Cannabis sativa o índica ¿conoces las diferencias?

Macfoto

El cannabis es una especie que cuenta con dos principales subespecies, que son índica y sativa. Entre ellas existen grandes diferencias y dependiendo de su uso, sea terapéutico o recreativo, interesarán más unas que otras. En este post despejaremos todas tus dudas.

CANNABIS SATIVA

Los variedades sativas son originarias del zonas cálidas del planeta. Se pueden encontrar en países próximos al ecuador de la tierra. Colombia, México o Panamá en el continente americano. Congo, Sudáfrica o Madagascar en el continente africano, o Tailandia, Nepal o Camboya en el continente asiático.

En estas zonas las condiciones climáticas son estables durante todo el año. Temperaturas elevadas, escasez de lluvias y un fotoperíodo sin apenas diferencias entre el día y la noche. Todo ésto hace que el cannabis haya evolucionado adquiriendo una estructura alta, para competir con la gran vegetación cercana.

Sus hojas son de peciolos afilados, sus ramas flexibles y sus cogollos generalmente alargados y aireados. Ésto se debe a una respuesta natural al clima, ya que también son zonas de temporadas de lluvias abundantes. Ésta estructura le ayuda a superar mejor este tipo de inclemencias.

La floración de las variedades sativas, es generalmente larga o muy larga, en ocasiones cercana a las 56 semanas. Las apenas variaciones del fotoperíodo y la ausencia de estaciones climáticas, hace que las plantas no tengan prisa por terminar su ciclo. Ésto además permite que el cannabis crezca en cualquier mes del año.

En cuanto a los efectos, las sativas generalmente no tienen una cantidad de THC demasiado elevado. Pero la ausencia o casi ausencia de CBD hace que sean variedades muy psicoactivas y en ocasiones psicodélicas. No suelen tener una caída relajante como las índicas, sino que su efecto desaparece sin más. Son variedades que estimulan el apetito, tratan depresiones y son muy efectivas contra el glaucoma.

CANNABIS ÍNDICA

Las variedades índicas por su parte proceden principalmente del Hindu Kush, una gran cordillera que se extiende mayormente por Afganistán y por una zona de Pakistán, además de su influencia en países como India, Uzbekistán e incluso China. También existen índicas en otras zonas de oriente Medio como Líbano o Marruecos.

En estas zonas, con cálidos y soleados veranos, y fríos inviernos, las variedades índicas han evolucionado convirtiéndose en plantas de temporada. Germinan en primavera con la llegada del buen tiempo, comienzan a florecer al principio del veranos, y finalizan su ciclo a finales del verano p principios de otoño, en unos 40-60 días desde el inicio de la floración, y antes de la caída brusca de las temperaturas que pondría en riesgo la cosecha.

Son plantas normalmente pequeñas y compactas, de grandes hojas de anchos peciolos para asegurarse absorber la máxima cantidad de luz. Los cogollos son por lo general muy compactos y presentan una gruesa capa de resina. No en vano, estas variedades son empleadas para la elaboración de hachís, conocidas también como hash plants.

Los efectos de las índicas suelen ser principalmente relajantes. Pese a los altos niveles de THC, los también altos niveles de CBD contrarrestan su psicoactividad. Son variedades sedantes que se emplean para aliviar dolores o tratar problemas de insomnio.

 

Más Artículos
¿Hasta cuándo se puede cultivar cannabis en exterior?
>