el autoconsumo de marihuana. Por lo pronto, este no parece el camino que tomará la regulación catalana.

Queremos expresar nuestro apoyo a las federaciones cannábicas catalanas y recordar a nuestros lectores que algunas personas están siendo acosadas y poniendo en peligro su libertad por algo que nos beneficiará a todos en un futuro no muy lejano. Fuente

0 534 vistas

La Conselleria de Salud de la Generalitat Catalana llevará en Septiembre al Parlamento un borrador de Propuesta de Buenas Practicas para una regulación de autoconsumo de cannabis en Cataluña, por la proliferación de los clubs de cannbais en los últimos años y con la finalidad de superar el “agujero legal” existente según han explicado fuentes de sector a Europa Press.

El documento que el subdirector general de Drogodependencias de La agencia de Salud Publica de Cataluña, Joam Colom, llevará a la Cámara Catalana es el fruto de dos años de dialogo y consenso con el sector cannabico, entidades y grupos políticos

En declaraciones a Europa Press, el Presidente del Club Catadors de Cannabis- primer club cannabico de España fundado en el 2001- Jaume Prats, ha celebrado que la Administración quiera aportar “seguridad jurídica” a estas actividades.

Ha destacado que las negociaciones llevadas a termino con los diversos grupos politicos y entidades han generado “muy buena sinfonía” que ha aportado un principio de acuerdo generalizado hasta ahora

El documento que Salud ha redactado después de escuchar a todo el sector recoje el espiritu de la evolución de todas las sentencias pronunciadas en España “desde hace mucho tiempo”

Contra en turismo cannábico

El borrador prohibe que los clubs de cannabis en Cataluña, unos 300 en toda Cataluña, puedan hacer publicidad y tengan animo de lucro, y tambien prevee que la produccion este sujeta al control del consumo y que los clubes eviten el “turismo cannabico” a traves de diferentes noemas, ha explicado Prats.

En esta linea, ha señalado que el texto recoja que los clientes del club no pueden ser publicos, sinó que puedan ser admitidos con el aval de un amigo ya socio, y en todo el año solo podrá llevar una decena de amigos

Mala praxi”

La “mala praxi” llevada a termino por algunos clubs de Barcelona, que habían caido en algunas practicas de publicidad, ha llevado hace poco al ayuntamiento de Barcelona a suspender la obertura y ampliación de clubs de cannabis durante un año.

El ayuntamiento ha decidido liderar una regulación de los clubs de cannabis-en Barcelona hay sobre 200- lo que Prats ha celebrado por suponer una visualización y reconocimiento de este echo

Máximo consenso”, según Boi Ruiz

En una respuesta recogida por Europa Press, el Conseller de Salud de la Generalidad Catalana, Boi Ruiz, explica que el documento que regulará el transporte y cultivo, así como la organización de los clubes, tiene el “máximo consenso” para garantizar el derecho a la salud.

Ruiz hace referencia a los “diversos modelos organizativos para la gestión de la provisión la posesión y el consumo de cannabis” que llevan a termino los diferentes clubes sociales de cannabis.

Ha recordado que Cataluña a sido pionera y referente en el establecimiento de formulas innovadoras que han requerido consenso entre los diferentes ambitos competenciales implicados, como es el caso de los programas de intercambio de jeringuillas, así como la aperturas de salas de vepopunción.

Fuente Catfac

 

1 1.028 vistas
marihuana cannabis

El Parlament de Catalunya ha aprobado una moción para normalizar la actividad de los clubs de consumidores de cannabis en un periodo de cuatro meses. La propuesta, defendida por la diputada de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Gemma Calvet (foto), ha salido adelante con el apoyo de todos los grupos del Parlament a excepción del Partido Popular de Catalunya (PPC). El texto aprobado dicta la regulación de las asociaciones cannábicas desde una perspectiva de salud pública y de políticas de reducción de daños.

Asimismo la moción se opone a la supresión de los programas sustitutos de multas por consumo, declarando necesario abordar el consumo de drogas desde la perspectiva sanitaria de los consumidores, con especial atención a los más jóvenes. Esta iniciativa es una respuesta a la Ley de Seguridad Ciudadana proyectada por el PP a nivel estatal, cuyo contenido prevé la supresión de dichos programas que son una opción para sustituir a las sanciones administrativas.

