Buscar

plagas - resultados de búsqueda

Si no estás satisfecho con los resultados, realiza otra búsqueda

1 1.166 vistas

Una de las ventajas del cultivo de cannabis en interior frente a exterior, es la menor cantidad de plagas. Es muy extraño por no decir imposible, que nuestras plantas dentro de casa y con luces artificiales sufran la visita de saltamontes, gusanos, caracoles y babosas, pulgón o minador de la hoja. E imposible que otros peligros como pájaros o animales salvajes amenacen nuestro cultivo, aunque en ocasiones las mascotas hacen alguna travesura.

En interior existen plagas, aunque contadas. Araña roja, trips, mosca blanca, mosca del sustrato y en casos excepcionales pulgón y cochinilla, son las más habituales por no decir las únicas. Pero debido a las condiciones ambientales que gozan bajo luces artificiales, en ausencia de depredadores y con plantas a su total disposición, las plagas en interior son mucho más agresivas y difíciles de controlar. En muy pocos días, se nos puede ir de las manos.

El primer gran error muchas veces, es creer que por no cultivar al aire libre, nuestras plantas estarán a salvo de cualquier tipo de plaga. Éso lleva a una total confianza. No es extraño que algunos cultivadores muestren fotos de sus plantas infestadas de araña roja o trips. Parece inconcebible que alguien sólo se haya dado cuenta de que está sufriendo una plaga cuando la cantidad y daños ya son críticos, en lugar de las primeras marcas que dejan en las hojas.

¿Pero cómo es posible que entre una plaga en un interior? Pues muchas veces parece imposible, pero entran. Puede que en casa tengamos alguna planta ornamental, o en la terraza… En algún intercambio de esquejes nos puede llegar alguno con alguna plaga… También puede que nosotros mismos seamos los portadores y los llevemos en la ropa después de un paseo por el parque o de volver de huerto…

Al igual que en exterior, las revisiones periódicas deberían ser obligatorias. Casi todos los problemas en los cultivos se verán en sus hojas, desde plagas, a carencias o deficiencias de nutrientes, exceso de riego… y todas y cada una de ellas tienen signos ligeramente diferentes. No son iguales las marcas que deja una mosca blanca, que una araña roja o que un trip. Reconocer que tipo de plaga ataca nuestras plantas por las marcas que deja, no es muy complicado y ayudará en su tratamiento.

Y usar preventivos como aceite de neem, siempre ayudará a persuadir de muchos de las plagas más comunes. Evitará en muchos casos males mayores. De entre todas destaca la araña roja por su agresividad. Bajo las luces artificiales, encuentra un hábitat perfecta para reproducirse a gran velocidad. Además de voraces, son rápidas y en poco tiempo se propagan por todo el cultivo. Preferiblemente la combatiremos con dos aracnicidas, alternando aplicaciones ya que puede crear tolerancia.

Para mosca blanca, trips y mosca del sustrato, jabón potásico debería ser suficiente. Además, las trampas fotocromáticas son especialmente efectivas en interior, lo que también supone el hecho de conocer qué plaga nos está atacando al ver los insectos pegados en el adhesivo. No es un sistema para eliminar, pero sí para controlar y detectar.

0 639 vistas
Foto: La Huerta Grow Shop

Se podría decir que no existe cultivador de marihuana en exterior, que no haya sufrido alguna vez el ataque de minadores de la hoja. Es muy común encontrarse alguna o algunas hojas con un marcado surco de color blanco, como si con un rotulador hiciésemos un borrón sobre ella. En interior en cambio es una plaga tan poco común que personalmente nunca he oído de ningún caso en todos mis años de cultivador.

CARACTERÍSTICAS

El minador es una larva de un insecto que vive en el interior de la hoja, de ahí su nombre. Al protegerse en su interior, llega a ser complicado combatirlas con insecticidas de contacto. Pueden ser larvas tanto de micro dípteros o micro-lepidópteros, es decir moscas y mariposas pequeñas, tanto diurnas como nocturnas.

Por ser la larva de gran cantidad de insectos y tan variados, llega a ser complicado describir su aspecto. Más larga o más corta, más ancha o más delgada, más grande o más pequeña… en cualquier caso su comportamiento y daño que efectúa en la planta es el mismo.

CICLO BIOLÓGICO

A lo largo de la primavera y el verano, insectos encuentran en nuestras plantas un buen lugar para las puestas de los huevos. Éstos los pueden poner sobre la hoja, bajo la hoja, o en el interior de los tejidos donde estará más protegida.

Del huevo nace una larva que enseguida se alimentará de las células de la epidermis de la hoja, desde su interior. Así van dejando las típicas marcas en forma de surco irregular que ya hemos comentado. Según va creciendo la larva, se puede observar como la galería es cada vez más ancha.

Cuando la larva tiene el tamaño adecuado, se transforma en pupa. Ésta puede quedarse en la hoja o dejarse caer al suelo. De las pupas saldrán los insectos adultos, que comenzarán un nuevo ciclo biológico. En condiciones favorables, los minadores pueden completar el ciclo de huevo a larva en sólo 15 días.

ATAQUE Y DAÑOS

Los ataques en cultivos de marihuana se producen en las hojas y muy rara vez los tallos. En otras especies pueden atacar también los frutos, como en el caso de los frutales y muchas legumbres como judías o berenjenas.

Pese a no ser una de las plagas más agresivas, reduce la capacidad de las hojas de realizar una correcta fotosíntesis. Mientras en una planta de pequeño tamaño el daño en algunas hojas no frenará su crecimiento, en una pequeña planta sí puede ralentizarlo.

Además, las heridas ocasionadas por los minadores de la hoja facilitan la aparición de otros patógenos como hongos, virus o bacterias, entre otras.

CONTROL Y TRATAMIENTO

En principio es una plaga sencilla de eliminar en plantas de pequeño y mediano tamaño. Una vez localizado el típico surco en una hoja, en uno de sus extremos se encontrará la larva. Podemos aplastarla con los dedos. Remedio más ecológico no se podrá encontrar.

En plantas de gran tamaño es complicado hacer una revisión completa y puede que no veamos alguna hoja afectada. En el caso de tener que recurrir a algún insecticida, optaremos por insecticidas sistémicos que penetren en el organismo de la planta, ya que los de contacto no son efectivos.

El aceite de neem usado en el riego, es absorbido por la planta y permanecerá activo durante unas 3 semanas. Así se evita que insectos chupadores se alimenten de ella. Al parecer el Neem hace que la savia de la planta tenga un gusto amargo, algo que desagrada a los insectos.

También son útiles las trampas cromáticas amarillas, ya que moscas y mariposas sienten atracción por ese color. Por último, depredadores naturales como Crisopas, Orius, arañas o avispas parasitoides son uno de los métodos de control más efectivos.

0 1.453 vistas

Da igual que el cultivo sea en exterior o interior. Una de las mayores preocupaciones del cultivador de cannabis son las plagas. Quien más y quien menos que haya cultivado algunas plantas, lo ha podido llegar a sufrir en primera persona. Y en el peor de los casos, se habrá llevado por delante algunas plantas o cosechas.

La mejor manera de combatir las plagas es mediante la prevención. Revisiones periódicas a las plantas debería ser obligatorio mínimo una vez a la semana. Lo que en un principio pueden ser unos pocos insectos, cuanto más tardemos en detectarlos más se multiplicarán convirtiéndose en plaga.

Las plagas pueden llegar a una planta de muchas maneras. Desde el cielo o la tierra. Pueden venir atraídas por nuestra planta, o que seamos nosotros mismos llevemos adheridas en nuestra ropa cuando volvemos del huerto o jardín. El intercambio de esquejes también uno de los motivos del contagio de plagas.

Al llegar a casa y si tenemos un cultivo interior, conviene cambiarse de ropa y de calzado si venimos de algún lugar que sea susceptible de plagas, como parques, jardines, el huerto, cultivos ajenos… Y decimos interior, porque es siempre más susceptible de plagas por sus condiciones siempre óptimas.

Si nos han regalado algún esqueje, lo primero que debemos hacer nada más llegar a casa, es darle una buena ducha con algún insecticida. También conviene tenerlos unos días en cuarentena, alejados de nuestro cultivo para que los posibles insectos no decidan irse a otra planta no tratada con insecticida.

Y ya que hablamos de los insecticidas, siempre son la mejor opción para tratar y prevenir plagas. Algunos como el jabón de potasio o el aceite de neem también funcionan bien como preventivos. Su uso regular mantienen a las plagas alejadas de las plantas.

La limpieza también es importante para una buena prevención. El área cercana a las plantas y la propia planta se deben mantener limpias. Retira o aleja otras plantas susceptivas de plagas como rosales o azaleas. También retira las hojas de la planta que se van cayendo o están a punto de caerse.

Si cultivas en el exterior, es posible que te encuentres en ocasiones insectos beneficiosos como mariquitas, arañas o mantis religiosas. Son excelentes guardianes y no tienen inconveniente en comerse pulgones, trips o saltamontes. Hacen una labor natural muy importante.

Aún con todo ésto, nadie nunca está al 100% a salvo de las plagas. Si dado el caso no entra una plaga en el cultivo, debemos primero identificarla. Si no lo tienes claro, busca y arranca alguna de las hojas más dañadas y vete a algún grow de confianza. Ellos te dirán de qué plaga se trata y cómo puedes tratarla.

0 462 vistas

El principio de la temporada de cultivo en exterior, también coincida con la actividad de las plagas. Son muchos los insectos que encuentran en el cannabis no sólo refugio, sino un manjar. Las principales plagas que nos podemos encontrar son las siguientes:

ARAÑA ROJA

Posiblemente sea la peor de las plagas a las que enfrentarse.  Aunque lleva el nombre de “araña”, en realidad se trata de un ácaro. Y también aunque lleva el nombre de “roja”, podemos encontrarlas de otros colores, desde el verde al anaranjado o marrón, dependiendo de la época del año o la especie de la que se alimente. Tiene un pequeño tamaño, aproximadamente de medio milímetro, lo que hace que sea en ocasiones complicada su detección. Es común observar antes el daño en la planta que la propia araña. En condiciones favorables pueden arrasar cultivos en pocos días.

Los primeros síntomas se aprecian en las hojas, donde se pueden observar pequeños puntos blancos. Se debe a donde clavan su pico succionador para extraer la savia de las plantas. Cuando ésto ocurre, debemos hacer una revisión de toda la planta, buscando principalmente en el envés de las hojas, donde se sienten protegidas. También forman pequeñas colonias de individuos. Cuando la plaga se extiende, gereralmente en la fase de floración, hacen telarañas por toda la planta, llegando a cubrirla por completo. Para tratar la araña roja, se debe usar un acaricida o insecticida específico.

MOSCA BLANCA

Es una de las plagas más comunes en invernaderos y en general cualquier tipo de exterior. Sus alas les permiten desplazarse y buscar cualquier planta. Es un diminuto insecto volador de color blanco y de un tamaño de 1 a 3 milímetros, muy difícil de detectar en un primer momento. Se alimentan de la savia de las plantas que extraen con su pico succionador, dejando una pinchas blancas similares a las que deja la araña roja, pero más circulares y con un pico más oscuro en el centro. Se reproducen con gran facilidad y rapidez, pasando de pocos individuos a una verdadera plaga en pocos días.

