Buscar

nutrientes - resultados de búsqueda

Si no estás satisfecho con los resultados, realiza otra búsqueda

0 621 vistas
Macfoto

¿Sabías que un exceso de nutrientes y fertilizantes en los cultivos puede cambiar el sabor y el olor del cannabis producido?

Según opina el conocido cannabicultor Jorge Cervantes, autor de varios libros sobre el cultivo de cannabis como “Enciclopedia del cannabis”. La adición de fertilizantes y componentes químicos como el fósforo y el potasio aportan beneficios, así como desventajas a las plantaciones. Estos nutrientes se utilizan extensamente en el cultivo interior de cannabis, pero también son utilizados en plantaciones al aire libre.

Los nutrientes se encuentran en las partes vegetales de la planta. Cuando se enciende un porro, el consumidor puede reconocer un rebosante fertilizante o abono en la inhalación. Si se trata de una semilla lo que está causando ese típico olor a “barbacoa” sólo haría cosquillas en las fosas nasales. Por otro lado, si los productos químicos o aditivos son la causa, el olor químico se libera en la calada. Según Jorge Cervantes, esos olores provienen de una acumulación excesiva de nutrientes en los tejidos vegetales. También aborda la cuestión de los concentrados y fertilizantes que son problemáticos en los Estados Unidos. Invita a los productores a limpiar sus plantas si han utilizado fertilizantes, prestando especial atención a los cultivos hidropónicos.

Además, recomienda secar adecuadamente su cannabis si ha crecido con fertilizante. El espaciamiento deficiente con otras ramas, el calor excesivo, la carencia de la humedad, y la ventilación pobre impedirían la eliminación de los minerales de fertilizantes.

Deficiencia de potasio y su exceso

El potasio, ya sea orgánico o mineral, contribuye a la resistencia de la planta. Si las hojas de las primeras etapas se vuelven amarillas, las ramas se vuelven frágiles, la planta está en deficiencia de potasio. Por otro lado, el exceso de potasio en el cannabis puede bloquear la llegada de otros nutrientes esenciales como el magnesio, el zinc o el hierro. Si el PH del suelo es también más ácido, jugará con la buena salud de las raíces.

Las deficiencias y los excesos pueden afectar el rendimiento de los cultivos y la degustación.

Más información sobre este tema en la entrevista a Jorge Cervantes a través del cannabist

0 670 vistas

Los micronutrientes se conocen como los nutrientes necesarias para los organismos, pero en pequeñas dosis. En anteriores post hablábamos de los macronutrientes, que a su vez se dividen en primarios que son nitrógeno, fósforo y potasio, y los secundarios que son magnesio, calcio y azufre. Todos y cada uno de ellos es importante, la diferencia entre esta clasificación es la demanda de cada uno de ellos por parte en este caso de las plantas.

Todos estos elementos es muy extraño que presenten complicaciones a lo largo de un cultivo. Y en la mayoría de las veces, se trata de una mala asimilación causada por un desajuste del pH. Un buen sustrato y prácticamente cualquier línea de abonos incluyen todos estos micronutrientes. En otros casos existen productos específicos para corregir o fortalecer determinadas fases y en determinadas circunstancias.

Zinc (Zn): es un micronutriente que en climas secos y de pocas lluvias suele presentar carencias. También lo hace en suelos alcalinos, con pH superior a 7.0. Es un elemento que cooperando con otros nutrientes es fundamental para la formación de clorofila. También es importante para la creación de auxinas y hormonas, para la producción de azúcares y proteínas, y para el crecimiento de los tallos.

En caso de deficiencias, las hojas más jóvenes empiezan a mostrar signos de clorosis entre los nervios. Las hojas más jóvenes comienzan a nacer más pequeñas, arrugadas y retorcidas, además de con pérdida de color. En floración los cogollos se vuelven duros y quebradizos. En casos de carencias severas, el crecimiento y la floración se ralentiza o detiene.

Manganeso (Mn): se encarga principalmente del transporte de electrones fotosintéticos. Ayuda al nitrógeno, junto al hierro, en la producción de clorofila. Tiene capacidad de cambiar de estado de oxidación para participar en varios procesos de oxido-reducción enzimática que facilitan el intercambio y transporte de iones. Es absorbido por la planta a través de las raíces y también a través de las hojas.

Las deficiencias de Mn son más comunes en interior que en exterior. Los primeros síntomas afectan a las hojas jóvenes, que comienzan a amarillear entre los nervios mientras el resto de la hoja permanece verde. Poco a poco, la deficiencia se trasladará a las hojas de más viejas. En casos de deficiencia severa, las hojas desarrollan puntos de zonas necróticas. El desarrollo se detiene y la floración puede se puede prolongar en el tiempo.

Hierro (Fe): interviene en el transporte de electrones durante la fotosíntesis, la respiración y también la producción de clorofila. Se relaciona con sistemas enzimáticos y que permiten que las plantas usen la energía aportada por los azúcares. Además regula la asimilación y reduce nitratos y sulfatos. Las plantas de marihuana en general tienen problemas para asimilar el hierro en grandes rangos de pH.

Es una carencia más común en interior que en exterior. Se suele relacionar normalmente con niveles de pH mayores a 6.5. Con carencias de Fe, las hojas comienzan mostrar un característico colos amarillo en los nervios, mientras el resto de la hoja permanece verde. En casos graves, las hojas terminan cayendo. Las deficiencias de hierro también se relacionan con excesos de cobre.

Cobre (Cu): forma parte de una gran cantidad de enzimas y proteínas. En general las plantas necesitan dosis muy bajas de cobre durante su desarrollo. Es un nutriente que interviene en el metabolismo de los carbohidratos, en la fijación de nitrógeno y en el proceso de reducir oxígeno. También interviene en la fabricación de azúcares.

Las carencias de este nutriente llegan a ser bastante comunes. Primero, las hojas más jóvenes empiezan a marchitarse en las puntas y bordes. El color, cambia del típico verde a unos tonos gris / cobre oscuro. En casos más graves, la planta se puede marchitar entera. El crecimiento y la floración se ralentiza. Aunque se podrá cosechar sin problema, los rendimientos será menores.

Boro (B): normalmente no existen problemas de falta de boro en el cultivo. Poco se sabe de este nutriente, salvo que ayuda absorber el calcio e interviene en la división, maduración y respiración celular. También es un enlace de la germinación y podría llegar a colaborar en la síntesis de base para la formación del ácido nucleico.

Las carencias de Boro principalmente afectan a las raíces. Éstas tenderán a hincharse, perder color y detener su crecimiento. También los nuevos brotes de las plantas podrían mostrar quemaduras parecidas a las que se producen por las lámparas.Las hojas engrosas y se vuelven quebradizas, los brotes jóvenes se retuercen y crean zonas muertas, y la planta finalmente muere en los casos más graves.

Cloro (Cl): es uno de los micronutrientes fundamentales para la fotosíntesis, en forma de cloruro. También interviene en la división celular, e incrementa la presión osmótica en las células que regulan el flujo de humedad abriendo y cerrando sus estomas. En contadas ocasiones se presentan carencias de cloro, aunque sí los excesos. Principalmente se producen por el agua de grifo, cargada de cloro y que no se deja reposar para que se degrade.

Las deficiencias se producen principalmente en las hojas más jóvenes que se vuelven amarillas y después se marchitan. En déficits graves, las hojas adquieren un característico color bronce. Cuando se dan excesos de Cl, enseguida las puntas de hojas y brotes nuevos se comienzan a quemar. Las hojas tienden a adquirir un color amarillento/bronce y se frena el crecimiento.

Silicio (Si): no hay muchas evidencias de que un exceso de silicio sea perjudicial. Tampoco es un nutriente que presente carencias. Se trata del segundo elemento más abundante en la corteza terrestre. Sustratos y aguas lo contienen. Forma parte de las paredes celulares y mantiene altos los niveles de hierro y magnesio. En dosis altas, si se sabe que incrementa la tolerancia de la planta frente a plagas, sequías y calor.

Cobalto (Co): no es un nutriente muy necesario para el crecimiento vegetal. Es más, muchos fabricantes no lo suelen incluir en sus fórmulas. Es necesario para el desarrollo de bacterias beneficiosas, la absorción de nitrógeno y puede que influya en la formación de los terpenos. Aunque las carencias y excesos son infrecuentes, afectan a la disponibilidad y movilidad del nitrógeno.

Molibdeno (Mo): un cultivo en contadas ocasiones presentará problemas por carencias o excesos de este nutriente, por no decir que no existen. El Mo forma parte de los sistemas enzimáticos más importantes que convierten los nitratos en amonio. Aunque poco frecuentes como decimos, las carencias de molibdeno trae consigo también deficiencias de nitrógeno. Las hojas viejas comienza a amarillear, primero entre los nervios. En los casos más graves se retuercen.

Níquel (Ni): es un micronutriente que las enzimas usan para descomponer y emplear el nitrógeno a partir de la urea. Es vital además para la absorción de hierro. No es un elemento que suela presentar problemas, aunque sus carencias puedan deberse también a una carencia de nitrógeno.

0 433 vistas
Macfoto

En nuestro anterior post os hablamos de los nutrientes primarios o macronutrientes. Recordamos que son el famoso NPK o Nitrógeno, Fósforo y Potasio. Son los 3 que más consumen las plantas de marihuana durante todo el cultivo, con porcentajes diferentes dependiendo de la fase del cultivo. Hoy hablaremos de los nutrientes secundarios o macronutrientes secundarios, igual de importantes para el crecimiento vegetal y la fructificación que los primarios, pero con una demanda mucho mayor por parte de la planta.

