Cómo hacer alcohol de cannabis para tratar dolores

Desde hace siglos, el cannabis se ha empleado para tratar todo tipo de dolores musculares y articulares aplicando friegas en zonas doloridas.

dolores
Macfoto

Desde hace siglos, el cannabis se ha empleado para tratar todo tipo de dolores musculares y articulares aplicando friegas en zonas doloridas. Es eficaz para tratar desde reumas, a contracturas, fibromialgia o tendinitis entre otros. Una de las maneras más fáciles para aplicar el cannabis vía tópica es mediante la extracción de los principios activos de la planta con alcohol.

INGREDIENTES

  • 1 litro de alcohol de 96º
  • 20 gramos de hojas o cogollos verdes
  • 10 gramos de cogollos secos y descarboxilados
  • Aceite de oliva, coco o almendras

ELABORACIÓN DEL ALCOHOL DE MARIHUANA

Comenzamos con lo que llamará más la atención, que es la mezcla de cannabis verde y cannabis seco. El cannabis verde no es psicoactivo, aunque ésto a fin de cuentas, ya que no se hace alcohol de cannabis por sus efectos psicoactivos sino terapéuticos, no es importante.

En el cannabis verde nos encontramos con los cannabinoides en su estado ácido como THCA y CBDA, que son los más interesantes. Cuando el cannabis se descarboxila, se transforman en THC y CBD, el primero de ellos es el que le da la psicoactividad a la planta.

El THCA, además de no tener psicoactividad, posee propiedades anti-inflamatorias bastante similares a las del CBD. Y si no es posible usar una variedad rica en CBD, la opción del cannabis verde es muy interesante. Por otro lado el THC del cannabis descarboxilado, tiene la particularidad de ser efectivo contra el dolor.

Empezamos descarboxilando el cannabis seco. Para ello lo desmenuzamos, lo ponemos sobre un papel de horno, éste sobre una fuente. Ponemos el horno a calentar a unos 110º, y cuando haya alcanzado esta temperatura, metemos el cannabis durante unos 30-40 minutos, removiendo de vez en cuando.

Una vez hecho este paso, metemos el cannabis dentro de una botella de unos 2 litros, tanto el seco que estará muy crujiente (no lo manipules demasiado para que no se desprendan los tricomas), como el cannabis verde. Ayúdate de unas tijeras para cortarlo. Tampoco conviene que todo el cannabis se quede muy compacto.

Añade a continuación el litro de alcohol de 96º. Cierra bien la botella y agita con fuerza durante uno o dos minutos. Ésto deberás hacerlo unas dos veces al día durante el siguiente mes. Y la botella, guárdala en lugar oscuro y fresco Poco a poco, los tricomas se irán diluyendo y terminarán integrándose al alcohol.

Pasado un mes, tan sólo tendremos que colar para eliminar la materia vegetal que a esas alturas no contendrá ningún cannabinoide. Para terminar, añadimos un poco de aceite de oliva, de coco o de almendras. El alcohol tiene un efecto deshidratador de la piel y estos aceites ayudarán a suavizarlo y ofrecerán una buena hidratación cutánea.

>