Buscar

fundacion daya - resultados de búsqueda

Si no estás satisfecho con los resultados, realiza otra búsqueda

2 165 vistas

El desarrollo del cannabis medicinal en Chile tiene un nombre propio, el de la Fundación Daya. La institución fundada por Ana María Gazmuri fue la impulsora del primer cultivo medicinal público, que se realiza en la comuna de La Florida, en Santiago, desde 2015. Desde el 9 de noviembre, la fundación también cuenta con el primer centro médico familiar y cannábico del país, ubicado en la comuna de Quilpué, en la región de Valparaíso.

El establecimiento atiende integralmente a pacientes aquejados de múltiples enfermedades, tratándolos con medicamentos basados en la planta y cuenta con ocho especialistas en terapias alternativas que fueron capacitados por Daya. La formación corrió por parte del doctor Carlos Valenzuela, miembro del Comité Médico-Científico de Fundación Daya, y quien se encuentra acreditado por The Medical Cannabis Institute, de Estados Unidos.

“Básicamente fueron dos meses en que observaron y atendieron monitoreados por nosotros, para luego ya en marzo empezar a trabajar autónomamente”, comentó Valenzuela, quien sostuvo que “fuimos capacitando sobre la visión y misión de la organización, además de la metodología que utilizamos con nuestros pacientes”. “Estamos muy emocionados como Daya Quilpué en tener estos ocho nuevos colaboradores. En el camino se ha ido sumando mucha gente con ganas de colaborar, y tener este grupo es un paso gigante”, agregó.

Fernanda Pérez, enfermera de Fundación Daya Quilpué, aseguró que la apertura del centro médico “es relevante para la salud chilena, ya que implica un avance legal y reconocimiento de la medicina cannábica en el país”. El principal desafío del centro será “promover una salud con una mirada más compasiva que la tradicional, integral y comunitaria”, según Valenzuela.

“Con esto que ha realizado Fundación Daya Quilpué se demuestra el gran trabajo que están haciendo. Con esto se ven los frutos del compromiso, dedicación y amor con que se han entregado a esta misión. Agradecemos a todo el equipo de Quilpué por su constante trabajo para entregar alivio y alegría a tantos que lo necesitan”, comentó por su parte la Directora Ejecutiva de Fundación Daya, Ana María Gazmuri.

La asesoría a los pacientes contempla los siguientes pasos:

  • A) Evaluación clínica del paciente y de susceptibilidad de realizar terapia cannábica.
  • B) Educación integral sobre propiedades medicinales de la cannabis, sobre las características de la planta y el contexto chileno.
  • C) Asesoría y talleres para elaboración de la medicina por el propio paciente, desde la etapa de cultivo y la elaboración de preparados en base a cannabis.
  • D) Prescripción médica, dosificación y monitorización de terapia.
  • E) Acompañamiento permanente al paciente y sus familias con talleres y visitas a domicilio.

Fundación Daya comenzó a funcionar en 2015 y desde ese momento ha atendido a más de 2000 pacientes a los que no sólo se los diagnostica sino que también se los trata médicamente, se les instruye en la mejor forma de cultivar las plantas para fabricar sus propias medicinas, tanto en formato de aceites, tinturas, ungüentos o inhalación mediante vaporización. Además, dice presente en todas las convocatorias sobre cannabis medicinal que se realizan en Chile y trabaja en conjunto con la Universidad de Valparaíso, la Farmacopea chilena y Knop Laboratorios.

Por Rama

1 300 vistas

Alrededor del mundo existen un sinfín de personas y organizaciones preocupadas y solidarizadas con el hecho de que el cannabis todavía no esté al alcance de todos, de manera igual y justa. Fundación Daya investiga y promociona terapias alternativas, entre ellas el consumo de cannabis medicinal, orientadas a aliviar el sufrimiento humano

Alrededor del mundo existen un sinfín de personas y organizaciones preocupadas y solidarizadas con el hecho de que el cannabis todavía no esté al alcance de todos, de manera igual y justa.

No nos cansaremos nunca jamás de decir que, en efecto, es una planta, un regalo que la naturaleza nos ha dado para su uso y disfrute. Entonces ¿ dónde reside el problema? Como siempre, el camino hasta la respuesta siempre nos lleva al mismo sitio: el poder, los intereses socioeconómicos, la clase política desinteresada en el beneficio último del pueblo y centrada solo en encontrar la mejor manera de lucrarse, etc. Tal y como dicen en la Fundación Daya “saber que el cannabis puede aliviar el sufrimiento humano, y no hacer nada, ese es el verdadero crimen”

Aún así, como con todo, algunas historias empiezan y acaban con final feliz. Algunas personas sí trabajan duro por el bien del prójimo, sin intereses ocultos ni esperando una recompensa a cambio. Algunas personas hacen lo posible por hacer del cannabis la solución al problema.

Ése es exactamente el caso de la Fundación Daya, una organización sin fines de lucro, cuyo objetivo es la investigación y promoción de terapias alternativas, entre ellas el consumo de cannabis medicinal, orientadas a aliviar el sufrimiento humano. Tal y como ellos mismo manifiestan, el significado del nombre Daya  es “amor compasivo” en sánscrito y éste es, precisamente, el espíritu que quieren transmitir.

Proyectos

En la Fundacion Daya llevan a cabo varios servicios, tales como atención y asesoría a pacientes así como proyectos de investigación del cannabis medicinal. Sobre estos proyectos podemos decir que son, si más no, pioneros y necesarios en su país. Uno de ellos está dedicado a un programa de uso compasivo del aceite de cannabis como terapia complementaria para pacientes oncológicos.

Su objetivo es que la propia fundación junto con un total de 20 municipios, consigan que más pacientes puedan llegar a beneficiarse de manera gratuita de tratamiento con cannabis medicinal.

Según su plan, agrupando las municipios para implementar un cultivo colectivo se reduces los costes significativamente, logrando así un modelo que permita al sector público acceder con bajos costes, consiguiendo que puedan beneficiarse de las infinitas ventajas del cannabis medicinal sobre todo personas con bajos recursos que hoy sufren por no encontrar solución a sus dolencias mediante los tratamientos convencionales. Por ello la Fundación Daya ve la necesidad de desarrollar programas como éste para desarrollar este tipo de terapias dirigidas a los sectores más vulnerables.

Para ello se seleccionó un terreno apto para el cultivo con óptima calidad de sus aguas y libre de toda contaminación ambiental que pueda afectar el sano desarrollo de las plantas para fines medicinales, cumpliendo con todas las medidas de seguridad e higiene necesarias para garantizar la calidad esperada. El cultivo del cannabis medicinal se realiza en invernaderos.

La Fundación Daya, además, solicitó autorización del cultivo al Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) en junio de 2015 con fines medicinales y de investigación.

Testimonios reales y finales felices

Son muchas los testimonios, con los que cuenta la Fundación Daya, de personas que lo dieron todo por perdido y a quienes les salvó el acceso al cannabis medicinal.

Tales son casos como el de Andrea y su hija Sofía. La pequeña sufría de epilepsia refractaria y gracias al cannabis, frente al que la madre tenía un prejuicio increíble antes de conocerlo más a fondo, pudo salir adelante. Ella no conocía en absoluto medicamentos como el Sativex, así que empezó a informarse sobre todo lo que rodeaba al cannabis medicinal. Al fin, un rayo de esperanza iluminaba sus vidas.

Sofía nació el 23 de junio de 2009 con una malformación cerebral, aparentemente por citomegalovirus, contraído en la primera etapa del embarazo de su madre. El embarazo iba absolutamente normal, pero fue en la semana 27 cuando se encendieron las primeras alarmas. A pesar de la poca información que el médico le dio a la madre, tras mucha insistencia, supo que, desde la semana 14 de embarazo, la cabeza de Sofía había dejado de crecer.

Consecuencias y Secuelas de la enfermedad

La malformación cerebral de Sofía le ha traído diversas secuelas, como microcefalia, cuadriplejia, y una serie de anomalías, y fue cuando sólo tenía tres meses de vida cuando se le manifestó por primera vez una epilepsia refractaria.

A los 5 meses internaron para confirmar un posible Síndrome de West. A esa tan temprana edad Sofía estuvo hospitalizada 42 días.

