Argentina vuelve a marchar

El mundo se unen este sábado en la ya tradicional Marcha Mundial de la Marihuana

El reclamo es mundial: libertad al cannabis. Es por ello que miles de sitios en el mundo se unen este sábado en la ya tradicional Marcha Mundial de la Marihuana. Un evento que ha mutado con los años, pero sigue funcionando como uno de los motores principales de la militancia. Sobre todo en países como Argentina, octavo terruño más grande del planeta, y con una de las políticas más restrictivas para el autocultivo. Las movilizaciones se hacen fuerte en Buenos Aires, pero también en las principales ciudades del país.

En total, unas 20 que, de Norte a Sur cubren la República Argentina con un manto de humo. En la principal de las ciudades, Buenos Aires, la columna parte desde Plaza de Mayo al Congreso de la Nación, un tramo de unos 2.000 metros que ya son la pasarela simbólica de la protesta en este país enamorado de las crisis.

Hace dos décadas que Buenos Aires marcha por el cannabis y fue gracias a las masivas movilizaciones que se conquistó en 2017 la legalización para uso medicinal del cannabis, un avance que puede permitir mejorar la calidad de vida de muchas personas. 

Sin embargo, el gobierno de Macri viene endureciendo la política represiva de la mano de su brazo fuerte, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, alentando a las fuerzas policiales nacionales y provinciales para que persigan en los barrios a la juventud.

La novedad de este año es que hace unos meses le dieron permiso al hijo de Gerardo Morales para que su empresa cultive cannabis. En esa provincia, en la que hablan de “guerra contra el narcotráfico”, le permiten cultivar a un empresario ligado al poder para que haga negocios millonarios, mientras persiguen y encarcelan a quienes cultivan para el propio consumo en todo el país.

Rosario

Referentes de organizaciones cannábicas y de políticas de drogas rosarinas explicaron los alcances de la Marcha Mundial de la Marihuana que reclama una nueva ley de drogas y la despenalización/regulación del cannabis. 

En Rosario, la convocatoria es en Plaza San Martín y la marcha por calle Córdoba hasta el espacio verde frente al famoso Monumento a la Bandera donde hay el escenario y tocarán bandas. 

“Una vez más marchamos en defensa de los Derechos Humanos, por un cambio hacia una ley, más justa, eficaz y humana, siendo una herramienta para combatir el narcotráfico que tantos problemas conlleva en nuestra sociedad actual”, señalaron los organizadores. 

Los reclamos de las organizaciones en esta nueva edición de la Marcha Mundial de la Marihuana apuntan a “la despenalización/regulación estatal de todas las drogas ilegales empezando por el cannabis, para terminar definitivamente con el narcotráfico, el cese inmediato de las detenciones a cultivadores y usuarios de drogas, y el reconocimiento de las libertades individuales y actos privados”. También a disponer de recursos públicos para investigar los usos terapéuticos del cannabis e industriales del cáñamo, y la formalización de las Asociaciones Cannábicas y Clubes de Cultivo.

Salta

Este sábado, salteños exigen la legalización del cultivo de marihuana con una concentración en la Legislatura local. La protesta es convocada por la Asociación Autorregulada Soberanía Medicinal de Cannabis, luego de que un fallo revocara la autorización que tenía una madre para cultivar cannabis para el tratamiento de su hijo con neurofibromatosis.

El objetivo de la manifestación es pedir que no haya penas para los consumidores que se ven beneficiados por la planta, principalmente por el uso medicinal. Es el caso de este niño que necesitaba cultivar para fabricar aceites de cannabis para calmar los dolores que le genera su enfermedad.

Además de las ciudades citadas, hay movilizaciones en Bahía Blanca, La Plata, Santa Fé, Paraná, Córdoba, Necochea, Mar del Plata, Villa Gesell, Olavarría, Santa Rosa La Pampa, San Juan, Mendoza, Catamarca, Tucumán, Jujuy, Salta, Bariloche, Trelew, Neuquén y San Antonio.

  • Más Artículos
    UK, se libraron de la cárcel por cannabis. Al juez le impresionó su “gramática impecable”
    >