¿Cómo hacer aceite de cannabis CBD?

Si hablamos de cannabis medicinal, de todos sus compuestos el más importante sin duda alguna es el CBD o cannabidiol. En el cáñamo es el cannabinoide principal, mientras que en la marihuana se encuentra por detrás del THC, salvo excepciones como son las variedades CBD. A diferencia del THC, no tiene ningún tipo de efecto psicoactivo. Es más, el CBD actúa como modulador o “amortiguador” del THC, reduciendo sus efectos psicoactivos.

El CBD y según numerosos estudios realizados, tiene efectos antieméticos, anticonvulsivos, antiinflamatorios y ansiolíticos. También puede llegar a reducir el crecimiento de las células de cáncer de mama humano in vitro y reducir su invasividad. Se emplea eficazmente para tratar diferentes tipos de epilepsia, el síndrome de West, esclerosis múltiple, el dolor, la ansiedad o la esquizofrenia, además de en otras dolencias genéticas o crónicas.

Actualmente el CBD sufre una censura por parte de la Unión Europea. Hasta hace unos meses, el mercado nos ofrecía en España diferentes formatos de productos con CBD, desde aceites o e-líquidos, a infusiones, hachís, chicles, bebidas… Se comercializaban como un suplemento alimenticio, pero el problema llegó cuando el CBD no se incluyó en la lista de sustancias alimentarias. En principio los e-líquidos CBD volverán a estar disponibles en pocos días. No sucederá lo mismo con los productos de CBD ingeribles, que eran la gran mayoría.

En nuestro post de hoy os traemos una receta muy sencilla para elaborar un aceite de CBD en pocos pasos y rápidamente. Para ello sólo necesitamos dos ingredientes, que son lógicamente aceite y cannabis rico en CBD. En este aspecto, algunos bancos de semillas cuentan con variedades con altos niveles de CBD y cantidades de THC que no llegan a superar el 1%, por lo que psicoactividad será nula.

La otra opción es usar cáñamo. Los cañamones vienen a menudo en la comida de pájaros. Muchas pajarerías los venden incluso al peso y son realmente baratos. Pero se debe tener en cuenta que su cultivo es ilegal, ya que es necesario permisos de varios ministerios, certificado de procedencia de las semillas… Además de que no existe cáñamo feminizado, por lo que realmente no sabrás si estás cultivando una planta hembra o un macho. Personalmente os recomiendo apostar por una buena semilla de algún banco reconocido.

En cuanto al aceite, usa un buen aceite de oliva virgen extra. Si se le llama oro líquido no es sin motivo. El aceite de oliva es considerado un superalimento que previene las enfermedades cardiovasculares y contribuye a reducir los niveles de colesterol malo. Favorece la función digestiva y reduce la secreción ácida gástrica. Ayuda a combatir el estreñimiento. Contribuye a una correcta mineralización de los huesos, y a su desarrollo. Desempeña un papel protector frente al estrés oxidativo celular. Y aumenta la longevidad.

INGREDIENTES

  • 5 gr de cogollos de cannabis con alto contenido en CBD
  • 500 ml de aceite de oliva virgen extra.

NECESITARÁS

  • Recipiente de vidrio con tapa
  • Un cazo
  • Un termómetro de cocina
  • Filtro de café
  • Pequeños botes de vidrio con gotero

PREPARACIÓN

Comenzamos vertiendo en el cazo el aceite de oliva. Tritura los cogollos y añádelos al aceite. Pon el cazo a fuego suave.

Es importante controlar la temperatura, ya que con temperaturas superiores a 150º los cannabinoides pueden evaporarse. Lo ideal es trabajar con temperaturas ligeramente por debajo de 100º. Usa el termómetro para ésto.

Los cogollos debes “cocinarlos” durante aproximadamente 1 hora. Pasado este tiempo los cannabinoides se habrán integrado perfectamente en el aceite. Retira del fuego.

Con el aceite aún caliente, cuela en un recipiente usando un filtro de papel de café o un colador muy fino. Así retiramos la materia vegetal. Presionarlos sobre el colador para exprimirlos bien.

Cuando el aceite enfríe, ya puedes pasarlo a los botes de vidrio con gotero. En muchas farmacias se pueden encontrar y son muy económicos. Además permite una buena dosificación.

CONSEJOS

Las dosis de aceite de CBD varían en función de aspectos como concentración de CBD, peso de la persona, tipo de dolencia a tratar… Puesto que su psicoactividad es nula, no existe riesgo de sobredosis. Comienza por una dosis baja, unas 10 gotas diarias repartidas en 3 tomas. Sube semana a semana según las necesidades.

Más Artículos
Estudio Universidad de Harvard: el cannabis reduce un 50% el cáncer de pulmón
>