“Le hicieron miles de exámenes, electro, video monitoreo, entre otros, y nunca se tuvo un diagnóstico cierto”, sostiene Andrea, quien asegura que “después de la larga espera, sólo salió con un par de medicamentos”. Esos medicamentos fueron ácido valproico, y un fenobarbital que le recetó la Neuróloga.

Comenzó la búsqueda de soluciones y Andrea llevó a Sofía de médico en médico. “Cada uno de ellos recetaba un medicamento nuevo”, indica Andrea. “Finalmente, probaba con lo que me dijeran; lo único que quería era una mejor calidad de vida para mi hija”, agrega.

Sus primeros años de vida los pasó de hospital en hospital sufriendo crisis de espasmo, crisis de ausencia, y otros. Tras costes emocionales y económicos incalculables, la pequeña no parecía mejorar. Además a esas alturas Sofía ya se medicaba con tres anticonvulsionantes y un antipsicótico.

Con toda la carga emocional Andrea comenzó a sentir crisis de angustia; su hija llena de medicamentos y ella endeudada hasta decir basta: “reventé la tarjeta de crédito”, recuerda.

En todo este tiempo, Sofía también sufría de crisis de irritabilidad, porque tenía trastorno del sueño. “Dormía con suerte dos horas durante la noche; recuerdo noches enteras sin dormir”, sostiene. En definitiva, Sofía tenía cinco años, en los cuales jamás había podido dormir bien.

child-mother-cannabis

El tratamiento con cannabis cambió sus vidas

Es la propia Andrea la que relata como fue la evolución del tratamiento con cannabis para su hija.

Relata como el primer día que recibió los cogollos de cannabis indica se lo suministró a su hija Sofía mediante leche. “El resultado fue inmediato”, asegura la madre, quien cuenta que por primera vez en su vida durmió más de cinco horas seguidas. “Eso fue el 29 de agosto de 2014; recuerdo patente la fecha porque es significativa, un antes y un después en Sofía y en la familia”, agrega.

Fueron 15 días donde Sofía se medicó con cannabis a través de leche, para luego pasar a macerado en oliva durante un mes, y al mes siguiente, directamente resina.

Con el positivo cambio en el sueño que tuvo Sofía, bajó automáticamente la irritabilidad.

“Nos cambió la vida”, sostiene Andrea y cuenta con orgullo que gracias a ese tratamiento, el 29 de noviembre de ese año, Sofía gateó por primera vez: algo impensable hasta el momento. “El 14 de enero de 2015 me reconoció por primera vez como su mamá y me dio un beso”, cuenta emocionada.

Fue en mayo de 2015 cuando Sofía de tomar tres anticonvulsivos y un antipsicótico, pasó a medicarse sólo con cannabis.

“Los cambios los vimos desde el día 1, tuvo una evolución cognitiva impresionante, empezó a gatear, comer, a mostrar sus sentimientos”, asegura Andrea, quien recalca que “nunca más volvió a tener crisis, salvo una que duró sólo 15 segundos, pero dos años con una crisis es impresionante”.

Y el cambio en la familia también se hizo patente. “Antes lloraba todo el día y ahora no; ahora podemos salir a la calle con ella, y podemos hacer actividades”, cuenta.

“Soy de las mamás que dice que, si le hace bien, hay que probarlo, y me he preocupado que mi hija sea feliz y que tenga mejor calidad de vida”, indica Andrea.

Andrea comenzó a educarse sobre uso medicinal de cannabis y sobre las distintas cepas que existen para poder tratar a su hija. “Ahora es muy normal para mí, pero al comienzo lo veía muy lejano por el prejuicio tremendo que tenía con el cannabis”.

El tratamiento empieza mostrar resultados

Y la madre no quiso tener sólo para ella el beneficio, sino que empezó a contactar a padres, tanto en el colegio de Sofía como padres en general. “Si a mí me sirvió, quiero que otros también conozcan esta alternativa”. Por ello no ha dudado en asesorar a madres y hacer talleres de autocultivo de cannabis y charlas sobre cannabis medicinal.

Andrea asegura que, a los padres que como ella, en un principio, tienen tantos prejuicios frente al cannabis les diría que no hay que tener miedo, que hay que investigar y educarse al respecto. “Creo que uno tiene que conocer casos concretos, como el de Sofía y tantos niños que han tenido una evolución maravillosa. Hay que dejar de lado los prejuicios, y no sólo quedarse con lo negativo que te dicen, sino también saber sobre casos clínicos reales”.

La importancia de la información

Casos como éste demuestran la importancia de informarse sobre todas lasalternativas posibles que puedan ayudar a los pacientes a sobrellevar mejor sus dolencias. Que el cannabis es capaz de tratar un sinfín de enfermedad no es algo nuevo pero sí desconocido para muchos.

La Fundación Daya ayuda a personas como Andrea y Sofía a tener una calidad de vida mejor.

1 257 vistas

En este nuevo programa veremos el cultivo de marihuana para uso médico más grande de latinoamérica: el de la fundación Daya; también veremos una entrevista al activista Mike Bifari y al deportista Tomás Castelli explicando la actualidad de la situación de la marihuana en Argentina; y en nuestra sección de weed cooking podremos ver como se cocina una super hamburguesa de cannabis.

0 220 vistas

La Fundación Daya llevará acabo charlas didácticas sobre cultivo de cannabis en el Espacio Cultural El Árbol (ex cárcel) situado en Waldo Sequel, esquina con Chiloé en Punta Arenas. Serán de entrada gratuita para toda la comunidad de Magallanes.

El objetivo de la iniciativa es ayudar a las personas que necesiten auto cultivarse su propia medicina en forma de cannabis. La charla tendrá lugar el domingo 6 de Marzo a las 16:00 horas y está dirigida a todas las personas interesadas en esta cuestión.

La finalidad de la fundación es la investigación y promoción de terapias alternativas enfocadas a aliviar el sufrimiento humano. Desde Daya recuerdan que el autocultivo de marihuana para uso personal y terapéutico está amparado por la Ley 20.000 en varios articulos como el 4º,8º y 50º

“Esperamos contar con la participación de la mayor cantidad de personas, porque el uso medicinal de cannabis tiene grandes beneficios para la población”, comentó la representante de la Fundación Daya en Punta Arenas, Verónica Garrido.

0 113 vistas

La Fundación Daya presentó este jueves un libro muy esperado, en el que se recogen las historias que dan cuerpo a la organización y, por que no, al elemento más fuerte de la militancia cannábica chilena: las madres de los niños con epilepsia que iniciaron un reclamo que se expandió por toda América. La otra pata fuerte, siempre invisible, es la de los cultivadores, hacedores de la sustancia que amalgama el pedido de justicia.

En la presentación del libro “Relatos de pacientes usuarios del cannabis medicinal” los usuarios de cannabis medicinal reclamaron “seguridad y dignidad” en el cultivo personal de marihuana, una técnica permitida en Chile pero que no goza de protección legal total, ya que puede ser incautada por la Policía a pesar de disponer de una receta médica que autorice su uso.

En ese contexto, Ana María Gazmuri, fundadora y directora de Daya, recordó que el próximo 7 de enero el Senado iniciará el debate sobre la reforma del Código Sanitario para garantizar un “autocultivo seguro”. 

“El uso médico del cannabis les ha permitido (a los enfermos) mejorar su calidad de vida, pero aún falta que puedan transitar este proceso con dignidad y seguridad. Por eso urge la aprobación de esta ley para que miles de pacientes que en la actualidad emplean esta planta dejen de temer ser criminalizados”, afirmó Gazmuri. La reforma pretende reconocer a la prescripción médica “como autorización suficiente que evite la incautación de las plantas de marihuana en caso de recibir una denuncia”, según explicó Gazmuri.

La norma, conocida como Ley de Cultivo Seguro, espera la aprobación de la cámara alta, tras ser aprobada por la Cámara de Diputados con 121 votos a favor y solo seis en contra -de un total de 155 miembros- en mayo del año pasado.

“No se trata de la puerta de entrada a la legalización de la marihuana, como algunos pretenden hacer creer, sino de entregar dignidad a los usuarios de cannabis medicinal que hoy corren el riesgo de que sus plantas sean incautadas, interrumpiendo sus tratamientos y afectando severamente su bienestar”, explicó Gazmuri.