  • Calcio (Ca): interviene en el crecimiento celular, en la absorción de nutrientes, en la actividad de las enzimas y en el transporte de carbohidratos y proteínas a zonas de la planta. Es esencial para dar estabilidad a las membranas celulares, lo que proporciona una mayor consistencia a los tejidos y provoca una mayor firmeza del tallo. También actúa favoreciendo la estabilidad estructural del suelo. Consigue mejorar la porosidad o el riego entre otras.

Una deficiencia de calcio detiene el crecimiento de la planta y origina clorosis. Las hojas poco a poco pierden su color verde y se vuelven amarillentas. Las carencias de calcio son muy habituales con el uso de aguas de riego blandas o desmineralizadas. Por su parte, el exceso de calcio provoca la inmovilización de algunos elementos del suelo. Hierro, boro, cinc y manganeso al encontrarse el calcio como carbonato, produce un aumento del pH del suelo que favorece su precipitación. También puede inhibir la asimilación del potasio.

  • Magnesio (Mg): Es un nutriente que favorece la formación de proteínas y vitaminas. También aumenta las resistencia de las plantas frente a ataques externos como el frío, la sequía o enfermedades. Facilita la fijación de nitrógeno atmosférico y actúa como complemento en todos las enzimas encargadas de activar el proceso de fosforilación. Además es uno de los constituyentes de la clorofila, siendo su átomo central y jugando un papel prioritario en la fotosíntesis.

Una carencia de magnesio produce la reducción de la fotosíntesis. Ésto se traduce en una desaparición de clorofila, y por tanto pérdida del color verde y amarilleo de las hojas. También son típicas la aparición de manchas pardas en las hojas viejas primero. Al igual que el calcio, es un nutriente que suele presentar deficiencias cuando se usa un agua de riego blanda. Además los terrenos arenosos suelen tener carencias en este elemento. Los excesos son poco frecuentes en cultivos, aunque con altas concentraciones de Mg y Ca, puede competir con el calcio y con el potasio disponible causando deficiencias en el tejido foliar.

  • Azufre (S): es un nutriente muy necesario para fabricar un gran número de hormonas y vitaminas, incluyendo algunas del grupo B como la B1. Forma parte de las proteínas como constituyente de los aminoácidos azufrados y es uno de los compuestos de las enzimas. Actúa como catalizador en los procesos de formación de la clorofila. También es fundamental para la formación de los aceites esenciales y el sabor de cada variedad, además de para la transpiración, la síntesis de ácidos grasos y su descomposición.

Es un elemento inmóvil, es decir que no es capaz de recolocarse en las nuevas zonas de crecimiento ante una carencia. Las primeras carencias suelen darse primero en las hojas más jóvenes y las zonas altas de la planta. Y dado que interviene en la formación de la clorofila, sus deficiencias se manifiestan en un amarilleo rápido de las hojas y en una reducción del desarrollo de la planta. Por el contrario los excesos de azufre generalmente no causan problemas cuando la concentración de sales es relativamente baja. En caso de toxicidad las hojas crecen más pequeñas y uniformes, de un color más oscuro, y con las puntas y bordes con pérdidas de color e incluso quemaduras.

Como vemos, tanto el Calcio como el Magnesio suelen presentar carencias cuando se cultiva con agua de riego blanda. Ésto se debe principalmente a la propia agua y las grandes variaciones que puede sufrir de un lugar a otro. En lugares de aguas blandas, las cantidades de Ca y Mg son muy bajas, mientras que en zonas de aguas duras las cantidades son muy elevadas. Es por éso que los fabricantes prefieren usar concentraciones bajas de estos nutrientes, para que en caso de contar con un agua dura sea contraproducente añadir más Ca y Mg. Y en casos de aguas blandas, siempre es interesante usar un suplemento de Calcio y Magnesio.

1 1.113 vistas
Macfoto

El éxito de un cultivo de cannabis siempre será la suma de varios factores. Se suele decir que un 30% dependerá de la semilla cultivada, un 30% dependerá del sustrato, un 30% dependerá de los cuidados, y un 10% está en manos del azar pues nadie podrá prever absolutamente todos los peligros a los que una planta puede enfrentarse. Dentro de los cuidados, se incluyen tanto las condiciones que les podamos ofrecer a las plantas tanto en interior como en exterior, como el riego y los abonos que usemos. De los abonos vamos a tratar nuestro post de hoy.

El cannabis es una planta que tiene unas necesidades nutricionales altas, pero muy específicas. Siempre solemos distinguir entre fertilizantes y aditivos para la fase de crecimiento, y fertilizantes y aditivos para la fase de floración. Cuando cogemos un bote de abono, lo más destacado de su composición es siempre el llamado NPK. Ello se refiere a los niveles de Nitrógeno, Fósforo y Potasio que contienen. Estos 3 elementos son los llamados macronutrientes primarios. El nombre no se refiere a su importancia, ya que todos son importantes. Se refiere a la mayor demanda por parte de la planta frente a otros.

Los abonos de crecimiento, nos podemos fijar que siempre tienen dosis altas de Nitrógeno, bajas-medias de Fósforo y bajas-medias de Potasio. Los abonos de floración en cambio tienen dosis bajas de Nitrógeno, medias-altas de Fósforo, y medias-altas de Potasio. La explicación la comprenderás ahora que te contaremos las funciones de cada uno de estos nutrientes y su importancia:

  • NITRÓGENO (N): es el nutriente que más consumen las plantas de cannabis, y especialmente durante el crecimiento. También en la formación de tejidos ya que regula la producción de proteínas, interviene en la producción de la clorofila y es primario en el crecimiento de hojas y tallos. Se trata de un nutriente móvil, o sea que la planta lo distribuye y recoloca en aquellas zonas donde hay carencias. El agua de riego tiene gran facilidad para arrastrarlo y eliminarlo por el drenaje, por lo que se debe usar de manera regular. Las deficiencias de nitrógeno son muy comunes. Las plantas tienen a amarillear ya que se interrumpe la producción de clorofila. Siempre comienza en las hojas viejas y se extiende a las hojas más jóvenes. Los excesos producen sobrefertilizaciones, y las plantas mostrarán un color verde oscuro antes de comenzar a mostrar quemaduras en puntas y bordes.
  • FÓSFORO (P): es imprescindible para que la planta pueda realizar la fotosíntesis y la trasferencia de energía solar a compuestos químicos. Es una pieza fundamental del ADN y se asocia directamente con el vigor de la planta, y la producción de resina y semillas. En crecimiento es fundamental para la formación de las raíces, y es especialmente necesario en las primeras etapas de crecimiento, en la clonación y en la floración. También es un elemento móvil. Las deficiencias de fósforo hacen el crecimiento más lento y que las hojas nazcan más pequeñas. En floración a los cogollos les costará desarrollarse y serán más pequeños y menos resinosos. Las hojas se vuelven más oscuras, con colores purpúreos hasta que se retuercen y se caen. Una sobrefertilización de fósforo interfiere en la absorción de otros elementos, por lo que puede llevar a errores en el diagnóstico.
  • POTASIO (K): es esencial para que la planta pueda extraer el agua del suelo y asimilarla mediante un proceso de osmosis. Ayuda a combinar los azúcares, almidones y carbohidratos y facilitar su movilidad. Es primordial para el crecimiento por división celular y la elaboración de proteínas que aumentan el contenido de aceites y mejoran la calidad de los terpenos. También se trata de un elemento móvil que la planta distribuye por las zonas donde lo necesite. Las deficiencias de potasio no son fáciles de localizar puesto que las plantas crecen con normalidad. Pero los tallos poco a poco se vuelven débiles, después las hojas amarillean del exterior al interior, hasta que terminan oxidándose, rizándose y muriéndose. La floración se ralentiza. Un exceso de potasio dificulta la absorción de otros elementos como magnesio, hierro o manganeso. Son comunes las carencias de éstos a la vez que los excesos de potasio.

Los nutrientes base contienen como vemos buenas dosis de NPK, siempre dependiendo del ciclo. También incluyen macronutrientes secundarios (azufre, calcio y magnesio) y micronutrientes (hierro, cobre, manganeso,, zinc, molibdeno, boro y cloro). Todos y cada uno de ellos igual de importantes pero no igual de demandados. En general, un nutrientes base como su nombre indica, supone la base de la alimentación de una planta de cannabis para un crecimiento y floración sin complicaciones.

Por otro lado los aditivos, pueden contener tanto macronutrientes primarios, como secundarios, como micronutrientes, además de enzimas, vitaminas, aminoácidos… Su función es la de reforzar y/o potenciar alguna fase concreta. Por ejemplo los potenciadores de floración contienen nutrientes que la planta demanda para un enraizado más rápido. Los potenciadores de crecimiento permiten un desarrollo más rápido y vigoroso. Y los potenciadores de floración complementan también a loa nutrición base especialmente con altas dosis de Fósforo y Potasio, los nutrientes más demandados en la fase de engorde de las flores.

A la hora de seleccionar los abonos para un cultivo, nuestra recomendación es adquirir abonos y aditivos del mismo fabricante. El motivo es que en con ellos en conjunto se realizan test de cultivo, estudiando la mejor combinación de nutrientes posibles. Si usamos de diferentes marcas, puede que nos quedemos cortos o nos pasemos con algún nutriente. Orgánico o mineral… la gran diferencia es el respeto por el medio ambiente y la facilidad de asimilación por parte de las plantas. Los minerales se absorben rápidamente, mientras que los orgánicos necesitan que los microorganismos del suelo los transformen en nutrientes asimilables.

