Buscar

malasia - resultados de búsqueda

Si no estás satisfecho con los resultados, realiza otra búsqueda

0 77 vistas
El ciudadano malasio Muhammad Lukman Bin Mohamad

Muhammad Lukman Bin Mohamad, ciudadano malasio de 29 años de edad que fue condenado a muerte por distribuir aceite de cannabis a pacientes con cáncer u otras enfermedades incurables, le ha sido suspendida la pena de muerte. La condena había provocado un gran revuelo en la opinión pública que obligó al poder judicial a suspender temporalmente su sentencia. El gobierno también estudia la posible legalización del cannabis medicinal y acaba de anunciar la suspensión de la pena de muerte para todos los delitos.

Una revisión de la pena de muerte

En Malasia, algunos delitos tienen la sanción de pena de muerte: asesinatos, narcotráfico, traición o rebelión contra el rey. Sin embargo, el nuevo gobierno de Malasia hizo campaña para revisar algunas leyes de seguridad nacional. Entre estas leyes se encuentran la  Ley de Drogas Peligrosas, que estipula la pena de muerte para los narcotraficantes. También la Ley de Sedición utilizada por el gobierno anterior para silenciar a los opositores políticos, y la Ley de Prensa y Publicaciones que permite al gobierno la censura

La pena de muerte a Muhammad aceleró esta resolución. Se recolectaron 45.000 firmas que solicitaban al Fiscal General la revisión de la sentencia e incluso el Primer Ministro del país, Mahathir Mohamad, dijo que se llevaría a cabo una revisión del juicio . Hace poco, el Ministro de Justicia Datuk Liew Vui Keong anunció que la revisión de la ley estaba casi terminada y el Fiscal General aceptó su programación en la próxima sesión parlamentaria que comenzó el 15 de octubre. Mientras tanto, se suspenden las penas de muerte.

“Todas las penas de muerte serán abolidas. Se acabó “, dijo el Ministro de Justicia. El Consejo del Perdón será responsable de revisar las sentencias de los condenados a muerte para cambiarlas o simplemente liberar a los acusados.

El caso de Muhammad Lukman no es aislado.  A principios de año, bajo el gobierno anterior, el apodado Dr. Ganja por vender suministrar a más de 800 pacientes, fue condenado a unos 36 cargos por persona por tres tribunales distintos y probablemente condenado a muerte según las leyes vigentes.

Muhammad Lukman también propició un debate sobre el uso terapéutico del cannabis. A principios de este mes, el Ministro de Agua, Tierras y Recursos Naturales, Dr. Xavier Jayakumar, dijo que el tema se discutió en el gabinete y que personalmente se había declarado para crear una regulación del cannabis medicinal.

Políticos de otros partidos

Jason Ong Khan Lee del Partido de la Justicia y el Pueblo,  también dijo que el gobierno debe considerar la legalización del cannabis terapéutico, especialmente para enfermos graves. En Malasia, la cuarta parte de la población mayor de 75 años padece cáncer, Informó la Sociedad Nacional del Cáncer. Según él, principios activos del cannabis son eficaces para aliviar los efectos secundarios del cáncer o su terapia, de hecho, es un uso común del cannabis terapéutico.

También, además del ejemplo de los países occidentales con el cannabis medicinal, anima a realizar estudios, como su vecino tailandés.

Según él, el primer paso en la dirección debería ser la despenalización del cannabis porque la regulación llevará tiempo y, por el momento, los pacientes obtienen de fuentes no reguladas. “Deberíamos al menos reclasificar el cannabis para que sea legal pero bajo control”, dijo. El Ministro de Agua, Tierras y Recursos Naturales de Malasia también piensa igual. Ong Khan Lee también sugiere revisar los casos asociados con la criminalización del cannabis y agrega: “Dado que la legalización es muy posible en el futuro, deberíamos comenzar mostrando compasión y humanidad a Muhammad Lukman porque merece clemencia” 

0 46 vistas

Malasia está buscando cambiar su ley para legalizar el cannabis medicinal, lo que la convertiría en el primer país asiático en hacerlo.

Después de que el joven malayo de 29 años, Muhammad Lukman Mohamad, de 29 años, fue sentenciado a la pena de muerte por haber suministrado aceite de cannabis para ayudar a los pacientes que sufren enfermedades como el cáncer y la leucemia, causó una gran indignación.

Este clamuroso malestar provocó una petición en Change.org que instaba al gobierno a revertir la condena de Mohamad y cambiar las leyes que rigen el cannabis medicinal. La petición fue firmada más de 63,000 veces.

El Gobierno de Malasia decidió eliminar la pena capital del caso de Mohamad, y las primeras conversaciones para enmendar las leyes comenzaron la semana pasada. El ministro de Agua, Tierras y Recursos Naturales, Xavier Jayakumar, dijo que el gabinete brevemente había discutido el valor medicinal del cannabis en una reunión. El creciente apoyo para legalizar la marihuana medicinal será “una batalla cuesta arriba”, dijo.

“Ya se ha hecho en ciertos países”, explicó Jayakumar , según Bloomberg. “Si se va a usar con fines medicinales, se puede usar. No con fines sociales, pero con fines medicinales, sí, se debe permitir que pueda usarse.”

Los beneficios del cannabis medicinal han sido debatidos durante mucho tiempo. Los estudios han encontrado que es una forma efectiva de aliviar el dolor crónico. La investigación también ha demostrado que la marihuana puede detener la propagación del cáncer , disminuir la ansiedad y puede ayudar a controlar las convulsiones .

Si Malasia adopta la medida legalizadora del cannnabis medicinal se convertiría en la primera nación asiática en regular su uso terapéutico. Recordamos que a mediados de Octubre será Canadá quien legalice el uso recreativo, convirtiéndose en el primer país del G7 y G20 que legaliza y regula la marihuana, y el segundo país en el mundo después de Uruguay.

0 47 vistas

El Ministro de Malasia del Agua, Tierra y Recursos Naturales, Dr. Xavier Jayakumar, está preparado para llevar la reforma de la ley de marihuana medicinal al Gabinete.

El lunes de esta semana, el parlamentario de Permatang Pauh, Nurul Izzah Anwar, dijo que escribiría al fiscal general Tommy Thomas y pediría el indulto para Muhamad Lukman, que fue sentenciado a muerte por posesión de marihuana medicinal.

Posteriormente el martes, el primer ministro Tun Dr Mahathir Mohamad dijo que cree que el veredicto del caso debe ser revisado.

El Dr. Xavier le dijo al The Star Online que le gustaría que se enmiende la ley para que la marihuana medicinal y el aceite de cannabis sean despenalizados de la Ley de drogas peligrosas de 1952.

“El gobierno debería considerar esta ley teniendo en cuenta que muchos otros países la han revisado”

“Hay mucha investigación médica para apoyar las propiedades curativas de la marihuana medicinal y el aceite de cannabis”, dijo el Dr. Xavier.

Lukman, de 29 años, fue arrestado en diciembre de 2015 por la posesión de aceite de cannabis, y marihuana seca. Fue detenido por la policía junto con su esposa embarazada de cinco meses, posteriormente liberada, durante una redada en su casa.

El 30 de agosto de este año, Lukman fue condenado a muerte por la Ley de drogas peligrosas de 1952 por el Tribunal Supremo de Shah Alam.

Bajo la Sección 39B de la Ley de Drogas Peligrosas de 1952, cualquier persona atrapada con más de 200 gramos de cannabis será acusada por tráfico de drogas, lo que conlleva la pena de muerte.

El caso de Lukman, ha provocado renovadas discusiones sobre las duras leyes de Malasia contra el cannabis, con varios académicos y activistas criticando la sentencia, y describiéndola como un error judicial.

El abogado Farhan Maaruf le dijo a The Star que Lukman solo quería ayudar a los pacientes que sufren dolencias que pueden ser tratadas con THC, un ingrediente activo en el cannabis.

Lukman no tenía intención alguna de distribuir el cannabis en las calles, dijo su abogado Farhan.

Una petición que pide la libertad de Lukman en las redes sociales llevaba más de 45,000 firmas hasta el martes.

El caso de Lukman no es el único de su tipo, ya que Nadarajan Abdullah, conocido como el Dr. Ganja, se enfrenta 36 cargos y a la pena de muerte por delitos similares. Sus defensores afirman que ha ayudado a tratar a más de 800 personas.

En muchos países la tendencia reciente es despenalizar e incluso legalizar la marihuana, especialmente con fines médicos.

4 161 vistas

Un ciudadano malasio ha sido condenado a muerte en su país por procesar aceite de cannabis y distribuirlo a pacientes que buscaban ayuda.

A finales de Agosto el Tribunal Superior de Shah Alam condenó a la horca a Muhammad Lukman, después de ser declarado culpable por procesar y distribuir aceite de cannabis a pacientes. Al ciudadano malasio se le encontraron en su domicilio 3 litros de cannabis y mas de 250 gramos de marihuana.

Lukman, de 29 años de edad, proporcionaba gratuitamente aceite de cannabis a personas pobres que sufrían de dolencias difíciles de tratar con otros fármacos que no habían funcionado. Su delito están comprendidos en la sección 39B de la Ley de drogas peligrosas de Malasia de 1952, ley que estipula que “toda persona que [transite una droga ilegal] será culpable de un delito contra esta Ley y será castigada con una condena con la muerte”.

Los abogados de Lukman recurrieron para la defensa a los pacientes que habían tenido éxito con la ayuda de su defendido, mientras que la acusación argumentó que aunque no habían beneficios económicos, produjo y distribuyó una sustancia , no reconocida por sus usos médicos, y prohibida por la ley de Malasia. El juez invalidó el argumento de la defensa.

Los abogados de Lukman solicitaron un pequeña sentencia reducida pero el juez lo condenó a muerte por ahorcamiento. Ahora se está a la espera de acudir al Tribunal de Apelaciones.

“Esto no es culpa del juez, él solo realizó su tarea de acuerdo con la ley escrita”. “Está claro que no estaba al tanto de la verdad [del cannabis medicinal]. Creo que este no es el veredicto final. Si es así, las leyes de Malasia son crueles “, dijo Lukman

Malasia tiene una de las leyes más duras del panorama mundial, y la posesión de más de 200 gramos de marihuana equivale a la muerte por ahorcamiento, ya han habido varios casos por este motivo.

0 765 vistas

 

Desde Asia nos llega una noticia aterradora, el Tribunal Supremo condena a muerte a estudiante nigeriano por marihuana.  El terror lo pone el Tribunal.

La noticia dice así:

Malasia.- Un estudiante nigeriano de un colegio privado en Kuala Lumpur fue condenado esta semana a muerte por el Tribunal Supremo por tráfico de 16.936 gramos de cannabis hace dos años.

El comisionado Judicial Zaki Mohd Abdul Wahab dictaminó que la fiscalía había demostrado su caso más allá de duda razonable contra John Amaechi Eze, de 23 años.