Mamá Cultiva, prioridad los niños enfermos

Paulina Bobadilla, fundadora de Mamá Cultiva, una asociación de madres con hijos enfermos que recurren al cannabis para tratarlos y que también se expandió a Argentina, afirmó que “todos los pacientes que recurren a esta planta no encuentran respuesta en la medicina tradicional”. La mujer recordó que a la primera puerta a la que tocó fue “la sociedad médica”, pero que esta “solo quiere seguir con su modelo de negocio”.

“Sus tiempos (en la industria médica) son eternos, nuestro dolor es ahora”, agregó Bobadilla, quien también defendió la aprobación de la Ley de Cultivo Seguro. “En cada crisis piensas que tu hijo se irá, y además de este dolor tenemos que estar pendientes de que no nos denuncien o de que no nos incauten las plantas, que nos aportan bienestar. Hemos pasado de ser solo cuidadoras a ser madres otra vez”, añadió.

Con referencia al libro, Gazmuri resumió: “Tiene la finalidad de sacar a la luz la realidad de miles y miles de pacientes en Chile. Solo en la Fundación Daya se atienden a 25.000 personas y hoy en día el autocultivo, que se lleva a cabo desde hace 5 años y medio, es una práctica extendida que cuenta con un acompañamiento médico y excelentes resultados”.

Por Rama

0 65 vistas

El próximo 14 de Marzo y de la mano de Hash Marihuana & Hemp Museum, regresa a Barcelona el evento festivo “We Are Mary Jane” 

El Día Internacional de la Mujer del año pasado marcó el punto de partida de “We Are Mary Jane”, cuando el Hash Marihuana & Hemp Museum organizó un evento festivo en Barcelona para dar visibilidad al colectivo femenino y feminista del sector cannábico nacional e internacional.

El siguiente verano, “We Are Mary Jane” se convirtió en una exposición temporal en el museo de Ámsterdam, explorando el papel de las mujeres en el mundo del cannabis desde los tiempos prehistóricos hasta la actualidad.

Esta primavera, “We Are Mary Jane” regresa a Barcelona después de conectar con mujeres cannábicas de todo el mundo. Este es nuestro homenaje a todas las mujeres que aman la planta de cannabis.

Acompáñanos en la inauguración de nuestra nueva exposición temporal el jueves 14 de marzo.

La lucha de las mujeres

«Somos las mujeres las que hoy luchamos [en el mundo] para defender el derecho al autocultivo. Son las madres las que han alzado la voz declarando que, aunque sean perseguidas, seguirán tratando las diversas patologías de sus hijos con las plantas cultivadas en su jardín. Somos las mujeres las que nos sentimos llamadas a levantar la voz frente a los intentos patriarcales de capturar el control de nuestra planta. Y relegándola exclusivamente al ámbito industrial y comercial. Somos las mujeres las que conocemos la utilidad del cannabis. Como ayuda en las diversas etapas de nuestros ciclos femeninos. Tanto en menstruaciones dolorosas, como planta de partería o como vivificante de nuestra energía sexual. Muchas veces fuimos llamadas brujas por preservar esta sabiduría ancestral. Vivimos una ola de revolución feminista, y la liberación del cannabis forma parte de ella

— Ana María Gazmuri, directora ejecutiva de Fundación Daya

0 114 vistas

El avance del cannabis medicinal está posicionando a las empresas dedicadas al cultivo, extracción y comercialización de productos en el comercio mundial. El crecimiento es tal que la bolsa de Canadá, país en el que tienen sede los principales gigantes de la industria, ha visto movimientos pocas veces registrados.

La legalización del cannabis trae consigo un negocio millonario, del que nadie quiere quedar fuera. Solo en Estados Unidos podría alcanzar los 80.000 millones de dólares para 2030.

América Latina, la tierra prometida para todo tipo de cultivos, también quiere ser parte de este comercio, a pesar de que las regulaciones impuestas en la mayoría de las naciones aún siguen siendo restrictivas. Uno de los países que se está dando cuenta de la oportunidad es Chile, quien no es ajeno a esta realidad desde que existen la Fundación Daya y Mamá Cultiva, organizaciones que trabajan con pacientes. Ahora, el angosto país del Cono Sur comienza a recibir a varias empresas que ya están aterrizando en el país.

En enero se hizo oficial la llegada de la tercera firma canadiense a Chile. Se trata de Khiron, quien debutó en el país para competir en el mercado medicinal, procurando un aterrizaje seguro al asociarse con Dayacann, titular de la primera licencia de cultivo de marihuana medicinal en el país, y con la Fundación Daya, principal promotor del uso de tratamientos alternativos a base de cannabis.

Se trata del más reciente movimiento en la industria local, que desde el segundo semestre del año pasado se transformó en terreno fértil para los líderes del mercado mundial, los canadienses. La primera en llegar fue el más grande del mundo en el rubro, Canopy Growth, que en agosto se instaló con su filial Spectrum Cannabis Chile y una inversión de 10 millones de dólares, según informó Pulso.

Cifras significativas para el naciente mercado legal de marihuana en Chile, el cual se desarrolló con un pujante mercado global como telón de fondo. En Canadá, tanto el consumo medicinal como el recreativo, que se legalizó el año pasado llevando incluso a periodos de escasez, se traducirá en ventas por 4.340 millones de dólares en 2019, según estimaciones de Deloitte.

Pero este año los focos de la industria verde estarán puestos en Estados Unidos, donde el mercado de cannabis totalizará más de 50.000 millones este año, de acuerdo a la consultora Cowen, que además elevó sus pronósticos para 2030 desde 75.000 millones a 80.000 millones de dólares.

Chile y las oportunidades que brinda la escena local

Aunque en Chile el mercado no experimenta la euforia de América del Norte, la llegada de grandes corporaciones da cuenta de las oportunidades que brinda la escena local.

Khiron apuesta por conseguir en los próximos 45 días las autorizaciones para su funcionamiento en el país. Y formar así un equipo de 10 personas con el que empezar a vender sus productos a más tardar en 2020. “No queremos simplemente entrar con contratos de distribución. Esperamos que en el corto plazo se consiga la autorización que le permita a este mercado autoabastecerse de la materia prima para el desarrollo de medicamentos”, comentó al portal Pura Noticia desde Colombia el vicepresidente de regulaciones de la compañía, Juan Diego Álvarez.

Las ambiciones de Chile podrían ir más allá del autoabastecimiento. En la Fundación Daya -que junto a Dayacann trabajan con Knop para producir Cannabiol-, su director de planificación, Nicolás Dormal, asegura que “tenemos que avanzar hacia la exportación. Tiene un clima idóneo en la zona central para producir, con muchas horas de luz en el verano que ofrecen costos de producción mucho más bajos en relación a Estados Unidos o Canadá”. Y alienta: “Chile tiene el potencial para ser líder mundial tanto de la materia prima como de productos terminados”

Por Rama

0 333 vistas

El experto somelier de cannabis Simón Espinosa brindó una entrevista que se pareció a una clínica de cultivo de marihuana para el periódico La Tercera, uno de los más importantes de Chile. “La gente consume marihuana de una manera desinformada, a veces una pitada te produce un efecto bacán y otras veces te produce otro efecto”, asume este hombre que se especializó en el Trichome Institute, en Denver Colorado.

El director ejecutivo de envola.cl, una empresa que genera contenidos digitales sobre la industria del cannabis, es una verdadera radiografía de la planta de marihuana. Desde la semilla, hasta las moléculas del olor que hacen de estas flores, la delicia de todo insecto (y humano).

Consultado acerca de como comienza una cata, Simón contó que primero se fija “cómo se ve” el cogollo. “Lo importante es determinar si está en buenas condiciones, igual que si como una manzana, es bueno saber si tiene un gusano o no dentro”, continuó. “Utilizo un artefacto de datos digitales con datos de macrofotografía, cruza tu imagen con los testeos químicos de las muestras y te entrega una versión aproximada de cuanto thc puede haber en tu cogollo”.

El bueno de Simón podrá tener mucha tecnología a mano, pero reconoce que “para sentir mejor los olores se aconseja rolar un pito (porro), para eso vamos a necesitar un papelillo, un filtro y un buen moledor (grinder)”. “Las moléculas de olor, van a estar encapsuladas dentro de la flor, entonces para oler bien se recomienda quebrarla y meter la nariz adentro, de esta manera desencapsulamos el olor.  Las cadenas de carbono que explotan son los terpenos, que te conectan a través del olfato con la flor, generando un vínculo químico”, detalló.