Los dos puntos referidos al cannabis, de un total de 7 que formaban la moción , han sido respaldados en el debate por el conjunto de fuerzas del Parlament con la única excepción del Partido Popular, quien ha manifestado que en su partido “no están por la legalización del porro”. La votación final ha resultado en 113 votos a favor y 19 en contra del PPC. Una vez aprobada la moción, la Comisión de Salud del Parlament trabajará durante los próximos cuatro meses en la elaboración de una propuesta concreta para que finalmente la Generalitat apruebe una ley que regule la actividad de las asociaciones.

Fuente Barcelona Cannabis

2 1.681 vistas

Eva García, diputada del Partido Popular de Cataluña, se ofrece a pedir que las Asociaciones Cannábicas sean recibidas en el Parlamento de España durante la celebración de San Canuto en el Museo del Cáñamo de Barcelona.

Las Asociaciones de Cannabis tienen socios de todos los partidos políticos, por lo tanto, todos las formaciones políticas tienen en sus filas consumidores de marihuana que necesitan apoyos y defensas de todos éstos.

Eva García Diputada Popular a Martin Barriuso, presidente de la Federación de Asociaciones Cannábicas : “Yo me ofrezco esta misma semana a ponerme en contacto con el Grupo Parlamentario Popular en el Congreso y pedirles que podáis comparecer lo antes posible”

 

0 972 vistas

El departament de Salut catalán  tiene previsto convocar a los grupos parlamentarios para trasladarles una propuesta para poner orden en un sector que, en los últimos años, ha crecido con mucha fuerza

En Catalunya se calcula que hay unas 300 asociaciones de cannabis, 200 de las cuales se encuentran en Barcelona

La Generalitat de Catalunya quiere regular los clubes de cannabis. El conseller de Salut, Boi Ruiz, tiene previsto convocar próximamente a los representantes de los grupos políticos en el Parlament con el objetivo de consensuar una propuesta que tiene que servir para poner orden y regularizar un sector que, en los últimos años, ha crecido con mucha fuerza. Según el Gobierno y las mismas asociaciones, en Cataluña puede haber unos 300 clubes de cannabis. Hay miles de consumidores.

Salut tiene previsto presentar una propuesta basada en una regulación de buenas prácticas que posibilitaría “un modelo restrictivo de club” con el objetivo de limitar el número de socios, fijar las cantidades máximas de cultivo y de consumo y la edad para asociarse, evitar las actividades promocionales, definir los horarios y las condiciones de salubridad de los locales y poner énfasis en prácticas preventivas de reducción de riesgos y de daños. La regulación también persigue evitar el contacto del consumidor con el mercado negro, conocer más a fondo la realidad del fenómeno, acceder a la población consumidora, conocer la composición de las plantas e involucrar a los usuarios en la elaboración de propuestas factibles de reducción de riesgos y de daños.

Desde hace unos años, el número de clubes de cannabis se han disparado en Cataluña, principalmente en Barcelona. “Pensamos que pueden haber unas 300 asociaciones, y más de 200 están en Barcelona, sobre todo en Ciutat Vella”, dice Jaume Xaus, portavoz de la CATFAC, la Federación de Asociaciones de Usuarios de Cannabis de Cataluña, una de las dos federaciones existentes.

Permitido el autoconsumo

La situación en Cataluña y en España es de vacío legal. El tráfico de cannabis está prohibido, pero está permitido el autoconsumo. Los clubes se encuentran en la misma situación y, desde hace tiempo, que reclaman una regulación del Parlament para funcionar con normalidad. Además de Cataluña, las asociaciones de cannabis están muy arraigadas en el País Vasco y ahora el movimiento empieza con fuerza en Galicia y en Andalucía.

En el Parlamento Vasco ya se ha hecho una comisión para regular los clubes de cannabis. Después de estar parada un tiempo por las elecciones de 2012, la comisión retomará en octubre la actividad con la comparecencia de unos 60 expertos para que ofrezcan algo más de luz sobre el tema desde diferentes ámbitos con el objetivo de buscar y aprobar un marco jurídico que permita a las asociaciones de cannabis funcionar con normalidad.