Cuando movemos la planta, podemos ver como se echan a volar. Hay que fijarse muy bien para verlas, ya que a simple vista pudieran parecen motas de polvo. Pueden llegar a ser un grave problema para la salud de la planta, puesto que son portadoras de virus y bacterias. Los excrementos de la mosca blanca en las hojas favorecen la aparición de la negrilla. Éste es un tipo de hongo negruzco que ensucia y afea las hojas, impidiendo una correcta fotosístesis. Para tratar esta plaga podemos optar por un insecticida como el extracto de neem o jabón potásico.

TRIPS

Es otra de las plagas más comunes en exterior, aunque no es la peor.  Se trata de unos insectos diminutos de color que varía entre el marrón claro, verde o amarillento. Son alargados, con alas plegables los adultos y de un tamaño sobre 1 y 1,5 milímetros. Son también muy rápidos, por lo que también son muy difíciles de identificar a primera vista. Se suelen ver en el haz de las hojas, escondiéndose en los nervios de las mismas cuando notas un mínimo movimiento en la planta.

Se alimentan clavando su pico succionador, absorviendo la savia de las hojas. Dejan unas marcas similares a la araña roja y mosca blanca, pero más característica, ya que las picadas se producen muy juntas formando caminitos de unos pocos milímetros. Los trips también son portadores de virus y enfermedades. Sus excrementos favorecen la aparición de negrilla. Para tratar esta plaga podremos usar un insecticida como neem o jabón potásico.

PULGÓN

El pulgón es un insecto de un tamaño de 2 a 3 milímetros y abdomen redondo. Existen de una gran variedad de colores, desde el verde al negro o amarillento. Se alimenta de la savia de las plantas que extrae mediante un pico succionador de hojas y tallos tiernos. Una de sus características, es que se reproducen tanto por huevos como de manera asexual. Una hembra puede parir ejemplares adultos de más pequeño tamaño pero que enseguida comenzarán a reproducirse por huevos o del mismo modo.

Uno de los síntomas de que nuestra planta tiene asentada una plaga de pulgón, es la presencia de hormigas. Ambos forman una perfecta simbiosis. Las hormigas transportan a los pulgones a plantas sanas y las defienden de otros pequeños depredadores, y a cambio reciben la melaza que segregan.  Se identifican a simple vista realizando revisiones sobretodo en las puntas de crecimiento y hojas más jóvenes. Tienen gran facilidad para transmitir virus y enfermedades, así como favorecer la aparición de la negrilla. Para tratar plagas de pulgón se puede usar jabón potásico o aceite de neem.

COCHINILLA

Las cochinillas comprenden varios tipos. Las dos más comunes que afectan a cultivos de marihuana son la cochinilla parda y la cochinilla algodonosa. La parda tiene una coraza protectora de un material similar a la cera, que las protege de otros depredadores e incluso de algunos insecticidas. La algodonosa como dice el nombre, tienen el cuerpo cubierto de una especie de capa de algodón blanco.  Al igual que el pulgón, forman una simbiosis con las hormigas, por lo que la presencia de éstas puede ser un síntoma de que nuestra planta está siendo atacada por cochinilla.

Se alimentan de la savia de las plantas, clavando su pico principalmente en el tallo de las plantas. Se las puede ver pegadas al tronco como lapas. Debilita y trasmite enfermedades y virus a las plantas. También en ocasiones se pueden ver en el envés de las hojas cuando la plaga está muy extendida. Además sus secreciones favorecen la aparición de negrilla. Cuando se detecta a tiempo, es una plaga muy fácil de eliminar, simplemente mojando su coraza con un bastoncillo de algodón empapado en alcohol.

MOSCA DE LA HUMEDAD

También llamada mosca negra o mosca del sustrato, es una pequeña mosquita de color negro que habita en sustratos sometidos a humedad constante y excesiva, donde se reproducen con gran rapidez. Son de un tamaño de 3 o 4 milímetros, con largas patas. La mosca en sí no es el gran peligro para las plantas, sino sus larvas que se alimentan de las pequeñas raíces y dejando graves daños en la masa radicular. La planta queda débil y pierde capacidad de nutrición.

Es una de las plagas mas difíciles de erradicar, no tanto la mosca como sus larvas asentadas en el sustrato. Cualquier insecticida que usemos, debe ser en riego. También se puede usar una gruesa capa de vermiculita sobre el sustrato.

GUSANOS Y ORUGAS

Se trata de las larvas de insectos lepidópteros, generalmente mariposas y polillas. Las hay de muchos tamaños y colores, todas ellas muy voraces y destructivas. En pocas horas se pueden comer hojas enteras, además de tallos blandos. Su máxima actividad se produce en verano, una vez eclosionan los huevos que mariposas y polillas depositan en las hojas de las plantas. Y el mayor peligro es cuando las plantas están en floración. Una planta puede salir adelante si se comen una hoja, pero la cosecha se verá afectada cuando lo que devoran es un cogollo.

Cuando las plantas están en floración, hacen un agujero en el cogollo y se introducen en él, donde se resguardan de depredadores. Seccionan el tallo del interior del cogollo y se alimentan principalmente de la savia. Sus excrementos causan la aparición de la botrytis o moho gris, dejando los cogollos inservibles y para tirar a la basura. Tratar plagas de gusanos y orugas puede llegar a ser complicado en esta fase. Lo mejor es usar preventivos a lo largo de toda la primavera y verano como el Bacillus Thirigiensis, además de realizar revisiones buscando sus huevos.

MINADOR DE LA HOJA

El minador de la hoja se trata de una pequeña larva que nace y crece en el interior de las hojas, formando minas muy características y de ahí su nombre. Es a lo largo de la primavera y el verano, cuando varias especies de mosca depositan sus huevos en el interior de las hojas. Cuando éstos eclosionan comienzan su actividad.

De todas las plagas que pueden afectar a cultivos de marihuana no es la más perjudicial, ya que es un daño temporal que aunque impide a las hojas realizar sus funciones al 100%, no las inutiliza. Para eliminarlas, podemos localizarlas al final del surco y aplastarla con los dedos. De todos modos, a los pocos días se marcharán de la planta.

BABOSAS Y CARACOLES

En condiciones de humedad y lluvias ocasionales, babosas y caracoles tienen su máxima actividad. Tienen un apetito voraz y no dudarán en comerse tanto hojas como pequeñas plántulas enteras. Para combatirlas se puede usar algún insecticida anti-malacos o tierra de diatomeas, además de mantener una buena limpieza en las zonas cercanas a las plantas y eliminar posibles refugios que puedan usar.

0 2.316 vistas

Plagas.- Durante estas fechas en que las plantas de cannabis están más verdes que nunca y creciendo a buen ritmo gracias a los largos días y buenas horas de sol, lo que más abundan por terrazas, balcones, jardines, huertos o guerrillas, son plagas que encuentran normalmente en las hojas de nuestros cultivos un bufete libre donde ponerse las botas. Desde los más pequeños como araña roja, mosca blanca o trips, hasta los más grandes como saltamontes, caracoles u orugas encuentran en las plantas el mejor lugar donde alimentarse y criar.

Evitar que cualquier insecto llegue a nuestras plantas es prácticamente imposible pues el exterior son sus dominios, aunque llegar a minimizar los daños que causen es muy sencillo. Basta seguir estos pequeños consejos, muy fáciles de llevar a cabo en la mayoría de los casos, y que evitará males mayores, como tener que recurrir a insecticidas, o que se la plaga se extienda y deje la planta tan debilitada que termine muriendo, lo que supone semanas o meses perdidos para no conseguir nada.

  • Mantén limpia la zona de cultivo, eliminando dentro de lo posible maleza cercana, alejando las plantas  de cannabis si también es posible de otras plantas de jardín o huerto propensas al ataque de determinadas plagas como rosales, o incluso usando una malla antihierba o plástico sobre la superficie del sustrato. Dificultar el acceso de plagas a las plantas desde el suelo nos evitará muchos disgustos, y casi todos los peligros ascienden por el tallo principal. Tampoco olvidarse de las zonas aéreas, y evitar también el contacto con otras plantas por las que se puedan desplazar los insectos.
  • Haciendo revisiones periódicas por toda la planta podremos localizar cualquier pequeño ataque antes de que se extienda y se convierta en plaga. Una primera hoja con alguna marca siempre ha de tenerse en consideración, recurriremos a cualquier post sobre plagas donde podamos identificarla, y posteriormente tratar. No conviene perder tiempo, con la araña roja por ejemplo, una sola pareja puede en una semana formar una colonia de cientos de individuos, que serán miles en dos semanas.
  • Usar preventivos es una de las maneras más eficaces de mantener las plantas libres de plagas. Desde aceite de neem, jabón potásico, extracto de ajo, de canela… o el siempre efectivo bacillus thurengiensis para combatir las peligrosas orugas en floración, causantes de estragos en las cosechas ya que a su gran voracidad se une el hongo botrytis producido por sus excrementos. Y tampoco olvidarse de tratar otras plantas del jardín o huerto que pueden ser uno de los principales focos de infección.
  • Contrata vigilantes de seguridad. Mariquitas, mantis religiosas, arañas… nunca conviene echarlas del cultivo si las encontramos algún día entre nuestras plantas, son depredadores naturales que lo mismo exterminarán rápidamente una colonia de pulgón, cualquier infeliz saltamontes decidido a darse un atracón de tiernas y jugosas hojas, o una mariposa que busca un lugar para desovar. Insectos beneficiosos no son en ocasiones compatibles con preventivos, aunque si muy económicos si nos los encontramos, y muy efectivos en caso de encontrarse cómodos y tener la suficiente comida para no tener que irse.

1 7.588 vistas

Repasamos las principales plagas que pueden afectar a cultivos de marihuana en exterior e interior. Reconocerlas a tiempo nos ahorrará en muchas ocasiones disgustos que incluyen la muerte de las plantas o pérdida de parte de la cosecha.

Ya con la entrada de la primavera damos por iniciada la temporada de exterior para cosechar entra finales de verano y lo largo del otoño, incluso entrado en invierno en caso de sativas de floración larga. Y son fechas inmejorables para recordar las principales plagas en cultivos de marihuana que pueden afectar al buen desarrollo de nuestras plantas para que no nos coja por sorpresa cualquier ataque y saber cómo reaccionar de manera rápida y eficaz, lo que en un principio puede ser una avanzadilla puede convertirse en un serio problema que puede llevar incluso a la muerte de las plantas. Identificar correctamente una plaga nos ayudará a combatirla, ya que no todas son sensibles a todos los insecticidas y en este tipo de cuestiones es mejor ir a tiro fijo y no perder el tiempo con remedios caseros o productos de dudosa eficacia.

Revisar las plantas periódicamente nos evitará tener que tratar con grandes plagas, así como mantener la limpieza en el cultivo y sus alrededores hará que muchas de ellas tengan más difícil el acceso a ellas. En exterior es importante respetar a los depredadores de plagas como arañas, mantis religiosas, crisopas, mariquitas o incluso avispas, por mucho asco que puedan dar alguna de ellas. 