Y prosiguió: “Cuando inhalamos, primero hay que fijarse en los sabores, si tienen correlatos con los olores que sentiste. Siempre va haber un cambio, porque estamos descarboxilando, esto quiere decir, que estamos quemando los cannabinoides, sacándolas de sus cápsulas de carbono. La combustión es importante en este proceso, porque es lo que hace que el thc y los otros cannabinoides sean biodisponibles, que tu cuerpo los pueda asimilar, en cambio, si no los quemas y te comes los cogollos, no te va a pasar nada porque los mismos cannabinoides van a estar encapsulados en carbono”.

Concluyó la clase recordando que, en general, “la humedad para la conservación optima de los tricomas tiene que ser de un 62%, eso se regula con un paquetito que se llama bóveda, que es un regulador de humedad”. Además, “se aconseja mantener el paladar y el olfato limpio antes de catar”.

La empresa

Según palabras de su propio dueño, En Volá es “una herramienta para que el consumidor se pueda enfrentar con mayor información al consumo del cannabis; entendiendo que el consumo de canabbis es una realidad del país, y como no es legal, no hay trazabilidad, no hay denominación de origen, no hay valores químicos asociados al consumo de cannabis, por lo tanto escuchamos muchas veces que hay gente que tiene malas experiencias, o simplemente generan una especia de velo por desconocimiento”. En otras palabras, no existe lo que la medicina tradicional denomina vademécum.

“El banco Paradise Seeds, es el que escogimos hoy día, es el banco que eligió fundación DAYA para hacer su primer cultivo”, explicó Espinosa, “Cuentan con una Atomical Haze, tienen un perfil de olor distintivo, que es el perfil Haze. Cuando uno se enfrenta a una cepa Haze, que tiene estructura semiespigada y un cogollo liviano y poco denso -lo que se conoce comúnmente como sativa o cannabis de hoja delgada- podemos anticipar que si tiene olor a pimienta y pino, deducimos que hay mircenos y pinenos, terpenos que existen en esas otras plantas, lo importante de eso es que comparten una molécula con el pino y ese olor teóricamente puede estar asociado con un efecto un poco mas energizante, o prendido”.

Por Rama

1 78 vistas

La coyuntura política chilena con respecto a la marihuana no da pasos sino zancadas. Y cada vez que la militancia se reúne se suceden hechos significativos. Días atrás, la Fundación Daya presentó el libro “Relatos de pacientes usuarios del cannabis medicinal”, un compendio con las historias de las madres y los niños que emplean aceite de cannabis, aún en la ilegalidad. El evento sirvió para reclamar por la legalidad de los cultivadores solidarios, principal eslabón del cannabis medicinal. Este lunes, el Senado inició la tramitación para la despenalización del uso medicinal de la marihuana.

A la sesión asistieron las fundaciones Mamá Cultiva y Daya, además del ministro de la Corte Suprema, Lamberto Cisternas, quien se declaró a favor del proyecto de ley que se está tramitando. La iniciativa, que ya fue aprobada por la Cámara de Diputados, permite el autocultivo de la planta, para que sea usada de manera medicinal con el fin de tratar enfermedades crónicas.

La sesión duró algunas horas y la iniciativa no fue votada este lunes, pero el presidente de la comisión de Salud del Senado, Guido Girardi, afirmó que espera que el debate quede zanjado durante este mes para que luego el proyecto pase a la Sala de la Cámara Alta. Y señaló: “es importante que quede claro que no es un proyecto para legislar por la cannabis recreacional, es sólo para el tema de la cannabis como uso terapéutico, como uso médico”.

Otra de las esquirlas del encuentro organizado por la Fundación Daya  fue la declaración de uno de los jueces de la Corte Suprema de Justicia de Chile, Lamberto Cisternas, quien horas antes de la sesión del Senado -en la que participó- opinó que “tenemos una tendencia a criminalizar las cosas y eso no es bueno para la comunidad”.

Cisternas fue invitado por la Comisión de Salud del Senado a exponer su postura como juez sobre la modificación al Código Sanitario que -de transformarse en la Ley de Cultivo Seguro- permitirá a pacientes de diversas enfermedades tener plantas de cannabis en su casa sin ser perseguidos por la fiscalía.

El magistrado apoya la iniciativa con fines terapéuticos, “si alguien quiere seguir una línea de medicina alternativa y tomar algún producto que sea beneficioso, con algún respaldo, por supuesto, de tipo médico o de experiencia, yo creo que debe permitírsele hacerlo”.

Acá el gran punto es que la Ley 20.000 sanciona el tráfico y, en ese sentido, “nosotros como jueces tenemos que generarnos la convicción de que esa persona lo que pretende al cultivar es traficar, pero cuando nos enfrentamos a casos donde queda claro que el propósito es terapéutico, nosotros hemos anulado esas condenas. En esos casos, ha sido claro que se trataba de un consumo personal o con fines medicinales que no caen en el tipo penal que nosotros debemos sancionar”, agregó.

Certificación médica con requisitos

“Lo que ahora pretende el proyecto de ley es que la persona pueda estar premunida con una certificación médica, con ciertos requisitos que le permitan acreditar ante la policía, el Ministerio Público y el tribunal que su consumo obedece a una prescripción del tipo médico”, adelantó.

“La cannabis, a lo menos, tomada como una medicina de la experiencia produce el resultado de que hay ciertas personas que les ha ido bien, que han aminorado sus dolores, sin recurrir a otras drogas que siendo medicinales son mucho más duras, provocan acostumbramiento y son mucho más caras”, recalcó.

Y finalizó: “En alguna medida pareciera que el Estado confiara poco en la capacidad de decisión de las personas y tenemos una cierta tendencia a criminalizar las cosas y de penalizarlas en demasía, y me parece que eso no es bueno para la comunidad. Hay cosas que no se solucionan sancionando”.

Por Rama

0 105 vistas

“Es mejor que las benzodiazepinas, que pueden ser eficaces pero son muy adictivas y es muy difícil quitárselas a los pacientes.”

La reciente visita de Ethan Russo, quien fuera integrante del staff de GW Pharmaceuticals, a Chile podría resultar más que provechosa para el laboratorio que elabora el fármaco a base de CBD Epidiolex. El neurólogo, que también participó en la creación del Sativex, fue uno de los oradores del seminario que en octubre organizó la Fundación Daya y allí precisó más detalles acerca de la droga que sirve paras tratar convulsiones de la epilepsia en casos críticos.

Según el científico, Epidolex tiene menos efectos colaterales que otras drogas, “aunque no se ha probado en casos menos severos de epilepsia”. “Es mejor que las benzodiazepinas, que pueden ser eficaces pero son muy adictivas y es muy difícil quitárselas a los pacientes. Habitualmente deben hacerlo incrementando sus dosis, sin ellas no pueden dormir y si ya se acabó la razón por la que estaban ansiosos, igual siguen necesitándolas“, agregó y destacó que los cannabinoides son efectivos para tratar la ansiedad.

Son numerosos los estudios que avalan la eficacia del Epidiolex y es por ello que Chile, un país donde ya había ingresado el Sativex, pero que también tiene una pelea muy fuerte por el desarrollo de la medicina en su modo natural, comenzaría a recibir en pocas semanas un producto similar.

Así lo confirmó Ana María Gazmuri, directora ejecutiva de Fundación Daya, quien además especificó que los nuevos productos tendrán diferentes concentraciones de CBD y THC, equivalentes al Epidolex.

Por Rama

0 106 vistas

En los últimos dos años, la industria del cannabis en América Latina ha “emergido de las sombras” para llamar la atención de firmas e inversores internacionales. Las ventas legales de cannabis dentro de la región están en camino de alcanzar los $ 125 millones en 2018; se espera que esa cifra aumente a $ 12.7 mil millones para 2028.

Estas son las conclusiones de  The LATAM Cannabis Report , recientemente publicado por los consultores internacionales de la industria del cannabis con sede en el Reino Unido,  Prohibition Partners, un nombre bastante irónico, ya que está dedicado a rastrear y estimular el crecimiento del sector a medida que crece en el incipiente mundo posterior a la prohibición.

