Alfajor bajonero uruguayo cruza a Argentina, pero con envoltorio “careta”

Para adentrarse en este artículo es necesario conocer el significado que los habitantes del Río de la Plata (tanto uruguayos como argentinos) dan a la palabra “careta”.

careta
Macfoto

Para adentrarse en este artículo es necesario conocer el significado que los habitantes del Río de la Plata (tanto uruguayos como argentinos) dan a la palabra “careta”.

Así se denomina una persona falsa o hipócrita, ya que se pone una máscara mostrando lo que no siente.

Este es uno de sus significados, aunque claro, todo depende del contexto en que se utiliza.

Por carácter transitivo, y ante la popularización de la marihuana, ese apodo lo adoptó el pitillo, o cigarrillo de tabaco.

“Un careta”, entonces, es algo que pretende tener cannabis pero, en realidad, tiene otra cosa mucho más aburrida.

Ahora, ese mote le corresponde a los alfajores uruguayos de Marley. Y si alguien todavía no sabe lo que es un alfajor recomendamos investigar y, si es posible, comerse uno.

El diario de San Rafael publica lo que, aquellos que lo probamos, interpretamos como una buena noticia para los argentinos: En medio de la pandemia, se producirá en Argentina el alfajor “bajonero” uruguayo Marley.

Esta delicia de dulce de leche encerrada por dos galletas bañadas en chocolate, blanco o negro (ambos son excelentes) creció a la luz de la ley que reguló la venta de cannabis en el Uruguay, allá por 2013.

Marley

Su objetivo nunca estuvo oculto: Marley llegó al mundo para dominar “el bajón”, como se llama en la región al hambre que te produce luego de fumar cannabis en exceso.

Una de las tantas cosas que la gastronomía de Uruguay y la Argentina son los alfajores, ya sean caseros o como golosina industrial que se compra al paso para liquidar un antojo de algo dulce o un caso agudo de hambre voraz.

Su piedra basal está impresa en los envoltorios originales, donde un león embanderado exhibe orgulloso una hoja de cannabis.

Aunque, del otro lado del río, las cosas no son tan amigables.

El desembarco de los Marley produjo que mucha gente celebre la novedad de que uno de los más apetitosos de la Banda Oriental comenzará a producirse del otro lado del Río de la Plata.

La marca de «alfajores bajoneros» Marley salió al mercado en 2013 apenas se legalizó el uso recreativo de la marihuana en ese país.

Desde entonces se pudo en el recuerdo más pícaro de los turistas argentinos, que ahora puede encontrarlo en los quioscos del área metropolitana de Buenos Aires y de Rosario a unos $ 60 (0,86 dólares), Facundo Calabró, más conocido como el catador de alfajores , en Twitter.

Marley a la Argentina

“Sin la hojita de cannabis en su envoltorio, pero con la fórmula intacta, llegó el famoso alfajor Marley a la Argentina”, tuiteó el influencer.

Como en Argentina solo es legal el uso terapéutico del aceite de cannabis (que se extrae de la planta de marihuana), el envoltorio de los Marley llegará a nuestro país con su región león embanderado, pero sin la hoja de retraso para evitar cualquier acusación de apología .

Claro que el león no es tan bien recibido en tierra de yaguaretes.

Desde el momento mismo en que se anunció que los alfajores bajoneros Marley se lanzan a la conquista del mercado argentino, su arribo ya generó un divertido debate en Twitter.

Guillermo Irureta Goyena, gerente de Alfajores Marley, explicó a Montevideo Portal que su producto se hizo conocido en la vecina orilla gracias al turismo.

“La gente cruzaba de regreso con cajas y cajas”, describe.

Ese flujo de mercadería se cortó debido al cierre de fronteras impuesto por la pandemia, dejando a los fanáticos de los alfajores bajoneros sin su golosina predilecta.

“Me llegaban cantidades de mensajes pidiendo que llegaran”, apunta el empresario.

Tras el tuit de Calabró, se desató una polémica más bien cordial, donde se debatió el mismísimo origen del alfajor (que no es ni argentino ni uruguayo), la calidad de los productos de cada país, y la posibilidad de que alfajores elaborados de un lado del río tendrá el mismo sabor que los hechos en la otra margen.

Así es, además de discutir por el fútbol, ​​Gardel, La Cumparsita, el dulce de leche, el mate o el asado, argentinos y uruguayos ahora se debaten quien hace el mejor alfajor.

Más Artículos
ladrones
Ladrones de plantas comprometen la salud de una joven argentina
>