El acusado fue declarado culpable de haber cometido el delito en frente de lejía Huat Garden sala en Jitra cerca de aquí el 10 de mayo.

A su juicio, Zaki dijo que el acusado afirmó que esperaba subir al autobús expreso, dirección Kuala Lumpur y en un restaurante en frente de la sala Garden lejía Huat, cuando fue detenido por la policía.

Sin embargo, dijo que el tribunal no le creyó cuando Eze aseguro que él no era propietario del equipaje cuando los testigos declararon que estubo con el equipaje todo el tiempo.

“El tribunal también determinó que el acusado no había podido probar que la bolsa no era de él,” dijo Zaki.

El adjunto el fiscal Wan Wan Nor Hasnita Daud procesó el caso mientras Eze estuvo representado por Ali Munawar Razak.

Fuente NewsStraitsTimes

 

1 298 vistas

Malasia.- Dos agentes de la Aduana fueron condenados el martes  a muerte por el Tribunal Supremo  por tráfico de 6,7 kg de cannabis en Padang Besar, Perlis, el pasado año.

Mansor Ismail, de 43 años y Seman Naznin, de 48 años, adjuntos ala Kuala Perlis Unidad de Lucha contra el Contrabando, fueron declarados culpables por Zaki  comisionado Mohd Abdul Wahab.

Zaki dictaminó que la fiscalía había demostrado su caso más allá de toda duda razonable y se había presentado pruebas contundentes en contra de los dos funcionarios de aduanas.

“Los acusados alegaron que se enmarcaba en este caso. Sin embargo, el tribunal considera que su defensa fue una ocurrencia tardía y simple”.

Las familias de los acusados fueron vistos llorando después de la dura  sentencia.

Ismail y Naznin fueron acusados conjuntamente por tráfico de drogas en la plaza de los aparcamientos para vehículos pesados en Bukit Keteri, Padang Besar, sobre las 9.30 pm del 27 de abril.

El adjunto el fiscal Azhar Mokhtar procesaba mientras que Ismail y Naznin estuvieron representados por Y. Anbananthan.

 

Fuente News Straits Times

0 865 vistas

Si se piensa viajar hay algunos países que es mejor conocer muy bien las leyes con el cannabis, ya que algunas de estas legislaciones pueden hasta sentenciarte a muerte

China

China ha introducido recientemente sentencias de muerte públicas para traficantes de drogas. Esto es parte de la campaña antinarcóticos. No hay riesgo de muerte por pequeñas cantidades de marihuana, pero por atrapar demasiada puede costar la vida. En diciembre de 2017, 10 personas fueron colgadas públicamente por contrabando de marihuana.

Egipto

La marihuana en Egipto es ilegal, y la prohibición data de 1877. Egipto es uno de los primeros países del mundo en prohibir el uso de cannabis, y se siguen aplicando normas muy estrictas. En 2013, un tribunal egipcio condenó a un hombre británico que intentó contrabandear tres toneladas de hachís en un bote.

Singapur

Singapur es uno de los primeros países que prohibió el cannabis en el siglo XIX. Tener marihuana puede terminar en la cárcel y los traficantes pueden temer la pena de muerte. En 2016, un futbolista que viajaba de Nigeria a Singapur fue detenido por posesión de 2,5 kg de marihuana. Debido a que poseer más de 15g se trata como comercio, el hombre fue ahorcado por posesión de marihuana .

Malasia

Ley Ley de drogas peligrosas de 1952. indica que la pena más alta por la posesión de cualquier droga es la pena de muerte. Según la ley, la posesión de más de 200 g de cannabis equivale a la muerte por ahorcamiento. En 2016, un hombre en Malasia fue ahorcado sobre la base de una sentencia del Tribunal Supremo en Kuala Lumpur, la capital de Malasia.

Birmania

Los países del sur de Asia tienen una de las leyes de drogas más duras del mundo. Un vendedor de hortalizas llamado Nur Alam MOhd Hussain fue declarado culpable de tener 2,5 kg de marihuana. Estaba rodeado por una estación de servicio con sobres, que, según él, debía contener piezas de automóviles, y él dijo que solo un intermediario.

El hombre fue condenado a muerte y fue la primera sentencia de muerte por un delito relacionado con las drogas en los últimos 10 años.

Filipinas

Filipinas es el último lugar donde le gustaría ser detenido por tener marihuana. Puede ser asesinado sin una prueba por tener o distribuir marihuana. El presidente Rodrigo Duterte apoyó el asesinato público de usuarios y vendedores de drogas.

Los “escuadrones de la muerte” pagados por el gobierno, cuyo objetivo es matar a personas relacionadas con la narcolepsia, aparecieron en las calles. Desde el comienzo de la guerra contra las drogas en Filipinas , 12,000 ya han muerto .

Arabia Saudita

Arabia Saudita es conocida por su estricta ley de drogas. Puede ser castigado por tener marihuana o drogas. Recientemente, varios ciudadanos yemeníes han sido decapitados por contrabando de hachís , y esta no era la primera vez que alguien en Arabia Saudita perdía la vida por drogas.

2 163 vistas

El ministro de Justicia el General Paiboon Koomchaya se mantiene firme en su objetivo de eliminar la marihuana y el Kratom de la lista de estupefacientes y tratarlos como hierbas medicinales.

Él cree que la medida es necesaria porque el gobierno no se ha logrado frenar su consumo o compra. Reiteró su postura esta semana, cuando se reunió con funcionarios y grupos cívicos de 14 provincias del sur en Songkhla. La reunión se inició porque se cree que la represión en Tailandia ha obligado a la gente a comprar las plantas ilícitamente y procedentes de Malasia, según la fuente.

Gen Paiboon dijo que la estricta ley contra el consumo de marihuana y el Kratom ha resultado infructuosa, por lo que es hora de “reescribir la ley, y poner la marihuana y el Kratom como hierbas medicinales”. 

“Aunque la ley claro debe hacerlas legales para usarlas”, dijo, añadiendo que la erradicación con éxito de estas plantas no pondría fin a los problemas de drogas.

El Kratom, conocido científicamente como Mitragyna speciosa, y la marihuana están actualmente clasificadas como narcóticos de Clase 5 en Tailandia y bajo la Ley de estupefacientes del 1979. La ley no permite la producción, consumo,venta, importación, exportación o posesión de estas sustancias, salvo que el ministro de Salud Pública estudie una base de caso por caso.

El mes pasado, la Administración de Alimentos y Medicamentos sugirió que el gobierno legalizase el Krathom porque los expertos han descubierto que tiene propiedades medicinales, incluyendo como analgésico.

La FDA considera que una modificación legal beneficiará el tratamiento médico de los pacientes que sufren de ciertas enfermedades.

Según Gen Paiboon, controlar el uso de Kratom requiere la cooperación de las autoridades que pueden educar, informar y prevenir a la gente del abuso.

0 215 vistas

Filipinas. Desde que el presidente Rodrigo Duterte llegó al poder en Filipinas ha librado una cruenta guerra contra las drogas que amenaza con desestabilizar el país, y ha afectado a los consumidores de cannabis y de drogas “duras”. Hablamos con una activista destacada del cannabis para conocer la situación y los riesgos cotidianos para los consumidores de cannabis.

El 9 de mayo de 2016, la población de Filipinas eligía a un nuevo presidente – Rodrigo Duterte, ex alcalde de la ciudad de Davao. A Duterte se le ha relacionado con el muy conocido Escuadrón de la Muerte de Davao, del que se cree que es responsable de la muerte de más de mil presuntos traficantes de drogas entre 1998 y 2008.

Desde que asumió el poder, Duterte se ha embarcado en una sangrienta campaña policial con el fin de acabar con los traficantes de drogas y los consumidores de drogas de la sociedad filipina. Según la cadena de noticias filipina Rappler, 3.526 presuntos traficantes y consumidores de drogas perdieron la vida entre el 1 de julio de y 13 de septiembre. De éstos, 1.571 fueron “muertes bajo investigación” – sospechosos “abatidos legítimamente” por la policía, parece que con frecuencia por resistencia a la autoridad. El resto fueron, según se informa, el resultado de ejecuciones extrajudiciales llevadas a cabo por grupos de vigilancia, o son “inexplicables”.

Filipinas suspendió provisionalmente la pena de muerte en 2006; Duterte hapedido en repetidas ocasiones que se restablezca, pero mientras tanto parece sentirse satisfecho con saltarse las debidas garantías procesales en su totalidad.

La Policía Nacional de Filipinas (PNP) ha llamado a su campaña Plan Double Barrel – que con uno de los dos “cañones” (barrels, en inglés)) apunta a traficantes de drogas ricos y de alto nivel, y con el otro se dirige a los consumidores y camellos de a pie de calle. Sin embargo, hasta el momento, parece que la gran mayoría de las muertes se han producido en los sectores más pobres de la sociedad, mientras que sólo se ha detenido a un puñado de traficantes de alto nivel.

Esto ha llevado a algunos críticos internacionales a afirmar que la actual guerra contra las drogas es, en realidad, una guerra contra los pobres. A pesar de diferentes polémicas, Duterte registró una caída drástica de la delincuencia (generalmente relacionada con la pobreza) durante su alcaldía en Davao, lo que condujo a una ciudad más segura en general y a una mejora del rendimiento económico.

A nivel nacional, durante los últimos seis meses, Filipinas ha presentado un rendimiento económico considerablemente grande, a pesar de (o quizás debido a) la actual represión. Parece que, dentro de ciertos sectores de la industria, existe la creencia de que las medidas agresivas adoptadas por Duterte contribuyen a la aparición de unas Filipinas nuevas y “limpias”, preparadas para un auge de su crecimiento.

Como parte del Plan Double Barrel, la PNP ha visitado más de 940.000 hogares, efectuado más de 16.000 detenciones, y ha obligado a entregarse a más de 700.000 personas (de las que se dice que poco más de 50.000 son traficantes y el resto consumidores).

Rodrigo Duterte, 16º Presidente de Filipinas (© Wikimedia Commons)
Rodrigo Duterte, 16º Presidente de Filipinas (© Wikimedia Commons)

Según afirmaba en 2015 la Junta de Drogas Peligrosas de Filipinas, 1,8 millones de filipinos son consumidores de drogas. Más de la mitad de esta cifra ya han sido objeto de visitas a domicilio – pero como el propio Duterte ha afirmado que el número de consumidores de drogas asciende a unos 3,7 millones, no está claro cuándo se dará por concluida la operación. Ya existe una preocupación generalizada porque no son solamente los distribuidores y los consumidores de drogas los que se ven atrapados en la ola de violencia.

Para averiguarlo, hemos tenido la oportunidad de hablar con la activista del cannabis y madre de dos hijos Kimmi del Prado, fundadora de la Philippine Cannabis Compassion Society, un grupo de presión que aboga por un acceso seguro al cannabis medicinal.

En tu opinión, ¿cuáles fueron los principales factores que hicieron que Rodrigo Duterte llegase a la presidencia?

