Buscar

cultivo organico - resultados de búsqueda

Si no estás satisfecho con los resultados, realiza otra búsqueda

1 5.599 vistas

MJ-girl (2)Por Miguel Gimeno.- Cultivo de indoor “bio”

Bien por motivos de carencia de espacios abiertos, o bien por una discreción casi total, son muchas las personas que comienzan por primera vez a cultivar marihuana realizando un cultivo indoor.

Como ya sabéis, los cultivos indoor se caracterizan por cultivarse en espacios cerrados con iluminación y sistema de ventilación-aireación completamente artificiales para poder mantener unas condiciones de cultivo ideales, por lo que jamás podrá considerarse como un cultivo cien por cien ecológico. Obtener cosechas de marihuana en cultivos indoor conlleva a un gasto energético tremendamente alto, aunque si lo miramos desde el punto de vista del consumidor se evita el elevado coste del cannabis de calidad en el mercado negro.

Si al uso de tecnología artificial ya citado, le añadimos que en la mayoría de los casos se suelen utilizar técnicas demasiado agresivas, que consisten en realizar tratamientos fitosanitarios con productos de síntesis química y fertilizaciones también de síntesis química, nos encontramos con una tremenda disminución de las cualidades organolépticas, tan buscadas por los gourmets cannábicos, de nuestros preciados cogollos.

Por ello son cada vez más los cannabicultores que intentan paliar esta disminución de dichas cualidades realizando sus cultivos indoor con técnicas ecológicas, ya que el cultivo con abonos y fitosanitarios orgánicos realza el sabor y aroma de las sumidades floridas femeninas de cannabis. Pero no exento de problemas cada cannabicultor debe intentar el hallar las técnicas ecológicas más adecuadas para optimizar la producción de su cultivo. En un cultivo de interior hay que optimizar cada segundo transcurrido, cada centímetro de suelo utilizado y cada watio de energía que se consume. La media de producción óptima de un cultivo de interior se halla al voltante de 0’5 gramos/watio/mes, o sea que de una lámpara de 400 W se deben sacar cerca de 200 gramos al mes. Si no se consigue alcanzar este umbral es que algo no se está haciendo correctamente. Para optimizar la producción hay que tener en cuenta diversos factores, aparte de los puramente ambientales, entre los que cabe destacar las características de cada planta a cultivar, el número de plantas por superficie de cultivo, la calidad del agua y, también, la del substrato utilizado.

En el cultivo de interior hay que controlar a menudo las necesidades de riego de cada planta, no todas consumen lo mismo. Las plantas de un indoor debería de tener fenotipos iguales y genotipos distintos, es decir, tener plantas que físicamente son iguales (tiempos de floración, tamaños, producción,…) pero su carga genética distinta, favoreciendo cierta diversidad genética dentro del propio monocultivo, lo que puede suponer el evitar perder toda la cosecha en caso de alguna fitopatología no deseada. Por ello es importante que observemos las plantas descartando las más altas y estilizadas y seleccionando las más bajas y ramificadas.

maceta-alber-65-l-negraEn cuanto al substrato y abonado debemos proceder igual que con cultivos de exterior en macetas, teniendo en cuenta el tamaño y forma de las macetas. Por ello es conveniente utilizar macetas cuadradas para aprovechar mejor el espacio, el tamaño de éstas dependerá de la técnica que hayamos utilizado, por ejemplo, en caso de un cultivo que parte de semillas o un mar de esquejes o enmallado, …

Podemos realizar nuestro cultivo mediante sucesivos trasplantes a contenedores cada vez mayores, utilizando substratos acondicionados para la fase de crecimiento y otros acondicionados para la fase de floración. Esta técnica se inicia en contenedores pequeños de 7×7 cm, donde se siembra dos simientes (de una misma variedad) para asegurar que al menos una germine. Al cabo de unas semanas ya podemos realizar nuestro primer trasplante a un contenedor mayor, siempre con el cuidado más absoluto para evitar que se dañe el pan de raíces y pueda sufrir estrés postrasplante en demasía. Podemos realizar tantos trasplantes como veamos convenientes, haciendo un máximo de dos trasplantes en crecimiento, y debiendo realizar el último justo al iniciarse la floración.

Las mayores ventajas de este sistema de trasplantes continuos es evitar la problemática de las fertirrigaciones, que luego veremos, restando tan sólo como única labor del cannabicultor regar las plantas y mantener húmedo el substrato. Como contras se presentan el transporte y manejo de los substratos y abonos orgánicos, y su elaboración, en caso que no se puedan conseguir en grows. Suelen pesar y/o abultar demasiado por lo que supone un problema para pasar desapercibido su transporte, al mismo tiempo que si no conseguimos mezclas de substratos ideales en comercios nos vemos casi obligados a elaborar nuestra propias mezclas: una para crecimiento y otra para floración (todavía no he encontrado en ningún grow un substrato sólo para la fase de floración). Otro inconveniente es que hay que tener contenedores de tantos tamaños como trasplantes realizados.

MEZCLA:

1.- Substrato para crecimiento: 50 % de un substrato comercial de mezcla de Turbas pura, sin enriquecer, más 40 % de lombricompost, ó lo que es lo mismos humus de lombriz, más un 10 % restante de perlita o vermiculita, que son minerales de arcillas expandidas.

2.- Substrato para floración: 50 % de un substrato comercial de mezcla de Turbas pura, sin enriquecer, más 20 % de lombricompost, ó lo que es lo mismos humus de lombriz, más un 10 % de perlita o vermiculita, que son minerales de arcillas expandidas, y el restante 20 % de guano de murciélago o murcielaguina.

esquejes2Otra manera de realizar nuestro cultivo es la de realizar un solo trasplante a la maceta definitiva donde terminará siendo cosechada. Hay que saber que la planta de cannabis, al igual que otras especies de plantas, tiene la característica de poseer un potente sistema de raíces (raíz pivotante), que es capaz de colonizar el substrato y toda la maceta en un período muy corto, al tiempo de agotar los nutrientes con la misma facilidad, tanto por el propio consumo de la planta como por los sucesivos lixiviados provocados al regar.

Este problema con las raíces puede conllevar incluso hasta la muerte de la planta por asfixia radicular, lo que se hubiera evitado al realizar sucesivos trasplantas, ya que las raíces siempre tienen tierra nueva que colonizar. También, debido a la esquilmación de los nutrientes del substrato, hay que proceder a la fertirrigación con abonos líquidos orgánicos, que suelen tener, no siempre, además de malos olores un pH demasiado alto, esto puede provocar sucesivos bloqueos por antagonismo de nutrientes necesarios, lo que puede conllevar a un final del cultivo casi agonizante para parte de las plantas, ya que apenas les quedan recursos para poder finalizar de forma adecuada la floración. Muchos cannabicultores deciden rebajar el pH de la disolución del abonado licuado con Lactobacilus Acidofilus, con limón, con vinagre de manzana, con mezclas ácidas de microorganismos, …., que estabilizan el pH de forma muy “light”.

Sea cual sea la forma que se elija de cultivar las plantas, con métodos ecológicos las plantas y los paladares de los miguelcannabicultores lo agradecerán.

En cuanto a las plagas más comunes con la araña roja y los trips, ambos suelen aparecer por sucesivos desequilibrios hídricos de los substratos, hay que mantener siempre el substrato húmedo. Se pueden tratar con pulverizaciones de preparados con neem, rotenona o piretrina natural. Ojo con la rotenona que puede aumentar el potencial biótico de la araña roja y obtener el resultado contrario, también en condiciones de mucho calor y con dosis demasiado elevadas puede provocar quemaduras en las plantas. En cuanto a las enfermedades criptogámicas cabe destacar el moho gris o botritys, que podemos tratar con pulverizaciones de decocción de cola de caballo cuando las luces estén encendidas y durante tres días seguidos, al tiempo de regular la aireación ventilación del habitáculo de cultivo que seguro será inadecuada.

Por Miguel Gimeno

0 285 vistas

En el cultivo orgánico de cannabis, los ácidos húmicos son una de las piezas fundamentales. Se trata de moléculas complejas orgánicas formadas por la descomposición de todo tipo de materia orgánica vegetal. Son unos de los principales componentes de las sustancias húmicas, las cuales son los constituyentes principales del humus. Influyen directamente tanto en la fertilidad del suelo ya que inciden en la absorción de nutrientes por parte de las plantas. Además contribuyen a la calidad físico-químicas del mismo. Y también son precursores de combustibles fósiles.

Cabe destacar que cuando nos referimos a los ácidos húmicos, se suele generalizar en sus dos principales componentes que son los ácidos húmicos y los ácidos fúlvicos. Su procedencia puede ser de lo más diversa, desde turbas, humus de lombriz y restos vegetales, hasta la Leonardita. Qué por sus características son los de mejor calidad, las que más propiedades agronómicas ofrecen, y las más comunes en el mercado. En general se pueden encontrar de forma más o menos elevada en todos los suelos, como consecuencia directa de la descomposición de los vegetales.

La Leonardita procede esencialmente de carbones tipo Lignito o “maderas de bosque“ formados hace millones de años. Estas grandes masas forestales se han visto sometidas a una presión ejercida por una gran cantidad de productos que depositados sobre ellos. Con el calor del subsuelo finalmente sufrieron un proceso de mineralización. Por lo tanto se podría definir la Leonardita como la mineralización de árboles. Plantas e incluso fauna animal de un ecosistema durante miles años, lo que provoca bancos o depósitos de estos materiales en los subsuelos de determinadas zonas del mundo.

