¿Cómo eliminar las orugas de una manera natural?

El cultivador de cannabis siente especialmente temor por las plagas de orugas.

Macfoto

El cultivador de cannabis siente especialmente temor por las plagas de orugas. Pese a que por tamaño podrían en principio parecer más fáciles de detectar, la realidad es bien distinta. Por su color verde llegan a ser complicado distinguirlas pues se mimetizan muy bien en hojas y tallos. Y en la fase de floración, se introducen en el interior de los cogollos, devorándolos por dentro. Sus excrementos además son caldo de cultivo de botrytis, por lo que el cogollo que en su interior alberga una oruga suele terminar en la basura.

Las orugas son larvas de lepidópteros, es decir mariposas tanto diurnas como nocturnas. Éstas últimas son las más numerosas. A lo largo de toda la primavera y el verano, realizan sus puestas de huevos. Y las plantas de cannabis llegan a ser muy apetecibles para sus larvas. También pueden llegar desde el suelo si la puesta de huevos se ha realizado en otro lugar. Estas larvas u orugas crecen a un gran ritmo hasta que llega el momento de la metamorfósis y se convertirá en una mariposa adulta que repetirá el mismo ciclo biológico.

Combatir las orugas llega a ser bastante complicado si no se detectan signos de ataques como hojas mordidas o excrementos tanto en el interior de algún cogollo como en hojas. La mejor opción, es durante toda la fase de crecimiento y gran parte de la fase floración usar cualquier tipo de producto que sirva para prevenir y actuar en caso de que tengamos la plaga y no la hayamos descubierto aún. Y para ello existen una serie de ingredientes comunes con los que podremos hacer un insecticida casero contra las orugas.

REMEDIOS CASEROS CONTRA LAS ORUGAS

  • Ajo: es un repelente natural de insectos y habitual en la despensa de cualquiera. Para hacer un insecticida con ajo, tritura una cabeza entera de ajos junto a dos vasos de agua, y deja macerar durante 2-3 días. Después cuélelo, añade tres litros de agua y aplícalo pulverizado sobre las plantas.
  • Ortiga: está considerada una mala hierba y se pueden encontrar sobretodo en terrenos muy fértiles. Resulta ser un buen abono rico en nitrógeno y también un buen insecticida contra diversas plagas. Mezclando 100 gramos de ortiga en flor con 10 litros de agua y dejándolo reposar 7 días. Aplica pulverizado.
  • Tomate: la tomatera o planta de tomate produce durante alcaloides que actúan como repelente para ahuyentar orugas. Para la preparación tritura unos 50 gramos de hojas de la planta y mezcla con dos vasos de agua. Pasados unos 7 días, cuela la mezcla, añade 3 litros de agua y aplica pulverizado.
  • Cilantro: es una planta originaria de Asia con múltiples propiedades. Se usa tanto para problemas digestivos, como para infecciones causadas por hongos y bacterias o algunos dolores. Como insecticida es necesario hervir unos 20 gramos en 1 litros de agua, colar y rociar la planta con un spray.
  • Tabaco: posee un alcaloide, la nicotina, que actúa como repelente frente a las plagas. Es de hecho el insecticida casero más famoso. Mezcla unos 10 pitillos con un litro de agua caliente. Deja reposar unos días, cuela la mezcla y úsalo pulverizado sobre la planta.
  • Cáscaras de huevo: es un producto de  desecho al que le podemos dar un uso útil. Además de ser un fertilizante rico en carbonato cálcico, es un excelente repelente cuando se usa esparcido sobre el sustrato e la base de la planta. Simplemente machaca varias cáscaras preferiblemente secadas durante unos días.
Más Artículos
Fusarium, el hongo más temido del cultivador de cannabis
>