0 1.231 vistas

Quién más y quién menos ya tendrá sus plantas en fase de floración. Puede que algunas no hayan comenzado, pero no demorarán muchos días más. En cambio otros ya podrán ver en sus plantas como se van formando pequeños cogollos. En este momento, el cannabis requiere grandes dosis de abonos, especialmente lo que son ricos en fósforo y potasio. Junto al nitrógeno, son los conocidos como macronutrientes. Son los 3 elementos que más demandan las plantas durante su cultivo. Pero no se pueden considerar más importantes que los nutrientes secundarios o los micronutrientes. Todos y cada uno de ellos cumplen una función, y la escasez de uno puede afectar a la asimilación de otros.

LAS FUNCIONES DEL NITRÓGENO

El nitrógeno es esencial para el crecimiento de las plantas, ya que regula la capacidad para fabricar proteínas. Además es el responsable del desarrollo de hojas y tallos.  En la fase de floración, la demanda de nitrógeno es mucho menos, por lo que no suele ser muy común las carencias de este nutriente en esta fase. Si fuese necesario, se puede añadir alguna dosis de abono de crecimiento en cualquier momento de la fase de floración. Un exceso de nitrógeno en cambio, hace que los cogollos tengan peor sabor, el típico toque a clorofila en ocasiones tan desagradable.

LAS FUNCIONES DEL FÓSFORO

El fósforo por su parte, además de imprescindible para la floración, también es muy demandado en algunas fases de crecimiento, especialmente en la germinación o esquejado. El fósforo es vital para que la planta pueda realizar la fotosíntesis. Además juega un papel fundamental en los procesos de combustión de las células y en la transferencia de energía solar a compuestos químicos. También es un ladrillo con el que las plantas construyen paredes celulares y está relacionado directamente con el ADN y todo tipo de proteínas y enzimas.

La carencia de fósforo durante la fase de floración, causa un retraso en la misma. Los cogollos también son más pequeño y aireados. Además las plantas con carencias de este nutriente son más débiles y propensas a sufrir ataques de plagas y hongos. Ante una carencia, debemos usar un fertilizante rico en fósforo. Principalmente sería un abono para floración, un potenciador de floración, o algún mononutriente de fósforo.

LAS FUNCIONES DEL POTASIO

El potasio es esencial para que la planta pueda extraer el agua y los nutrientes del suelo, para después asimilarlos mediante un proceso de osmosis. Interviene directamente en la fotosíntesis favoreciendo la síntesis de los hidratos de carbono, proteínas y aminoácidos. También fomenta la producción de azúcares y almidones y es fundamental en la división celular. Además aumenta la resistencia de las plantas frente a sequías y ataques externos, a la vez que refuerza sus tejidos.

La carencia de potasio en floración provoca que la temperatura interna de hojas de dispare. Por otro lado, las proteínas de las células se llegan a quemar o degradar, haciendo que las plantas sean más propensas al ataque de enfermedades, plagas y hongos. Es más común en plantas cultivadas en macetas, o en suelos y agua de riego con una salinidad alta. Ante una carencia de potasio, se debe usar también un abono de floración, un potenciador de floración o un mononutriente de potasio.

0 213 vistas

En los últimos tiempos estamos conociendo nuevas marcas de fertilizantes para el cultivo de cannabis que simplifican al máximo tanto el número de productos necesarios como su uso. Vertafort es de los últimos en ofrecer tan sólo un abono base y dos potenciadores, uno para cada fase. Sus formatos sólidos son perfectos para todo tipo de cultivo y cultivador. Con el mínimo esfuerzo se pueden conseguir los mejores rendimientos.

Vertafort Pellets es el abono base para crecimiento y floración. Se trata de pequeños pellets que durante 10-12 semanas irán aportando al sustrato nutrientes orgánicos de primera calidad. Este abono de liberación lenta contiene un NPK 6-7-12 además de azufre y magnesio procedentes de subproductos de pieles, harina de huesos, sulfato de potasio y dolomita.

Las Pastillas Potenciadoras del Crecimiento contienen un NPK 4-4-12 además de azufre, calcio y magnesio, todo ellos procedente de algas Lithothamnium, ácidos húmicos de leonardita y proteínas hidrolizadas. Su contenido en bioestimulantes orgánicos, microorganismos beneficiosos y aminoácidos garantizan una asimilación de nutrientes perfecta durante todo el crecimiento.

Las Pastillas Estimuladoras de la Floración por otra parte aporta con un PK 30-20 grandes dosis de fósforo y potasio, además de calcio, magnesio y azufre, imprescindibles para una óptima formación y engorde de los cogollos, además de la producción de aceites esenciales junto los nutrientes que aportan los pellets y que completarán la alimentación de las plantas hasta la cosecha.

El modo de empleo de esta gama de abono y aditivos de Vertafort es como decimos muy simple, Pellets se mezcla con el sustrato de siembra o de trasplantes e irá lentamente liberando sus nutrientes a medida que la planta los demanda. Cada 10 litros de sustrato se añaden de 25 a 50 gramos de Pellets. 25 gramos en suelos arcillosos y 50 gramos en suelos areniscos.

Las Pastillas Potenciadoras del Crecimiento se usan desde las primeras semanas de cultivo y hasta el comienzo de la fase de floración, cada pastilla de 3 gramos se diluye en 3-5 litros de agua y se riega una o dos veces a la semana con esta mezcla. Su uso mejora el desarrollo de las raíces y de los microorganismos beneficiosos del sustrato.

Las Pastillas Estimuladoras de la Floración se usan una vez comienzan a verse las primeras flores hasta dos semanas antes de la cosecha. Se diluye 1 pastilla en 5-8 litros de agua y se riega con esta mezcla una o dos veces a la semana, intercalando un riego con el estimulador y otro sólo con agua. Se puede comprobar como los cogollos crecen de una manera explosiva.

Con Vertafort tampoco es necesario contar con un sustrato de primera calidad, siendo muy interesante para cultivo de guerrilla donde el transporte de sustratos y otro tipo de abono es complicado. Pellets gracias a su gran contenido en materia orgánico restablece suelos pobres, desde los más arcillosos con poca capacidad de retención de líquidos, a los más areniscos a los que le proporciona una textura óptica.

0 331 vistas

Cyco orgullosamente fabricado por SJ Enterprises y distribuido exclusivamente por mayoristas certificados a nivel mundial.

Desde el año 2008, SJ Enterprises ha tenido el objetivo de producir los mejores productos en la industria de la horticultura mediante el uso para su fabricación de los ingredientes y métodos más avanzados disponibles en la actualidad.

La línea Cyco Platinum Series de nutrientes para las plantas es el punto de referencia en la pureza de nutrientes para plantas, rendimiento y avance técnico. De acuerdo con la Farmacopea de la Unión Europea, nuestras fuentes minerales de 100% grado farmacéutico garantizan una pureza del 99,8%, asegurando la ausencia de metales pesados, subproductos de fabricación o materiales en el producto final.

Los procedimientos utilizados en la fabricación de los nutrientes de Cyco Platinum Series son los únicos que
incluyen la aplicación de la ciencia de los proteinados. Estos proteinatos se forman por un proceso de fabricación separado que une físicamente, a nivel molecular, la pureza mineral al 99,8% con L-aminoácidos.

Los resultantes auténticamente 100% quelatos de aminoácidos que posteriormente se mezclan en nuestros productos resultando en una disponibilidad mineral superior, al tiempo que se reduce drásticamente el contenido de sal.

El resultado es un producto espectacularmente limpio, eficiente y potente que permite a los agricultores de todo el mundo tener las más puras plantas que la madre naturaleza y la ciencia permiten. SJ Enterprises es también el orgulloso fabricante de la línea Cyco Platinum Series de medios de siembra.

Los medios Coco Coir y Coco Pearl de Cyco Platinum Series, llevan la prestigiosa certificación holandesa RHP para medios hortícolas que asegura son medios libres de enfermedad, virus y contaminantes, con pruebas de soporte hechas mes a mes que reafirman esta designación.

La calidad de Cyco Platinum Series se extiende incluso a los medios programados para la producción de
alimentos orgánicos mediante el uso de los mejores insumos orgánicos en nuestros productos Seamix y Wormix con certificado OMRI. La arcilla de Cyco Platinum Series Clay posee el prestigioso sello alemán de aprobación del Servicio Geológico de SGG que garantiza la ausencia de peligro por contaminación debido a metales pesados o lixiviados.

Puede estar seguro de que el equipo de SJ Enterprises trabaja incansablemente en la búsqueda de los mejores productos mediante el uso de los métodos de fabricación más avanzados y de los mejores ingredientes disponibles en la actualidad, para ustedes nuestros valiosos clientes.

0 280 vistas

Woma Tuintechniek es un nuevo fabricante holandés de fertilizantes para el cultivo de cannabis que ha llegado dispuesto a revolucionar el cultivo, garantizando los máximos rendimientos con el mínimo esfuerzo y con su concepto de nutrientes 1-2-3, tres productos con el que se conseguirán las plantas más sanas, el crecimiento más rápido, y las floraciones más explosivas.

Como nutriente base nos encontramos con Nº1 o Nr1 Basic Nutrient en dos versiones, una para cultivos en tierra y otra para cultivos en medios hidropónicos. Es un fertilizante concentrado que contiene todos los macronutrientes y micronutrientes necesarios para un desarrollo sin deficiencias y una floración completa. Su formato es en polvo fácilmente soluble en agua, y un bote de 1 kilo de Nr1 es suficiente para 1000 litros de solución nutritiva.

