Aprende a hacer una mousse de limón y cannabis con esta receta

La mousse es uno de los postres más internacionales que existen. Su origen es francés y mousse quiere decir espuma

Macfoto

La mousse es uno de los postres más internacionales que existen. Su origen es francés y mousse quiere decir espuma, precisamente por su textura espumosa. Ésto se debe a las claras de huevo batidas a punto de nieve. Después se integra la crema base con los ingredientes principales, consiguiendo conservar en su interior pequeñas burbujas. Las más conocidas son las de limón y chocolate, pero prácticamente se puede añadir cualquier otro ingrediente, tanto para que la mousse sea un postre dulce, como un plato salado si se emplea queso, paté, marisco, verdura, pescado…

En nuestro post de cocina cannábica de hoy, os enseñaremos a hacer una deliciosa mousse de limón y cannabis. Es una opción diferente de disfrutar de nuestra planta preferida, y salir un poco del aburrimiento de tantos días encerrado en casa y de todos los que quedan por venir.

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS

  • 1-2 gramos de cannabis
  • 500 ml de nata para montar
  • 200 gramos de azúcar
  • Zumo de tres limones
  • Ralladura de dos limones

PREPARACIÓN

Aunque originalmente la mousse se elabora como hemos comentado con claras de huevo, también es común hacerla usando nata montada. Aunque no quedará tan espumosa como con huevo, a los más golosos les gustará más. Además es necesario integrar el cannabis en algún ingrediente graso, y en este caso la nata es perfecta.

Así que comenzamos infusionando el cannabis con la nata. Añadimos ambos en un cazo, y a fuego medio y sin dejar de remover, dejamos que se “cocine” unos 30 minutos. La temperatura ideal rondaría los 115º para descarboxilar perfectamente el THCA. Colamos para retirar la materia vegetal, dejamos que enfríe la nata cannábica y metemos en la nevera. La nata se monta más rápido cuando está muy fría.

Montamos la nata con la ayuda de unas varillas, a mano o con batidora. Se debe conseguir una textura como decimos esponjosa y firme, que al poner boca abajo el recipiente que hayamos usado la nata se mantenga en su interior. Sobretodo es importante para conseguir muchas microburbujas.

A continuación añadimos poco a poco el azúcar sin dejar de batir. Los limones lávalos bien y añade sobre la nata azucarada la ralladura de dos de ellos. Sólo la parte amarilla y sin llegar a la blanca, ya que le daría amargor. Exprime los tres limones y añade para terminar el zumo de ellos, poco a poco y sin dejar de batir. Este paso es mejor hacerlo a mano, con unas varillas o lengua pastelera con movimientos lentos y envolventes.

Para terminar, vierte la misma cantidad de la mousse de limón y cannabis en 4 copas o vasitos, y deja que enfríen en el frigorífico antes de comerlas. Una dosis de 0,5 gramos de cannabis ingerido cuando es la primera vez que se consume de este modo, es una cantidad más que prudente. Los efectos en este caso no suelen apreciarse hasta pasada una hora en ocasiones. Conviene esperar un tiempo prudencial y comprobar los efectos que causa, antes de repetir

Más Artículos
Cannabinoides como alternativa a antibióticos para reducir la placa dental
>