Estos ignitos que llevaban en proceso de mineralización 80 millones de años y a diversas profundidades del suelo, se vieron sometidos a cataclismos, pliegues y fallas geológicas producidas hace 35 millones de años. Algunos de estos grandes depósitos emergieron, quedando en la superficie del terreno. Y cambiando los parámetros de presión y calor, por los de humedad y oxigenación. Estos lignitos que aún no se encontraban del todo mineralizados, pudieron comenzar un proceso de humificación natural hasta conseguir trasformar el 100% de su materia orgánica, en ácidos húmicos de la más alta calidad.

Los ácidos húmicos se obtienen por extracción de la Leonardita en una solución alcalina de hidróxido potásico. También se pueden extraer con hidróxido sódico, pero se suele usar el potásico ya que es un macronutriente esencial para el crecimiento vegetal, mientras el sódico saliniza los suelos. A nivel europeo, es un producto registrado en REACH, que es el Reglamento relativo al registro, la evaluación, la autorización y la restricción de las sustancias y preparados químicos. Pese a que la Leonaridta sí se considera por la UE un insumo para la agricultura ecológica, los ácidos húmicos no están recogidos en la lista de productos del Anexo I del Reglamento. Sin embargo otras reglamentaciones como la de Estados Unidos sí que los contemplan como un producto apto para agricultura ecológica.

Son muchos los fabricantes de fertilizantes que ofrecen productos que incluyen ácidos húmicos. Así que cualquiera puede comprobar sus beneficios tanto si cultiva en suelo, como en maceta. En ocasiones se pueden encontrar ácidos húmidos o ácidos fúlvicos por separado. En este caso cabe destacar que los ácidos húmicos tienen un efecto más continuado y persistente en el suelo. Se usan para mejorar sus propiedades y, sobre todo, para aumentar la capacidad de intercambio catiónico del suelo. Los ácidos fúlvicos se utilizan para acciones más rápidas como el enraizado. Pero en cambio, no destacan por su capacidad de retención de agua.

¿Qué beneficios aportan los ácidos húmicos en los suelos?

  • En terrenos arenosos que tienden a sufrir pérdidas por su poca capacidad de retención de agua, la aumenta considerablemente.
  • En suelos arcillosos en cambio permite que las partículas de arcilla se disgreguen, lo que mejora la aireación del suelo.
  • Favorecen el desarrollo de microorganismos beneficiosos. Algunos de ellos como los actinomicetos funcionan como las enzimas, transformando las raíces muertas en nutrientes.
  • Posee una gran capacidad de retención de nutrientes. Su estructura física es capaz de liberar elementos que se encuentran bloqueados.
  • Tienen un efecto tampón, lo que amortigua y estabiliza tanto el pH de la solución nutritiva, como los excesos por acumulación de sales.
  • Funciona como quelato natural de hierro, manganeso, zinc y cobre, haciéndolos disponibles a cualquier rango de pH.

1 376 vistas

El cannabis es una especie que requiere cantidades de nutrientes en abundancia. El mercado nos ofrece toda una variedad de abonos tanto líquidos como sólidos, con la ventaja de que cualquiera de ellos cumplirá las necesidades que la planta necesita tanto en crecimiento como en floración. Pero son muchos otros los cultivadores que prefieren no comprar abonos y usar lo que tienen a mano, que en ocasiones no envidian nada a los que se pueden adquirir. Te hablamos de los más comunes y todo lo que aportan al cultivo:

Humus de lombriz: es el abono orgánico más empleado en todo tipo de cultivos. Se trata de restos orgánicos digeridos y excretados por lombrices de suelo. Tiene un gran contenido en nitrógeno no abrasivo y se suele añadir al sustrato para conseguir un suelo rico, fértil y mejorar su estructura.

Cenizas de madera: aportan grandes cantidades de potasio, hasta un 10-11% las de árboles de hoja ancha, y un 5-6% las de coníferas. Estas cenizas se deben recoger una vez hayan terminado de arder, ya que las lluvias podrían lixiviarla y perder sus propiedades.

Cenizas de papel: comparadas con las cenizas de madera, tan sólo contienen un 2-3% de potasio. Pero en cambio contienen hasta un 5% de fósforo. El inconveniente, es que en la mayoría de ocasiones los papeles son tratados con tóxicos como blanqueantes o tintas, además de que su pH es bastante ácido.

Posos de café: tienen un pH ácido y fomentan el desarrollo de acetobacterias, aunque deben usarse con moderación para no desequilibrar el sustrato. Lo mejor es añadirlo al compost o esparcir ligeramente sobre la superficie del sustrato. Posee cantidades bajas de nutrientes, pero destaca aproximadamente un 2-3% de nitrógeno.

Tierra de diatomeas: últimamente se está poniendo de moda este producto como un gran antiplagas natural. Se trata de restos fosilizados de diátomos que tienen un gran contenido en oligoelementos, especialmente silicio. Éste es un nutriente que mejora la resistencia de las plantas frente a sequías o altas temperaturas.

Harina de sangre: procede de mataderos, donde se recoge y se seca. Una vez convertida en harina, es un excelente abono orgánico. Posee sobre un 15% de nitrógeno de asimilación rápida y cantidades que rondan el 1% de fósforo y potasio. Se usa mezclado con el sustrato o espolvoreado sobre él.

Harina de huesos: es otro producto procedente de mataderos. Una vez molido y convertido en polvo, es una fuente de nutrientes, especialmente nitrógeno, fósforo y por supuesto calcio, que ayudará a reducir el nivel de acidez en suelos. Se recomienda combinar con otros abonos orgánicos para mejorar los resultados.

Harina de pescado: es un producto elaborado con pescados secos y posteriormente molido. Tiene un alto contenido en nitrógeno (8-9%) y en fósforo (7-8%). Es un gran activador de bacterias beneficiosas, pero en su contra está el fuerte olor que desprende, incluso cuando ha sido desodorizado.

Harina de algas: y en especial la harina de Quelpo, es una enorme fuente de oligoelementos, además de potasio, vitaminas, aminoácidos y hormonas vegetales. Además contribuye a mejorar la salud del suelo y mejorar su estructura. También protege a las plantas frente a algunas enfermedades, temperaturas frías y el estrés post-trasplante.

Guano de murciélago: se trata de un abono muy empleado en la agricultura ecológica, elaborado con excrementos y restos de murciélagos, en ocasiones de cientos de años de antigüedad. Tiene un alto contenido en nitrógeno, fósforo y microelementos. Es un fantástico abono de floración.

Guano de aves marinas: el mejor, es que se obtiene en la costa de Perú y el norte de Chile, ya que la escasez de lluvias hace que su descomposición sea mínima y conserve gran cantidad de nutrientes, especialmente de nitrógeno. A diferencia del de murciélago, éste es un abono indicado para fases de crecimiento.

Estiércol de pollo: el contenido medio en nutrientes de este abono es de un 3-4% de nitrógeno, 3-4% de fósforo y 1,5% de potasio una vez seco. Fresco tiene proporciones más bajas. Se suele usar compostado, como abono de superficie o en la preparación del sustrato antes de cultivar.

Estiércol de conejo: es un estiércol que según aseguran muchos cultivadores, es el mejor. El inconveniente es encontrarlo en grandes cantidades. Se emplea de la misma forma que el estiércol de pollo.

Estiércol de caballo: es un abono también muy empleado. Contiene cantidades bajas pero muy equilibradas de macronutrientes, además de gran cantidad de oligoelementos. Se debe compostar previamente para matar semillas de malas hierbas. Se deben evitar los que contengan virutas de madera o serrín, siendo los más interesantes los de paja.

Estiércol de cabra: es muy similar al estiércol de caballo, pero con mayor contenido en nutrientes. Se usa del mismo modo, pero a su favor está que necesita menor tiempo de compostaje.

Estiércol de oveja: contiene aproximadamente 0,8% de nitrógeno, 0,5% de fósforo y 0,4% de potasio, además de cantidad de oligoelementos. También contiene poca cantidad de agua y gran cantidad de aire, lo que evita la compactación del suelo y ayuda a mantenerlo en una temperatura más estable.

Estiércol de vaca: es uno de los estiércoles con un valor nutricional más bajo, por lo que nunca es la mejor opción. El contenido medio de nutrientes apenas supera el 0,6% de nitrógeno, siendo con diferencia el más abundante. En cambio, retiene bien los líquidos y se mantiene activo en el sustrato mucho tiempo.

0 282 vistas

La vida de un sustrato, es decir los microorganismos que viven en él, son sus componentes más importantes. Son los responsables de la dinámica de transformación y desarrollo. Estos microorganismos son bacterias, actinomicetos, hongos, algas y protozoarios. En general componen una población microbiana que libera nutrientes que permiten un óptimo desarrollo vegetal.

Hoy en día se está empleando la llamada “biofertilización”, tratando de aumentar el número de microorganismos presentes en el suelo. Ésto acelera los procesos microbianos y aumenta la cantidad de nutrientes que la planta puede asimilar. Está demostrado que una biofertilización correcta ayuda a una fertilización tradicional, reduciendo el uso de energía de la planta a la hora de absorber los distintos nutrientes. Además disminuyen la degradación del ecosistema y reducen la pérdida de nutrientes del suelo por lixividados, sobre todo de nitrógeno.

Además, muchos de estos microorganismos actúan también como agentes de control biológico, lo que contribuye a prevenir y eliminar los microorganismos patógenos del suelo. A su vez, ésto favorece la proliferación de organismos útiles y con ello se aumenta la producción al verse mejorada a asimilación de nutrientes.