Nr2 Root Stimulator es un potente estimulador radicular líquido y concentrado, con una mezcla muy precisa de macronutrientes y micronutrientes esenciales que favorece el desarrollo explosivo de nuevas raíces, con lo que se consiguen plantas con un sistema radicular más amplio y con una mayor capacidad para absorber nutrientes del suelo. Nº2 se emplea durante toda la fase de crecimiento y las dos o tres primeras semanas de la fase de floración.

Nr3 Booster es el potenciador de floración que completa esta sencilla gama de abonos. Se trata de un aditivo concentrado líquido que durante la segunda mitad de floración o la fase de engorde de los cogollos aporta grandes cantidades principalmente de fósforo y potasio que garantiza un desarrollo explosivo de las flores, a la vez que mantiene a las plantas más protegidas frente al ataque de plagas y hongos que puedan afectar en esta delicada fase.

1-2-3 es muy fácil de usar, y para Nr1 se recomienda el uso de un medidor de EC, comenzando con un agua base de 0.4, que contendrá unas buenas dosis de calcio y magnesio, y añadiendo la dosis necesaria hasta subirla a los valores que se indican en la tabla de abonado y que varía dependiendo de la fase. A continuación se añade Nr2 si es crecimiento o Nr3 si es floración. En cultivos en suelo no es necesario el control del pH, en hidroponía es recomendable mantenerlo en torno a 5.7.

Tanto en interior como en exterior, tierra, coco o hidropónicos, Woma Tuintechniek nos ofrece la simplificación en nutrientes para el cultivo que causa sensación por sus excelentes resultados.

 

0 137 vistas

Plagron Cocos Premium: absorción óptima de agua y nutrientes
Crecimiento hidropónico con valor de pH estable

Plagron Cocos Premium es un sustrato ideal para el cultivo hidropónico. Cocos Premium está totalmente enjuagado. Esto proporciona un pH más estable durante todo el cultivo. El productor tiene un control total sobre la nutrición de las plantas, debido al bajo valor EC garantizado.

¿Sabías?
Plagron Cocos Premium es una perfecta combinación de turba y fibras de coco. La turba de coco asegura la absorción óptima de agua y nutrientes. Por lo tanto, se reduce el riesgo de deshidratación o pérdida de nutrientes. Las fibras de coco proporcionan la deseada ligereza del sustrato, lo que permite que las raíces de la planta absorban suficiente oxígeno para la respiración. Cocos Premium se enjuaga con agua de ósmosis inversa para eliminar las sales del sustrato. Después se enjuaga con nitrato de calcio. Como resultado, el valor de pH en el sustrato permanece más estable.
    
Ventajas de Cocos Premium:
– Gran capacidad de absorción de agua
– Te aseguramos un nivel de pH súper estable
– Muy bajo valor EC
– Gran porosidad y ligereza
– Máxima oxigenación para las raices

Ve a la página Plagron.com para obtener más información acerca de Cocos Premium y otros tipos de cultivo Plagron.

0 5.014 vistas

Llamamos nutrientes a todos los elementos que las plantas necesitan para desarrollarse y vivir. Son absorbidos por las plantas principalmente mediante las raíces y para que nos entendamos, son todos esos abonos que usamos durante el cultivo de marihuana, sean líquidos, sólidos, minerales, orgánicos, mononutrientes o simplemente un buen sustrato.

Se agrupan en tres categorías según su demanda por parte de la planta: los macronutrientes, que a su vez se dividen en nutrientes primarios y secundarios, y los micronutrientes también llamados oligoelementos. Los macronutrientes primarios son el Nitrógeno, Fósforo y Potasio, y son los que las plantas más demandan durante todo el cultivo, imprescindibles para el crecimiento y la floración. Los macronutrientes secundarios son el Magnesio, Calcio y Azufre y que la planta necesita en menos cantidades. Por último tenemos los micronutrientes, que son el Zinc, Manganeso, Cobre, Hierro, Boro, Cloro, Silicio y Molibdeno. Todos estos nutrientes a su vez pueden ser móviles o inmóviles, y resumiendo podremos decir que los móviles son aquellos que la planta puede transportar de una zona a otra. Así por ejemplo, las carencias de Nitrógeno se localizan primero en las hojas más viejas, ya que es de ahí de donde la planta sigue nutriéndose para continuar su crecimiento. Y los elementos inmóviles son los que permanecen fijos en la planta, de ahí que algunas carencias de nutrientes afecten a las zonas nuevas de crecimiento. Os detallamos para qué utiliza la planta cada uno de los macronutrientes y micronutrientes y qué importancia tiene en su desarrollo:

MACRONUTRIENTES PRIMARIOS:

Marihuana caseraNITRÓGENO (N): es el elemento más utilizado por las plantas y es esencial para el crecimiento vegetativo y la formación de tejidos nuevos, pues regula la producción de proteínas, interviene directamente en la producción de la clorofila y es primario en el crecimiento de hojas y tallos. Es un nutriente móvil, es decir, la planta lo distribuye y recoloca en aquellas zonas donde hay carencias. También es fácilmente arrastrado por el agua de riego, por lo que debe reponerse de manera regular. Las deficiencias de N son las más comunes. Las plantas amarillean ante la imposibilidad de producir clorofila, empezando por las hojas más viejas. Se estanca el crecimiento y la planta termina muriendo. Con los excesos de N, las plantas mostrarán un color verde oscuro, los tallos serán débiles, las raíces apenas se desarrollarán y las plantas terminarán muriendo.

FÓSFORO (P): es necesario para la fotosíntesis y la trasferencia de energía solar a compuestos químicos. Es parte fundamental del ADN, asociado directamente al vigor, la producción de resina y semillas. Se utiliza en la formación de flores y raíces, necesario principalmente en las primeras etapas de crecimiento, en la clonación y en la floración. Al igual que el N, es un elemento móvil. Las deficiencias de P ralentizan el crecimiento y las hojas nacen más pequeñas. En floración los cogollos apenas se desarrollan, las hojas se vuelven más oscuras, con colores purpúreos hasta que se retuercen y se caen. Un exceso de P interfiere en la absorción de otros elementos, por lo que puede confundirnos a la hora de detectarlo.

POTASIO (K): es esencial para que la planta pueda extraer el agua del suelo y asimilarla mediante un proceso de osmosis. Ayuda a combinar los azúcares, almidones y carbohidratos y facilitar su movilidad. Es primordial para el crecimiento por división celular y la elaboración de proteínas que aumentan el contenido de aceites y mejoran la calidad de los terpenos. También se trata de un elemento móvil que la planta distribuye por las zonas donde lo necesite. Las deficiencias de K son complejas de localizar en un principio, pues las plantas crecen con normalidad. Los tallos se vuelven débiles, las hojas amarillean del exterior al interior, se oxidan, se rizan hacia arriba y la floración se ralentiza. Un exceso de K dificulta la absorción de otros elementos y en principio nos daremos cuenta al presenciar síntomas de carencias de otros como magnesio, hierro o manganeso.

MACRONUTRIENTES SECUNDARIOS:

marihuana-noche1– MAGNESIO (Mg): es el átomo central de la molécula de la clorofila y es fundamental para la absorción de la luz. Ayuda a la asimilación de otros elementos y a que las enzimas fabriquen hidratos de carbono y azúcares imprescindibles en floración. También neutraliza los ácidos del medio y los compuestos tóxicos producidos por la planta. Se trata de un elemento móvil que la planta transporta a las zonas donde sea necesario. Las deficiencias de Mg es común en cultivos en maceta. Las hojas más viejas amarillean entre los nervios, con puntos de color óxido, comenzando después a oxidarse las puntas y doblarse hacia arriba. La floración se ralentiza y los cogollos apenas crecerán. No es común encontrarnos ante excesos de Mg a no ser que nos pasemos usando mononutrientes o suplementos de este elemento.

CALCIO (Ca): es junto al N, P y K, el elemento que las plantas más demandan durante el cultivo. Es fundamental para la producción y multiplicación celular, regula su crecimiento y forma parte de las paredes celulares. Asegura un flujo óptimo de nitrógeno y azúcares, estimula las enzimas y es esencial para el desarrollo radicular. Se trata de un elemento inmóvil que la planta no puede redistribuir a nuevas zonas. No suelen ser comunes las deficiencias de Ca, aunque sus síntomas son un desarrollo lento de hojas y cogollos. Los nuevos brotes se arrugan, pierden color y terminan muriendo. Con excesos de Ca, la planta se marchita debido a la imposibilidad de absorber otros nutrientes como N, P o K.

AZUFRE (S): es un elemento esencial para la fabricación de hormonas y vitaminas. Está relacionado con la síntesis de proteínas y es imprescindible en la formación de aceites y sabores, así como en la transpiración y la síntesis y descomposición de ácidos grasos. La deficiencia de S suele ser parecida a la de N, las hojas más viejas amarillean, los tallos adquieren colores morados y se ralentiza el crecimiento y la floración. Un exceso de S bloquea la absorción de otros elementos, aunque no es muy común a no ser que se aplique azufre en exceso.

MICRONUTRIENTES:

rosa cogolloZINC (Zn): actúa con otros elementos en la formación de la clorofila y es esencial como catalizador de las auxinas y enzimas de la planta, así como en la producción de proteínas y azúcares. Se trata del micronutriente que más suele faltar aunque nos son muy comunes sus deficiencias si usamos fertilizantes completos, además de ser un elemento móvil.

MANGANESO (Mn): está relacionado con la respiración celular y la fotosíntesis. Activa muchas enzimas, juega un papel muy importante en la creación de las paredes celulares y asiste al nitrógeno en la producción de clorofila. Es un elemento inmóvil.

