Caminar vigorosamente, sano, sano.

Según los estudios llevados a cabo enla Universidad de Munich, Alemania, en los humanos el sistema endocannabinoide se activa en el ejercicio vigoroso.

Las concentraciones en sangre de anandamida aumentan más del doble en 12 voluntarios sanos entrenados después de caminar vigorosamente. Este efecto se incrementa aún más en la montaña debido a una situación de concentración de oxígeno reducida. (Fuente: Feuerecker M, et al. EUR J Appl Physiol. 2011 Nov 19. [en imprenta])

 

Fuente IACM

Más Artículos
EEUU, ” el THC no se vincula científicamente con la conducción dañada”
>