HONGOS TRICHODERMAS

Tricoderma es un género compuesto por hongos que de forma natural se encuentran presentes en prácticamente todos los suelos del planeta, es muy frecuente encontrarlo en maderas en descomposición. Debodo a una capacidad metabólica que le permite competir con la microflora cercana, tiene una naturaleza considerada agresiva y domina los suelos. Cuando en un sustrato se usan trichodermas, éstas desarrollarán un escudo contra patógenos, tanto los presentes como los que intenten colonizar. Es  un hongo muy empleado en todo tipo de cultivos para tratar enfermedades de cuello y raíz.

Un hongo está constituido por una serie de filamentos denominadas hifas.  Y al conjunto de hifas se llama micelio. La reproducción de los hongos se realiza mediante las esporas, producidos en los denominados los cuerpos fructíferos. Cuando estas condiciones se dan, la espora germina y surje una primera hifa, por cuya extensión y ramificación se va constituyendo un micelio. La velocidad de crecimiento de las hifas es muy alta, existen hongos tropicales que crece tan rápido que incluso se puede ver a tiempo real.

Las Trichoderma tienen varias formas de parasitar a otros hongos, pero la más habitual es el parasitismo directo. Además es capaz de secretar enzimas como celulasas, glucanasas, lipasas, proteasas y quitinasa, que facilitan la disolución de las paredes celulares de sus hifas. Una vez Trichoderma lo parasita, absorbe sus nutrientes hasta dejarlo completamente vacío. Pero no obstante no puede penetrar en las raíces de plantas, por lo que es absolutamente seguro para todo tipo de cultivo.

Otra de las formas de parasitar otros hongos, es mediante la producción de antibióticos que inhibe el desarrollo de hongos y bacterias patógenas que intentan competir por el espacio y sus nutrientes. Trichoderma lo rodea, detecta la pared celular del patógeno, y emite un antibiótico específico para dicho patógeno, que detiene su crecimiento y termina matándolo y absorbiendo sus nutrientes.

Cuando realmente se muestra efectivo este hongo, es cuando se le permite colonizar el sustrato previamente o al mismo tiempo que el patógeno. De este modo el hongo desarrolla lo que se llama “nicho ecológico”, es decir coloniza el sustrato, en él se alimenta, se reproduce y es prácticamente imposible que organismos u hongos patógenos colonicen su porción de sustrato. Éste es el método de empleo más común en la fase de siembra, con un buen sustrato con el hongo tricoderma que lleve días en la mezcla.

Y además de todo lo anterior, produce vitaminas que la planta asimila fácilmente y le da más vitalidad, y una gran cantidad de enzimas que descompone restos orgánicos y los transforma en nutrientes de rápida asimilación. También mejora la estructura del suelo y se solubilizan mejor los fertilizantes.

El único inconveniente, es que hasta ahora nos tenemos que conformar con aplicaciones en suelo, ya que no existe de momento ningún fijador que sea capaz de fijarlo en la zona aérea. En laboratorios se ha podido comprobar que Trichoderma anula una gran cantidad de hongos patógenos aéreos como Botrytis, que ni siquiera llega a ser capaz de desarrollarse.

0 157 vistas

La lana de roca es el sustrato para el cultivo de cannabis más empleado en hidroponía. Se trata de un producto mineral perteneciente a la familia de las lanas minerales y elaborado con una mezcla de rocas basálticas, calizas y carbón de coque. Su descubrimiento se remonta a principios del siglo XX en Hawaii, cuando se pretende recrear lo que de manera natural se forma por la acción de los volcanes de este archipiélago.

También se añaden otras sustancias como mojantes y sustancias que mejoran su estabilidad física como ligantes orgánicos. Cuando se funde a temperaturas de 1600ºC, esta mezcla líquida se lanza sobre unas ruedas en forma de finas hebras de un tamaño de entre 0,04 y 0,06 mm. Finalmente se comprimen en los diferentes formatos que nos podemos encontrar, como tacos, cubos, slabs… La composición final es de aproximadamente un 98% de roca volcánica y tan sólo un 2% de otras sustancias como el ligante. En el Catálogo Europeo de Residuos se clasifica como Material de aislamiento que no contiene amianto ni sustancias peligrosas.

La lana de roca tiene una características químicas y físicas usado como sustrato de cultivo. Posee una gran capacidad de retención y de distribución de líquidos gracias a su gran porosidad. Ésto hace que su densidad aparente sea baja y además permite una buena aireación. Aunque su capacidad tampón es baja y su pH ligeramente alcalino, los riegos frecuentes permiten siempre un buen ajuste. Debido a su composición, no es un sustrato que posea una larga vida útil y no es muy apropiado reciclarlo. Puede liberar calcio, magnesio, manganeso y hierro en importantes cantidades, además de aluminio en soluciones nutritivas por debajo de pH 5.0.

LA LANA DE ROCA EN EL CULTIVO DE CANNABIS

Es uno de los sustratos más comunes en las primeras semanas de cultivos hidropónicos. Se emplea durante la germinación, para hacer esquejes y para fases de crecimiento por su comodidad. Es muy limpio, lo que no causará problemas en los sistemas de riego. Y además proporciona un buen agarre a las raíces.

Sea cual sea el formato en que adquiramos lana de roca, ésta vendrá envuelta en plástico salvo la parte de arriba y la de abajo. Ésto hace que no sea necesario ningún tipo de contenedor en el caso de que se decida usar como opción de sustrato.

La lana de roca siempre se debe lavar para eliminar cualquier posible residuo que contengan. También cuentan de entrada con un pH neutro, en torno a 7, bastante alcalino para el cultivo de marihuana, por lo que el lavado siempre es preferible hacer ya con un pH controlado.

Los pequeños tacos de siembra de 4x4cm o 5x5cm son ideales tanto para germinar como para hacer esquejes. No son muy diferentes de los jiffys de turba prensada, pero como decimos, una opción más limpia. Una vez la semilla haya germinado o los esquejes enraizados, se quita el envoltorio plástico al taco y se trasplanta a arcilla. Pero también se puede usar tierra o fibra de coco.

Los tacos de lana de roca de mayor tamaño y los slabs, generalmente ya cuentan con un orificio donde insertar los racos de siembra. Éstos son perfectos para cultivos hidropónicos avanzados como subirrigación, sistema NFT y DWC. Funciona bien en cualquier tipo de aporta de fertilizante desde arriba, ya sea con riego por goteo o incluso a mano, pero por su capacidad absorbente también funciona bien con riegos desde abajo.

1 258 vistas

Terreno. Aunque aún faltan meses para que comience la temporada de exterior, nunca está de más ir planificando lo que será nuestro próximo cultivo. Son éstos meses de frío y lluvia, pero hay tareas que podemos ir adelantando. Una vez que empecemos a cultivar, con la primavera encima, las plantas nos lo agradecerán.

Preparar el terreno es una de ellas. Es la época ideal para buscar el mejor lugar para situar las plantas. También para hacer un compostaje con los restos del pasado cultivo. Son muchos los cultivadores que reservan las hojas de la manicura, al fin y al cabo pudiendo darles un segundo uso es una pena desperdiciarlas.

Podemos hacer un agujero o amontonarlas y cubrirlas con tierra, tapando después con un plástico negro que facilitará el compostaje. Así también evitaremos que nazcan malas hierbas. En unos meses, tendremos un sustrato de calidad con buenas dosis de nutrientes. Y 100% natural. Una buena idea es regar este compostaje con enzimas, lo que ayudará a la descomposición acelerada de estos restos orgánicos.

GERMINAR DENTRO, CRECER Y FLORAR FUERA

También en estas fechas se puede poner en marcha un cultivo invernal que se cosechará en primavera. Siempre que el clima lo permita, claro. Para ello, nos aprovecharemos del buen tiempo del final del invierno y principios de primavera, además de la cantidad de horas de luz. Ésto es importante, ya que si lo hacemos tarde, el aumento de las horas de luz hará que nuestro cultivo invernal fracase.

Es la época ideal para germinar las semillas en un interior. Con un aporte lumínico, que tampoco tiene que ser muy potente, las plantas crecerán las primeras semanas alejadas del frío exterior, lluvias e incluso heladas. Siempre con un fotoperíodo de crecimiento, que puede ser 18/6 o 20/4. A finales de febrero o principios de marzo, es la fecha ideal para sacar las plantas al exterior.

Como decíamos, en exterior y en esas fechas, casi es un fotoperíodo de floración de otoño, lo que permitirá que las plantas empiecen a florecer en 1-2 semanas. Para ello, cabe destacar que se debe siempre optar por variedades de floración rápida, de no más de 2 meses. Pensemos que los días empezarán a crecer, y ese aumento puede hacer que variedades de floración media/larga revegeten, es decir que pasen de floración a crecimiento.

Cabe destacar que en estas fechas, la ausencia de plagas es casi total debido a las bajas temperaturas. Incluso los hongos es estas fechas tienen una actividad baja. No sucede lo mismo con temperaturas medias/altas. Una gran ventaja y que facilita el cultivo y supone menos quebraderos de cabeza.

0 210 vistas

En los últimos tiempos estamos conociendo nuevas marcas de fertilizantes para el cultivo de cannabis que simplifican al máximo tanto el número de productos necesarios como su uso. Vertafort es de los últimos en ofrecer tan sólo un abono base y dos potenciadores, uno para cada fase. Sus formatos sólidos son perfectos para todo tipo de cultivo y cultivador. Con el mínimo esfuerzo se pueden conseguir los mejores rendimientos.