HIERRO (Fe): indispensable para los sistemas enzimáticos y el transporte de energía durante la fotosíntesis, permitiendo que las plantas usen la energía que aportan los azúcares. No es un elemento que suela faltar pese a ser inmóvil y las carencias suelen venir por un pH elevado.

BORO (B): relacionado con el transporte de azúcares a través de la planta, también se ha especulado sobre una posible relación con la fabricación de ácido nucléico. Es un elemento inmóvil, relacionado directamente con la división celular que no suele faltar durante el cultivo.

CLORO (Cl): es un elemento inmóvil, relacionado con la transpiración vegetal y la reducción de agentes oxidantes perjudiciales. Imprescindible para la fotosíntesis y la división celular, también mejora la presión osmótica en el interior de las plantas. No se suelen encontrar deficiencias de este elemento durante el cultivo.

COBRE (Cu): necesario para la síntesis correcta de las proteínas, forma parte de diversos compuestos enzimáticos. Relacionado con el metabolismo de los hidratos de carbono, en la fijación de nitrógeno y en la reducción de oxígeno. Se trata de un elemento inmóvil y no suelen darse carencias.

SILICIO (Si): ayuda a mantener estable los niveles de hierro y magnesio. Fortalece las paredes celulares y mejora su división, permitiendo a las plantas una mayor tolerancia al calor y a sequías. Es un elemento inmóvil.

MOLIBDENO (Mo): es necesario para la síntesis correcta de las proteínas, forma parte de diversos compuestos enzimáticos y no suele faltar durante el cultivo. Es un elemento inmóvil y está más activo en las semillas y las raíces.

Los fertilizantes tienen la función de proporcionar a las plantas de marihuana todos los nutrientes que necesitan en unas proporciones adecuadas, ya que cada especie vegetal requiere distinta alimentación y en cannabis no es una excepción. En casos de carencias específicas de algún nutriente, como pueden ser las típicas de nitrógeno, magnesio o silicio, en el mercado encontrarás una gran variedad de mononutrientes que de una manera muy cómoda solucionará esos pequeños problemas que se pueden dar en cualquier cultivo.

No os perdáis nuestros próximos post con interesantes consejos y datos con los que mejorar nuestra manera de cultivar y conseguir mejores cosechas, algo a lo que todos aspiramos.

1 7.838 vistas

En la etapa del crecimiento y la floración de la planta de marihuana se utiliza al menos dos tipos diferentes de fertilizantes. En el período de crecimiento, las plantas tienen una mayor demanda de nitrógeno.Con el fin de estimular el período de floración, a menudo se requiere fósforo extra. Por lo general, el etiquetado indica la relación de NPK. Cuanto mayor sea el número, más de esa sustancia habrá en ella. De la relación entre el N y el P se puede ver si está relacionado el fertilizante con el crecimiento o floración.

Un buen ejemplo es el suplemento nutricional PK 13-14, que complementa el fertilizante floración. En este caso, los elementos fósforo (P) y potasio (K) se representan con un valor de 13 a 14.
En los abonos te dicen la medición que necesitas. Vamos a hacer la solución del fertilizante paso a paso. Si finalmente queremos 100 litros, con un EC ajustado y el valor pH. Puedes descargar de free marijuana grow bible  para tener más consejos acerca de los nutrientes y las deficiencias de las plantas de marihuana.

Paso 1 – Preparación 

En primer lugar los componentes fertilizantes básicos. Para hacer 100 litros de una solución de alimentación hay que tener en cuenta que se necesita un total de 200 a 400 cc de conocidos fertilizantes.
Además vas a necesitar las siguientes herramientas:
-tazas de medir
-jeringa de 10 ml
-pH metro
-Metro CE (conductividad eléctrica)
-pH (hacia abajo) para el cultivo de ácido nítrico, y ácido fosfórico para floración

Paso 2 – Mezcla 

Llena el tanque de agua. Preferiblemente con agua tibia de alrededor de 72 ° F (22 ° C). Evita tener que calentar el agua durante mucho tiempo de esa manera. Dependiendo del valor de EC que quieras dar a la solución, se medirá la nutrición básica necesaria basándose en el manual de la etiqueta y lo vertirás a través del agua. Remueve bien, y haz un seguimiento de la cantidad de nutrición que has mezclado a través del agua. De esta manera se obtiene una buena idea de lo que hace a sus valores de CE.

Paso 3 – Ajuste CE 

Ahora es necesario comprobar si hay suficientes nutrientes en la solución. Eso se puede determinar con un medidor de EC. Si no hay suficientes nutrientes en el agua, y el CE es demasiado bajo, necesitas agregar más nutrientes. Si el valor es demasiado alto el CE debe diluirse en la solución nutritiva con agua para bajarlo de nuevo. Revuelve bien después de cada aplicación y mide.

Una regla general para el valor de CE es difícil. El sentido común y la capacidad de observar son las herramientas más importantes con respecto a la CE. Valores de CE son dependientes de la preferencia del cultivador, el tipo de planta y el tamaño de la planta. En general se puede decir que el valor de las plantas jóvenes puede ser aproximadamente 1,5, y que este valor para las plantas maduras puede ir hasta 2,5 y aún más alto. Descargar mi free marijuana grow bible   para más consejos acerca de los niveles de la CE.

¿Cuando determinar el valor máximo CE?

En la determinación del valor CE, usamos la llamada escala gradual. Lo que significa que aumentamos el CE desde el principio, y justo antes de la cosecha. Cada tercer o cuarto día laumentamos el CE, con 0,1, y hacemos un seguimiento continuo de las plantas. Debido a que las plantas de marihuana muestran su malestar con decoloración, distorsión de la licencia u otros problemas.

Debido a que el valor de CE es la única cosa que cambia, la decoloración, etc, podría tener otra causa como que un valor de CE sea demasiado alto.Tan pronto como la decoloración más inexplicable aparece tenemos que volver al valor anterior CE, cuando la planta no mostró signos de decoloración.Un enjuague adicional no es una mala idea, para permitir que las plantas de marihuana se recuperen de la conmoción. Una semana más tarde, cuando las plantas se han recuperado, se puede tratar de elevar el nivel del CE de nuevo. Si notas que las plantas de marihuana reaccionan de la misma manera otra vez, entonces sabes con seguridad que estas plantas han alcanzado la cantidad máxima de los niveles de CE para esta cosecha.

El agua del grifo puede tener una dureza diferente en las diferentes zonas. El calcio y otras sustancias en el agua, y las sales también se suman a la cantidad total de sales nutritivas de la solución. Como sabemos ahora, algunas de estas sales son deseables, pero la mayor parte no lo son. A veces una deficiencia nutricional puede ocurrir a pesar de que se aplique una solución de goteo con un CE de 1.8. Cuando el agua del grifo ya tiene un CE de 0.5, entonces sólo agrega 1.3 CE (1.8 – 0.5) de los nutrientes.

Debido a las grandes diferencias en la dureza del agua, el valor de CE de una solución que se preparó exactamente de la misma forma puede variar en gran medida en varias regiones. No existe una receta estándar para el éxito. Es por eso que tienes que prestar mucha atención si quieres probar recetas de otros productores.

Si tienes que trabajar con una EC relativamente alto debido a los altos niveles de EC naturales, entonces habrá una mayor probabilidad de acumulación de sal no deseada alrededor de las raíces. Es ese caso, puede ser mejor regarlas durante un período de tiempo más largo, al mismo tiempo y manten el entorno de las raíces limpias.

Paso 4 – Ajuste de pH 

Ahora tienes una solución de alimentación con los nutrientes adecuados, también hay que comprobar los valores de pH y ajustarlos si es necesario.Estos valores deben estar entre 5.5 y 5.8. Para disminuir el valor de pH en la solución de alimentación sólo debes llenar una jeringa con un ácido, como el ácido nítrico (pH en el grow shop). Agrega un poco de este ácido, y remuevelo bien antes de medir el pH de nuevo. Repite esto hasta que el pH se encuentre entre 5.5 y 5.8. Lleva un registro de la cantidad de pH que utilizas, así que la próxima vez puedes trabajar más rápido. Si su valor de pH ha disminuido demasiado, puedes aumentarlo de nuevo con la potasa cáustica (sube el pH). Si esto sucede más de una vez es mejor empezar todo de nuevo.

Con el fin de ajustar su solución de alimentación se debe a:
EC demasiado bajo Añadir más fertilizantes
EC demasiado alto Añadir más agua del grifo
pH demasiado bajo Agregar pH arriba (hidróxido de potasio)
Agregar pH demasiado alto pH hacia abajo (ácido nítrico o ácido fosfórico)

Paso 5 – Obtener la temperatura adecuada

La solución para alimentación está lista. Ahora sólo la temperatura necesita ser ajustada. Idealmente, esto debe estar alrededor de 72 ° F (22 ° C).Si es demasiado baja, utiliza un elemento para calentar y elevarla. Un calentador de acuario es perfecto para esto.

Por ejemplo, se puede hacer circular el agua en el tanque con una bomba de circulación. De esta manera, no hay criaturas o gérmenes que puedan asentarse y el agua se mantiene agradable y fresca. Deja que su solución de alimentación repose por un tiempo antes de utilizarla, por lo que todas las sustancias pueden igualmente disolverse, reaccionar y estabilizarse. A veces es una molestia agregar la cantidad correcta de nutrientes a un recipiente lleno de agua para obtener el valor correcto del CE. Pero en algún momento sabes exactamente cuánto tiene que agregar para obtener ciertos valores.  Fuente

0 101 vistas

Euro Pebbles de Plagron es un sustrato hidropónico inerte de alta calidad. Euro Pebbles de Plagron tiene fama de ‘los pebbles más limpios del mercado’. Porque los pebbles son tratados con un cuidado excepcionalmente delicado, éstos son más limpios y más robustos que productos parecidos.