RECONOCER LAS PRINCIPALES PLAGAS EN CULTIVOS DE MARIHUANA:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Araña roja: empezamos hablando de la peor de las plagas en cultivos de marihuana, capaz de arrasar cultivos enteros en pocos días si las condiciones climáticas son favorables. Les gusta los ambientes secos y cálidos, siendo un peligro sobretodo en exterior en verano y en interior durante todo el año. Se trata de un pequeño ácaro de un tamaño de medio milímetro y de color verde, rojizo o marrón, de forma redondeada y bastante rápidos. Los primeros síntomas de ataques los podemos apreciar en la parte superior de sus hojas, donde veremos pequeñas picadas o puntos blancos y causados por el aguijón que clavan en las hojas para extraer la savia. Rápidamente invadirán las plantas, llenando de estas picaduras todas las hojas para más tarde, formar telarañas por toda la planta que las protegerán.  Más información

mosca-blanca-huertoMosca Blanca: se trata de un pequeño insecto volador de color blanco. No es una plaga muy agresiva ni difícil de eliminar, aunque como toda plaga, puede provenir de otros cultivos y contagiar nuestras plantas con enfermedades o virus. Chupan la savia de las hojas mediante un aguijón, dejando en las hojas marcas blancas redondas y de un tamaño mayor a las de la araña roja, que apenas una se distingue a simple vista. Al mover las ramas de la planta y fijándonos bien, podremos ver salir volando alguna mosca blanca, de unos dos o tres milímetros de tamaño. Su reproducen en el envés de las hojas y sus excrementos causan negrilla, un hongo que afea las hojas y produce su marchitamiento.  Más información

web_noticias_188Pulgón: son de un tamaño de 2-3 milímetros y de un color que puede ir desde el verde hasta el marrón, dependiendo de la estación y la planta de la que se alimente. Ataca principalmente los brotes jóvenes, formando colonias con gran número de insectos. Más común en cultivos de exterior, forman una perfecta simbiosis con las hormigas, que las transportan a nuevas plantas, nuevo brotes y las protegen de depredadores a cambio de una melaza que secretan. Se reproducen rápidamente por huevos y de forma asexual, pudiendo una hembra parir ejemplares adultos perfectamente formados. Su presencia ralentiza enormemente el crecimiento de las plantas y sus excrementos causan también negrilla.  Más Información

mosca_del_sustratoMosca del sustrato: es una pequeña mosca de color negro y que como su nombre indica, se desarrolla en el sustrato. La mosca en sí no es un problema, pero sí lo son sus larvas, que atacan las pequeñas raíces de las plantas lo que provoca una menor capacidad para alimentarse. En plantas jóvenes sin un sistema radicular fuerte, puede llegar a causar su muerte. Son de un tamaño de unos 3-4 milímetros y les gusta los sustratos húmedos y los ambientes cálidos y oscuros, causando daños tanto en exterior como en interior, donde se desarrollan con una grandísima rapidez. Para verlas debernos fijarnos en la superficie del sustrato, golpeando ligeramente la maceta podremos ver alguna que asoma y salir volando. Más información

minador1-300x225Minador de la hoja: se trata de una larva que se alimenta del tejido vegetal principalmente de las hojas, aunque también pueden verse en peciolos y tallos. Exclusivamente en exterior, a lo largo de la primavera y verano varios son los insectos que pueden poner sus huevos en el interior de las hojas, que llegado el momento eclosionan y una pequeña larva comienza su vida. Va cavando un túnel a medida que se va alimentando, formando surcos de forma irregular por toda la superficie de la hoja hasta que su siguiente estadio hace que se desprenda de la hoja y caiga al sustrato donde a los días surgirá un insecto adulto, normalmente inofensivo hasta el momento de su reproducción donde buscará nuevas hojas para repetir el ciclo vital. No es una de las plagas en cultivos de marihuana más agresiva y se suele localizar sólo en algunas hojas, que pierden parte de su capacidad para hacer la fotosíntesis. Más información

lamarihuana_comCochinilla: fáciles de distinguir por su aspecto, presentan un caparazón de color grisáceo o marrón y se adhieren a los troncos, ramas y hojas como lapas o una pelusilla blanca similar al algodón y que también se localizan en las mismas zonas. Aunque hay varias especies, las principales son las dos que hemos nombrado, la parda y la algodonosa, y que usan estas cubiertas como defensas contra depredadores. Se alimentan  de la savia de las plantas y al igual que los pulgones, secretan una melaza que encanta a las hormigas y también es causante de la negrilla. Las cochinillas hembras no tienen alas y viven prácticamente en plantas huépedes, mientras que los macho sí las tienen y vuelan buscando hembras con las que aparearse.  Más Información

trips4Trips: no es de las plagas en cultivos de marihuana más agresivas que podemos encontrar. Son pequeños insectos chupadores de un tamaño sobre 1 y 1,5 milímetros, muy difíciles de identificar a primera vista pues su color verdoso o marrón y rapidez para esconderse en los nervios de las hojas hace pasen desapercibidos. En cambio es más fácil ver pequeñas líneas de puntos en las hojas formando normalmente pequeños surcos, clavan su aguijón, chupan, avanzan un poco y vuelven a clavar el aguijón, de ahí que a diferencia de la araña roja o mosca blanca, las picaduras suelen continuadas. Sus excrementos también causan negrilla y en su estadio adulto disponen de alas, lo que hace que puedan recorrer grandes distancias y buscas plantas de su gusto. Más información

oruga004s-300x240Orugas: es una plaga muy voraz y casi exclusivamente de exterior. Durante toda la primavera y verano, mariposas y polillas ponen huevos en los lugares más insospechados, que cuando eclosionan nacen pequeñas larvas que rápidamente comienzan a devorar casi cualquier vegetal, en concreto sienten gran predilección al igual que nosotros por la marihuana. Si bien se puedes comer hojas enteras sin que nos demos cuenta y puede afectar en el caso de plántulas, el mayor daño los causan hacia finales de verano, cuando en el interior de los cogollos en formación encuentran el lugar ideal para protegerse y alimentarse. Sus excrementos son causantes del hongo botritis que nos obligará a tirar a la basura todos los cogollos afectados. Más información

caracoles-babosasBabosas y caracoles: muy peligrosos en exterior, donde con las últimas lluvias de primavera y la temperatura no demasiado excesiva pueden hacer que salgan y se encuentren con una plantita de marihuana con poco tiempo de vida y que no tendrán ningún problema en comerse de una sentada. Desde pequeñas babosas hasta enormes caracoles, ninguna planta verde está a salvo, sobretodo como ya hemos comentado en días lluviosos o noches de rocío. Se esconde en cualquier lugar oscuro y con cierta humedad, como fondos de macetas, bajo piedras o el interior de arbustos espesos. Principalmente el mayor daño lo causan en primavera, en verano suelen tener baja actividad y en otoño con la llegada de las lluvias no suelen causar más daños que alguna hoja comida, insignificante en plantas de gran tamaño. Más información

5 7.188 vistas
Las cochinillas, también conocidas como Pseudococcus citri, Chrysomphalus dictyospermi y Quadraspidiotus perniciosus, son unos parásitos de las plantas que pueden causar graves perjuicios a la marihuana. El signo más característico de estos insectos es la suerte de escudo protector que poseen. Esta parte de su anatomía puede tener diversos colores y consistencias, en función de la especie de la que se trate.

La plaga de cochinillas es la más habitual junto a la de los pulgones. Esta colonización puede dañar a cualquier tipo de planta ornamental y también a los árboles frutales. Su método de alimentación consiste en clavar el pico chupadorque tienen en las hojas, los tallos y los frutos. De ahí, las cochinillas extraen la savia.

Un porcentaje de esta sustancia nutritiva la excretan como líquido azucarado o melaza, donde se desarrollan hongos como las fumaginas y las negrillas. Asimismo, las cochinillas encuentran el medio ideal para crecer en los ambientes que cuentan con altas temperaturas y escasas precipitaciones.

Daños y control

Las cochinillas provocan dos clases de daños. Por un lado, causan destrozos de forma directa al absorber la savia. Y es que la marihuana, entonces, pierde parte de su vigor, con el consiguiente debilitamiento que acarrea. Por el otro, pueden efectuar daños de manera indirecta, debido al hongo negrilla, que se asienta sobre la melaza. Esta circunstancia también hace que el vegetal se debilite y que las hojas se vuelvan negras, con lo que se impide la fotosíntesis.

Existen varios métodos para controlar una plaga de cochinillas. El inconveniente es que, no sólo hay que pulverizar la planta con un producto específico, sino que esteinsecticida también tiene que pasar a formar parte del torrente de savia, de modo que al alimentarse se envenene. Es muy importante utilizar un producto sistémico, puesto que la cochinilla posee una estructura protectora impermeable a casi todo. Entre las materias activas más efectivas, podemos resaltar el aceite de verano, clorpirifós, fenitrotión

Tratamientos naturales

Por otra parte, hay tratamientos ecológicos con los que también es posible conseguir una respuesta satisfactoria. Como aplicar una solución de alcohol y jabón. Para prepararla, basta como disolver una cucharada de jabón lavavajillas en una pequeña cantidad de agua a temperatura templada. Luego, hay que añadir un litro de agua y una cucharada de alcohol de quemar.

Una vez que esté lista la mezcla, sólo hay que mojar un pincel en ella y untar los insectos o rociar el conjunto de la planta. Otra posibilidad es la de recurrir a los depredadores naturales, como las mariquitas y un buen número de endoparásitos. Dentro de los tratamientos químicos, podemos destacar la Citrolina (Sipcam).

Fuente Agroweed

0 848 vistas

Si lo que quieres es fiarte de tu vista, con las gafas LUMii Growroon Lenses ya podrás hacerlo.

Las gafas de cultivo Lumii Growroom Lenses están diseñadas específicamente para reducir el resplandor de la iluminación de tu interior, sirven para proteger los ojos de los rayos UV e IR.

Las gafas para interiores LUMii son perfectas para la identificación de plagas y enfermedades sin tener que apagar las luces de crecimiento.

Las gafas Lumii Growroom Lenses tienen unas lentes azules especiales desarrolladas para la función de corregir el tono anaranjado de las luces de sodio, haciendo que las lamparas de sodio encendidas en los cuartos de cultivo se vean como la luz del día.

Podrás comprobar los indicadores clave de crecimiento con las lentes Lumii growroom anti-reflejo, protección ocular y visión diurna.

Más información y comprar gafas LUMii Growroom Lenses

0 5.934 vistas

descarga (9)Por Miguel Gimeno.- Las plagas deben entenderse desde el punto de vista productivo: considerar plaga a un ataque que disminuya considerablemente la producción de nuestra cosecha (cogollos). Así podríamos considerar los efectos producidos por el ataque de ciertos insectos como meras secuelas estéticas, ya que no disminuyen la producción, como es el caso de las moscas blancas y minadores; sin embargo otras como las larvas de lepidópteros (gusanos del cogollo) sí hay que considerarlas como plagas, pues su ataca directamente a los cogollos. A continuación voy a enumerar los insectos más comunes que atacan al cannabis y remedios para controlarlos a base de preparados, y con la ayuda de fauna y microorganismos auxiliares:

“Caracoles y babosas”:

Controlar plantas en primeros estadios, conveniente realizar semilleros protegidos. Espolvorear un círculo de ceniza, serrín muy seco o polvo de diatomeas alrededor del plantel, que iremos reponiendo a medida que vayan humedeciéndose, también podemos hacer una pequeña vaya con láminas de cobre.