Vertafort Pellets es el abono base para crecimiento y floración. Se trata de pequeños pellets que durante 10-12 semanas irán aportando al sustrato nutrientes orgánicos de primera calidad. Este abono de liberación lenta contiene un NPK 6-7-12 además de azufre y magnesio procedentes de subproductos de pieles, harina de huesos, sulfato de potasio y dolomita.

Las Pastillas Potenciadoras del Crecimiento contienen un NPK 4-4-12 además de azufre, calcio y magnesio, todo ellos procedente de algas Lithothamnium, ácidos húmicos de leonardita y proteínas hidrolizadas. Su contenido en bioestimulantes orgánicos, microorganismos beneficiosos y aminoácidos garantizan una asimilación de nutrientes perfecta durante todo el crecimiento.

Las Pastillas Estimuladoras de la Floración por otra parte aporta con un PK 30-20 grandes dosis de fósforo y potasio, además de calcio, magnesio y azufre, imprescindibles para una óptima formación y engorde de los cogollos, además de la producción de aceites esenciales junto los nutrientes que aportan los pellets y que completarán la alimentación de las plantas hasta la cosecha.

El modo de empleo de esta gama de abono y aditivos de Vertafort es como decimos muy simple, Pellets se mezcla con el sustrato de siembra o de trasplantes e irá lentamente liberando sus nutrientes a medida que la planta los demanda. Cada 10 litros de sustrato se añaden de 25 a 50 gramos de Pellets. 25 gramos en suelos arcillosos y 50 gramos en suelos areniscos.

Las Pastillas Potenciadoras del Crecimiento se usan desde las primeras semanas de cultivo y hasta el comienzo de la fase de floración, cada pastilla de 3 gramos se diluye en 3-5 litros de agua y se riega una o dos veces a la semana con esta mezcla. Su uso mejora el desarrollo de las raíces y de los microorganismos beneficiosos del sustrato.

Las Pastillas Estimuladoras de la Floración se usan una vez comienzan a verse las primeras flores hasta dos semanas antes de la cosecha. Se diluye 1 pastilla en 5-8 litros de agua y se riega con esta mezcla una o dos veces a la semana, intercalando un riego con el estimulador y otro sólo con agua. Se puede comprobar como los cogollos crecen de una manera explosiva.

Con Vertafort tampoco es necesario contar con un sustrato de primera calidad, siendo muy interesante para cultivo de guerrilla donde el transporte de sustratos y otro tipo de abono es complicado. Pellets gracias a su gran contenido en materia orgánico restablece suelos pobres, desde los más arcillosos con poca capacidad de retención de líquidos, a los más areniscos a los que le proporciona una textura óptica.

0 967 vistas

Para cultivadores que reciben agua dura, y además del cloro necesitan bajar también la EC del agua, se recomienda un sistema de osmosis inversa.

A la hora de cultivar, a menudo nos olvidamos de un elemento indispensable que marcará el rendimiento y la salud de nuestras plantas: la calidad del agua con la que vamos a regar. Sabemos lo importante que es el agua para los cultivos, ya que es la base de su crecimiento, pero pasamos por alto que no todas las aguas son iguales, y que su calidad afecta al desarrollo de las plantas.

Así como la base para construir una casa estable son los cimientos, un agua de calidad, pura y limpia es la base de un buen crecimiento del cultivo. Un agua con una EC baja y sin cloro es la mejor manera de ayudar a nuestras plantas a crecer a su máximo potencial, para conseguir mayores producciones y con mejores resultados. Y en este artículo os explicamos por qué.

Razones para eliminar el cloro

Existen varias razones por las que deberíamos regar con la mejor agua posible, empezando por una muy básica: a la hora cocinar o beber agua ¿utilizamos el agua del grifo? La respuesta es que en muchos lugares no, porque el olor a cloro y el mal gusto nos lo impide, en cambio seguimos regando con agua con cloro nuestros cultivos, sin pensar en las consecuencias.

El cloro es un desinfectante químico presente en todas las redes de agua municipales y que daña las raíces de las plantas. Por otro lado, mata los microorganismos beneficios de los abonos que utilizamos y cuya función es proteger las raíces para que estén más sanas, limpias y tengan la máxima capacidad de absorción de los nutrientes y fertilizantes que añadimos. Por lo tanto, si regamos con un agua sin cloro, estaremos protegiendo los abonos y las raíces de nuestras plantas, ya que evitamos los efectos negativos de este químico.

Además, si para proteger nuestros cultivos utilizamos extractos de microorganismos mediante productos concretos como, por ejemplo, Bacillus Thuringiensis para matar gusanos, o Oidio Prot para eliminar el Oidio de las hojas, no tendrá ningún sentido regar con agua con cloro, ya que matará estos extractos de microorganismos que utilizamos expresamente al comprar el producto.

Razones para bajar la EC

Además del cloro, un agua de calidad es aquella que prácticamente no contienen sales minerales disueltas, es decir agua pura, o incluso de 0,00 EC.

Cuando bajamos la EC, eliminamos las sales disueltas del agua dura, en la que encontramos sobre todo elevados niveles de calcio y magnesio, los cuales pueden llegar a taponar las raíces. Esto es debido a que el fosfato de calcio a menudo se precipita de las soluciones nutrientes en forma de cal, impidiendo que las raíces absorban todos los nutrientes que necesitan. Al bajar la EC del agua, y por lo tanto los niveles de calcio, nos aseguramos de tener unas raíces sanas y capaces de absorber el 100% de los nutrientes que añadimos, según su fase de cultivo.

Otro motivo para bajar la EC es que garantizamos más alimento para nuestras plantas ya que, según su tipo y fase de cultivo, las plantas pueden llegar a admitir hasta un 1,4 o hasta 2,2 de EC. Teniendo esto en cuenta, si utilizamos agua con una EC de 0,2 o incluso pura de 0,0, podremos añadir a nuestros cultivos más nutrientes, ya que tendremos más margen. Si por el contrario empezamos con una EC de 1, sólo podremos añadir suplementos nutritivos hasta 0,4 o 1,2 para no saturar las raíces y sobrepasar el nivel máximo de tolerancia.


En definitiva, empezando con agua pura, controlamos exactamente qué nutrientes y en qué cantidades los están recibiendo nuestras plantas, tal y como hacen los cultivadores profesionales. Conseguimos equilibrio entre el agua y el alimento que reciben las plantas, y de esta forma evitamos problemas en los cultivos como hojas amarillas, falta de crecimiento, puntas quemadas… Todos ellos, problemas derivados de un exceso o de un déficit de nutrientes.

Cómo conseguir un agua de calidad

Una vez conocemos los beneficios de regar con un agua de calidad, libre de químicos y con una EC baja, la pregunta que nos podemos hacer es cómo conseguirla y, sobre todo, cómo asegurarnos de que obtendremos la cantidad de litros necesarios para nuestro cultivo, con la menor espera de tiempo posible. Pero la realidad es que podemos hacerla nosotros mismos. Decimos “hacerla” porque existe una gama de sistemas de tratamiento de agua para convertir el agua del grifo o pozo en agua pura y limpia, la gama GrowMax Water, que ha sido diseñada exclusivamente para la industria del cultivo.

Con un sistema de filtración eliminaremos el cloro del agua de forma efectiva, ya que eliminan hasta el 99% del cloro, sedimentos, herbicidas, pesticidas y contaminantes orgánicos volátiles del agua. Los sistemas de filtración son una buena solución para aquellos cultivadores que disponen de un agua con una EC no muy elevada, y que sólo necesitan eliminar el cloro.

Para aquellos cultivadores que reciben agua dura, y además del cloro necesitan bajar también la EC del agua, se recomienda utilizar un sistema de osmosis inversa que elimina hasta el 95% de sales, metales pesados, herbicidas y pesticidas, contaminantes orgánicos, nitratos y hasta el 99% de cloro. Estos equipos empiezan con una producción de agua pura de hasta 20L/h,

Si además queremos conseguir agua ultra pura, de 000ppm, podemos conseguirlo también utilizando un Filtro Des-ionizador, el cual eliminará el 100% de las sales disueltas en el agua.

Si tus plantas pudieran hablar, te pedirían agua de calidad y para agradecértelo te darían mayores producciones y mejor calidad en el fruto. Invertir en agua de calidad es conseguir unos mejores resultados finales para ti y tus plantas, y si no, compruébalo tú mismo…

0 518 vistas

Crédito de la imagen: Etsy

El cannabis se ha vinculado recientemente con la prevención y la cura del cáncer debido a su componente THC de la planta. Sin embargo, ¿sabía usted que el cáñamo también puede limitar y prevenir el cáncer cuando se utiliza en diferentes elementos, tales como sujetadores de cáñamo orgánico?

Como feminista de 1960, vamos a quemar los sostenes que inducen el cáncer y optaremos por una base más orgánica para nuestras dos mejores chicas.

El sujetador es horrible, es lo peor. Este contrae nuestro movimiento, causa dolor de espalda, y también hace a nuestros pechos flácidos.

Los científicos han llegado a decir que las mujeres que usan sostenes con varillas o sostenes con más restricciones tienen un menor incremento en la tonificación de los tejidos del seno.

Esto no sólo provoca flacidez sino que también significa que los pechos son más pesados en la parte posterior causando dolor y una terrible postura para la espalda.

6a0133f5a8e51b970b014e5f66b51f970cEsta pesadez también podría conducir a cáncer de mama. Junto con la obesidad, la sensación de pesadez en el pecho significa que la grasa corporal se acumula en su área, lo que significa que hay más probabilidades de que el cáncer aparezca o crezca.