Como materia prima son utilizados tipos de arcilla puros y libres de sal que son cocidos en un horno abierto para que, de esta manera, obtengan su característica e irregular forma granulada. Los poros finos de Euro Pebbles permiten una absorción enorme de humedad y nutrientes que después pueden ser entregados gradualmente a la planta. Euro Pebbles de Plagron pueden ser aplicados de muy diferentes maneras gracias a que es posible fijar el valor nutritivo y porque el valor pH es nuetral. Los Euro Pebbles pueden ser reutilizados ilimitadamente si se los enjuagan bien con Hydro A&B y Pure Enzym de Plagron después de cada cultivo. Euro Pebbles también pueden ser mezclados con otros sustratos y así mejorar el drainaje de éstos.

Los beneficios deEuro Pebbles:

  • Más limpios y más robustos que productos parecidos
  • Gran capacidad de retención de agua y oxígeno
  • Adecuado para sistemas recirculantes
  • Para los mejores resultados, combina Euro Pebbles con Hydro A&B y Pure Enzym de Plagron

¿Tienes alguna pregunta? servicedesk@plagron.com

Más información sobre Euro Pebbles y otros productos encontrarás en www.plagron.com

1 1.082 vistas

La filosofía de los nutrientes Gold Label es simple: usar los mejores ingredientes profesionales posibles y adaptarlos a cada estilo de cultivo.

Los nutrientes Gold Label están especialmente desarrollados para funcionar mejor con los sustratos Special Mix, pero también se pueden usar con sustratos de otras marcas.

Nuestros nutrientes base son una mezcla perfecta de elementos con quelato de Ca (calcio) añadido que hace de Gold Label el perfecto fertilizante equilibrado. Los nutrientes de las plantas con pH equilibrado ofrecen un rendimiento superior y una calidad del cultivo sin precedentes.

Gold Label Soil A & B es un nutriente de plantas con dos componentes base de clase mineral profesional para la fase vegetativa y de floración en sustratos de turba y compost.

Añadir Soil A y B a partes iguales, 0,5-2ml/ litro o hasta obtener la EC deseada. No combinar nunca nutrientes puros juntos, mezclar siempre con agua. Agitar las botellas antes de usar, almacenar a temperatura ambiente. Optimizado para sustratos Special Mix de Gold Label.

Usar en combinación con Gold Label Roots, Ultra Mg y Ultra PK para obtener unos resultados óptimos.

En nuestras tres líneas de nutrientes solo usamos 4 aditivos:

  • Gold Label Roots, Gold Label Ultra Mg, Gold Label Ultra PK, Gold Label Enzymes. Con estos componentes añadidos será capaz de dar a su cultivo lo que necesita exactamente en cada etapa de desarrollo.
  • Gold Label Roots es un estimulador de raíces y de crecimiento altamente concentrado con extractos biológicos de quelpo, ácidos húmicos y amino ácidos de alta calidad. Use Gold Label Roots para plantas de semillero y esquejes durante la fase vegetativa de crecimiento.
  • Gold Label Ultra Mg es un aditivo de nitrógeno/magnesio para todas las etapas de desarrollo de la planta. Contiene magnesio quelado que su cultivo absorbe fácilmente en un amplio rango de pH. Úselo continuamente en sustratos inertes y como reposición en sustratos de turba y compost.
  • Gold Label Ultra PK ies un aditivo de floración basado en avanzados polifosfatos y oligoelementos quelados. Úselo junto con los nutrientes base de Gold Label.
  • Gold Label Enzymes es un aditivo de encimas profesional altamente concentrado basado en encimas naturales. Use Gold Label Enzyme una vez a la semana, 0,1ml/litro o según el calendario de alimentación.

!Pidelos en tu grow habitual!

0 344 vistas

El sistema radicular o el sistema radical de una planta está formado por todo el conjunto de raíces. Es la parte más importante de la planta y al no ser visible, el cultivador tiene a olvidarse de él. Por las raíces las plantas se alimentan, absorbiendo del suelo agua y minerales que transportará hasta las hojas para transformárlos en compuestos orgánicos gracias a la fotosíntesis.

Durante la germinación de una semilla, la raíz es el primer órgano embrionario que se desarrolla. Una vez comience a desarrollarse llegará a constituir la raíz primaria, que es un tipo de raíz conocida como pivotante, axonomorfa o fusiforme. Una vez la semilla en el sustrato, crece verticalmente hacia abajo formando un centro o pivote. De ella, comenzarán a brotar raíces secundarias de segundo a quinto orden en ocasiones.

También sirven de fijación de las plantas al suelo. Una planta de 2 o 3 metros difícilmente podría sostenerse en pie si no tuviese un sistema de raíces bien desarrollado. Pero además una planta de cannabis crecerá lo que le permiten sus raíces. Si estas cuentan con un espacio limitado, el crecimiento de la planta no será tan elevado cuando el espacio disponible para su desarrollo es ilimitado.  Cualquiera puede comprobar como una planta cultivada en un gran contenedor o en el suelo, crecerá más que una planta cultivada en una maceta pequeña.

Para hacernos una idea, la estructura de una raíz sería un espejo de la zona aérea de la planta, generalmente de forma piramidal invertida. Pero cuando se cultiva en macetas, lógicamente su estructura será la forma de la maceta. La raíz principal al llegar al fondo de la maceta, se verá obligada a crecer hacia un lateral. Y las raíces que llegan al lateral de las macetas, deberán crecer hacia cualquier otro espacio disponible. Con el tiempo, las raíces habrán ocupado todo el espacio, lo cual afectará tanto a la retención de líquidos como a la oxigenación del sustrato.

Cuando lo anterior sucede, la mejor opción es realizar un trasplante a una maceta de mayor tamaño. Las raíces no tardarán en colonizar en nuevo sustrato y su crecimiento no se detendrá. En este sentido, algunos tipos de macetas como las geotextiles y las de alvéolos favorecen la llamada “poda de raíz aérea”. Cuando las raíces primarias atraviesan el lateral de las macetas y al entrar en contacto con la luz y el aire, se queman. Sería como hacer una poda apical en una planta. Numerosas ramas, o raíces secundarías y pelos radiculares en este caso, comenzarán a desarrollarse. Éstas a fin de cuentas son los que tienen una mayor capacidad para asimilar nutrientes.

Generación de deshechos

Las raíces, al igual que la zona aérea de la planta, genera deshechos. Éstos principalmente son células muertas. No deja de ser materia orgánica que en su proceso de descomposición puede atraer todo tipo de hongo patógeno. El uso de enzimas permite que estos deshechos, que son en su mayor parte compuestos de celulosa, se descompongan más rápidamente y sean transformados en nutrientes de fácil asimilación. Además de mantener un sustrato limpio, genera continuamente espacio para el desarrollo de nuevas raíces.

Unas raíces sanas siempre será un sinónimo de plantas sanas. Ésto se consigue sobretodo con un buen sustrato,que garantice un desarrollo amplio. Además para favorecer este crecimiento, existen estimuladores, potenciadores, organismos beneficiosos y un largo número de productos. Especialmente útiles son además de las enzimas, las trichodermas y micorrizas. Estas evitarán el ataque de hongos patógenos como fusarium o phytium. También harán las plantas más resistentes en condiciones climáticas adversas.

1 1.120 vistas

Germinación. El inicio de la primavera es normalmente el pistoletazo de salida para los cultivos de cannabis en exterior. Ya vamos viendo como los días poco a poco son cada vez más largos y vamos dejando atrás las temperaturas típicas del invierno. El cannabis que crece en estado salvaje y cuyas semillas han pasado el otoño y el invierno en el suelo, van notando este ascenso de las temperaturas y aumento de la luz para germinar de manera natural, ciclo que se repite año tras año.

La germinación de una semilla puede durar de 12 horas hasta 7-8 días, incluso más. Todo dependerá del medio empleado, las condiciones ambientales, la genética o la edad de las semillas. En sí, germinar una semilla de cannabis no presenta ninguna dificultad, aunque no deja de ser una de las fases más delicadas del cultivo. Cualquier error por nuestra parte, puede hacernos perder una buena cantidad de dinero, además del tiempo que estaremos perdiendo al tener que volver a intentarlo con otras semillas.

CONDICIONES IDEALES PARA LA GERMINACIÓN

Es lo más importante a tener en cuenta y donde se cometen más fallos. Las condiciones ideales son:

  • Oscuridad total: la luz puede dañar la ratícula una vez la semilla eclosione. En el peor de los casos la semilla puede llegar a morir. Si la ratícula sufre daños, la plántula podrá salir adelante, aunque el enraizado inicial podría ser algo más lento.
  • Temperatura entre 24 y 26ºC: temperaturas por debajo o por encima de este rango, hace que las semillas tarden más tiempo en germinar. Las temperaturas extremas, como son el frío o el excesivo calor, pueden matar la semilla o impedir que germine.
  • Humedad relativa del 80 al 100%: una humedad relativa más baja también hace que las semillas tarden más en germinar. Si la humedad es muy baja, por debajo del 50%, las semillas podrían deshidratarse y terminar muriendo.

