¿Autoflorecientes en interior? Es fácil su cultivo con estos consejos

Desde que hace comenzó hace unos 10 años el boom de las variedades de cannabis autoflorecientes, éstas han ido sufriendo una gran evolución

Desde que hace comenzó hace unos 10 años el boom de las variedades de cannabis autoflorecientes, éstas han ido sufriendo una gran evolución. Lejos quedan aquellas primeras autos que apenas superaban los dos palmos de altura y que sus rendimientos no alcanzaban los 15-20 gramos por planta, que sin duda abrieron las puertas a que hoy en día prácticamente todos los bancos de semillas ofrezcan autoflorecientes que en nada envidian en cuanto a potencia y sabor a muchos otros híbridos fotodependientes.

Las variedades autoflorecientes cuentan con varias características que las hacen únicas. La principal es su capacidad para florecer independientemente del fotoperíodo. Y otras son derivadas de ésta principal como son su tamaño discreto ya que cuentan con un período de crecimiento limitado. El poder cultivarlas en prácticamente cualquier época del año. O su período total de cultivo que en las variedades más rápidas es inferior a los dos meses desde la germinación a la cosecha. Aunque típicamente se les considera plantas de exterior, en interior se desenvuelven muy bien igualmente siempre y cuando se sigan estos consejos.

Al contar con un período de crecimiento tan corto, de 3-4 semanas, debemos garantizarnos un desarrollo rápido. Y a diferencia de las variedades fotodependientes, éso se consigue usando un gran contenedor en lugar de hacer sucesivos trasplantes. Se debe siempre tener en cuenta que las autoflorecientes a las 3-4 semanas comenzarán a florecer tengan el tamaño que tengan. Lógicamente las plantas más grandes serán también las más productivas. Un trasplante no deja de ser un factor de estrés que puede hacer que la planta frene su crecimiento unos días. Y unos días en una planta que sólo crece 3-4 semanas, puede marcar una gran diferencia.

El fotoperíodo es otro de las claves del cultivo de cannabis autofloreciente en interior. Éstas son variedades que al no depender de fotoperíodos, cuanta más cantidad de horas de luz aportemos, las plantas más crecerán y más producirán. Es por ello que este tipo de variedades se recomienda cultivarlas con un fotoperíodo típico de 18/6 durante todo el cultivo. Ésto supone en floración un mayor gasto eléctrico que con variedades fotodependientes, ya que estaríamos usando 18 horas de luz en lugar de 12. Pero como decíamos al principio, las autoflorecientes más rápidas se cosechan en tan sólo 7-8 semanas en total.

Y para terminar, este tipo de variedades no aceptan muy bien las podas. Hay que tener en cuenta que es una simple cuestión de números. Una planta cuando se poda, necesita un tiempo de recuperación, algo que no tienen las autoflorecientes que repetimos, a las 3-4 semanas comenzará a florecer. Y una vez comenzada la fase de floración, el desarrollo vegetativo se detendrá. Si la altura llega a ser un problema, la mejor opción siempre será hacer un guiado de ramas que cualquier tipo de poda.

Más Artículos
Variedades de cannabis de floración rápida, ¿cómo se hacen?
>