De acuerdo con un estudio en 1995, las mujeres que usan sujetadores con aro de constricción o durante más de doce horas al día tienen una mayor probabilidad de desarrollar células cancerosas.

Esto es debido a la restricción con varilla del sistema de ganglios linfáticos. Esta restricción podría inevitablemente acumular toxinas en el pecho.

Aunque este estudio no es una prueba definitiva, hay otras opciones de sostén para nosotras las señoras. El cáñamo podría ser la respuesta a esta historia de mujer en particular.

El cáñamo es la mejor opción para los sujetadores, no sólo por comodidad, sino también por los beneficios para la salud. El algodón que se utiliza para muchos sujetadores se llena con pesticidas y puede ser absorbido por la piel mientras se usa.

Esto podría conducir a una acumulación tóxica en nuestras glándulas mamarias.

Los sostenes de cáñamo orgánicos, sin embargo, están totalmente libres de toxinas. No sólo el cáñamo no necesita pesticidas para tener un gran crecimiento en su cultivo, no necesita ayuda alguna de sustancia química en absoluto. Lo que significa que la única cosa o sustancia que lleva y que toca el pecho es la propia planta.

INTIMATEbraAdemás, lo mejor de los sujetadores de cáñamo orgánico es que consiguen ser más suaves cuanto más se usan. ¡Perfecto!

Toda mujer sabe que los sostenes normalmente pasados un par de meses comienzan a deteriorarse y se vuelven más duros contra sus gemelas. Sin embargo, con el lavado de cáñamo no se rompe la fibra como pasa con el algodón, lo que significa que la comodidad tendrá una duración de años.

Para probar estos productos hay empresas especializadas en ropa interior femenina de cáñamo orgánico como Nomad (foto). Estos sujetadores de cáñamo orgánico destacan completamente por estar libres de toxinas y pesticidas y hacen que sean duraderos. Estos maravillosos sujetadores ayudan también a que los pechos estén libres de cáncer. No hay que jugar a las adivinanzas cuando se trata de sujetadores y el cáncer.

Por Missy Amato

2 12.571 vistas

La ortiga no es sólo una mala hierba, si no un gran aliado en el cultivo de marihuana como un potente abono o un eficaz insecticida y fungicida. Quieres saber cómo sacarle el máximo partido?

La ortiga es una planta con muchas propiedades donde podemos destacar las medicinales como pueden ser digestivas, hepáticas, laxantes o antidiabéticas, además de que favorecen la eliminación de líquido y toxinas. También se usan para fabricar pasta de papel, tinte para colorear telas y fibras textiles para confeccionar cuerdas, redes, velas de barcos y ropas como sucedió durante la Primera Guerra Mundial ante la escasez de otras fibras. Pero el uso de la ortiga que trataremos es su uso en el cultivo de marihuana o más bien podríamos decir usos, ya que son varios.

La Ortiga o Urtica es considerada una mala hierba muy común en casi todas partes, especialmente en lugares húmedos y con mucha materia orgánica como orillas de carreteras, basureros o zonas próximas a compostadoras. Su principal característica y de la que deriva su nombre son los pelos urticantes que poseen y que causan irritaciones en la piel al entrar en contacto con ella y que es la causante de la mala fama que la precede. Existen dos tipos bien diferenciador, la ortiga mayor y la ortiga menor. La primera es la más común, crece de 50 a 150cm con tallos largos, delgados y cuadrados, siendo la más usada por sus características. Y la ortiga menor, de un tamaño máximo de unos 50-60 cm y produce una irritación mucho mayor que la anterior.

La Ortiga mayor y que podremos encontrar más fácilmente es la que nos importa y coincide con la marihuana en que es una especie dioica, es decir nos podremos distinguir plantas macho y hembra y donde además asemejan bastante en la manera de florecer. Aunque nos la podremos encontrar en cualquier época del año, la veremos florecer a partir de Julio, así que cualquier época del año es ideal para recogerla y darle el uso que merece y no tratarla simplemente como una mala hierba y deshacerse de ella en el caso de que crezcan en nuestro huerto, jardín o cualquier terreno de nuestra propiedad.

LAS CARACTERÍSTICAS DE LA ORTIGA

La ortiga tiene un alto contiene en minerales como el nitrógeno, hierro, calcio, potasio, azufre, fósforo, silicio, molibdeno, vanadio y manganeso, que por ser formas orgánicas son fácilmente asimilables por parte de las plantas. Además contiene hormonas vegetales como citoquininas, auxinas, y gileberelinas. Todos estos elementos son imprescindibles para el crecimiento, pero en especial el vanadio y el molibdeno, que son imprescindibles para que las bacterias fijadoras de puedan sobrevivir. Produce oxigeno (de un 7% a un 20% dependiendo de si es fresca o seca) y contiene varias vitaminas entre ellas B2.

Todo ésto hacen que sea muy útil como abono de crecimiento o como corrector de carencias de nitrógeno. En cualquier sitio donde crezcan ortigas, podremos estar seguros que crecerá la marihuana con una gran explosividad debido a la gran calidad y cantidad de nutrientes del suelo. Te dejamos algunos de los beneficios del caldo de ortigas en los cultivos:

20050722140543!Illustration_Urtica_dioica0En el suelo: estimula la vida microbiana del sustrato lo que mejorará su estructura. Enriquece el compost y es una delicia para las lombrices de la compostadora, produciendo un humus mucho más nutritivo.

En las raíces: estimula su crecimiento y favorece el desarrollo de raíces más raíces primarias y secundarias. Aumento de la actividad de las micorrizas.

En las hojas: promueve la formación de clorofila y fortalece las paredes celulares, lo que ofrece mayor resistencia frente al ataque de plagas de insectos y hongos.

En las flores: induce la floración y aumenta la presencia de aceites esenciales. Los cogollos son más aromáticos y potentes.

En las semillas: aumenta la tasa de germinación y la resistencia a las enfermedades criptográmicas causadas por causada por hongos u organismos filamentosos.

La ortiga es además un insecticida ecológico muy eficaz y potente que podremos usar contra plagas de pulgones, estadios larvarios de cochinillas y otros insectos pequeños como trips o incluso araña roja y otros ácaros. También actúa como repelente lo que hará que las plantas no sean agradables para entre otras, las mariposas o polillas, que no se sentirás atraídas para hacer sus puestas de huevos. Por último y no menos importante, dificulta la evolución de muchos hongos que pueden afectar al cultivo de marihuana con humedades no muy altas como el oídio, mildiu o roya.

RECETA PARA EL CALDO DE ORTIGA

Para hacer un caldo de ortiga deberemos cortar unos 1000 gramos de ortigas frescas y preferentemente antes de que estén en floración y en el caso de que lo estén, que no tengas semillas. Las ortigas las ponemos en un recipiente y junto a 10 litros de agua. Lo puedes hacer más concentrado con un quilo de ortigas y un litro de agua, al final la única diferencia es la disolución que tendrás que hacer a la hora de aplicarlo. Debes dejarlo reposar y fermentar durante unos 10-15 días, removiendo cada 2-3 días. El olor es insoportable, así que puedes usar una garrafa para evitar a todas horas estar oliendo esa asquerosa mezcla. Pasados esos días ya puedes colarlo y guardarlo en botes o botellas para usar cuando lo necesites durante aproximadamente unos 3 meses antes de precipite y pierda propiedades. Los restos puedes tirarlos a la compostadora al igual que todas las ortigas frescas que puedas. Repetimos que a las lombrices les encantan y producen un humus excelente.

nettlefertalizer_1626362iLa dosis que se debe usar varía de la finalidad de su uso, mientras que para facilitar la germinación de semillas se pueden remojar en el caldo concentrado, para la lucha contra insectos se puede usar hasta 3 veces al día en disoluciones de un 10% o para la corrección de carencias severas hasta un 30-40%, tras unos cuantos usos comprobarás que dosis irán mejor. Los riesgos de sobrefertilización son muy bajos y los beneficios en los cultivos muy abundantes como te acabamos de contar.
Y no te preocupes si no tienes acceso a ortigas o simplemente te da pereza o no tienes tiempo para preparar un caldo, actualmente el mercado nos ofrece productos como Urtifer de TRABE o Urtica de General Organics, preparados a base de ortigas tan fáciles de usar como cualquier otro abono o aditivo. Si eres un apasionado del cultivo orgánico o ecológico, tus plantas de marihuana te lo agradecerán con increíbles crecimientos y mejores floraciones.

0 1.367 vistas

Este es el segundo de varios episodios que el colectivo californiano The SPC Grow ha publicado en Youtube, donde nos muestran en imágenes, paso a paso, el cultivo desde cero con su sistema AUTOPOT de 100 macetas de 25L para cultivo de marihuana medicinal en orgánico con 24 focos HP4s de 300W y como sustrato una mezcla al 50% de Sunshine mix con perlita nº 3.

Autopot-lamarihuanaLas variedades por las que se decidieron finalmente son Midnight Mass nº 9, Midnight Mass nº 2, Cherry Drops, Cherry Drops y LA Chocolate con Master A&B de Humboldt Nutrients como fertilizante. Habiendo cosechado anteriormente 4,53 kg por cada 9 focos, cuentan con obtener resultados mucho mejores con este nuevo montaje, cuya evolución irán compartiendo con nosotros en siguientes episodios que se irán publicando aquí de forma mensual.

Aquí podéis ver el primer vídeo

1 2.979 vistas

El agua es uno de los pilares básicos para el crecimiento de las plantas y el uso de un agua apropiada es fundamental si queremos conseguir unas cosechas increíbles. En muchas ocasiones, puede ser el mejor o el peor aliado del cultivador. ¿Pero cual es el papel fundamental del agua en el cultivo de marihuana?