MÉTODOS PARA GERMINAR SEMILLAS

A la hora de germinar semillas, existen diferentes métodos, todos ellos válidos pero siempre teniendo en cuenta lo relativo a las condiciones óptimas. Las principales son:

  • En servilletas de papel: es posiblemente en método más empleado. Sobre un plato se pone una servilleta de papel humedecida, pero no encharcada. Se ponen sobre la servilleta las semillas, se cubren con otra servilleta húmeda, y con otro plato dado la vuelta, tapamos nuestro germinador improvisado.  La oscuridad será absoluta, la humedad relativa muy alta, yt nos faltaría la temperatura óptima. Podemos optar por situar el plato por ejemplo, sobre un módem, sobre la nevera en su zona trasera…
  • En jiffys de turba o coco, o tacos de lana de roca: resultan muy cómodos, tan sólo hay que hidratarlos, escurrir el exceso de agua, y haciendo un agujero con un palillo, introducimos las semillas aproximadamente a un centímetro de profundidad. La orcuridad será la apropiada, pero en cuento a la humedad, debemos vigilar que los jiffys lo tacos de lana de roca no se deshidraten. Igualmente buscaremos un lugar en nuestra casa con una buena temperatura.
  • Directamente en el sustrato: probablemente sea el mejor método, ya que no existe manipulación de la semilla una vez germinada. Además desde el primer momento la raíz comenzará a colonizar el sustrato y dispondrá de gran cantidad de nutrientes para su perfecto desarrollo. La oscuridad al igual que en los jiffys será la apropiada, la humedad más elevada ya que generalmente se opta por macetas de mayor tamaño que un jiffy, y en cuanto a la temperatura, debemos buscar un lugar que cumpla las condiciones apropiadas.
¿Y UNA VEZ GERMINEN LAS SEMILLAS?

Durante la germinación empleando cualquier método que no sea en jiffys o directamente en el sustrato, se deben vigilar las semillas cada cierto tiempo. No conviene que la ratícula alcance demasiado tamaño, ya que al pasarla después a tierra podríamos dañarla accidentalmente. Hay que tener en cuenta que es muy frágil. Lo ideal es en cuanto haya alcanzado un tamaño de 0,5 a 1cm, pasarla a una maceta.

Es importante también usar un buen sustrato, las semillas recién germinadas son propensas a sufrir ataques de hongos. Y éstos abundan en los sustratos de baja calidad e incluso en el suelo. Los sustratos de los mejores fabricantes están esterilizados, libres de enfermedades y malas hierbas. Además su estructura es la perfecta.

Se deben evitar riegos excesivos pero también que el sustrato llegue a deshidratarse en exceso. Y desde el primer momento que la pequeña plántula brote de la tierra, debemos garantizarle largas horas de sol. Si hacemos todo correctamente, en poco tiempo nuestras semillas se convertirán en pequeñas plantitas que iniciarán junto a nosotros una buena aventura.

0 117 vistas

 

Un evento de excepción nos espera en la nueva entrega de Assonabis|Talks, en la cual abriremos una ventana directa con la época de transformación que están viviendo la sociedad y la economía de EEUU gracias a la Marijuana Reform.

Jueves 14 de marzo desde las 21h bajo el titulo “Americannabis: Otra realidad es posible” abriremos las puertas de Assonabis Club a los más importantes cultivadores, activistas y empresarios cannábicos del Estado de Washington, que fue pionero en el 2012 en legalizar la marihuana a traves de la iniciativa i502.

Entrevistados por la brillante joven antropologa de la empresa Veronica Reyero, investigadora en la Universidad de Granada y cofundadora de Antropologia 2.0, en la vispera de Spannabis tendremos el lujo de escuchar a tres pesos pesados del mundo cannábico americano como Brianna Hughes de Western Cultured, Trek Manzoni de Dawg Star y co fundador de Dope Magazine, y Nate Gibbs de Gold Leaf Gardens.

Cual fue el camino hacia la legalización; cuales los efectos en la sociedad americana; como va modificandose el panorama cannábico estadunidense y como eso se repercute globalmente son solamente unos de los argumentos que abordaremos. Con una mirada profunda en las tecnicas de cultivo más innovadoras y en las ultimas novedades de un mercado cannábico electrico y que esta modificando usos y costumbres a nivel global

El 14 de marzo hablamos del proximo futuro en Assonabis! No te lo pierdas!!

Info:

Western Cultured sabe que la calidad del cannabis no consiste sólo en el porcentaje de THC. También reside en los terpenos que dan a las flores su aroma y sabor así como sus beneficios al interactuar con los cannabinoides.

Desde el esquejado hasta la cosecha, el cannabis de Western Cultured recibe un trato cuidadoso en cada una de las fases por las que pasa. Sus flores se manicuran a mano y se envasan en bolsas especiales rellenas de Nitrógeno que garantizan la frescura para que los consumidores reciban siempre un producto de la máxima calidad lo que les ha hecho famosos en todo el Pacífico Noroeste.

Las variedades de Western Cultured se clasifican no sólo por sus nombres si no según su perfil terpénico en Spicy: especiado, Sour: amargo y Sweet: dulce.

Con sede en Arlington, elegida la ciudad más amable del estado de Washington, Western Cultured se beneficia de la fertil tierra y el espíritu salvaje del Pacífico Noroeste. Sus instalaciones de más de 1.500m2 cuentan con 420 sistemas de iluminación y un sistema de riego de alta calidad pra maximizar la producción. Trabaja en conjunción con algunos de los mejores procesadores del estado para crear algunos de los destilados y concentrados más afamados de la industria. Algunas de sus variedades más famosas son:

Kraken Black Pepper, Seatown Lemon Haze, Cascade Connie y Dutch Treat

Dawg Star no fue sólo el primer cultivador comercial de la ciudad de Seattle en obtener una licencia. Fue también el resultado de un largo camino en la serie de eventos que llevaron a la legalización en el estado de Washington. Entre los líderes que contribuyeron al éxito de la iniciativa i502 los fundadores de Dawgstar ocupan un lugar privilegiado y acabaron creando una marca premium que se enorgullece de su trabajo y pone a disposición del público sus flores siempre en botes de cristal evitando el plástico en todo momento. Su atención al detalle desde el esquejado hasta el curado les permite afirmar que el curado es casi tan importante como el cultivo.

Su filosofía de cultivo responsable les está llevando a crecer mediante sistemas de cultivo sostenibles expandiéndose a invernaderos para reducir la huella medioambiental que produce el consumo eléctrico en interior.

Los esquejes se desarrollan en grandes salas de cultivo vegetativo para pasar luego a las de floración, normalmente en ciclos de 70 a 90 días. Finalmente las plantas se cuelgan para el secado y se curan en botes de cristal hasta obtener el punto perfecto normalmente durante unos 20 días. Finalmente se envasan en los característicos botes de cristal que los han hecho famosos en todo el estado y en los que llegan a manos de los consumidores.

Sus variedades se clasifican en Mind, Body and Mood que corresponden a Indica, Sativa e Híbrido.

Sus variedades más famosas son Blueberry Cheesecake, Ewok, GG#4 y Critical Purple Kush

Gold Leaf Gardens Es un cultivador distinto a los demás. Su sistema de cultivo en harmonía con la naturaleza se basa en el uso de tierra preparada a mano, organismos vivos y bacterias beneficiosas que proporciona a sus plantas el mejor ambiente para expresar sus aromas y perfiles terpénicos.

Con una mínima interacción humana mas allá de la fase inicial de carga de nutrientes del sustrato, el equipo de Gold Leaf sólo controla la iluminación, la humedad, temperatura y CO2 y su respeto por la planta es evidente en el producto final. Gold Leaf ha trascendido su éxito inicial como proveedor de cannabis medicinal hasta desarrollarse como un boyante cultivador comercial en el floreciente mercado cannabico posibilitado por la ley i502. Con un gran abanico de variedades ganadoras de premios, hash y rosins el equipo de Gold Leaf se ha convertido en una de las marcas mas buscadas del estado.

La colaboración de Gold Leaf con Leira: Presentando el primer cigarro puro de cannabis del mundo (Cannagar), liado exclusivamente con flores de Gold Leaf y rosin y envuelto en hojas de cannabis delicadamente escogidas y cortadas a mano, ha sido elegido como “El Cannabis más caro del mundo” por la revista Forbes. Leira representa el lujo, el éxito y la sofisticación.

Las flores de alta calidad se lían delicadamente formando un cuerpo interior que se recubre con rosin libre de solventes para una mejor expresión de los sabores, aromas y características psicodélicas de las flores. Finalmente se deja curar durante un mínimo de un mes. Una de las mas puras experiencias cannábicas al alcance de unos pocos.

En los últimos meses han dado un paso más allá desarrollando Cannagars forrados en pan de oro de 24K. Uno de los cuales denominado “El Dorado” llegó a venderse por 10.000 USD apareciendo en medios como Forbes, Leafly, Playboy. etc batiendo todos los records de precios de productos cannabicos hasta la fecha y demostrando que el cannabis no entiende de clases sociales y al igual que hay mercado para los Ferraris y demás coches de alta gama, también hay un nicho de mercado para el sector del lujo en el cannabis.

 

0 463 vistas

Cómo siempre decimos en nuestro blog, cultivar cannabis es muy sencillo cuando se tienen en cuenta una serie de conceptos básicos como son el sustrato, los abonos, los riegos o la iluminación, entre otros. Hoy os vamos a hablar del pH y de la EC, algo que el cultivador inexperto normalmente desconoce y el cultivador experimentado sabe que puede marcar la diferencia entre una planta mala y una buena. O entre una buena planta y la mejor.

EL pH

Empezamos hablando del pH o “potencial de hidrógeno”. Sin meternos en definiciones técnicas, el pH es la medida de acidez o alcalinidad de una disolución e indica la concentración de iones hidrógeno presentes. Se divide en una escala de 14 puntos, del 1 al 14. Se considera 7 un pH neutro, superior a 7 un pH alcalino e inferior a 7 un pH ácido.