Colocar en montones de leña, ribazos y zonas húmedas del jardín, tejas boca abajo, cartones, plásticos opacos, etc., que les servirán de cobijo, luego sólo tendremos que limitarnos a ir recolectándolos. Enterrar a ras de suelo un cuenco con cerveza desgasificada, agua y levadura, donde perecerán ahogados. Los patos son cazadores natos de caracoles y no atacan a nuestro cultivo. La infusión de cafeto (café) parece tener también cierto efecto antilimaco.

En casos extremos utilizaremos cebos antilimacos comerciales a base de metaldehído (alcohol extraído de ciertas maderas), colocaremos el cebo en cuencos bajo tejas o cartones.

Los Lanpáridos son insectos que se alimentan de caracoles, pero los patos son mejores controlando los caracoles.

“Nematodos”:

Los nematodos son pequeños gusanos microscópicos que viven en suelo, las especies fitófagas parasitan a las plantas por sus raíces provocándoles atrofias que impiden el desarrollo correcto de las mismas, llegando a provocarle la muerte en casos extremos. En suelos donde se practica agricultura ecológica es muy extraño ver un ataque serio de nematodos, la rotación y asociación de cultivos juega un papel muy importante en su control.

Tratando con productos biocidas lo más que conseguimos es exterminar la vida del suelo y reducir algo la población de nematodos, ya que éstos ante condiciones adversas bajan a perfiles más profundos del suelo donde no actúan los productos fitosanitarios y se enquistan, permaneciendo en estado latente hasta que las condiciones les son favorables.

Podemos intercalar en los cultivos tagetes, como método preventivo y combativo a la vez, ya que tienen cierto efecto nematicida, así como utilizar tortas de neem mezcladas en el sustrato.

Existen diversos microorganismos que son patógenos para los nematodos. Tales son los casos de los hongos Arthrobotrys oligospora, Nematophtora gyophila y Verticillium spp

“El pulgón”:

Los pulgones o áfidos, del orden homópteros, son pequeños insectos que se alimentan de la savia de las plantas. Se reproducen de dos formas: partenogénesis y sexualmente. Las hembras tienen un elevado índice de fecundidad, y su desarrollo se completa con mucha rapidez. Existen formas aladas, ápteras y braquípteras, que los hacen tener un elevado potencial biótico.

Tiene un largo pico chupador con el que succiona la savia de los brotes más jóvenes, provocando la desfoliación sucesiva de las plantas, pudiendo transmitir algún tipo de virosis por su condición de vector. Las plantas alimentadas químicamente son más de su agrado, y aun más aquellas sobrefertilizadas con nitrógeno; también aquellas que sufrieron parones vegetativos debido a la mala gestión del riego, así como las más débiles.

El primer recurso son nuestros dedos, con ellos podemos reducir un intento de invasión, pero deberemos hallar la causa y poner solución, pues de lo contrario seguimos estando expuestos a futuros ataques. En caso de que la invasión llegue a alcanzar la consideración de plaga debemos actuar semanalmente con un producto fitosanitario ecológico combativo, sea el caso de piretrina natural, rotenona, neem,…

Los insectos predadores más significantes de cuyas dietas pueden formar parte los pulgones son Aphidius ervi, Aphidius Matricariae, Aphidius Colemani, Lysiphlebus Testaceipes, Praon Volucre, *Coccinella Septempunctata, Aphidoletes aphidimyza, Orius, Chrysopa carnea, Chrysopa Septempunctata y Chrysopa Flavifrons, entre otros muchos. Como microorganismos patógenos cabe destacar los hongos Entomophtora spp. y Verticillium lecanii.

“La araña roja”:

marihuana-con-telas-de-araña-rojaLa araña roja forma parte del grupo de los ácaros. Se reproducen tanto de forma sexual como por partenogénesis, que puede ser arrenotiquia (machos a partir de huevos no fecundados) o telitoquia (producción de hembras), por lo que también tiene un elevado potencial biótico.

Forman grandes colonias en el envés de las hojas de las plantas, en algunos casos tejen complejas telarañas que llegan a cubrir incluso los cogollos. Su ataque se manifiesta en las hojas, provocando diminutas manchitas blancas que llegan a cubrir las hojas por completo, dando un aspecto difuminado. Luego las hojas van amarilleando y cayendo sucesivamente. La causa suele ser una mala gestión del riego. Hay que evitar que el substrato se reseque del todo, evitando continuos shocks y alargando la vida del substrato. Es recomendable pulverizar la parte aérea de las plantas para mantener equilibrado el nivel hídrico foliar excepto durante la floración, ya que una elevada humedad puede causar botritys.

Mantendremos un control igual que con los pulgones.

Como microorganismos que atacan a la araña roja cabe destacar los hongos Entomophtoraspp. e Hirsutella sp. Los predadores más comunes de la araña roja citaremos a las siguientes especies: Phytoseiulus persimilis, Euseius stipulatus, Amblyseius californicus, Amblyseius

barkeri, Amblyseius andersoni, Orius, Chrysopa carnea, Chrysopa Septempunctata y Chrysopa Flavifrons.

“Trips”:

Los trips son insectos del orden pterigotas, de color blanco o gris, cabeza cuadrángular dotada de un aparato bucal picador-chupador, su abdomen es alargado y tienen alas estrechas y membranosas.

La presencia de trips se delata por la multitud de manchas que deja sobre la hoja al absorber la sabia con su aparato bucal, estas manchas son pequeñas y de color plateado, pudiendo observarse también pequeñas manchas negras que son sus heces fecales.

En cultivos de exterior es bastante raro encontrarse con un ataque serio de trips si el manejo del cultivo ha sido correcto. Las condiciones para su desarrollo prácticamente son las mismas que la araña roja, así que debes tomar las mismas precauciones preventivas y, en su caso, combativas.

Buenos predadores de Trips son los Orius (O. insidiosus, O. laevigatus y O. majusculus), Amblyseius barkeri, Amblyseius cucumeris, Amblyseius degenerans,

“Cochinillas (cóccidos)”:

Las cochinillas son insectos que normalmente se hallan protegidos por un caparazón

(algunas especies en lugar de caparazón están recubiertas por un tegumento en forma de falso caparazón, y otras tienen una protección céreo-algodonosa), y se alimentan chupando savia de los tallos y hojas de las plantas.

Los ataques de cochinillas son casi siempre estéticos, los daños en la producción son imperceptibles excepto en situaciones críticas.

Las colonias de cochinillas se dan porque éstas están siendo pastoreadas por hormigas, que las protegen de posibles predadores a cambio de la melaza que segregan. Poniendo cintas adhesivas contra las hormigas en las macetas o tallos, te habrás curado en salud.

Como las colonias no son muy numerosas no hay motivos para no quitarlos a mano. Muchos cannabicultores las quitan con un algodón empapado en una disolución hidroalcohólica.

Los controladores de la naturaleza de las cochinillas más comunes en ataques a cannabis son la Encarsia Formosa y especies de Leptomastix las cochinillas en general, y luego las especies selectivas como Cryptochaetum Iceryae y Rodolia (Novius) cardinalis que se alimentan de la Cochinilla Acanalada (ó Icerya Puchasi), y el Criptolaemus montrouzieri de la cochinilla harinosa.

“Mosca blanca”:

Es un aleuródido polífago, pequeño homóptero de cuerpo amarillo y alas recubiertas por una cerosidad blanca, de la que recibe el nombre. Sus rápidos crecimiento y reproducción (cerca de 10 generaciones anuales) la hacen temerosa en cultivos de invernadero. Se alimenta de las plantas succionando la savia de las hojas, las cuales en caso de un fuerte ataque amarillean en forma de clorosis general, llegando a secarse y caer. En cultivos atacados por mosca solo tenemos que mover las plantas para que salgan revoloteando cientos de pequeñas moscas.

Hay que prestar mayor atención a los pequeños plantones, ya que en ejemplares adultos de marihuana no se observan ataques lo suficientemente dañinos como para mermar la producción de cogollos, excepto en individuos de precaria salud.

Podemos colocar botellas de agua con pequeños orificios que les permitan la entrada, rellenos de agua con vino dulce o azúcar junto con un poco piretrina. También podemos colocar bandas cromáticas adhesivas contra dípteros. Como método combativo haremos una disolución de jabón de potasa en agua destilada o de lluvia (1% de jabón).

La mosca blanca puede ser controlada con los siguientes predadores: además de lagartijas, salamanquesas y arañas comune, también por los insectos Encarsia Formosa y Diglyphus Isaea. Otro control lo establecen los hongos que atacan a las moscas como Coleomyces spp., Cordyceps spp., Leptolegnia sp y Verticillium spp.

“Minador”:

images (84)Los minadores foliares son las larvas de pequeños lepidópteros (mariposas). Estas pequeñas orugas abren galerías (minas) en el limbo de las hojas, alimentándose del parénquima.

Las minas se pueden observar a simple vista sobre las hojas, pero éstas a pesar de ser atacadas no mueren a menos que el ataque haya sido serio. De todas formas en agricultura ecológica se considera al minador como un daño estético que no disminuye la producción, excepto en pequeños plantones. He visto plantas de marihuana a las que no les quedaba prácticamente ni una hoja que no estuviera colonizada por el minador, sus cogollos eran tan grandes, aromáticos y sabrosos como otras plantas que apenas tenían un par de hojas tocadas por minador.

Ante el minador recomiendo no actuar ni tomar medida alguna ya que no disminuye la producción y calidad de la hierba resultante.

Buenos controladores del minador lo son Diglyphus Isaea y Dacnusa Sibirica.

“Saltamontes”:

Los saltamontes se alimentan del tejido vegetal de las plantas, sobre todo hojas. Sus daños no llegan a ser considerables excepto en casos extremos. Nuestras manos serán el único utensilio a utilizar. Las Mantis Religiosas son grandes predadores de insectos que también actúan efectivamente contra los saltamontes.

“Chinches”:

Los chinches son heterópteros que ocasionan daños a diversas familias de plantas cultivadas. Sus tamaños y colores son diversos dependiendo de la especie, pero la naturaleza de los daños que ocasionan es común a todos, ya que todas las especies de chinches se alimentan de los jugos del floema, los cuales los extraen con su pico articulado, manifestándose por medio de pequeños puntos necrosados en las hojas. En la marihuana no he visto poblaciones numerosas como para ocasionar daños considerables, por lo que también podríamos hablar de plaga estética si no fuera porque son vectores de enfermedades. No todas las especies son fitófagas, algunas, como la Pyrrhocoris aptrus, son omnívoras, por lo que se pueden hallar unas veces como plagas y otras como fauna auxiliar, al alimentarse de orugas y otros insectos.

Realizaremos tratamientos con insecticidas naturales sólo si el control manual es insuficiente para controlarlos.

“Oruga desfoliadora y Oruga del cogollo”:

Si hay alguna plaga a la que todos los años vemos mermar nuestra cosecha esa es la plaga del gusano del cogollo, larva del lepidóptero (mariposa) llamado “SPODOPTERA EXIGUA”.