Toda planta para vivir necesita aire, luz y agua. Así podremos observar como en las zonas con más precipitaciones del planeta la vegetación es abundante y densa, mientras que a medida que las precipitaciones disminuyen, también lo hace el volumen de vegetación. Mediante la fotosíntesis, la clorofila presente en las plantas capta la luz solar rompiendo la molécula de agua, separando el hidrógeno del oxígeno y liberando éste a la atmósfera. El hidrógeno por su parte se une al dióxido de carbono gaseoso presente en el aire, dando como resultado la producción de compuestos orgánicos, principalmente el carbohidrato llamado glucosa, un tipo de compuesto similar al azúcar. Tras este proceso ocurre una secuencia de otras reacciones químicas que dan lugar a la formación de almidón y varios carbohidratos más y a partir de éstos la planta elabora lípidos y proteínas necesarios para la formación del tejido vegetal, lo que produce el crecimiento. La síntesis de materia orgánica a partir de la materia inorgánica también se realiza mediante la fotosíntesis, así que podemos decir que toda la energía que consume la vida de la biosfera terrestre procede de la fotosíntesis y por lo tanto sin plantas, el ser humano y los animales estaríamos condenados a la extinción.

¿ES EL AGUA IGUAL EN TODAS LAS ZONAS GEOGRÁFICAS?

Ya en casi todos los ayuntamientos por muy pequeños y recónditos que sean tienen instaladas depuradoras donde purifican el agua proveniente de ríos o manantiales normalmente con Cloro. Todas estas aguas pueden contener mayor o menor concentración de sales que dependerá en mayor parte del suelo y que son en mayor parte sales de Calcio y Magnesio. Cuando tiene una concentración de sales elevada, es lo que conocemos como aguas duras; por el contrario si la cantidad de sales es bajo las conocemos como aguas blandas, así podemos ver en el siguiente mapa qué tipos de agua tenemos en España (seguro que encuentras un mapa similar de tu país si no vives aquí)

ba3d77a6-c8c3-47e3-a907-39f394b08bac

Y ya hemos nombrado los principales peligros que nos podremos encontrar en el agua que decidamos usar para cuidar nuestras plantas, que son el Cloro que usan en las depuradoras, y una alta concentración de sales o una EC elevada. Por un lado el Cloro es un químico que se emplea para potabilizar el agua y mata todo tipo de bacterias y virus que puedan contener. Las concentraciones que se emplean no son perjudiciales para el ser humano, si bien para las plantas es veneno: quema las raíces, mata los microorganismos y bacterias presentes en el sustrato y también las presentes en los fertilizantes orgánicos, ralentizando el crecimiento vegetativo. El Cloro se degrada fácilmente, sólo con dejar reposar el agua unas horas desaparecerá completamente. Cuando tenemos un pequeño cultivo, no es problema disponer de varias garrafas, cubos o depósito lleno de agua reposada para usar cuando lo necesitemos. Cuando ya contamos con un gran cultivo y además queremos abastecer un pequeño huerto o incluso un gran huerto, es poco menos que imposible poder almacenar tal cantidad de agua.

El otro gran problema del agua es la concentración de sales y que podremos comprobar muy fácilmente con la ayuda de un Medidor de Electroconductividad. Con la siguiente tabla lo entenderás mejor:

– 0,01 a 0,14 ms/cm2——– agua muy blanda
– 0,14 a 0,30 ms/cm2———agua blanda
– 0,30 a 0,50 ms/cm2———agua ligeramente blanda
– 0,50 a 0,64 ms/cm2———agua ligeramente dura
– 0,64 a 0,84 ms/cm2———agua dura
– y superior a 0,84 ms/cm2–agua muy dura

3d966212-2188-46cf-8628-24c3ad47bedeLa dureza del agua, tan sólo tiene en cuenta la concentración de sales de Calcio y Magnesio y puesto que son dos nutrientes esenciales en la alimentación de las plantas, un agua con niveles razonables de estos dos elementos puede ser muy buena para cultivos de marihuana. Pero si los niveles son demasiado altos, puede hacer que otros elementos importantes como el fósforo forme fosfato de calcio, que es indisoluble y por lo tanto las plantas no lo podrás absorber. El Calcio también se precipita en forma de Cal, formando incrustaciones en las ras raíces de las plantas impidiendo la asimilación de nutrientes. Si regamos con aguas duras podremos ver en los bordes y en el fondo de las macetas como se va formando una costra blanquecina. También el tronco junto al sustrato veremos esta capa blanca. Las plantas de marihuana llegan a tolerar una EC de hasta 2,2 ms/cm2, así que si partimos de un agua muy blanda podremos usar más cantidad de abono que si usamos un agua muy dura, algo que beneficiará a las plantas con unas tasas de crecimiento mayores y unas producciones más abundantes.

¿QUÉ HAGO SI MI AGUA NO ES APROPIADA PARA EL CULTIVO DE MARIHUANA?

Si vives en el Noroeste de España estás de suerte, seguramente tengas un agua muy blanda y que con tan solo dejarla reposar para eliminar el Cloro será inmejorable. Si vives en las Islas o en el Sureste o el levante, posiblemente tengas un agua dura o muy dura y sea un serio problema. E igual sucederá vivas en el país que vivas. Muchos cultivadores optan por garrafas de agua mineral, pero a la larga resulta algo muy caro e incómodo, cuando toque hacer lavados de raíces precisaremos de varias decenas de garrafas. Nosotros hemos optado por instalar un filtro de osmosis inversa de Growmax Water, el Mega Grow 1000, un sistema ecológico con una capacidad de filtrado de 1000 litros a la hora, suficiente para el cultivo y todas las 3197bc83-5f79-4956-a4ec-2871e1a7c20bnecesidades diarias de un domicilio, ya que todos conocemos por los anuncios de la televisión cómo quedan los electrodomésticos cuando usamos aguas con excesos de calcio (muy exagerados y con fines claramente comerciales). En estos equipos y los de similares características, el agua pasa por una serie de filtros que van eliminando sedimentos, cloro y hasta un 95% de las sales disueltas, metales pesados y otros posibles contaminantes. Si bien los filtros debemos sustituirlos regularmente, dispondremos de una cantidad ilimitada de agua con sólo abrir el grifo, siendo sin duda una de las mejores opciones para cualquier cultivador.

Usa para regar tus plantas un agua de calidad y ellas te lo agradecerán con un mayor crecimiento, una salud envidiable y unas cosechas mucho más productivas. Se trata de un pequeño gesto con el que lograrás optimizar tu cultivo.

0 5.008 vistas

Llamamos nutrientes a todos los elementos que las plantas necesitan para desarrollarse y vivir. Son absorbidos por las plantas principalmente mediante las raíces y para que nos entendamos, son todos esos abonos que usamos durante el cultivo de marihuana, sean líquidos, sólidos, minerales, orgánicos, mononutrientes o simplemente un buen sustrato.

Se agrupan en tres categorías según su demanda por parte de la planta: los macronutrientes, que a su vez se dividen en nutrientes primarios y secundarios, y los micronutrientes también llamados oligoelementos. Los macronutrientes primarios son el Nitrógeno, Fósforo y Potasio, y son los que las plantas más demandan durante todo el cultivo, imprescindibles para el crecimiento y la floración. Los macronutrientes secundarios son el Magnesio, Calcio y Azufre y que la planta necesita en menos cantidades. Por último tenemos los micronutrientes, que son el Zinc, Manganeso, Cobre, Hierro, Boro, Cloro, Silicio y Molibdeno. Todos estos nutrientes a su vez pueden ser móviles o inmóviles, y resumiendo podremos decir que los móviles son aquellos que la planta puede transportar de una zona a otra. Así por ejemplo, las carencias de Nitrógeno se localizan primero en las hojas más viejas, ya que es de ahí de donde la planta sigue nutriéndose para continuar su crecimiento. Y los elementos inmóviles son los que permanecen fijos en la planta, de ahí que algunas carencias de nutrientes afecten a las zonas nuevas de crecimiento. Os detallamos para qué utiliza la planta cada uno de los macronutrientes y micronutrientes y qué importancia tiene en su desarrollo:

MACRONUTRIENTES PRIMARIOS:

Marihuana caseraNITRÓGENO (N): es el elemento más utilizado por las plantas y es esencial para el crecimiento vegetativo y la formación de tejidos nuevos, pues regula la producción de proteínas, interviene directamente en la producción de la clorofila y es primario en el crecimiento de hojas y tallos. Es un nutriente móvil, es decir, la planta lo distribuye y recoloca en aquellas zonas donde hay carencias. También es fácilmente arrastrado por el agua de riego, por lo que debe reponerse de manera regular. Las deficiencias de N son las más comunes. Las plantas amarillean ante la imposibilidad de producir clorofila, empezando por las hojas más viejas. Se estanca el crecimiento y la planta termina muriendo. Con los excesos de N, las plantas mostrarán un color verde oscuro, los tallos serán débiles, las raíces apenas se desarrollarán y las plantas terminarán muriendo.

FÓSFORO (P): es necesario para la fotosíntesis y la trasferencia de energía solar a compuestos químicos. Es parte fundamental del ADN, asociado directamente al vigor, la producción de resina y semillas. Se utiliza en la formación de flores y raíces, necesario principalmente en las primeras etapas de crecimiento, en la clonación y en la floración. Al igual que el N, es un elemento móvil. Las deficiencias de P ralentizan el crecimiento y las hojas nacen más pequeñas. En floración los cogollos apenas se desarrollan, las hojas se vuelven más oscuras, con colores purpúreos hasta que se retuercen y se caen. Un exceso de P interfiere en la absorción de otros elementos, por lo que puede confundirnos a la hora de detectarlo.