Yo diría que es porque la mayoría de los filipinos se sintieron decepcionados con la administración anterior y las precedentes; la mayoría consideraba que ya era hora de que alguien diese un paso adelante e hiciese cambios drásticos.

La gente observó con interés su actuación cuando fue alcalde de la ciudad de Davao. A pesar de que niega tener nada que ver con el muy conocido Escuadrón de la Muerte de Davao, o con los responsables de las ejecuciones extrajudiciales en la ciudad, los que le votaron aprueban sus medidas para acabar con la delincuencia y para garantizar la seguridad pública.

Ahora, como presidente, ha dejado patente su especie de liderazgo estricto, y a menudo brutal. Se han producido detenciones, tiroteos y muertes que se están investigando, todo bajo el pretexto de la Guerra contra las Drogas – y algunas personas parecen creer que esta es la manera adecuada de abordar la situación.

¿Qué ocurría con los traficantes y consumidores de drogas en Davao cuando Duterte era alcalde? ¿Qué pensaban los ciudadanos?

Los consumidores de drogas recibían servicios sanitarios gratuitos en los centros de rehabilitación. A los “adictos” se les denominaba “pacientes” y el gobierno local garantizaba un presupuesto suficiente para su rehabilitación. Como he mencionado anteriormente, Davao tiene una buena reputación como una de las ciudades más seguras. La gente respeta la ley en Davao, así de eficaz puede ser su liderazgo.

Kimmi del Prado, fundador de la PCCS, Sociedad Filipina de Cannabis Compasivo (© PCCS)
Kimmi del Prado, fundador de la PCCS, Sociedad Filipina de Cannabis Compasivo (© PCCS)

¿Qué opina la gente de la situación actual? ¿Viven con un miedo constante? ¿Por qué algunos creen que la purga está justificada?

Las medidas adoptadas conforme a la actual guerra contra las drogas han dividido a la mayoría de los filipinos. Ha sido un tema delicado desde que las muertes empezaron a salir a la luz. Hay quienes creen y apoyan la idea de que hay que acabar con todos los implicados en asuntos relacionados con las drogas ilegales y eliminarlos de la sociedad. Por otro lado, hay quienes piensan que el presidente Duterte presenta un panorama desesperado al que sólo él puede enfrentarse.

Según declaraciones del presidente, la “meta” o el “cristal” (una forma de metanfetamina de cristal) sólo son frecuentes entre los pobres. La mayoría de, si no todos, los tiroteos tuvieron lugar en barrios pobres. Sin embargo, en lo que respecta a los grandes capos de la droga, aún tenemos que averiguarlo (si se van a dirigir a ellos también).

¿Cuál es la situación sobre el terreno? ¿Dónde resides, y te encuentras cerca de la violencia?

Vivo en una pequeña ciudad de provincia. La mayor parte de la violencia y tiroteos suceden en las grandes ciudades. Tenemos dos tipos de personas, los que sienten que están más seguros ahora, y los que creen, entre los que me incluyo, que nuestras vidas corren más peligro que nunca. Junto con esos asesinatos documentados, hay una gran cantidad de muertes cuestionables. Se ha producido un aumento de los grupos de vigilancia; se encuentran cadáveres tirados y marcados con cartulinas que indican que se trataba de “camellos”, de ahí el término “justicia de cartón”.

¿Corres el peligro de ser arrestada, o la gente que conoces está en peligro actualmente de ser arrestada?

Todo el mundo lo está. Vemos las noticias y las historias personales de confusión de identidades. La policía recibe órdenes de disparar a cualquiera que oponga resistencia a la autoridad, y la mayoría de esos tiroteos, al parecer, se produjeron porque los sospechosos ofrecieron resistencia al arresto. En ausencia de las debidas garantías procesales, ¿cómo vamos a saber si eran culpables o no?

La paciente con Síndrome de Dravet, Moon Jaden, lamentablemente murió en 2013. La PCCS hizo campaña, sin éxito, para que recibiera cannabis medicinal (© PCCS)
La paciente con Síndrome de Dravet, Moon Jaden, lamentablemente murió en 2013. La PCCS hizo campaña, sin éxito, para que recibiera cannabis medicinal (© PCCS)

¿Alguno de tus amigos o familiares, o tú misma, habéis sido arrestados, o sufrido acoso o violencia debido a la situación actual?

Por suerte, no.

¿Están, en general, los consumidores y distribuidores de cannabis en peligro, o el cannabis se ve de manera diferente a otras drogas?

Como he mencionado antes, parece que el objetivo principal es la “metanfetamina”. La mayoría, si no todas las medidas represivas han implicado metanfetamina. Pero también hay detenciones de consumidores de cannabis. En realidad, las directrices de sus gobiernos locales obligan a los residentes a entregarse voluntariamente si están involucrados en asuntos de drogas ilegales, tanto a los consumidores como a los camellos. Por miedo, incluso algunos consumidores de cannabis se han entregado, sólo para obligarles a firmar una declaración por escrito en la que se comprometen a no volver a tomar drogas.

A pesar de la campaña general contra las drogas de la actual administración, se dice que el presidente ha manifestado estar a favor del cannabis medicinal.

¿Cuál es la magnitud del cultivo de cannabis y su uso dentro de la sociedad filipina? ¿Es siempre una actividad de alto secreto?

Personalmente creo que es un secreto a voces. Sigue siendo un tabú. Tenemos cultura del cannabis local, sobre todo en el norte. Algunas tribus se conocen por su uso del cannabis en los rituales y la medicina tradicional. Hay gente que consume cannabis por motivos personales, ocultando su uso a su familia y amigos para evitar llamar la atención. Algunos lo utilizan como medicina, algunos con fines recreativos y como sustituto del alcohol y del tabaco. El cannabis se ha generalizado, gracias a la información gratuita online y otras fuentes. Aunque estoy segura de que todavía quedan unas cuantos que siguen mal informados y teniendo prejuicios en contra de los consumidores.

“Una celebración de Vida y Esperanza” en memoria de Moon Jaden (© PCCS)

Antes de la llegada al poder de Duterte, ¿hasta qué punto corría riesgo la vida del consumidor medio de cannabis? ¿Cómo han cambiado las cosas desde que Duterte asumió el cargo?

Antes se corrían riesgos, pero no tantos como ahora. Antes, la gente podía terminar encerrada en la cárcel por la mera posesión de un porro. Nuestro sistema judicial necesita una reforma importante. Nuestras cárceles están llenas de personas detenidas por delitos de drogas no violentos. A estos pequeños infractores ocasionales se les encierra junto a delincuentes que son juzgados por asesinato, homicidio, etc. Ahora bajo la presidencia de Duterte, la gente tiene más cuidado porque no parece haber ninguna distinción entre las clasificadas como drogas peligrosas.

¿Consumes cannabis? En ese caso, ¿hasta qué punto te sientes cómoda hablando de tu propio consumo de cannabis con otros miembros de la sociedad?

Tengo que declinar responder al respecto en público, por las consecuencias a las que podría enfrentarme. Sigue siendo un tema complicado, como he dicho – tabú. Desde que el PCCS aboga por el cannabis medicinal, suelen preguntarme por mi motivación para la fundación de dicho grupo. No estoy enferma, mis hijos tampoco no lo están. Nadie de mi familia tiene una enfermedad médica grave.

No veo ninguna razón por la que no estar a favor del cannabis. Siempre digo que nunca he encontrado una planta tan polémica como el cannabis. He investigado y estoy convencida de que es una medicina que puede salvar vidas. Sólo estoy aquí para concienciar sobre los muchos beneficios de la misma, pero lo que es urgente es que los pacientes tengan un acceso seguro al cannabis medicinal.

El cannabis medicinal debe ser lo primero. ¿Por qué? Porque seguimos teniendo dificultades para convencer a nuestros legisladores de que se trata de una de las medicinas más seguras conocidas por el hombre, ¿cuánto va a llevarnos convencerles de que es una alternativa segura al alcohol, y es una industria prometedora? Antes de que siquiera debatamos el tema, tenemos que tener en cuenta que hay vidas en juego, esperando para probar el cannabis medicinal.

Como activista, ¿crees que corres un riesgo mayor de lo habitual en la actualidad? ¿Tienes intención de mantener tu compromiso con el activismo a pesar de la situación?

Sí, por supuesto. Por mucho que odie contemplar la idea, corro mucho más riesgo de ser arrestada o de ser acosada. Pero esta ha sido mi defensa personal. Ya hemos perdido pacientes. Niños y adultos. Es desgarrador ser testigo de la muerte de miembros, pero al mismo tiempo, el apoyo es cada vez más grande y más fuerte. Mientras que conozca mis derechos y mis intenciones sean decentes, no voy a dar marcha atrás.

Como la guerra contra las drogas filipina continúa, activistas como los de la PCCS son más necesarios que nunca (© PCCS)
Como la guerra contra las drogas filipina continúa, activistas como los de la PCCS son más necesarios que nunca (© PCCS)

¿Crees que tus esfuerzos en el activismo han tenido éxito hasta ahora? Si es así, ¿de qué forma?

Me sigo sintiendo incrédula a veces cuando intento recordar cómo empecé. Todo lo que recuerdo es que empecé con una página de Facebook para promover el conocimiento del cannabis, 3 años después, aquí estamos, presionando para presentar otro proyecto de ley. El primer proyecto de ley para el que ejercimos presión política fue el HB4477, The Compassionate Use of Medical Cannabis Act (La Ley de Uso Compasivo de Cannabis Medicinal). Sólo conseguimos que se presentará ante el Comité de Sanidad. Luego llegó la nueva administración. Ahora nos regimos por la HB180, The Philippine Compassionate Medical Cannabis Act (La Ley de Cannabis Medicinal Compasivo de Filipinas). Vamos a probar diferentes formas con el fin de lograr que las cosas empiecen a ponerse en marcha. Si las cosas van muy bien, vamos a ser los primeros en Asia en cultivar, manufacturar y dispensar legalmente cannabis medicinal.

Entonces, ¿anticipas futuros éxitos para el activismo del cannabis?

Éxitos futuros, sin duda. Nuestros compañeros defensores de Malasia, Tailandia e Indonesia nos admiran y respetan. Vamos a empezar con el medicinal. Esto va a abrir más vías para dar a conocer el cannabis. Creo que Filipinas tiene un alto potencial para una industria del cannabis que tenga éxito.

¿Cuál crees que es la mejor solución a la situación actual?

Hay que pedir una mayor unidad para respetar y defender los derechos humanos. La Guerra contra las Drogas es una guerra contra la gente. Debemos recordar al gobierno de Filipinas que nunca en la historia de la Guerra contra las Drogas ha funcionado hacer la guerra contra la gente. Necesitamos compasión más que nunca.

Para obtener más información sobre el movimiento de Kimmi del Prado para legitimar el cannabis en las Filipinas, por favor visita la página de Facebook de laPhilippine Cannabis Compassion Society.