Prohibition Partners llegó a las cifras a través de un análisis de precios, consumo y conjuntos de datos de pacientes en la región. La mayor parte del valor de mercado provendrá del sector médico, con un valor estimado de $ 8.500 millones en una década a partir de ahora. Desde que Uruguay aprobó su innovadora ley general de legalización en diciembre de 2013 , no menos de 10 países de la región han legalizado el cannabis medicinal en un grado u otro.

Siguiendo un patrón establecido en otras industrias, el informe predice que el mercado latinoamericano rebajará los precios mundiales del cannabis. “Al ofrecer una alternativa de bajo costo a los mercados norteamericanos y europeos, los productores con licencia buscarán cultivar en América Latina, creando un mercado de exportación internacional”, afirma, y ​​agrega:

                          “América Latina tiene un mercado potencial de más de 500 millones de clientes adultos y 4,3 millones de pacientes, lo que lo convierte en una prioridad fundamental en la estrategia global de las compañías de cannabis. “Sus exportaciones agrícolas de bajo costo y el creciente apoyo para la legalización del cannabis recreativo significa que podría desempeñar un papel fundamental en la industria internacional del cannabis”.

Por el momento, solo Colombia está promoviendo agresivamente las exportaciones de cannabis, mientras que Uruguay es el único país en la región que ha legalizado el cannabis recreativo. Pero el informe ve esto como solo un comienzo. Su visión general de los países de la región latinoamericana que ahora permite un mercado de cannabis, en un grado u otro, se organiza en un orden alfabético simple.

Argentina

En marzo de 2017 se aprobó una ley de cannabis medicinal en Argentina, pero se está moviendo muy lentamente. El cultivo privado no está permitido. Dos agencias gubernamentales de investigación han sido aprobadas para supervisar el cultivo y entretanto se han permitido importaciones estrictamente limitadas de Uruguay, pero solo de cepas con alto contenido de CBD prácticamente sin THC. Pequeñas cantidades para “uso personal” han sido despenalizadas desde un fallo de la Corte Suprema en 2009, pero esto nuevamente es indefinido y se deja a la discreción del juez que atiende el caso.

Brasil

El país más grande de América del Sur aprobó una ley médica limitada en 2015 que permite la importación, venta y uso de productos solo para CBD. El cannabis se ha despenalizado allí desde 2006, pero no se ha previsto el cultivo y se pueden imponer “sanciones alternativas”, como un programa de tratamiento obligatorio. La compañía de Estados Unidos  Marihuana Medicinal Inc . ha sido aprobada para importar aceite de CBD a Brasil.

La discusión de Brasil incluye una inexactitud, afirmando que el gobierno está controlado por “una coalición de nueve partidos formada por el Partido de los Trabajadores” y sus aliados de izquierda. Esto extraña vergozosamente el barco en la  grave crisis política  que se produjo en Brasil desde que la última presidenta del Partido de los Trabajadores, Dilma Rousseff, fue destituida y la derecha política se hizo cargo en 2016.

Chile

En 2015, la legislatura de Chile aprobó una ley que permite la venta y el uso de extractos de cannabis con fines médicos. El cultivo para el programa se produjo bajo los auspicios de organizaciones sin fines de lucro con licencia, principalmente la  Fundación Daya . La política de crimenes de Chile también se ha ampliado, permitiendo el cultivo en casa de hasta seis plantas.

Colombia

El cannabis medicinal fue legalizado en Colombia por decreto presidencial en 2015 y, en 2017, el gobierno estableció un marco legal para el cultivo comercial. Se anticipan grandes exportaciones.

“En 1986”, el informe dice: “Colombia legalizó la manufactura, exportación, venta, uso médico y científico del cannabis”. Esa es una referencia a la Ley 30, o al Estatuto Nacional de Estupefacientes, una medida generalmente de línea dura. sin embargo, tomó nota del derecho al uso médico del cannabis. Sin embargo, no estableció ningún protocolo legal para el ejercicio de este derecho y las duras campañas de erradicación del gobierno tanto de cannabis como de coca solo aumentaron en los años siguientes. Colombia despenalizó las cantidades personales por una sentencia del Tribunal Constitucional del país en 1994.

México

En junio de 2017, el entonces presidente de México, Enrique Peña Nieto, firmó un proyecto de ley para legalizar el cannabis medicinal (por ahora solo para productos de CBD). Este fue el fruto de los esfuerzos de los activistas y, en particular, un caso judicial ganado por la familia de Graciela Elizalde de ocho años de edad, quien sufrió epilepsia grave, lo que le permitió acceder al aceite de CBD. El informe afirma que “el cannabis de cosecha propia para uso personal se había legalizado” en 2015. No exactamente. Esa fue una  decisión de la Corte Suprema , pero bajo el sistema legal de México debe haber múltiples fallos de la corte superior en una pregunta antes de que cree jurisprudencia. La ley de despenalización de México de 2009   no contenía disposiciones para el cultivo.

Panamá

En el istmo centroamericano, Panamá ha hecho el mayor progreso en comparación con las naciones vecinas. En 2016, el presidente Juan Carlos Varela firmó una ley “para permitir la legalización del cannabis medicinal”, sin legalizarlo realmente. La legislación para implementar el marco establecido por esa ley queda pendiente.

Paraguay

En mayo de 2017, Paraguay autorizó la importación de aceite de cannabis bajo el control del Ministerio de Salud. Luego, en enero de 2018, se promulgó una ley que permite el cultivo doméstico de marihuana medicinal. Aún no está claro cómo se verá esta industria legal, pero la ley apunta a controlar el mercado negro. Paraguay ha sido durante mucho tiempo uno de los principales productores de cannabis del mundo.

Perú

El célebre caso de Buscando Esperanza (Seeking Hope), un colectivo de madres que producían aceite de cannabis para sus niños epilépticos antes de ser intervenidas por la policía, obligó a aprobar una ley de cannabis medicinal en noviembre de 2017 en Perú. Pero las regulaciones de implementación aún están pendientes y no está claro de dónde provendrá el suministro. Cantidades de uso personal de cannabis recreativo han sido efectivamente despenalizadas.

Uruguay

El experimento en Uruguay, por supuesto, merece una gran atención. El país ahora cuenta con un Instituto para la Regulación y Control del Cannabis (IRCCA), que registra clubes de agricultores autorizados para cultivar hasta 99 plantas al año. Estos clubes ahora suman unos 2.500. El IRCCA también supervisa las ventas de farmacias, que comenzaron en 2017, con 35.000 uruguayos ahora registrados para comprar. “Nos mudamos a la frontera de lo que es posible”, cuenta el director de IRCCA, Martín Rodríguez.

Sin embargo, el informe afirma erróneamente: “Aunque el cannabis recreativo o el cannabis medicinal nunca fue ilegal en Uruguay, el país ha introducido formalmente un conjunto de leyes para su venta, posesión y cultivo”. Esto es una exageración. (Un informe de Brookings Institution publicado este año, “ La Ley de Cannabis de Uruguay: Pionera en un nuevo paradigma ” proporciona una imagen más clara .) En 1975, Uruguay despenalizó las cantidades personales de todas las drogas, y el juez dejó a discreción sobre lo que realmente significa. Pero el país estaba entonces bajo una dictadura militar y ciertamente no habían provisiones para la venta o el cultivo.

El informe también analiza Jamaica y las Islas Caimán, dos países que en realidad no están en América Latina, ya que ambos hablan inglés. Jamaica legalizó el cannabis medicinal en 2015 como parte de una revisión general de su ley de drogas que también vio la despenalización y disposiciones para el uso sacramental por parte de los rastafaris que fuman en la isla. Las Islas Caiman, que ni siquiera son un país independiente, sino un territorio británico de ultramar, aunque con amplia autonomía, aprobaron una ley médica exclusiva para el CBD en 2016.

El informe LATAM sobre el cannabis proporciona una encuesta útil, si bien amplia, de la industria emergente de cannabis y el entorno legal de la región. Aparte de sus pequeños y pequeños errores, la mayor debilidad del informe es su incapacidad para lidiar con la pregunta de lo que otros han denominado ” capital de cannabis “. Los bajos costos hacen que la región sea atractiva para los inversores extranjeros, pero plantean la cuestión de si el sector del cannabis sufrirá de las mismas iniquidades que caracterizan a los sectores tradicionales de la agroexportación en América Latina: el servicio a los agronegocios y los inversores corporativos, ya que el campesinado queda aún más marginado. ¿O se asegurará a los  campesinos , quienes han sido los más afectados por la militarización relacionada con la prohibición, un lugar digno en la industria legal emergente? Colombia esta ahora lidiando con esa misma pregunta . El informe de Prohibition Partners no lo hace.