Esta oruga es polífaga, es decir, se alimenta de varias especies vegetales, lo cual es favorable para disminuir considerablemente el riesgo de padecer un fuerte ataque. Los casos más graves se dan en cultivos químicos. Los daños en la marihuana se dan en las flores hembras, pero no se comen los cogollos sino que muerde los tallos de los cogollos para succionar savia. Una vez ha terminado la oruga de alimentarse, la parte de cogollo que ha tocado queda como si lo hubieran cortado, se pueden ver los mordiscos en los tallos, y es por ello por lo que comienza a secarse. Los cogollos muertos son un riesgo y foco de posibles botritis.

Dado que las plantas están en floración no debeis utilizar productos fitosanitarios que contengan disolventes orgánicos, ya que puede disolver parte de los cannabinoides. Existe una bacteria que sólo infecta a las larvas de mariposa, su nombre es “Bacillus Thuringiensis Kurstaki”. Esta bacteria se encarga de sintetizar una proteína que destruye la pared intestinal de las orugas y no es tóxica para el ser humano, sólo ataca a larvas de ciertos lepidópteros. Es conveniente hacer un segundo tratamiento una semana después de haber realizado el primero. Se debe aplicar como máximo hasta que falten cerca de veinte días para cosechar, pasado este tiempo se debe evitar realizar tratamientos a las plantas. El bacilo no se puede utilizar como preventivo, sólo como combativo. Para aumentar su efectividad también se puede utilizar combinado con aceite de neem ó piretrina natural.

Dentro de los microorganismos patógenos para larvas de mariposas encontramos a los Hongos: Cordyceps spp. y Metarhizium sp., los virus Pseudoplusia NPV, Spodoptera NPV y Trichoplusia ni NPV, y la citada bacteria Bacillus Thuringiensis variedad Kurstaki y variedad Galleriae. Como insectos auxiliares que controlan su población cabe destacar Trichogramma aidis, Trichogramma Evanescens, y Pales pavida.

Plantas protectoras:

77211a_house-plant-eating-a-larnikin-petpetpet_flytrap-Albahaca: repele los insectos en general. Muy utilizada contra el pulgón.

-Ajedrea: se utiliza con cebos contra ratas y ratones.

-Ajenjo: repele la altisas y polillas.

-Ajo: presenta cierto efecto repelente contra agentes criptogámicos.

-Artemisa Abrotano: ahuyenta las polillas.

-Beleño: las hojas de beleño, maceradas en vinagre unos días, se utilizan como método combativo general.

-Berro: evita el ataque de pulgón lanígero.

-Capuchina: repele a la mosca blanca y a diversos insectos, presenta cierta propiedad antibiótica.

-Cebolla: sembradas alrededor de las plantas protegerá de un ataque de conejos.

-Hisopo: repele a los insectos, también se utiliza en infusión contra daños causados por bacterias.

-Lavanda: repele a las hormigas.

-Lechetreznas: protege de los insectos en general.

-Menta: repele a las hormigas, roedores y altisas.

-Mostaza blanca: las semillas pulverizadas se usan contra el oídio.

-Roble, encina, carrasca, alcornoque y quejigo: acolchar el suelo con sus hojas y corteza protege de noctuidos, babosas y larvas de gorgojos.

-Ruda común: protege de las moscas.

-Tagetes: ahuyenta a los insectos en general, en especial a la mosca blanca y a los nematodos, éstos últimos debido a las sustancias que segregan sus raíces.

-Tanaceto: contra hormigas, moscas y polillas.

Plantas anfitrionas de fauna auxiliar:

-Amaranto: escarabajos de tierra.

-Anís: avispas benéficas.

-Diente de león: avispas benéficas.

-Hiedra: avispas benéficas.

-Hinojo: avispas benéficas.

miguel-Hisopo: avispas benéficas.

-Menta: avispas benéficas.

-Mostaza: diversos parásitos.

-Ortiga: muchos insectos benéficos.

-Trébol: escarabajos de tierra y parásitos de pulgones.

NOTA: Algunos insectos y microorganismos auxiliares en el control de insectos patógenos del cannabis son comercializados o pueden conseguirse a través de los insectarios que las diferentes comunidades autónomas ponen a disposición de los agricultores.

 Por Miguel Gimeno

 

 

4 20.968 vistas

Las plagas y enfermedades son los mayores problemas que nos podemos encontrar en cualquier cultivo y plantación, ya sea de plantas, hortalizas, árboles, etc. Es recomendable prestar mucha atención a ello ya que algunas pueden llegar a matar la planta, así que es muy importante conocer las que más pueden afectar a cada una de ellas para poder combatirlas en cuanto veas que comienzan a aparecer.

Aunque en menor medida, las plantas de interior también se ven afectadas por plagas y enfermedades, menos que si estuvieran en el exterior ya que están más protegidas pero aún así no se libran de las que pueden entrar en casa. Cuando no cuidas las plantas como debes, se verán más afectadas tanto por enfermedades como por plagas. Toma nota de las más comunes en las plantas de interior:

– Cochinilla: esta plaga chupa la savia con una capa cerosa y afecta especialmente a cactus y plantas suculentas. Sus principales daños son malformaciones tanto en los tallos como en las hojas, y para poder combatirla deberás utilizar un insecticida que tenga cryptolaemus, tiocloprida, acetamiprida, aceite de plantas o ácidos grasos.

 – Insectos escama: pueden ser blandos o más rígidos y atacan a gran parte de las plantas de interior. También chupan la savia de las plantas y están cubiertos por escamas protectoras circulares. Para acabar con ellos debes rociar la planta con productos que tengan acetamiprida, tiocloprida, aceite de plantas o ácidos grasos.

– Mosca blanca: tanto la mosca como sus ninfas verdosas atacan a las plantas de interior chupando su savia, segregando después una melaza azucarada que atrae a otras plagas como la negrilla o la fumagina. Puedes combatirla utilizando la avispa parasitaria o rociando con un insecticida adecuado.

– Moho gris: la planta se ve recubierta de un moho gris esponjoso que pudre el tejido vegetal, haciendo también que los las flores se vean con manchas marrones. Esta plaga aparece especialmente cuando las plantas no están bien aireadas, así que tendrás que ventilar bien la casa a diario y regar por las mañanas para que haya menos humedad ambiental.

Fuente Jardín Plantas

0 3.173 vistas

Un sublimador de azufre es un recipiente de forma cilíndrica dentro del cual se vaporiza el azufre sólido mediante la adición de calor proveniente de una resistencia eléctrica.

Poca es la información que he podido constatar, y en resumidas cuentas hay que seguir unos criterios en su aplicación:

Se recomienda dejar de utilizar el sublimador dos semanas antes de la cosecha. Yo, particularmente, sólo lo gasto en la fase de crecimiento.

– El azufre no es tóxico y respeta el medio ambiente.

– No es recomendable su aplicación cuando hay altas temperaturas.

– Cuanto mayor sea la pureza del azufre, el olor será menor durante la sublimación.

-La regulación de la temperatura es importante a fin de asegurar que el azufre se vaporiza a la temperatura adecuada. El azufre se mantiene solido hasta los 119º , una vez que rebasa esta temperatura se fundirá, y cuando alcance los 144-155º de temperatura, será cuando empiece a vaporizarse

El uso de este quemador en el invernadero evita la botrytis y la aparición de araña roja y trips. Su calefactor controla la temperatura de sublimación, por lo que no hay formación de ácido sulfúrico, óxidos o sustancias perjudiciales.

– Resultados: el azufre cambia el PH en la superficie de las plantas y lo transforma en un ambiente hostil para el crecimiento de los hongos. Este hecho disminuye significativamente la reproducción de plagas, actuando como un medio efectivo de control de plagas.

 Indicaciones del sublimador eléctrico:

– Superficie de actuación para el control de insectos: 1 quemador por cada 2 o3 metros cuadrados.

– Superficie de actuación para el control de hongos: 1 quemador por cada7 a9 metros cuadrados.

– Localización: Colgar el sublimador del asa verticalmente a1 metrode las plantas (el aire debe pasar libremente alrededor de la unidad). Cuando aplicamos en armario, apartaremos el reflector a un lado.

– Llenado: Limpiar la copa de cualquier resto. Rellenar hasta la mitad (aproximadamente100 gramosde azufre micronizado). Como yo lo aplico en un armario de1,5 m2no pongo ni mucho menos la cantidad que se recomienda, y cubro el fondo de la cazoleta.

– Situación de la copa en la unidad: Instalar la copa en el interior de la unidad para que su fondo descanse sobre el elemento calefactor.

– Frecuencia de uso: Preventivo: de4 a5 horas/noche. Curativo: de7 a8 horas/noche. Yo lo estoy aplicando un par de horas en un armario de3 m3una vez a la semana. Hasta la fecha no he tenido visita ni de hongos ni de plagas

 

 

Por Toni13

 

11 43.558 vistas

Por Juanjo Gimeno

El extracto de vegetales ocupa un lugar importante dentro del uso de la agricultura orgánica. La información referente a extractos vegetales para el control de enfermedades criptogámicas y bacteriales es mucho más escasa que en el caso del control de plagas de insectos, debido principalmente a que los cambios son menos perceptibles y por lo tanto más difíciles de estudiar.

 

El empleo de estos extrantos en la agricultura ecológica es una alternativa natural y rentable que permite producir alimentos de buena calidad, con un beneficio para el medio ambiente y la salud de los productores y consumidores, ya que el producto no es un elemento tóxico. Esta opción combina y aprovecha aquellas ventajas que brindan las plantas, a través de sus ingredientes activos con comprobada acción insecticida o fungicida.

 

El ajo, Allium sativum, conocido por todos como alimento, para condimentar comidas a las que da un sabor muy característico y medicina es una alternativa natural contra plagas de ácatos, babosas, minadores, chupadores, barrenadores, masticadores, áfidos, pulgones, bacterias, hongos y nematodos. Se puede utilizar de varias maneras, en extracto, purines y maceración, tenemos que tener en cuenta que los ajos si son silvestres o ecológicos, tendrán mayores principios activos, que si han recibido abonos químicos y así mantendran todo su potencial repelente y toda la fuerza de sus principios activos, en los ajos de comercio convencional suele practicarse una irradiación e ionización a los bulbos para de esta forma queden asépticos y no germinan, por lo que duran más tiempo, pero han perdido lo esencial de su vitalidad y de sus virtudes. En Agricultura Ecológica, está prohibido radiar o ionizar los alimentos, que provengan de sus cultivos orgánicos.

Es una planta perenne de la familia Lilácea al igual que las cebollas y los puerros, es cultivada como anual. Es un repelente, actúa por ingestión, causando ciertos trastornos digestivos, dejando el insecto de alimentarse. En algunos casos causa cierta irritación en la piel de las orugas. Es sistémico de alto espectro, es absorbido por el sistema vascular de la planta.

El cambio de olor natural de la planta evita el ataque de las plagas, se basa en un enmascarador del olor del alimento, de las feromonas (evita la reproducción de las plagas) y en los pájaros los desconcierta porque el ajo es irritante para ellos. El extracto de ajo puede enmascarar el olor de las trampas de feromonas de algunas plagas y puede hacerlas más ineficaces, esto habrá que tenerlo en cuenta si hemos puesto alguna trampa con feromonas en nuestros cultivos. El extracto de ajo es completamente biodegradable, no cambia el olor y sabor de los cogollos ni de las hojas, o de cualquier cultivo donde se aplique. El olor a ajo desaparce en unos minutos después de la aplicación.