By Seshata

0 431 vistas

La industria de la marihuana o los negocios relacionados con ella, están provocando que muchas familias estén viajando o cambien de domicilio a los estados o países donde éstas puedan ser legales y así, poder aprovecharse de los servicios y la bonanza de la planta para paliar enfermedades o dolencias de sus familiares. En los Estados Unidos y en varios países se les empieza a denominar a esta familias “los refugiados del cannabis”

Imaginemos que tenemos un hijo o un joven familiar que tiene una enfermedad que no le deja hacer una vida normal, como la de algunos niños que llegan a tener cerca de 400 convulsiones diarias por padecer una forma rara de epilepsia. Piensa ahora, que los padres de ese niño supiesen de que el consumo de cannabis puede rebajarles en un noventa por ciento esas convulsiones y, para que te aconsejen o te puedan ofrecer esa medicina en forma de cannabis legal, solo pudieras obtener esos servicios en ciertos estados norteamericanos donde es legal su uso médico o en países con esa misma condición. Lo normal y lo más lógico, sería que esos padres o familiares hicieran la maleta y se desplazasen a esos lugares para ayudar a los suyos, pues bien, esta gente entraría en el canon o denominación de “Refugiados del Cannabis”.

Eso es lo que ya esta sucediendo en este mundo, todos los días desayunamos con noticias de padres que hablan de que el cannabis les ha devuelto la vida a su pequeño hijo o, a personas que desconocían que esta planta o sus extractos eran capaces de ayudarles a llevar una vida más digna o sencillamente a vivir. Evidentemente y al descubrir esta solución, haría que estas personas sepan de que en unos sitios si que pueden disfrutar de la información de un experto en la materia además de que les corroborasen lo que ellos ya habrían descubierto en sus propias carnes o vidas. Y, que en donde tu resides, pudieras ir a la cárcel o infringir la ley, y lo que es peor, tener muy complicado encontrar la medicina para ti o tus seres queridos.

No te quedaría más remedio que emigrar y esa es una tendencia que esta ocurriendo muy a menudo. El otro día podíamos leer en la prensa de norteamericana que Estados como Colorado estaban viendo como subía el censo anual de habitantes del propio Estado, había pasado a ser prácticamente el primer receptor de nuevos habitantes entre los estados y uno de los datos más importantes por lo que sucedía este aumento demográfico, sencillamente era por la gran industria de la marihuana medicinal que se estaba estableciendo en Colorado entre clínicas médicas especializadas, dispensarios medicinales y laboratorios científicos de investigación del cannabis medicinal.

marihuana-nocturnaNo solo existe mucha afluencia de estos refugiados del cannabis de unos territorios estadounidenses donde es legal el uso médico a otros donde no lo es. Familias de países donde el cannabis es ilegal de una forma u otra, también están emigrando a países donde es legal su tratamiento. Nadie que pueda evitar ver sufrir a un hijo o un familiar dentro de sus fronteras donde sus dirigentes o Gobierno de turno mantienen ilegal la medicina que pueda ayudarles, no intentará emigrar o cambiar de residencia, ya existen muchos casos que se conocen gracias a la prensa.

¿Cómo puede ser que un niño, por el mero hecho de nacer a un lado de una frontera, pueda librarse o combatir una enfermedad o simplemente vivir, y si nace en el otro lado, no tener acceso a esa medicina que le alivie? Y todo ello por estar bajo la mano inquisidora de la ley pudiendo dar con los huesos en la cárcel de sus padres o familiares.

Los refugiados del cannabis son un tipo de refugiados que existen no por las guerras o cuestiones políticas, sino por cuestiones legales que en unos sitios pueden llevarte a la horca, como en Arabia Saudita o Malasia, y en otros, te pueden llevar a tener una vida normal, como en Colorado por ejemplo.

En este siglo XXI y gracias a la ciencia, se puede demostrar que el cannabis es una medicina y que ayuda en muchos casos a niños y personas a vivir dignamente, ¿por qué estamos creando a estos nuevos refugiados? ¿Cómo puede ser que en la mitad de un país, EEUU, el cannabis medicinal sea una bendición de la naturaleza y en la otra mitad sea un castigo infernal? Por supuesto, los miles de facultativos médicos que son una gran parte de la industria medicinal del cannabis, anteriormente no deberían confiar en las bondades terapéuticas de la planta hasta que la ciencia o sus propios estudios e investigaciones les hicieron cambiar de opinión. ¿Cuantos facultativos, los que están en contra de sus bondades médicas, verdaderamente le niegan sus virtudes terapéuticas sin ni siquiera a ver escuchado testimonios reales de pacientes o leer sobre sus investigaciones? Evidentemente la mayoría.

La industria de la marihuana ha empezado a crearse en base a las cuestiones médicas o científicas del cannabis sativa y esta industria con el cannabis como bandera, es la que esta proporcionando a los refugiados del cannabis la ayuda necesaria para combatir sus enfermedades. Sin embargo, esas leyes del siglo pasado con, Gobiernos y sus Instituciones, son las que están propiciando que existan estos nuevos refugiados que solo buscan ayudar a dejar de sufrir a sus seres queridos.

Medical Marijuana Buds, Shake and Joints aka Marijuana Cigarettes on display by a unidentifiable, Bored Certified Medical Marijuana Doctor. Medical Marijuana is quickly becoming legal in the USA

Posiblemente, los que mas saben o han investigado sobre el cáncer en todo el mundo como es el Instituto Americano del Cáncer y que recientemente ha asegurado que los cannabinoides del cannabis si que combaten la enfermedad, o la Asociación Americana de Medicina que pide que la marihuana sea tratada como un medicamento, estas instituciones con sus afirmaciones dan fe científica de sus beneficiosas propiedades. Por el contrario y extrañamente, los estados o países que castigan por el mero hecho de su utilización o cierran los ojos antes estas mismas propiedades, éstos son los claros ejemplos de propulsores de las familias de refugiados del cannabis.

Pocas cosas pueden ser peor para unos padres que ver sufrir a sus hijos, por lo tanto, ante la mínima esperanza de que algo pueda solucionar o ser parte de la solución para sus vástagos, harán que estos padres busquen por cualquier medio el remedio. Y si, ese medio puede ser tan sencillo como viajar a otro territorio donde existan médicos cualificados (como por ejemplo existen en California), es obvio que este tipo de familias engrosarían esa lista de refugiados del cannabis.

Los Gobiernos deben ayudar a que se expanda esta industria del cannabis medicinal y máxime, cuando naciones a la vanguardia de la investigación como EEUU, Israel, Canadá o próximamente Alemania por nombrar algunos ya lo están haciendo, o ¿es que naciones como Malasia, Arabia Saudita o Indonesia, por decir alguno, de este tema sus científicos saben más?

Refugiados del cannabis cada vez aparecerán más, a no ser, que cada vez más países engrosen la lista de los que permiten una industria medicinal con el cannabis y así sus habitantes no tendrán que hacer la maleta para emigrar. También como dato diré, aunque más o menos lo he querido reflejar anteriormente, que son los países más adelantados del mundo en la ciencia e investigación los que abogan por darle al cannabis sativa sus propiedades terapéuticas. Y, por el contrario, son naciones que parecen menos avanzadas en temas de investigación científica los que utilizan más la mano dura en esta cuestión de negar cualquier facultad medicinal de la marihuana.

Refugiados del cannabis existen dentro de las propias fronteras estadounidenses, de estado a estado, y refugiados del cannabis internacionales también los hay, de un país a otro como de España a EEUU.
La industria del cannabis es sinónimo de investigación y mucho más, y sobre todo la especializada en su uso medicinal. La misma industria del cannabis también es la mejor forma para que la sociedad pueda ver todo lo que rodea a esta planta. La marihuana siempre ha ido añadida al estereotipo del fumeta que durante tantos años los gobiernos y los que están en contra de su legalización nos han hecho creer. Sencillamente esto se debía combatir con el profesional que investiga con esta planta, el enfermo que sana con esta planta, la empresa que da empleo gracias a esta planta, el consumidor o consumidora que puede acceder a un establecimientos-donde al igual que en otros tomas una cerveza o un vino- en los que puedes consumir marihuana sin tener que dejar tu nombre o quedar fichado como un delincuente y así, poder romper con ese incierto estereotipo de persona relacionada con la marihuana que es igual a fumeta o stoner.

La industria del cannabis de un país es su autentico termómetro de como se encuentra la aceptación de la marihuana en ese territorio y por eso, cuanta más de éstas empresas, más escalones ascendidos hacia su total normalidad como producto de consumo aceptado por la sociedad.

cannabusNingún país o estado debe tener refugiados del cannabis entre sus ciudadanos y por eso se debe facilitar la creación de industria legal del cannabis en perfectas condiciones legales y esto a su vez, dará como resultado que sus ciudadanos no tengan que emigrar para buscar soluciones médicas.

Guste o no guste, a parte del uso meramente recreativo del consumo de marihuana, la ciencia ha legitimado su uso por sus propiedades médicas y siempre que pueda ayudar a las personas a paliar sus enfermedades o dolencias, debe poder estar al alcance de los que la necesiten o así lo crean.

La industria del cannabis, que en si son negocios o empresas que trabajan con todo lo que rodea a la planta, deben tener su espacio como otros sectores y dar o producir ese servicio que el usuario de cannabis demanda, ya bien sea por su uso medicinal que por su uso lúdico.

Clínicas especializadas con sus trabajadores cualificados, empresas de cultivo para proveer, comercios especializados de venta de cannabis, locales de consumo de marihuana, comercios especializados en el cultivo particular, industria de alimentación infundida de cannabis, investigación con la planta, fabricantes de formatos de consumo, tecnología dedicada al cannabis y mucho más es lo que debemos estar preparándonos porque mas temprano que tarde llegará y se quedará.    Por Mac

0 516 vistas

El trabajo de años hecho por las asociaciones, desarrollando modelos que alejen a los consumidores del mercado negro, está siendo amenazado con las tres sentencias del tribunal supremo de los últimos meses. La última ha condenado a penas de prisión y a multas de hasta 250.000 euros a varios miembros de la asociación bilbaína Pannagh en la que parece una sentencia política, destinada a desmantelar el movimiento asociativo cannábico.
Este mes continuamos con nuestra especial gira latina, viendo cómo se cultiva en Argentina, Chile y Uruguay. También estaremos en Malasia, hablando con Ben Dronkers, una persona fundamental para la historia de la marihuana.

0 1.777 vistas

Arabia Saudita y Malasia son los peores ejemplos

En 2015, Arabia Saudita llevó a cabo, una vez más, ejecuciones de presos condenados por delitos relacionados con el cannabis. La mayoría de los condenados a muerte fueron declarados culpables de delitos de drogas; muchos son extranjeros que habían sido admitidos como trabajadores invitados en el emirato. Mientras que en 2014, se había ejecutado a más de 90 personas (ni siquiera Amnistía Internacional dispone de cifras más precisas), a mediados de diciembre de 2015, esta cifra ya ascendía a 161 personas.