Lea el informe de 69 páginas aquí .

 Por Bill Weinberg
Editor de CounterVortex.org, autor de “Cannabis Trips: Una guía global que no deja sin tocar ningún tema” y antiguo editor de noticias de High Times.

1 249 vistas

Chile ya tiene su primer fitofármaco elaborado cien por cien en Chile, el cannabiol, a base de cannabis.

Chile ya cuenta con el Cannabiol, un fármaco a base de cannabis elaborado en el país y que servirá para tratar los dolores crónicos producidos por enfermedades neurológicas o el cáncer.

Esta semana ya se puso a disposición de los pacientes en una farmacia de la capital chilena. En un acto simbólico, se entregaron a tres pacientes con dolores crónicos muestras del Cannabiol, fitofármaco cien por cien chileno, tanto en la elaboración como de la materia prima.

Este nuevo producto ha sido producido por el laboratorio Knop, especialista en medicina homeopática y fitoterápica.

En 2016, Chile autorizó la venta del fármaco Sativex elaborado de la planta del cannabis.

El nuevo Cannabiol se ha producido gracias a un proyecto de la Fundación Daya y a 15 municipios que consiguieron un permiso especial del Instituto de Salud Pública chileno (ISP).

Cerca de 2.500 personas de estas poblaciones enmarcadas en el proyecto tendrán acceso a este medicamento y se han inscrito, otros 200 ciudadanos con autorización del ISP para su adquisición.

El medicamento debe ser recetado por un médico

El precio de este nuevo fitofármaco será de 75 dólares y podrá ser adquirido primero en farmacias Knop antes de llegar a todas las demás. El ISP dio autorización para comercializar 3.600 unidades de 30 ml cada una.

El elemento del cannabis utilizado fue obtenido de una plantación de 6.400 plantas en la localidad de Quinamávida al sur de la capital de Santiago y propiedad de la fundación Daya.

En Chile, se permite el consumo privado pero no la venta de marihuana y el Congreso chileno está debatiéndose el uso y el autocultivo personal de cannabis.

0 195 vistas

Esta semana se reunieron en Chile y durante el 3º Seminario Internacional del Cannabis Medicinal en Santiago, decenas de científicos que aseguraron que el uso de cannabis medicinal es “seguro, eficaz y de escasos efectos adversos”. También aseguraron los investigadores que sigue pesando sobre el cannabis “el mito de la adicción” que “sigue sin estar comprobado”, dijo a la Agencia EFE Gisela Kuester, directora de la Fundación Daya.

En Chile, el uso de cannabis medicinal esta legalizado desde el 2015 y ya se cultiva y se distribuye a pacientes en el país. De hecho el año pasado se cosecho una plantación de 6.000 plantas y se distribuyeron sus cogollos a más de 4.00 pacientes con cáncer, epilepsia y dolor crónico.

En el encuentro internacional de cannabis medicinal acudieron investigadores científicos españoles, norteamericanos, colombianos, argentinos, uruguayos, bolivianos y por supuesto chilenos. Todos los profesionales reunidos estuvieron de acuerdo en facilitar el acceso a estos cultivos y a sus productos derivados.

“Debería existir la opción de adquirir fármacos a un precio justo y accesible, a un precio ético, o contar con agrupaciones de cultivadores regulados, con experiencia, para satisfacer así una demanda”, dijo Gisela Kuester que en la actualidad es la máxima eminencia en Chile de la investigación con esta planta además de dirigir la Fundación Daya.

La Fundación Daya en la actualidad esta realizando el primer ensayo clínico con cannabis en Sudamérica con el fin de saber la eficacia de la sustancia contra el dolor oncológico de 200 pacientes chilenos.

Otro “gran reto” según dijo a EFE el científico español Manuel Guzmán será investigar si el cannabis además de ayudar con el dolor producido por la terrible enfermedad, es capaz también de ayudar a frenar la progresión del cáncer. Otro aspecto sobre el cannabis que explicó Guzmán es que los cannabinoides del cannabis pueden usarse como neuroprotectores, ya que encajan en los receptores de las células “como una llave que se introduce en una cerradura” e imitan su comportamiento para ayudarlas a funcionar.

Más de 200.000 pacientes utilizan el cannabis medicinal en Chile, país de latinoamericano, que consume más consume cannabis recreativo y con una ley que ampara el cultivo de la planta para “su consumo personal”.

0 125 vistas

Comenzó la apertura del Primer Congreso Argentino de Cannabis y Salud que  visibilizará las propiedades benéficas del cannabis.

En el edificio cercano a la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires dio comienzo el Primer Congreso Argentino de Cannabis y Salud que quiere dar a conocer las múltiples propiedades y aplicaciones del cannabis que son beneficiosas para nuestra salud y en el marco de la ley argentina que autoriza su uso terapéutico.

El congreso ha sido organizado por la UNLP, la Honorable Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires, el diputado provincial Marcelo Torres, las organizaciones civiles Mamá Cultiva, Cannabis Medicinal Argentina, Frente de Organizaciones Cannábicas Argentinas, Centro de Estudio de la Cultura Cannábica, y Revista THC y durará hasta el próximo viernes, con actividades en las distintas facultades de la UNLP.

En la apertura del congreso, Raúl Perdomo, el presidente de la Universidad, llamó a los asistentes a “trabajar para que la reglamentación de la ley recientemente aprobada que permite el uso medicinal del cannabis incluya a las universidades nacionales, ya que hasta ahora sólo habilita para el cultivo y la investigación al Conicet y al INTA”.

También, el diputado Torres, que fue uno de los impulsores de la adhesión provincial a la Ley Nacional 27.350 que acuerda el uso médico del cannabis, subrayó que “el mayor orgullo es poder legislar para atenuar el dolor y aportar para mejorar la calidad de vida de las personas que sufren. El trabajo de los legisladores tiene que estar volcado a solucionar los problemas de la gente y este es un claro ejemplo de eso”.

El Congreso contó con la presencia del defensor del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires, Guido Lorenzino, la decana de la Facultad de Trabajo Social, Alejandra Wagner, la decana de la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales, Sandra Sharry, el vicedecano de la Facultad de Ciencias Médicas, Eduardo Escudero y el vicedecano de la Facultad de Ciencias Exactas, Patricio de Urraza, el doctor Marcelo Morante y la presidenta de la Fundación DAYA Chile, Ana María Gazmuri.

1 178 vistas

Bajo el lema “Cultiva tus derechos”, más de 10.000 personas el sábado en Santiago se manifestaron en una festiva manifestación que exigía al gobierno de la nación la legalización del cultivo personal de marihuana en Chile, donde su venta sigue siendo ilegal.

Con el humo de cannabis flotando en el ambiente, las pancartas y banderas, y miles de personas recorrieron la Alameda, la principal arteria de la capital chilena, exigiendo su derecho al autocultivo de marihuana.

La manifestación pro cannabis, que con esta ya son doce, fue pacífica como en todas las ocasiones anteriores y estuvo escoltada por la Policía de Santiago.

En Chile, es autocultivo personal es dejado a la libre interpretación por la justicia y muchos jueces han dictado a favor de los cultivadores, aunque muchos de ellos han sido detenidos por la Policía ya que las leyes chilenas prohíben vender marihuana en su estado natural y el cultivo personal sin autorización estatal.

“Cada vez que una chilena o un chileno es víctima de un procedimiento policial, sus plantas son incautadas y se genera un grave trauma”, dijo en un comunicado Ana María Gazmuri, directora ejecutiva de la Fundación Daya, la asociación que aboga y promueve en Chile el uso terapéutico del cannabis.

Ana María Gazmuri se lamenta de que a muchos ciudadanos se les detiene y son tratados “como delincuentes y narcotraficantes (…) y son estigmatizados socialmente”.

Según la Fundación Daya 1.070 personas ya han sido acusadas por tenencia y cultivo de cannabis en lo que va de este 2017, un numero muy similar al total de todo el año 2016, cuando se imputaron a 1.438 personas.