Sus ingredientes activos son: Alina, alicina, cicloide de alitina y disulfato de dialil. Se aisló el agente activo básico del ajo, la alina, que cuando es liberada interactúa con una enzima llamada alinasa y de esta forma se genera la alicina, la sustancia que contiene el olor característico y penetrante del ajo. También es rico en compuestos azufrados.

Como repelente en los cultivos es suficiente con intercalarlo en filas entro las plantas o en las mismas macetas donde cultivamos el cananbis para reducir, con su efecto repelente, la población de pulgones o de mosca blanca. Las raíces del ajo sembrado junto a los cultivos ayuda a evitar enfermedades criptogámicas, intercalado con las fresas es un cultivo ideal ya que le evita que le ataquen los hongos y también se dice que plantado en los pies de los rosales hace que sus rosas tengan más aroma de lo normal.

Sus principios activos se concentran en el bulbo, en lo que llamamos dientes de ajo, que se pueden emplear machacados, en maceración o enteros. Actúa provocando una hiperexcitación del sistema nervioso, que se traduce en repelencia, inhibición de la alimentación, inhibición del crecimiento e inhibición de la puesta de huevos. Cuando se mezcla con jabón, el ajo mata por contacto a los pulgones e insectos en general ya que el ajo sin mezclar solo actúa por ingestión, como hemos mencionando anteriormente.

Si nos fijamos, en el huerto nunca es comido por las babosas y caracoles y repele a los roedores, conejos, ratones, topos y hormigas.

Inhibe el crecimiento fungoso (enfermedades criptogámicas), se ha comprobado que el extracto de ajo combate las siguientes especies de hongos: Penicillium italicum, Aspergilus flavus, Fusarium sp., Rhizoctonia solani, Alternaria sp., Colletotrichum sp., Pythium sp., etc.

Para el preparado del extracto de ajo, hay que lavar, secar, pesar y picar en trozos pequeños, se pueden utilizar los dientes de ajo enteros si lo hacemos de esta manera hay que dejarlos por lo menos una hora a remojo para ablandarlos lo bueno sería dejarlos unas 24h., y luego llevarlos a cocción a punto de hervor durante 20 minutos.

En la lucha contra enfermedades criptogámicas se emplean 150 gramos de material fresco, ó 50 gramos de material seco para 1 litro de agua, se prepara en el mismo día de su utilización y se utiliza sin diluir. Como preventivo se machacan 75 gramos de ajo y se agregan a 10 litros de agua. Se utiliza a comienzos de primavera, aplicándoselo 3 veces con un intervalo de 3 días, se aplica sobre las plantas y el suelo sin diluir.

Otra fórmula, se pican 150 grs. de ajos, se disuelven 100 grs. de jabón en 10 litros de agua. Se mezcla bien y se filtra. Se aplica en caso de ataque, sobre las plantas o al pie de la planta, sin diluir. Es un buen bactericida e insecticida, apropiado para ácaros y pulgones.

Se puede hacer otro preparado de la siguiente manera; una taza de dientes de ajo, 1 pastilla de jabón negro o el equivalente si es en pasta, 4 cucharadas de aceite. Los ajos se machacan o licuan en medio litro de agua y se colocan en una botella de plástico o de vidrio. Se tapa bien la botella y se deja reposar durante 24 horas. Transcurrido este tiempo, se agrega a la mezcla 4 cucharadas de aceite. En otro recipiente se disuelve el jabón con medio litro de agua, se mezcla el preparado del ajo con el jabón y se filtra. Este extracto solo actúa como repelente de insectos, se aplica a partir de la germinación de las plantas, cada 8 días si es necesario hasta la floración. Las dosis de apicación son de 1 litro de extracto de ajo por 20 litros de agua.

Agua de ajo, contra enfermedades criptogámicas y bacterianas, ácaros y pulgones. También ahuyenta a los caracoles. Se utiliza 50 gr de ajos triturados en 1 litro de agua, se filtra y se añade oro medio litro de agua. Se pulveriza sobre las plantas durante 3 días seguidos.

Las sustancias naturales del ajo se degradan con la luz, temperatura y aire (oxígeno) por lo que debe aplicarse temprano por la mañana o cerca de la caída del sol. Puede usarse a cualquier hora cuando la tierra está mojada.

Los preparados de ajo no deben dejarse nunca en recipientes metálicos, debido a que sus principios activos se degradan más rápidamente y que pueden producirse reacciones no deseadas con el extracto.

Hay mucha gente que mezcla el extracto de ajo con otros vegetales como la cebolla, guindillas, nicotina, etc., todo esto lo podeís probar vosotros mismos y daros cuenta de que mezcla obteneís mejores resultados, también hay que tener en cuenta el estado de la planta cuando realizamos las aplicaciones y del estado de los bulbos de ajo, todo esto tiene una importancia lógica, ya que si somos observadores veremos que en unas ocasiones obtenemos mejores resultados que en otros aunque estemos aplicándolo al mismo tipo de plaga. Os animo a que empeceis a probar con el ajo seguro que os gusta y más a vuestras plantitas. Si no teneis tiempo o ganas de fabricaros vuestros propios extractos en el sector de los grows esta a la venta en polvo y en líquido preparado ya para utilizar, preguntar a vuestro grow más cercano, ya me contareis como os ha ido…

BIBLIOGRAFIA UTILIZADA:

Preparaciones de ajo. Carlos Romaní. La Fertilidad de la Tierra nº 19. Revista de Agricultura Ecológica.

JUANJO GIMENO

 

Fuente Ecomaria

4 27.875 vistas

Las Mariquitas o “Vaquitas de san antonio” (en inglés Ladybug o ladybird)  son unos preciosos insectos de la familia de los coleópteros

Las mariquitas se encuentran por todo el mundo, con más de 4.500 especies descritas. Son insectos pequeños, con un tamaño que va de 1 a 10 milímetros. Suelen ser de vivos colores, con manchas negras sobre un fondo naranja, amarillo o rojo, que no es un caparazón sino gruesas alas transformadas, llamadas élitros, que protegen las verdaderas alas. Su cabeza, antenas y patas son negros. Su forma es oval, con extremidades cortas. Dado que son útiles, coloridos e inofensivos para los humanos, son insectos vistos tradicionalmente con simpatía e incluso se les considera en algunos lugares signo de buena suerte, y que matarlas es un presagio de mala suerte.

Por otra parte, las mariquitas son muy apreciadas ya que son depredadoras naturales es de los áfidos (pulgones), jejenes, cocos, pulgas, piojos, ácaros y cochinillas que son plaga para la agricultura.

Una mariquita adulta se estima que puede consumir más de mil de estos animales durante el verano y si tenemos en cuenta que una hembra puede tener más de un millón de crías nos daremos cuenta de porque son considerados como insecticidas naturales.

En muchos lugares del mundo se utilizan para lo que se conoce como control biológico de las plagas; es decir, eliminar los animales perjudiciales para la agricultura utilizando sus enemigos naturales, en lugar de utilizar productos químicos.

¡¡Traen muy buena suerte!!

Son utilizados por cultivadores para combatir pulgones y varios tipos de bichos que suelen atacar los cultivos, en cultivos de interiores o indoor son muy efectivas, liquidando los sucios pulgones de forma totalmente natural, sin utilización de ningún tipo de producto químico o poción casera.

 

Esto aumenta la calidad del producto final, garantizándonos flores sin aditivos indeseables o químicos tóxicos para la salud.

 

Simplemente se dejan los insectos en el ambiente de cultivo y los mismos hacen su trabajo de forma natural, alimentándose con las plagas.

 

Fuente CogollosCordoba

 

15 21.353 vistas

La mejor forma de prevenir desastres es mediante la higiene. Se deben seguir los  siguientes consejos:

·No sacar plantas al exterior (balcones o jardines), si no es para hacerlo de forma definitiva. En ese caso no se hará de forma directa, deben aclimatarse poco a poco para que la luz solar no las queme.

·No aceptar plantas provenientes del exterior o de otros “indoor” que no sean de absoluta confianza. Siempre que se vaya al campo o se haya estado en contacto con plantas de exterior o trabajando en  jardines, uno debe cambiarse la ropa y lavarse las manos antes de acceder al montaje.

·Se deben evitar los excesos de calor y sequedad (+ de 32oC y – de 40%  de humedad), dado que favorecen las plagas.

·Se deben examinar periódicamente las plantas para detectar la presencia de plagas o enfermedades.

·Evitar instalar el montaje en cobertizos de jardines o cerca de balcones que puedan traernos plagas del exterior. Cuanta más lejos de la naturaleza se encuentre ubicado el “indoor”, menos precauciones tendremos que tomar al respecto.

·Las principales plagas son: la araña roja y la mosca blanca. También hay limacos (babosas), orugas y pulgones, aunque no son comunes en interiores. Dichas plagas atacan a todas las plantas y hay infinidad de productos de venta en los “gardens”.   Allí se puede informar uno sobre su uso. Utilizar los destinados a productos agrícolas respetando el margen de seguridad recomendado. Este margen suele ser de veintiún días, por lo que es muy desaconsejable usar esprays químicos en el               proceso de floración. Si las plantas afectadas son pocas, deben ser retiradas del sistema y tratadas aparte.

·La araña roja, es un ácaro diminuto del tamaño de un punto. Son de color rojo, marrón o negro según la variedad. Viven en el envés de las hojas llegando a formar colonias muy numerosas. Ponen sus huevos y tejen sus telas entre las venas del envés de la hoja, a los adultos se les puede encontrar también encima, dado que se  mueven aunque con lentitud. Succionan el jugo de la hoja dejando una marca a modo de puntillo amarillento. Dichos puntillos en las hojas son la evidencia de la presencia de araña roja o de mosca blanca. Las arañas empiezan atacando las grandes hojas inferiores, retira las hojas atacadas y mata los individuos visibles con un algodón mojado en alcohol o con los dedos. Seguidamente pulveriza la planta con agua, la humedad les molesta, y luego aplica un spray tipo “hogar y plantas”,  siempre desde abajo, ladeando la maceta para que el spray llegue al envés de las hojas. Repite la operación al cabo de una semana. Las arañas pasarán de una planta a la otra, si las plantas se tocan.

·La mosca blanca actúa de forma parecida a la araña, y las huellas que deja sobre  las hojas, son similares. Estas vuelan formando una nube de puntillos blancos que vuelan al agitar la planta. Es más difícil de erradicar y más fácil de extenderse.

·Diversas especies de marihuana presentan resistencia frente a las plagas de araña  roja y mosca blanca, y parece que la plaga no puede con la planta, y no llega a causar grandes estragos. A veces, algunas plantas se ven atacadas y otras no. Los   insecticidas verdes que contienen piretrinas, “hogar y plantas”, parecen actuar bien sin demasiado peligro para nuestra salud. Se debe tener mucho cuidado con las hormigas, pues son las portadoras de pulgones y otras plagas que usan como si de       ganado se tratase. Si la afección se produce al final del ciclo, es mejor no tomar  grandes medidas que puedan resultar peores que el mal que pueda hacer ya la  propia plaga.