Sin embargo, Arabia Saudí no es el único país de Asia en condenar a pena de muerte a los que comenten delitos relacionados con el cannabis. Aparte del emirato, donde la blasfemia y la brujería también son delitos que conllevan la horca, Malasia es uno de los pocos países del mundo en los que el cannabis se sigue castigando con la muerte. Mientras que en Arabia Saudí se ha ejecutado a un traficante de cannabis hace poco, en mayo de 2015, en Malasia, según ENCOD, más de 50 personas que, presuntamente, habían traficado o pasado cannabis de contrabando han sido condenadas a muerte desde 2009. En total, hay más de 600 personas en el corredor de la muerte en Malasia. Aunque la nación insular no haya colgado a nadie a causa del cannabis u otras drogas desde 2009, la posesión de más de 200 gramos de la planta prohibida sigue dando lugar a la imposición de la pena de muerte. Recientemente Abdul Hafiz Abdul Latip, de 26 años de edad, fue condenado a la horca por posesión de un kilo de cannabis. Shahrul Izani es también uno de los muchos condenados a muerte “Sólo por Cannabis”. Su última petición de indulto fue rechazada en octubre de 2015, y podría ser ahorcado en cualquier momento. La policía le sorprendió con 622 gramos de cannabis hace 13 años. Ahora tiene 34 años de edad, entonces tenía 19.

Aún cuando en muchos países hay presos condenados por delitos de cannabis en espera de ejecución, en la actualidad sólo Arabia Saudí sigue condenando a pena de muerte por delitos relacionados con el cannabis. No obstante, en el papel, la pena de muerte para los delitos de cannabis “más importantes” también existe en algunos estados de los EE.UU., Arabia Saudí, Malasia, Indonesia, Kuwait, Tailandia, Pakistán, Egipto, Siria, Yemen, Bangladesh, Cuba, Omán, Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, India, Qatar, Corea del Norte, Irak, Sudán, Libia, Sri Lanka, Laos, Myanmar, Corea del Sur, Somalia y Brunei.

Se azota a causa del cannabis

Muchos países de la zona siguen aplicando la pena de muerte para el cannabis, pero ya no ejecutan a los condenados debido a las numerosas protestas internacionales. En su lugar, convierten la pena en una pena de prisión, como ocurrió en los Emiratos Árabes Unidos, donde en 2013, el joven ciudadano británico, de 23 años de edad, Nathaniel Lees fue condenado, inicialmente, a la horca, junto con un amigo de Siria. Tras las fuertes protestas internacionales, la sentencia fue conmutada por una pena de prisión de cuatro años. En Malasia, Arabia Saudita, Irán, Somalia o Singapur, los delincuentes de cannabis además sonazotados a veces durante su detención si las autoridades no quieren o no pueden ahorcarlos. Aún así, Irán, (donde el año pasado casi 400 personas fueron ejecutadas por tráfico de heroína, anfetaminas o cocaína), Pakistán, Tailandia, Vietnam o Camboya adoptan un enfoque “generoso” al imponer penas de prisión largas y castigo corporal a los traficantes de hachís o de marihuana. En estos países, donde el uso de hachís y otros opiáceos ha sido durante mucho tiempo tan común como el vino y la cerveza en nuestra cultura, en la realidad se hace, por lo menos, una ligera distinción entre el cannabis y las otras sustancias mucho más peligrosas. Hasta el momento, no se dispone de cifras oficiales de China, (que ejecuta anualmente a más personas por delitos de drogas que Irán), en relación con las ejecuciones estatales. Como tal, nadie en Occidente sabe si el país más grande de la tierra ejecuta a causa de las flores de cannabis o “simplemente” por otras sustancias.

En estos países, el cannabis y el hachís no se han prohibido como resultado de la evolución histórica. Más bien, las prohibiciones son el resultado de las influencias externas en la cultura local. Dicho esto, incluso si una ley no define el cannabis como mortal, los castigos en muchos países de Asia son ahora muy draconianos. Sin embargo, el cannabis y otras sustancias suelen encontrarse ampliamente disponibles y incluso se comercializan medio-abiertamente en lugares especializados en Teherán, en las fiestas tailandesas de luna llena en Koh Phangan, o en Pakistán. Esto plantea la pregunta: ¿por qué, en muchos de los países en los que el cannabis tiene una historia cultural original, de repente el cannabis está más prohibido que el alcohol, que en muchos de los países de la zona está prohibido por razones históricas o religiosas?

Estas muertes a causa del cannabis están en nuestras manos

La actual Guerra contra las Drogas, que fue provocada en primer lugar por Occidente hace 40 años, ha proporcionado un terreno fértil para la actitud totalitaria hacia el cannabis. El fenómeno “pena de muerte para las drogas” sólo ha existido desde Richard Nixon y, poco después, Ronald Reagan decidió erradicar el cannabis y cualquier sustancia ilegal usando armas en vez de investigándolas. A cualquier precio. No es ninguna casualidad que la DEA se crease en la época de Richard Nixon.

gavel_and_weed-600x402

En los lugares en los que gobiernan fanáticos religiosos, como en Somalia, Arabia Saudí o Irán, por ejemplo, la pena de muerte ha sido un medio adecuado para la prevención desde las épocas de Nixon y Regan. Otros países, como Sri Lanka, Malasia, Singapur o Tailandia tienen sistemas jurídicos modernos que, por desgracia, todavía contienen la pena de muerte. Una vez que un delito, aunque se trate sólo de contrabando o tráfico de cannabis, es considerado por la ley de un país un delito capital, la pena de muerte es el único paso lógico si un sistema jurídico permite esta forma de homicidio estatal. Sin embargo, hay que recordar que desde la década de 1970 y 80, muchos de estos países se han visto, efectivamente, obligados por los EE.UU. y sus socios a clasificar los delitos de cannabis y de otras drogas como delitos capitales. Como tales, han podido imponer las penas más severas. Es lo mismo que ocurre hoy en día en algunos estados de Estados Unidos, como Texas, donde teóricamente, cierto joven de nombre Jacob Lavoro podría acabar en la silla eléctrica por un par de galletas de hachís con un contenido de THC de 2,5 gramos. Los observadores esperan que la Corte, sin embargo, le condene a una pena de prisión de cinco años como reincidente.

Parece hipócrita, entonces, protestar sólo cuando un turístico europeo es víctima de estas prácticas, como cuando en 1987, Frank Förster parecía estar a pocos pasos de la horca en Malasia por posesión de 200 gramos de hachís. Desde Förster, ha habido muchos turistas occidentales que han escapado de la horca en el último segundo, gracias a la intervención de sus gobiernos en su nombre. Pero ¿qué pasa con las numerosas víctimas saudíes, de Malasia, Arabia, la India o de otros países que han sido ejecutadas a manos del Estado debido al cannabis? Por no hablar del número aún mayor de los que han sido, o serán, ejecutados a causa de otras sustancias, o los que durante muchos años han estado en el corredor de la muerte por delitos relacionados con el cannabis? Los políticos occidentales han aceptado, de forma tácita, tanto esto como los azotamientos, y muchas otras violaciónes de los derechos humanos que se han cometido en la Guerra contra las Drogas durante los últimos 40 años. Se consideran daños colaterales.

Si no hay víctima-¿no hay delito-no hay pena de muerte?

Sin embargo, la situación resulta especialmente extraña cuando se trata del cannabis, ya que no es mortal, a diferencia de muchas otras drogas. En lo que respecta al cannabis, los homicidas estatales no pueden ni siquiera esgrimir el “argumento asesino” y fundamentalista de su Antiguo Testamento – ojo por ojo.

En todo el continente americano, en Europa, Australia e incluso en algunos países africanos, muchos estados están considerando seriamente relajar la legislación del cannabis. Cada vez más países legalizan el cannabis, y no sólo para fines medicinales. Sin embargo, en la Península Arábiga y algunas partes de Asia, el tiempo parece haberse detenido. Las consecuencias negativas de la Guerra contra las Drogas siguen sin cuestionarse allí; en cambio, se definen como una máxima para la intervención del Estado.

prisoners_hands-600x435

Occidente tiene que actuar, en vez del silencio que se produce cada vez que se ejecuta a un traficante de drogas en Arabia Saudi. Siempre que se trata del importante tema de la libertad de expresión, como en el caso de los azotes que recibió Raif Badawi, los equipos de cámaras occidentales se pelean para informar de la historia. Sin embargo, otra decapitación debido al cannabis sólo se merece una breve mención en la BBC. A diferencia de Human Rights Watch, Amnistía Internacional tiene problemas para clasificar la “Guerra contra las drogas” como el motivo de numerosos violaciónes de los derechos humanos. Hace unos meses “AI” publicabaesta explicación, que sin embargo sólo enumera la pena de muerte por delitos de drogas, pero no la Guerra contra las Drogas como una razón de los citados abusos. En su carta abierta a las Naciones Unidas, Human Rights Watch se posiciona con mucho mayor claridad a este respecto y describe la Guerra contra las Drogas como la causa de muchas de las violaciónes de los derechos humanos cometidas por organismos estatales y estructuras corruptas. La organización de los derechos humanos concluye que sólo un cambio de dirección en la política de drogas internacional puede hacer que sea posible salvaguardar los derechos humanos en los países en cuestión.

Dinamarca ha sido el único país de la UE en responder hasta ahora, al retirar el apoyo danés al programa de lucha contra la droga de su gobierno a Irán debido a su naturaleza sangrienta. Por otro lado, las prácticas mortales como estas siempre se han financiado con los fondos de ayuda para el desarrollo. “Como indica la evaluación, las fondos de ayuda conducen a ejecuciones. Los esfuerzos están dando lugar a más presos y no estoy seguro de que este programa puede garantizar de forma adecuada el fortalecimiento de los derechos humanos en Irán”, explicaba mejor el ministro de Fomento danés Friis Bach para justificar la salida de su país en 2013.

ONGs como ENCOD han profundizado en el tema del cannabis y la pena de muerte, y están solicitando al gobierno de Malasia en esta petición que ponga fin, de inmediato, a la pena de muerte para los delitos de cannabis. Para Shahrul Izani, quien ha estado en el corredor de la muerte durante 12 años a causa de unos pocos cientos de gramos, cada firma cuenta; el gobierno de Malasia parece por lo menos dispuesto a reconsiderar la pena de muerte para los delitos de drogas. En Arabia Saudí, por el contrario, mientras que el Estado permita la ejecución por brujería y blasfemia, es probable que el cannabis siga acarreando la muerte de muchos delincuentes en 2016.

Por Micha

2 707 vistas

Las Organización de las Naciones Unidas está a punto de pedir a los gobiernos de todo el mundo poner fin a la “guerra contra las drogas”, despenalizar el uso y posesión de narcóticos ilícitos, de acuerdo con el empresario Sir Richard Branson.

En un post sorpresa en la web de su empresa, Virgin, el empresario dijo que la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (ONUDD) que estaba a punto de anunciar un “cambio refrescante” en esa dirección.

Branson afirma que rompió el embargo global de los medios para hacer el anuncio, como la noticia se debe lanzar en una conferencia el domingo. El dueño de Virgin dijo que temía que la ONU vaya a ceder a la presión política y retire la declaración en el último minuto.