En Cataluña, según el Departament de Salut, en mayo de 2012 se inició el camino para trabajar en una propuesta de regulación de buenas prácticas y se creó una comisión liderada por la Subdirección General de Drogodependencias de la Agencia de Salud Pública de Cataluña e integrada por la Dirección General de la Policía, la Dirección General de Derecho y Entidades Jurídicas, la Dirección General de Administración Local y la Fiscalía Superior de Cataluña. El Departament de Salut asegura que también abrió un diálogo con el sector. Con todo, habrá aspectos que la Generalitat no podrá regular y que requerirán cambios en la legislación española, por ejemplo todo aquello que hace referencia al Código Penal.

Ayer, Jaume Xaus, de la CATFAC, valoraba muy positivamente el paso dado por el Departament de Salut. “Esta regulación es una necesidad. Ahora funcionamos con mucha inseguridad jurídica”.

La nota hecha pública por Salut llega después de que el 19 de septiembre, ICV-EUiA presentara una propuesta de resolución en el Parlament catalán para constituir una comisión de expertos, personas y entidades para estudiar el fenómeno e iniciar los trabajos técnicos y jurídicos “para establecer una regulación específica de las asociaciones de personas consumidoras y de los llamados clubes sociales de cannabis”. Para ICV-EUiA, prosigue la proposición, “el consumo de cannabis es una realidad en Catalunya”, y hasta ahora las políticas en materia de cannabis han estado principalmente enfocadas a la criminalización y persecución judicial y policial de los usuarios. En opinión de los ecosocialistas, estas políticas han sido un fracaso rotundo en todo el mundo y requieren un enfoque nuevo encaminado a la reducción de riesgos y reducción de los daños asociados al uso.

ICV-EUiA también propone iniciar los trabajos para la elaboración de una ley catalana de acceso al cannabis en el marco de la Llei de Salut Pública y de las competencias establecidas en el Estatut, y reforzar y colaborar con las diferentes entidades para mejorar los programas de información, prevención y promoción de la salud en drogodependencias espacialmente para la población menor.

Normativa llena de contradicciones

Según el diputado de ICV, Josep Vendrell, el problema de los clubes de cannabis se va haciendo grande. Cada vez la presión policial y judicial es mayor y lo que es peor la normativa está llena de contradicciones: “El consumo no es ilegal, el tráfico está prohibido, llevar cannabis encima no está permitido, en los clubes se puede consumir, la fiscalía ha dictado instrucciones para que se compruebe que las plantaciones disponen de un permiso de la agencia del medicamento…”, dice Vendrell.

“No hay ninguna regulación, las líneas son muy ambiguas. Esto provoca muchos problemas con la policía y la fiscalía. Se producen cortes de plantas, inspecciones a clubes. Actualmente, en Cataluña, puede haber un centenar de imputados de clubes de cannabis”, explica el portavoz de la CATFAC, Jaume Xaus.

Las últimas semanas, Catalunyaplural.cat ha visitado uno de estos clubes, situado en Barcelona. Al exterior, ningún cartel lo anuncia y nada hace pensar que detrás de la puerta hay un club de cannabis. De hecho, para entrar hay que llamar a un timbre, hacerse socio (con el aval de una persona que ya lo sea), ser mayor de 21 años (en algunos clubes se puede acceder con 18), no consumir en el interior de las instalaciones más de una determinada cantidad al mes (varía en función de los clubes) y ser consumidor de cannabis (para evitar que se diga que se ha incitado a alguien a consumir por primera vez). Se trata de un club privado y no de un local de pública concurrencia.

Una de las personas responsables del club explica que la aparición de los clubes “ha hecho emerger un consumo que antes se hacía de manera oculta. El auge de este tipo de clubes demuestra que hay un consumo. La gente fuma igual un canuto que un cigarro”. Y añade que las asociaciones funcionan como un club de fumadores. “La licencia la solicita una asociación de cannabis. En Barcelona, no hay ninguna normativa que prohíba que en un local privado no se pueda consumir cannabis. No son locales de pública concurrencia. Son clubes privados de fumadores”.