·Las orugas se comen los brotes y los cogollos y se eliminan mediante una bacteria inofensiva para el hombre, que se suministra a través del riego y se encuentra en el mercado. Consulta al garden.

·Los hongos serán retirados con un pincel como se ha explicado anteriormente. Si son numerosos y atacan a las hojas, se pulverizará con fungicidas y se remediará la excesiva humedad ambiente.

A continuación daremos una receta de un insecticida casero y ecológico de fatal olor, pero de eficaces resultados:

Vaciar el contenido de dos paquetes de tabaco en un litro de agua, añadir un diente de ajo y una cebolla (el diente de ajo y la cebolla son opcionales pero  aconsejables). Dejar la mezcla en un recipiente de vidrio abierto al sol, durante un  par de días. Transcurrido este periodo, colar la mezcla y añadir una cucharada de jabón para vajillas biodegradable. Pulverizar las plantas una vez a la semana  durante un mes. Al día siguiente de cada tres.

Otra fórmula casera de mejor olor es la siguiente:

Agua con un 5% de alcohol etílico (96), unas gotas de lejía biodegradable   (10 x litro) y una cucharada por litro de jabón también biodegradable. Esta fórmula  no debe ser usada sobre cogollos ya formados, pues el alcohol disuelve la resina     mientras que el agua no. Si se siguen correctamente las normas básicas de higiene y  prevención, es difícil que una plaga acceda a un “indoor” bien ubicado.

17 90.885 vistas

Es la plaga que más trabajo dan a los cultivadores de cannabis, siendo presentes en muchos cultivos de interior, por no decir todos. Se trata de unos bichitos minúsculos de no más de 1mm de grosor en forma de araña. Se alimentan succionando la savia de las hojas, dejando tras ello manchitas amarillentas en la zona donde atacan. Su detección se realiza a simple vista observando las hojas y comprobando si aparece alguna hoja moteada. Al principio de la infección se aposentan debajo de las hojas. Cuando la infección avanza algunos ácaros se desplazan a la parte superior de las hojas empezando a crear telas de araña sobre la superfície de las hojas que les permiten moverse con más rapidez. En la fase final, las telas de araña son tejidas entre las hojas adyacentes e incluso llegando a envolver la planta entera si las condiciones les son favorables. La vía de infección más común es por el tráfico de esquejes, siendo pues obligatorio pasar a los esquejes entrantes por tratamientos de desinfección.

Los daños que causan no son significativos a corto plazo, por lo que si se combate a tiempo no llegan a afectar a la planta. Los ácaros se desarrollan rápidamente con temperaturas altas y humedad baja. Con temperaturas de 15ºC raramente veremos progresar plaga alguna de ácaros. Con 20ºC las plagas se propagan con cierta facilidad, pero tardan un tiempo en tejer telas de araña (2 semanas). Por encima de los 25ºC hasta los 30ºC los ácaros se propagan a velocidad de vértigo, acelerando su reproducción. Por encima de los 30ºC más vale no cultivar. El rango de humedad favorable para los ácaros es desde el 0% hasta el 70%. La humedad es un enemigo del ácaro, frena su reproducción. Las humedades altas frenan el desarrollo de los ácaros pero favorecen el desarrollo de hongos, bastante más destructores que los ácaros. Hay ácaros macho, ácaras hembra y acaros prematuros (ninfas). Las hembras llegan a poner 100 huevos en su corta vida, que dura 30 días. Desde que nace una larva de ácaro pasan como mucho 11 días hasta que puede reproducirse. Esto quiere decir que al cabo de un mes desde que penetran los primeros ácaros tendremos una buena plaga establecida que se multiplicará exponencialmente.

Exterminar una plaga de ácaros mediante productos que actúan por contacto no es fácil. No sólo se deben destruir los ácaros sinó también los huevos. Existen multitud de acaricidas, pero sólo los más fuertes y tóxicos destruyen también los huevos. Los productos más fuertes son ideales para utilizar en la fase de crecimiento de las plantas, los residuos tóxicos que queden en la planta tendrán todo el periodo de floración para desaparecer. Una vez las plantas han pasado a floración es mejor utilizar productos ecológicos, que suelen ser más suaves. Los productos ecológicos especiales para combatir plagas de ácaros matan a los ácaros pero no los huevos, con lo que al cabo de unos días la plaga vuelve a aparecer. En la fase de crecimiento es fácil pues mantener los ácaros a raya mediante pulverizaciones con productos fuertes.
Para que el insecticida sea eficaz es importante que llegue a todos los rincones de la planta, sobre todo debajo de las hojas. Pulverizar bien una planta es difícil y laborioso. Cuando estas son pequeñas siempre se puede levantar la maceta con una mano ayudando así a rociar más fácilmente el envés de las hojas.

Cuando llega la floración, los ácaros se protegen dentro de los cogollos, siendo complicado hacer que el insecticida llegue a esos puntos. Además las plantas ya son más grandes y suelen tener un tiesto más grande, siendo difícil maniobrar. Las semanas que disponemos para cumplir el periodo de seguridad de los insecticidas son menos, debiendo utilizar productos con baja toxicidad. Todo esto suma a que no todos los ácaros son destruidos y mucho menos los huevos, siendo siempre necesaria una segunda aplicación al cabo de dos o tres días. Después de la segunda aplicación estaremos libres de una plaga seria por lo menos hasta un mes. También se puede hacer una tercera aplicación unos días después de la segunda si se quiere erradicar los ácaros completamente, aunque probablemente tampoco se conseguiría. Para erradicar una plaga de ácaros en floración se deberían realizar como mínimo un total de 5 aplicaciones, en intervalos de 2 a 5 días.


Control y prevención

Para prevenir su presencia, lo mejor es mojar a menudo el follaje de las plantas pulverizando con agua, con manguera, aspersión o en el caso de plantas de interior, con pulverizador de mano o la instalación de humidificadores ultrasónicos, aunque la dispersión de botes con agua por el armario de cultivo también puede dar algun resultado. También hay que tener cuidado con los abonos altos en nitrógeno (N), que favorece esta plaga debido a que que la planta crece mucho y con tejidos muy tiernos, ideal para que sean picadas por este parásito.

Remedios ecológicos:

Existen en el mercado distintos productos que nos pueden ayudar a luchar contra la araña roja, una vez se nos haya propagado la plaga, pero como mejor resultado dan estos productos es con la prevención, que es la única manera de mantener libres de araña roja nuestros cultivos. Por ejemplo:

* Extracto de aceite de neem (Ain thc, azaprot) (ver receta casera)
* Piretrina natural (expelex, pireprot)
* purin de ortigas con jabón potasico (urtifer con bioleat)

A parte de estos productos comerciales también existen sistemas caseros de lucha contra esta plaga, por ejemplo:

* Pieles de cebolla repartidas por el suelo de los cultivos, hace de repelente.
* Infusión de helechos diluidos en agua para aplicar a principios de primavera.
* Infusiones de ajenjo mezclado con silicato de sosa, rociando las especies en primavera y otoño.

Otra forma de control es el control manual. Consiste en limpiar el envés de las hojas con un algodón mojado con alcohol de farmacia diluido con agua al 50%, e ir limpiando asi todas las hojas, si nos decidimos por este sistema, deberemos de repetir la operación todas las semanas hasta el final del cultivo.

 

Depredadores Naturales

Existen en el mercado distintos tipos de insectos depredadores de araña roja:

* Amblyseius californicus: ácaro depredador de araña roja
* Feltiella acarisuga: cecidómido depredador de araña roja
* Macrolophus caliginosus: ninfas del chinche depredador contra araña roja
* Phytoseiulus persimilis: ácaro depredador de araña roja

Control Químico:

Desgraciadamente cuando la plaga se nos ha escapado de las manos y amenaza seriamente el desarrollo de nuestro cultivo, no nos queda más remedio que la lucha química. En este caso deberemos de buscar un acaricida que tenga una peligrosidad baja para la fauna y un plazo de seguridad corto. Funciona muy bien el acaricida Doble acción de Compo.

RECETA ACEITE DE NEEM
En la Argentina se encuentra muy difundido un árbol de la misma familia que el Neem, conocido como “Paraíso”.(Melia azedarach L.).

Estudios preliminares indican que extractos de hojas y semillas de paraíso, provocan disminución en el consumo de alimento, con efecto desuasivo, evitando la acción de los fago estimulante de la dieta, en insectos con aparato bucal masticador.

* No es tóxico para el hombre.
* No perjudica a los animales domésticos.
* No daña a los insectos benéficos.
* Es repelente, inhibe a la alimentación del insecto.
* No daña a las verduras.
* No dá mal gusto a las verduras.

¿COMO PREPARAR EL CALDO DE PARAISO?

1)Cosechar las semillas maduras de paraíso, cuando estén amarillas y arrugadas (abril-mayo).
2)Colocarlas a secar durante un mes al aire, pero no al sol.
3)Molerlas lo más pequeño posible (2mm) en un mortero ó sobre un lienzo con un martillo.
4)Almacenar las semillas molidas en bolsitas de politileno, papel o potes de un kilogramo de capacidad.
Conservar en un lugar seco y fresco, sin luz solar directa.
Su acción insecticida en estas condiciones es de 1 mes.

MOMENTO Y FORMA DE LA APLICACIÓN

Una vez detectada la plaga en el cultivo y de acuerdo a los umbrales de daño considerados, preparar el caldo 24 hs. antes de la pulverización, preferentemente al atardecer.

1- Colocar en un balde 75 gs. de paraíso molido por cada litro de agua.Ejemplo:

10 lts. de agua – 750gs. de paraíso molido

2- Mover la preparación regularmente.

3- Después de 24 hs., revolver, colar y aplicar inmediatamente, con pulverizador manual.

RECOMENDACIONES

-Filtrar la preparación tres veces con un lienzo fino(lavándolo antes de cada colada) sobre un colador común.
-Aplicar a las 24 hs. posteriores a su preparación, al atardecer, no durante el día, pues la luz del sol inactiva la acción del principio activo.

-Realizar, como mínimo tres aplicaciones sobre toda la planta, a intervalos de 7 días.

Taringa

0 1.582 vistas
Macfoto

El cultivador de cannabis que cuente con un mínimo de experiencia, sabe que una planta con las hojas sanas es siempre sinónimo de que todo marcha bien. En cambio, cuando aparecen marcas, quemaduras, deformaciones o algún cambio tanto en su color como en su textura, es sinónimo de que algo empieza a fallar. En esos momentos en los que ésto ocurre y se es novato en el cultivo, lo más común es perder los nervios, entrar en internet y leer en 5 minutos cien temas distintos. Lógicamente éso no soluciona nada y lo único que consigue es confundir más o actuar de forma equivocada por culpa de que no se ha verificado si la solución leída es la mejor. Se abona cuando puede ser un problema de sobrefertilización, se riega cuando es un exceso de riego, o se usan insecticidas que realmente son innecesarios pues no existe una plaga. En este post, trataremos de daros algunas pistas para localizar cualquier problema que se pueda presentar y manifestar con daños en las hojas.