11024628_767851189950995_3662112488333703669_n“En una declaración, aún inédita distribuida por la BBC, a mí mismo ya los demás, la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito, ha dado forma a gran parte de la política global de drogas durante décadas, pide a los gobiernos de todo el mundo que despenalicen el consumo y la posesión de drogas para uso personal de todas las drogas “, escribió Branson.

“Este es un cambio refrescante que podría recorrer un largo camino para que finalmente termine con la criminalización innecesaria de millones de consumidores de drogas en todo el mundo. El documento de la ONUDD iba a ser lanzado en la conferencia internacional de reducción de daños de ayer en Malasia. “

Branson llegó a decir que por lo menos un gobierno ya estaba metiendo una “enorme cantidad de presión” en la ONUDD sobre este anuncio.

“Esperemos que la ONUDD, una organización global que forma parte de la ONU se supone que haga lo que es correcto para los pueblos del mundo, no haga un viraje notable en el último momento posible y ceda a la presión por no ir adelante con esta importante decisión, “dijo.

“La guerra contra las drogas ha hecho demasiado daño a mucha gente ya.”

0 196 vistas

El líder opositor del Partido Verde Peter Sinkamba dijo que si hubiese sido elegido en enero pasado, el país habría cosechando su primera cosecha de marihuana medicinal que valdría $ 3 mil millones de dolares americanos a haber planificado sus 129 granjas en todo el país.

El Sr. Sinkamba dijo en sus medios  sociales que había contabilizado hasta la fecha que su partido habría hecho ganar US $ 3 mil millones, que es el la motad del presupuesto de Zambia para el 2015 si el hubiese sido elegido presidente de la república.

                      “Con el Partido Verde en el gobierno, por ahora no hubiera habido ningún déficit, sin deuda y con una economía próspera como lo que solía ser en los años 1960 y 1970”, dijo.

Chile, el país que produce cobre seis veces más que Zambia acaba de legalizar la marihuana, y estamos vergonzosamente lidiando con realidades, añade.

                      “Repito, Zambia nunca ha reclamado por orgullo ” Piensa que estamos fuera de la caja” dijo.

El líder de la oposición explica que a lo largo de la década de 1960 y la mayor parte de la década de 1970, decían de Zambia que era un “caso perdido” africano con unas excelentes perspectivas de industrialización “plena” y con una posible admisión incluso definitiva en las filas de los países desarrollados.

En 1969, el PIB per cápita de Zambia no sólo fue uno de los más altos de África (más de tres veces el de Kenia y el doble que el de Egipto, por ejemplo), sino que también fue significativamente superior a la de los países como los “up-and-coming” países de ingresos medios como Brasil, Malasia, Corea del Sur y Turquía.

Razonó que con un rápido aumento del PIB per cápita de US $ 431, hubiese sido razonable esperar que Zambia se acercara a las filas de los países Europeos como España y Portugal con un PIB per cápita de US $ 568 (1,3 veces la de Zambia) y EE.UU. $ 867 (2 veces la de Zambia), respectivamente.

Pero en 2013, dijo, que el PIB per cápita de Zambia alcanzó los US $ 1.844, mientras que la de España subió a US $ 29.863, que es 16 veces más que el de Zambia. De Portugal subió a US $ 21733, que es 12 veces más que el de Zambia.

Este es el precio que hemos tenido que pagar por “Pensar fuera de la caja”, dijo

0 268 vistas

Qué mejor manera de celebrar el 30 aniversario que empezar por tener una charla en profundidad con el hombre que lo empezó todo, el fundador de Sensi Seeds: Ben Dronkers.
Durante una conversación con él en su casa de Malasia, hablamos de cómo el cannabis ha afectado su vida y lo ha llevado a crear uno de los nombres más reconocidos en la industria del cannabis. Es difícil no dejarse llevar por su entusiasmo mientras habla de la planta a la que ha dedicado su vida.

En esta primera parte de la entrevista, Ben nos cuenta cómo descubrió el Cannabis, qué le llevó a dedicar su vida al mismo y cómo se las arregló para montar un negocio legal. En la segunda parte, hablaremos del papel fundamental que Sensi Seeds ha jugado en el mercado del cannabis emergente, sobre su rápida expansión y cómo esto afectará al futuro de la empresa.

¡Esperamos que disfrutéis de este vistazo a la historia de Sensi Seeds!

Ben Dronkers
Ben Dronkers

Hola Ben, ¡gracias por hablar con nosotros! En primer lugar, ¿podrías hablarnos de tu primer encuentro con la planta de cannabis?

Ocurrió hace mucho tiempo. Acababa de cumplir 17 años y estaba en el puente de Maasbrug, en Rotterdam, con otro chico que llevaba un trozo de hachís. Nunca había oído hablar de ello antes. El chico se lió un porro y lo compartió conmigo. Sentí algo, pero al mismo tiempo no sabía qué esperar. Desde luego, no entendía de qué iba todo ese alboroto que lo rodeaba porque me sentía perfectamente bien. Estaba un poco colocado, pero no era como si acabara de emborracharme de repente, que es lo que me esperaba en un principio.

La primera subida fue una experiencia agradable, aunque no supiese qué esperar. Es la segunda o tercera vez cuando puedes entender de verdad qué es exactamente lo que te está pasando. La primera vez, no eres muy consciente de que estás colocado. Esto es algo que se puede observar en un montón de gente que consume cannabis por primera vez. Están muy colocados pero, en realidad, no se dan cuenta.

En mi caso, ¡estaba pasando el rato en ese puente, sintiéndome muy feliz de estar allí!
¡Fue increíble!

¿Qué te llevó a empezar a trabajar con la planta de cannabis?

Bueno, técnicamente empezó mucho antes. Mientras crecía, mi madre siempre estaba ocupada con las plantas, y cuidaba tan bien de ellas que estaban constantemente floreciendo. Gracias a ella, he desarrollado este amor por las plantas. Te implicas de verdad en todo el proceso de cultivo. Más tarde me interesé por la cría y empecé a cruzar una variedad con la otra para desarrollar características específicas que nos llevaron a los clásicos, que, para mí, siguen siendo relevantes y muy importantes para las décadas venideras.

What led you to then start working with the cannabis plant?

Al principio, no me ocupaba de las semillas. En aquellos días, el cultivo de cannabis no era como en otras partes del mundo, como en Jamaica, África, o los EE.UU.. Por aquel entonces, estábamos experimentando con las primeras técnicas de cultivo de interior, utilizando “cool-tubes” en forma de tipi para intentar conseguir unos cogollos. La hierba no era buena, pero hacía su labor.
Entonces, empecé a traer de vuelta conmigo semillas de diferentes países. Para empezar: Pakistán. Fue entonces cuando empezamos a conseguir buenos resultados… ¡Una hierba muy buena!
Ese fue el gran punto de inflexión… fue interesante y divertido.

Ben in greenhouse_Banner
Ben Dronkers en su invernadero (circa 1983)

¿Empezaron las cosas para ti entonces? ¿Qué recibimiento tuvo la primera hierba holandesa que salió bien?

Los primeros 2 a 3 años que cultivé cannabis en invernaderos, nadie quería comprarlo. No lo entendían. Ni siquiera en Ámsterdam…
Así fue hasta que me acerqué a los coffeeshops The Happy Family y Prix d’Ami en Ámsterdam, y simplemente les obligué a coger algo de hierba de una bolsa de papel, y les dije: “No me paguéis si no es buena, pero hacedlo si os gusta”. Y cuando por fin volví al Prix d’Ami a preguntar qué pensaban de la hierba, el vendedor del coffeeshop me respondió: “¡Se ha acabado hace mucho! ¡La gente sigue viniendo a pedir más!”
¡Claro que los turistas estadounidenses sabían de qué se trataba! Pero los holandeses sólo habían visto hierba marrón, tailandesa y africana, prensada en bloques y seca. Así que cuando vieron los cogollos verdes, no sabían qué hacer con ellos. Incluso la llamaron “espinacas”. Hasta que vieron lo rápidamente que se agotó. Fue entonces cuando las cosas empezaron a agilizarse.
Enseguida la gente se enteró de lo buena que estaba la hierba, y se colocaban tanto que literalmente ¡se caían de los taburetes!

¿Qué opinaban las autoridades de tu nueva pasión?

Bueno… me detuvieron un par de veces. Muchas veces, la verdad. Pero en aquellos días, no era para tanto. Incluso si te pillaban con 10-20kg, te soltaban después de 2-3 días.
Pero como me habían detenido con tanta frecuencia, me puse a estudiar los textos de la Ley del Opio, para buscar una manera de mantenerme alejado de la cárcel. Así fue como descubrí que las semillas de cannabis estaban excluidas de la prohibición. De hecho, toda la planta de cannabis estaba prohibida excepto las semillas.
Luego me fui a ver a un abogado, muy caro, para hablar de esta historia “del huevo y la gallina”: es legal vender semillas, pero ¿cómo puedes conseguirlas si no se puede cultivar la planta? Si las semillas son legales, entonces, el cultivo de plantas de cannabis para conseguir las semillas también debería serlo, ¿no?
El abogado estuvo de acuerdo conmigo, lo que nos condujo a ese momento crucial en el que me dieron permiso legal para cultivar cannabis para la producción de semillas. Entonces, fui a poner en conocimiento de la policía y las instituciones agrícolas competentes mi intención de producir semillas de cannabis y nadie pudo oponerse a mis actividades.
Esta fue la laguna en la ley que me permitió producir y conservar semillas de cannabis durante más de diez años sin que nadie realmente lo supiera. No podía cultivar nada de hierba, por supuesto, pero ya sabes cómo va la cosa…

Ben + Skunk
Ben Dronkers in his greenhouse con una Skunk (circa 1983)

en su invernadero

Estas experiencias te llevaron a dedicar tu vida a la planta de cannabis. ¿Qué te hizo tomar esta decisión?

Para mí, una de las propiedades únicas del cannabis es que tiende a hacer que la gente se enamore de ella. Realmente creas un vínculo con esta planta. Es un nivel de consciencia, ¿entiendes?
Por aquel entonces, pasé por algunos momentos muy difíciles. Fue mi conexión con la planta lo que me ayudó a superarlos. La propia planta me ayudó a salir de este período oscuro. Y fue en ese momento cuando decidí dedicarme a la planta y criar tanto cannabis como me fuera posible.

El cultivo de la planta nos llevó a innumerables descubrimientos: su historia, lo que le había aportado a la gente en los siglos pasados y su increíble potencial para el futuro. Este nivel de consciencia que la planta ha depositado en mí es el motor principal que mueve todo lo que he hecho, y sigo haciendo. Es una parte importante de cómo surgió el Hash Marihuana & Hemp Museum.