El proceso para constituir una asociación se hace, actualmente, a través del registro del Departament de Justícia. El club lo que hace es presentar unos estatutos y un código de buenas prácticas. Justícia analiza los estatutos, comprueba que no haya nada ilegal y los da de alta. Pero el vacío legal existente y la ambigüedad es tan enrome que, en ocasiones, acaban igualmente teniendo problemas con la policía y la fiscalía, y se inicia un proceso judicial.

Los clubes legalmente constituidos ofrecen charlas con médicos y abogados para dar a los consumidores asesoramiento jurídico y médico. Algunos de los clientes hacen un uso terapéutico del cannabis –sirve para la artrosis, la artritis, la esclerosis múltiple, para terapias para combatir los efectos de la quimioterapia y como regulador natural de la insulina–, pero de momento los consumidores terapéuticos todavía son una minoría. En los clubes de la CATFAC, Xaus calcula que son entre un 15 y 20% de los usuarios.

En cuanto a los cultivos, algunas asociaciones lo que hacen se contratar a un jardinero que se da de alta como autónomo y hace la producción por el autoconsumo de un club. Pero las líneas sobre lo que se puede hacer o no son muy finas y cada cierto tiempo los Mossos intervienen plantaciones de cannabis. Así ha pasado, por ejemplo, esta misma semana en cuatro domicilios de las comarcas del Vallès Oriental y El Maresme. La policía autonómica intervino 700 plantas de marihuana, detuvo una persona e imputó a otros tres un delito contra la salud pública.

La regulación de Salut persigue también evitar un crecimiento desproporcionado de los clubes y del número de socios. Esto se hace porque se ha detectado que hay una serie de asociaciones que funcionan con una visión más comercial y mercantilista que otras y no limitan el número de socios –se cree que en Catalunya hay clubes que funcionan con miles de usuarios–, y la Generalitat opina que de no hacer la regulación se corre el riesgo que se implanten prácticas de riesgo para los consumidores.

Mientras que en España y en Cataluña, la regulación de los clubes de cannabis todavía tardará un tiempo a llegar, en otros países o demarcaciones el proceso ya está bastante más avanzado. Por ejemplo, en Estados Unidos, el Departamento de Justicia norteamericano ha anunciado que no interferirá en las medidas adoptadas por los estados de Colorado y Washington para despenalizar el cannabis: uso, producción, distribución y venta para uso lúdico. Esta decisión, probablemente, significará que otros estados norteamericanos iniciarán el mismo camino. En Alaska se quiere celebrar el próximo año un referéndum sobre la cuestión.

Fuente ElDiario

Asociaciones de consumidores de cannabis catalanas se han agrupado en una plataforma que va exigir al Gobierno de Cataluña que regule el consumo de cannabis. El sábado 19 de Enero han convocado una manifestación en la Plaza Sant Jaume de Barcelona para reivindicarse.

El Museo del cáñamo en Barcelona ha sido el escenario donde esta agrupación cannabica ha leído un manifiesto de la agrupación. José Afuera, como portavoz, ha sido el encargado de leer un manifiesto en el que exigen cambios para que la ley no persiga a los consumidores de marihuana.

El presidente del Club de catadores, Jaime Prats, ha apostado por presionar al ejecutivo para que desaparezca la inseguridad jurídica que tiene los consumidores de marihuana y en concreto que es una “tenencia licita”.

Esta agrupación que ya ha sumado una cincuentena de asociaciones de cannabis aseguraba que representan a mas de 100.000 consumidores y apuestan por que el Gobierno regule el autoconsumo particular y para que los mismos usuarios decidan que consumen y como lo producen.

La Agrupación también ha comentado que varios ayuntamientos de Cataluña capitaneados por el de Rasquera están preparando una propuesta que harán llegar al parlamento autonómico catalán y que va centrada en los cultivos especializados de cannabis para asociaciones o clubs.

También, han comentado que el Gobierno catalán encargo anteriormente una comisión para estudiar la posibilidad de regular el cultivo para autoconsumo. Pero que quedó parada con el inicio de la últimas elecciones, ahora después de pasar estas, están esperando que el ejecutivo autonómico siga meneando ficha en este tema.