1 218 vistas

El cannabis, como un ingrediente para los platos y postres y así aprovechar las propiedades medicinales que posee, es lo que propone una chef argentina en su país vecino, Chile. En este país de la costa del Pacifico se promueve el uso del cannabis para fines terapéuticos. Natalia Revelant es una cocinera especializada en cocina vegetariana y que lleva varios años combinando el cannabis con productos orgánicos (frutas, harina de mandioca, almendras, granos y semillas) para elaborar chocolates, bizcochuelos, bollos, jugos o leche.

“Descubrí un universo”, dijo  la profesional de los fogones. Todas las partes de la planta del cannabis se pueden emplear, comentó. Desde la raíz, el tallo y las hojas que se utilizan en ensaladas hasta para cocinar carne o elaborar jugos. La flor o cogollo y sus semillas son perfectas para los postres. La gastronomía “cannábica” es una alternativa para los enfermos crónicos, sostuvo Alejandra Ahumada, química farmacéutica de la Fundación Daya. La planta del cannabis también contiene propiedades nutricionales como ácidos grasos que “son esenciales para nuestro organismo y aceites importantes, como el omega 3 y omega 6 que son utilizados para combatir algunos síntomas de inflamación en pacientes”

El cannabis es un producto natural que contiene muchas propiedades que benefician nuestra salud y su presencia en la alimentación cada vez esta ganando mas adeptos. Cocineros de prestigio lo están utilizando ya en varios países. Cada vez más y a medida que más estados norteamericanos y países

0 127 vistas

Organizaciones. Claro que todos debemos intentar devolver algo a la sociedad siempre que se pueda, pero en navidades, la mayoría tenemos más de tiempo para pensar en serio cómo podemos ayudar. Entonces, ¿por qué no empezar con la comunidad del cannabis? Hay miles de organizaciones no lucrativas que necesitan nuestro apoyo y cuyos esfuerzos ayudan a gente en todo el mundo.

 

Así que vamos a reflexionar – y para ayudar, hemos proporcionado una lista de algunas de las iniciativas benéficas relacionadas con el cannabis que se están llevando a cabo por todo el mundo en este momento, y cómo involucrarse.

ENCOD

La Coalición Europea por Políticas de Drogas Justas y Eficaces (ENCOD) es una plataforma internacional formada por más de 150 organizaciones, empresas y ciudadanos que trabajan para poner fin a la guerra contra las drogas. Fundada en 1993, la ENCOD tiene un largo historial ejerciendo presión sobre la ONU, la UE y diferentes gobiernos nacionales, y ha sido fundamental en la creación de la red de Clubes Sociales de Cannabis que ahora se está extendiendo por toda Europa. ENCOD busca nuevos miembros y patrocinadores para poder seguir cumpliendo con sus necesidades presupuestarias anuales de 60.000 € y financiar las campañas que ya están en marcha. Además de a través de donaciones directas, también puedes apoyar a ENCOD mediante la distribución de folletos y carteles, y presionando a los miembros del parlamento para apoyar sus campañas.

1. ENCOD ha sido fundamental para establecer el movimiento de CSC europeo (© weedbarcelona.com)
 ENCOD ha sido fundamental para establecer el movimiento de CSC europeo (© weedbarcelona.com)

Averigua más sobre y haz tu donativo a ENCOD. Haz tu donativo directamente a la campaña de los Clubes Sociales de Cannabis.

UFCM I Care (Francia)

La Unión Francófona por el uso de Cannabinoides en Medicina (UFCM) es una de las organizaciones relacionadas con el cannabis más importante del mundo francófono. La UFCM hace campaña a favor del acceso de los pacientes al cannabis medicinal, proporciona información y recursos al público, ofrece asistencia legal a los pacientes y actúa como un portal para las organizaciones, empresas y grupos de ciudadanos relacionados con el cannabis de Francia. La UFCM depende de las donaciones y de las cuotas de los socios para financiar sus actividades. La cuota de afiliación es de 10 € al año; las donaciones se pueden realizar mensualmente sin importe mínimo, pero para donaciones puntuales se solicita un donativo mínimo de 20 €. Hazte miembro de la UFCM. Haz un donativo a la UFCM.

Observatorio Español de Cannabis Medicinal (España)

El Observatorio Español de Cannabis Medicinal (OECM) es una red de investigadores, médicos y asociaciones de pacientes que trabajan conjuntamente en proyectos relacionados con las propiedades medicinales, y el consumo, del cannabis. El OECM actúa como un portal para que pacientes, investigadores y empresas compartan información y recursos. Además, anualmente celebra un congreso de especialistas en cannabis medicinal con el fin de poder reunirse e intercambiar ideas en persona. El OECM está financiado por patrocinadores, grupos de pacientes y donaciones particulares, y agradece tanto el apoyo financiero como las nuevas oportunidades para colaborar. Consigue más información y ponte en contacto con el OECM. “Hazte amigo” y haz un donativo al OECM.

United Patients Alliance (Reino Unido)

La United Patients Alliance (UPA) hace campaña a favor del acceso legal y seguro al cannabis medicinal para los pacientes de cannabis medicinal en el Reino Unido. Fundada en 2014, la UPA ha promovido incansablemente, en nombre de los pacientes, el derecho a producir medicinas a base de cannabis, o a obtenerlas de proveedores legales, sin temor a ser procesados. La UPA también proporciona formación y recursos a los pacientes que quieren asegurarse un suministro seguro de cannabis medicinal. Recientemente, la UPA ha ayudado en una investigación sobre el potencial medicinal del cannabis, llevada a cabo por el All Party Parliamentary Group (APPG) for Drug Policy Reform (Grupo Parlamentario de Todos los Partidos por la Reforma de la Política de Drogas). Su informe final titulado Access to medicinal cannabis: meeting patient needs (Acceso al cannabis medicinal: satisfacer las necesidades de los pacientes), ha recomendado que el cannabis en forma vegetal (marihuana) pueda dispensarse bajo prescripción médica en las farmacias y que se descriminalice el cultivo doméstico de pequeñas cantidades. Hazte miembro de la UPA y averigua más sobre sus campañas y actividades.

Deutscher Hanfverband (Alemania)

La Asociación Alemana del Cáñamo (DHV) es el grupo de interés profesional más grande y más importante de Alemania que defiende la legalización del cannabis. Hace campaña a favor de establecer un mercado eficaz y regulado para el consumo de cannabis, tanto medicinal como recreativo, y a favor del derecho de los particulares a cultivar pequeñas cantidades de cannabis. La DHV es una empresa privada sin ánimo de lucro que se financia mediante las cuotas de los socios, empresas patrocinadoras y donaciones de particulares, y proporciona una gran cantidad de información al público sobre sus actividades financieras anuales y necesidades presupuestarias. Además de las donaciones, la DHV también busca activistas locales para ayudar a difundir el mensaje. Hazte miembro o socio de la DHV. Haz tu donativo directamente a la DHV.

New York City Cannabis Parade (Estados Unidos)

La marcha anual NYC Cannabis Parade merece un lugar especial en la historia del cannabis, ya que es una de las manifestaciones públicas más veteranas en apoyo del cannabis del mundo a día de hoy. No sólo eso, sino que además ha dado lugar a la Marcha Mundial de Marihuana que actualmente se celebra cada mes de mayo ¡en más de 300 ciudades de todo el mundo! La marcha de la ciudad de Nueva York, que es una manifestación desenfrenada de la alegre cultura del cannabis, acoge hasta 30.000 asistentes cada año. La NYC Cannabis Parade no acepta donaciones, pero está financiada por varios patrocinadores, entre los que se incluye Sensi Seeds. Sin embargo, hay diferentes maneras de participar, que incluyen ser voluntario ese día, manifestarse con una organización, y trabajar entre bastidores para organizar el gran día. La marcha de 2017 ya ha comenzado a planificarse, así que ¡no dudes en inscribirte ya!

¿A Quién Puedes Ayudar En El Cannabis Estas Fiestas Navideñas? - Sensi Seeds Blog
La marcha NYC Cannabis Parade se lleva celebrando más de 40 años (© Daniel Rose Photography)

Entérate de cómo participar en la marcha NYC Cannabis Parade.