Empezamos de la nada, y descubríamos algo nuevo casi a diario. Cuando llegó Internet, este proceso de descubrimiento se expandió aún más, y siguió haciéndolo cuando empecé a conocer a personas, de ideas afines, de todo el mundo e hice muchos amigos. ¡Nombrarlos supondría llenar varias páginas! Sinceramente, creo que hay una conciencia común unida a esta increíble planta.
Cuando viajo a HempFlax en Groningen para visitar los campos de plántulas de cáñamo a principios de año, realmente me reconforta. Ver hectáreas llenas de estas plántulas creciendo me satisface de verdad y cumple con esta visión que tuve de mi conexión con la planta.

Hoy en día, seguimos cumpliendo con esta visión, haciéndolo lo mejor que podemos para plantar tantas semillas como sea posible, ¡literal y metafóricamente!

¡Gracias por hablar de estas cuestiones con nosotros Ben! Para terminar esta primera parte, hemos recibido algunas preguntas de nuestros lectores del blog y amigos de las redes sociales. ¿Te importaría responder a algunas de ellas?

¡Por supuesto que no!

Ben Dronkers and Alan Dronkers at HighLife
Ben Dronkers y su hijo, Alan Dronkers, HighLife

De Chris Thompson

¿Qué crees que pasará con el negocio de la marihuana (recreativa) en los EE.UU. en los próximos 5 años, y crees que se convertirá en un nuevo “Ámsterdam?”

Sí, creo que sí. Me imagino que se abrirán cafeterías donde se pueda disfrutar de un café y un porro. ¡Con suerte, también se podrá disfrutar de una cerveza!

Con los miles de cultivares y cientos de bancos de semillas para elegir, ¿se sienten Ben y Sensi Seeds en absoluto responsables (a falta de un término mejor) de la variedad que hay en el mercado hoy en día?

Me siento realmente orgulloso de que nuestras genéticas se hayan convertido en una plataforma a partir de la que se ha desarrollado toda una industria. De todos modos, no fui yo sólo, los coffeeshops son responsables de en lo que se ha convertido la industria. Los coffeeshops estaban detrás de las primeras revistas sobre el cannabis, como Bob Warren, el hombre detrás de Highest Magazine, que se publicó en 1986.
Cuando empezamos a vender semillas, también vendíamos fertilizantes y libros. Todos los autores se acercaron a nosotros y la mayoría vieron lo que hacíamos, escribieron sobre ello y nos enseñaron lo que sabían a cambio. ¡Esto fue fundamental para la educación de los aficionados al cannabis en todo el mundo!

¿Crees que todavía existen áreas en el mundo donde hay cannabis silvestre que aún no se han descubierto? ¿Dónde crees que se encontrarían?

Sé que es un hecho. Al 100%. Actualmente, nos ocupamos de descubrir y recoger otros tipos nuevos en Europa del Este, y reunimos los que conocemos desde sus lugares de origen, lo que está resultando muy difícil en ciertos casos, ya que algunos de ellos han desaparecido de la naturaleza y es cuestión de encontrar a personas que pudieran haberlos conservado en alguna parte..

De Andy

¿Cuál es tu variedad favorita de Sensi y tu variedad favorita que no sea de Sensi, y por qué?

Mis variedades favoritas de Sensi Seeds serían Northern Lights, Northern Lights 5x Haze y Jack Herer. De las variedades que no son de Sensi Seeds, diría Diesel y Amnesia.

De Paul J. von Hartmann

La “Essential civilian demand” (petición civil fundamental) es un protocolo federal de EE.UU. de rápida tramitación, que daría acceso al “cáñamo” como recurso estratégico, al que se hace referencia en varios documentos que tienen que ver con la preparación para emergencias. ¿Estarías dispuesto a ayudar al movimiento de globalización de base “demanda civil esencial” de Cannabis, antes de que nos quedemos sin las temporadas de cultivo necesarias para reparar la atmósfera de la Tierra?

¡Por supuesto!

Ben Dronkers and Shiva Spaarenberg
Ben Dronkers y su hija, Shiva Spaarenberg

De Fresh

Hola Ben, me gustaría saber si has visitado las Islas Canarias y lo que piensas de su situación geográfica con respecto al cultivo de cannabis?

¡Por supuesto! ¡Me encantan las Islas Canarias! Las conozco bien y conozco a un tipo allí que cultivó 5 plantas Jack Herer y consiguió 1,5 kg de cada una. Así que la respuesta es fácil, sí.

De Tof

¿Hay un lobby europeo del cannabis? Si es así, ¿no sería interesante trabajar con ellos con el objetivo de acompañar a los EE.UU. es su tendencia hacia la despenalización del consumo de cannabis?

En los EE.UU., tienes NORML, que se creó hace mucho tiempo y que tiene una presencia unificada en todo el país, y tienes High Times, una entidad comercial. En Europa, está ENCOD, pero sobre todo, tienes pequeños grupos repartidos por todas partes. Creo que es necesario que exista un frente unido. Es algo que todavía está pendiente. Tenemos que unirnos. Tenemos que unirnos para conseguir que las cosas avancen.

De Wazatiste

Me estoy preparando para una posible legalización del cannabis en Francia, recabando la mayor información posible con el objetivo de poner en marcha un campo de cannabis biológico. ¿Será el cannabis resultante tan potente como el cultivado en interior bajo luces UV?

No, no lo creo. Los resultados dependerán de la variedad, pero no lo creo.

Ben Dronkers in Afghanistan (circa 1970)
Ben Dronkers in Afghanistan (circa 1970)

De Mathieu

¿Qué recuerdas con más frecuencia cuando piensas en tus primeros viajes, en los que descubres la genética del cannabis?

La armonía y la dulzura de la población afgana. Están tan orgullosos de lo que hacen. La bondad de su corazón era tan pura… es lo que más me impresionó.

La situación jurídica del Cannabis en los Países Bajos está cambiando. ¿Cómo ves el futuro de la planta en el país?

¡Los coffeeshops no van a desparecer! El cannabis es algo social. Es algo que se comparte con los demás. Así que creo que los Coffeeshops no van a desparecer.

¿Cuál fue la última variedad que consumiste?

¡Jack Herer, en Malasia! Eso sí, tengo una prescripción médica que me permite hacerlo aquí.

De Lucien

Según el investigador Mc Partland, en 1970, se cometió un error en la clasificación del genoma del cannabis que ha hecho que se utilicen denominaciones incorrectas para la planta: Indica, Sativa, Ruderalis. Hace poco, se ha corregido así:

Cannabis Sativa debería ser “Cannabis Indica”.
Cannabis Indica debería ser “Cannabis Afganica”.
Cannabis Ruderalis debería ser “Cannabis Sativa”.
¿Tiene la intención de reclasificar su menú en consecuencia?

Es una buena pregunta. Una muy buena pregunta…La historia siempre tiene que ver con la interpretación y los descubrimientos científicos. Actualmente, estamos financiando investigaciones profundizando más en este asunto. ¡Así que el tiempo y la ciencia lo dirán!

Michael Freeman sobre Facebook

Si pudieras elegir que el Cannabis fuera legal y gratuito en Europa pero para ello tuvieras que perder todo el dinero que has ganado, ¿cuál sería tu elección sinceramente?

Sencillo. Sí.

Kenan Gülersönmez sobre Facebook

Hola Sr. Dronkers, en Suiza el Gobierno está estudiando el concepto de “Club Social de Cannabis” español, pero se avanza muy despacio. Así que estaba pensando en pasar a la acción, en convertirme en activista. ¿Algún consejo sobre cómo iniciar mi viaje?

¡Mantente bien informado y sé autosuficiente!

0 229 vistas

 

Los riesgos crecientes a los que se enfrentan las personas que usan drogas ya no pueden ignorarse. Es hora de dejar atrás las políticas dañinas, las ideologías y los prejuicios. Es hora de priorizar la salud y el bienestar de los usuarios de drogas, de sus familias y sus comunidades.

Apoye. No Castigue es una campaña mundial para crear conciencia sobre los daños causados por la criminalización de las personas que usan drogas. La campaña desea cambiar las leyes y las políticas que impiden el acceso a las intervenciones de reducción de daños, y promover el respeto por los derechos humanos de las personas que usan drogas. La campaña Apoye. No Castigue busca: * Cambiar las leyes y las políticas que impiden un acceso a las intervenciones de reducción de dannos para las personas que usan drogas. * Crear conciencia sobre la necesidad de dejar de criminalizar (“castigar”) a las personas por usar drogas. * Crear conciencia sobre la necesidad de mayor financiación y atención para servicios de salud básicos y otros “apoyos” para personas que usan drogas. * Promover el respeto por los derechos humanos de las personas que usan drogas. * Generar apoyo público por la reforma de las políticas de drogas. FACC

Más información web support don’t punish

El pasado jueves 26 junio, personas en más de 100 ciudades de todo el mundo participaron en el segundo “Día de Acción Global”. Eventos como procesiones, manifestaciones, arte de la calle y muestras de danzas, conciertos de música, etc..

Campañas de medios sociales destacaron la necesidad de una reforma de la política de drogas y una mayor financiación para servicios de reducción de daños.

Haz clic aquí para ver una selección de las mejores fotografías de los actos de la campaña en todo el mundo. Si tienes fotos o vídeos de tu ciudad, por favor enviarlas a campaign@idpc.net .

COBERTURA DE LOS MEDIOS

Outlets globales

Argentina

Australia

Bolivia

Colombia

Francia: 

India

Irlanda

Italia

Líbano

Malasia

Mauricio

México

Nigeria

Panam una

Perú

Polonia

Puerto Rico

Rusia

España

Reino Unido

EE.UU.

Zimbabue

Fuente Supportdontpunish

 

0 739 vistas
peta cannabis

A la gran teoría conspirativa del año se le cae una ficha: el fondo de inversiones del estadounidense George Soros no conserva acciones de Monsanto. El dato había dado alas a un rumor según el cual la empresa alentaba el proyecto de ley de regulación de la venta de marihuana, a estudio de la Cámara de Senadores, con la intención de desarrollar una semilla transgénica.

La transnacional de la biotecnología Monsanto presumió hace un mes de trabajar en Uruguay “con excelencia y en colaboración permanente con las autoridades para la mejora continua de la actividad agrícola y del bienestar social”. Cualquier gobierno se haría el disimulado ante una serenata así de esta empresa, responsable de daños tétricos a las sociedades, la salud humana, el ambiente y la economía: ha vendido armas químicas usadas en la guerra de Vietnam, semillas que producen vegetales sin semilla, semillas de plantas resistentes a un pesticida que la propia Monsanto fabrica, semillas que al desarrollarse contaminan cultivos con su polen, que también enferma a las abejas. La compañía negó en el mismo comunicado estar “trabajando para patentar una semilla de marihuana transgénica en Uruguay y en ningún otro lugar del mundo”.

Hace un par de años, cuando la suerte del proyecto de ley que regulará el cultivo y dispendio de cannabis era aún incierta, lo del superporro transgénico era un chiste festejado a carcajadas en la comunidad fumeta. Pero ahora, con la iniciativa a punto de ser aprobada, periodistas y opinadores usaron el chiste para armar la teoría conspirativa más solemne, disparatada, publicitada y creída del año.