POTASIO (K): es esencial para que la planta pueda extraer el agua del suelo y asimilarla mediante un proceso de osmosis. Ayuda a combinar los azúcares, almidones y carbohidratos y facilitar su movilidad. Es primordial para el crecimiento por división celular y la elaboración de proteínas que aumentan el contenido de aceites y mejoran la calidad de los terpenos. También se trata de un elemento móvil que la planta distribuye por las zonas donde lo necesite. Las deficiencias de K son complejas de localizar en un principio, pues las plantas crecen con normalidad. Los tallos se vuelven débiles, las hojas amarillean del exterior al interior, se oxidan, se rizan hacia arriba y la floración se ralentiza. Un exceso de K dificulta la absorción de otros elementos y en principio nos daremos cuenta al presenciar síntomas de carencias de otros como magnesio, hierro o manganeso.

MACRONUTRIENTES SECUNDARIOS:

marihuana-noche1– MAGNESIO (Mg): es el átomo central de la molécula de la clorofila y es fundamental para la absorción de la luz. Ayuda a la asimilación de otros elementos y a que las enzimas fabriquen hidratos de carbono y azúcares imprescindibles en floración. También neutraliza los ácidos del medio y los compuestos tóxicos producidos por la planta. Se trata de un elemento móvil que la planta transporta a las zonas donde sea necesario. Las deficiencias de Mg es común en cultivos en maceta. Las hojas más viejas amarillean entre los nervios, con puntos de color óxido, comenzando después a oxidarse las puntas y doblarse hacia arriba. La floración se ralentiza y los cogollos apenas crecerán. No es común encontrarnos ante excesos de Mg a no ser que nos pasemos usando mononutrientes o suplementos de este elemento.

CALCIO (Ca): es junto al N, P y K, el elemento que las plantas más demandan durante el cultivo. Es fundamental para la producción y multiplicación celular, regula su crecimiento y forma parte de las paredes celulares. Asegura un flujo óptimo de nitrógeno y azúcares, estimula las enzimas y es esencial para el desarrollo radicular. Se trata de un elemento inmóvil que la planta no puede redistribuir a nuevas zonas. No suelen ser comunes las deficiencias de Ca, aunque sus síntomas son un desarrollo lento de hojas y cogollos. Los nuevos brotes se arrugan, pierden color y terminan muriendo. Con excesos de Ca, la planta se marchita debido a la imposibilidad de absorber otros nutrientes como N, P o K.

AZUFRE (S): es un elemento esencial para la fabricación de hormonas y vitaminas. Está relacionado con la síntesis de proteínas y es imprescindible en la formación de aceites y sabores, así como en la transpiración y la síntesis y descomposición de ácidos grasos. La deficiencia de S suele ser parecida a la de N, las hojas más viejas amarillean, los tallos adquieren colores morados y se ralentiza el crecimiento y la floración. Un exceso de S bloquea la absorción de otros elementos, aunque no es muy común a no ser que se aplique azufre en exceso.

MICRONUTRIENTES:

rosa cogolloZINC (Zn): actúa con otros elementos en la formación de la clorofila y es esencial como catalizador de las auxinas y enzimas de la planta, así como en la producción de proteínas y azúcares. Se trata del micronutriente que más suele faltar aunque nos son muy comunes sus deficiencias si usamos fertilizantes completos, además de ser un elemento móvil.

MANGANESO (Mn): está relacionado con la respiración celular y la fotosíntesis. Activa muchas enzimas, juega un papel muy importante en la creación de las paredes celulares y asiste al nitrógeno en la producción de clorofila. Es un elemento inmóvil.

HIERRO (Fe): indispensable para los sistemas enzimáticos y el transporte de energía durante la fotosíntesis, permitiendo que las plantas usen la energía que aportan los azúcares. No es un elemento que suela faltar pese a ser inmóvil y las carencias suelen venir por un pH elevado.

BORO (B): relacionado con el transporte de azúcares a través de la planta, también se ha especulado sobre una posible relación con la fabricación de ácido nucléico. Es un elemento inmóvil, relacionado directamente con la división celular que no suele faltar durante el cultivo.

CLORO (Cl): es un elemento inmóvil, relacionado con la transpiración vegetal y la reducción de agentes oxidantes perjudiciales. Imprescindible para la fotosíntesis y la división celular, también mejora la presión osmótica en el interior de las plantas. No se suelen encontrar deficiencias de este elemento durante el cultivo.

COBRE (Cu): necesario para la síntesis correcta de las proteínas, forma parte de diversos compuestos enzimáticos. Relacionado con el metabolismo de los hidratos de carbono, en la fijación de nitrógeno y en la reducción de oxígeno. Se trata de un elemento inmóvil y no suelen darse carencias.

SILICIO (Si): ayuda a mantener estable los niveles de hierro y magnesio. Fortalece las paredes celulares y mejora su división, permitiendo a las plantas una mayor tolerancia al calor y a sequías. Es un elemento inmóvil.

MOLIBDENO (Mo): es necesario para la síntesis correcta de las proteínas, forma parte de diversos compuestos enzimáticos y no suele faltar durante el cultivo. Es un elemento inmóvil y está más activo en las semillas y las raíces.

Los fertilizantes tienen la función de proporcionar a las plantas de marihuana todos los nutrientes que necesitan en unas proporciones adecuadas, ya que cada especie vegetal requiere distinta alimentación y en cannabis no es una excepción. En casos de carencias específicas de algún nutriente, como pueden ser las típicas de nitrógeno, magnesio o silicio, en el mercado encontrarás una gran variedad de mononutrientes que de una manera muy cómoda solucionará esos pequeños problemas que se pueden dar en cualquier cultivo.

No os perdáis nuestros próximos post con interesantes consejos y datos con los que mejorar nuestra manera de cultivar y conseguir mejores cosechas, algo a lo que todos aspiramos.

1 719 vistas

Este es el primero de varios episodios que el colectivo californiano The SPC Grow  ha publicado en Youtube, donde nos muestran en imágenes, paso a paso, el montaje desde cero de su sistema AUTOPOT de 100 macetas de 25L para cultivo de marihuana medicinal en orgánico con 24 focos HP4s de 300W y una mezcla al 50% de tierra y perlita nº 3. Las variedades que cultivarán son de los bancos Heavy Weight Genetics y DNA Genetics. Habiendo cosechado anteriormente 4,53 kg por cada 9 focos, cuentan con obtener resultados mucho mejores con este nuevo montaje, cuya evolución irán compartiendo con nosotros en siguientes episodios que se irán publicando aquí de forma mensual.

0 254 vistas

Para los que buscan productos orgánicos garantizados para sus plantas, Mother Eartth Tea Bloom de Advanced Nutrients, es posiblemente la solución. Con este producto tus plantas crecerán con una gran vigorosidad y posteriormente su fruto, los cogollos o flores, te proporcionaran un aroma y un sabor muy singular y apreciado.

Éste es un producto ideal para los que buscan quieren que su cultivo orgánico no tenga que envidiar nada a otros cultivos que utilizaron productos químicos.

Mother Earth Tea Bloom también es utilizado para pretratamientos del medio así como para regenerar sustratos debilitados, siendo su mejor rendimiento para bases como la de coco y tierra en lugar de hidroponía,

Mother Earth Tea Bloom:

image_1_previewLa mezcla orgánica del Mother Earth Super Tea proporciona a las plantas muchos de los suplementos, nutrientes y vitaminas naturales que los fertilizantes químicos fabricados por el hombre no contienen así como las bacterias beneficiosas que las plantas necesitan para un crecimiento fuerte y consistente, realza la fragancia, el gusto y la producción de aceites en flores y frutos.

Mother Earth super tea estabiliza el ph de la solución de nutrientes. Las enzimas que contiene ayudan a romper los nutrientes para mejorar su disponibilidad para las plantas.

Indicado para su uso en exterior, revitaliza los suelos agotados de jardines y huertos. Es un fertilizante orgánico completo y puede utilizarse durante todas las fases del ciclo de floración de la planta.

Dosis:

3.75 a 7.5ml/litro de agua en cultivos hidroponicos

7.5 a 15ml/litro de agua si se utiliza como base.

Mezclas de Sphagnum:

1.25 a 3.75ml/litro de agua

Este producto puede ser utilizado como base de nutrientes o como suplemento. Si lo utilizamos como base, la dosificación tiene que ser el doble.

Comprar Mother Earth Tea Bloom de Advanced Nutrients

0 255 vistas

ProZyme es un tratamiento enzimático para diferentes medios de cultivo. Las enzimas son catalizadores biológicos, derivados de organismos vivos, y los catalizadores aumentan la velocidad de las reacciones químicas que ocurren naturalmente.
ProZyme es un concentrado, compuesto por más de 80 enzimas beneficiosas diferentes. Humboldt Nutrients emplea a los principales expertos en enzimas hortícolas para formular ProZyme en una diversa mezcla de compuestos enzimáticos. El resultado es un compuesto rico, muy oscuro y biológico que descomponen la masa muerta de la raíz creando almidones y nutrientes para que sean de fácil acceso y de utilidad para la planta. Los concentrados de enzimas de la competencia tienen un aspecto claro en apariencia, lo que indica que cuentan con pocas especies enzimáticas.