LA IMPORTANCIA DEL PH DEL AGUA

Uno de los errores más comunes, por no decir que el más común, es no regular el pH del agua de riego. Ésto es algo básico, ya que por encima y por debajo de determinado rango, la planta comienza a mostrar dificultades para asimilar los nutrientes. Y ésto sucede aunque en el sustrato haya una gran cantidad de nutrientes disponibles. Depende de cual de ellos se vea afectado, al igual que si son varios, las hojas comenzarán a mostrar síntomas de carencia. Puede ser amarilleamiento de toda la hoja, sólo en los nervios, con forma circular o incluso quemaduras.

En cuanto veamos la primera hoja con algún síntoma extraño, inmediatamente comprobaremos si hemos estado regando con un agua con el pH adecuado. Los siguientes riegos, lógicamente ya comenzaremos a hacerlos con un pH bien ajustado. En muchas ocasiones ésto es suficiente, la planta de nuevo comienza a asimilar los nutrientes del sustrato y el problema cesa. Si tenemos claro que no se trata de un fallo en el control del pH, descartaremos ésto y seguiremos buscando donde puede estar el error.

ASEGÚRATE DE NO TENER NI PLAGAS NI HONGOS

Muchas veces nos llegan fotos de plantas infestadas de araña roja o trips, que se ven a simple vista, preguntándonos que por qué se ponen las hojas así. Salvo problemas graves de visión, una plaga siempre es muy fácil detectarla y no debería haber ningún tipo de confusión con un problema de carencias o excesos. Hojas comidas, con picadas o sucias, es indicio de que algún insecto ha encontrado un buen refugio y fuente de alimento en nuestras plantas. Revisa bien a fondo, sobretodo el envés de las hojas que es donde se suelen refugiar.

Algunos hongos también pueden dar lugar a confusión cuando se es la primera vez que se sufren. Oídio, mildiu, botritis en tallos… Para ésto lo mejor es buscar información sobre cada uno de estos hongos, y comparar fotos con lo que padecen nuestras plantas. Una vez identificada la plaga o el hongo, la trataremos con algún producto específico para ella. Si no estamos convencidos que no es éso, descartamos y seguimos buscando el causante del problema.

NUTRIENTES MÓVILES E INMÓVILES

Los nutrientes móviles, son aquellos que la planta puede distribuir de una zona a otra. Son el nitrógeno, fósforo y potasio (los 3 nutrientes primarios), además de zinc y magnesio. Generalmente las carencias de estos nutrientes se producen en las hojas más viejas, ya que de ahí se redistribuyen a las puntas de crecimiento y hojas más jóvenes para que la planta pueda seguir creciendo.

Lo nutrientes inmóviles, son aquellos que la planta no es capaz de distribuir. Cuando se agotan las reservas de ese nutriente en una hoja, comienza a mostrarse la carencia. Habitualmente se producen en las hojas más jóvenes, ya que son las que más nutrientes consumen. Son el calcio, azufre, molibdeno, hierro, cobre, boro, manganeso, cobalto y cloro.

Ésto nos da una pista importante, ya que como vemos las carencias de macronutrientes se observan primero en las hojas más viejas, mientras que las carencias de micronutrientes se observan en las más jóvenes. En el primer caso lo solucionaremos con un abono base de crecimiento o floración, dependiendo de la fase. En el segundo, optaríamos por un complejo de micronutrientes.

2 729 vistas
Macfoto

Una práctica bastante común en cultivadores principiantes, es quitarle hojas a la planta. Lo suelen hacer porque piensan que las hojas le quitan energía a la planta, y especialmente en floración para que los cogollos internos y bajos reciban más luz. Se trata de un grave error que no beneficia en nada a la planta, ni mucho menos aumenta la cosecha.

En primer lugar, todas y cada una de las hojas son necesarias. Su principal función es la de realizar la fotosíntesis, ejercen de paneles solares, absorbiendo la luz natural o artificial si es en cultivos de interior, para transformarla en azúcares y energía química que le permite a la planta desarrollarse en condiciones.

En las hojas también se encuentran los estomas, que además de estar relacionados con la fotosíntesis, se encargan de la respiración celular y son la vía principal por la que la planta pierde el agua absorbida por las raíces en forma de vapor de agua. Puede usar dos estrategias para limitar esta pérdida de agua en determinados casos. La primera es que los estomas se encuentras preferentemente en el envés de las hojas, al abrigo del sol directo. La segunda es la posibilidad de abrirse o cerrarse según las condiciones fisiológicas de la planta.

También almacenan agua, de hecho el mayor porcentaje de agua que llega a almacenar una planta se concentra en las hojas. Seguro que muchos podréis podido comprobar al hacer esquejes, que cuando se cortan las hojas a la mitad, una pequeña gota de agua brota del nervio.

Además, las hojas almacenan nutrientes. En el caso de carencia, las hojas distribuyen los nutrientes móviles almacenados y los distribuyen en aquellas zonas en las que hace falta. Las hojas más grandes y viejas son las que almacenan más cantidades de nutrientes, de ahí que en caso de carencia de nutrientes móviles, que se dan principalmente en las zonas de crecimiento, son las primeras en mostrar carencias al sacrificar sus nutrientes para que la planta pueda seguir creciendo. Los nutrientes móviles son el nitrógeno, fósforo, potasio, magnesio y zinc.

En el caso de los nutrientes inmóviles, que son el calcio, boro, cloro, cobalto, manganeso, cobre, hierro, molibdeno y azufre, la planta no puede redistribuirlos, de ahí que las primeras carencias se presenten en las zonas de la planta donde más se consumen, que son las zonas de crecimiento, o sea las hojas más jóvenes. Ésto también nos puede servir para identificar alguna carencia si dudamos entre varias.

Todo ésto es suficiente para comprender la importancia de las hojas. Si se quitan, todas las funciones que realiza se verán forzadas a hacerlas las hojas restantes. Si las que se quitan son las viejas, pensemos que las jóvenes no están preparadas para suplirlas. Ante una carencia, la planta mostrará los síntomas más rápido y también más tardará en recuperarse.

Si quieres haz una pequeña prueba cuando la planta esté es sus primeras semanas. En cuanto la planta tenga un mes, corta una de las dos hojas de uno de los nudos más bajos. En poco tiempo podrás comprobar que de las dos ramas de ese nudo, se desarrollará mucho más rápido la que conserve la hoja. En el caso que la defoliación sea muy grande, la planta puede llegar a morir tenga el tamaño que tenga.

Antes de quitar una hoja porque consideramos que estorba e impide que la luz penetre en los cogollos, siempre será mejor apartarla. El aserrado de sus bordes hace que se se pueda enganchar con otras hojas o en algún tallo, siempre será mejor una hoja retorcida que su ausencia. Además piensa que si sacrificando alguna hoja estarás mejorando la producción de los cogollos que de otro modo no recibirían tanta luz, te equivocas. Lo que estarás sacrificando serán todos los cogollos principales que a los que sí les da la mejor luz.

EXCEPCIONES PARA QUITAR HOJAS

 

Siempre hay excepciones, y ésta no podía ser menos. Una de las circunstancias en las que sí podríamos quitar alguna hoja, sería en caso de plagas o ataques de hongos. Cuando son muy severos, las hojas están muy dañadas y son un claro foco de contagio, sí podremos quitarlas para evitar males mayores. Pero normalmente es la propia planta la que se deshace de ellas cuando dejan de ser útiles.

0 1.355 vistas

Los insecticidas caseros son una solución para tratar plagas en todo tipo de cultivos. En Internet nos podemos encontrar guías para hacer insecticidas con todo tipo de “ingredientes”, como ajo, cebolla, tabaco, pimienta… hoy os vamos a hablar de uno de estos ingredientes y de sus propiedades, pues son varias y muy interesantes. Se trata de la canela.

La canela es la corteza interna del árbol de la canela o canelo, un árbol de hoja perenne de una altura que llega a alcanzar los 15 metros, y procedente de Sri Lanka. También se cultiva en India,y en todo el sur de Asia, principalmente. Casi toda la canela que se produce se usa en la industria alimentaria, sobretodo en postres, pasteles y dulces. También se emplea en muchos países de América para la elaboración de una infusión con té de Ceilán y azúcar al gusto. En muchos de ellos incluso, rivaliza con otras bebidas calientes como el café o el chocolate.

Además, tiene importantes beneficios medicinales. Se usa eficazmente para tratar abrasiones o quemaduras en la lengua, tiene efectos contra la diabetes y la hipercolesterolemia, posee propiedades antiinflamatorias, se usa contra resfriados, gripe y bronquitis por su fuerte efecto como estimulante calorífico. También es un tónico estomacal que facilita el buen funcionamiento del sistema digestivo ayudando expulsar gases y a combatir las náuseas, los vómitos y las diarreas.​ Y además se considera un afrodisíaco.

LA CANELA COMO INSECTICIDA

En cultivos en interior y exterior, tiene muchas propiedades beneficiosas. Como insecticida, resulta efectivo para tratar incursiones de hormigas. Éstas se suelen asociar con la presencia de pulgones o cochinilla, que transportan a plantas sanas, las cuidan y las protegen con el fin de obtener la melaza que segregan. Mezcla un poco de arena con canela y polvo y espolvorea por las zonas de paso de las hormigas o alrededor de las plantas. Podrás ver como el problema disminuirá considerablemente.

También resulta bastante efectivo contra microácaros. Para ello hierve 3-4 ramas de canela en agua durante 20 minutos. El agua resultante debe ser 1 litro, por lo que añade más o deja reducir al fuego hasta obtener 1 litro. Deja macerar unos días antes de colar y usar pulverizado sobre las plantas en una proporción de 100ml de macerado de canela por cada litro de agua. Con 1 litro de macerado obtendrás 10 litros de preparado.

LA CANELA CONTRA LOS HONGOS

La canela también es un fantástico fungicida. Debido a su contenido en fenol, previene y mata algunos hongos, principalmente los que atacan en primeras fases del cultivo y esquejes. El damping-off es la principal amenaza, un conjunto de hongos que afecta a plántulas cuando recién comienzan a germinar. También es muy buen cicatrizante, por lo que es muy útil para evitar infecciones en heridas, cortes o el tallo de los esquejes.

Para usarla en tus cultivo, puedes añadir un poco de canela a tu sustrato en la premezcla, o directamente espolvoreando sobre el sustrato. Ésto matará los hongos presentes y prevendrá la aparición de otros en un futuro. También preparar una infusión, hirviendo 20 minutos unos 100 gramos de canela en rama en 2 litros de agua. Deja reposar y diluye 100 ml de este preparado por cada litro de agua.

LA CANELA EN EL ENRAIZADO DE SEMILLAS Y ESQUEJES

Gracias a su poder antifúngico, también resulta muy útil para el germinado de semillas. Añade un poco de canela en polvo en un vaso con agua y remoja las semillas con esta mezcla. Así no tendrás problema con los hongos típicos que se presentan durante el germinado.

Haz lo mismo cuando hagas esquejes, mete el tallo en una mezcla de agua y canela en polvo para evitar hongos y acelerar el proceso de enraizado. También puedes usar la canela sin diluir, metiendo el tallo del esqueje en la canela en polvo e impregnarlo bien.