La manifestación del próximo 19 de Enero esta convocada para las 18 horas en la Plaza de Sant Jaume y después transcurrirá hasta la plaza de la Mercé donde habrá música en directo hasta las 21 horas.

Brillante documento salido del pasado “Fórum de Asociaciones y Clubs de Cannabis de Cataluña” en el que se marcan las posturas comunes entre los distintos clubes y asociaciones para solicitar una regulación legal en el uso del cánnabis.
Enhorabuena a estos pasos tan esperanzadores en la lucha por los derechos de los usuarios responsables de cánnabis.

DECLARACIÓN DE BELLATERRA

Hace cincuenta años que se declaró la “guerra contra las drogas” y los intereses que decía defender esa declaración no han sido cumplidos. Es más, las políticas de drogas centradas en la prohibición, represión y criminalización del usuario; han multiplicado los problemas relacionados con el consumo, no han reducido las consecuencias indeseables asociadas al uso, y han creado nuevos graves problemas inexistentes antes de que la guerra se iniciara: corrupción política, policial y judicial, comercio en manos del crimen organizado, muertes por el dominio de su control, deforestación y contaminación ambiental por la falta de control de los procesos de producción, y muertes evitables por el consumo de adulterantes o por el desconocimiento de la pureza, entre muchos otros.

En relación al cannabis, a día de hoy y sólo en el Estado español, un 27,3% de la población de entre 15 y 64 han probado el cannabis alguna vez en la vida, un 10,1% lo ha consumido en el último año, el 7,2% el último mes, y el 2% lo hace diariamente. Más de 3 millones de españoles utilizan una vez al mes i más de 633.000 lo hacen diariamente.

Esta realidad no comporta necesariamente un problema de salud pública, ya que no existen evidencias de que estas personas usuarias hagan más uso de los servicios públicos de salud que el resto de la población. Además, la gran mayoría hace un consumo no problemático. Incluso en población adolescente, no llega al 1% de consumidores que tengan un consumo abusivo, según el Plan Nacional sobre Drogas.

Estos datos muestran como el consumo de cannabis es una realidad normalizada en nuestra sociedad, mientras que, por otro lado, las políticas actuales relacionadas con el cannabis siguen sujetas a inercias anacrónicas. Y estas provocan en las personas usuarias estigmatización, discriminación, penalización y la violación de los derechos de personas adultas con capacidad de decidir por sí mismas.

Puesto que las políticas de drogas no se han ajustado a la realidad social, la sociedad civil nos hemos organizado para dar respuesta a una situación que consideramos ilegítima y para promover la construcción de una alternativa.

Las asociaciones y clubes de cannabis somos:

· Una alternativa al mercado negro y a la economía sumergida que refuerza la cohesión social, la economía pública, dificulta la corrupción y debilita organizaciones mafiosas.

· Un modelo que contribuye a que los recursos públicos no se desperdicien en el sistema policial, judicial y penitenciario cuando no son necesarios y se puedan invertir en prevención, educación e investigación.

· Una realidad extendida y, a su vez y paradójicamente, muy sometida a presión policial e inseguridad jurídica, pese a que los tribunales rechazan reiteradamente las pretensiones condenatorias de la fiscalía, admitiendo que nuestra actividad no sobrepasa el límite de la ley.

· Unos espacios de socialización donde la salud y el bienestar de las personas asociadas son un elemento vertebrador.

· Una propuesta que minimiza los daños sociales y a la salud, y maximiza la seguridad individual y colectiva.

· Una respuesta meditada y constructiva ante una necesidad que la administración pública todavía no ha afrontado con valentía.

Las entidades firmantes de la Declaración de Bellaterra ni delinquimos, ni traficamos. Nos ajustamos estrictamente a los límites que marca el código penal como consumo no ilícito. Y, por lo tanto, exigimos que pare la vulneración de nuestros derechos.

Las entidades firmantes de la Declaración de Bellaterra demandamos una regulación de nuestra actividad y mostramos nuestra disposición a colaborar activamente en este proceso. También hacemos un llamamiento a todas las organizaciones y personas que quieran formar parte de esta transición a trabajar conjuntamente para hacer un salto cualitativo en el marco de las políticas de drogas. Es nuestro ánimo conseguir una mejora social que priorice el respeto, la autonomía, y no las actitudes represivas y punitivas con unos altos costes económicos y sociales.