ProZyme es una clave biológica natural, llevando los elementos necesarios para la salud de las plantas, y su entrega a la pared celular para una máxima absorción. Los nutrientes orgánicos y convencionales pueden contener macromoléculas complejas que son más difíciles de descomponer para una planta para luego poder absorber los compuestos más pequeños.

unnamedProZyme estimula la “pre-digestión” de estas moléculas complejas, lo que permite que la planta absorba e inmediatamente utilice los nutrientes. Dado que cada enzima tiene un papel específico que desempeñar en la catálisis de reacciones, la diversidad de las especies enzimáticas en ProZyme puede ayudar a su planta a completar todas las tareas necesarias de manera eficiente y más rápida. Cuando se utiliza ProZyme como un catalizador para las reacciones químicas, la velocidad de reacción puede ser más de 15 millones de veces más rápido que si se deja sin catalizar. Sin la actividad enzimática adecuada, la absorción de nutrientes es lenta e incompleta.

El uso de Humboldt Nutrients ProZyme además de nuestras tablas de nutrición te asegurará de que tus plantas mantienen la absorción de nutrientes rápida y completa.

Instrucciones – Aplicación General:
Uso en conjunto con el cambio de nutrientes de salida basado en tablas de alimentación a una concentración de 5-10ml por galón (4 litros) de depósito.
Esquejes Medios Preparaciones:
Remoje cubo de lana de roca o “jiffis” a un ritmo de 5 ml por galón (4 litros) de agua.
Hidroponía Medios / Coco / Rockwool:
El uso con cada cambio de salida de nutrientes a un ritmo de 5-10 ml por galón (4 litros) de agua

0 33.261 vistas

Os vamos a enseñar 10 reglas de oro para el cultivo interior, pautas que no debes dejar de seguir si quieres conseguir que todo vaya bien. Si sigues éstas reglas, seguro cortas marihuana de calidad aunque sea con un pequeño kit de cultivo interior y unas pocas semillas autos florecientes. No cabe decir que los parámetros importantes como la temperatura y la humedad ya los sabemos todos, pero éstos hay gente que no los conoce.

Regla nº1 Elegir bien el espacio de cultivo

No podemos cultivar en cualquier sitio, dependiendo de qué dimensiones disponemos podremos poner un kit de iluminación u otro. Ten en cuenta que cada foco abarca ciertos m², y que necesitan una altura para trabajar. Uno de 250w vale para 80x80cm y necesitas 1,6m de altura mínimo, uno de 400w cubre 1x1m y necesitas una altura mínima de 180cm y un kit de 600w abarca 1,2×1,2m y necesitas al menos 2m de altura para llegar bien de altura al final del cultivo sin que las plantas toquen el foco.

Regla nº2 Cantidad de plantas en 1m²

El número de plantas depende mucho de la variedad, ya que no es lo mismo poner semillas autoflorecientes de 2 meses que de 3 meses, ni es lo mismo una variedad que florece rápido o una que tarda, ni es lo mismo una variedad que se hace ancha más que alta que otra que se haga alta más que larga. Yo diría que un término medio serían 4 plantas por m² si ponemos variedades anchas, tipo White Widow, Tutankhamon o Northern Lights. 9 plantas si son de porte mediano tipo Cream Caramel o Txomango y 16 si son tipo ciprés, como vienen siendo las Critical +, de las cuales prácticamente nos quedamos la porra que es la parte productiva y le podamos las ramas más bajas.

Regla nº3 Elegir bien el kit de cultivo interior

Lo mejor para buscar un buen kit es saber cuánta producción queremos sacar. Si elegimos un kit de 250w por ejemplo optamos a unos 150g en un cultivo normal, con un 400w unos 300g y con un 600w unos 500g. Todo eso si nos va bien el cultivo en condiciones normales. No quieras sacar 1kg con un 600w o medio con un 250w metiendo 50 plantas en 1m², ahí vienen los fallos.

Regla nº4 Que abonos elegir

Tenemos muchas marcas con distintas líneas, pero se resume todo prácticamente en orgánico y en químico. Los orgánicos siempre nos dejarán un mejor sabor y una calidad especial en nuestra marihuana, pero con unos abonos químicos siempre sacaremos algo más de producción. Si eliges orgánicos quizá saques 400g y no 500g del 600w, pero estará más buena y tendrá un mejor colocón.

Regla nº5 Cantidad de abono y cada cuanto echamos fertilizantes

La cantidad de abono que especifica el fabricante suele tener mucho margen, como de 2 a 5ml/L. Los cultivadores principiantes eligen la dosis máxima directamente por que creen que es mejor. Lo suyo sería empezar con la dosis mínima, y conforme va creciendo la planta y va bebiendo más agua le subamos la dosis poco a poco. Una planta pequeña no va a absorber 5ml/l de crecimiento, y cuando desarrolle las raíces tendrá un cumulo de sales en el sustrato que no le vendrá nada bien. Cada cuanto usarlos depende de lo que coma la planta, riego si riego no está bien abonar, y si amarillea le damos dos de abono y una vez de agua y si está demasiado verde dos de agua y una con abonos. Así nos adaptamos a nuestras plantas.

Regla nº6 Medir el Ph del agua de riego

Cuando regulamos el Ph de nuestra agua de riego haremos que las plantas absorban el máximo posible de nutrientes del suelo, ya que con un PH incorrecto por mucho fosforo y potasio que le echemos en floración no se lo comerá y nos marcará carencias, con lo que encima le echamos más y viene el exceso de sales. Si medimos el PH de nuestro agua de riego y lo regulamos según la fase (5,5 o 5,8 en crecimiento y 6,5 o 6,8 en floración) estaremos seguros de que si tiene carencia es porque le falta y no por que no se lo come, pero sacarás muchas mejores cosechas.

Regla nº7 Elegir un buen extractor

 No todos los extractores son iguales, y tampoco solo los diferencia el precio o el ruido. Según que extractor cojamos podremos poner o no un filtro. Si son tipo helicoidal no servirá con un filtro, pero vendrá muy bien como intractor. Los tipo Ovni como los Wk o RVK si tienen succión y puede mover el filtro. Si ponemos un filtro de olor en un extractor TT por ejemplo, será como poner un tapón de corcho, con lo que nuestras plantas no respirarán bien y nuestra cosecha será muy mala al no disponer de Co2 del aire nuevo y no realizar bien la fotosíntesis.

Regla nº8 Cuidado con lo que plantamos

Muchos cultivadores prefieren cultivar desde esquejes para no tener que empezar de semilla. Cultivar desde esqueje es para enraizar y florecer en una maceta pequeña y poner muchas plantas, tipo 36 en 1m² en maceta de 3,5L. Si los crecemos, aparte de perder el tiempo sacaremos plantas demasiado grandes con muy poca producción ya que los esquejes no disponen del mismo tronco que una semilla y dará los cogollos más pequeños. Si quieres plantas grandes pon semillas o no llegarás a la producción estimada!

Regla nº9 No metas ninguna planta de nadie en tu cultivo interior

Nunca metas ninguna planta que te de nadie, si quieres plantar desde esquejes, háztelos tú. Si no haces caso a eso, algún día y no tardarás mucho, tendrás el cultivo lleno de araña roja, de oídio o de trips. Solo te quedará darle las gracias al amigo que te los vendió y llenar tus plantas de insecticida para controlar la plaga hasta que cortes, y en las siguientes cosechas echarles como preventivo. Lo mejor, solo semillas y si son esquejes que sean tuyos.

Regla nº10 La velocidad del Ventilador

Un ventilador con demasiada potencia soplando en nuestras plantas puede provocar quemaduras como si fueran del foco. Al tener tanto aire permanentemente las hojas se resecan al evaporar más agua de la que recibe y parece que se están quemando del foco o que les falta fósforo y potasio, ya que suele darse éste problema en floración. Lo mejor es darle una velocidad que haga que nuestras plantas muevan sus hojas levemente y que sea oscilante para que no le de todo el rato en el mismo sitio. Si hay algo tipo ventisca que doble tus plantas, será demasiado fuerte para estar en tu interior.

Éstos son 10 fallos muy comunes que jugarán con tu producción, si sabes que existen ya tendrás menos posibilidades de que te salga mal el cultivo. Si los tienes corrígelos, y si vas a empezar de nuevo a cultivar en interior no caigas en ninguna de ellos.

1 5.636 vistas

 

La fertilización foliar es la manera en la que podemos suministrar nutrientes a nuestras plantas a través de sus hojas. Puede usarse de forma complementaria al aporte de fertilizantes vía riego y es la manera más rápida de corregir las deficiencias nutricionales de las plantas. Además de esto, la experiencia adquirida como cultivadores y profesionales en nuestro growshop de Galicia nos ha enseñado que puede ser de gran ayuda para incrementar el rendimiento final de la cosecha.

Los productos adecuados para este tipo de fertilización son el humus líquido de lombriz, si el cultivo es orgánico, o los llamados Sprays Foliares de una u otra casa de abonos. Se disuelven en agua según la proporción indicada por el fabricante y se aplican con un pulverizador una vez por semana durante la fase de crecimiento. También es recomendable pulverizar las plantas madre antes y después de cortar esquejes, ya que los brotes nuevos se formarán con una velocidad asombrosa.

Si lo que buscamos es aumentar la producción final es recomendable realizar una buena poda a todas las ramas inferiores y seguir con la fertilización foliar semanal hasta la aparición de las primeras flores. Así conseguiremos una gran cantidad de brotes en la zona superior de la planta que generaran cogollos más grandes y compactos.

Fuente DiosaPlanta