Acuaponía: la combinación del cultivo de plantas y cría de peces

La acuaponía es un interesante sistema de cultivo, en él se combina la acuicultura con la hidroponía o el cultivo de plantas en agua

La acuaponía es un interesante sistema de cultivo, que en ocasiones se refieren a él como un subsistema hidropónico. En él se combina la acuicultura o cría de peces, cangrejos de río, etc, con la hidroponía o el cultivo de plantas en agua en un sistema cerrado. Las plantas por un lado se alimentan de los productos de deshecho de los peces, y por otro los peces cuentan con agua que les permite vivir cómodamente por su ausencia principalmente de amoniaco (muy tóxico), nitratos, nitritos, fosfatos y en definitiva, prácticamente todos los nutrientes que una planta necesita para su desarrollo.

Aunque la acuaponía tiene siglos de antigüedad, no está claro dónde y cuando se originó. Los aztecas por ejemplo cultivaron las conocidas como chinampas, una especie de balsas flotantes o islas agrícolas donde crecían verduras y flores. En el Antiguo Egipto también se empleó a lo largo del Nilo. Y en Tailandia y el sur de China también se usaron para cultivar arroz en combinación con peces que vivían en semilibertad en los arrozales, como carpas, anguilas o el misgurno asiático, en lo que se conoce como acuaponía temprana.

EL ACUARIO

Comenzamos primero hablando un poco de la acuicultura. Los excrementos de los peces se componen principalmente de amoniaco, que es muy tóxico para ellos. El por ello que un acuario por muy pequeño o grande que sea, precisa un filtro donde se lleva a cabo el llamado ciclo del nitrógeno. En primer lugar, las bacterias nitrosomas transforman el amoniaco, como decimos muy tóxico, en nitritos, también tóxico para los peces.

Y en segundo lugar, las bacterias nitrobacter transforman los nitritos en nitratos, menos tóxicos y que se pueden mantener controlados con cambios de agua. Estas bacterias aunque se pueden introducir artificialmente, no es necesario ya que aparecen en cuanto detecten primero amoniaco, y posteriormente nitritos. De su presencia y buen asentamiento, dependerá la salud de los peces. No dejan de ser seres vivos que en un ambiente inapropiado sufren y mueren.

Y en cuanto a los peces, se suelen emplear peces de gran resistencia a fluctuaciones del pH, además de que adquieran un gran tamaño. Golden Fish o Koi son los preferidos por los amantes de estos cultivos. Se debe tener en cuenta que cuanto mayores sean los peces, mayores serán sus excrementos y más nutrientes tendrán disponibles las plantas.

LAS PLANTAS

Las plantas por otro lado, se pueden mantener en un depósito separado, en el mismo depósito (en este caso acuario), o en el mismo depósito con una reja que separe a peces de plantas. La opción más común es la de emplear por un lado un acuario para los peces, y por otro un sistema hidropónico de recirculación. Tan protagonistas serán unos como otros. En el depósito donde se almacena la solución nutriente, en este caso contendrá agua del acuario que se extraerá directamente mediante una bomba.

Las raíces de las plantas en este sistema de recirculación, dispondrán de una solución cargada en mayor parte de nitratos, pero también nitritos y amoniaco, fosfatos, etc. Una vez el agua complete el ciclo en el sistema hidropónico, retornará al acuario “limpia” mediante otra bomba, es decir con unos niveles de nitratos muy bajos. Los peces ya no necesitarán cambios de agua para reducir este elemento que en niveles elevados es tóxico, pues las raíces habrán asimilado gran parte de ellos.

También cabe destacar que en la acuaponía se debe usar nitrato potásico para compensar los niveles bajos de potasio que presenta cualquier acuario. Es un abono muy común en acuarios plantados y no es perjudicial para los peces. Éso sí, asegúrate de que sea apto para acuicultura. Las plantas no tendrán problemas para asimilarlo, pero los peces insistimos en que son seres vivos y su salud debe prevalecer por encima del de las plantas.

Más Artículos
Protege tu cultivo de animales con estos consejos
>