Österreichischer Hanfverband (Austria)

La Asociación Austriaca del Cáñamo (ÖHV) es un respetado grupo de interés profesional que promueve el uso del cáñamo en la medicina, alimentación, materiales de construcción, etc. El grupo también presiona al gobierno austríaco para mejorar las regulaciones relativas al cannabis y al cáñamo. La ÖHV también realiza investigaciones, encuestas y sondeos con el fin de analizar el mercado del cáñamo y los usos del cáñamo. La ÖHV se financia a través de las cuotas de los socios y de donaciones privadas. Los costes de hacerse socio oscilan entre € 12 y € 50 al año. También es posible apoyar a la ÖHV al solicitar unirse a su comité asesor científico, para individuos u organizaciones con la especialización y antecedentes pertinentes. Además de esto, la ÖHV está abierta a colaborar y asociarse con organizaciones de todo el mundo. Solicita formar parte del comité científico de la ÖHV. Hazte socio o miembro de la ÖHV. Haz tu donativo directamente y conoce otras formas de participar en la ÖHV.

Fundación Daya (Chile)

La Fundación Daya es una de las organizaciones más importantes y respetadas que trabajan por la legalización y regulación del cannabis en América Latina. Los médicos de la Fundación Daya trabajan directamente con los pacientes para ayudar a establecer tratamientos con cannabis medicinal. Además, la Fundación organiza talleres sobre el cultivo y la preparación de productos medicinales. La Fundación Daya también asesora a gobiernos y empresas sobre las políticas y prácticas relativas al cannabis, y celebra conferencias y comités para profesionales, pacientes y para el público. Por último, pero no menos importante, la Fundación también participa directamente en la investigación de los cannabinoides. La Fundación Daya está financiada por sus socios y por los donativos de particulares.

¿A Quién Puedes Ayudar En El Cannabis Estas Fiestas Navideñas? - Sensi Seeds Blog
Dentro del cultivo de cannabis medicinal en la Fundación Daya (© Fundación Daya)

Hazte socio de la Fundación Daya. Haz tu donativo directamente a la Fundación Daya.

FAC (España)

La Federación de Asociaciones Cannábicas (FAC) es una alianza de grupos relacionados con el cannabis de toda España, que trabaja para establecer un acceso seguro al cannabis para los usuarios recreativos y medicinales, y para crear alternativas al mercado negro. La FAC participa en diversos debates, grupos de presión, foros, talleres y congresos en todo el mundo, y ofrece asesoramiento legal y apoyo a los individuos. La FAC también ha sido fundamental para el desarrollo de la red de Clubes Sociales de Cannabis que ahora cubre todo el país. Además, cada año organiza la Marcha Mundial de la Marihuana en las ciudades de Alicante, Barcelona, Bilbao, La Laguna, León, Madrid, Vigo y Zaragoza. La FAC se financiada a través de sus miembros y socios. Por ejemplo, los growshops pueden convertirse en miembros por 60 € al año – en la actualidad, no se presta un servicio concreto a cambio de la cuota a las tiendas participantes (aparte de una placa oficial para mostrar e incluir en el directorio web), pero los esfuerzos de la FAC benefician a toda la industria.

5. La FAC asesora y supervisa el movimiento de los Clubes Sociales de Cannabis (© FAC)
 La FAC asesora y supervisa el movimiento de los Clubes Sociales de Cannabis (© FAC)

Hazte miembro de la FAC (para growshops).

VOC Nederland (Países Bajos)

La Asociación por la Abolición de la Prohibición del Cannabis (VOC) es una alianza nacional de organizaciones y particulares que trabajan para poner fin a la prohibición del cannabis y establecer un acceso seguro y legal. Creada en 2008, la VOC considera que la prohibición del cannabis es un grave error que causa más problemas de los que resuelve. Además de presionar directamente al gobierno holandés para conseguir una legalización completa y total del cannabis, la VOC también celebra el Cannabis Liberation Day (Día de la Liberación del Cannabis) en Ámsterdam en junio de cada año. Recientemente, la VOC ha organizado una popular campaña en los medios de comunicación dirigida a normalizar el consumo de cannabis en la sociedad, con entrevistas a varias personalidades famosas sobre su relación con el cannabis. La VOC depende de las donaciones para financiar sus campañas. Además de hacer tu donativo directamente, también es posible participar en las campañas de VOC. Puedes unirte al boletín de noticias para estar al día de forma regular, o asistir a reuniones en persona para tener las noticias de ultimísima hora. Haz tu donativo y averigua más sobre cómo participar en la VOC.

By Seshata

El primer club de cannabis medicinal en Chile, Botánica Orgánica Cannabis Internacional (BOCI), abrió en la norteña ciudad de Arica a principios de septiembre.

BOCI proporciona acceso a cannabis de calidad para las personas a quienes se les prescriben medicamentos basados en el cannabis, pero que son incapaces de auto-cultivar. Estos pacientes pueden ser incapaces de hacerlo debido a la falta de conocimiento sobre el proceso de cultivo, el acceso limitado a espacio, o simplemente por la naturaleza debilitante de su enfermedad. El club cuenta actualmente con alrededor de 20 miembros.

La creación de BOCI es el último paso en el camino de Chile para terminar con la estricta prohibición del cannabis. El país, una vez reconocido por su conservadurismo, es ahora líder de América latina en marihuana medicinal..

En octubre del 2014, la Fundación Daya plantó la primera cosecha de cannabis medicinal de América Latina en un programa piloto aprobado por el gobierno, y que produce aceite de cannabis para 200 pacientes con cáncer. El programa ahora se ha hecho de mayor escala, con cerca de 7.000 plantas cosechada en marzo del 2016, en una pequeña ciudad situada a 220 millas al sur de la capital de Chile, Santiago. El sitio fue elegido porque está libre de la contaminación del medio ambiente y de este modo se asegura plantas de alta calidad.

El proyecto proporcionará cannabis de forma gratuita a alrededor de 4.000 personas. Al mismo tiempo, se llevarán a cabo tres estudios clínicos importantes sobre las propiedades medicinales de la marihuana: una para los pacientes con cáncer, la segunda para los pacientes que sufren de epilepsia resistente a los medicamentos, y la tercera para los pacientes que sufren de dolor crónico cáncer no relacionado con cáncer.

“Es muy emocionante para mí sólo para pensar en todas estas maravillosas plantas que están creciendo mejoraran la calidad de vida de muchas personas en todo nuestro país”, dijo Ana María Gazmuri, la presidenta de la Fundación Daya. “Hemos escuchado muchas historias, muchos casos y sabemos con claridad, cómo el uso de cannabis con fines terapéuticos lucha contra la enfermedad grave y puede ser la gran diferencia”.
La base jurídica de este tipo de esfuerzos comenzó hace más de una década, cuando, en el 2005, la ley 20.000 de Chile despenalizado el uso personal y privado de cannabis. Más recientemente, en 2015, el Decreto 84 se introdujo para eliminar el cannabis de la lista de drogas peligrosas, y autorizar la venta de medicamentos derivados del cannabis con receta médica en las farmacias.

Sin embargo, a diferencia de las principales compañías farmacéuticas que buscan rentabilizar la medicina basada en el cannabis, la Fundación Daya y BOCI no están motivados por las ganancias. En lugar de ello, trabajan con la comunidad local y ofrecen conexión, o más barato, el acceso a la sustancia para los más necesitados.

bociLa base jurídica de clubes como el BOCI se vio reforzada por una sentencia del Tribunal Supremo en junio del 2015, que confirmó que el cultivo de cannabis para uso privado, ya sea utilizado solo o en grupo, es legal. El caso se refirió a una psicóloga, Paulina González Céspedes, cuya prisión de 41 días por cultivo fue anulada cuando la Corte declaró que tenía “el pleno derecho la gente a cultivar, siempre y cuando esto no significase daño a la salud pública”.

Un mes más tarde, en julio de 2015, la cámara baja del Congreso de Chile aprobó un proyecto de ley para modificar la Ley 20.000 aún más para permitir que cualquiera pudiese poseer hasta 10 gramos de cannabis, y crecer hasta seis plantas a la vez. Gazmuri dice que esto sería definir claramente los límites personales, detener la violación de los derechos de las personas, la eliminación de la discrecionalidad del juez en la determinación de lo que constituye una cantidad “personal”.

En una encuesta del 2014, el 86 por ciento de los chilenos afirmó su apoyo al uso del cannabis medicinal, y el 50 por ciento a favor de la legalización del cannabis, tanto recreativo como médico. El progreso en la reforma de cannabis en Chile no muestra signos de desaceleración.