El pH en los cultivos de cannabis puede afectar principalmente de dos modos. El primero, es que puede afectar a la disponibilidad de los nutrientes del sustrato. Para que las raíces puedan absorber los nutrientes que necesita para su desarrollo, éstos deben estar disueltos en el medio. Con valores de pH demasiado altos o demasiado bajos provoca que ciertos nutrientes formen precipitados y permanezcan de manera no disponible.

Y el segundo, afecta también a la asimilación de nutrientes. Todas las plantas sean de la especie que sean, presentan unos rangos propios de pH en los cuales la absorción de nutrientes es óptima. Por encima o por debajo de este rango, la asimilación de nutrientes disminuye. Éste es la principal causa de carencias y muertes de plantas, ya que aún disponibles en el suelo, las plantas no son capaces de asimilarlos.

El cannabis es una especie que en un rango entre 6 y 6.5 no tendrá problemas en asimilar los nutrientes del sustrato. Por encima o por debajo de esos valores, disminuye la asimilación de uno o varios de esos nutrientes, por lo que las carencias de nutrientes suceden primero, y si no se soluciona la muerte de la planta vendrá después.

Regular el pH

Regular el pH del agua de riego es muy sencillo, pero para ello debemos contar con un medidor de pH. Sin duda la comodidad y exactitud de un medidor electrónico es lo más apropiado. Como mínimo, se debe contar con un medidor reactivo. Se toma una pequeña muestra del agua a analizar y se le añaden unas gotas de un líquido reactivo. El color que adquiera el agua indicará el valor aproximado de pH.

El pH en caso de que esté por encima del rango óptimo, se disminuye fácilmente con un ácido. Muchos fabricantes ofrecen reductores de pH que durarán muchos años. El limón o el vinagre son otra opción. Aunque son ácidos inestables y los valores de pH tienden a volver a los originales. En caso de que el pH esté demasiado bajo, se puede subir con un aumentador de pH o bicarbonato sódico.

LA EC

La EC o electroconductividad, es la capacidad de un líquido para conducir la electricidad. Sin meternos en términos técnicos, son las sales minerales las que proporcionan al agua la capacidad para conducir la corriente. A mayor cantidad de sales disueltas, mayor EC o conductividad eléctrica contiene ese agua. Por ejemplo un agua destilada tiene una EC muy baja, mientras que un té de guano, tendrá una EC elevada.

La EC de una solución nutriente es la suma de la EC del agua base y los fertilizantes añadidos. Puede que lo más importante sea la EC del agua base. que también nos indicará el tipo de agua que estamos usando y en concreto su dureza. Un agua blanda es aquella con un bajo contenido en sales de calcio y magnesio, mientras que un agua dura tiene un alto contenido en calcio y magnesio.

Éstos, son dos nutrientes primarios que las plantas demandan en grandes cantidades. Y su contenido es muy variable según la zona. Por ello los fabricantes de abonos no suelen añadir dosis apropiadas para lo que demandan las plantas y que sea el cultivador el que añada estos dos nutrientes en el caso de ser necesario, o no excederse en el caso de ya contar con un agua con un alto contenido en Ca y Mg.

Base ideal del agua

Un agua base ideal para el cultivo sería de 0,40 mS/cm2, con el triple de calcio que de magnesio. A partir de ahí se añaden los abonos y aditivos. En principio el control de la EC no es tan imprescindible como el del pH. Se puede cultivar perfectamente ajustándose a las recomendaciones de los abonos que estemos empleando. Aunque sí que permitirá llevar las plantas a la delgada línea que separa la fertilización alta a la sobrefertilización.

También es útil cuando cultivamos alguna variedad de la que tenemos referencias sobre la EC máxima admitida, así sabremos que dosis de abono no debemos exceder. Y por supuesto en cultivos hidropónicos, donde uno de los pilares es el control de la solución nutriente, añadiendo más abonos cuando desciende la EC por debajo de unos niveles determinados, señal de que las plantas ya han absorbido buena parte de ellos.

0 2.565 vistas
Macfoto

Cultivar cannabis es muy sencillo cuando se tienen en cuenta algunos aspectos básicos. Nos podemos garantizar desde el primer momento un crecimiento rápido y unas plantas saludables. O por el contrario podemos cultivar a ciegas como si de cualquier otra especie se tratase o sin ningún tipo de conocimiento, exponiendo a la pobre planta a todo tipo de sufrimiento. Finalmente queda recurrir a Internet buscando una solución a un problema causados por nosotros mismos. Y como te queremos demostrar que cultivar es muy fácil, en los 5 minutos que tardarás en leer este post te quedarán claros los principales aspectos a tener en cuenta para conseguir unas plantas que serán la envidia de cualquiera.

¿CUANDO GERMINAR?

A lo largo de toda la primavera. La fecha exacta dependerá mucho de las condiciones climáticas de cada zona, del que nadie mejor que cada uno las conoce. Espera a que pasen las típicas lluvias del inicio de primavera o al menos a que el tiempo comience a estabilizarse. Hasta mediados de Junio hay tiempo, y si las condiciones no permiten germinar a principios de primavera y conseguir una enorme planta, mejor esperarse y tener 2 o 3 de un tamaño menor.

¿CÓMO GERMINAR?

Existen muchos métodos para germinar semillas. En más empleado, es con servilletas de papel húmedas y un recipiente con tapa, como un tupper o similar. Humedece una servilleta sin encharcarla, coloca las semillas encima y separadas entre sí, tápalas con otra servilleta húmeda, y finalmente pon la tapa al recipiente, lo que evitará que se pierda humedad y calor. En cuanto la raíz alcance 1 cm, se pasa al sustrato.

¿QUÉ SUSTRATO USAR?

Ante todo, un buen sustrato ha de ser bien aireado y perfectamente compostado. Si optas por alguno de los muchos fabricantes de sustratos específicos para cannabis, lee detenidamente sus características. Suelen incluir nutrientes para determinadas semanas y durante ese tiempo no tendrás que abonar. Si optar por hacer tu propia mezcla, no escatimes en perlita o fibra de coco, buenos materiales que aportan esponjosidad. Turbas, humus, compost… las cantidades a tu gusto.

¿QUÉ MACETAS USAR?

Cuanto mayor sea la maceta, más espacio tendrán las raíces para desarrollarse y más crecerán las plantas. Si las raíces colonizan todo el sustrato disponible, es crecimiento de la planta comenzará a frenarse. Siempre que sea posible, iremos haciendo trasplantes sucesivos cuando veamos que la planta lo necesite. Se puede tener muy buenas plantas en macetas de 50 litros, pero no cabe duda de que un gran contenedor de 150 0 200 litros podremos tener un auténtico árbol. Éso si, en exterior siempre macetas de colores claros.

¿CÓMO REGAR CORRECTAMENTE LAS PLANTAS?

Regar las plantas es muy sencillo. Pero conviene ni pasarse, ni quedarse corto. Riega abundantemente, poco a poco para que el sustrato vaya absorbiéndola lentamente, evitando que queden bolsas secas. Cuando comience a salir agua por el drenaje, el riego será suficiente. No se debe volver a regar hasta que los dos primeros centímetros del sustrato estén secos, repitiendo de nuevo la misma operación. Los riegos, nunca con agua fría y siempre evitando las horas de sol.

¿CUÁNDO USAR LOS ABONOS?

En crecimiento, puede llegar a ser prescindible el uso de abonos, tan sólo con trasplantes y un buen sustrato, las plantas crecerán a buen ritmo y sin carencias. Las principales carencias en esta fase son de nitrógeno, que se manifiesta mediante un amarilleamiento generalizado de las hojas más grandes y viejas. En ese caso, el uso de un abono de crecimiento será obligatorio. En la fase de floración, es uso de abonos es necesario. Nuestra recomendación es el uso de abonos específicos siguiendo las tablas de cultivo del fabricante.

¿CÓMO PROTEGER LAS PLANTAS?

Las plantas recién germinadas, son siempre objeto de deseo de todo tipo de plaga y animal tanto doméstico como de compañía. Desde pájaros, a saltamontes o caracoles. Una buena idea es en esos primeros días, proteger las plantas con botellas de plástico cortadas a la mitad con algunos agujeros a modo de respiradero. Cuando las plantas hayan alcanzado ya un buen tamaño, las amenazas serán de insectos pequeños como araña roja, trips, minadores o pulgón. El uso de aceite de neem, jabón de potasio o tierra de diatomeas ayudará a mantener nuestro cultivo limpio.

LA IMPORTANCIA DEL PH

El pH indica el grado de acidez o alcalinidad de un medio, en nuestro caso el conjunto agua de riego + sustrato. Las raíces de las plantas absorben los nutrientes cuando se encuentran en determinado rango de pH, por lo que para evitar carencias aún cuando los nutrientes estén disponibles, es esencial ajustar el pH. Un valor aceptable se encuentra en 6.0-6.5 en crecimiento y 6.5 y 7.0 en floración. Cuando una planta muestra problemas, en la mayoría de casos se debe a un pH incorrecto.

¿PODAR O NO PODAR?

Las podas se hacen por dos principales motivos. El primero para evitar el desarrollo vertical de la planta y favorecer el horizontal, muy útil por temas de discreción. El segundo, es aumentar los rendimientos. Podar una planta es fácil, aunque también llega a ser todo un arte que se aprende a base de pruebas y errores. Siempre es mejor realizar las podas tempranas que cuando los tallos a podar ya tengan un buen grosor. La planta habrá perdido energía desarrollando esa rama en vano.