Fórum de Asociaciones y Clubs de Cannabis de Catalunya
ACUC Ass. d’Usuaris de Cannábis
ABCDA Asociación Barcelonesa Cannábica de Autoconsumo
ACCAAT Barcelona
ACECA Asociación de Cataluña sobre estudios de Cannabis y Autoconsumo)
AIRAM Asociación Independiente Recreativa de Autoconsumo y Medicinal
As4 Bcn
Asociació FEM FUM més MACRASQUERA (Movimiento Asociativo Cannabico de RASQUERA)
Asociación Canabica Datura
Asociación Cannabica de Amigos A.C.A
Asociación Cannamitch Club de Ripollet
Asociación K-lite
Asociación SATIVA CLUB
Asociación Senzi
Asociacion Vallesana d’Autoconsum Cannabic (AVAC)
Ass. ARACBCN
Associació Cannabica ACTUA BCN
Ass. Cannàbica Catalana d’Ajuda al Dolor (ACAD)
Ass. Cannàbica del Vallès
Ass. d’Usuaris de Cannabis de la Costa Brava. AUC
Ass. de Usuaris de Cannabis d’Igualada ACCIÓ CANNABICA
Ass. Pachamama Blunt. Asociacion Para El Consumo Responsable de Usuarios/as de Cannabis
CannaCat
Cannamic’s (Asociación de Usuarios/as de Cannabis)
CannaVIP Asociación para el estudio y normalización de uso del cannabis.
Club Kali
CTCC (Osona) – Club Tastadors Cannabis del Collsacabra.
Djavu Djavu
El Panchi. Ass. Cannàbica de Terrassa
Fum de Reus Ass. de fumadors i usuaris de Marihuana de Reus
HARDALA
KAYA Asociación de usuarios/as de Cannabis
La Maria Gracia Club
La Soci Rubi
MACA Moviment Associatiu Cannàbic d’Autoconsum
Moviment Associatiu Cannabic d’us Medicinal i pro Autoconsum MACMA
Nou9Vilannabis
NPK
SUCS (Sociedad de Usuarios de Cannabis Selecto)
The Resin Club
Tú Me Mueves (Asociación de Usuarios/as de Cannabis)

 Fuente C.A.R.B.

 

2 747 vistas

Conducir bajo los efectos de la marihuana puede ir acompañado de una pérdida de seis puntos y sobre 600 euros de sanción

Durante este nuevo año llegaran nuevas iniciativas para evitar los accidentes de tráfico en toda la península ibérica, aunque esas nuevas medidas puedan venir acompañadas de nuevos costes. En Cataluña, se está estudiando por parte del gobierno de la Generalitat Catalana, por mediación de su Conselleria de Interior, que los conductores que den “positivo” en los controles antidroga además de llevarse su sanción correspondiente tendrán que acarrear con los gastos del propio test. Con éste test, que evidentemente dará positivo el que haya consumido cannabis o sus derivados, podrá ir acompañado de los setenta euros que cuesta el  “artilugio detector de drogas”.

Fuente Antena3noticias

0 46 vistas

El programa piloto que se realizó en Cataluña con la utilización terapéutica del cannabis a sido un éxito. En este estudio han trabajado 133 médicos y enfermeros de seis hospitales catalanes y farmacéuticos de mas de ochenta farmacias. Este programa piloto con Cannabis se puso en marcha en Enero de este mismo año, basado en un protocolo aprobado por el Ministerio de Sanidad y Consumo, este se creó como alternativa al tratamiento habitual y fue dirigido a pacientes que no respondían adecuadamente al dicho tratamiento. El 65% de los enfermos tratados respondieron satisfactoriamente al nuevo tratamiento y el 35% lo abandonó por tener efectos no deseables, sequedad en la boca, somnolencia, , mareos etc…
Este programa demostró que el cannabis puede ser una otra alternativa terapéutica para ciertas enfermedades y este estudio no ha hecho otra cosa que corroborarlo
Mas información;
http://actualidad.terra.es/sociedad/articulo/estudio_muestra_enfermos_tratados_cannabis_1153401.htm