Chile también se erige como tierra fértil para las empresas

El avance del cannabis medicinal está posicionando a las empresas dedicadas al cultivo, extracción y comercialización de productos en el comercio mundial. El crecimiento es tal que la bolsa de Canadá, país en el que tienen sede los principales gigantes de la industria, ha visto movimientos pocas veces registrados.

La legalización del cannabis trae consigo un negocio millonario, del que nadie quiere quedar fuera. Solo en Estados Unidos podría alcanzar los 80.000 millones de dólares para 2030.

América Latina, la tierra prometida para todo tipo de cultivos, también quiere ser parte de este comercio, a pesar de que las regulaciones impuestas en la mayoría de las naciones aún siguen siendo restrictivas. Uno de los países que se está dando cuenta de la oportunidad es Chile, quien no es ajeno a esta realidad desde que existen la Fundación Daya y Mamá Cultiva, organizaciones que trabajan con pacientes. Ahora, el angosto país del Cono Sur comienza a recibir a varias empresas que ya están aterrizando en el país.

En enero se hizo oficial la llegada de la tercera firma canadiense a Chile. Se trata de Khiron, quien debutó en el país para competir en el mercado medicinal, procurando un aterrizaje seguro al asociarse con Dayacann, titular de la primera licencia de cultivo de marihuana medicinal en el país, y con la Fundación Daya, principal promotor del uso de tratamientos alternativos a base de cannabis.

Se trata del más reciente movimiento en la industria local, que desde el segundo semestre del año pasado se transformó en terreno fértil para los líderes del mercado mundial, los canadienses. La primera en llegar fue el más grande del mundo en el rubro, Canopy Growth, que en agosto se instaló con su filial Spectrum Cannabis Chile y una inversión de 10 millones de dólares, según informó Pulso.

Cifras significativas para el naciente mercado legal de marihuana en Chile, el cual se desarrolló con un pujante mercado global como telón de fondo. En Canadá, tanto el consumo medicinal como el recreativo, que se legalizó el año pasado llevando incluso a periodos de escasez, se traducirá en ventas por 4.340 millones de dólares en 2019, según estimaciones de Deloitte.

Pero este año los focos de la industria verde estarán puestos en Estados Unidos, donde el mercado de cannabis totalizará más de 50.000 millones este año, de acuerdo a la consultora Cowen, que además elevó sus pronósticos para 2030 desde 75.000 millones a 80.000 millones de dólares.

Chile y las oportunidades que brinda la escena local

Aunque en Chile el mercado no experimenta la euforia de América del Norte, la llegada de grandes corporaciones da cuenta de las oportunidades que brinda la escena local.

Khiron apuesta por conseguir en los próximos 45 días las autorizaciones para su funcionamiento en el país. Y formar así un equipo de 10 personas con el que empezar a vender sus productos a más tardar en 2020. “No queremos simplemente entrar con contratos de distribución. Esperamos que en el corto plazo se consiga la autorización que le permita a este mercado autoabastecerse de la materia prima para el desarrollo de medicamentos”, comentó al portal Pura Noticia desde Colombia el vicepresidente de regulaciones de la compañía, Juan Diego Álvarez.

Las ambiciones de Chile podrían ir más allá del autoabastecimiento. En la Fundación Daya -que junto a Dayacann trabajan con Knop para producir Cannabiol-, su director de planificación, Nicolás Dormal, asegura que “tenemos que avanzar hacia la exportación. Tiene un clima idóneo en la zona central para producir, con muchas horas de luz en el verano que ofrecen costos de producción mucho más bajos en relación a Estados Unidos o Canadá”. Y alienta: “Chile tiene el potencial para ser líder mundial tanto de la materia prima como de productos terminados”

Por Rama

Más Artículos
Sudáfrica, la planta más grande de cannabis
>