En la trama se cruzan Monsanto, el especulador estadounidense George Soros, cogollos monstruosos cosechados en el Paraguay de Horacio Cartes, las ganas de caerle al gobierno argentino de Cristina Fernández, asociándolo a un proyecto de ley similar al uruguayo, y un complot “sionista” para reducir la natalidad mundial e “idiotizar a los pueblos”, pergeñado por el imperio británico, Holanda y las familias Soros, Rothschild, Rockefeller y Gates, según denuncian grupos católicos tan ultramontanos que hasta recelan del “antipapa Francisco”.

La idea de la marihuana transgénica carece de asidero biológico y económico. Si fuera viable, ya existiría. El narcotráfico siempre ha invertido en ciencia y tecnología. Personajes televisivos como Walter White tienen correlatos tan reales y cercanos como Eugenio Berríos. Si en algún viejo laboratorio soviético de Uzbekistán ya le pudieron encajar un gen de coca, amapola o espinaca a semillas de marihuana, nadie se enteró. Porque a los traficantes, que al fin y al cabo son comerciantes bastante hábiles, no les conviene producir tan a granel. Para cubrir la demanda mundial de cannabis es innecesario cultivar vastas superficies como las requeridas para producir arroz, soja, maíz, trigo y azúcar, vegetales que se procesan como alimento humano y animal, aceite y biocombustible. En un producto de esta naturaleza, además, es muy poco lo que se puede avanzar en la genética más allá de los métodos tradicionales de selección, cruce o hibridación, polinización y trasplante de esquejes, practicados durante siglos de domesticación y uso recreativo, médico e industrial.

Transgénico y neoliberal

El portal argentino de noticias Urgente 24 es el que más ha propagado la teoría de la conspiración Monsanto-Soros-Open Society Foundations por la despenalización de la marihuana en Uruguay, a la que sumó a figuras derechistas estadounidenses como Paul Volcker, ex presidente de la Reserva Federal. Tan sorprendentes son las posturas legalizadoras de éste como las del patriarca de los Chicago Boys y el neoliberalismo, el premio Nobel de Economía Milton Friedman, conocida desde los años 80. Ocurre que el debate sobre las drogas no transcurre en el continuo ideológico izquierda-derecha, sino en el liberal-conservador. La legalización de las drogas es una reivindicación liberal de larga data, repudiada por conservadores de derecha y de izquierda.

Urgente 24 también se hizo eco de la requisa en Paraguay de tres hectáreas cultivadas con “una variedad poco conocida de marihuana apodada transgénica”, la cual sería “potencialmente cancerígena y hasta adictiva, según distintos reportes médicos”. De una noticia con tantos condicionales y fuentes sin nombre no se puede más que desconfiar, por más entretenida que resulte. En la revista Barcelona no habría desentonado.

Con una falta de rigor semejante se ha manejado el vínculo de George Soros con la mayor productora mundial de semillas y transgénicos. Soros juega con papeles: compra y vende acciones, bonos y otros instrumentos financieros, entre ellos los que ofrece Monsanto. Pero en las últimas semanas, la prensa de Argentina y Uruguay le asignó más poder en la empresa que a su propio gerente general y presidente del directorio, Hugh Grant, sin parentesco con el actor británico homónimo.

Para Urgente 24, “una de las cinco principales inversiones de Soros en el planeta es Monsanto, donde es el segundo mayor accionista”. El imaginativo portal argentino anotó la media sanción del proyecto uruguayo de ley sobre marihuana a la cuenta del “lobby de Monsanto”. Con el terreno así abonado, la gran mayoría de la prensa uruguaya (la diaria incluida) ha dado por cierto, un día sí y el otro también, que Soros es “dueño” o “accionista” de Monsanto, incluso después de ver de cerca al veterano hace un mes en Nueva York, donde se reunió con el presidente José Mujica.

Soros creó y preside una institución entre filantrópica y académica de inclinación bien liberal llamada Open Society Foundations. También integra, junto con otras celebridades variopintas, la Junta de Honor de la Drug Policy Alliance, que desde 2000 promueve la reforma de las leyes sobre drogas de Estados Unidos. Ambas organizaciones ven el proyecto uruguayo con buenos ojos. Sus representantes han participado en actividades oficiales y públicas realizadas en Uruguay. Open Society Foundations, incluso, financió la campaña televisiva de la coalición Uruguay por la Regulación Responsable de la Marihuana, en favor de la iniciativa hoy a estudio del Senado. Todo eso es cierto, ciertísimo. Pero ¿George Soros es accionista de Monsanto? No. Ahora, no.

Especulador especulado

george-sorosSoros Fund Management LLC se dedica a la especulación de alto riesgo, y por eso sus colocaciones son en extremo volubles. En 2002, las inversiones del fondo en Monsanto sumaban cero. Saltaron a 87,2 millones de dólares en noviembre de 2009 (1,1 millones de acciones) y se sextuplicaron al año siguiente a 313 millones de dólares (6,5 millones de acciones). Pero algo pasó en 2011: al cabo del año, el fondo de Soros se había desembarazado de 98,8% de sus acciones de Monsanto (se quedó con 80.600) y para 2012 ya las había vendido todas. En noviembre de 2012 compró 144.000 (por 13 millones de dólares, lo que para él es cambio chico) y para este año ya se había vuelto a sacar hasta la última de encima.

O sea que medios de prensa de Argentina y Uruguay estuvieron meses atribuyéndole a Soros acciones de Monsanto que su fondo no poseía ni posee, según los Formularios F-13 presentados cada tres meses por la firma a la gubernamental Securities and Exchange Commission de Estados Unidos (SEC).

Un dato falso que se podría haber desechado mediante una simple consulta al sitio web de la SEC sirvió para sembrar en el vecindario el temor a la horda de zombis fumadores de faso transgénico que bajan desde las cuchillas, y la suspicacia hacia funcionarios del gobierno, legisladores y organizaciones civiles que promueven la despenalización del cultivo y expendio de cannabis. Al caer el comodín, se derrumba el castillo de naipes. Pero le sacaron tantas fotos, que en los próximos meses se seguirá hablando del porro de Monsanto con filtro como si lo vendieran en el quiosco.

Soros no es un ángel. Maneja sus fondos con un criterio de rentabilidad y le suelen resbalar la responsabilidad social, ambiental o económica de las empresas cuyas acciones compra o las consecuencias de sus operaciones. En 1992 ganó 1.000 millones de dólares apostando contra la libra esterlina, y cientos de miles de británicos se arruinaron. En 1994 el entonces primer ministro de Malasia, Mahathir Mohammad, lo acusó de desatar la crisis económica en el sudeste asiático al retirar de allí sus divisas. Tiene abundantes acciones de compañías petroleras y mineras. Herbalife es acusada de fabricar suplementos alimenticios y cosméticos dañinos para la salud, prohibidos en Colombia y en varios países europeos, y de encubrir un negocio de inversión fraudulento. Las tiendas Walmart son la mayor boca de armas de fuego de Estados Unidos. Y si en el pasado el fondo de Soros compró acciones de Monsanto, nada impide que lo haga otra vez en el futuro.

El círculo se cierra

Para ver cómo funciona la cabeza del Soros inversionista, hay un ejemplo bien cercano. En medio de la crisis rioplatense, en 2002, Soros Fund Management LLC se asoció con expertos agropecuarios argentinos para crear la empresa Adecoagro, cuya primera operación fue la compra al grupo Pérez Companc de una empresa que poseía 74.000 hectáreas. El nombre del especulador estadounidense atrajo más inversiones. Hoy, la firma tiene cientos de miles de hectáreas mucho mejor cotizadas que en 2002, repartidas entre Argentina, Brasil y Uruguay, donde produce soja, arroz, azúcar, café, algodón, etanol y productos lácteos. El fondo ganó muchísimo dinero con Adecoagro, aunque su participación ya no es mayoritaria.

Esta transnacional agropecuaria, que cuenta en su directorio con colaboradores cercanos de Soros, se enorgullece de practicar a rajatabla el método de “siembra directa”, que consiste en cultivar sin arar la tierra, en los rastrojos que dejó el cultivo anterior. Esta técnica requiere un uso mayor de pesticidas, y en estos países el preferido es el glifosato, que exige la compra de semillas transgénicas que produzcan plantas resistentes a ese producto de Monsanto. Es decir que, en una peculiar vuelta de tuerca, una empresa vinculada con Soros le compra semillas a Monsanto, un dato impertinente que servirá para que la paranoia se alimente de su propio vómito.

Este cuentito del viejo de la bolsa de Wall Street persistirá. El ingenio popular encontrará el modo de taparle los agujeros para reciclarlo y volverlo creíble. Al mismo tiempo, seguirá banalizándose la invasión del territorio nacional por parte de organismos transgénicos, cuyas consecuencias para las próximas generaciones son impredecibles. También seguirá banalizándose la tragedia de cientos o miles de personas que en algún momento de sus vidas perdieron la libertad sólo por su afición a fumar marihuana o a cultivarla. Por Marcelo Jelen

Fuente La Diaria

 

 

1 4.000 vistas

ganja

Uruguay está creando el primer mercado nacional legal de marihuana, cuyo precio por gramo será de un dólar, que es lo que realmente cuesta, según la Oficina de la ONU Contra la Droga y el Delito. Pero, ¿a cuánto se paga en otros países?

A estas y otras cuestiones, como qué países tienen las tasas más altas de consumo de marihuana, o dónde el tráfico de drogas representa un verdadero problema, responde el diario ‘The Guardinan’ con una serie de mapas.

El precio más alto por gramo lo registra Malasia (712,8 dólares) y Japón (75,5 dólares). En Islandia el precio por un gramo de marihuana asciende a 28 dólares, en Australia a 26 dólares, en Grecia a 20,9 dólares, mientras que en Francia, Italia, Chile y Rusia oscila en torno a los 11 dólares, y en España alcanza los 5 dólares. El precio más bajo se registra en China (0,8 dólares), Colombia (0,4 dólares) y Brasil (0,3 dólares).

62118151f89ee0912a9675a4eb6b3ce9_article630bw

En cuanto al consumo de marihuana por cada 100 personas (de 15-64 años de edad), lideran la lista Italia (con 14,6 consumidores) y Nigeria (con 14,3 consumidores). Los siguen Canadá (con 10,9 consumidores), Australia (con 10,3 consumidores), España (con 9,6 consumidores) y Brasil (con 8,8 consumidores). Los que menos consumen son Perú (con 0,7 consumidores), China (con 0,8 consumidores), Paraguay (con 1,6 consumidores) y Venezuela (con 1,66 consumidores).

 6529a0d0cdead3bdf94f63e077541882_article630bw

 

El tercer mapa muestra que el índice más alto de tráfico de drogas es propio de Noruega, donde alcanza los 383,9 puntos.

b5f46586901160bb45f3abadaa558018_article630bw

Fuente RT